Catarata de investigaciones contra GAFA

Las autoridades de la competencia de Estados Unidos y la Unión Europea está estrechando el cerco a Google, Apple, Facebook y Amazon por su posición dominante en el mercado, evitar que se puedan utilizar productos de la competencia y por actuar, siempre que pueden, como un monopolio

El cerco al consorcio formado por las cuatro mayores tecnológicas del mundo – Google, Apple, Facebook y Amazon – no hace sino estrecharse.

Las investigaciones y demandas por parte de los poderes públicos no hacen sino crecer, tanto en Estados Unidos como en Europa.

La «punta de lanza» es Berlín. En el país que gobierna Ángela Merkel está investigando la posible conducta fraudulenta de Apple por atentar contra la libertad de mercado.

Mientras tanto, al otro lado del océano Atlántico, el Congreso estadounidense están legislando leyes que limiten el poder las grandes tecnológicas, todas ellas de nacionalidad, nos referimos a las empresas, norteamericana.

Detentar todo el poder

La capacidad del consorcio de influir, inclusive en decisiones nacionales de los estados del consorcio es enorme, y ahora varias leyes buscan poner freno a un poder que en determinados ambientes llega a ser omnímodo.

Los dos países que lideran la ofensiva contra GAFA son Estados Unidos y en Europa, la Alemania de Ángela Merkel.

En EE. UU. la Cámara de Representantes y el Senado preparan una batería de leyes centradas en luchar contra los monopolios que con el tiempo han logrado esas tecnológicas, conocidas coloquialmente como las Big Five.

Paradójicamente la ofensiva legislativa contra el consorcio GAFA la inició Donald Trump, y ahora su sucesor, Joe Biden, redobla sus esfuerzos por «meter en cintura» a las citadas empresas.

Joe Biden ya apuntaban maneras cuando anunció que nombraba en su área económica a personas con un marcado perfil antitrust como es Lina Khan, profesora de derecho y que ocupa el cargo de jefa de la Comisión de Comercio Federal.

En el elenco también está Tim Wu, uno de los principales defensores de las políticas de neutralidad en la red; dicha visión propugna que no existan sitios web premium, donde mediante pagos el acceso a los mismos sea prioritario.

Un calvario legislativo

El planteamiento de la administración Biden de poner coto a los desmanes que llevan décadas perpetrando las grandes tecnológicas, necesitará de un largo proceso en el sistema legislativo bicameral norteamericano.

El primer paso será que diversos comités de la Cámara de Representantes elaboren borradores de los seis proyectos de ley, para posteriormente debatirlos en el pleno de la cámara.

Si estos borradores son aceptados por la cámara, posteriormente se iniciará un largo proceso hasta que dichos proyectos de ley se conviertan definitivamente en leyes.

Campando por sus respetos

Es precisamente lo que intentan evitar las nuevas leyes, y es que el consorcio GAFA, por la desregulación en determinadas áreas, pueda hacer, como se dice coloquialmente, de su capa un sayo.

 De hecho, dos de las leyes han sido creadas ad hoc para limitar la actividad de Amazon y de Alphabet Inc., la empresa matriz de Google, que recordemos fue obligada, por posición dominante en el mercado, a fraccionarse en tres empresas diferentes.

Esos dos proyectos legislativos van a evitar, en caso de ser aprobados, impedir que Amazon y Google utilicen su posición dominante en el mercado, para crear nuevos negocios digitales que en poco tiempo ultiman a la competencia.

Plata o plomo

Otra de las prácticas que la nueva legislación pretende evitar es que estos grandes conglomerados tecnológicos puedan, y lo pueden hacer porque manejan cantidades de efectivo fabulosas, comprar a empresas de la competencia.

De este modo lo que se consigue es «laminar» a la competencia y convertir muchos sectores en un auténtico monopolio. Llegados a esa situación estas empresas, al dominar el mercado, pueden poner el precio que quieran a sus servicios.

Sin embargo, las grandes tecnológicas no van a dar su brazo a torcer, y sus cabilderos están trabajando duro para rebajar el contenido de las leyes antitrust que podrían aprobar las cámaras legislativas estadounidenses.

Aumentar la vigilancia

Al menos una de las leyes que se pretenden aprobar busca aumentar el presupuesto de los departamentos de la administración que versan sobre la vigilancia y la defensa de la competencia.

Colateralmente la futura ley también busca que las empresas, fundamentalmente las tecnológicas, deban pagar más impuestos a medida que crece su tamaño y aumenta el número de empresas que absorben.

El terreno de juego alemán

Otro de los países que quieren poner coto a los desmanes que cometen el consorcio GAFA es Alemania.

Las primeras investigaciones han puesto bajo la lupa de las autoridades alemanas han sido Facebook, Google y Apple.

La Bundeskartellamt, entidad gubernativa que se encarga de la defensa de la competencia en los mercados alemanes, ha abierto una investigación por actividades que vulneran la libre competencia.

En el caso de Apple, la investigación busca dilucidar si la empresa que dirige Tim Cook está limitando la competencia con respecto al software que se permite instalar en el sistema operativo iOS.

Contra la misma compañía también hay abierto un procedimiento sobre el tratamiento que Apple realiza de los datos de sus registrados alemanes en cualquier de sus plataformas, como iCloud o Apple Music.

En cuanto a la investigación que afecta a Google, tiene que ver con el uso que hace de la información de sus usuarios, en particular en lo que tiene que ver con si esos usuarios tienen un control real de sus datos.

También en la Comisión Europea

Es otro de los frentes que tiene abiertos el consorcio GAFA, y las principales investigaciones involucran a Apple, en lo que se refiere al uso de su sistema de compras y los porcentajes que cobra a sus afiliados.

En concreto, el expediente abierto el año pasado y que todavía no se ha resuelto investiga por obligar a sus usuarios a utilizar la tecnología de compra de su empresa, impidiendo el uso de las de la competencia.

Por otro lado, la CE también está investigando el porcentaje que tienen que pagar sus afiliados por estar en Apple Music y en App Store, que en algunos casos llegan al 30%, algo que se podría calificar de usura.

También Facebook está siendo investigada por la Comisión Europea, en su caso concreto por haber logrado una posición de poder económico que es difícil de doblegar, lo que le permite ejecutar prácticas monopolísticas en los mercados en los que opera.  

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Anthony Quintano / Otto Jula / Austin Community College / Judge Pera / Alper Çuğun / Wonker / EU2017EE

La gasolina en máximos

Producto de una demanda creciente de derivados del petróleo, una vez que parece que la pandemia de SARS-CoV-2 está quedando atrás, el precio de la gasolina y el gasoil en España no deja de crecer desde noviembre: ahora un depósito de gasolina cuesta 75 euros y el de gasoil 68 euros

El crudo y sus derivados marcan máximos históricos en España, con el mayor precio en siete años, donde un depósito de gasolina cuesta, de media, 75 euros y uno de gasoil escala hasta los 68.

