Posible falta de acuerdo en la Cumbre Europea

No parece que la cumbre que va a reunir, desde este viernes, a los 27 en Bruselas pueda concluir con un acuerdo, máxime cuando existe el polo de los denominados países «frugales» que va a pedir reformas en el mercado laboral y en los sistemas públicos de pensiones

Es la previsión que han anunciado los países del norte de Europa, capitaneados por Alemania y Holanda que no ven un fácil acuerdo con respecto al fondo anticrisis.

Tal como ha referido el premier holandés Mark Rutte en su llegada a la cumbre, para que su país y Alemania den su plácet al acuerdo será necesario que los países que reciban las ayudas, en especial los del sur de Europa, realicen profundas reformas laborales y en pensiones.

Una gran mayoría a favor del acuerdo

La mayoría de los países de la Unión Europea quieren un acuerdo que libere los miles de millones de fondo de rescate, pero los países del norte de Europa, los denominados «frugales» son reacios a liberar los fondos sin contraprestaciones.

Holanda, Austria, Dinamarca y Suecia presionan con su capacidad de bloqueo para evitar que se liberen los fondos, en unos momentos especialmente difíciles para la Unión Europea desde el punto de vista sanitario.

En lo que va de pandemia en territorio europeo han fallecido 180.000 personas y en lontananza se prevé una depresión económica cuyo antecedente más remoto hay que buscarlo en el «crac» del año 1929.

Ayudas condicionadas

Fue el primer mensaje que ha lanzado el primer ministro holandés Mark Rutte al llegar a Bruselas para participar en la cumbre, y ha incidido en el hecho que el reparto de fondo de recuperación, valorado en 750.000 millones de euros, tiene que estar condicionado a reformas.

Como el resto de los «frugales», su fórmula preferida sería la de préstamos en vez de transferencias, pero si finalmente se opta por esa última solución, se debería exigir condiciones y reformas, sobre todo en el mercado laboral y en el sistema público de pensiones.

De lo que se trataría, según Rutte, es que Europa salga de esta crisis habiendo mejorado su resiliencia, lo que también exigiría que aquellos países europeos rezagados en lo que respecta a las reformas, localizados en general en el sur de Europa, «hagan los deberes».

Rutte explica la exigencia en la necesidad de explicar a los ciudadanos de los Países Bajos que el dinero de sus impuestos, que va a ser destinado en parte para llenar las arcas del Fondo de Rescate no va a ser dilapidado por los países que reciban las ayudas.

Debate intenso

Los líderes europeos se han «embarcado» en profundas discusiones desde que el encuentro se ha iniciado a las 10:25, aunque se han tratado de conversaciones que han establecido el marco general, dejando los detalles para los negociadores de las delegaciones de los diversos países.

Los tres elementos principales del debate giran en torno a la gobernanza, el tamaño del marco financiero plurianual y el tamaño del Fondo de Recuperación.

En el caso del tamaño del marco financiero plurianual, MFF en sus siglas en inglés, y que tiene que un alcance desde el 2021 al 2027, el Consejo Europeo quiere que tenga una dotación de 1,074 billones de euros.

La principal controversia ha implicado a Dinamarca y Francia; mientras el país que gobierna Mette Frederiksen es favorable al techo de gasto y quiere compensaciones para los contribuyentes netos al Fondo de Recuperación.

Mientras tanto, desde el palacio del Elíseo se oponen a que los contribuyentes netos al Fondo de Recuperación, esencialmente los calificados como países «frugales» puedan adquirir algún tipo de ventajas por su aportación.

Otra de las exigencias de los Países Bajos tiene que ver con la implantación de un nuevo mecanismo de gobernanza en la UE tras la actual crisis, mientras que España e Italia quieren que, al menos, el presupuesto sea de 1,1 billones de euros y el Fondo de Recuperación esté dotado de 750.000 millones de euros.

Algunos países se quejan de la lentitud de las negociaciones, en unos momentos en los cuales es crucial la premura en la toma de decisiones, máxime con una crisis económica configurada y con unas previsiones económicas nada halagüeñas.

No cunde el optimismo

Son muchos los mandatarios europeos que no son nada optimistas sobre que las negociaciones lleguen a «buen puerto» antes de que termine el fin de semana, máxime porque para que se llegue a un acuerdo es necesario la unanimidad.

Al mismo tiempo, los 27 países que pertenecen a la Unión Europea y que participan en la cumbre tienen capacidad de veto, lo que hace que la reunión, así lo califica Mark Rutte, sea un cónclave que se configura a partir de miles de vetos.

Otro de los escollos es que los países que verdaderamente «cortan el bacalao» hayan establecido la condicionalidad de que haya que cumplir el Estado de derecho para acceder a las ayudas.

La condición está pensada exprofeso para los países que forman parte del denominado Grupo de Visegrado, integrado por Hungría, Polonia, Eslovaquia y la República Checa, a los cuales tener que cumplir estrictamente la legalidad no les gusta demasiado.

Merkel aleja la posibilidad de un acuerdo

Alemania, que en estos momentos ocupa la presidencia rotatoria de la UE, en palabras de la canciller Ángela Merkel, también se ha mostrado pesimista que se llegue en primer término a un acuerdo.

La canciller alemana cree que serán necesarias unas complejas negociaciones para poder llegar finalmente a un acuerdo. Inclusive la política de la CDU estima que tampoco nadie asegura que finalmente se llegue a una solución.

En no se sabe si una lectura que resulte premonitoria, el primer ministro portugués, António Costa, ha regalado a Ángela Merkel, que cumple 66 años, El Ensayo de la ceguera, del nobel luso José Saramago.

El canciller austriaco, Sebastián Kurtz, también ha sido pesimista sobre la ronda negociadora, y anunciando que se posicionaba juntamente con los países «frugales», anunciando a los medios que a pesar de que se ha avanzado en las negociaciones sobre el Fondo de Recuperación, todavía hay aristas que limar.

Los austriacos tienen meridianamente claro que los mecanismos de rescate tienen que ser temporales y no permanentes, que de esta crisis tiene que salir una economía más verde y digital y que el rescate tiene que llegar a aquellos países que más lo necesitan.

Fuente – el diario / Dinamarca en Wikipedia / Francia en Wikipedia

Imagen – Thjis ter Haar / Petra de Boevere / Southern Kansas University / EU2016NL / EU2017EE / kremlin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s