5G, poco apetito

Una subasta casi desierta acaba de dirimir parte del espacio radioeléctrico que se va a dedicar en España al 5G, con una recaudación que solo ha logrado 1.100 millones de euros y en que los únicos presentes eran Vodafone, Orange y Telefónica

Es el que han mostrado las operadoras de telefonía móvil españolas en la primera subasta del espacio radioeléctrico en el cual se han vendido las licencias para poder operar con 5G.

Entre todas las operadoras que competían han invertido 1.100 millones de euros, en una subasta que se ha celebrado tarde y con rebajas.

Mientras que Orange y Vodafone han pagado 350 millones por las licencias, la empresa que dirige José Maria Álvarez – Pallete ha desembolsado solo 310 millones de euros.

Una subasta casi desierta

Además de haber durado dos días, un tiempo inédito en este tipo de procesos de compra al mejor postor, salvo tres operadores, tres de las «grandes», la subasta se puede dar por desierta.

Además, como ya hemos anunciado más atrás, la cantidad de dinero que ha recaudado el estado por el espectro radioeléctrico que se ha recaudado está a un paso del ridículo, máxime por las expectativas que se tenía de hacer una buena «caja».

Hay que tener en cuenta que el precio de salida que se había fijado estaba en los 995,5 millones de euros, y que solo se han recaudado algo más de 100 millones de euros más.

Disconformes con el precio

Incluso antes de que se celebrase la subasta, las operadoras habían alegado que el precio de salida de la subasta era demasiado alto, y finalmente solo Vodafone, Orange y Telefónica han partido en proceso.

El lobbie de las operadoras de telefonía móvil habían logrado inclusive que el precio de salida se rebajase un 15%, y finalmente tres de las «grandes» han participado, no superando la inversión de cada una los 350 millones de euros.

Los flamantes operadores de 5G tienen concedida la licencia por 20 años, y estos operadores se suman a los que ya participaron en las anteriores subastas, las de 2018 y 2020, y el proceso de la subasta se ha visto retrasado un año por la pandemia de SARS-CoV-2.

De hecho, la subasta de 3 bandas de 5 MHz de comunicación descendente se ha declarado desierta ya que ninguna de las operadoras presentes ha pujado por ella, siendo su precio de salida 25,5 millones de euros.

Por otra parte, la concesión de 20 años tendrá ser abonada inmediatamente, y se espera que el despliegue del 5G se produzca una vez finalizado el verano.

Supeditadas a condiciones

Pero la concesión del 5G no supone una «barra libre» para los operadores, ya que la concesión también tiene su letra pequeña.

En el caso de Telefónica su contrato lleva aparejado la obligación que su red de 5G tiene que estar completamente desplegada antes del 2025.

La red de 5G de Telefónica deberá tener presencia en todos los municipios españoles de más de 20.000 habitantes y deberá estar presente también en aeropuertos, puertos y estaciones del AVE.

Cobertura obligatoria

El gobierno obliga además a las operadoras a que su despliegue de 5G tenga una serie de ubicaciones obligatorias.

Es el caso de la banda de 700 MHz, que para el 2025 deberá estar operativa en todos los municipios de más de 50.000 habitantes.

Para la misma fecha también deberá haber cobertura de las dos licencias de 10 MHz en todos los municipios españoles de más de 20.000 habitantes. Y a ello están obligadas tanto Telefónica como Vodafone y Orange.

A ello se suma el despliegue obligatorio en 10 aeropuertos, 3 puertos, 6 estaciones de ferrocarril y 8 aeropuertos antes de que concluya el año.

Guerra abierta

Y todo por un elemento que siempre genera controversias, que no es otro que las patentes, tanto de infraestructura de 5G como de los dispositivos móviles que permiten ese tipo de conectividad.

Uno de los primeros fabricantes de teléfonos móviles, Nokia, ha presentado una demanda contra la tecnológica china Oppo, por vulneración de patentes.

Los finlandeses andan desbocados judicialmente hablando porque en las últimas semanas han iniciado litigios en España, India, Francia, Reino Unido y Alemania, todos ellos por vulneración de la propiedad intelectual.

El tema de las patentes siempre ha sido un problema recurrente en el ámbito de las telecomunicaciones, no en vano el teléfono, inventado por Graham Bell, quiso ser patentado por una tal Elisha Gray.

Sin ir más lejos, aunque la comunidad científica no duda de la autoría del primer emisor – receptor de radio fue de Marconi, la Corte Suprema de los Estados Unidos dicto una sentencia que concedía ese mérito a Nicola Tesla.

Estándares en telecomunicaciones

El uso de patentes en telefonía móvil y transmisión de datos es tan evidente como que, si todos los dispositivos están utilizando los mismos estándares de comunicaciones, todos ellos están utilizando tecnología patentada.

Es lo que se denomina patentes esenciales, y el 5G también las tiene, pero el problema de muchos fabricantes que han conformado el estándar es demostrar que se está utilizando, dado que registrar una patente esencial es harto difícil.

Solo el Instituto Europeo de Estandarización de las Telecomunicaciones (ETSI) tiene registradas alrededor de 18.000 patentes, y el ETSI ya ha determinado cuánto tendrán que pagar los fabricantes de automóviles que quieran dotar a sus vehículos de cobertura 5G.

Mientras que los grandes tenedores de patentes pueden negociar directamente con las multinacionales cuánto van a pagar por utilizar sus estándares, aquellos actores con menos «músculo» se agrupan en asociaciones que defiendan sus derechos.

Pero también en este negocio existe la picaresca, ya que existen empresas que adquieren las patentes de terceros para poder hacer negocio con ellas, con unos comportamientos altamente especulativos que ponen «palos en las ruedas» al desarrollo de las telecomunicaciones.

En busca de soluciones

Es lo que pretende una iniciativa de la Unión Europea que ha sido bautizada como CIFRA y que cuenta con la concurrencia de Telefónica.

Entre las posibles soluciones que ha arbitrado CIFRA se encuentra la creación de un órgano jurisdiccional por el que pasen todos los procesos judiciales en los cuales se diriman arbitrios legales que tengan que ver con patentes.

Dicho órgano, además, tendría que tener el suficiente dinamismo para evitar uno de los lugares comunes de dichos pleitos, que no es otro que el mucho tiempo que tardan los juzgados en sentenciar sobre los mismos.

Fuente – EL PAÍS / El Confidencial

Imagen – ITU Pictures / Financial Times / Toshiyuki Imai / Charlene McBride / Zrinka Lovric / The National Guard / Joakim Jardenberg / Piqsels

Menos chuletón

La polémica la ha servido el ministro de Consumo, Alberto Garzón, al protagonizar un vídeo en el cual invitaba a los españoles a no consumir carne. Aparte de la polvareda producida, la reducción de consumo de carne lleva años en las agendas nacionales de los países miembros de la Unión Europea

Encendida la polémica sobre el consumo de carne en España por el ministro de consumo Alberto Garzón, lo cierto es que la Unión Europea lleva años poniendo medidas para reducir el consumo de carne entre su población.

