En Rusia también se evade

Nuevas revelaciones de los papeles de Pandora, demuestran que muchos oligarcas del círculo de confianza de Putin, llevan años evadiendo divisas a las Hacienda rusa mediante sociedades en paraísos fiscales. Las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea habrían acelerado esos comportamientos delictivos

En la Rusia actual también se evade entre los círculos y los oligarcas que participan de la amistad de Vladimír Putin, al menos así lo demuestra una nueva hornada de los Papeles de Pandora.

En lo que fuera el primer país que tuvo la primera sociedad socialista que pretendió abolir la propiedad privada y las diferencias socioeconómicas, campa por sus respetos un capitalismo de pillos que evaden todo lo que pueden.

En la última revelación de los Papeles de Pandora se muestra, bien a las claras, un total de 3.600 sociedades en paraísos fiscales que tienen como propietarios a oligarcas de la órbita del Kremlin.

Sortear las sanciones

Es el caso de Alexéi Mordashov, uno de los incondicionales de Vladimír Putin, que, para sortear las sanciones de Europa y Estados Unidos, ha vendido su principal empresa, una participación en mayorista turístico alemán TUI, a una sociedad radicada en las Islas Vírgenes Británicas.

De ese modo, vendiendo un tercio de su participación a Ondero Ltd., la sociedad instrumental con la que controla sus inversiones en Europa, evita un más que posible embargo si la participación estuviese a nombre de una sociedad rusa.

De la misma manera han actuado un buen número de oligarcas rusos que veían más que probable, como realmente ha sucedido, que Europa y Estados Unidos congelasen sus activos en la UE y en territorio norteamericano.

En el caso de España, el gobierno ya ha actuado contra media docena de yates propiedad de la élite económica rusa, inclusive, aunque los mismos estuvieren domiciliado en paraísos fiscales y no estaban directamente a nombre de los potentados.

Una matrioska rusa

Siguiendo con la ingeniería empresarial del tal Mordashov, Ondero Ltd. está desde el año 2018 controlado por Ranel Assets, que se encuentra bajo el control de Marina Mordashova, la mujer de Alexéi.

Todo ello aparece en un nuevo capítulo de los Papeles de Pandora, como datos de la investigación que desde hace unos años lleva a cabo el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Esta operativa, sociedades offshore que están controladas a través de otras sociedades no es nuevo, ya que es un clásico en la evasión empresarial y de capitales, algo a lo que también son aficionadas las élites rusas.

Los Papeles de Pandora son un conjunto de 11.900.000 documentos que fueron filtrados a la prensa y que provienen de 14 proveedores de servicios offshore, y que empezaron a ser filtrados, no se sabe por quién, a partir de octubre de 2021.

Entre los evasores, se encuentran 42 billonarios rusos cuya riqueza supone el 15% del Producto Interior Bruto que produce el país que gobierna Vladimír Putin.

Miles de sociedades

En los papeles de Pandora se encuentran reflejadas un total de 3.700 sociedades offshore que pertenecen a 4.400 ciudadanos rusos.

Las sociedades offshore han sido creadas por proveedores de ese tipo de servicios cuya operativa consiste en crear una variedad de sociedades – empresas, fideicomisos y fundaciones – cuya misión es ocultar al fisco enormes cantidades de dinero.

Uno de esos «despachos» se llama Alpha Group, que es uno de los que habitualmente operaba para clientes rusos: el 40% de sus sociedades eran para clientes del país de las estepas.

El pasado jueves, el ICIJ hizo públicos más «papeles» de Alpha Group con lo cual han aflorado otros muchos potentados rusos que utilizaron a ese despacho para evitar pagar impuestos al fisco ruso.

PriceWaterHouseCooper también en el ajo

Las últimas revelaciones del ICIJ también extienden la responsabilidad a la consultora internacional PriceWaterHouseCooper, que habría ayudado a Alexéi Mordashov a ocultar parte de su fortuna.

En el año 2003, el potentado ruso contaba con 37 años de edad y ya aparecía en la lista que todos los años la revista Forbes publica con los megáricos que hay en el mundo, codeándose con, entre otras, con Oprah Winfrey.

Ya hace casi 20 años PriceWaterHouseCooper ayudaba a Mordashov a ocultar parte de su patrimonio, que a día de hoy se cifra en 29.000 millones de euros, en 65 sociedades opacas las Islas Vírgenes Británicas.

Parte de las sociedades se convirtieron en instrumentales para poder teledirigir las inversiones de Mordashov en la propia Rusia, en compañías de explotación de madera, carbón y medios de comunicación.

Sancionado en febrero

Mordashov ha sido uno de los oligarcas rusos que han sido sancionados por la Unión Europea y por Estados Unidos por la invasión de Ucrania.

Las sanciones han sido impuestas porque para Estados Unidos y la UE, el magnate tiene vinculación directa con el poder ejecutivo que gobierna actualmente Rusia.

Las sanciones a Mordashov golpean directamente a una parte de su conglomerado empresarial, ya que una de sus empresas es Severstal, el cuarto producto ruso de acero y que exportaba tres millones de toneladas de acero a la UE.

Las sanciones se han convertido en el juego del gato y el ratón, por lo que Mordashov optó por vender su participación en TUI y en la minera Nordgold a Ondero Ltd., como ya se ha explicado en estas páginas.

Ondero Ltd. es propiedad de María Mordashova, la mujer de oligarca y madre de sus hijos, la que es difícil que sea sometida a sanciones por la Unión Europea y por Estados Unidos.

En otra operación digna del funambulismo financiero en altura, el avión del oligarca, un Bombardier Global 600, fue registrado en la Isla de Man, otro paraíso fiscal, por lo cual a día de hoy es inembargable.

En el círculo de confianza de Putin

Es el caso de otro de los oligarcas, Suleymán Karimov, que posee en la Unión Europea activos por casi 9.000 millones de euros.

En este caso, los papeles revelados por ICIJ revelan que podría ser el brazo de inversión del dinero que Vladimír Putin ha atesorado en las dos décadas que lleva detentando el poder en Rusia.

En este caso Karimov ha seguido casi de manera ortodoxa el manual del buen evasor, ya que ha creado en diversos paraísos fiscales sociedades interpuestas que llevan el dinero evadido desde estas a una fundación sin ánimo de lucro.

Esas sociedades interpuestas, dirigidas por un sobrino de Karimov, habrían transferido a la fundación casi 300 millones de dólares, y habrían suscrito un crédito de 65 millones de dólares para adquirir dos aviones: un Boeing 737 y un Bombardier Global Express.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Larry Koester / Steve / Yun Huang Yong / BVI / Dan Kamminga / Барвенковский

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s