Se atasca el pacto de rentas

El pacto de rentas, la solución que había pergeñado el gobierno para hacer frente a la difícil situación económica, parece que se atasca por la nula intención negociadora tanto de la patronal como de las centrales sindicales

Las reuniones preliminares para alcanzar un pacto de rentas entre los agentes sociales parecen que no evoluciona al ritmo que sería necesaria ante la preocupante situación económica que comienza a tener España.

Aunque se ha producido la primera reunión, no se ha agendado ninguna nueva cita que reúna a sindicatos, gobierno y patronales.

Estrategia de desgaste

Es la dinámica en la que parecen instalados los agentes sociales, que pretenden dilatar la negociación esperando que el rival ceda en sus posiciones en lo que es evidente que es una estrategia de desgaste.

El principal problema económico que aqueja al país es la inflación, y es por ello que, desde el gobierno se ha propuesto un pacto de rentas, de manera que se acuerde, como primera medida, un alza de precios consensuado.

Desde el gobierno se lanzó la idea de un pacto de rentas hace ya dos meses, y la falta de agilidad en las negociaciones amenaza en convertir en papel mojado una iniciativa que podría ser la solución a la inflación desbocada.

Unos sindicatos y patronal con objetivos claros

Las dos centrales sindicales mayoritarias, UGT y CCOO, pretende, antes de cualquier cosa, un acuerdo para el control de los precios.

Una vez lograda domeñar la tendencia alcista de precios sería el momento para renovar el acuerdo del empleo y la negociación colectiva (AENC).

La AENC es, por así decirlo, la llave maestra para posteriormente poder negociar los convenios sectoriales de cada sector de actividad económica.

Pero por el lado de la patronal también se pretenden conseguir objetivos con la negociación, como son, en el caso de CEOE y CEPYME, no controlar los precios, algo que desde las patronales consideran que debe de ser arbitrado por el mercado.

Como el Banco de España, la patronal considera que topar los precios provocaría entrar en un círculo vicioso en el cual la inflación y los salarios entrarían en una espiral alcista que sería muy difícil de controlar.

Mantener la capacidad adquisitiva

Es el mantra que repiten hasta la saciedad las centrales sindicales, para lo que considera que los sueldos tendrían que subir, en los próximos tres años, entre un 8 y un 9%.

Además, una vez superado el trienio se deberían revisar con respecto a la desviación que hayan tenido estos con respecto al Índice de Precios al Consumo (IPC).

Con estos planteamientos, los sindicatos incluso moderan sus expectativas, ya que hasta hace pocos meses lo que planteaban era correcciones de sueldos anuales de los sueldos en relación directa con la desviación del IPC.

Eso no hacía sino añadir un factor de estrés adicional sobre las empresas ya que serían estas las que deberían de arrostrar la elevación de los sueldos.

En cierto modo interpelan a la CEOE cuando no tiene problemas en que los propietarios incrementen el precio de los alquileres, pero no entienden, o no quieren entender, que los trabajadores también tienen derecho a mantener su capacidad de compra.

Alineación con los trabajadores

Es la postura que ha tomado el Ministerio de Trabajo que es consciente de que no pueden ser nuevamente los trabajadores los que tengan que pagar una vez más los efectos de la crisis económica que se cierne sobre el país.

Bien es cierto, que la solución más manida por muchos gobiernos ha sido, para crisis del jaez de la que estamos sufriendo, es la devaluación salarial, lo que a decir de Yolanda Díez ha sido una decisión errónea.

Sin embargo, para las centrales sindicales, el Ministerio de trabajo está demostrando poca beligerancia por lo cual ya han planteado movilizaciones, lo que puede augurar un verano caliente, y no solo por la canícula.

La postura de la patronal

Es la misma, pero de sentido contrario, por la que los sindicatos plantean las subidas salariales, y se considera que no se puede exponer a las empresas a un sobreesfuerzo para hacer frente a la crisis.

En lo que se refiere a las negociaciones, Antonio Garamendi, el máximo representante de la CEOE, anunció que no se volvería a sentar en la mesa de diálogo por lo menos hasta que hubiese pasado el 1 de mayo.

De cualquier modo, desde la CEOE se apuesta por el diálogo como mejor manera de solucionar la coyuntura económica, y se entiende perfectamente que los sindicatos tienen sus propios intereses que no coinciden con los de patronal.

Movilización sindical

Es la que se ha producido el pasado domingo como corresponde al 1 de mayo, donde se reivindica el Día del Trabajo, con una reivindicación clara de la AENC.

De lo que se trataría es de evitar por todos los medios la devaluación salarial, para lo que es necesario incluir la cláusula de revisión salarial en todos los convenios colectivos.

De ese modo los trabajadores pueden hacer frente mejor a la subida de precios generalizados que se están produciendo a lo largo de toda la geografía española.

Aunque paradójicamente las subidas de precios benefician a las empresas, eso no lo trasladan habitualmente a los sueldos de los empleados, es más, se suelen devaluar esos sueldos.

Un pacto de rentas en el aire

Con el gobierno actuando con un funambulista que no es capaz de mantener bien el equilibrio sobre el trapecio.

Para lograr un pacto de renta beneficioso para todas las partes el tiempo se agota a medida que la inflación va acogotando a los trabajadores.

Para lograr ese pacto de rentas los sindicatos tendrían que lograr «amarrar» la AENC, de manera que se puedan incluir las cláusulas de revisión salarial a lo convenios de la mayoría de las empresas.

Subida de tipos en EE. UU.

Se suele decir que cuando Estados Unidos se constipa el resto de mundo puede acabar con una pulmonía, por lo cual no está demás ver que se hacen en el país que gobierna Joe Biden para ver lo que puede suceder en España.

La FED norteamericana, equivalente al Banco de España, acaba de subir los tipos de interés para hacer frente a una inflación desbocada.

La subida de tipos de interés ha sido de un 0,5%, con lo cual los mismos quedan en el 1%, con la previsión de subirlos al 2% en el próximo mes de julio.

¿Será esa la tónica que siga el Banco de España para hacer frente a la inflación desbocada? El tiempo lo dirá.

Fuente – EL PAÍS / Economía en EL PAÍS

Imagen – La Moncloa – Gobierno de España / John Graham / Unión General de Trabajadores / Images Money / Matthias Ripp / Fundación Cajasol / UGT – Madrid / Raji PV / Simone Fontana

La CNMV lanza un ultimátum a Google y Facebook

La Comisión Nacional del Mercado de Valores ha lanzado un ultimátum a Google y Facebook para que se regulen a sí mismas para que no sigan anunciando en el buscador y en la red social auténticos chiringuitos financieros que prometen dinero fácil invirtiendo en criptomonedas, inversiones que muchas veces son una estafa

Y todo tiene que ver con la publicidad, muchas veces engañosa, en la cual se anuncian servicios financieros que cuando menos son chiringuitos, y a veces hasta estafas.

En un primer momento la CNMV ha pedido a los buscadores y redes sociales que se autorregulen.

De no hacerlo el organismo público que dirige Rodrigo Buenaventura pedirá al Gobierno una legislación que impida la publicidad de empresas «pirata».

Sobre todo, Google y Facebook

Más que una advertencia, lo de la CNMV es un ultimátum: o se acaba la publicidad de «chiringuitos» financieros o se arbitrará una ley que lo impida.

En los últimos tiempos la mayoría de la publicidad fraudulenta que se puede ver en el buscador y en la red social tiene que ver con criptodivisas, que se convierten en el «gancho» para otro tipo de estafas.