A pesar de la polvareda mediática desatada, la realidad es que reducir el consumo de carne es bueno tanto para la salud individual como para la salud del planeta en su conjunto.

Planas sale al ruedo

El primero en entrar al quite ha sido el ministro de Agricultura, Luis Planas, que ha hecho una cerrada defensa del sector y de su contribución al PIB, debido al «músculo» exportador que tiene el mismo.

De errónea ha llegado a calificar la campaña, que ha equiparado a una contra el exceso de consumo de azúcar que tuvo como eslogan la lapidaria frase de “el azúcar mata”.

Pero la polémica ha quedado zanjada después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, confesase que a él el chuletón le gusta «al punto».

Argumento científico

La realidad es que alejando de la polémica las declaraciones de Garzón es que existe un consenso científico en que reducir el consumo de carne es beneficioso tanto para la salud individual como para la «salud» del planeta.

Dos entidades difícilmente calificables como partidistas, como son la Organización Mundial de la Salud y la Agencia Española de Consumo (AESAN), recomiendan un consumo responsable de carnes rojas (ternera, cerdo, cordero y cabra) y procesadas.

A esa certeza científica se suma el Fondo Mundial de Investigación contra el Cáncer, que recomienda que no se consuma semanalmente más de 500 gramos de carne, no superando los 70 gramos diarios.

También el medioambiente

El consumo de carne, de manera indirecta, también influye de manera directa en el medioambiente, ya que el 9% de las emisiones contaminantes del sector agrícola en nuestro país tiene como culpables al sector ganadero.

La realidad es que las actividades que rodean la producción y el consumo de carne son altamente contaminantes: cría, procesado, empaquetado, transporte y un largo etcétera.

La alimentación de ganado también tiene mucha incidencia en la agricultura, ya que se dedican grandes extensiones de terreno para el cultivo del principal alimento de la cabaña ganadera española, eminentemente soja y maíz.

Con el respaldo de la Unión Europea

Con su política “De la granja a la mesa”, la Unión Europea apoya las tesis del ministro Garzón, proponiendo dietas que sean eminentemente vegetales y con menos carne, creando una industria alimentaria más sostenible.

De lo que se trataría es que el sector acabe promoviendo una agricultura con menos pesticidas, que se ocupen del bienestar animal y con una menor «huella ecológica».

Ese cambio de modelo productivo casa mal con las últimas declaraciones del ministro de Agricultura donde Luis Planas, enmendándole la plana a su compañero de consejo de ministros, ha afirmado que la política está para no crear problemas.

Para Greenpeace la transición a un modelo más limpio es inevitable, y ponen como ejemplo que el gobierno «cogiese el toro por los cuernos» cuando se planteó la progresiva descarbonización de la industria.

Ahora lo que toca es que se produzca un cambio de las enormes granjas de producción intensiva a otro tipo de explotaciones agroalimentarias en las cuales se sea más respetuoso con el bienestar animal y el medio ambiente.

España reduce progresivamente su consumo de carne

Uno de los argumentos que ha utilizado el ministro Garzón en el vídeo ha hecho que el sector se haya lanzado al degüello, ya que Garzón dice que cada español consume semanalmente un kilo de carne.

La realidad es que desde el año 2013, los españoles hemos reducido el consumo de carne al año un 13%, donde no hace tanto comíamos 52,7 kilos anuales, algo más de un kilogramo por semana.

Los datos del 2019 muestran que el consumo anual se ha reducido a 45,2 kilos anuales, lo que supone unos 870 gramos de carne semanales.

Durante la pandemia de SARS-CoV-2, y en buena parte condicionado por el confinamiento, el consumo de carne repuntó levemente, llegando a 49,9 kilos anuales.

Formulas imaginativas para reducir el consumo de carne

Lograr ese objetivo proviene no solo del gobierno de España, sino que es un objetivo estratégico para la Unión Europea.

La UE considera que la reducción de consumo de carne debe estar liderada por los gobiernos, y no cifrarse solamente en la apelación a los ciudadanos para que coman menos carne.

Una medida que se apoya tanto desde las instituciones europeas como desde las organizaciones ecologistas es que los comedores públicos, sobre todo los que tienen como destino a los estudiantes, sirvan menús más vegetarianos.

Algunos políticos españoles han lanzado medidas para limitar el consumo de carne en los comedores escolares, caso de IU en el municipio de Collado Villalba que propuso que los lunes no se sirviera carne.

En la misma línea, Ada Colau, también ha expresado su opinión que los comedores escolares de la ciudad de Barcelona debieran de servir menos carnes rojas en sus menús.

De hecho, en Barcelona se ha puesto en marcha una iniciativa piloto en seis comedores escolares de la ciudad, bajo el título de Comedores escolares más sanos y sostenibles.

Mientras tanto en otros países europeos, como Gran Bretaña están teniendo mucho éxito iniciativas como la desarrollada en la Universidad de Goldsmiths, donde se prohibió que en los comedores del campus se vendiese carne de vacuno.

Subir el IVA de los productos cárnicos

Puede ser otra de las medidas que ya se ha ensayado en Alemania, donde el Partido Verde propuso que subiese el IVA de los productos cárnicos del 7% al 19%.

Con el aumento de la recaudación el partido político que lidera Annalena Baerbock pretendía utilizar el dinero recaudado de más para posibilitar políticas en favor del bienestar animal en su país.

Sin embargo, la medida no pudo implementarse debido a que el resto del arco parlamentario, cada uno con sus personales réplicas en contra de la medida, se negaron a esa subida del impuesto sobre el valor añadido.

Otra medida, igualmente efectiva podría ser disminuir el IVA de productos vegetales, hortalizas y frutas, para favorecer su mayor consumo, unos productos que en España están gravados con un 10% de IVA.

Fuente – el diario / Los Verdes en Wikipedia

Imagen – Dj Roman / G20 Argentina / Whatershed Post / Orange Aurochs / Tim Green / Guilhem Vellut / px fuel

La jubilación del Baby Boom

Las jubilaciones, de ahora hasta el 2050, de la generación del Baby Boom, va a suponer un problema para la Seguridad Social ya que son jubilados con historiales de cotización largos y elevados sueldos. El gobierno y los agentes sociales buscan como solucionar el problema, aportando diferentes soluciones

La España nacida desde finales de los años sesenta del pasado siglo y hasta mediada la década de los años setenta del siglo XX, comienza a jubilarse.

Se trata de personas con un largo historial de cotizaciones y con unos sueldos que determinarán altas pensiones cuando comiencen a jubilarse.

Ahora, la polémica ha saltado debido a que el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha hecho unas polémicas, casi hasta desafortunadas, declaraciones que a nadie han dejado indiferente.

Trabajar más o menor pensión

En la entrevista concedida a Televisión Española, el que fuera presidente de la AIReF, indicaba que para el ministerio que dirige, las jubilaciones masivas de los hijos del Baby Boom van a suponer una desafió para las arcas de la Seguridad Social.