La subida está siendo sostenida y lleva varias semanas en alza, llegando a unos precios que no se recordaban en 7 años, y hoy por hoy el precio de la gasolina se sitúa en 1,37 euros el litro y en 1,23 el del gasoil.

Una subida mantenida desde noviembre

Los consumidores ven, desde el pasado noviembre, como el litro de combustible, tanto la gasolina como el gasoil, suben de manera sostenida desde hace más meses de lo que les gustaría.

Hasta hoy el precio de la gasolina ha aumentado un 19% y un 21% el del gasoil, producto de la subida de precio del barril de Brent, el índice con el que se alinea en Europa el precio de los combustibles.

Este jueves, el precio del barril de petróleo que se ha colocado en 73 dólares, teniendo en cuenta que en noviembre la referencia de precio del barril de petróleo del mar del Norte estaba en cuarenta dólares norteamericanos.

Una subida artificial

Aunque la gran incógnita a despejar es si el barril de crudo seguirá subiendo, los aumentos de precio se deben únicamente al capricho de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, no ha una necesidad del mercado.

Ha sido la OPEP, limitando el número de barriles de petróleo que salen al mercado, la que ha recortado la producción y a una misma demanda el precio no ha hecho sino crecer.

Por todo ello, con un planeta saliendo de la recesión económica producida por la pandemia de SARS-CoV-2, lo que está trayendo un aumento de la demanda, no aumentar la oferta de petróleo y sus derivados, lleva a una escalada alcista de los precios.

Sin embargo, esta situación podría hacer que los productores americanos de crudo a partir del fracking vayan a inundar el mercado con sus productos, lo que indefectiblemente obligaría a la OPEP+ a «mover ficha».

Reequilibrar el mercado

Saliendo de la pandemia y con unas economías con «hambre» de crecimiento, el equilibro de los precios no volverá, a decir de los expertos, hasta 2022.

En ese año se espera que las necesidades mundiales de crudo escalen hasta los 3 millones de barriles diarios, y es esperable que ante ese movimiento del mercado la OPEP+ reaccione.

Es posible que, ante esa nueva demanda, la producción mundial de petróleo llegue a los cinco millones de barriles diarios, y ante más oferta, los precios vuelvan por sus fueros.

Pero hasta dentro de un año aproximadamente, seguiremos teniendo que lidiar con unos precios alcistas, y la economía española tendrá que seguir «rascándose el bolsillo» para pagar la minuta del combustible.

Algunos analistas intuyen que hasta que el mercado se autorregule es posible que veamos «picos» de hasta 100 dólares por barril de crudo.

Un negocio menguante

El mercado de los combustibles fósiles y derivados y del gas será menguante en los próximos años, debido a que cada día son más los países, muchos de ellos desarrollados, que se han puesto como meta tener emisiones 0 en pocos años.

La única manera de conseguir eso pasa por potenciar las energías verdes y renovables en detrimento del tradicional mix energético basado en combustibles fósiles y gas natural, que es la «receta» actual.

La inversión en infraestructuras petrolíferas es cada vez menor, básicamente porque las petroleras se dan cuenta de que su negocio tiene fecha de caducidad, algo que paradójicamente no hace sino subir el precio de sus productos.

Desde la Agencia Internacional de la Energía (AIE) se estima que si lo que se pretende lograr es emisiones 0 en el 2050 es necesario dejar de invertir en el negocio de los combustibles fósiles, carbón y gas natural.

Francia, el «espejo» en el que se mira Europa

Nuestro país vecino es un ejemplo para el resto de los países europeos, ya que es el principal productor de energía de la UE sin que eso le haya hecho renunciar a la «energía verde».

El país que gobierna Emmanuel Macron ha logrado que el 95% de su generación eléctrica se consiga con tecnologías de bajas emisiones.

Francia es, dentro de los países de la Unión Europea, el que más energía exporta, buena parte de ella a España, logrando por ello pingues beneficios que el año 2020 llegaron a los 3.000 millones de euros.

Francia lidera una serie de países, de los que forman parte también Bélgica, Suiza, Austria y los países nórdicos que demuestran en la práctica como se puede hacer compatible la generación eléctrica con un respeto escrupuloso a la naturaleza.

Una producción enorme con poca huella de carbono

En el caso de nuestro país vecino, la producción anual de electricidad es de 40 GW anuales, con una de las huellas de carbono más pequeñas de toda Europa: 40 gCO₂eq/kWh.

Para poner en perspectiva la huella de carbono francesa, por Kilovatio de energía producido, nuestro país tiene una huella de carbono de 217 gCO₂eq/kWh con una producción de GW que es la mitad de la francesa.

Por equiparla la huella de carbono francesa con la de un país que tiene casi la misma generación eléctrica, 40 GW anuales, podemos decir que Alemania contamina 284 gCO₂eq/kWh

Alemania, un caso especial

La enorme huella de carbono de Alemania con respecto a un productor de electricidad como Francia que genera un volumen similar de electricidad se debe a que parte de la generación eléctrica alemana proviene del carbón.

A pesar de ello, en Alemania el 50% de la generación eléctrica se produce a partir de fuentes renovables, pero el uso del carbón pende como una pesada losa.

Un país cercano al de Ángela Merkel, Polonia, es uno de los más «sucios» a la hora de generar electricidad, ya que la mayor parte de esa generación se basa en el carbón.

El país que gobierna el Partido Ley y Justicia de Jarosław Kaczyński tiene una huella de carbono de 700 gCO₂eq/kWh, siendo uno de los países más contaminantes de toda Europa.

Fuente – EL PAÍS / xataka

Imagen – Tennssee Valley Authority / Robert Geiger / Yi Fei / Roel Hemkes / GCP Grey / John Fielding / Thomas Kohler / Roman Ranniew

Cuando se perdió Cuba

Tendríamos de viajar en el tiempo a la pérdida de las colonias – primero Cuba y luego Filipinas – para encontrarnos con un Estado español con semejante nivel de deuda sobre el Producto Interior Bruto, que dinero contante y sonante supone 1,311 billones de euros

Desde que se perdió la Guerra de Cuba, el Estado no tenía un nivel de endeudamiento tan abultado, llegando a algo más del 117% del Producto Interior Bruto, lo que en euros contantes y sonantes supone 1,311 billones de euros.

La «tormenta perfecta» se ha desencadenado, y a la pandemia sanitaria le ha seguido una pandemia económica: a una economía desarbolada le ha seguido un importante aumento del gasto público.

Una deuda pública desbocada

Y las consecuencias económicas podían haber sido todavía peores, si no fuese por los ERTE y las prestaciones por desempleo, sin eso los ingresos de las familias hubiesen caído tanto como ha caído el PIB.