En la actualidad, y según la CNMV, aunque no se puede equiparar fraude y criptodivisa, la mayoría de los fraudes en la red tienen que ver con ese tipo de divisas cibernéticas, siendo el sector donde más ilegalidades se cometen.

Necesidad de acuerdo

La CNMV no quiere tener que acudir a medidas coercitivas, al menos por el momento, convencida de que la administración y los grandes actores del sector de internet tienen que llegar a algún tipo de acuerdo.

Sin embargo, la realidad es que las posiciones no están siquiera próximas, ya que Google y Facebook no quieren tocar su negocio publicitario, ya que se trata de la gallina de los huevos de oro para ellos.

La realidad que tiene constatada la CNMV es que es a raíz de la publicidad que se publicita en buscadores de internet y en redes sociales como Facebook, donde los estafadores encuentran a los incautos a los cuales estafan impunemente.

Pedagogía

Ante un sector que casi no está regulado, ni en España ni en la Unión Europea, la única labor que pueden desarrollar los reguladores de los diversos países europeos es denunciar a dominios donde se están produciendo las estafas.

Pero la realidad es que Google y Facebook hacen oídos sordos a las advertencias de las autoridades nacionales y europeas y siguen alojando publicidad de entidades o bien son abiertamente fraudulentas o no tiene autorización para la intermediación financiera.

La CMNV tiene como espejo a Reino Unido donde los gigantes de internet han conveniado con el gobierno de Boris Johnson rechazar realizar publicidad de entidades y empresas que hayan sido señaladas como fraudulentas por el ejecutivo de Downing Street.

El sector en España empieza a estar entre la espada y la pared: la CNMV advierte que de no llegar a un acuerdo el gobierno español será el que regule el sector con una legislación específica.

Unas criptomonedas que no son la panacea

El negocio de los criptoactivos es uno de los que más fraudes está produciendo en internet, con unas criptomonedas que muchos analistas financieros nunca calificarían como vehículos de inversión.

Uno de los talones de Aquiles de las criptomonedas es su escasa capacidad para crear valor en el largo plazo, aunque es cierto que pueden crear una gran cantidad de plusvalía en los periodos de alta volatilidad.

Además, el mercado de las criptomonedas se ha convertido en un sindiós, en donde pululan miles de criptomonedas diferentes, aunque bien es cierto que hay algunas que por su solidez se están convirtiendo en valor refugio.

En estos momentos se han contabilizado por la CNMV hasta 10.000 criptomonedas, ya que su creación es sumamente fácil, por lo que también son un mercado donde la estafa está a la vuelta de la esquina.

Todo tipo de avisos

Tanto la Comisión Nacional del Mercado de Valores como su par Europa, la ESMA, han realizado campañas advirtiendo por activa y pasiva de que se corren graves riesgos cuando se invierte en criptomonedas.

Sin embargo, eso ha provocado el efecto contrario: los avisos de la CNMV y la ESMA han lanzado a la inversión en criptoactivos a muchos inversores que creen que la CNMV y la ESMA lo único que pretenden es preservar el statu quo.

Algo que tal como subrayan desde la CNMV no es cierto ya que la entidad considera que cuanto menos intermediarios haya entre los inversores y las empresas será mejor para el «juego» financiero.

Sin embargo, por lo sí velan la CNMV y la ESMA es porque los canales de inversión, lo más directos posibles, tengan la suficiente fiabilidad como para evitar fraudes, que se producen a cientos todos los días.

Y por si fuera poco minar criptomonedas contamina

Es otro de los efectos no deseados de las criptomonedas, y es que el consumo energético para lograr un Bitcoin, o cualquier otra moneda digital, es de unas proporciones colosales.

Cualquier criptomoneda, empezado por el sacrosanto Bitcoin, tiene que ser «minada», esto es, se tienen que resolver computacionalmente una serie de algoritmos hasta que el «minero» logra la criptomoneda.

Dedicarse al minado de criptomonedas de manera industrial, que implica cientos o miles de ordenadores resolviendo algoritmos implica unos enormes gastos de energía.

Para evitar tal gasto energético, y la huella de carbono consiguiente, son muchos los que defienden, que, en el caso concreto del Bitcoin, lo mejor sería hacer más sencillos esos algoritmos.

De ese modo se lograría que el gasto energético fuese mucho menor, y la minería de Bitcoins sería mucho menos contaminante.

Para lograrlo algunas organizaciones ecologistas, caso de Greenpeace y Environmental Working Group, ha lanzado la campaña Code not Climate, que se podría traducir en español como “Cambia el código, no el clima”.

Según estas organizaciones ambientalistas, cambiando el código de los algoritmos que es necesario resolver para minar Bitcoins, se podría reducir en un 99% la contaminación que provoca el proceso.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Meta / Google Ads / Best Picko / rimse / Richard Patterson / Mariya Chorna / Victoria Catterson

El turismo se recupera en España, al menos en Semana Santa

A pesar de los nubarrones que se ciernen en el horizonte – enorme inflación y guerra de Ucrania – el sector turístico cifra en Semana Santa la senda de la recuperación de un sector que factura entre un 50% y un 60% menos de lo que lo hacía en 2019, año en el cual todavía no había estallado la pandemia de SARS-CoV-2

Y la primera cita la tiene con la Semana Santa, donde las reservas de alojamientos y de viajes han aumentado un 40% con respecto al ejercicio anterior.

Estos datos provienen de ACAVE, la patronal del sector que ve nubarrones producto de la guerra de Ucrania y la inflación galopante que estamos sufriendo con unas cotas que no se conocían desde los años ochenta del pasado siglo.

Debido a la delicada situación económica, en el sector también se plantean llevar a cabo subidas para que la inflación no se coma los beneficios que son como maná caído del cielo en estos momentos.

Sobre todo, las agencias de viajes

Son el nicho de mercado que pilota la recuperación del sector turístico, en unos tiempos en el cual existen cientos de posibilidades para gestionar los viajes sin intermediarios.

En lo que respecta a las reservas de Semana Santa están logrando recuperar la actividad, y el sector del Turismo piensa que en dichas fechas se va a iniciar la recuperación del sector.

En las previsiones de los principales actores del sector se barajaba – ahora tenemos una guerra encima y un alza de precios acompañada de inflación – que en el 2024 el PIB que genera el turismo se recuperaría.

Pero los datos que en estos momentos obran en poder de Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas muestran que las reservas de viajes para Semana Santa se han recuperado, en algunos casos, en un 50%.

Además, la clientela planifica los viajes con un mes de antelación, lo que permite que las agencias de viaje tengan más margen de maniobra en caso de que haya alguna incidencia con las reservas.

Invasión en Ucrania

Como en otros muchos sectores, la invasión de Ucrania perpetrada por Rusia ha afectado al sector, con una retracción del número de viajes contratados, además de ser el importe más bajo de lo que se esperaba.

Sin embargo, los españoles, a la hora de viajar, en muchos casos dejamos la contratación para el último momento, con lo cual sería posible incluso que en breve se reactivase la demanda.

En un reciente estudio demoscópico encargado por el propio sector, el 79% de los operadores de viaje informan que el estallido de la guerra en Ucrania ha provocado un mayor conservadurismo a la hora de contratar viajes.

A pesar de ello la patronal del sector espera que la guerra de Ucrania sea solo un pequeño bache y el problema no se cronifique.

La invasión de Ucrania ha quitado las ganas de viajar a mucho turista europeo que antes del conflicto bélico demostraba mucho apetito, atrasado por la pandemia, para conocer nuestro país.

Destinos turísticos

En lo que respecta al viajero nacional que quiere viajar en Semana Santa los destinos preferidos son Canarias, Cataluña, Valencia, Andalucía y Baleares.