Las declaraciones, que a casi nadie han dejado indiferentes, coincidieron con el día en que los agentes sociales – la patronal y los sindicatos – firmaban un acuerdo sobre la reforma de las pensiones.

En el acuerdo todos asumen que, en un futuro muy cercano, las pensiones tendrán que buscar nuevas vías de financiación, pero que la solución no pasa por «meter la tijera», buscando fórmulas imaginativas.

Otra de las consecuencias del acuerdo entre gobierno y agentes sociales es que se deroga completamente la reforma que se llevó a cabo en la época de Mariano Rajoy y su tan cacareado «factor de sostenibilidad».

Rectificar es de sabios

Tras las declaraciones, patronal y sindicatos se desvincularon de la ocurrencia el ministro, y en el caso de la CEOE, cargó las tintas indicando que no compartían las opiniones de Escrivá y que no había ningún acuerdo sobre el particular.

Ante la falta de apoyo concitado, el ministro recoció que se trataba de un «globo sonda» y que únicamente eran, tal como las definió, pensamientos en voz alta.

El contingente humano más grande de la historia

El concepto, como otras muchas cosas, lo importamos de Estados Unidos, y en el país que gobierna Joe Biden designó a la cohorte nacida entre los años 1946 y 1964, generación marcada por el final de la II Guerra Mundial y la guerra de Vietnam.

Fue una época de bonanza económica donde muchas parejas veían que tenían la suficiente capacidad económica para procrear y tener hijos.

El término se exportó a otros países, y en España, como ya hemos indicado, designó a la cohorte nacida entre finales de los años sesenta del pasado siglo y hasta, aproximadamente, el año 1976.

Millones de pensionistas más

Las estimaciones informan de que los diez millones de pensionistas que hay en estos momentos en España, pasarán, en el umbral del 2050, a ser 15 millones de personas.

El «pistoletazo de salida» de las jubilaciones comenzará en el 2023, de una generación que tiene más esperanza de vida que todas las precedentes.

Pero el panorama se complica: la generación posterior, que será la que pague con sus cotizaciones las pensiones de la generación de Baby Boom, es una de las de menor natalidad de la historia de España.

Sistema de reparto

Además, la principal característica del sistema de pensiones español no ayuda, ya que se trata de un sistema de reparto, esto es, los que en estos momentos están cotizando a la Seguridad Social, son los que pagan las pensiones de los jubilados.

A una situación – una gran masa de jubilados con cada vez menos cotizantes – que se presume que durará tres décadas, se suma que los hijos del Baby Boom tienen largos historiales de cotización y buenos sueldos, que es lo que finalmente acaba determinando la pensión que se recibirá.

Con un gasto en pensiones que alcanza el 12% del PIB, esta cohorte tiene aseguradas sus jubilaciones, pero nadie «pone la mano en el fuego» por las pensiones de las generaciones futuras.

Proyecciones demográficas para echarse a temblar

Si el sistema sigue sin reformarse, dentro de tres décadas habrá 1,8 cotizantes por cada mayor de 66 años; ahora esa ratio es de 3,4 cotizantes por cada pensionista.

Las proyecciones del Banco de España son todo menos halagüeñas: para mantener el sistema de pensiones como en la actualidad, habría que aumentar un 35% las cotizaciones a la SSGG para que el sistema siga intacto en el 2050.

Además, sería necesario que en España el 80% de las personas en edad de trabajar lo hiciesen, unas cuotas de ocupación que solo se pueden encontrar, en nuestro entorno europeo, en Suiza.

Hoy, en España solo trabaja el 60% de las personas en edad de trabajar, de manera que mucho tendría que mejorar el mercado laboral para lograr que se llegase en el umbral del 2050 al 80%.

Más impuestos

En los planes enviados a la Comisión Europea, el gobierno de Pedro Sánchez indica que debido a la enorme cifra de desempleados no es una solución subir las cotizaciones, algo que solo iba a conseguir tensionar más el sistema.

La solución pasaría por subir los impuestos o utilizar una «batería» de ellos para financiar las pensiones, que es una de las medidas que apoyan las centrales sindicales.

Para UGT y CCOO, la receta pasaría, además de financiar la Seguridad Social con impuestos, sumar una mayor inmigración, un mayor crecimiento económico y una lucha decidida contra el fraude fiscal y financiero.

Poner los puntos sobre las íes

La AIReF, Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, estima que una vez anulada la reforma de las pensiones que llevó a cabo el Partido Popular, que el gasto en pensiones aumentará unos cuatro puntos del PIB.

Para hacer frente a ese aumento, sería necesario aumentar la recaudación de IRPF un 60%, algo que puede ser calificado, al menos en el momento actual, de economía ficción.

El Banco de España, que en estas situaciones suele actuar como un «pepito grillo», ha advertido que una subida de impuesto en semejante magnitud dañaría tanto la economía como subir las cotizaciones.

Una posible solución, por tanto, pasaría por aumentar la productividad, auxiliándose para ello de la revolución tecnológica y la digitalización.

Otra posible solución tendría que ver con aumentar la tasa de ocupación hasta llegar a la que tiene países como Suiza, Holanda o Nueva Zelanda, aunque eso solo solucionaría la mitad del problema.  

Fuente – EL PAÍS / José Luis Escrivá en Wikipedia

Imagen – Beatrice Murch / J. Stimp / La Moncloa – Gobierno de España / Rick / Hsing Wei / Marco Verch / Google Maps / James Morris / Café Credit

Vuelven las hipotecas

El mercado hipotecario, a punto de domeñar la pandemia con las vacunaciones masivas, se recupera con la adquisición de más viviendas y con unos clientes que prefieren abrumadoramente hipotecas de tipo fijo

Los primeros meses de este 2021 ya mediado han sido testigos de la recuperación del mercado de las hipotecas, después de muchos mese de estar de capa caída.

Dos hechos se han conjugado para la recuperación de este importante subsector financiero, como son que ha habido un aumento de la demanda que se a sumado a unos tipos en mínimos históricos.

Inclusive, en pocos meses, podríamos estar a un nivel de actividad prepandemia, los mismos niveles de hipotecas que antes de que el SARS-CoV-2 provocase un desbarajuste del sistema financiero mundial.

Mejor dato mensual desde hace diez años

Es lo que se ha vivido el pasado marzo, con casi 40.000 hipotecas firmadas, lo que supone el mejor dato mensual en las series históricas de los últimos diez años.

La ganancia es evidente, y supone haber firmado un 40% más de hipotecas con respecto al mismo mes del año 2020 y un 19,3% más que el año anterior, nos referimos al 2019.

Lo que más se ha contratado ha sido hipotecas a tipo fijo, lo que supone que durante toda la «vida» del préstamo se va a pagar la misma cantidad.

La de tipo fijo es un tipo de hipoteca codiciado tanto por los hipotecados como por las entidades financieras, y esto porque los primeros tienen la seguridad que pagarán la misma cantidad durante toda la deuda.

