El final del dinero barato

Ante una inflación desbocada, el Banco Central Europeo podría retrasar su intención de encarecer el precio del dinero, e inclusive podría cambiar de parecer en la intención de reducir la compra de deuda pública que realiza todos los meses desde el año 2014

La economía mundial lleva meses amenazando con marejada, por lo que el Banco Central Europeo, preocupado por la escalada de la inflación, se plantea una subida de tipos de interés en los próximos meses.

A pesar de ello, y por el momento, Christine Lagarde tiene firmemente orientado el rumbo y a mantener la política económica del BCE, al menos mientras se pueda.

Sin embargo, la excesiva inflación está provocando pánico en los parqués, por lo que puede ser el momento indicado a ir retirando, paulatinamente, los estímulos que han transformado la economía europea en una balsa de aceite.

El precio del dinero

Por el momento, el Consejo de Gobierno del BCE ha decidido mantener el interés con el que presta el dinero a las entidades financieras en un 0,5%.

Pero también ha decidido que a partir de marzo dejará de comprar deuda pública de los países miembros, que le cuesta a las arcas del BCE, anualmente, la enorme cantidad de 1,85 billones de euros.

Además, se da la circunstancia de que, en estos primeros compases de 2022, la cantidad de deuda pública que ha comprado el BCE ha sido mucho menor que en el trimestre anterior, lo cual ya marca una tendencia.

En el otro plan de compra masiva de deuda pública, el denominado APP, a cada mes que pasa se reduce en 10.000 millones de euros la cantidad invertida; en concreto en el pasado mes de enero se han invertido 30.000 millones de euros.

En cuanto al precio del dinero, aunque en un principio Christine Lagarde había considerado que el mismo no se debería modificar, en pasado jueves no negó que probablemente aumentaría del 0,5% actual.

Una inflación desbocada

La inflación en la zona euro campa por sus respetos, y además está desbocada: en enero marcó el récord del 5,1%, cuando el objetivo del BCE para ese periodo era solo del 2%.

A pesar de ello desde el Banco Central Europeo se espera que la inflación disminuya de manera espontánea, es por lo que el BCE mantiene programada la retirada de estímulos.

Sin embargo, ahora la entidad emisora prevé que será necesario ayudar a los países miembros para domeñar una inflación que amenaza con «comerse» el crecimiento de las economías en el pasado 2021 y en este 2022.

De hecho, nadie descarta que haya que intervenir de nuevo sobre el precio del dinero y, llegado el caso, volver a los tipos negativos para reactivar una economía que hace relativamente poco tiempo estaba en la UCI.

Elevar los tipos

Después del desbarajuste que provocó la pandemia de SARS-CoV-2, hasta el año pasado, los tipos de interés que sirven de referencia para vender el dinero a otros bancos, estaba en negativo desde el 2014.

En cuanto a la compra masiva de deuda pública de los países miembros, el principal «bazuca» que ha utilizado el BCE, la entidad seguirá con esas compras por lo menos hasta octubre del 2022.

Pero para el proceso de recuperación por el que trabaja, y prevé el Banco Central Europeo, es necesario que la inflación este por debajo del 2%, cosa que no está sucediendo, y es esa inflación la que se pretende domeñar.

De hecho, las previsiones de la institución financiera que gobierna Christine Lagarde, eran tan halagüeñas que preveían que la inflación, en el 2023, no llegaría siquiera al 2%, algo que ahora está en duda.

A pesar de pecar de optimismo, los economistas del BCE habían previsto tres escenarios, y se está cumpliendo la peor de esas simulaciones, que era la del escenario en el que la inflación se instalaba por encima del 2%.

La crisis ucrania no ayuda

Pero no solo para las perspectivas económicas europeas, sino para la economía mundial la virtualidad de una invasión rusa a Ucrania amenaza con negros nubarrones, de lo cual se han hecho eco las bolsas de valores de los cinco continentes.

En el caso concreto de Ucrania, país en el continente europeo, aunque a algunos les pese, está haciendo naufragar la economía, algo esperable ya que por lo general los inversores huyen del riesgo siempre que pueden.

En la peor de las situaciones, ante una invasión rusa, Estados Unidos y la Unión Europea han avisado a Vladimír Putin que las sanciones podrían desconectar a Rusia de la economía mundial.

En ese caso una de las represalias rusas seria «cerrar el grifo» de su gas a los países europeos que reciben la mayor parte del gas que necesitan de lo que fuera la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Eso supondría un desbarajuste a muchas industrias que utilizan el gas como energía para fabricar sus manufacturas y también afectaría a la generación eléctrica de muchos países, incluida España.

¿Volver a la energía nuclear?

Sería una de las bazas que podrían jugar muchos países europeos, ahora que desde la presidencia del Comité Europeo se ha logrado «colar» la energía nuclear como energía verde, algo que nadie se explica.

Bien es cierto, sin querer hacer demagogia, que la energía nuclear es ilimitada, limpia y de las más seguras que existen, aunque como sucede con los accidentes aéreos, cuando se produce uno mueren miles de personas.

Un caso de casi autosuficiencia energética es en Europa el de Francia, un país que tiene decenas de centrales nucleares, los últimos accidentes graves fueron en los años 80 del pasado siglo.

Francia va a ser, con mucho, el país que menos sufriría si Rusia optase por «cerrar el grifo» de su gas, aunque ante eso desde la Unión Europea ya ha desarrollado estrategias que se activarían en caso de que eso sucediese.

En esa nueva estrategia es vital España, que podría almacenar en su territorio el gas que viene de Marruecos y Argelia para posteriormente distribuirlo por los países europeos con barcos metaneros a través del Mediterráneo.

Fuente – el diario

Imagen – Jim Woodward / Influenzia Marketing / Images Money / Kārlis Dambrāns / 7th Army Training Command / John Fielding

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s