Además, uno de los principales empujes en cuanto a la contratación se centra en el turismo rural, con regiones que casi han colgado el cartel de completo.

Por su parte, y también centrándonos en Semana Santa, la contratación de viajes desde el extranjero para visitar nuestro país ha aumentado entre un 40 y 50%, sobre todo entre turistas Francia, Reino Unido y el Benelux.

España se recupera pues como uno de los destinos turísticos preferidos entre los países europeos de nuestro entorno, un destino donde se puede realizar diferentes tipos de turismo, desde el de sol y playa hasta el gastronómico y cultural.

La inflación se desboca

En estos momentos la inflación bate récords históricos en nuestro país, con un 9,8%, magnitud que no se conocía desde mediados de los años 80 del pasado siglo.

Ese factor es uno de los que podrían lastrar la recuperación del sector y desde ACAVE se siente preocupados no vaya a ser que los buenos resultados de Semana Santa sean solo el canto del cisne.

Debido a esa inflación, los paquetes turísticos aumentarán de precio entre un diez y un doce por ciento, lo que puede redundar en un menor gasto de los turistas.

Además, el sector todavía no ha podido recuperar la actividad – y la facturación – del 2019, el año anterior a la pandemia, con una facturación que todavía está entre un 70% y 80% menor que antes de la pandemia.

Se estima que el 28% de la fuerza de trabajo del sector turístico se encuentra todavía en ERTE, algo sostenible porque el gobierno ha permitido al sector auxiliarse con el Mecanismo RED que beneficia a las agencias de viaje.

El Mecanismo RED es el que ha permitido la rápida gestión de los Expedientes de Regulación de Empleo Temporal que ha sido un auténtico salvavidas para el sector turístico y el de las agencias de viajes.  

Explorar nuevos mercados

En esa dinámica se entiende la campaña que TURESPAÑA está llevando a cabo en Estados Unidos, con la idea de promocionar el destino como sinónimo de calidad, seguridad y sostenibilidad.

El formato de la campaña es reunir a 56 turoperadores norteamericanos con 45 destinos turísticos españoles, con la vista puesto en que los norteamericanos diseñen paquetes turísticos que incluyan nuestro país.

Entre hoy y mañana y bajo ese «paraguas» se va a celebrar en Miami el Spain Summit 2022, en el que además del sector nacional y tour operadores norteamericanos, también estarán presentes las Consejerías de Turismo.

Con este acto se retoman los contactos entre los sectores de turismo de España y Estados Unidos, que habían quedado congelados, producto de la pandemia que afecto a los cinco continentes.

Estados Unidos siempre ha sido un oscuro objeto de deseo para el sector turístico español, tanto por el volumen de turistas que posee como por el elevado gasto que realizan los nacionales de aquel país cuándo viajan.

Fuente – EL PAÍS / HOSTELTUR

Imagen – Marco Verch / A. Davey / manhhai / Drone Pics / John Loo /

El alto precio de la energía obliga a cerrar empresas

El desbarajuste que en los precios de la energía está provocando la invasión de Ucrania por parte de Rusia, está provocando que las empresas electrointesivas se estén teniendo que reinventar para bajar la factura del gas y de la electricidad. Algunas de ellas ya están programando paros en la producción

Y es una realidad que no solo se ciñe al caso español, ya que entre nuestros socios europeos se sigue la misma tónica.

Y tal como anuncian prestigiosos analistas económicos, lo peor está por llegar, seguramente cuando Rusia, proveedor de petróleo y gas a Europa, responda a las sanciones económicas cerrando el grifo de la energía.

La guerra de Ucrania amenaza, de no ser resuelta en poco tiempo y conforme a los deseos de los occidentales, de llevarse por delante la recuperación económica, que una vez superada la pandemia de SARS-CoV2, se preveía.

Las electrointensivas las más afectadas

Son empresas, la mayoría de ellas industriales, que como su propio nombre indica hacen un uso intensivo de la electricidad, y que se encuentran, por lo general, en la mitad norte de nuestro país.

Desde la patronal ya se ha advertido que en caso de que no se pongan medidas, se avecina una cascada de cierres empresariales, lo cual provocaría, además de miles de desocupados, una afectación importante al PIB.

Desde la patronal de las electrointensivas, AEGE, muchas empresas se encuentran en la cuerda floja, teniendo que hacer juegos malabares para cumplir contratos y al mismo tiempo no incurrir en pérdidas.

Tal como se explica desde la Asociación de Empresas con gran Consumo de Energía, muchas empresas trabajan con contratos cerrados con sus clientes, lo que impide que aumenten la factura por sus servicios.

Al mismo tiempo, la electricidad y la luz no dejan de subir, por lo que más veces de lo que seria deseable, las empresas tienen incluso que incurrir en pérdidas para poder servir lo comprometido para sus clientes.

Afectación real

Desde AEGE se es consciente que la pelota está en el alero del gobierno de España y de la Unión Europea, que son las que tienen capacidad normativa para solucionar este problema que ya afecta a las empresas.

En el caso concreto de AEGE, esta asociación representa a 25 empresas con abultadas facturas de energía, empresas que tienen 74 factorías en las cuales trabajan 66.000 empleos, que podrían peligrar.

Entre las soluciones que aporta AEGE se encuentra la que los estados saquen de la ecuación a la hora de poner precio a la energía, el gasto imputable al gas, que desde comenzó la guerra de Ucrania no hace sino crecer.

En el caso de España, tendría que ser el consejo de ministros el que estaría facultado para sacar el precio del gas de la factura energética, esto es, lo que se cobra las empresas por megavatio.

Un drama en Castellón

Esa provincia es pujante en lo que se refiere a la industria de los materiales cerámicos y revestimientos de todo tipo para suelos, paredes y fachadas de todo tipo.

En Castellón se encuentran ubicados los mayores fabricantes de materiales cerámicos del Estado, que se están viendo profundamente afectados por la subida del precio de la energía que necesitan para fabricar.

La Asociación Nacional de Fabricantes de Fritas, Esmaltes y Colores Cerámicos (ANFFECC), coincide con AEGE en que tiene que ser el gobierno, al margen de otras medidas, el que tiene que tomar cartas en el asunto para rebajar la factura energética.

Desde la ANFFECC ya se habla incluso de paradas en la producción debido a que algunos de sus afiliados ya están incurriendo en pérdidas para poder hacer frente a lo comprometido con sus clientes.

Las medias que podrían rebajar la factura energética son de tipo financiero y fiscal, y para lograrlas es necesaria la concurrencia tanto del gobierno de España como de la Unión Europea, para lograr una rebaja en el precio de la energía.

Medidas alternativas

Y mientras tanto las empresas tienen que lidiar, haciendo a veces ejercicios de prestidigitación, para pode seguir fabricando ya que tienen cientos de contratos ya comprometidos.

Las soluciones que han columbrado son de diverso jaez: reducir la producción, en el caso de las metalúrgicas, reducir la producción solo a horas punta, como algunas siderúrgicas o inclusive desviar la producción a otros países.

Mientras tanto, en nuestro vecino al otro lado de los Pirineos, las empresas han logrado que los productores de energía, en este caso EDF, les ofrezca un plazo fijo de 42 euros el megavatio.

Energía más cara en España

Nuestros vecinos europeos, caso de Alemania, tiene el futuro a medio plazo solucionado, dado que el 80% de la energía que consume la industria alemana está negociado en el largo plazo y a un precio fijo.

Solo el 20% de la energía que consumen las empresas teutonas proviene del mercado libre, y en ese porcentaje sí están notando una subida, parece por el momento imparable, de los precios de la energía.

