Los ERTES llegarán a septiembre

Producto del acuerdo entre los agentes sociales y del gobierno de Pedro Sánchez, se ha logrado que los expedientes de regulación de empleo temporal lleguen hasta el mes de septiembre y que en los tres meses que queda las empresas vean reducidas ampliamente las cotizaciones sociales, pero no puedan acogerse a las horas extra

Finalmente, la negociación entre los agentes sociales ha concluido con éxito, ya que se ha acordado que los expedientes de regulación de empleo temporales se extiendan, como poco, hasta septiembre.

Además, en el articulado del acuerdo se recoge que, en el caso de los ERTE por fuerza mayor, las condiciones de mantenimiento del empleo se extenderán a la totalidad de la plantilla de cada empresa.

Partiendo de un borrador que se había preparado en Moncloa, a la llegada a la mesa de diálogo, Antonio Garamendi, ha trasladado al ejecutivo y a los sindicatos que aceptaba los términos que había presentado el ejecutivo de Pedro Sánchez.

Parabienes desde el ejecutivo

La ministra de Trabajo, Yolanda Díez, ha alabado la «cintura» que han tenido sindicatos y empresarios para haber puesto los mimbres para poder cerrar un acuerdo sobre los ERTE.

Sobre todo, ha querido poner en valor la capacidad de muñir una posición única y común en unos momentos de crispación máxima en lo político, que se ha contagiado a lo social y amenazaba en extenderse a lo económico.

En similares términos se ha expresado José Luis Escriba, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que ha aprovechado su comparecencia para anunciar una batería de ayudas para autónomos para los próximos tres meses.

Al Consejo de Ministros

Será en un Consejo de Ministros extraordinario, a celebrar con la mayor brevedad, el próximo viernes, en lo que podría definirse como un ejercicio de funambulismo, extremando el plazo temporal de la vigencia de los ERTE, que «caducan» el próximo martes 30 de junio.

El pláceme de las organizaciones empresariales, CEOE y CEPYME, ha tomado la forma de comunicado de prensa, donde los órganos empresariales que presiden Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva.

Las entidades que presiden ambos empresarios también expresan su esperanza de que, a la conclusión del presente acuerdo, se prosiga la negociación para seguir solventando los problemas que aquejan al sistema productivo, empresas y trabajadores.

Del mismo modo, también se muestran convencidos que a final de año muchos de los problemas que afectan al mundo del trabajo estén ya resueltos y se pueda recuperar la senda del crecimiento económico.

Resistencias entre los empresarios

Mientras que el camino ya estaba allanado con otros agentes sociales, caso de los sindicatos, las organizaciones empresariales todavía mostraban ciertas reticencias al acuerdo.

Y todo ello a pesar de que, sabiéndolo, desde el ejecutivo de Pedro Sánchez se había intentado dulcificar la propuesta para de ese modo tener un más fácil acuerdo con los representantes de los empresarios.

La generosa oferta del ejecutivo fue que el gobierno aceptaba que se mantuviesen hasta septiembre de los ERTE por fuerza mayor total, esto es, aquellos que afectan a la totalidad de las plantillas.

Entre la batería de nuevas medidas para lograr la anuencia del empresariado también se incluyó la posibilidad de que, en caso de que la pandemia se vuelva a desmandar, aquellas empresas que lo deseen podrán acogerse a ERTE de fuerza mayor.

Como una concesión a los sindicatos, dado que estos también habían exigido mejoras para los trabajadores, cualquier trabajador, mientras se halle inmerso en un ERTE, podrá acogerse al subsidio de desempleo.

A vueltas con las cotizaciones sociales

Era uno de los escollos que existían en las conversaciones a tres bandas entre gobierno, sindicatos y organizaciones empresariales, y tenían que ver con el pago de las cuotas de la Seguridad Social.

Los empresarios pugnaban porque en los casos en que las empresas mantuvieran a sus plantillas en ERTE, el gasto más oneroso en seguros sociales corriese a cargo del gobierno, y en parte eso han conseguido.

Diferentes modalidades

A pesar de que, tal como se ha escenificado el acuerdo, parece que ha sido fácil de muñir, en el articulado se sustancian muchas de las fisonomías que puede tener un ERTE y la solución que se ha dado a cada caso concreto.

En el caso de los ERTE por fuerza mayor total, se establecen importantes modificaciones que hacen que se amplía a toda la plantilla de la empresa inclusive superado el estado de excepción, algo a lo que en un primer momento el ejecutivo era reacio.

En cuanto a las cotizaciones sociales, si la empresa tiene menos de 50 trabajadores, el ahorro llegará al 70% de su cuantía de julio, si la situación continúa en el mes de agosto el ahorro será del 60% y solo del 30% si la situación se cronifica hasta septiembre.

Para la casuística de compañías con una plantilla que supere los 50 trabajadores, en el mes de julio se evitarían pagar el 50% de las cotizaciones sociales, el 40% si la situación se prolonga al mes de agosto y solo un 25% en septiembre.

ERTES por fuerza mayor parcial y ETOP

En el caso del primer tipo, que son los expedientes de regulación temporal donde solo se ve afectada parte de la plantilla, también se establece un parteaguas entre consorcios con más de 50 trabajadores y empresas con menos.

En el último caso el ahorro en seguros sociales será del 60% en el caso de los trabajadores ocupados y del 35% en el caso de los que todavía se encuentren en expediente de regulación de empleo.

Cuando la compañía tenga más de medio centenar de trabajadores, estas se ahorran el 40% de la cuota de la Seguridad Social de los trabajadores que hayan vuelto al trabajo y el 25% de los empleados sujetos todavía a ERTE.

Sin horas extraordinarias

Pero las concesiones a la patronal también tienen la contrapartida de la puesta en marcha de medidas propugnada por gobierno y sindicatos.

Una de las cruciales es que aquellas empresas que hayan ejecutado un ERTE por fuerza mayor o aquellas compañías que lo hayan hecho por causas objetivas, no podrán acogerse a la figura de las horas extras.

Y del mismo modo esas empresas tendrán que utilizar solo a sus trabajadores en el proceso productivo, evitando en todo momento la subcontratación de personal externo para la realización de trabajos propios.

Fuente – el diario

Imagen – Mr. Littlehand / La Moncloa – Gobierno de España / Universidad de Deusto / Agrupación Provincial del PSOE de Huelva / COGITO / Takashi Toyooka / Nick Wright

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s