En solo un año la deuda pública ha aumentado en 122.000 millones de euros, el equivalente de lo que se gasta el Estado en pensiones en un año.

En ocasiones anteriores – rescate financiero, hundimiento del sector de la construcción – los aumentos de la deuda pública nunca habían tenido el cariz que está teniendo en estos momentos.

Nos encontramos en unos niveles de deuda pública desconocidos desde que regreso la democracia a España, producto de que el año pasado se hundiese la actividad un 11%.

En solo un año, la deuda en relación con el PIB ha «escalado» 21 puntos porcentuales, y tenemos que retroceder al año 1869 para encontrar un hundimiento de tal magnitud.

Desde la Revolución Gloriosa

En ese año España también vivía una «tormenta perfecta», con una crisis agraria, ferroviaria y bancaria producida como consecuencia de la Revolución Gloriosa.

Inclusive en una crisis de efectos devastadores, como la que se produjo en el año 2009, no hubo semejante incremento de la deuda, que se quedó en 14 puntos del PIB.

Tres años después, con el rescate financiero al que fue sometida España por parte de la Unión Europea, la deuda pública era de 16 puntos del PIB.

Deuda en relación con el PIB

Poner en relación la deuda con el PIB es uno de los mejores índices para saber la capacidad de pagar las deudas que tiene un país.

La última vez que el endeudamiento de las instituciones superó el 117% del PIB fue en el año 1902, después de la pérdida de Cuba, cuando España fue obligada por el tratado de paz con Estados Unidos a asumir la deuda pública cubana.

La buena noticia es que el Fondo Monetario Internacional considera que los bajos tipos de interés, que pueden ser mantenidos en el tiempo, van a permitir a España, si fuera necesario, endeudarse todavía más.

Los últimos años de emisión de deuda pública han sido beneficiosas para el Estado, dado que, con tipos de interés negativos, hasta ahora España cobraba por permitir que los inversores comprasen deuda española.

Sin embargo, el equilibro es precario, y cualquier turbulencia económica podría hacer que la deuda pública español se introdujese en un torbellino que llevase el interés de la deuda a unos niveles inaguantables.

Simplemente bastaría que el Banco Central Europeo no pudiese seguir comprando deuda española al nivel que lo está haciendo, para que la prima de riesgo, esto es, el interés que piden los inversores por financiarnos, llegase a cotas inaguantables.

No superar el 120% del PIB

En deuda se entiende, y para lograrlo el gobierno ha sido muy tímido en ayudas directas para hacer frente a la crisis económica que ha provocado la pandemia.

El coste de los ERTE y prestaciones a autónomos solo ha costado 40.000 millones de euros, no habido por el momento más ayudas directas.

Sin embargo, y antes de esta «tormenta perfecta», España ya tenía un problema con las cuentas públicas, inclusive después de más de un lustro de crecimiento ininterrumpido, el déficit público superaba el 3%.

Es una constante en la historia económica de España la gran dificultad que han tenido gobiernos, desde los conservadores a los progresistas, con lograr superávits presupuestarios.

Lejos queda la dictadura de Franco donde algunos ministros de economía, como Fernández Villaverde, lograban «cuadrar» las cuentas y lograr esos superávits presupuestarios.

No más de cuatro vías

En nuestro país solo ha habido cuatro vías, y ninguna más, para lograr reducir la deuda con respecto al PIB.

El primero de ellos ha sido a base planes de convergencia con Europa y privatizaciones, método que utilizaron tantos los gobiernos de Felipe González como los de José María Aznar.

Actualmente modificar la fisonomía financiera del Estado es imposible sin reformas de calado, y queda muy poco que el Estado pueda privatizar.

La segunda «maña» pasa por aumentar la deuda privada, que automáticamente produce un aumento del PIB, y disminuye el peso de la deuda, algo imposible porque la deuda privada es ya enorme.

Como tercera vía se puede recurrir a poner a funcionar la «máquina de los billetes» lo que automáticamente hace aumentar la inflación, y está no está en manos españolas, sino en las políticas económicas del Banco Central Europeo.

La última consiste en reestructurar la deuda que se tiene con los acreedores, lo cual no suele ser una buena política porque estos van a pedir un mayor interés para volver a prestar dinero al Estado.

Alemania oteando el horizonte

El «gendarme de Europa», con permiso de la Francia de Emmanuel Macron, tiene una doctrina económica que pasa por exigir a los países del sur de Europa una consolidación fiscal y una devaluación interna.

De lo que se trata es de recuperar competitividad a escala planetaria para poder hacer la economía de los países de la zona euro, en este caso España, lo suficientemente competitiva como para ir pagando poco a poco las deudas.

Para ello, y para otras cosas, España, gracias a la solidaridad europea, cuenta con 140.000 millones de euros y la mitad de ese dinero son subsidios a fondo perdido, mientras que la otra mitad son prestamos que hay que devolver.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Jonathan Cutrer / Rubén Vique / Blondinrikard Fröberg / Zaqarbal / Jeremy Segrott / Chris Hohare / Jim Woodward

Buscarse la vida

Es lo que está teniendo que hacer Telefónica ante el hundimiento de los beneficios en el sector de las telecomunicaciones: joint venture  con Prosegur, créditos al consumo con Movistar Money, seguros de salud por medio de Movistar Salud y hasta paneles solares.

Es a lo que se están viendo obligadas Telefónica y otras empresas de telecomunicaciones que ven como su negocio principal, precisamente las telecomunicaciones avanzan con un menor crecimiento.

En el caso de la multinacional que preside Álvarez – Pallete, se está reinventando, ofreciendo a sus clientes alarmas para sus domicilios e incluso paneles solares, todo vale con tal de seguir «engordando» la cuenta de resultados.

Incursionar en nuevos negocios es obligado dado que en el mercado de las telecomunicaciones se vive una guerra despiadada de precios y las utilidades cada día son menores.

Algo que se venía venir

Un reciente informe de Mody’s muestra bien a las claras que los ingresos en el sector de las telecomunicaciones avanzan a un ritmo muy lento, sobre todo si nos fijamos en España.

Debido a ello, Telefónica, pero no solo, se apresta a incursionar en otros sectores en los cuales pueda lograr hacer un negocio que en el mercado de las telecomunicaciones cada día que pasa es más complicado.

Su más grande adquisición de esta última temporada se cifra en haber comprado el 50% de Prosegur Alarmas, aunque también ha ultimado un acuerdo con CaixaBank para comercializar créditos al consumo.

La última incursión del que fuera el operador monopolístico en telecomunicaciones en el mercado español ha sido el sanitario, habiendo llegado a un acuerdo con Teladoc Health, un seguro sanitario privado estadounidense.