En España pasa exactamente lo contrario: de la factura energética para la gran empresa es en un 80% procedente del mercado libre, y solo un 20% proveniente de contratos a largo plazo y con precio regulado.

En caso del precio del megavatio en España, contemplando inclusive el mercado de futuros, es 346 euros, algo más alto que el que paga la empresa alemana, pero teniendo en cuenta que siendo el 80% de la energía proveniente del mercado libre, la factura comienza a abultarse.

Empresas que empiezan a parar

Los paros de producción comienzan a darse en algunas empresas y en determinados sectores, habiendo sido una de las primera afectadas Megasa.

Esta metalúrgica ha tenido que parar la producción en su factoría de Narón en A Coruña, donde produce acero, una parada que ha contado con el asenso del comité de empresa de la factoría.

Otras metalúrgicas han seguido esa estela, como la fábrica que la metalúrgica hindú Arcelor Mittal tiene ubicada en la localidad guipuzcoana de Olaberria, que solo producen en las horas valle.

Las paradas de producción se están extendiendo a todos los sectores que en España hacen un uso intensivo de electricidad, lo que se une también a la subida de los carburantes, que impacta en el precio del porte del producto a los clientes.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Frans Berkelaar / John Thescone / Thomas && Dianne Jones / Jeremy Noble / Ron Cogswell / Mike Mozart / David Wilson

Lluvia de millones

Ya han llegado los primeros 10.000 millones de euros procedentes de Europa, un desembolso que está subordinado a que el gobierno español establezca diversas reformas, entre ellas las que tienen que ver con el mercado laboral y con las pensiones.

A punto de terminar el año 2021, Europa da a España el primer cheque de las ayudas, por una cuantía de 10.000 millones de euros, aunque el dinero llegará ya entrado el 2022.

Lo que ha sucedido es que los 27 han dado «luz verde» a que Bruselas adjudique a España la primera de las partidas de los 140.000 millones de euros, la mitad a fondo perdido, que le han sido destinadas al gobierno de Pedro Sánchez.

En concreto ha sido el Comité Económico y Financiero de la UE, en donde se reúnen los ministros de Economía y Hacienda de los 27 el que ha dado su pláceme para que el dinero sea transferido a España.

Todo indica que a partir de enero

Todo indica que el dinero no llegará en este 2021, sino que habrá que esperar a enero del 2022 para que España pueda disponer de esa lluvia milmillonaria.

Lo que ya está adjudicado, aunque todavía no haya llegado el cheque, son los 24.200 millones de los que se compone ese fondo, que han sido adjudicados en un 78,6%, esto es, ya está comprometida la inversión de 19.000 millones de euros.

De hecho, ya están ejecutados 14.963 millones de euros y las comunidades autónomas ya han recibido 11.247 millones de euros para desarrollar unos planes que han sido autorizados por el gobierno de la nación.

Todo en un contrato

La autorización de Bruselas para librar los fondos aparece rubricada en un contrato en el cual se marcan hitos y objetivos y los mecanismos de seguimiento que establecerá la Unión Europea para controlar que el dinero se gasta bien.

En el contrato, además de la firma de María José Montero, aparecen también la del comisario de Economía de la Unión Europea, el italiano Paolo Gentiloni, lo que supone la rúbrica de la Unión Europea en su conjunto.

Si bien los primeros 10.000 millones de euros han llegado a España de manera casi automática, el resto del dinero, hasta los 140.000 millones dependerá de varias reformas, como son la del mercado de trabajo y las pensiones.

La reforma de las pensiones es sin duda el principal escollo que existe no ya con la Unión Europea, sino dentro de la propia España, con unas fuerzas políticas que no llegan al acuerdo en el Pacto de Toledo.

Tal es así, que inclusive el gobierno estuvo a punto de enviar una propuesta de que las pensiones se calculasen sobre un periodo de 35 años y no de 25 como actualmente se calculan.

El componente 30

Bajo ese nombre se encuentra, en el Plan Europeo de Recuperación negociado con Bruselas, ciertos elementos que tienen que ver con la reforma de las pensiones.

Entre esos aspectos se encuentran el mayor esfuerzo fiscal que en cotizaciones a la seguridad social que realizarán los cotizantes con mayores sueldos o un cambio en el cómputo temporal de las pensiones.

Lo que se pretende con esas actuaciones es lograr la sostenibilidad del sistema de pensiones público más allá del 2030, basado en la equidad intergeneracional y asegurando su suficiencia para las futuras generaciones.

Este componente 30, y el consenso sobre el mismo de todas las formaciones políticas del arco parlamentario, ha sido vital para que la Unión Europea haya librado una buena parte de los 140.000 millones de euros que han llegado a nuestro país.

Islandia, el paraíso soñado

Al menos en lo que tiene que ver con las pensiones, ya que el pequeño país europeo cuenta con uno de los mejores sistemas de pensiones públicos del mundo.

Según el índice que publica todos los años MCGPI, Islandia es el mejor país del mundo para ser pensionista, aunque solo sea porque el fondo de pensiones islandés duplica la riqueza que se genera todos los años en aquel país.

El sistema de pensiones islandés no es la primera vez que resulta laureado y tiene bien ganada la fama de ser uno de los más robustos del mundo, a pesar de ser parte de un país con solo algo más de 300.000 habitantes.

El galardón se lo ha llevado Islandia por tres motivos: un sistema de pensiones público con sustanciosas pensiones, un buen sistema privado de pensiones y un sistema correctamente regulado.

A partir de los 67 años

Es la edad legal para abandonar el trabajo y convertirse en pensionista, y por cada mes que el trabajador continúa más allá de esa edad, recibe bonus que incrementan su pensión.

La posibilidad de obtener una pensión de jubilación por parte del estado está, además de ligado a los años de cotización, el de haber por lo menos residido 40 años en el país, esto es, desde los 16 a los 67 años.

Además, los jubilados, además de por su pensión de jubilación, cobran por otros conceptos como es ayudas para mantenimiento de la vivienda y otro tipo de conceptos, por lo cual la pensión media es muy abultada.

El sistema de pensiones en Islandia es de gestión público – privada, estando el régimen de pensión nacional gestionado por la Administración del Seguro Social, que depende directamente del Ministerio de Bienestar.

En cuanto a la pensión de cada trabajador, se sigue un esquema de «mochila austriaca», en la cual cada pensionista ha ido sumando sus cotizaciones durante toda su vida laboral en un fondo persona y privado.

Finalizada la vida laboral, cada pensionista puede optar por recibir su pensión en mensualidades o capitalizar todo lo acumulado en uno o varios plazos.

Estas pensiones individuales son gestionadas por diversos fondos de pensiones privados que han sido previamente autorizados por el gobierno islandés.

El sistema islandés muestra bien a las claras que. para gestionar un sistema de pensiones de una manera adecuada, no hay que ser un país con mucho territorio y mucha población y ni siquiera tener un enorme PIB del cual poder extraer recursos cuando sea necesario.

Fuente – el diario / LA INFORMACIÓN

Imagen – stockvault / Erin / NobMouse / Olga Berrios / Antonio Campoy / FSHH

Big Bang Theory

En la recuperación económica que estamos viviendo en España se están dando fenómenos que nadie explica, siendo quizás el más importante el hecho de que mientras que el empleo y el consumo se recuperan, no lo hace el Producto Interior Bruto

La situación actual de la economía española está dejando perplejos a los más avispados analistas financieros ya que, aunque la recaudación fiscal y el empleo baten récords históricos, el PIB no le acompaña.

