Telefónica y Liberty se unen en el Reino Unido

Un acuerdo entre Telefónica y Liberty va a crear el principal grupo de telecomunicaciones del Reino Unido, que ofrecerá un servicio integrado de telefonía fija, telefonía móvil, televisión de pago y banda ancha, que representará un duro competidor para BT y Vodafone

Con lo que conforman una joint venture que se convierte en la principal empresa proveedora de telecomunicaciones del Reino Unido, con una capitalización bursátil de 38.000 millones de libras, lo que equivale a 43.500 millones de euros.

El volumen de clientes también es cuantioso, ya que la «fusión» hace que tengan más de 47.500.000 abonados, y la nueva empresa generará unas sinergias de 6.250 millones de libras esterlinas.

Con una presidencia rotatoria cada dos años, el flamante presidente es Mike Fries, el CEO de Liberty, que carecerá de voto de calidad para dirimir las situaciones de bloqueo que se puedan generar en el consejo de administración.

Proveedor integrado de comunicaciones

La nueva empresa, que se conformará con la suma del operador de telecomunicaciones O2, propiedad de Telefónica y con la operadora de cable y TV de pago Virgin Media, de parte de Liberty, se repartirá accionarialmente al 50%.

Dicha paridad en el capital social de la empresa se trasladará al consejo de administración, donde cada grupo empresarial contará con ocho consejeros, mientras que la presidencia rotará cada dos años, detentando en estos momentos el liderazgo de la compañía Mike Fries, a la sazón CEO de Liberty.

Las decisiones no se tomarán, en algunas áreas estratégicas, por mayorías, ya que será necesario el acuerdo de toda la junta directiva para la toma de determinadas decisiones que puedan ser cruciales para el devenir del nuevo emprendimiento.

De los algo más de 46 millones de abonados, algo más de treinta y dos millones y medio corresponden a líneas de telefonía móvil, 5.3 millones lo son de banda ancha fija, 4.9 millones de líneas de telefonía fija y 3.7 millones a televisión de pago.

Con esta «fusión», la nueva compañía supera a British Telecom como proveedor de telecomunicaciones en el Reino Unido, tanto en lo que tiene que ver con el número de clientes como en facturación.

Paquetes integrados

Es el principal valor de la nueva compañía y va a hacer que, teniendo una fuerte presencia en todos los segmentos del mercado, va a provocar un «shock» entre las «telecos» que operan en el Reino Unido.

BT es la única compañía que puede ofrecer también paquetes integrados y la única que puede competir en ese segmento, por lo que se espera un masivo trasvase de otras operadoras de telecomunicaciones hacia el nuevo operador.

La oferta integrada de la nueva compañía va a poner a los otros «actores» de las telecomunicaciones británicas, salvo a British Telecom, prácticamente contra las cuerdas, ya que Vodafone, Hutchison, Sky y TalkTalk carecen de una oferta integrada.

Un efecto superior a la suma

Las sinergias del conglomerado formado por Telefónica y Liberty son más que evidentes: suma al valor de la joint venture algo más de 7.000 millones de euros, una ganancia basada en el ahorro de costes de marketing, reducción de redundancias en la plantilla y de la itinerancia de BT que utilizaba Liberty.

También es importante en ese ahorro que, a partir de ahora, las dos compañías que pasan a integrar la nueva empresa combinarán sus redes y sistemas de IT, así como que se producirá un 20% de facturación por la realización de ventas cruzadas.

Otra de las sinergias más evidentes tiene que ver con la tecnología que aporta Virgin, que va a permitir que con el uso de su red de fibra óptica va a permitir que para en nuevo estándar 5G que implementará Telefónica en Reino Unido, «cablee» sus torres de telefonía móvil.

En los primeros tres años, ni Liberty ni Telefónica podrán vender las acciones que tengan en la compañía a terceros, aunque pasado ese tiempo cualquiera de los dos grupos empresariales podrán sacar a bolsa sus acciones, que podrían ser compradas por un tercero.

Un coloso en capitalización

El valor de la nueva compañía es de 43.500 millones de euros, de los cuales 14.540 millones pertenecen a Telefónica y 18.700 a Liberty y 21.400 a Virgin Media, lo cual supone un valor enorme para el mercado de las telecomunicaciones británico.

Parte del valor que aporta telefónica se debe al buen desempeño de la operadora O2, y en buena parte a su CEO, Mark Evans y su equipo, a pesar del «shock» que supuso que la Comisión Europea impidiese su venta a la hongkonesa Hutchison.

BT la principal perjudicada

British Telecom es la principal afectada por el surgimiento de la nueva compañía, aunque también está poniendo en aprietos a Vodafone; ambas han visto como el valor de la acción ha disminuido.

En el caso de la compañía que fundase William Fothergill Cooke, ha perdido un 8,3% de su capitalización bursátil y para Vodafone ha implicado un desplome de la acción del 0,45%. En el caso de la primera la situación ha hecho que tenga que cancelar el pago de su dividendo.

Un gran negocio en tiempos de pandemia

La operación se ha convertido en un éxito, máxime cuando la actividad económica está prácticamente paralizada, especialmente en el Reino Unido, como consecuencia de la crisis sanitaria que está afectando especialmente la Reino Unido.

Se trata, además, de una operación histórica, de un volumen que no se recordaba desde que en el 2015 British Telecom adquirió el operador de telefonía móvil Everything Everywhere por 15.000 millones de euros.

En el caso de Telefónica, también es el mayor emprendimiento de la presidencia de José María Álvarez – Pallete, y en el caso de los negocios de la compañía en el país que gobierna Boris Johnson, desde la adquisición de O2 y sus compañías subsidiarias en Reino Unido, Alemania e Irlanda, con una inversión de 26.000 millones de euros.

Autorización de los reguladores del mercado

Además de la perceptiva comunicación a la Comisión Europea, para la constitución de la nueva empresa es necesaria la autorización de la Autoridad Británica de la Competencia, CMA, en sus siglas en inglés.

Además, la constitución de la nueva compañía se llevará a cabo por fases, y en caso de que se apruebe la fase uno, será en el 2021 cuando la compañía pueda empezar a andar.

Fuente – Expansión / BT Group en Wikipedia

Imagen – Piqsels / Matt Brown / Zarquabal / Maria Firsova / Alexander Baxevanis / Studio Incendo / Wikipedia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s