El Fondo de Recuperación en el alero

A pesar de que todos los países de la Unión Europea se las prometían muy felices, la realidad es que el paquete de rescate de 750.000 millones de euros todavía está pendiente de la aprobación de los parlamentos nacionales, con amenaza de bloqueo por parte de los «frugales» y de Hungría y Polonia

Y ello debido a la «pinza» que están ejerciendo Hungría y Países Bajos, que está poniendo en peligro los 140.000 millones de euros que debería de recibir España.

Hungría está actuando en represalia porque la UE ha puesto como condición para que los países reciban los fondos el que en ellos se respete de una manera escrupulosa el Estado de derecho.

El peligro se encuentra en que la repartición del Fondo de Recuperación depende de que los parlamentos nacionales de los 27 países miembros lo ratifiquen en el fondo y en la forma.

Por su parte Alemania ve como inevitable un retraso en el reparto de los fondos debido a la inherente burocracia de Bruselas.

Lastrar la recuperación económica

Es el principal problema que ve Alemania por el ya por descontado retraso en el reparto a cada país, del dinero que le corresponde de la «bolsa» del Fondo de Recuperación.

A pesar de las maratonianas reuniones que llevaron en julio a aprobar el plan in extremis, ahora nada parece seguro, debido a los recientes desacuerdos de los países miembros.

El principal problema es la oposición combinada que están ejerciendo aquellos países que tienen problemas con el cumplimiento del Estado de derecho (Hungría y Polonia) y los llamados «frugales».

Esos países reacios a que sus impuestos financien a los países del sur de Europa, los denominados «frugales» se encuentran encabezados por Holanda, a lo que se suman Austria, Dinamarca y Suecia.

España se queja

Sobre todo, porque los 140.000 millones de euros que le corresponden podrían o llegar más tarde de lo esperado, o no llegar.

España se queja porque parecía asumido que después de la cumbre que aprobó el Fondo de Recuperación, todo parecía encarrilado para desarrollar un programa de recuperación que rescatase las economías de los países miembros de la UE.

El gobierno de Pedro Sánchez también detecta la «pinza» a la que se están viendo sometidos los países del sur de Europa, por parte de los países que tiene problemas con el cumplimiento con el Estado de derecho y por los frugales.

España hace un llamamiento a la Unión Europea a seguir los dictados de lo que exigen sus ciudadanos, una respuesta que no es otra que la de una fuerte respuesta para rescatar las economías de los países miembros.

Aprobado por todos los parlamentos

Es otro de los escollos con los que se puede encontrar el Plan de Rescate, y es que, una vez aprobado el plan por la UE, el mismo tiene que ser refrendado por los parlamentos de los 27 países que forman parte.

Con que solo uno de los parlamentos nacionales opte por no aprobar el Plan de Rescate, el mismo quedaría sin efecto, siendo candidatos para ello los de Hungría y los de Polonia.

En ese caso, la Unión Europea no podría emitir la deuda pública para financiar el fondo Next Generation UE, ese es el nombre técnico que tiene el Fondo de Recuperación de 750.000 millones de euros.

Algunos gobernantes piden más firmeza

A pesar de los problemas que puede acarrear exigir la adhesión plena al Estado de derecho para que se reciban los fondos, algunos líderes europeos piden no cejar en la exigencia de su cumplimiento.

En el caso del ejecutivo español, el presidente Pedro Sánchez ha pedido prestancia a las instancias europeas para la rápida tramitación del Fondo de Reconstrucción.

Eso pasaría por una gestión exprés del marco financiero plurianual y además lograr que el plan inicie su andadura durante el año 2021.

Cuanto antes se pongan en funcionamiento los mecanismos de rescate de las economías de los países de la UE, antes se recuperará la normalidad, al menos la económica, aunque otra cosa es cuando se logrará doblegar la pandemia de covid-19.

Desde Bruselas se niega el bloqueo

Así lo ha expresado el presidente de la Eurocámara, David Sassoli, que niega que el Parlamento Europeo esté bloqueando nada.

Sassoli informa, sin embargo, que son los gobiernos nacionales, con su falta de diligencia, los que están bloqueando la puesta en marcha de los programas de rescate que deberían de beneficiar a los 27 países que forman la UE.

Del mismo modo, el presidente de la Eurocámara está confiado en el hecho de que, si hay voluntad política de los gobiernos nacionales, la solución puede estar a la vuelta de la esquina y puede ser pronta.

Hungría reconoce su bloqueo

Viktor Orbán ha confesado abiertamente que está saboteando desde Hungría que los diferentes fondos de rescate económico empiecen a operar.

Su bloqueo se debe a que no está de acuerdo con la decisión de la Unión Europea de que solo se repartirán fondos a aquellos países que tengan un cumplimiento estricto del Estado de derecho.

Ante esta situación de impasse, provocado por el tándem Hungría – Polonia y los denominados países «frugales», siempre queda la posibilidad que a base de acuerdos bilaterales los países europeos se puedan auxiliar económicamente unos a otros.

Hay que recordar que, en estos momentos, la UE tiene abiertos sendos procedimientos a Hungría y a Polonia por la falta de independencia de su sistema judicial, represión de la libertad de expresión.

Esos países también se están viendo observados por la poca calidad de sus democracias y por una corrupción rampante que no tiene parangón en el resto de los países que forman parte de la Unión Europea.

El artificio alemán

Para enjugar el problema que están causando Hungría y Polonia, a los alemanes se les ha ocurrido un artificio, como es limitar la exigencia de cumplimiento del Estado de derecho.

La propuesta alemana pasa porque solo se exija el cumplimiento del Estado de derecho a esos países en lo que tiene que ver con la gestión de los fondos europeos y con el dinero de los fondos de rescate que todavía tienen que ser librados.

Eso significaría que los fondos serían entregados a Hungría y Polonia mientras que pueden seguir «retorciendo» su sistema judicial, con la corrupción campando por sus respetos, acosando a colectivos LGTBI o limitando las libertades.

Fuente – el diario

Imagen – Thijs ter Haar / Paul Sobczak / La Moncloa – Gobierno de España / Tea Meister / EU2017EE / European Parliament / Erik Kleves Kristensen / Markus Spiske

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s