En cuanto a las previsiones, las hay para todos los gustos: desde las elefantiásicas del gobierno a las más moderadas de muchos organismos internacionales que piden echar el freno y conformarse con crecimientos más moderados.

Inclusive hay hasta quien defiende que las estimaciones que hace el INE sobre creación de empleo y recaudación de impuestos tienen el mismo sesgo que cuando el organismo que preside José Félix Tezanos estima la intención de voto.

Récord en creación de empleo

Al menos eso es lo que muestra el INE, que los niveles de empleo han vuelto a la senda del 2019, cuando todavía no sufríamos la pandemia de SARS-CoV-2 y la economía se estaba enderezando.

Con respecto al pasado mes de noviembre, hay cotizando 61.768 empleados más, y en lo que respecta a tributación, hasta el mes de octubre, había subido casi un 17%.

Sin embargo, hay otro indicador, el de Producto Interior Bruto, que no se acompasa a la creación de empleo y tributación, lo cual es todo un misterio para los analistas financieros que pretenden radiografiar la realidad económica de nuestro país.

No se sigue el metrónomo

Muchos analistas creen que esta situación se produce porque las mediciones están desacompasadas, y eso es producto de la pandemia.

Con el cambio de realidad epidemiológica muchos de los indicadores no tienen el mismo significado que antes de la pandemia, por ejemplo, la contabilización de horas trabajadas.

El INE siguió midiendo esos indicadores como antes de la pandemia – era imposible medir las horas trabajadas porque medio país estaba teletrabajando desde su casa – por lo que la «fotografía» del PIB no es real.

Además, es el mismo INE el que se desdice de sus cifras: antes decía que España creció a un ritmo del 2,8%, mientras que dos meses después aseguró que el crecimiento era solo del 1,1%, una revisión inédita en el Instituto Nacional de Estadística.

Revisión de la coyuntura económica

Es lo que está haciendo el INE y por ello hace escasas fechas ha mantenido una reunión con el Grupo de Analistas del Coyuntura Económica, donde se comunicó que el INE iba a reformular la medición de la coyuntura económica.

En la reunión el Instituto Nacional de Estadística discutió con los analistas la coyuntura económica, solventando las dudas metodológicas que para la interpretación de los indicadores tenía el grupo GACE.

Una falta de datos

Es lo que puede estar detrás de la errónea interpretación de los datos que periódicamente recoge el INE.

Al menos ese es el parecer del Instituto de Estudios Económicos, una entidad de análisis económico dependiente de la CEOE, que achaca a la falta de datos lo erróneo de la medición.

Según el IEE, en la última «toma de temperatura» del PIB faltaban datos esenciales como los datos completos de inversión y del sector exterior.

En general el PIB siempre muestra una correlación con los otros dos indicadores, esto es, la creación de empleo y la recaudación de la Hacienda Pública.

¿Cómo toma los datos el INE?

Se trata ciertamente de un método peculiar, debido a que tras la primera hornada de datos el INE sigue actualizando los datos con los nuevos indicadores que le siguen llegando, algunas veces meses después de la primera «cata».

Por ello, y hasta que no pasan meses, en algunos casos hasta años, los resultados del INE no son suficientemente fiables cuando se realiza la toma, aunque en los últimos tiempos el Instituto Nacional de Estadística se escuda en la pandemia para justificar la indefinición de sus datos.

Una explicación alternativa

En el caso de la falta de correlación entre la histórica creación de empleo y que el aumento del PIB no acompañe se podría explicar por la calidad del empleo creado.

La no correlación de ambos indicadores podría reflejar que, aunque se aumenta en el número de empleados, su actividad no es lo suficientemente productiva como para dar un espaldarazo al PIB español.

Con ello se rompe una medida áurea que se había repetido, año tras año, desde el año 2010 y que es que por cada 1% que se crea empleo, la productividad escala también un 1%.

Eso es algo que no se ve en los datos del segundo trimestre del año 2021, los últimos datos que ha publicado el INE y que no reflejan esa paridad.

En ese periodo estudiado, segundo trimestre del año, mientras que el empleo ha aumentado un 4%, el Producto Interior Bruto solo ha ascendido un 1%, aunque la correlación se ha recuperado algo en el último trimestre del año.

Cosas del mercado

Es otra de las explicaciones que se pueden dar a la falta de homogeneidad de los resultados, y se explicaría en el caso que con una demanda todavía no recuperada.

Con un consumo que no acompaña, muchas empresas, ante la extinción de la figura de los ERTE, han tenido que recuperar a sus trabajadores a plantilla, una plantilla que no puede estar completamente ocupada.

Otra explicación es posible por la falta de materias primas en donde las empresas tienen que surtir a mercado que demanda sus productos, pero no tiene posibilidad de fabricar para satisfacer esa demanda.

Un caso más que evidente es la industria del automóvil, que ante la falta de chips que necesitan los vehículos, se ha visto obligada a que las cadenas de producción estén a medio gas.

Al mismo tiempo, muchos de los recién contratados, en todos los sectores, por tener que aprender a manejarse en sus nuevos puestos de trabajo, no son tan productivos como trabajadores que llevan décadas desempeñando la misma actividad.

También el teletrabajo

Con miles de empleados teletrabajando desde sus domicilios debido a la pandemia de SARS-CoV-2, estos profesionales han tenido que adaptarse en tiempo récord a una forma de trabajar que no habían experimentado nunca.

Teletrabajar en «remoto» implica adquirir nuevas rutinas y cambiar, en cierto modo, la naturaleza del trabajo, lo que ha hecho que al menos en los primeros meses, se haya resentido la productividad.

Además, estamos en un país, España, donde brilla con luz propia el sector servicios, de manera que el número de personas que han estado, y que todavía continúan, teletrabajando, es mínimo entre los casi 20 millones de personas que trabajan, en A, en nuestro país.

Fuente – el diario

Imagen – European Southern Observatory / Mo Riza / James Lee / Nenad Stojkovic / Frédéric Bisson / Fred Romero / Andy Arthur / Nakashi / David Steward

Fiscalidad recuperada

La recuperación económica está logrando que la economía española se vaya recuperando a pasos agigantados, a pesar de que desde Bruselas se rebaja en más de un punto el crecimiento económico que se logrará al final del año, aunque se crecerá más de lo previsto en el 2022

Al mismo tiempo que la economía se recupera, también lo hace la fiscalidad: los ingresos tributarios se encuentran 3 puntos por encima de justo antes de la pandemia de SARS-CoV-2.

Desde la Agencia Tributaria, se cifra esa mayor recaudación, entre otros motivos, a una menor defraudación por parte de empresas y particulares.

Paradójicamente los ingresos fiscales se están recuperando a mejor ritmo de lo que lo hace el PIB, superando ya a los que se obtuvieron en el 2019, y suponen un 14% más que los logrados en el año 2020.

Ayudas públicas y otras situaciones

Es uno de los motivos de la mayor recaudación, y tiene que ver con los miles de millones que el gobierno está inyectando en la economía, muchos de ellos llegados directamente de la Unión Europea.

El menor uso de dinero en efectivo, más rastreable que el papel moneda, también está incidiendo en el logro de una mayor fiscalidad, así como los rastreos periódicos que lleva a cabo Hacienda.

La recuperación de la recaudación ya se notó en el primer trimestre del año, y a media que se iban levantando las restricciones y paulatinamente se recuperaba la actividad económica en casi todos los sectores.

A pesar de ello todavía algunos tributos, como es el caso de los impuestos sobre el consumo, como pueda ser el IVA, todavía están por debajo de lo recaudado en el año 2019.