En el caso de las entidades financieras, las hipotecas a tipo fijo les dan una gran tranquilidad, debido a que el riesgo que asumen es inalterable y estable.

Sin embargo, no suben las compraventas

Aunque pueda suponer paradójico, las compraventas no suben todo lo que se debiera de suponer, de manera que están más bajas que las que se lograban en el 2019.

Es lo paradójico del asunto, ya que en marzo del 2021 solo han superado en un 1,5% las cifras que se lograron en el mismo periodo del 2020, mes en el que debemos recordar vivimos lo más cruento del confinamiento.

En el 2019, también en el mes de marzo se realizaron 133.860 operaciones de compraventa, muy cercanas a las operaciones dos años después, en un contexto en el cual ya resulta claro que salimos de la pandemia.

Lo que si se adivina sin ambages es que el mercado hipotecario va recuperando la normalidad e inclusive algunos analistas anuncian que estamos a las puertas de un mercado inmobiliario que volverá a estar desbocado.

Evolución del mercado

Como ya hemos indicado, el mercado hipotecario opta en su gran mayoría por el tipo fijo, suponiendo el 56,2% de lo firmado en el mes de marzo de 2021.

Los expertos aducen que en estos momentos el tipo fijo es la opción más atractiva para los nuevos hipotecados debido a que nos encontramos todavía ante un entorno enormemente volátil.

Aunque la recuperación se adivina en el horizonte, todavía la misma avanza a velocidad moderada y hay muchas incógnitas por despejar: habrá nuevas variantes del SARS-CoV-2, seguirán siendo efectivas las vacunas…

A pesar de que las hipotecas de tipo fijo ofrecen unos intereses mayores que las de tipo variable, para el hipotecado saber cual es la cuota mensual que va a tener que pagar durante toda la vida del crédito ayuda a darle seguridad.

En el pasado mes de marzo, el interés de las hipotecas de tipo fijo se encontraba en el 2,75%, lo cual supone una rebaja con respecto al mismo mes del 2019, cuando dicho interés estaba fijado en el 3,11%.

Ligera recuperación del Euribor

El Euribor es el indicador con respecto al cual se indexan las hipotecas de tipo variable, y el pasado mes de marzo estaba en el -0,481%, después de que enero tocase suelo con un interés del -0,505%.

Pero estos datos pueden dar lugar a equívoco: los tipos negativos no informan de que los bancos nos paguen por contraer una hipoteca, y todo parece indicar que el Euribor se irá recuperando progresivamente.

En una hipoteca de tipo variable, es el préstamo el que está sujeto a variaciones de interés, mientras que otra parte de la hipoteca, denominado diferencial permanece estable durante toda la hipoteca.

Por lo general, las hipotecas de tipo variable cuentan con un periodo de «vida» más larga que las de tipo fijo, por lo que suelen ser más beneficiosas para los propietarios de la vivienda.

Una propiedad inmobiliaria más barata

Y como consecuencia son hipotecas de menor cuantía las que se contratan, alcanzando en 2021 una inversión media de 137.700 euros, siendo más baja que la necesaria en el 2020.

El perfil de los hipotecados también ha cambiado en este largo año de pandemia. Ahora son personas de mayor edad y en mejor situación económica, tal como se puede leer en El impacto de la crisis sanitaria del covid-19 sobre el mercado de la vivienda en España, publicado por el Banco de España.

Por ello, y por lo que los más mayores tiene mejores tasas de ahorro pueden tener un más rápido acceso al crédito de entidades financieras para hipotecas, pero no solo.

Los más jóvenes que pretenden acceder a una hipoteca viene lastrado por bajos salarios y una enorme inestabilidad laboral, cosa que precariza el tipo de vivienda a la que pueden acceder, habitualmente en alquiler.

El precio de la vivienda se mantiene estable

Aunque muchos agoreros pronosticaban que el precio de la vivienda caería producto de la pandemia de SARS-Cov-2, la realidad es que el mercado inmobiliario se ha mantenido estable a pesar de todo.

Inclusive según los datos que aporta el Instituto Nacional de Estadística (INE) el precio de la vivienda se ha apreciado, en este primer trimestre de 2021, un 0,9%.

También se puede apreciar que el aumento del precio de la vivienda está en dependencia del lugar donde se encuentra esta.

Mientras que, en Canarias, Navarra, La Rioja y la Región de Murcia los precios han bajado, si han aumentado en Asturias, País Vasco, Aragón y Baleares, manteniéndose estable en el resto de los territorios.

Las razones de la subida en las compraventas

Una de las principales razones es que, con la pandemia, se aplazaron muchas decisiones de compra, con lo que ahora, a punto de domeñar al SARS-CoV-2, la demanda se reactiva.

También tiene que ver en el aumento de las operaciones que, con la pandemia, muchas familias han llegado a la conclusión de lo importante que es contar con un jardín o un balcón en la posibilidad de nuevos confinamientos.

De hecho, las viviendas que se compran ahora o bien son unifamiliares o pareados, o en le caso de los pisos estos son de más metros cuadrados.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Jon Gorey / Mike Mozart / Matthew Rutlegde / U.S. Department of Agriculture / Billie Grace Ward / Curt Gibbs / Mike Fleming / Wonderlane

La gasolina en máximos

Producto de una demanda creciente de derivados del petróleo, una vez que parece que la pandemia de SARS-CoV-2 está quedando atrás, el precio de la gasolina y el gasoil en España no deja de crecer desde noviembre: ahora un depósito de gasolina cuesta 75 euros y el de gasoil 68 euros

El crudo y sus derivados marcan máximos históricos en España, con el mayor precio en siete años, donde un depósito de gasolina cuesta, de media, 75 euros y uno de gasoil escala hasta los 68.

La subida está siendo sostenida y lleva varias semanas en alza, llegando a unos precios que no se recordaban en 7 años, y hoy por hoy el precio de la gasolina se sitúa en 1,37 euros el litro y en 1,23 el del gasoil.

Una subida mantenida desde noviembre

Los consumidores ven, desde el pasado noviembre, como el litro de combustible, tanto la gasolina como el gasoil, suben de manera sostenida desde hace más meses de lo que les gustaría.

Hasta hoy el precio de la gasolina ha aumentado un 19% y un 21% el del gasoil, producto de la subida de precio del barril de Brent, el índice con el que se alinea en Europa el precio de los combustibles.

Este jueves, el precio del barril de petróleo que se ha colocado en 73 dólares, teniendo en cuenta que en noviembre la referencia de precio del barril de petróleo del mar del Norte estaba en cuarenta dólares norteamericanos.

Una subida artificial

Aunque la gran incógnita a despejar es si el barril de crudo seguirá subiendo, los aumentos de precio se deben únicamente al capricho de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, no ha una necesidad del mercado.

Ha sido la OPEP, limitando el número de barriles de petróleo que salen al mercado, la que ha recortado la producción y a una misma demanda el precio no ha hecho sino crecer.