Pero también conectividad

Es otra de las vías de negocio que está explorando Telefónica, dado que su saber hacer está indudablemente ligado, desde hace casi un siglo, al mercado de las telecomunicaciones.

La nueva línea de negocio tendría que ver con actividades que hacen necesaria una buena conectividad, de manera que se pueda aprovechar los nuevos desarrollos tecnológicos en los cuales es líder, como el despliegue de una línea de 5G.

Y esto se hace en un contexto, acrecentado por la pandemia, de debilidad macroeconómica y aumento de la competencia, que va a limitar el crecimiento de mercado de las telecomunicaciones español por lo menos en los próximos 18 meses.

Como ya hemos indicado, pero aquí nos extendemos en la explicación, la guerra de precios que se ha instalado en el mercado español de las telecomunicaciones amenaza los beneficios de las operadoras.

Por otro lado, ese mercado, producto de la saturación de las ofertas, comienza a dar claros signos de fatiga, y lo que hasta hace poco era un negocio quedaba pingües beneficios, ya no lo es.

Movistar Money

Fue el lanzamiento estrella del 2019 y se trata de un servicio de créditos al consumo que está desarrollando con CaixaBank, que se convierte en su socio en un mercado en que el novel.

Ahora, y a pesar de la pandemia, Movistar Money está en pleno proceso de expansión internacional, teniendo ya presencia en Alemania y en esta misma semana se ha «lanzado» el servicio en Brasil.

En lo que respecta a su operativa en España, ofrece préstamos de hasta 4.000 euros, y en el poco tiempo que lleva en el negocio de los créditos de consumo ha prestado 84 millones de euros en 30.000 créditos.

Orange también banca en España

Los movimientos que está realizando Telefónica, sobre todo los que tienen que ver con los créditos de consumo, son calcados a los que ha realizado la «teleco» francesa Orange, que comenzó hace años con sus negocios bancarios en su país.

Hace dos años la operadora de telecomunicaciones oriunda del país que preside Emmanuel Macron decidió empezar a operar con su banco en España.

En su «desembarco» Orange ofrecía a sus clientes de telefonía una cuenta corriente, una cuenta de ahorro y una tarjeta de debido, con la cual ha captado 35 millones de euros y ha logrado una cartera de 20.000 clientes.

Joint venture con Prosegur

Es un negocio con el comenzó a mediados del 2019 y a pesar de que adquirió la mitad del negocio de alarmas de la empresa que preside Helena Revoredo, la «batuta» la sigue llevando la empresa de seguridad.

La forma que tuvo de adquirir la mitad del negocio de alarmas de Prosegur, por un montante de 305 millones de euros, fue mediante un canje de acciones, por lo que Telefónica no tuvo que desembolsar ni un euro.

La realidad es que Prosegur y Telefónica se complementan, ya que la empresa de seguridad tiene un saber hacer que lleva acumulando desde su fundación en el año 1976 y la compañía de telecomunicaciones puede aportar su «músculo tecnológico».

También en sanidad

Es el último terreno, y seguramente no será el último, en el cual se interna Telefónica, y no es otro que el de la sanidad, en el que se interna Telefónica.

Pero la fisonomía empresarial no es la de una empresa conjunta, sino que se ha aliado con el seguro médico privado norteamericano Teladoc Health, y para que sus clientes accedan a sus servicios por medio de Movistar Salud.

Se trata de un servicio de atención primaria que se desarrolla mediante videollamadas, un servicio que tiene, actualmente, un precio de 11 euros al mes.

A pesar de ello, Telefónica cumple aquí, como en el resto de sus negocios diversificados, el papel de partner tecnológico, ya sea en los campos de la seguridad, la banca o la salud, como es este caso.

También se atreve con el sector energético

Aunque por el momento solo se trata de una prueba, ahora de lo que se trata es de incursionar en sector de los paneles solares para el autoconsumo doméstico, desarrollando esa función por medio de Movistar Paneles Solares.

Todo este proceso de diversificación se produce en un contexto en el cual su cotización en bolsa es la menor en un cuarto de siglo, y con su tradicional sector de negocio que «hace aguas» por todos lados.

Fuente – eldiario

Imagen – Campus Party México / Etxaburu / Rayshongo / Images of Money / Oatsy / Nacho / Nanavati Hospital / Elliott Brown

Economías endeudas

Producto de la crisis económica producto del SARS-CoV-2, la deuda pública y como consecuencia el déficit público de decenas de países, también de los que forman parte del club comunitario, han batido récords históricos, con una España que se irá al 123% del PIB

Uno de los daños colaterales de la crisis provocada por el SARS-CoV-2 es que las grandes economías del Globo se están teniendo que endeudar a niveles nunca vistos desde que comenzó el siglo.

Ya son tres decenas de países cuya deuda pública está por encima del 100%, entre ellos España, donde todos los analistas económicos opinan que este 2020 llegará al 123% de su PIB.

Lo estrictamente necesario

En el caso de España, endeudarse está siendo necesario para la necesidad de financiar una serie de políticas, también económicas, que están consiguiendo evitar que el país se hunda en el marasmo.

Nos referimos a la financiación de los ERTE, los subsidios a fondo perdido, el gasto sanitario producto de la pandemia y también las inyecciones de liquidez a empresas que han impedido que entrasen en quiebra.

A pesar de las políticas monetarias, producto del covid-19, que están llevando a cabo la mayoría de las economías avanzadas, esto es, gastar lo que no se tiene, un futuro default de algunos de esos países parece un espejismo lejano.

Y ello porque, en el caso de la Unión Europea, el BCE ha «congelado» los intereses de la deuda, por lo cual los gobiernos de los 27 pueden seguir ejerciendo de manirrotos llegado el caso.

La mayoría por encima del 100%

Son los «primeros espadas» de la economía mundial los que más deuda están contrayendo, y claro, todo eso a base de bonos que están inundando los mercados.

Son ya muchos países, como Estados Unidos, que tienen ya su deuda pública por encima del 100%, y en caso de Japón, por encima del 200%.

Las previsiones para el país que gobernase hasta hace poco Shinzō Abe es que su deuda pública sume este año 30 puntos más, llegando al 266% del PIB.

En La Meca de la economía de mercado, nos referimos a Estados Unidos, se prevé que termine el 2020 con una deuda pública del 131% de su PIB, y España no le va a la zaga, elevándose en este 2020 hasta los 123 puntos porcentuales.

Copas y mujeres

Nuevamente van a ser los países del sur de Europa, a los cuales el premier holandés Jeroen Dijsselbloem acusó de gastarse el dinero europeo en copas y mujeres, los que peor desempeño económico van a tener en esta crisis.

En el caso de España, con unas previsiones de deuda pública del 123% del PIB para este año, tiene uno de los niveles de endeudamiento público desconocidos desde 1902, pero Grecia, Portugal e Italia no le van a la zaga.

