El que parte y reparte…

La Comisión Nacional del Mercado de la Competencia acaba de imponer una multa millonaria a varias empresas que participaron en la construcción del AVE por haber formado un Cartel habiendo intervenido ilícitamente en 82 licitaciones. Al mismo tiempo, el aeropuerto de El Prat se convierte en vía de lavado de dinero de las mafias de Gambia

La Comisión del Mercado y la Competencia acaba de multar con 128 millones de euros a ACS, Siemens, Alstom por repartirse contratos del AVE, llegando a calificarlas de Cartel.

Con ello habrían logrado eliminar a la competencia en 82 licitaciones de los cientos que hubo durante 15 años con un presupuesto de 4.142 millones de euros entre 2002 y 2017.

Los contratos tuvieron que ver con seguridad, señalización y comunicaciones en el trazado del AVE, en un periodo de 15 años con al menos 82 licitaciones fraudulentas.

Sanciones millonarias

Las empresas que asumen las mayores multas son ACS con 30 millones de euros, Siemens con 28,9 millones de euros, mientras que Nokia recibe una multa de 24 millones de euros y la francesa Alstom es multada con 22 millones de euros.

Pero las sanciones llegan también a la cúpula directiva de esas empresas, afrontando 10 directivos un correctivo que suma 483.000 euros, aunque uno de ellos por colaborar en las investigaciones verá reducida la cuantía de la multa un 50%.

La CMNC inculpa a esas compañías por haber formado un cartel que se hizo fraudulentamente con 82 licitaciones del Ministerio de Fomento y de ADIF entre los años 2002 y 2017 cuando se estaba construyendo el trazado del AVE.

Los contratos estaban centrados en seguridad y comunicaciones de la infraestructura y se produjeron cuando se estaba construyendo y poniendo en funcionamiento el trazado del AVE.

Alguno de los contratos tenía que ver también con el trazado convencional de la red de transporte por ferrocarril, y no estaba directamente relacionado con el AVE.

Además, los efectos de la actividad ilícita tendrán, en algunos casos, un alcance hasta el 2040, ya que algunas de las licitaciones se desarrollan hasta esa fecha.

Sus orígenes se sitúan a comienzos del año 2000

Según los hechos probados por la CNMC el cartel tuvo su origen en el año 2002, y sus incitadores fueron Thales y la división de ferrocarril de Siemens, con la intención de interferir en la libre competencia y repartirse los contratos.

El acuerdo entre ellas fue hacerse con las licitaciones de RENFE y de ADIF al 50%, aunque posteriormente se ajustó a un 55% y un 45%, y afectó a la tecnología se que utilizó en la señalización del AVE.

En años posteriores se sumaron al ilícito otras compañías como Siemens (2003), Nokia (2007) y Cobra (2008).

Unión Temporal de Empresas

Fue la estructura empresarial que utilizaron los miembros del cartel para hacerse con los contratos, mientras que otros miembros del mismo, hacían ofertas de cobertura para simular que existía la libre competencia.

Las características de las licitaciones no hacían necesario esa estructura, pero de esa manera el cartel podría mostrar más «músculo» en caso de que a las licitaciones se presentase algún competidor.

El menoscabo para la Hacienda públicas se ha cifrado, hasta ahora, en 82 licitaciones por un montante de 4.142 millones de euros durante un periodo de 15 años, teniendo en algunos casos un alcance que llega hasta el 2040.

Una práctica recurrente

No es la primera vez que la CNMC descubre método anticompetitivo para repartirse el mercado, en concreto en todo lo que ha rodeado la construcción, dotación y explotación de la infraestructura del AVE.

Ya en el año 2019 el organismo público que preside Cani Fernández Vicién sancionó con 118 millones de euros a 15 empresas por formar carteles que lograron contratos que tenían que ver con la electrificación del AVE.

Fue durante el proceso de instrucción cuando los registros en las oficinas de empresas que ahora han sido sancionadas alertaron a la CNMC de prácticas anticompetitivas.

De resultas de esa investigación, en el año 2017 al CNMV registró las oficinas centrales de Thales y también las de Bombardier y las de CAF.

España en el circuito del blanqueo de capitales

Desgraciadamente, además de lo ya sabido, nuestro país esta dentro del circuito de blanqueo de capitales a nivel internacional, y se acaba de descubrir que organizaciones delictivas gambianas utilizan nuestro país para «lavar» dinero.

Gambia se ha convertido en un país africano que es centro de un lucrativo negocio de contrabando de drogas y medicamentos, además de tráfico de armas y otros bienes.

Organizaciones que investigan el blanqueo de capitales informan de que España se ha convertido, por la salida de capitales hacia Gambia, en un negocio para una estructura criminal organizada que exporta dinero de origen criminal.

Interpol lo corrobora

La Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL), corrobora que el trasiego de dinero entre las porosas fronteras de los países africanos y Europa, en concreto España, tienen que ver con la actividad criminal.

De hecho, las investigaciones que Aduanas ha realizado rastreos aleatorios en el aeropuerto de Barcelona por las sospechas que muchos de los viajeros del vuelo que une la capital catalana con la capital de Gambia, Banjul, son «correos» de dinero.

De hecho, en el año 2019, fueron trasladados, al menos el dinero declarado, por 2.179 viajeros un total de 73,4 millones de euros, lo cual destacada habida cuenta la poca relación comercial que existe entre España y el país africano.

Las autoridades gambianas también investigan

La nueva terminal del aeropuerto de Yundum luce impoluta después de una profunda reforma, y las autoridades de ese país, superada la emergencia de SARS-CoV-2, esperan que la afluencia de turista desde la UE y de otros continentes.

Últimamente la policía gambiana no da abasto interrogando a viajeros del vuelo con origen en Barcelona que llegan con ingentes cantidades de dinero: el 28 de agosto a dos ciudadanos del país africano se les intervino 152.000 euros en metálico.

Sin embargo, la policía gambiana no pudo interponer una denuncia contra ellos, ya que portaban documentos en los cuales demostraban que eran propietarios de ese dinero, por lo que los policías «se la tuvieron que envainar».

Inclusive los servicios antiterroristas de Gambia tienen puesta la vista en el dinero que ingresa por el aeropuerto de Yundum y las redes informales de lavado de dinero, porque tienen sus sospechas de que pueden ser una fuente de financiación del terrorismo yihadista.

Fuente – el diario / Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia en Wikipedia

Imagen – Daniel Luis Gómez Adenis / influenZia marketing / Luis Zamora / Rob Dammers / Christian Van Der Henst / pxfuel / Security & Defence Agenda / U.S. Army Southern Europe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s