Por todo ello, con un planeta saliendo de la recesión económica producida por la pandemia de SARS-CoV-2, lo que está trayendo un aumento de la demanda, no aumentar la oferta de petróleo y sus derivados, lleva a una escalada alcista de los precios.

Sin embargo, esta situación podría hacer que los productores americanos de crudo a partir del fracking vayan a inundar el mercado con sus productos, lo que indefectiblemente obligaría a la OPEP+ a «mover ficha».

Reequilibrar el mercado

Saliendo de la pandemia y con unas economías con «hambre» de crecimiento, el equilibro de los precios no volverá, a decir de los expertos, hasta 2022.

En ese año se espera que las necesidades mundiales de crudo escalen hasta los 3 millones de barriles diarios, y es esperable que ante ese movimiento del mercado la OPEP+ reaccione.

Es posible que, ante esa nueva demanda, la producción mundial de petróleo llegue a los cinco millones de barriles diarios, y ante más oferta, los precios vuelvan por sus fueros.

Pero hasta dentro de un año aproximadamente, seguiremos teniendo que lidiar con unos precios alcistas, y la economía española tendrá que seguir «rascándose el bolsillo» para pagar la minuta del combustible.

Algunos analistas intuyen que hasta que el mercado se autorregule es posible que veamos «picos» de hasta 100 dólares por barril de crudo.

Un negocio menguante

El mercado de los combustibles fósiles y derivados y del gas será menguante en los próximos años, debido a que cada día son más los países, muchos de ellos desarrollados, que se han puesto como meta tener emisiones 0 en pocos años.

La única manera de conseguir eso pasa por potenciar las energías verdes y renovables en detrimento del tradicional mix energético basado en combustibles fósiles y gas natural, que es la «receta» actual.

La inversión en infraestructuras petrolíferas es cada vez menor, básicamente porque las petroleras se dan cuenta de que su negocio tiene fecha de caducidad, algo que paradójicamente no hace sino subir el precio de sus productos.

Desde la Agencia Internacional de la Energía (AIE) se estima que si lo que se pretende lograr es emisiones 0 en el 2050 es necesario dejar de invertir en el negocio de los combustibles fósiles, carbón y gas natural.

Francia, el «espejo» en el que se mira Europa

Nuestro país vecino es un ejemplo para el resto de los países europeos, ya que es el principal productor de energía de la UE sin que eso le haya hecho renunciar a la «energía verde».

El país que gobierna Emmanuel Macron ha logrado que el 95% de su generación eléctrica se consiga con tecnologías de bajas emisiones.

Francia es, dentro de los países de la Unión Europea, el que más energía exporta, buena parte de ella a España, logrando por ello pingues beneficios que el año 2020 llegaron a los 3.000 millones de euros.

Francia lidera una serie de países, de los que forman parte también Bélgica, Suiza, Austria y los países nórdicos que demuestran en la práctica como se puede hacer compatible la generación eléctrica con un respeto escrupuloso a la naturaleza.

Una producción enorme con poca huella de carbono

En el caso de nuestro país vecino, la producción anual de electricidad es de 40 GW anuales, con una de las huellas de carbono más pequeñas de toda Europa: 40 gCO₂eq/kWh.

Para poner en perspectiva la huella de carbono francesa, por Kilovatio de energía producido, nuestro país tiene una huella de carbono de 217 gCO₂eq/kWh con una producción de GW que es la mitad de la francesa.

Por equiparla la huella de carbono francesa con la de un país que tiene casi la misma generación eléctrica, 40 GW anuales, podemos decir que Alemania contamina 284 gCO₂eq/kWh

Alemania, un caso especial

La enorme huella de carbono de Alemania con respecto a un productor de electricidad como Francia que genera un volumen similar de electricidad se debe a que parte de la generación eléctrica alemana proviene del carbón.

A pesar de ello, en Alemania el 50% de la generación eléctrica se produce a partir de fuentes renovables, pero el uso del carbón pende como una pesada losa.

Un país cercano al de Ángela Merkel, Polonia, es uno de los más «sucios» a la hora de generar electricidad, ya que la mayor parte de esa generación se basa en el carbón.

El país que gobierna el Partido Ley y Justicia de Jarosław Kaczyński tiene una huella de carbono de 700 gCO₂eq/kWh, siendo uno de los países más contaminantes de toda Europa.

Fuente – EL PAÍS / xataka

Imagen – Tennssee Valley Authority / Robert Geiger / Yi Fei / Roel Hemkes / GCP Grey / John Fielding / Thomas Kohler / Roman Ranniew

Dos colosos a martillazos

BigMat España se lanza a la conquista de nuevos territorios comerciales, entrando en rumbo de colisión con otro de los gigantes de comercialización de materiales de la construcción y bricolaje como es Leroy Merlin, con la reciente adquisición por parte de BigMat de La Plataforma de Construcción

Parece que una guerra sin cuartel ha comenzado entre dos colosos de la venta de materiales para la construcción y el bricolaje, nos referimos a la francesa Leroy Merlín y la española BigMat España.

La cooperativa, nos referimos a BigMat España, sigue expandiéndose por aquellas zonas que hasta ahora eran el «territorio» de la multinacional francesa, augura una guerra sin cuartel por la facturación y los clientes.

Una ambiciosa política de crecimiento

Es en la que está embarcada BigMat, una cooperativa de comercialización de materiales de construcción y bricolaje, que embarcada en una ambiciosa política de expansión y crecimiento han comprado La Plataforma de Construcción.

Dicha plataforma tiene una importante presencia en todo el territorio, especialmente en las provincias de Madrid y Barcelona, y permite a BigMat llegar muchos más clientes.

No habiendo comunicado por cuánto han comprado La Plataforma de Construcción, su adquisición le va a permitir a BigMat acelerar su plan estratégico de crecimiento e implantación en tres años.

En el 2020, y a pesar de la pandemia de SARS-CoV-2 que ha asolado el país, BigMat logró facturar 1.100 millones de euros.

Además, BigMat, con su configuración de cooperativa, desafía a un sector que está copado por las Sociedades Anónimas.

Crecimiento

Con la adquisición de La Plataforma de Construcción se suma a la ya gran infraestructura de BigMat, 12 establecimientos de venta al público, dos centros logísticos y todo el stock de material que tenía la compañía recién adquirida.

Entre los logros que va a permitir la ampliación es poder «meter el hocico» en las dos principales ciudades – Madrid y Barcelona – en el Estado, con lo cual amplían su territorio comercial.

BigMat tenía muchos socios en la provincia de Madrid, pero no en el centro neurálgico que supone la capital de España, y en Barcelona pasaba otro tanto.

Otro de los logros de la absorción es hacerse con el know – how en venta y gestión de La Plataforma de Construcción, un modelo de gestión empresarial que se ha demostrado de éxito y que va a aplicar BigMat España a todos sus centros.

También de inspiración francesa

BigMat nace en España en el año 1998 por la iniciativa de siete almaceneros que vieron un modelo de negocio óptimo en BigMat Francia.

