Por fin llega el acuerdo

Tras cinco días de maratonianas reuniones, finalmente los 27 miembros de la Unión Europea han llegado a un acuerdo que estable las bases del Fondo de Reconstrucción, a pesar de que los denominados países «frugales» han logrado parte de sus objetivos, España logra 140.000 millones de euros, algo más de la mitad en subsidios

Aunque se han tenido que superar un buen número de escollos, tras tres días de intensas negociaciones se ha muñido finalmente un acuerdo.

Aunque ha costado, fue en la madrugada del lunes cuando finalmente, y por la necesidad pragmática de llegar a un acuerdo, se cerró la negociación con el resultado de un acuerdo.

El resultado es que se ha creado una «hucha» para la reconstrucción económica de Europa de 390.000 millones de euros en subvenciones y 360.000 millones de euros en préstamos que estarán a disposición de los 27 miembros de la Unión Europea.

En el caso concreto de nuestro país, el montante de la ayuda que recibirá será de 140.000 millones de euros, habiendo logrado Pedro Sánchez que 72.700 lo sean a «fondo perdido».

A altas horas de la madrugada

Eran las 5:30 de la madrugada del lunes al martes cuando finalmente se lograba muñir un acuerdo que supone, además de una inyección fabulosa de dinero, un cambio de modelo desde que hace tres décadas se creó el Marco Financiero Plurianual.

El objetivo del «paquete» de ayudas es muy claro: crear un fondo que permita la reactivación económica de Europa para superar las turbulencias económicas que ha provocado la pandemia del covid-19.

Entre el 2021 y el 2027 el desembolso desde las arcas de la Unión Europea será de más de un billón de euros, y específicamente el fondo de reactivación económica se llevará 750.000 de esa «hucha».

Otro de los hitos del acuerdo es que la deuda pública europea se mutualiza, esto es, para financiar ese millón de millones de euros se acudirá a deuda pública que por primera vez será emitida por la UE, y no por cada uno de los países miembros.

Reacción en todas las cancillerías europeas

El primero en anunciar que se había conseguido una posición común ante el Fondo de Rescate de todos los países miembros fue el presidente de la Comisión Europea, Charles Michel, que en su cuenta de Twitter escribió un lacónico Deal!.

En pocos minutos, la mayoría de las cancillerías europeas replicaron decenas de mensajes donde se congratulaban de que se hubiese llegado a un acuerdo.

Desde el Elíseo, el premier Emmanuel Macron fue uno de los primeros en felicitar a los socios europeos y felicitarse a sí mismo porque las negociaciones, finalmente y aunque fueron arduas, hubiesen llegado a buen puerto.

El máximo dirigente de La República en Marcha no ha dudado en calificar de día histórico para Europa que se haya logrado muñir un acuerdo, que ha sido logrado por la actitud también firme de Alemania.

Por su parte Ángela Merkel ha felicitado al conjunto de los países que forman parte de la Unión Europea de haber logrado finalmente ponerse de acuerdo ante una situación de emergencia vital para Europa y su economía como es la crisis del covid-19.

Comparecencia ante los medios

Tal como correspondía, ha sido Charles Michel, el presidente de la Comisión Europea el que ha convocado una rueda de prensa ante los principales medios de comunicación europeos para valorar el acuerdo.

El que fuera primer ministro belga ha valorado que es justo el acuerdo que Europa necesita en estos momentos, calificando de mágico al proyecto europeo, y cuyos miembros han sabido insuflar «magia blanca» a las reuniones para que estas llegaran a buen puerto.

Tanto él como la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, se jugaban su capital político y su prestigio en caso de que las negociaciones finalmente hubiesen embarrancado.

La valoración del presidente

Pedro Sánchez no ha dudado en calificar como un nuevo Plan Marshall el plan de rescate que se acaba de aprobar, valorando positivamente que es la primera vez que la Unión Europea crea deuda pública propia para financiar el rescate.

El «trozo de tarta» para España será de 140.000 millones de euros, lo que equivale al 11% de PIB español, y que se gastará en los próximos seis años; algo más de la mitad serán subsidios a fondo perdido y el resto serán préstamos que habrá que devolver.

De gran acuerdo ha valorado el doctor en Economía el acuerdo que se ha concitado en el Edificio Europa, considerando que se trata de un impulso extraordinario, tanto para España como para Europa.

Resistencia de los «frugales»

Un no tan pequeño grupo de países del norte de Europa, encabezados por Holanda, eran en principio reacios a que las ayudas fuesen subsidios, pero si a que el dinero que se aportase al Fondo de Rescate se distribuyese en forma de préstamos.

Entre las pretensiones de Holanda, Austria, Dinamarca, Finlandia y Suecia estaban, y en una buena parte las han logrado, reducir el montante del fondo de rescate y que los países europeos tuviesen capacidad de veto.

Entre lo logrado por los «frugales» se encuentra el haber reducido en medio billón de euros la «caja común» que se utilizará para el rescate, sobre todo de los países del sur de Europa entre los que se encuentra España.

Lo que no han logrado es imponer la capacidad de veto que tendría cada país miembro y que, en caso de no hacer naufragar el plan de rescate, sí introduciría interferencias que podrían llegar a ser insalvables.

A pesar del «palo entre las ruedas» que han introducido los «frugales», el acuerdo marca un antes y un después en las políticas económicas y fiscales de la Unión Europea.

Por primera vez, la deuda pública que se va a utilizar para financiar el fondo de rescate estará mutualizada, esto es, por primera vez en la historia de la Unión Europea el tique de esa deuda pública será pagada por todos los países miembros.

Aunque hubo en el pasado reciente otros intentos de mutualizar la deuda, sobre todo por los países de sur, especialmente por Italia y España, hasta ahora la deuda pública la emitía cada país miembro.

Con la connivencia del Banco Central Europeo y el FMI

Esas dos instituciones, tradicionalmente reacias a que los Estados gasten más de lo que tienen y amigas de todo tipo de reformas – las que más les gustan tienen que ver con el mercado laboral y los sistemas públicos de pensiones -, son ahora entusiastas del gasto.

Desde la presidencia del Banco Central Europeo, Christine Lagarde ha llamado, durante los cinco días que ha durado la cumbre, a que los países miembros de la Unión Europea muñan un acuerdo ambicioso y que se diesen tiempo para lograr el mejor de los acuerdos.

Por su parte la presidenta del FMI, la búlgara Kristalina Gueorguieva ha recomendado, y la recomendación ha sido portada de muchos diarios económicos, que los Estados gasten en la reconstrucción y en los fondos contra la crisis económica, todo lo que puedan.

Fuente – EL PAÍS / La República en Marcha en Wikipedia / Charles Michel en Wikipedia / elPeriódico

Imagen – La Moncloa – Gobierno de España / European Parliament / Conecta Abogados / kremlin / EU2017EE Estonian Presidency / Fan de Lady

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s