En el caso de Grecia su deuda pública «escalará» hasta el 125%, habiendo solo dos países en el mundo – Japón y Sudán – que superan dicha cantidad.

Mientras tanto Italia terminará el año con deuda por el 161% de su PIB y Portugal nos superará en 8 puntos porcentuales.

El endeudamiento de los países europeos ha hecho trizas el pacto de estabilidad europeo, que autorizaba, eso era antes de la crisis sanitaria y económica del SARS-CoV-2, un magro endeudamiento público no superior al 60% del PIB.

La receta del Fondo Monetario Internacional

A pesar de que el FMI tiene una bien merecida fama de ser de la «cofradía del puño», con la presente crisis, y para conjugar la debacle económica ha recomendado a todos los gobiernos nacionales que gasten con si no hubiera un mañana.

En cuanto a la recuperación de las economías del sur de Europa, la institución que preside Kristalina Gueorguieva prevé que Grecia, en el 2023, y Portugal, en el 2025, serán los primeros en reponerse.

En el caso de los países que presiden Giuseppe Conte y Pedro Sánchez tardarán más en volver a la senda del crecimiento económico.

En el caso de los PIGS, se ha producido una auténtica «tormenta perfecta» que ha hundido sus economías, con un cóctel formado por confinamientos estrictos, aumento del gasto, caída de la tributación y retracción del consumo.

Déficit público: España a la cabeza

España estará, en ese aspecto, y siempre según el FMI, en el «furgón de cola» de los 27 miembros de club europeo.

Además, será al que más le costará salir de la crisis económica producida por el SARS-CoV-2, con un déficit público que se acercará al 14%, formando parte de un «selecto grupo» encabezado por Libia (102% de su PIB).

Sin embargo, otras economías hasta ahora más pujantes van a estar en situación peor que la española, al menos hasta el 2025: Canadá, Estados Unidos, Brasil, Japón y el Reino Unido.

El milagro alemán

Alemania, que en la pasada crisis del 2008 se convirtió en uno de los campeones de lo que desde diversas tribunas económicas no se dudó en calificar como austericidio, ha cambiado el paso.

Ahora, el país que gobierna Ángela Merkel, con la fe del converso, se ha lanzado a un ambicioso plan de estímulos hacia sus empresas, copando el 52% de las ayudas que para ese fin va a librar la Unión Europea.

En el caso del déficit público Berlín ha estimado que finalizará el año con un 8%, algo que se puede permitir dado que el endeudamiento de la «locomotora europea» sólo es del 52%, con previsiones de reducirlo en los años sucesivos.

Las previsiones de Bundesbank son que para el 2025, la deuda pública teutona será solo del 59%, con unas expectativas de volverá al superávit fiscal allá por el 2022.

En que respecta a la caída del PIB para este 2020, será del 6%, a años luz de otras economías, como la española, que tiene una previsión de superar el 12%.

De cualquiera de las maneras, y el que no se consuela es porque no quiere, la Unión Europea en general y España en particular ya han vivido otras crisis, bien es cierto que no de la magnitud de la actual, y gracias a su resiliencia, las han podido superar.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – European Parliament / G20 Argentina / Oyvind Solstad / EU2017EE / Javier Ignacio Acuña Ditzel / Enrique Ballarin / Marco Verch

La economía española caerá más

El FMI ha empeorado las previsiones sobre la economía española, estimando que el PIB caerá este año hasta un 12,8%, debido entre otros factores al confinamiento y una economía centrada en el sector servicios, y con una deuda pública que llegará al 124%, y que no se recuperará a niveles aceptables hasta 2050

El Fondo Monetario Internacional prevé que el batacazo que se va a dar la economía española va a ser todavía mayor que el que se preveía: ahora parece que el PIB retrocederá un 12,8% en el 2020.

Casi parece mentira que, en solo unos pocos meses, además de haberse desatado, por el virus covid-19, una pandemia tan grave que sus antecedentes más remotos hay que buscarlos en la «gripe española» de los años 1918 – 1920, haya provocado un desbarajuste económico a escala planetaria.

Las estimaciones de la organización que preside Kristalina Gueorguieva estima que el PIB español se deprimirá a unos niveles que no se conocían desde la guerra civil Española, muy superiores al provocado por la crisis financiera del 2008.

Eso supondrá, poniéndolo en euros, que España se «dejará» por el camino 160.000 millones de euros, con lo que las arcas públicas, vía impositiva, dejará de percibir un buen «pellizco» que se podría invertir en el Plan de Reconstrucción.

Solo parangonable a Italia

Las previsiones del hundimiento del Producto Interior Bruto para el país que gobierna Giuseppe Conte serán, también, del orden del 12,8%, un hundimiento sin precedentes en una economía, como la italiana, que avanzaba a «uña de caballo».

Las previsiones para el país que gobernase Benito Mussolini son que este 2020 pierda del orden de 180.000 millones de euros producto del desbarajuste económico provocado por la pandemia del covid-19.

De ellos, la «parte del león» provendrá de los 110.000 millones de pérdidas que arrostrará el sector turístico, que va a ser el más castigado con las restricciones impuestas – uso obligatorio de mascarillas, distancia social – producto de la crisis sanitaria.

Como las desgracias nunca vienen solas, el déficit escalará hasta el 10,4% del PIB, y la deuda pública alcanzará el 110% del Producto Interior Bruto, y todo ello no va sino a acrecentar el déficit estructural que tradicionalmente ya sufre Italia.

Decadencia económica a corto plazo en Europa

En el resto de los países europeos de nuestro entorno, el golpe a sus economías también va a ser brutal, de manera que ninguna de las grandes economías europeas va a poder esquivar la crisis económica que se avecina, y que ya está presente.

En el caso de Alemania, la bien llamada, por su volumen y pujanza, «locomotora económica» europea, la contracción de su PIB será del 7,8%, mientras que fuera del continente, la merma del Producto Interior Bruto de Reino Unido será del 10,2%.

Pero quien verdaderamente tiene unas previsiones económicas nefastas es el país que gobierna Emmanuelle Macron, que de unas previsiones de caída del PIB del 7,2% ha pasado a un 12,5%.

Una recuperación económica vigorosa en el 2021

Pero como toda moneda tiene cara y envés, a pesar de que los augurios económicos para Europa son terroríficos, pero el envés de dicho euro es que en el 2021 las previsiones son que todas las economías de la zona euro crecerán de una manera vigorosa.

Inclusive el crecimiento será superior al inicialmente previsto, de manera que en lo que respecta a la economía patria, crecerá un 6,3% el año que viene, aunque las previsiones iniciales eran de solo un 4,3%.