Al mismo tiempo, el mantenimiento de las rentas en los hogares, gracias a los ERTE, ha mantenido más o menos estable el volumen de consumo de las unidades familiares.

Mantenerse en guardia

Es de lo que avisan las autoridades fiscales, debido a que todavía la pandemia no está dominada, con inquietantes subidas en España de la incidencia acumulada.

Inclusive durante estos días hemos sido testigos del batacazo de las bolsas de medio mundo debido a las noticias del surgimiento de unas nuevas variantes del SARS-CoV-2 denominada ómicron y que sería más resistente a las vacunas.

Mientas tanto desde Bruselas se anima a la Hacienda española a mantener el fraude fiscal a raya, vinculando su represión a la llegada de más fondos desde Europa, ya que el próximo año toca revisión de esos indicadores.

Reformar la fiscalidad

El Ministerio de Hacienda tiene trabajado a un Comité de Sabios que deben de gestar una reforma fiscal, que presentará sus conclusiones en febrero de 2022, y desde la Agencia Tributaria se pide que sean unos cambios «digeribles».

La reforma también deberá tener en cuenta los cambios que se van a producir en la OCDE y la Unión Europea con respecto a los cambios de tipo corporativo.

Mientras tanto desde el Comité de Sabios, formado por 17 personas, intenta cambiar el sistema fiscal español ante un mundo en donde la globalización está cada vez más al orden del día.

Temas a tener en cuenta en la reforma fiscal son la defensa del medioambiente, la digitalización, imposición patrimonial y las actividades emergentes.

Fiscalidad verde

Es una de las principales novedades de cara a la reforma, y son una vía más para aumentar la recaudación, con unos tributos que son menos onerosos que sus pares en los países de la Unión Europea.

Al mismo tiempo, dicen en el Comité de Sabios, sería necesario llevar a cabo una armonización en lo que tiene que ver con la fiscalidad medioambiental de las comunidades autónomas, con tributos dispares.

Se trata de un tipo de impuestos que ofrecen una doble ganancia: por un lado, por lo que se recauda y por el otro lo que se deja de contaminar ante la disyuntiva de tener que pagar impuestos por lo que manchan.

Y mientras tanto, el crecimiento económico…

Las halagüeñas previsiones económicas del gobierno parece que se moderan, ya que desde Bruselas se rebaja la misma un 1,4%.

Mientras que desde Hacienda se esperaba un crecimiento económico del 6,2%, desde la Comisión Europea se rebajan las previsiones mejora económica para este año que concluye.

Paradójicamente, para el próximo año, el crecimiento será superior, ya que las previsiones muestran que en vez de un 5,5%, el PIB crecerá hasta el 6,2%.

Además, según las previsiones de la UE, España será el único país que no habrá recuperado, en el año 2022, su crecimiento económico prepandemia.

De hecho, a pesar del crecimiento previsto para el 2022, el PIB estará todavía un 1,5% por debajo del Producto Interior Bruto previo a la pandemia de SARS-CoV-2.

Europa si se recupera

Mientras que España renqueará todavía el próximo año, muchos de los países europeos de nuestro entorno, caso de Alemania, Francia e Italia si conseguirán remontar el bache económico de la pandemia.

En el caso del país que va a gobernar Olaf Scholz, su crecimiento del PIB superará en dos puntos porcentuales el logrado en el 2019.

A la hora de realizar sus previsiones económicas, Bruselas tiene en cuenta variables como el aumento de la inflación, el aumento de los contagios de COVID, y el aumento de los precios de los combustibles y la energía, disparados no solo en España.

En el caso de nuestro país, el indicador más dañino sería el aumento de los casos de SARS-CoV-2, debido a la importancia que tiene en la economía patria el turismo, un sector que tendrá que esperar al próximo año para una completa recuperación.

Otro elemento para tener en cuenta tiene que ver con las disfunciones del mercado de trabajo, que puede incidir negativamente en la ejecución de inversiones medioambientales y digitales, que involucran cientos de millones de euros.

Dos indicadores preocupantes

Como son el déficit y la deuda del Estado, y aunque la mayoría de los escenarios posibles muestran que el crecimiento económico podrían domeñarlos, en este momento son más abultados de lo que sería aconsejable.

Las previsiones que llegan desde la Comisión Europea muestran que la deuda pública terminará en este año en más de un 120% del PIB, y el déficit público por encima del 8% aunque ambos indicadores podrían disminuir en el 2022.

Fuente – EL PAÍS / elEconomista

Imagen – Adam Dachis / Guilhem Vellut / Qrodo Photos / Adam Jones / Terracini / Kevin Hutchinson / Przemek Pietrak / Pictavio

Subir las cotizaciones para pagar las pensiones

A punto de derogarse el factor de sostenibilidad de las pensiones, el gobierno de Pedro Sánchez creará el Mecanismo de Equidad Intergeneracional, y plantea, como medida para volver a llenar la hucha de las pensiones, aumentar las cotizaciones sociales durante una década

Es una de las opciones que se plantea el gobierno para hacer frente a las cotizaciones de la generación del baby boom, una generación que se jubila en masa, no en vano son los nacidos entre los años 1957 y 1977.

Se trata de una cohorte bastante especial por sus características: son muchos, tienen largos historiales de cotización y sus pensiones son cuantiosas.

Lo que se le ha ocurrido a la Seguridad Social es aumentar la cotización de los trabajadores durante una década para poder sufragar semejante gasto.

Lo que se ha denominado como «hucha de las pensiones» solo guarda 2.000 millones de euros cuando llegó a tener 77.000, estando en esa situación tan precaria debido al saqueo a la que lo sometió los gobiernos del partido popular.

A vueltas con el MEI

Derogado por el gobierno de Pedro Sánchez el factor de sostenibilidad, ahora lo que se negocia entre el gobierno y los agentes sociales es el Mecanismo de Equidad Intergeneracional.

¿Cómo explicar el MEI? Lo vamos a intentar: igual que el factor de sostenibilidad que se instauró con los gobiernos del PP, lo que se pretende es que las pensiones sean sostenibles en el futuro.

Sin embargo, el MEI no pretende establecer recortes en las pensiones, aunque si aumentar las cotizaciones durante una década.

De manera que después de esos diez años la «hucha de las pensiones» tenga lo suficiente como para asegurar las pensiones de las generaciones futuras.

Con los índices de natalidad actuales el futuro de las pensiones está en juego, ya que dentro de una década el número de cotizantes por cada pensionista será de solo dos cotizantes.

También es conveniente explicar que el sistema de pensiones español es de reparto, esto es, son los trabajadores los que pagan con sus cotizaciones las pensiones de los jubilados. No hay plan B si España se queda sin el número de cotizantes suficiente.

Dos fases

El Mecanismo de Solidaridad tiene dos fases. En la primera de ellas lo que se busca es garantizar la viabilidad de las pensiones, llevando a cabo cambios en la cotización, actualmente aumentando durante una década las cotizaciones sociales de empresas y trabajadores.

El siguiente mecanismo del MEI es aquel que se activaría si llegase el momento en el cual no hubiese dinero suficiente para pagar las pensiones, acudiendo a mecanismo tan manidos como una hucha.

En el primer movimiento, entre 2023 y 2032 se aumentarían las cotizaciones de empresas y trabajadores, y parece que ese aumento sería de 0,5 puntos porcentuales, y el dinero logrado de más iría a la hucha.

Una fase contingente

Sería la segunda, y contingente es sinónimo de que solo se activaría en caso de ser necesario, y siempre no antes del 2032.

