La OPEP+ reduce la producción de petróleo

La OPEP+ ha decidido que a partir de mayo se producirá una reducción en la producción de crudo de 10 millones de barriles diarios, como una manera de recuperar el mercado y el precio del barril, aunque las previsiones no son halagüeñas y avisan de que tras superar la pandemia las necesidades mundiales de crudo no llegarán a un quinto de lo que se consumía antes de la crisis sanitaria

Y el motivo no es otro que intentar subir «artificialmente» el precio del crudo mediante el expeditivo método de reducir la producción: a menor oferta con igual demanda, los precios no pueden sino crecer.

Como en la mayor parte de los foros económicos transnacionales, caso del G7 y su «hermano menor» el G20, en la Organización de Países Exportadores de Petróleo el acuerdo se pudo muñir bien entrada la madrugada.

Tras cuatro jornadas maratonianas, el acuerdo se logró tras «doblar la mano» a México para que se acordase que los países exportadores de petróleo reduzcan la producción para de ese modo, como ya hemos indicado, recuperar los depauperados precios del barril de petróleo.

«Solo» diez millones de barriles diarios

El tijeretazo es de órdago, ya que no sacando a la venta 10 millones de barriles de crudo diarios, la OPEP comercializará solo el 10% del petróleo que se bombea todos los días. La medida entrará en vigor en el mes de mayo.

El objetivo es claro: recuperar el precio del petróleo, por el taxativo método de reducir la oferta, algo que es vital para muchos países que forman parte de la organización que preside Mohammed Barkindo.

Una OPEP que se adapta

Realmente el acuerdo de reducción de producción se ha obtenido en un foro donde estaba lo que se denomina OPEP+, esto es, el grupo ampliado que suma a los «históricos» de la producción de petróleo, como puedan ser México o Arabia Saudí, con otros productores euroasiáticos, entre los que destaca Rusia.

La medida tiene un horizonte temporal del 2022, esto es, se irá reduciendo paulatinamente la producción hasta ese año, y una vez llegados a esa meta, una nueva reunión de la OPEP+ decidirá que se hace a partir de ese momento.

De cualquiera de las maneras, el principal escenario que prevé la Organización de Países Exportadores de Petróleo es que la demanda de crudo va a seguir cayendo de manera sostenida, con unas previsiones catastróficas que estiman que después del covid-19 solo se consumirá 1/5 parte de crudo que antes de la crisis sanitaria.

«A río revuelto, ganancia de pescadores»

Como en otras muchas facetas de la vida, lo que pierden unos lo ganan otros. En el caso de los países exportadores de petróleo, que muchas veces tienen en la exportación de crudo su principal fuente de ingresos, el dato es pésimo.

Pero en el otro lado, esto es, países que son importadores netos de petróleo, como es el caso de España, cuanto menor sea el precio del crudo, de una manera mucho más económica podrá fundamentar la recuperación económica postpandemia.

Otro «sector» que pierde con unos precios de crudo excesivamente bajos es el medioambiente, ya que la economía productiva no va a invertir en fuentes de energía «verdes» si tiene un precio de petróleo que está «por los suelos».

Un precio de petróleo que repunte por la retracción de la demanda no les viene bien a los mercados financieros, ya que pueden convulsionar si las empresas de la economía productiva, especialmente la industria, tiene que incrementar sus costes de producción.

También hay otros actores

Pero no nos engañemos, hay una miríada de países que, aunque no forman parte del OPEP+, también tiene el suficiente «músculo» en la exportación de petróleo, caso de países como Brasil, Canadá o los Estados Unidos de América.

En caso de que esos países se avengan a seguir las directrices de la OPEP, a partir de mayo, se «retirarían» del mercado, diariamente, alrededor de 20 millones de barriles de petróleo, en un mercado que a buen seguro se reactivará.

Es marginal el porcentaje del sector productivo que utiliza energías renovables, ya que tradicionalmente, y sobre todo en la industria energética, los combustibles fósiles siempre han sido el método de generar energía tradicional, sobre todo en centrales de generación de energía de ciclo combinado.

Un necesario acuerdo entre el Kremlin y la Casa Blanca

Todo el mundo coincide que estas medidas de restructuración de la producción de crudo, hace necesario un gran acuerdo entre lo que hasta hace pocas décadas eran las dos grandes potencias: Estados Unidos y la extinta Unión Soviética, siendo su heredera la actual Rusia.

Donald Trump ya ha confirmado que apoyará el acuerdo al que ha llegado la OPEP+, y se sumarán a la reducción de producción, en un sector boyante en Estados Unidos, que desde que ha impuesto el fraking como un método productivo y barato de extraer petróleo.

La reducción en la producción del «oro negro» a la que se aviene Estados Unidos es de entre 3 y 4 millones de barriles diarios, tal como ha declarado, aunque resulte paradójico, el ministro de energía ruso, Alexander Novak.

Cooperación energética y más

Pero las ambiciones del Kremlin en estos acuerdos son de mayor alcance, y desde la Plaza Roja de Moscú lo que se pretende es que estas negociaciones permitan un amplio acuerdo de colaboración energética entre Moscú y Washington.

Inclusive los estrategas rusos podrían estar pensando en el largo plazo, buscando una desescalada en los dimes y diretes que llevan tiempo enfrentando a Vladimír Putin y a Donald Trump, buscando que se relajen las sanciones que desde el 1.600 de la Avenida Pensilvania se impusieron por la anexión de Crimea.

 La negociación se va a desarrollar de una manera pausada y discreta, ya que «airear» el desarrollo de las negociaciones podría tener efectos perversos en las bolsas internaciones que manejan los valores bursátiles de las petroleras.

Vasos comunicantes

Sin embargo, las decisiones de reducción de producción de petróleo es necesario consensuarlas y no tomarlas de una manera unilateral, ya que el mercado de la producción de petróleo no es único.

Aunque la organización predominante es la OPEP+, como ya hemos indicado existen otros muchos países productores que están asociados a otras organizaciones, y que como «los saudíes» tienen sus propios intereses.

Y como muestra un botón: tras hacerse público que la OPEP+ iba a reducir la producción, a partir de mayo, en 10 millones de barriles diarios, el petróleo de referencia brent, el de referencia que se produce en el mar del Norte, cayó en un solo día un 4%.

Otro de los índices de referencia, lo que se denomina petróleo Texas en su cotización internacional se hundió ese mismo día casi un 10%.

Fuente – EL PAÍS / OPEP en Wikipedia / Wikipedia

Imagen – Vicent Eisfeld / brett jordan / Palácio do Planalto / Rennett Stowe / Estonian Foreign Ministry / The Epoch Times / Барвенковский / Sheila in Moonducks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s