El «rebote» de la economía española será de la misma intensidad del que desarrollarán las economías del Reino Unido y de Alemania, y la campeona será Francia, que espera en el 2021 un crecimiento de su economía del 7,3%.

Factores que acentúan la caída

Los elementos que hacen pensar al FMI que el hundimiento de la economía española será del 12,8% este año son multifactoriales, y entre ellos se encuentran aspectos derivados del confinamiento y otros propios de la idiosincrasia de la economía española.

En lo que tiene que ver estrictamente con el confinamiento, el que hemos sufrido en España ha sido más largo y en el aspecto productivo de mayor intensidad ya que durante el «cerrojazo» solo estuvieron en funcionamiento sectores productivos esenciales.

Otro de los factores que ha favorecido el «batacazo» ha sido que el 95% del sector productivo español está formado por Pequeñas y Medianas Empresas, lo que se conoce con el acrónimo de PYME, lo que supone que tienen un menor «músculo» financiero.

Por otro lado, el porcentaje del PIB que proviene del sector turístico, uno de los más castigados con la recesión producto del covid-19, es muy importante, llegando al 12%, y es poco probable que el sector se recupere lo suficiente en lo que queda de temporada.

Un abril desastroso

Pero las cifras son más apabullantes si las estimamos mensualmente, ya que solo en el mes de abril el Producto Interior Bruto cayo en España, en solo dos semanas, un 34%, mientras que en la eurozona la caída fue «solo» del 21%.

Analizando por sectores, el sector servicios, muy mayoritario en nuestro país, sufrió una caída del 50% en el mes citado, y si se analizan solo tres de sus subsectores – comercio, transporte y hostelería – la depresión fue del 71%.

El gobierno admite las negras previsiones

Ha sido el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el que ha admitido que el futuro económico de España, al menos para este año, es sombrío, admitiendo como válida la actualización del FMI.

Pero que la institución que preside Kristalina Gueorguieva no es la única que ha empeorado el desempeño económico de España para este año, ya que entre las casas de análisis y las agencias de calificación la evaluación es similar.

Habida cuenta de esos fenómenos también preocupa que la deuda pública de nuestro país vaya a escalar hasta el 124%, ya que para encontrar semejante magnitud habría que echar la mirada atrás hasta la pérdida de las colonias de Cuba y Filipinas.

Abundando en el desastre la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, AIReF en siglas, indica que para recuperar los niveles de deuda pública de antes de la crisis del covid-19 serán necesarias décadas.

El organismo que preside Cristina Herrero estima que será necesario esperar hasta el 2050 para que la deuda pública se reduzca al 60% del PIB, que es la magnitud que ha establecido la Unión Europea en su Pacto de Estabilidad.

Fuente – EL PAÍS / el diario / Fondo Monetario Internacional en Wikipedia / Kristalina Gueorguieva en Wikipedia / Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal en Wikipedia

Imagen – zoetnet / European Parliament / eflon / Cristina Valencia / Alan Light / Nana B. Agyei / La Moncloa – Gobierno de España

A punto de los 7.000

El selectivo IBEX 35 se espabila, superando, en 200 puntos, la «barrera psicológica» de los 6.800 puntos, sobre todo en lo que tiene que ver con las participadas del sector turismo, mientras que las bolsas europeas se recuperan en un entorno económico global de mejora de la economía

Producto del «arreón» que han dado muchas de las participadas del IBEX, el selectivo español ha subido un 2%, lo que le ha hecho estar rozando los 7.000 puntos, animado porque en Wall Street era fiesta, ya que se celebra en Estados Unidos el Memorial Day.

Superar la barrera psicológica de los 6.800 puntos ha sido posible debido a que el índice se ha visto impulsado porque la farmacéutica Novavax tendría muy avanzada una vacuna contra el covid-19.

Con la sesión de ayer, son ya cinco en las cuales el parqué español encadena cinco jornadas de subidas consecutivas.

Todos los parqués europeos suben

Y ello impulsado por la mejora en la confianza de los consumidores alemanes y los índices de confianza empresarial de la «locomotora» alemana, lo que ha permitido una consolidación de la subida de las bolsas de valores en todo el continente.

Esta mejora de los datos económicos se produce en un contexto de enorme volatilidad producto de la crisis sanitaria, que también lo está siendo económica, provocada por el covid-19.
Las economías europeas luchan por volver a la normalidad después del desbarajuste que ha supuesto el coronavirus, a pesar de que no sería muy aventurado apuntar que el próximo invierno se podría producir un nuevo brote de la enfermedad gestada en Wuhan.

El turismo lidera el alza

Son las empresas turísticas participadas las que lideran las subidas, con una Meliá que ayer subió un 26%, y que hoy ha vuelto a sumar un 12%, mientras que IAG, el consorcio aeronáutico en el que se encuentra englobada Iberia sube un 5,7%.

Pero la subida más significativa ha tenido que ver con el portal de reserva de viajes eDreams, que se ha «disparado» un 30%, y ha logrado situarse como el máximo valor de las participadas del IBEX 35.

Pero no solo el sector recreativo logra cuantiosos incrementos en el valor del título, sino que también constructoras como ACS logran incrementos en su valor que llegan al 8%, así como varias entidades financieras que encarecen su acción, como Sabadell y Bankia que suben un 5%.

Otro de los «pesos pesados» del sector financiero, como CaixaBank suma un 4% y Bankinter avanza un 3,6% y el banco que lidera Patricia Botín se valoriza un 3,3%.

A pesar de ello también hay valores que se dejan enteros, como es el caso de Telefónica, que se «deja» un 3%, después de que Barclays dejase de recomenzar la compra de títulos de la empresa que preside César Alierta.

Wall Street impulsa las subidas

Tras el cierre preceptivo por el Memorial Day – la traducción más aproximada sería Día de los Caídos – la bolsa de Nueva York ha visto como se producía una subida generalizada de las participadas.

La subida ha sido de algo más del 2% en los principales índices, como el Dow Jones, el Standard & Poor’s y el tecnológico Nasdaq. Ha sido en el índice industrial Dow Jones donde se ha producido la principal subida impulsando la cotización en bolsa de la farmacéutica Novavax.

Dicha biotecnológica parece que está desarrollando de una manera exitosa una posible vacuna que haga frente al covid-19, estando en fase de ensayos clínicos que parece que están dando resultados.

Las buenas noticias en el país que gobierna Donald Trump también se extienden a la mejora de la confianza del consumidor, escalando hasta los 86,6 puntos, lo que supone un incremento de nueve décimas con respecto a los datos de la oleada del pasado marzo.

En lo que respecta a la venta de viviendas en el coloso norteamericano, las 623.000 viviendas vendidas han dejado cortas las estimaciones, que hablaban de 480.000.

