Lento pero seguro

Se acaba de presentar, con el boato que solo sabe imprimir Presidencia del Gobierno, el informe España 2050, en el cual un panel de 130 expertos presenta sus propuestas para lograr que a mediados de siglo se haya cerrado la brecha económica y de otros tipos con los países más avanzados de Europa

El informe España 2050 fue presentado con todo el boato que solo se pueden permitir el gobierno nacional y su presidente Pedro Sánchez.

En el aspecto económico, lo más relevante, aunque hay un cúmulo de objetivos más que encomiables, es que en dicho plan se fija que, hasta ese año, el crecimiento de la economía patria debería ser de al menos un 1,5% anual.

El informe también subraya, con preocupación, que si España no se pone las «pilas» la brecha que existe con los países de nuestro entorno europeo se puede agrandar.

Vae Annis

A pesar de que en el último cuarto de siglo la economía española ha crecido, de media, a un 2%, la realidad es que en la última década España se ha atascado producto de dos crisis: la financiera del 2008 y la provocada por la pandemia.

El panel de expertos que ha elaborado el informe España 2050, cifra lograr ese objetivo en el concepto, casi mágico, de la productividad.

De lograrse ese crecimiento de aquí al 2050, España no tendría nada que envidiar, ni el PIB ni en renta per cápita a los países europeos más avanzados.

Sin embargo, con unos crecimientos anuales entre el 0,3% y el 1,1% España pasaría a estar en el vagón de cola de la UE y no se lograría la tan ansiada convergencia.

Recuperando a John Maynard Keynes

En cierto modo el informe España 2050 recuerda mucho a Las posibilidades económicas de nuestros nietos, que explica, hasta cierto modo, las dos crisis económicas que hemos vivido en apenas una década.

El informe ha contado con un panel de 103 expertos de ámbitos multidisciplinares, siendo el trabajo ligeramente optimista ya que afirma que con políticas económicas acertadas a mitad de siglo España seguirá siendo una potencia pujante.

Desde el punto de vista económico, y lo subrayan los panelistas, España podría, en el horizonte del 2050 tener una renta per cápita cercana o muy próxima a los países que «cortan el bacalao» en la Unión Europea.

Una de cal y una de arena

En los últimos 30 años, y a raíz de los Pactos de la Moncloa, en la cual los partidos políticos que hicieron la transición llegaron a la conclusión de que con las cosas de comer no se juega, se ha ido convergiendo con Europa.

Hace tres décadas la renta per cápita era de 16.000 euros y hoy por hoy supera los 30.000 euros per cápita.

Pero, como ya hemos indicado, lo más importante para que España tenga un futuro, a todos los niveles, a mediados de siglo es aumentar sea como sea la productividad por hora trabajada.

Sin embargo, en la última década, España ha tenido que vivir dos crisis económicas que a punto estuvieron de desarbolar el país: la primera fue la del 2008 que fue financiera y en el caso de España también inmobiliaria.

La segunda todavía la estamos viviendo y ha sido producto del virus SARS-CoV-2, una crisis que podía haber acabado con la economía española si no fuera por el salvavidas de los ERTE y por el maná europeo de 140.000 millones de euros.

Otro de los hándicaps que tiene el sistema económico español tiene que ver con la longevidad de su población, que en los próximos años se volverá añosa.

Los expertos también suponen que de no lograrse un crecimiento económico suficiente aumentaría el desempleo y la desigualdad.

La «receta» para aumentar la productividad

Para lograr que el trabajo en España se vuelva más productivo los expertos establecen que la «receta» debe de estar compuesta por mejorar los estándares educativos, aumentar la investigación y el desarrollo.

Otros componentes para que España logre la excelencia allá por el 2050 tienen que ver con la digitalización, transición ecológica y aumentar el tamaño de las empresas.

Al mismo tiempo, habría que obligar a que la economía sumergida, que actualmente se estima en un 17%, se convierta en economía formal, con esas empresas pagando tributos e impuesto de sociedades.

También sería necesario aumentar el número de población empleada, del 62% actual a más del 80%, incentivando alargar la edad de jubilación e invirtiendo especialmente en formación de jóvenes, mujeres e inmigrantes.

Lo ideal sería lograr lo que mismo que ha conseguido Alemania y los países escandinavos, que han logrado en las últimas tres décadas aumentar la productividad en un 50% y al mismo tiempo aumentar el porcentaje de población empleada.

En el corto plazo

Pero sin proyectarnos sobre el 2050, también es necesario tomar medidas en el corto plazo, sin ir más lejos en el 2023.

Y una de las primeras tareas tiene que ser reducir la brecha en cuanto a la renta per cápita de la media de los países europeos. Dicha brecha es de un 21%.

Mientras que el trabajador tipo español ingresa anualmente 30.000 euros, un europeo consigue anualmente, por rentas de todo tipo incluido el trabajo, 39.000 euros.

La proyección para el 2050, si no se introducen importantes medidas en el mercado laboral y la productividad, la desviación se iría al 27%.

El maná europeo

Nos referimos a los 140.000 millones de euros que van a venir de Europa, la mitad como subsidios a fondo perdido, y los otros 70.000 millones como préstamos que habrá que devolver llegado el caso.

Pero ese dinero no va a salir gratis, ya que la Unión Europea y la Comisión Europea exigen reformas de calado, esencialmente en lo que tiene que ver con el mercado laboral y la reforma de las pensiones.

Pero el panel de expertos también considera que sería necesario reformas en lo que tiene que ver con la territorialidad, distribución de la población, actividad económica y también con el cambio climático.

¿Qué nos depara el futuro?

A pesar del prestigio de los académicos que han elaborado el informe España 2050, nadie sabe ni siquiera de manera fragmentaria cómo evolucionará exactamente nuestro país.

De cualquiera de las maneras se trata, en esencia, de un juego de prospectiva más: a medida que se vaya acercando la mitad de siglo veremos si el informe España 2050 acierta o no.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – La Moncloa – Gobierno de España / FAO Americas / Peter K. Levy / Waleed / Hobbes Lao / Foto Sleuth / European Parliament / Juan Antonio Segal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s