Más allá del marketing

Hablamos de neuromarketing y aplicado a un tipo de comercio, el electrónico, que se ha vuelto omnipresente con las restricciones de la vida social producto de la pandemia de SARS-CoV-2, una ciencia donde son básicas las emociones e incluso nuestro subconsciente

La mercadotecnia es omnipresente en nuestros días y las grandes, e incluso las pequeñas, empresas tienen su departamento de marketing que les permite, o les debiera permitir vender más y mejor.

Pero ahora lo que está de moda es el neuromarketing, esto es, utilizar la ciencia para vender más y vender mejor.

Además, el neuromarketing tiene un área de expansión incalculable en el comercio electrónico, un tipo de venta que se ha visto catapultada por la pandemia de SARS-CoV-2.

La primera impresión es la que cuenta

Por lo general, un cliente de una tienda electrónica en internet necesita solo 50 milisegundos para una primera impresión de donde se dispone a comprar.

Es esa primera impresión la que hará que el internauta siga «buceando» en dicha tienda electrónica y acabe realizando una compra o que busque otro sitio web que le satisfaga más.

Otra enseñanza del neuromarketing es que hasta el 95% de nuestras compras se encuentran gobernadas por nuestro subconsciente y son las emociones las que median en que nos hagamos clientes de una marca determinada.

Como ya hemos indicado, con la pandemia de SARS-CoV-2 el comercio electrónico se ha vuelto omnipresente, y pequeñas y medianas empresas buscan saber que es lo que bulle en la cabeza de sus posibles clientes.

Neuromarketing, un nuevo concepto

Podemos definir neuromarketing como el conjunto de técnicas de marketing que basándose en la ciencia mide el comportamiento objetivo de los compradores.

A partir de esas evidencias científicas la mercadotécnia elabora estrategias para maximizar las compras de los clientes, muchas veces apelando a las emociones y a ciertos elementos alojados en el subconsciente.

Ha sido con la irrupción del comercio electrónico cuando el neuromarketing se ha tenido que adaptar sus conocimientos a un nuevo tipo de interacción con los posibles clientes y el nuevo tiempo de compra.

Contar en el comercio electrónico pasa, entre otras cosas, por potenciar nuestra marca, tener presencia en redes sociales y emocionar a los clientes con el packaging y con las políticas de envío.

¿Qué somos o queremos ser?: creación de la marca

Los expertos en neuromarketing aconsejan, antes de tener presencia con tienda electrónica en internet, plantearnos que sentimientos queremos movilizar en nuestros clientes con nuestra marca.

Del mismo modo, también es crucial que nuestro packaging y nuestras políticas de envío, ya que el paquete que envuelva el producto y como llegue este a nuestros clientes también define la relación que queremos tener con ellos.

Todo es modulable con neuromarketing: conceptualmente cual tiene que ser nuestro negocio dependiendo de los productos que vendemos, la elección del nombre de nuestra tienda electrónica y hasta el lenguaje con el que nos promocionamos.

Generar confianza

Es primordial en cualquier relación de comercio electrónico que establece un vendedor con sus clientes, y esa confianza se comienza a cimentar con el tipo de diseño web que estamos utilizando.

Inclusive la combinación de colores que utilicemos es crucial para cimentar esa confianza, siendo mejor utilizar colores claros cercanos al blanco, ya que son colores que llaman instintivamente a la confianza.

Lenguaje gráfico profesional

También es conveniente que el apoyo gráfico que utilicemos en nuestra tienda de comercio electrónico sea lo más profesional posible.

Las fotografías de nuestros productos tienen que ser de la mejor calidad y tienen que tener un fondo a ser posible blanco, ya que mostrar un producto fotografiado sobre una mesa da una sensación de falta de profesionalidad.

Hay que tener muy en cuenta que las imágenes que estamos utilizando también transmiten credibilidad, es más deben de hacerlo, ya que unas fotografías de mala calidad pueden transmitir lo contrario.

Una palabra vale mil imágenes

Las palabras que utilicemos en nuestra tienda electrónica y sobre todo en la descripción de nuestros productos va a marcar un antes y un después en la capacidad que vamos a tener para vender nuestros productos.

En la media de las posibilidades lo mejor es utilizar un lenguaje sencillo y una sintaxis lo menos rebuscada posible, siendo el lenguaje lo más positivo posible.

Por lo general, la descripción del producto es mejor hacerla en forma de lista, incluyendo detalles importantes como por ejemplo que las pilas no están incluidas.

Nuestro cerebro, me refiero al de nuestra especie, es económico, esto es, elige siempre aquellos procesos mentales más sencillos, por lo que escribir largas parrafadas en poco colabora en el cliente compre el producto.

Y nunca descuidar los envíos

Aunque muchas veces parece que el envío es lo de menos, en un contexto en el cual tenemos cientos de competidores, también es conveniente que la experiencia de recepción del producto sea positiva para el comprador.

Entre los consumidores del comercio electrónico, la calidad del envió se ha convertido en la principal preocupación, por lo que hay que cuidarlo.

Cuestiones como el tiempo de envío, el estado en le llega el producto y el embalaje se han convertido en esencial a la hora de fidelizar a los clientes.

Es un error, que todavía cometen muchas empresas, de menospreciar el embalaje del producto que han vendido, siendo el packaging esencial y debe ser considerado un eslabón más de la experiencia de compra.

Elementos como el color del embalaje, destacar que el mismo es completamente reciclable, y sostenible y cupones de descuento para futuras compras son ya de todo el punto de vista esenciales.

En los casos más exclusivos, en productos de alto standing, no está demás que el packaging esté completamente personalizado ya que dará una sensación de exclusividad que es del gusto de determinado tipo de cliente.

El territorio de las emociones

Es la base de cualquier estrategia de neuromarketing, que no es otra que lograr asociar determinadas emociones a una determinada marca: sensación de seguridad, exclusividad o aventura.

Muchas veces esas emociones asociadas a una marca llegan a afectar hasta en el subconsciente de los clientes, promoviendo en engaging con esa marca en cuestión.

Y asociar esas emociones a una marca o producto se logra sumando unos colores determinados, unas imágenes determinadas, unos textos determinados y en el caso de las tiendas online incluso con una determinada experiencia de navegación.

También no está demás crear una comunidad entorno a la marca y fijar posición antes temas sociales de actualidad, desde la descarbonización hasta inclusive posturas de tipo político.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – amazon / El Corte Inglés / geralt / MILLET / Rain Rannu / Mary Cat / Andy Mangold / Ghatamos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s