Un presente borrascoso, pero un futuro esplendoroso

Los mercados financieros ya tienen asumido que los resultados del primer y segundo trimestre del año serán malos, pero las prospecciones económicas para el resto del año apuntan a una recuperación.

Empresas de análisis económico, caso de Link Securities o Renta 4 indican que las ayudas de estado de Francia y Alemania a todos los sectores productivos podrían revertir la tendencia hacia un catabolismo económico.

Además, los inversores esperan el anuncio de la Unión Europea sobre las características que tendrá el Fondo de Reconstrucción, a pesar de que son muchos los actores políticos, sobre todo gobiernos del norte de Europa, que llaman a poner coto a su cuantía.

El euro se aprecia frente a otras monedas

El pasado martes se ha confirmado que se ha apreciado un 0,2% con respecto al dólar norteamericano, hasta llegar a los 1,09 dólares norteamericanos por cada unidad de la moneda europea.

Mientras tanto, la rentabilidad del bono español a 10 años no remonta, estando en el 0,685% en el día de ayer, mientras que la prima de riesgo se encuentra situada en los 116 puntos básicos.

La rentabilidad de la deuda pública de los países de nuestro entorno tampoco es que esté para «echar cohetes», con una rentabilidad, también de la deuda pública que vence en una década, con una prima de riesgo situada en los 203 puntos básicos.

El petróleo repunta

Mientras tanto, las materias primas también mejoran su cotización, en el caso del petróleo, el barril de Brent suma un 2% hasta llegar a los 36,23 dólares, mientras que el barril de referencia norteamericano, West Texas se aprecia un 3,5%, llegando a los 34,4 dólares por barril.

A pesar de que el mercado de futuros estaba «de capa caída» hasta abril, parece que las previsiones son halagüeñas, ya que se prevé que la cotización de crudo llegue a máximos en mes y medio.

Desde el gobierno norteamericano, el regulador estadounidense ha informado a los actores de dicho mercado energético que extremen el celo y provisionen para evitar un escenario en el que el precio del crudo podría volver a mínimos negativos.

Fuente – Cinco Días / Expansión

Imagen – Investments Zen / Iberia Airlines / / South Bend Voice / hillman / texaus1 / Christina und Hagen Graf / non-ecludian photography

El turismo «tira» del IBEX

El selectivo vuelve a superar la «barrera psicológica» de los 3600 puntos, en buena parte producto del buen desempeño de las participadas del sector turístico, ya que el anuncio de que los turistas internacionales volverán a España, ha animado el parqué

Por cuarta jornada consecutiva se acumulan las subidas en las cotizadas del IBEX 35, con una subida en la última jornada de un 2,38% de las manos de las empresas turísticas, que han sufrido un repunte al saberse que en julio habrá turistas extranjeros en España.

Inclusive se ha logrado superar la «barrera psicológica» de los 6.800 puntos, rubricando su mejor jornada desde el seis de abril, y los inversores se han centrado en la bolsa española dado que la londinense y Wall Street han estado cerrados por festivo.

La bolsa española fue impulsada por saberse que en determinadas regiones la desescalada se acelerará, logrando superar de ese modo la «barrera psicológica» de los 6.800 puntos, con una subida del 2,38%, la mayor subida desde el 28 de abril.

El turismo como salvavidas

Fueron las cotizadas que con mayor fuerza subieron en la sesión bursátil de ayer, un sector que genera el 13% del Producto Interior Bruto, y que había sido tocada, que no hundida, producto del «cerrojazo» impuesto por el gobierno.

El pistoletazo de salida para la subida significativa de las cotizadas del sector turístico fue el anuncio de Pedro Sánchez de que a partir del 1 de julio se abriría el país al turismo extranjero lo que permitió que líneas aéreas y empresas hoteleras aumentasen su cotización.

Inclusive cabe la posibilidad de que finalmente se logre «salvar» la temporada turística a pesar de que el «cerrojazo» ha hecho que se perdieran cientos de reservas hoteleras ya comprometidas y que muchos turistas extranjeros dejasen de reservar en nuestro país.

Meliá a la cabeza

Fue el valor que mayor alza tuvo, logrando una subida del 26,85%, siguiendo a la zaga IAG sufrió un alza del 13,3%, de la que recordemos forma parte Iberia, y que a decir de muchos analistas financieros será uno de los valores que más crezcan.

Entre los factores que van a hacer que esta blue chip «tire» del IBEX 35 se encuentran factores como el descenso de precio del combustible, la absorción de Air Europa y que el BREXIT, aunque muchos no lo creyeran, va a permitir la recuperación de los viajeros británicos.

Otras de las participadas que están viendo como sube su cotización en bolsa son AENA y AMADEUS, y en el caso de NH su subida supuso un 27,04% y el tour operador eDreams sumó un 20,85%.

Pero no solo las cotizas turísticas han sufrido importantes mejoras, sino que también grandes empresas, como ACS o Ferrovial también han encadenado beneficios, en el caso de la compañía que preside Florentino Pérez, la subida fue del 6,61%, mientras que ACS ganó un 5,84%.

Sin embargo, algunos valores bursátiles de banca, como excepción, sufrieron pequeñas pérdidas, como es el caso de Bankia que se dejó un 0,18%, Bankinter que perdió un 0,08%.

Tónica generalizada en las bolsas europeas

Las alzas fueron generalizadas en todas las bolsas europeas, en donde se encadenaron unas ganancias del 2%, y en Alemania, aunque ya existen datos que informan que el país se encuentra en recesión técnica, su principal índice bursátil, el DAX, subió un 2,87%.

Otros índices europeos también encadenaron alzas, como es el caso del CAC francés, que subió un 2,15%, mientras que el MiB italiano sumó un 1,61%.

Recuperada la confianza de los inversores

Sobre todo, la de los inversores extranjeros, que ven en la desescalada una nueva oportunidad de lograr beneficios con la economía europea, ahora que arrecian las tensiones políticas y económicas entre Estados Unidos y China.

Las tensiones entre las dos grandes potencias son muchas: por un lado, la administración norteamericana ha acusado poco menos que a China de haber diseñado en un laboratorio el covid-19.

Por otro lado, la nueva ley de seguridad que prepara China para cercenar las libertades en la antigua colonia británica puede provocar una nueva escalada de tensión entre las dos superpotencias.

En lo que respecta a la deuda pública española, en el caso del bono a 10 años, cerró al 0,61%, mientras que el rendimiento del bono italiano a 10 años también bajó unas décimas, con unas primas de riesgo que se sitúan entre los 110 y los 207 puntos.

El PIB alemán lastrado por el covid-19

Las autoridades alemanas evalúan que producto de la crisis del covid-19, el Producto Interior Bruto alemán se ha dejado un 2,2%, afectando también a sus exportaciones, que cayeron un 3,1%.

