Debajo del colchón

Producto de la pandemia y la crisis sanitaria del SARS-CoV-2, el ahorro de las familias españolas ha marcado récord en el año y medio que llevamos sufriendo la mayor crisis sanitaria desde hace más de un siglo. Las familias priorizan los depósitos y los bancos les invitan a participar en fondos de inversión que les dejan comisiones

De la pandemia de SARS-CoV-2 que todavía sufrimos, estamos de nuevo en una ola, la quinta, con incidencias acumuladas por encima de los 600 casos por cada 100.000 habitantes, se ha derivado un mayor ahorro de las familias españolas.

Lo ahorrado por las familias durante lo que llevamos de pandemia asciende a 1,6 billones de euros, y de ese dinero, el 40% aproximadamente es efectivo o está en cuentas corrientes.

Sin embargo, las entidades financieras ven a las familias españolas con poco apetito inversor, ya que a pesar de lo mucho ahorrado, el negocio de inversión supone solo el 15% del volumen total, y lleva estancado varios años.

A pesar de todo se ahorra

A pesar de que vivimos en un país en el cual uno de cada diez hogares confiesa llegar con dificultades a final de mes y un tercio no puede hacer frente a imprevistos y otro tercio no puede irse de vacaciones ni una semana, quien puede ahorra.

Ese tercio de hogares que puede ahorrar, lo ha hecho como nunca en el año y medio que llevamos de pandemia de SARS-CoV-2, y eso ayudado por las medidas que ha tomado el gobierno como el mecanismo de los ERTE y las ayudas directas a los autónomos.

Los datos del Banco de España confirman la tendencia

La entidad emisora realiza periódicamente encuestas sobre la economía y también sobre la tasa de ahorro de los españoles, y los datos actualizados a 31 de marzo muestran que el ahorro alcanza los 1,63 billones de euros.

Eso supone que en lo que llevamos de año se ha ahorrado un 8% que lo que se hizo en el mismo periodo del 2020.

Poniendo en relación la tasa de ahorro que existía en la última gran crisis financiera, que estallo en el 2008 y lo ahorrado en la pandemia, se extrae la conclusión que en la anterior crisis se ahorró la mitad de lo que se ha ahorrado en la presente.

También se ha producido una diferencia sustantiva en cuanto al «colchón» que tenían las familias españolas cuando estalló la pandemia y el que tenían en el ya lejano 2008, ya que a esta crisis se ha llegado con 200.000 millones menos de pasivo.

Eso es debido a que, aunque el dinero seguía entrando en las casas, medidas como los ERTE han ayudado mucho, se aplazaban decisiones de compra ya que los españoles han quedado ojo avizor esperando como se solucionaba esta nueva crisis.

Favorecer el negocio tradicional de la banca

El mecanismo es muy sencillo y está muy lejos de sofisticadas ingenierías financieras: los bancos prestan el dinero que los impositores depositan en esas entidades.

Y eso en la mayoría de las ocasiones se produce gracias a que los impositores ingresan en los bancos sus ahorros, aunque también puedan contratar diversos tipos de productos financieros.

Sin embargo, y es algo residual que proviene de la anterior crisis financiera, los bancos cada día dan menos interés por los depósitos bancarios producto de los bajos tipos de interés.

Inclusive en determinados casos y a determinados tipos de clientes se están cobrando por mantener a buen recaudo su dinero y también volviendo a depositar el dinero que el BCE les presta, para de eso modo poder generar un interés.

Debido a ello las entidades financieras están promocionando diversos tipos de productos financieros que están intentando vender a sus impositores, sobre todo planes de pensiones, fondos de inversión y diversos tipos de seguros.

Con ese tipo de productos las entidades financieras pueden cobrar una serie de comisiones que en algo alegran los balances de los bancos a la espera de tiempos mejores.

Más efectivo y depósitos

La pandemia, en cuanto a las finanzas de los hogares, también ha traído cambios significativos ya que en estos momentos los hogares optan por el ahorro, en entidades financieras, y por tener efectivo por lo que pueda suceder.

Los últimos datos de los que se tiene constancia, que son los del año 2020, muestran que más del 42% del ahorro de los hogares ha pasado a engrosar los depósitos en las entidades financieras y una fuerte cantidad de efectivo.

En cuanto al destino de esos depósitos, se ha seguido la tendencia, de muchos lustros a esta parte, de destinar los mismo a la compra de acciones, sobre todo de las cotizadas del IBEX 35, y también la inversión en otros mercados alternativos.

La inversión en acciones, sobre todo si se tiene una cartera de valores seguros es muy golosa dado que a final de año siempre se cobran dividendos, que en este contexto sirven para seguir «engordando» los depósitos.

Cobrar por los depósitos

Como ya hemos explicado en otro epígrafe, ante la nula perspectiva de obtener beneficios por préstamos de capital, casi todas las entidades financieras con presencia en España han cambiado las condiciones de sus cuentas corrientes.

Muchas veces si el impositor no quiere pagar comisiones se le hace casi obligatorio que deba contratar productos del banco en donde tiene guardado su dinero, unos productos, muchos de ellos financieros, que vía comisiones permiten hacer negocio bancario.

Otro de los negocios que llena de comisiones a los bancos y permiten orientar el ahorro de los españoles es el de los fondos de inversión.

La inversión en esos productos no ha hecho sino crecer desde la última crisis financiera del 2008, y desde ese año la progresión entre los impositores españoles ha sido creciente.

Los últimos datos del Banco de España muestran que el 15% de ahorro de las familias españolas se ha ido a diferentes tipos de fondos de inversión, como una manera de maximizar los beneficios sobre el ahorro realizado.

En estos momentos los hogares españoles tienen invertidos 356.000 millones de euros en diversos tipos de fondos de inversión, y la tendencia informa que ese tipo de inversión va a  más.

Para bancos y diversas entidades financieras, de los fondos de inversión derivan un buen número de comisiones.

La apuesta por la comercialización de fondos es tal que los bancos no hacen sino aumentar el tamaño de sus gestoras de fondos, comercializando productos que antes solo estaban al alcance de los grandes patrimonios.

Fuente – el diario

Imagen – The Comedian / Masahiko Ohkubo / Jorge Franganillo / Garry Knight / Metro Centric / William Warby

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s