Más impuestos y recortes, receta del Banco de España

Es uno de los modos, combinado con otros, que ve el BDE para lograr la recuperación económica, subiendo IVA – sobre todo el tramo reducido y superreducido – e impuestos especiales, sobre todos los ambientales. También recomienda la reforma del sistema público de pensiones

Y todo ello con el objeto de servir de dique de contención ante la desbocada deuda pública que se espera, que llegará al 120%, una cota que no se conocía desde que España perdió, allá en los albores del siglo XX, los últimos jirones de su imperio colonial.

La batería de medidas pasa por una subida generalizada de impuestos, que el BDE estima que debieran pasar por la subida del IVA reducido y superreducido, aumento de los impuestos especiales, complementado por una reforma de las pensiones.

Una recomendación hasta cierto punto vinculante

Las recomendaciones que hace la entidad que preside Pablo Hernández de Cos, a pesar de ser recomendaciones, no son baladíes, ya que el Servicio de Estudios del BDE pasar por ser uno de los más clarividentes en lo que respecta a la economía española.

La recomendación al gobierno y a las autoridades competentes es la elaboración de un plan de recorte fiscal como la manera más adecuada de hacer frente al elevado endeudamiento en que va a incurrir el Estado para hacer frente a la pandemia y financiar la reconstrucción.

La subida impositiva se centraría en ciertos tramos del IVA, impuestos especiales – poniendo el acento en los ambientales – y mejorar la recaudación del impuesto de sociedades, acercando más el tipo efectivo al real.

Seguir las recomendaciones de la AIReF

Entre las baterías presentadas por la entidad emisora también se asumen las que ha realizado la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, y que pasarían por la revisión del gasto público.

Dichas medidas de reducción de gasto público se centrarían en la reforma del sistema público de pensiones para hacer frente a una deuda, la mayor acumulada en muchas décadas y que al ritmo previsto se acabará de devolver en el 2050.

El FMI anima a gastar «a manos llenas»

Es la recomendación, textual, de Kristalina Georgieva, directora del FMI, que tal como los economistas de la organización supranacional que dirige, considera que la ausencia de gasto y de estímulos traería una mayor debacle económica.

La «receta» aplicada por la organización nacida en la Conferencia de Bretton Woods había sido, por décadas, ese eufemismo denominado «austeridad expansiva», un auténtico oxímoron, que traducido significaba «apretarse el cinturón».

La realidad es que es «conjuro» basado en gastar menos y esperar a que sea el mercado el que de manera casi espontánea recupere la actividad económica lo único que ha provocado han sido sonoros desastres económicos.

Desde el FMI no se «niega la mayor», la necesidad de disciplina fiscal, pero consideran que todavía no es el momento, y ahora lo que hay es que invertir todos los recursos posibles, los que se tienen y los que hay que ir creando muchas veces de la nada.

El BDE advierte de una deuda astronómica

Nuevamente ha sido el Servicio de Estudios del Banco de España en un informe presentado por su director, Óscar Arce, el que ha advertido que la deuda pública va a «escalar» hasta cotas desconocidas en los últimos 120 años.

Como ya se ha comentado en un epígrafe anterior, la deuda pública va a escalar hasta el 120% en este 2020, una cuantía que no se conocía desde el denominado Desastre del 98, donde España perdió casi todas sus posesiones coloniales en ultramar.

Y la proyección para el futuro no es mejor, ya que las estimaciones más halagüeñas, en caso de que no se realice un esfuerzo fiscal, estiman que, en el horizonte del 2030, la deuda seguirá en niveles cercanos al 110% del Producto Interior Bruto.

Pero sin embargo, si el gobierno pone los mimbres para «apretarse el cinturón», y opta por el cumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento Europeo, lo que supone lograr un déficit anual menor del 3%, la deuda se podría reducir, en una década, a «solo» el 100% del PIB.

Salvar el tejido productivo

Todas esas reformas, ha abundado Hernández de Cos, tienen como objetivo prioritario la salvación del tejido productivo español, evitando que miles de empresas tengan que echar el «cierre».

La desintegración de la empresa española traería asociados niveles insoportables de desempleo, dado que es fundamentalmente el sector privado el que crea riqueza y empleo, sobre todo debido a la «canibalización» del empleo público por parte de las administraciones conservadoras.

Inclusive, aunque la batería de medidas recomendadas por el Banco de España se ponga en marcha y logren sus objetivos, los niveles de deuda pública serán los mayores en muchas décadas y ameritarán el diseño y ejecución de políticas para deducir el endeudamiento.

Para suavizar dicha situación, será necesario la puesta en marcha de profundas reformas estructurales que hagan más «digeribles» los altos niveles de deuda pública.

Dichas medidas para orillar la deuda pública y volver lo antes posible a la senda del crecimiento deberían de ser explicada, a la mayor brevedad, a los socios europeos y a los mercados de capitales donde se financia el Tesoro.

Compatibles con el crecimiento económico

Los técnicos del Banco de España consideran que es necesario agrupar un mix de impuestos que obligatoriamente tendrán que subir de cuantía, pero la elección de estos deberá de ser de tal manera que no merme la recuperación económica.

En lo que coinciden todos los expertos es que uno de los tributos a reformar es el impuesto sobre el valor añadido, aumentando la cuantía del IVA reducido y superreducido.

Al mismo tiempo, también será necesario incrementar los impuestos especiales, sobre todo aquellos impuestos ambientales, con lo que además se conseguirá un sistema productivo más «limpio».

Sin un cronograma preciso

Y nadie se atreve a ponerle el «cascabel al gato» en lo que se refiere a plazos y metodología, sobre todo debido a que nos encontramos ante un entorno cambiante y que el método y el tempo dependen de muchos factores.

El Banco de España también es favorable a acudir a la financiación del MEDE – Mecanismo Europeo de Estabilidad – en caso de que las condiciones que ofrezca sean mejores que las del mercado.

La entidad emisora también ha llamado a eliminar el «estigma» que existe entre amplias capas del establishment financiero español a la hora de acudir a sistemas de financiación públicos, caso del MEDE, como mecanismo para solventar la crisis.

Fuente – EL PAÍS / AIReF en Wikipedia / Fondo Monetario Internacional en Wikipedia

Imagen – Got Credit / Steven S. / Discasto / EU2016 NL / Adam Dachis / Rae Allen / Wallpaper Flare / Niko

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s