Desde la oficina de estadística alemana, se trata del mayor retroceso económico desde la crisis financiera del 2008/2009, y la segunda gran hecatombe económica desde la unificación de la RFA y la RDA.

En lo que llevamos de crisis, el PIB alemán se ha desplomado un 6,3%, y un declive mayor solo fue conjugado por el buen comportamiento del sector de la construcción y el gasto que realizó el Estado Alemán.

Ya en el 2019, las exportaciones, una de las principales vías de lograr divisas que tiene Alemania, se habían visto lastradas producto del parón económico que se estaba produciendo a nivel planetario.

Por ello, el consumo interno se había convertido en el principal sostén de la economía alemana, pero en este 2020, entre enero y marzo, el consumo privado se había ido a pique en la antigua Prusia.

Otros indicadores que también descendieron tienen que ver con las inversiones en equipamiento, en especial en lo que tenía que ver con maquinaria y vehículos, sumándose así a la hecatombe económica alemana.

Alemania, nación industrial por excelencia, también tuvo que ver como la producción industrial descendió un 11,6%, con una caída del 1,2%, a pesar de que en enero y febrero dicha magnitud repuntó.

Fuente – Cinco Días / el diario

Imagen – whity / Alper Çuğun / Inés Hegedus – García / Raúl Hernández González / Café Credit / ideowl

Empacho de Bratwurst

Las alertas han saltado en la Unión Europea, después de que se haya sabido que las empresas alemanas acapararán más del 52% de las ayudas del Plan de Rescate que está organizando la UE, lo que podría dañar irremediablemente el mercado único y la competencia en Europa

Jugar con las cartas marcadas. Bruselas advierte que más de la mitad de las ayudas públicas que va a movilizar la UE para hacer frente a la hecatombe económica que ya se adivina en lontananza, tienen como objeto las empresas alemanas.

De hecho, es el país que gobierna Ángela Merkel el principal muñidor de plan de rescate que los 27 están ultimando para hacer frente a la devastación económica que se adivina en el horizonte producto del covid-19.

Y ese actuar se junta con la marejada que existen en la pugna entre los países del sur de Europa, liderados por Italia y España y los del norte, abanderados por Alemania y Holanda, reacios a un rescate financiero sin condiciones.

Más de dos billones, con b, de euros

La magnitud del rescate no tiene parangón en los anales de la Unión Europea, ya que los ministros de Hacienda de los 27 países miembros se aprestan a movilizar dos billones de euros para sanear la economía de los países que pertenecen al club europeo.

En muchas cancillerías europeas, sobre todo de los países del sur de Europa, han saltado las alarmas después de que se supiese que la mitad de esa ayuda va a recaer en empresas germanas.

Eso va en detrimento de otros países europeos, como es el caso de España y las implicaciones son de calado porque que el «peso» de las ayudas recaiga en Berlín, va en detrimento y puede distorsionar la competencia en el mercado interno europeo.

Finalmente, lo que está en solfa, con dicha parcialidad en las ayudas, es la capacidad de recuperación económica de la entidad supranacional, nos referimos a la Unión Europea, en su conjunto.

El pool de ayudas no solo lo son directas, ya que en el «cajón» entran tanto donaciones como préstamos y garantías para empresas que han sido castigadas por el «cerrojazo» producto de la crisis económica provocada por el covid-19.

Esto, nos referimos a la parcialidad de las ayudas, ha puesto en «pie de guerra» a la vicepresidenta de Competencia Margrethe Vestager, que ha emitido un comunicado que ha «levantado ronchas».

Claramente desigual

El reparto no es equitativo independientemente de la unidad de análisis que se invoque: mientras las ayudas a Alemania representan el 51%, las que se han concedido a Francia suponen el 17%.

Italia se lleva el 15,5%, Reino Unido el 4%, Bélgica el 3% y Polonia el 2,5%, mientras que el resto de los países del club comunitario se hacen con ayudas que suponen entre el 0,5% y el 1,4% del monto total.

La locomotora alemana

Nadie duda del poderío económico e industrial que presenta Alemania en le conjunto de la UE, y también de las trabas, que conjuntamente con Holanda, está poniendo a la implementación de un rescate económico que haga que la economía europea no naufrague producto de la crisis del covid-19.

Mientras tanto Alemania se ha embarcado en un fabuloso plan de ayudas públicas para reflotar a las empresas del país que durante más de una década gobernase Adolf Hitler.

Un plan que se puede permitir, estamos a un paso del capitalismo de estado, porque la UE ha relajado los criterios para poder dar esas ayudas, entre las que se encuentra la relajación de las normas del mercado único y de la competencia.

Lo que parece claro, en caso de que el reparto de los fondos sea desigual, es que la Europa postcovid-19 será mucho más desigual de lo que lo era antes de la pandemia, a no ser que los países del sur de Europa logren reconducir las directrices del plan de rescate.

Ayudas fabulosas

La magnitud económica de Alemania en le conjunto de la Unión Europea es enorme, ya que su Producto Interior Bruto supone un 25% del PIB de la economía de los 27 miembros, pero a pesar de ello se va a llevar el 52% de las ayudas.

Adidas, una de las empresas de material deportivo teutonas más señeras, ha recibido una inyección de capital que se cifra en 3.000 millones de euros, en forma de préstamo avalado por el gobierno alemán.

Otro de los «pesos pesados» del sector turístico alemana, la mayorista de viajes TUI, ha recibido otro aval de 1.800 millones de euros, y la aerolínea de bandera alemana, nos referimos a Lufthansa va a ser «rescatada» con 10.000 millones de euros.

Protesta española

Y con ello se une al clamor de los países del sur de Europa, que protestan por la respuesta asimétrica que se están dando en la UE en lo que respecta al plan de rescate, que como hemos explicado en este artículo tiene a Alemania como Golden boy.

El acento lo pone el gobierno español en que tal como están pergeñado el plan de ayudas, la salida de la crisis, en lo que respecta a los países de la Unión Europea, será desigual, además de dañar seriamente le mercado interior.

Y eso debido a que, si son las empresas alemanas las más beneficiadas del «maná» del plan de rescate, producirá un agravio comparativo que hará a las empresas teutonas más competitivas y a las del resto de los países europeos menos.

En lo que se refiere al mercado interior, lo deseable, para España y también para otros países del sur de Europa, caso de que se puedas equilibrar la filosofía del plan de rescate, es llegar a un escenario postcrisis con una mayor cohesión a todos los niveles.

El gobierno de Pedro Sánchez lo que pretende es lograr un robusto mercado interior y una mayor cohesión e integración económica, pero para ello hay que lograr que todas las empresas europeas puedan optar en equidad para lograr los avales y ayudas de la UE.

Fuente – el diario

Imagen – photo ehuristic / Jason Baker / Thomas Quine / German Saavadera Rojas / pxfuel / Roy Luck