Winter is coming!

Se prevé, al menos en lo energético un invierno duro en el cual no sería extraño que hubiese restricciones, especialmente para los particulares. En una labor pedagógica, los países de la UE están pidiendo a particulares y empresas que moderen su consumo; es previsible que en invierno las recomendaciones transmuten en restricciones

Las cancillerías europeas comienzan a preparar a su población ante un duro invierno con restricciones de gas y petróleo.

Los países de la Unión Europea piden, en un primer momento, que sean los propios ciudadanos los que se autolimiten, por ejemplo, bajando unos grados la calefacción el próximo invierno.

Ahora en verano, los gobernantes piden a su población que el aire acondicionado no esté nunca por debajo de los 25 grados y que apuren los minutos que dura una ducha, especialmente si se utilizan agua caliente.

En el caso de nuestro país, tiene una dependencia muy baja de los hidrocarburos rusos lo que podría ser una ventaja para España ya que el gran número de regasificadoras, además en los principales puertos.

Eso permitiría a nuestro país convertirse en un importador neto de GLP, que luego podría reexportar a otros países de la UE, con unos pingües beneficios.

Algo de suma urgencia

Estando casi en el mes de agosto, los países de la Unión Europea se aprestan a guardar todo el gas y el petróleo que puedan para tener reservas de cara al próximo invierno.

Para ello, además de comprar los hidrocarburos a otros proveedores que no sea Rusia, sería necesario que empresas y particulares comiencen a ahorrar toda la energía que se pueda.

Europa está bajo la espada de Damocles, debido a que Putin tiene en su mano cerrar el grifo en el momento en el que considere oportuno, a pesar de que los contratos de suministro de energía se firman por años.

Muchos de los gobiernos europeos están a punto de entrar en pánico, sobre todo si se tiene en cuenta que la locomotora económica europea, Alemania, tiene una exposición altísima al gas y petróleo rusos.

El ejecutivo de Olaf Scholz ya ha recomendado a la población que tarden menos tiempo en ducharse y que la ropa la sequen en colgadero en vez de en la secadora, uno de los electrodomésticos que más electricidad gasta.

España, una balsa de aceite al contrario que la UE

Mientras tanto en España la situación es de tranquilidad extrema sobre todo debido a que la exposición de nuestro país al gas y al petróleo rusos es residual.

Además, España cuenta con el mayor número de regasificadoras de todos los países de la Unión Europea, en número de seis, lo que le permitiría convertirse incluso en el concentrador europeo de importaciones de gas.

Mientras tanto la preocupación aumenta por momentos en Europa, donde la comisaria europea de Energía, Kadri Simson, ya está elaborando planes que incluyen que Putin apriete el botón nuclear.

En caso de que el Kremlin opte por cortar el suministro de gas y petróleo a los países de la Unión Europea, se optaría por activar un plan en el que ya está previsto gradar la urgencia de las necesidades energéticas.

De ese modo tanto los diversos sectores económicos como la ciudadanía tendrán limitado la cantidad de gas y de petróleo que pueden consumir. Sería lo más parecido que hay al racionamiento.

La primera medida de ese plan ya se ha puesto en marcha, y consiste en que empresas y centros comerciales tengan un top en el aire acondicionado limitado a 25 grados centígrados y no más.

El grueso de las medidas todavía esta por determinar en una reunión que se celebrará en próximo 26 de julio y donde comparecerán los ministros de energía de los países que conforman la Unión Europea.

Los problemas crecen

Ahora, al miedo de que en cualquier momento Rusia cierre el grifo de las exportaciones de gas y petróleo se une un grave problema para el suministro de gas desde Estados Unidos.

Hace pocos días se produjo un accidente en la planta de exportación de Freeport en el Estado norteamericano de Texas, que es esencial para que la UE pueda recibir gas de los metaneros que vienen de aquel país.

Sin embargo, por lo menos hasta ahora, la industria europea, la que con diferencia más gas consume, no se ha visto especialmente afectada por la medida y su actividad continúa de manera normal.

Eso se puede trasladar también a la ciudadanía: se siguen viendo coches con uno solo ocupante, el aire acondicionado se sigue poniendo alegremente, y hay duchas que pueden durar media hora.

Todo parece indicar que lo más crudo llegará el próximo invierno, de manera que las verdaderas restricciones vendrán tras el verano, cuando el ahorro energético deje de ser optativo para pasar a ser obligatorio.

Además, el apretarse el cinturón energéticamente hablando tendrá también un valor pedagógico, de manera que aprenderemos a hacer un uso más racional de la energía.

Una estrategia en dos planos

El primero de ellos es el inmediato, donde las autoridades intentan educar a la ciudadanía en lo que está por llegar.

Es el tiempo de las recomendaciones de las que ya hemos hablado, y que tienen que ver con ejercer un consumo privado de energía más reducido.

Ese tipo de recomendaciones, en lo que tienen que ver con un menor gasto energético también se hacen extensibles a las empresas, especialmente a la industria.

En el largo plazo, la solución pasar por aumentar la capacidad de generación eléctrica de las energías verdes, y en es plano el desarrollo de tecnologías de hidrógeno verde puede ser la salvación de las potencias occidentales.

Afectación general

Los expertos vaticinan que los recortes en energía nos afectaran a absolutamente a todos, inclusive aquellos países como España cuya dependencia del gas ruso es residual.

En el caso de los particulares se pueden producir restricciones en el disfrute de gas con calefacciones a menor temperatura o duchas más rápidas y con menor gasto de agua.

En el caso de la industria, aunque sería raro que haya restricciones al sector productivo, el gas que consuman será mucho más caro, debido a que la mayoría de él habrá que traerlo de Estados Unidos.

Todo ello puede acabar provocando al tan temida recesión ahora que parecía que la economía despegaba después de dos años de pandemia donde muchos sectores fueron heridos de muerte.

Fuente – EL PAIS

Imagen – Nick Rhyder / Streve Snodgrass / Teenesee Valley Authority / John Olay Eikenes / Roman Ranniew / Paul Brody

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s