Justo en ese año BigMat Francia quería ampliar sus operaciones a otros países de la Unión Europea, y para ello nada mejor que el país vecino, España.

Lo que empezó en dos pequeños despachos sitos en la madrileña calle de las Naciones se ha convertido en una señora empresa con centros logísticos y grandes tiendas que como ya hemos indicado facturó el año pasado más de 1.000 millones de euros.

Si en el año 2000 en BigMat España había solo 20 socios, veinte años después son 250 asociados con 1.000 operadores y 800 puntos de venta entre España y Portugal.

Un crecimiento interno y externo

El crecimiento que ha experimentado BigMat no ha sido solo de tipo interno aumentando el número de asociados, sino también un crecimiento de su área comercial y de gestión.

A la central de compras que surgió en sus inicios, se le han sumado dos más: MásObra surgida en 2015 y Divendi, nacida en el 2018.

Inclusive el negocio ha visto como nacían divisiones dentro de BigMat España, como es el caso de BigWin, dedicada en exclusiva al negocio de puertas y ventanas.

BigMat España también cuenta con BigLog, su división logística, que se precia de tener un centro logístico de 100.000 metros cuadrados en la provincia de Castellón, que suma a otros dos absorbidos tras la adquisición de La Plataforma de Construcción.

Crecimiento por encima de las previsiones

En lo que llevamos de 2021 BigMat España ha crecido un 7%, el crecimiento que se había planificado para todo el año fiscal.

Todo parece indicar, así lo muestran las extrapolaciones, que en el presente ejercicio fiscal BigMat España facturará más de 1.200 millones de euros, en un «paseo militar» que le llevó a facturar en 2020 – annus horribilis – un 12% más de 2019.

En que no se haya producido una debacle en BigMat España se encuentra el hecho de que su sector – venta y comercialización de material de construcción – fuese calificado como servicio esencial.

Esa esencialidad les permitió tener su red comercial abierta al 60%, porque inclusive en lo más cruento de la pandemia el sector de la construcción no cesó en su actividad.

Venta por internet, algo impensable

Es otro de los hitos que ha hollado BigMat España, y es que su canal de venta online lleve varios meses «echando humo» con unos niveles de ventas impensables para lo que no deja de ser un gran almacén de materiales de la construcción.

Si algo tiene claro en BigMat España es que el futuro de las ventas pasa por internet, en un modelo que avanza tenuemente en el sector, que es que los clientes compren los insumos en el sitio web y luego recojan en tienda.

Cuando el cliente recoge sus productos en uno de alguno de los 800 puntos de venta, reciben por parte del personal comercial de BigMat España consejos sobre el uso profesional de los mismos, lo que permite añadir valor añadido a la venta.

Inclusive BigMat España alecciona a su personal comercial para que la atención al cliente sea personalizada y también lo más profesional posible, orientando al cliente hacia aquellos productos que verdaderamente necesita.

Al mismo tiempo, su implantación en todo el territorio nacional y su flota de camiones y furgonetas permite entregar los productos adquiridos en el domicilio profesional o personal de cada cliente en menos de una hora.

Comercio de proximidad

Producto de la pandemia, los españoles hemos vuelto al comercio de proximidad, algo de lo que BigMat España también puede «sacar pecho».

La red comercial de BigMat España, tanto en nuestro país como en Portugal, puede presumir de que, en un radio de menos de 50 kilómetros cuadrados, cualquier cliente tiene un punto de venta donde poder adquirir producto.

Por otro lado, BigMat España es una cooperativa, y ese tipo de sociedades mercantiles no pueden dar beneficios, con lo cual todos los beneficios se reinvierten con el objetivo de mejorar el servicio a los socios.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Derek Gavey / Seika / Antti T. Nissinen / BigMat Francia / Andrea Moya Photography / Marco Verch / BigMat España / Ed Kohler

Fumata blanca

Todo parece indicar, aunque todavía no hay un texto definitivo, que los agentes sociales han llegado a un acuerdo sobre la reforma del mercado laboral y de las pensiones, incentivando el trabajo más allá de la jubilación y una tributación de autónomos por la cuantía que ingresan mensualmente

Todo parece encarrilado para que los agentes económicos y sociales lleguen a un acuerdo para la reforma de las pensiones.

A pesar de todo la CEOE todavía no ha dado su sí y esperará a ver la redacción final del documento para dar su pláceme.

Mientras tanto los dos sindicatos mayoritarios están contentos con el borrador del acuerdo y coinciden con el hecho de que lo único que falta por arreglar son los últimos flecos.

Acuerdo político

Al menos sobre el camino que debe de llevar a cabo para la reforma de las pensiones, aunque como ya hemos indicado la CEOE esperará al texto final para dar su visto bueno, o no.

Desde el gobierno se indica que en unos pocos días el texto estará listo, y después de comunicárselo a los agentes sociales, se publicará en el Boletín Oficial del Estado para que sea público.

Debemos de recodar que los 140.000 millones de euros que van a llegar desde Bruselas – la mitad en subsidios y la otra mitad en préstamos – están condicionados a un ambicioso paquete de reformas.

El paquete de reformas se centra en una reforma en profundidad de las pensiones y el mercado de trabajo, unos cambios que no son del agrado de los dos sindicatos mayoritarios, CC. OO. y UGT.

Hay que tener en cuenta que la crisis financiera de hace 10 años provocó unos recortes brutales en las pensiones y ahondó la precarización del mercado laboral, con poca calidad en el empleo.

Endurecer la jubilación

En el caso de las pensiones, la nueva reforma va a traer un endurecimiento de las mismas, con un aumento del tiempo de cómputo, que llegará a los 35 años para poder lograr el 100% de la pensión.

A regañadientes los sindicatos han asumido los 35 años como el tiempo que cualquier trabajador tendrá que cotizar para cobrar su pensión íntegra, lo cual supone una gran victoria para el ministro Escrivá.

Además, de esa manera, deja lo más peliagudo de la negociación, la reforma del mercado laboral, para el próximo año, una negociación que será mas llevadera con el SARS-CoV-2 dejado atrás y con un PIB creciendo más del 5%.

Aunque hasta ahora lo que se ha llegado a un acuerdo es a un borrador, fuentes del ministerio indican que en pocos días se podrá publicar la redacción del texto definitivo, donde también se establecen modificaciones con respecto a las pensiones no contributivas.

Problemas en seno de la CEOE

Aunque la Confederación de Organizaciones Empresariales finalmente ha firmado el acuerdo, el mismo es de su entera satisfacción.

Además, cualquier ligero cambio en la redacción del documento puede provocar borrasca en la CEOE, habida cuenta de que la comisión de diálogo social de dicha organización está compuesta por 280 miembros.

Además, la asunción del texto se produjo primeramente en UGT, unos días después en la CC. OO. y los últimos en asumir el acuerdo fueron los empresarios.

Cada vez menos cotizantes

La realidad del mercado laboral español es que cada año que pasa hay menos cotizantes, y en estos momentos hay 3,4 personas trabajando por cada pensionista.