Cada tres años se ensayarían escenarios para ver si para el año 2050 el gasto en pensiones superaría las previsiones; en cada «ensayo», en caso de no superarse el gasto previsto, ninguna medida se tomaría. 

Pero en caso de que la previsión indique que se superaría el gasto se pondrían en funcionamiento mecanismos contingentes, siendo el primero de ellos echar mano de la hucha de las pensiones.

Solo sin con el dinero de la hucha no fuese suficiente, y dentro del Pacto de Toledo, se abriría una negociación entre el gobierno, oposición y agentes sociales para tomar medidas como pudieran ser minorar las pensiones.

¿Cómo minorar las pensiones?

Sería la medida más traumática que se podría producir y es casi seguro que una de las consecuencias sería la de «calentar» la calle.

La medida no tendría que ser de modo automático la reducción de la cuantía de las pensiones que se cobran, sino que habría otras medidas que se podrían tomar, caso de retrasar el momento de la jubilación o afectar solo a ciertos colectivos.

Sin embargo, todo queda abierto a la negociación, que se producirá en el momento en el cual se prevea que hay que poner en marcha el mecanismo contingente.

Una negociación con el tiempo tasado

La realidad es que la mesa de diálogo social no tiene mucho tiempo para dar los últimos retoques y aprobar el Mecanismo de Equidad Intergeneracional, aunque la negociación a varias bandas ya ha empezado.

La negociación está centrada y focalizada en aumentar los ingresos de sistema nacional de Seguridad Social, y no en recortar los gastos, y derogar el factor de sostenibilidad antes del 15 de noviembre.

A partir de ahí solo quedan dos semanas para poder negociar los flecos que queden del MEI para posteriormente llevarlo a las Cortes para su aprobación, que todo parece indicar que contará con una mayoría suficiente.

Una situación nada boyante

Quedando fijado por ley que existe una pensión mínima, del mismo modo que existe un Salario Mínimo Interprofesional, de los 10 millones de pensionistas que hay en el Estado, el 23% de ellos necesitan un complemento para llegar a mínimos.

Según datos del ministerio, son 2.200.000 pensionistas los que cobran el complemento, estando fijada la pensión mínima, contributiva, que se puede cobrar en 395,60 euros mensuales.

Va por comunidades autónomas

Son ocho las comunidades autónomas donde la Seguridad Social tiene que complementar las pensiones contributivas en más de un 25% de su cuantía.

El caso más extremo se produce en Extremadura, donde el 42,5% de las pensiones contributivas tienen el complemento a mínimos, estando motivada esa situación por varias razones.

Una de ellas es que se trata de la comunidad autónoma con la temporalidad en el empleo más grande de España y cuenta con uno de los salarios medios más bajos de toda España, lo que explica por si solo lo bajas que son, por lo general, las pensiones.

Sin embargo, en la otra punta de España, en Euskadi, solo algo menos del 11% de las pensiones tienen que optar por el complemento a mínimos, siendo el País Vasco también una de las comunidades autónomas con la pensión media más alta.

Fuente – el diario / CincoDías

Imagen – La Moncloa – Gobierno de España / PSOE / Ben Stassen / Kārlis Dambrāns / Rob Faulkner / Photo Landa / Máximo Manzanares

D-E-R-O-G-A-R, con todas las letras

El tira y afloja entre el PSOE y Unidas Podemos se ha solventado, finalmente, con una declaración del gobierno en el que este se compromete a derogar la reforma laboral del 2012 que propició el gobierno de Mariano Rajoy el Partido Popular

Es el acuerdo al que han llegado, en última instancia, Unidas Podemos y el PSOE, los dos partidos que están coaligados en el gobierno de España y que estaba provocando graves tensiones

A decir de varios medios, la pugna entre Yolanda Díaz, ministra de trabajo y la ministra de Economía, Nadia Calviño ha sido cruenta, ya que mientras desde UP se abogaba por la derogación, Calviño hablaba de reforma.

Aún con todo, todavía quedan muchas horas de negociaciones para que esa derogación adquiera forma de ley, por lo que lo que podríamos calificar como una competición de tug of war.

En uno de los extremos de la soca tira estará la comunista Díaz y en el otro, tirando al alimón, la titular de economía, Nadia Calviño y el ministro de Seguridad Social, José Luís Escrivá.

Derogación

Es como finalmente se va a conjugar el verbo, algo que Calviño suponemos que habrá admitido a regañadientes, sobre todo pensando que desde Bruselas con inflexibles sobre la reforma del mercado de trabajo.

De hecho, el tema es tan importante, que en las negociaciones ha participado de manera directa el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Sobre la mesa, aunque todavía no concretadas, estarán medidas para devolver el poder a las centrales sindicales, de manera que los convenios del sector preponderen sobre los acuerdos que se puedan llevar a cabo en las empresas.

Acabar con los vicios

Sobre todo, con los dos principales, como son la precariedad y la temporalidad en los contratos, que hacen que muchas personas no puedan desarrollar su proyecto vital por falta de seguridad en el empleo.

Aunque a algunos les sorprenda, en el comunicado de prensa que ha emitido Moncloa después de la reunión a tres – Pedro Sánchez, Yolanda Díez y Nadia Calviño – se habla explícitamente de derogación.

Bien es cierto que todavía queda muchos flecos y que la reforma solo se ha pergeñado a grandes rasgos, pero utilizar desde un primer momento el verbo derogar es una muy buena declaración de intenciones, máxime cuando lo certifica el presidente del Gobierno.

Un comunicado muy medido

Como suele ser habitual en los gobiernos, y más en el gobierno de la nación, el comunicado de prensa está muy medido para decir inequívocamente lo que se quiere decir, y no otra cosa.

En ese tipo de documentos, se suelen cuidar hasta las comas, precisamente para que la comunicación sea unívoca y no dé lugar a malentendidos, dejando claro que en la negociación van a participar también los agentes sociales.

En algo en lo que se ha empeñado el PSOE y Pedro Sánchez, es en el hecho de que la patronal tiene que estar, sí o sí, en la firma del acuerdo como una manera de garantizar la paz social.

De la otra parte, es decir, por parte de Unidas Podemos, también consideran irrenunciable que la nueva legislación laboral este, en parte, dictada por los sindicatos, especialmente las dos centrales sindicales mayoritarias, CC.OO. y UGT.

Una Díaz rimbombante

En la posterior comparecencia en el Senado de Yolanda Díaz, y ante una pregunta del PP, la vicepresidente tercera se ha mostrado taxativa al reconocer que van a acabar con los errores de la reforma laboral del PP y lograr mejorar la vida de los trabajadores españoles.

Del mismo modo, tanto Díaz como el resto de los miembros del gobierno que han participado en la negociación, han dejado claro que, después de haber logrado el acuerdo, ahora lo que hay que hacer es negociar.

Como en cualquier otro tipo de acuerdo, ahora lo que hay que negociar es la «letra pequeña», que normalmente es donde se encuentra la sustancia de todo pacto, además teniendo en cuenta que existe otro negociador que no está presente, nos referimos a la Unión Europea.

El fondo del acuerdo se va a negociar a varias bandas, estando presentes las ministras de economía y trabajo y el ministro de Seguridad Social, esperándose también que en funciones de moderación se encuentre presente Pedro Sánchez.

Imposible una derogación total

De ello son conscientes tanto Yolanda Díaz como Unidas Podemos, y ello porque no se puede dejar si legislación laboral a un país, por lo que independientemente de lo profunda que sea, con propiedad estamos hablando de una reforma.

Además, debido al Plan de Transformación y Resiliencia, todos los países de la Unión Europea tienen que presentar a Bruselas un plan con la reforma laboral que van a desarrollar en sus países.