El envejecimiento de la población y la baja natalidad abonan el pesimismo en un escenario en el cual en pocos años no habrá suficientes cotizantes para sostener las pensiones.

En estos momentos se gasta el 11% del PIB en pagar pensiones, y las previsiones para el 2050 es que el gastó será más del 15% en el 2050, según el informe España 2050.

Precisamente es con esa reforma que se va a efectuar en las pensiones lo que pretende lograr es una sostenibilidad del sistema, tanto a corto, como a medio y largo plazo.

Otros temas de índole menor: revalorización de las pensiones

Ha sido uno de los compromisos del gobierno para con los pensionistas, y es que estos no solo no pierdan poder adquisitivo, sino que lo ganen en cada ejercicio fiscal.

En el caso en el cual haya inflación negativa, las pensiones no se revalorizarían ya que es un corrector automático que aumenta la capacidad de compra de los pensionistas.

Con ello se deroga la reforma de las pensiones que realizó el PP, que, en caso de desequilibrio en las cuentas del Estado, la revalorización sería solo del 0,25%.

Jubilarse cuando se debe

Lo que se pretende logar es que la edad efectiva de la jubilación se equipare con la edad legal, y no como ahora en la cual el pensionista tipo se jubila dos años antes de su edad legal de pasar a retiro.

Para ello la Seguridad Social estrena una nueva panoplia de bonificaciones y penalizaciones para aquellas personas que acceden a su jubilación, lo hagan cuando deben.

Por otro lado, desde la Seguridad Social también se pretende incentivar que los mayores alarguen su vida laboral, máxime cuando esta más que demostrado que ello no tampona el acceso de los jóvenes al empleo.

Aquellas personas que decidan seguir trabajando después de su edad de jubilación recibirán, por cada año de más trabajado, 11.000 euros o un 4% más de pensión.

Los autónomos cotizarán en función de su facturación

Con ello se logra una de las reivindicaciones históricas del colectivo de los autónomos, que es tributar por la facturación que tiene, y no como hasta ahora por una cantidad fija.

La cotización sería entre una horquilla entre 90 y 1.220 euros mensuales en dependencia directa de sus ingresos.

El método entraría en vigor en 2023 y existiría un periodo de transición de nueve años hasta la completa implantación del modelo.

Hasta ahora, además de una cantidad fija, los autónomos podían también tributar por módulos, aunque a esa figura se adscribían aquellos trabajadores por cuenta propia que más facturaban.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – La Moncloa – Gobierno de España / CEOE / Daniel X O’Neill / Universidad de Deusto / Public Services International / 401 (K) 2012 / Pedro Ribeiro Simões / John Morgan

Al rescate de la industria

El sector industrial también se va a ver beneficiado del «maná» de las ayudas europeas, máxime cuando supone el 13% de la PIB español y que el empleo que genera es de alta calidad, ajeno a la temporalidad y precariedad que caracteriza al mercado de trabajo español

Con la pandemia de SARS-CoV-2 la economía española se ha resentido a unos niveles que no se conocían desde la Guerra Civil.

Inclusive sectores que hasta en las peores crisis muestran «músculo», como es el caso del industrial, se están viendo resentidos y van a necesitar de un plan de rescate.

El gobierno financiará el plan de rescate industrial con 4.600 millones de euros, aunque desde el sector se opina que ese dinero no será suficiente.

Tangencialmente el ejecutivo ha creado el plan PERTEpara el vehículo eléctrico, dotado con casi 2.300 millones de euros, y que busca aumentar el parque de vehículos con propulsión eléctrica.

Un plan en tres años

Las previsiones del gobierno son invertir los 4.600 millones de euros en tres años para cimentar una industria que sigue renqueante después de un año de pandemia.

De esos casi 5.000 millones, algo menos de la mitad son subsidios a fondo perdido, y que están encuadrados en el Plan de Recuperación y Resiliencia que ha aprobado el gobierno.

Mientras tanto la otra mitad son créditos que habrá que devolver, aunque se pueden calificar como créditos «blandos» cuya gestión depende de varios ministerios.

Sin embargo, de tapadillo, existen otras partidas presupuestarias que de manera más o menos directa van a beneficiar al sector industrial español.

Así nos encontramos con un presupuesto de 850 millones de euros para gestión de residuos y economía circular, más de 1.500 millones para un plan de hidrógeno verde de aplicación industrial.

El plan se completa con 160 millones de euros para el sector aeroespacial, 40 millones de euros para I+D de vehículos no contaminantes y 880 millones para digitalización y gestión de datos en la industria.

Una inversión insuficiente, según la patronal

A pesar de que las cifran son mareantes, la patronal del sector no las considera suficientes y está presionando para que se aumente la cuantía de estas.

Por otro lado, tal como aducen los empresarios, el monto de las ayudas – entre subsidios a fondo perdido y créditos «blandos» – no suponen ni el 3% del dinero que se está movilizando desde Europa.

Y eso para un sector que supone el 11% del PIB y que además tiene una merecida fama de crear puestos de trabajo estables, rara avis en el precario sistema laboral español, donde cunden las externalizaciones.

También está el PERTE

El Plan para la Recuperación y Transformación Económica, en siglas PERTE, pretende realizar una transformación de un parque de vehículos con motores de combustión de derivados del petróleo, al vehículo «verde».

Las nuevas hornadas de vehículos, principalmente eléctricos, pero no solo, van a requerir una importante inversión, sobre todo para adaptar las factorías de vehículos que fabrican coches en España.

En vez de los fabricantes, será con dinero estatal con la que se llevará a cabo la adaptación de las fábricas de SEAT en Barcelona y Volkswagen en Pamplona, y también de la importante industria auxiliar que generan.

De estas inversiones depende, por ahora pende de un hilo, que la multinacional que dirige Herbert Diess implante una fábrica de baterías para vehículos eléctricos en España.

Una cuantiosa inversión

En esta primera inversión en el PERTE tiene una cuantía de 6.000 millones de euros a nivel europeo, de los cuales 1.200 millones caerían en España.

De eso precisamente, de la cuantía, se malicia la patronal de la industria que recortaría el dinero que se puede invertir en otros proyectos, muchos de los cuales son calificados como estratégicos.

Además, desde el ministerio del ramo se asegura que la inversión será suficiente, y en caso de necesitar más fondos estos serían librados, de manera que la inversión inicial se podría modular según las necesidades.

Desde el departamento de Reyes Maroto se asegura que los planes diseñados para el próximo trienio serán ejecutados y si es necesario se logrará la financiación de partidas en las cuales no se haya conseguido invertir el 100% del dinero asignado.

Recabar la opinión del sector

A la hora de priorizar las inversiones, el Ministerio de Industria ha recabado la opinión del sector, un proceso que comenzó el 20 de enero.

En esa fecha el departamento que dirige Reyes Maroto inició un proceso para que se presentasen proyectos de transición industrial, con la recepción de 718 que tras el cribado se quedaron en 462.