De cualquier forma, antes de desarrollar lo que se ha llamado el Componente 23, esto es la reforma del mercado laboral, el gobierno quiere negociar, en la misma mesa, con las centrales sindicales, CEOE, y Cepyme.

Díaz liderará las negociaciones

Es algo que resultaba innegociable para Unidas Podemos y con lo que el PSOE ha transigido, aunque en la mesa de negociación estará presente Economía e Inclusión social, además de los agentes sociales.

Los dos caballos de batalla como en todas las negociaciones de ese jaez que se han producido en los últimos años serán la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa y la ultraactividad.

Por ultraactividad se entiende que cuando ha caducado un convenio colectivo, el mismo seguirá vigente, en derechos y obligaciones, mientras no se apruebe el siguiente, siendo un salvavidas para los trabajadores.

A esperas de lo que diga la patronal, en lo que están de acuerdo sindicatos y gobierno es en eliminar las causas que hacen que el mercado laboral español sea uno de los más precarios y con mayor temporalidad de la Unión Europea.

Mientras tanto la patronal sigue empeñada en mantener a toda costa la flexibilidad en contratación que se logró con la reforma laboral del Partido Popular en el año 2012, aunque de aquellos polvos vienen estos lodos.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – La Moncloa – Gobierno de España / Patrick Milan / Gunnar Wrobel / Siuloon / Janet Lindenmuth

Crecimiento a la baja

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en una reciente comparecencia parlamentaria, acaba de «enfriar» las previsiones de crecimiento económico para el 2022, que a decir de la entidad emisora, será de solo un 5,6%

Es el anuncio que ha realizado el Banco de España sobre el crecimiento económico del país para el 2022, aguando, en parte, las triunfalistas previsiones del gobierno.

La corrección sobre las previsiones, tal como ha informado Pablo Hernández de Cos, gobernador de la entidad emisora, se realizarán en diciembre.

Al mismo tiempo, Hernández de Cos también ha valorado como por encima del consenso de los analistas las previsiones económicas del gobierno que son las que finalmente se han utilizado como base para los presupuestos.

Reducción significativa de las previsiones

No se trata de recortar décimas en las previsiones, sino que el Banco de España habla de una reducción significativa del crecimiento económico para el año 2022.

La noticia la ha dado el gobernador Hernández de Cos en una comparecencia en el Congreso de los Diputados, sesión en la cual se analizaban los Presupuestos Generales del Estado.

Con ello el Banco de España no hace sino seguir la misma senda que el Instituto Nacional de Estadística, que evalúa que el crecimiento para el último trimestre del año en el 1,1% en vez del 2,8% previsto.

En cierto modo, la disminución prevista del crecimiento económico tiene que ver con factores exógenos a la economía española y que mucho tienen que ver con la economía internacional.

Entre los factores que van a lastrar el crecimiento se encuentran los cuellos de botella que está viviendo la industria y el encarecimiento de la producción industrial y de las materias primas.

Factores a favor y factores en contra

Como en cualquier otra circunstancia de la vida, en estos momentos la economía española se ve lastrada por causas muy determinadas y también impelida por otras.

Entre los factores que están impidiendo la normal recuperación económica tras la pandemia nos encontramos con el recibo de la luz, que afecta a los clientes minoristas, pero también a grandes empresas.

De hecho, de seguir «disparado» el recibo de la luz, hace pensar al Banco de España que de seguir por esos derroteros el PIB se podría dejar un 3% en los próximos años.

Entre los factores que impulsan con «viento de cola» la economía española nos encontramos con la vacunación masiva de todos los grupos de edad, que ha promovido que haya una mayor movilidad y que la hostelería se recupere.

Recuperación a pesar de todo

Sin embargo, lo que resulta incontestable es que la economía española recupera el pulso prepandemia, en un 2019, que, si recordamos, llevaba camino de tener un muy buen desempeño económico.

A pesar de ello, no se llegará al 6,3% de crecimiento del PIB que auguraba el gobierno, y solo se crecerá al 5,6%.

Para el 2022, aunque las previsiones eran de una recuperación del PIB del 7%, solo se llegará a superar, por unas décimas el 6%.

Estas declaraciones de Hernández de Cos son «munición» para el PP, con un líder de la oposición que no ha dudado de calificar como malas las previsiones del gobernador del BDE.

Pablo Casado también ha acusado, sin ambages, de mala previsión en los Presupuestos Generales del Estado, que se nutren de una previsión de ingresos que raya el guion de una película de ciencia ficción.

Las previsiones del equipo económico del Partido Popular para el 2022 habla de un crecimiento del PIB que se quedará estancado en el 5%.

Un buen dato de empleo

Pero lo que resulta incontrovertible, inclusive para el PP – dicen que los datos pueden ser tozudos – es que la recuperación del empleo es un hecho.

Mientras que todavía quedan por «recuperar» 8,4 puntos de PIB para llegar a las cotas de crecimiento pre pandémicas, el empleo está a solo un punto y dos décimas de las cotas de ocupación de antes de la pandemia.

Bien es cierto que todavía hay muchos trabajadores en ERTE, pero todo parece indicar, que ahora que se extienden hasta febrero del 2022, muy pocos de ellos se convertirán en ERES.

Por otro lado, por grupos de edad, han sido principalmente los jóvenes los que han acabado engrosando las listas del paro, y también determinadas regiones, sobre todo las turísticas, se han visto especialmente perjudicadas.

Tiento con las medidas fiscales

Desde el Banco de España, también se es de la opinión de que las políticas de «barra libre» no ayudan en nada a la economía patria y que las políticas fiscales tienen que ser selectivas y quirúrgicas.

Según Hernández de Cos, las medidas fiscales tienen que ser temporales y centradas en lograr la recuperación de los sectores más afectados por la crisis económica derivada de la pandemia de SARS-CoV-2 que todavía no ha desaparecido.

Al mismo tiempo ha hecho un llamamiento a la disciplina fiscal, sobre todo en lo que tiene que ver con el déficit público, no en vano la deuda pública está disparada, ya que debemos el 115% de nuestro PIB.

Una recaudación que no alcanza

El primer indicio que muestra que es muy posible que las previsiones de ingresos no sean realistas proviene del hecho de que las subidas de impuesto del año pasado han recaudado 3.000 millones de euros menos que las previsiones.

Se podría dar el caso de que al no obtener los ingresos previstos para el 2022, el déficit público aumentase debido a que el gasto está consignado en dichos presupuestos y en cuanto a las previsiones de gasto, estas están casi esculpidas en mármol.

A vuelta con las pensiones

Es otra de las partidas que tradicionalmente son fuente de controversia, máxime cuando el gobierno socialista derogo el factor de estabilidad – un magro 0,25% de revalorización – y volvió a indexar las pensiones al IPC.

Para Hernández de Cos esa indexación es un factor de desestabilización, debido a que, al depender de la inflación, un factor externo a la economía española, lo que provoca es la pérdida de competitividad para el país.

Además, en estos próximos años el gasto en pensiones va a aumentar de una manera importante, debido que los denominados babyboomers comienzan a jubilarse.

Los nacidos entre 1946 y 1964 son una cohorte que une a elevados tiempos de cotización unas pensiones abultadas.

Además, hay que tener en cuenta que siendo el español un sistema de reparto, los que están trabajando en estos momentos son los que pagan las pensiones de los jubilados, y en un futuro próximo solo habrá dos cotizantes por cada pensionista.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – NAR REALTOR Party / Kostas Limitsios / Financial Times / Olle Svenson / Mo McFarlland / Nathaniel U. / Win Hide