La inversión necesaria para desarrollar esos casi 500 proyectos se sitúa en 143.000 millones de euros, por lo que se realizó una nueva expurgación, sobreviviendo solo 139 proyectos con una inversión necesaria de 30.000 millones de euros.

Agua de borrajas

A pesar de esas elefantiásicas cantidades de dinero, la realidad es que finalmente la Unión Europea solo permitirá disponer a España de 11.922 millones de euros.

Además, el ministerio solo aportará 2.289 millones de euros, y ese dinero se asignará en procesos de concurrencia competitiva, en el que los proyectos elegidos se tendrán que mostrar más válidos que los de la competencia.

Por tanto, la información recabada por el Ministerio de Industria es solamente informativa, para pulsar las intenciones del sector industrial.

El gobierno de España ya tiene perfilado su «hoja de ruta» que pasa por priorizar siete de esos proyectos que serán los que integren el PERTE.

Esos proyectos son automoción, electrónica orientada al diseño de chips, economía circular, reciclaje de baterías, energías renovables, agroalimentación, salud y aeronáutica.

Y otros planes secundarios

Dependiendo cuál sea la inversión para esos siete planes que conforman el PERTE original, y si después de su implementación sobra dinero, se podrían activar otros planes.

Dichos planes tienen que ver con el textil y el calzado, industrial química, ferrocarril y cerámica.

Inclusive para el PERTE la patronal tiene sus propias iniciativas, que pasarían por el establecimiento de planes plurianuales, y que las autonomías también tengan capacidad de decisión en cuanto a que tipo de inversión llevar a cabo en sus territorios.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Rutger van der Maar / AVID Vines / Tech Stomberg / Kārlis Dambrāns / Eric Caballero / Associació Catalana de Municipis / Hauke Musicaloris

Lento pero seguro

Se acaba de presentar, con el boato que solo sabe imprimir Presidencia del Gobierno, el informe España 2050, en el cual un panel de 130 expertos presenta sus propuestas para lograr que a mediados de siglo se haya cerrado la brecha económica y de otros tipos con los países más avanzados de Europa

El informe España 2050 fue presentado con todo el boato que solo se pueden permitir el gobierno nacional y su presidente Pedro Sánchez.

En el aspecto económico, lo más relevante, aunque hay un cúmulo de objetivos más que encomiables, es que en dicho plan se fija que, hasta ese año, el crecimiento de la economía patria debería ser de al menos un 1,5% anual.

El informe también subraya, con preocupación, que si España no se pone las «pilas» la brecha que existe con los países de nuestro entorno europeo se puede agrandar.

Vae Annis

A pesar de que en el último cuarto de siglo la economía española ha crecido, de media, a un 2%, la realidad es que en la última década España se ha atascado producto de dos crisis: la financiera del 2008 y la provocada por la pandemia.

El panel de expertos que ha elaborado el informe España 2050, cifra lograr ese objetivo en el concepto, casi mágico, de la productividad.

De lograrse ese crecimiento de aquí al 2050, España no tendría nada que envidiar, ni el PIB ni en renta per cápita a los países europeos más avanzados.

Sin embargo, con unos crecimientos anuales entre el 0,3% y el 1,1% España pasaría a estar en el vagón de cola de la UE y no se lograría la tan ansiada convergencia.

Recuperando a John Maynard Keynes

En cierto modo el informe España 2050 recuerda mucho a Las posibilidades económicas de nuestros nietos, que explica, hasta cierto modo, las dos crisis económicas que hemos vivido en apenas una década.

El informe ha contado con un panel de 103 expertos de ámbitos multidisciplinares, siendo el trabajo ligeramente optimista ya que afirma que con políticas económicas acertadas a mitad de siglo España seguirá siendo una potencia pujante.

Desde el punto de vista económico, y lo subrayan los panelistas, España podría, en el horizonte del 2050 tener una renta per cápita cercana o muy próxima a los países que «cortan el bacalao» en la Unión Europea.

Una de cal y una de arena

En los últimos 30 años, y a raíz de los Pactos de la Moncloa, en la cual los partidos políticos que hicieron la transición llegaron a la conclusión de que con las cosas de comer no se juega, se ha ido convergiendo con Europa.

Hace tres décadas la renta per cápita era de 16.000 euros y hoy por hoy supera los 30.000 euros per cápita.

Pero, como ya hemos indicado, lo más importante para que España tenga un futuro, a todos los niveles, a mediados de siglo es aumentar sea como sea la productividad por hora trabajada.

Sin embargo, en la última década, España ha tenido que vivir dos crisis económicas que a punto estuvieron de desarbolar el país: la primera fue la del 2008 que fue financiera y en el caso de España también inmobiliaria.

La segunda todavía la estamos viviendo y ha sido producto del virus SARS-CoV-2, una crisis que podía haber acabado con la economía española si no fuera por el salvavidas de los ERTE y por el maná europeo de 140.000 millones de euros.

Otro de los hándicaps que tiene el sistema económico español tiene que ver con la longevidad de su población, que en los próximos años se volverá añosa.

Los expertos también suponen que de no lograrse un crecimiento económico suficiente aumentaría el desempleo y la desigualdad.

La «receta» para aumentar la productividad

Para lograr que el trabajo en España se vuelva más productivo los expertos establecen que la «receta» debe de estar compuesta por mejorar los estándares educativos, aumentar la investigación y el desarrollo.

Otros componentes para que España logre la excelencia allá por el 2050 tienen que ver con la digitalización, transición ecológica y aumentar el tamaño de las empresas.

Al mismo tiempo, habría que obligar a que la economía sumergida, que actualmente se estima en un 17%, se convierta en economía formal, con esas empresas pagando tributos e impuesto de sociedades.

También sería necesario aumentar el número de población empleada, del 62% actual a más del 80%, incentivando alargar la edad de jubilación e invirtiendo especialmente en formación de jóvenes, mujeres e inmigrantes.

Lo ideal sería lograr lo que mismo que ha conseguido Alemania y los países escandinavos, que han logrado en las últimas tres décadas aumentar la productividad en un 50% y al mismo tiempo aumentar el porcentaje de población empleada.

En el corto plazo

Pero sin proyectarnos sobre el 2050, también es necesario tomar medidas en el corto plazo, sin ir más lejos en el 2023.

Y una de las primeras tareas tiene que ser reducir la brecha en cuanto a la renta per cápita de la media de los países europeos. Dicha brecha es de un 21%.

Mientras que el trabajador tipo español ingresa anualmente 30.000 euros, un europeo consigue anualmente, por rentas de todo tipo incluido el trabajo, 39.000 euros.

La proyección para el 2050, si no se introducen importantes medidas en el mercado laboral y la productividad, la desviación se iría al 27%.

El maná europeo

Nos referimos a los 140.000 millones de euros que van a venir de Europa, la mitad como subsidios a fondo perdido, y los otros 70.000 millones como préstamos que habrá que devolver llegado el caso.

Pero ese dinero no va a salir gratis, ya que la Unión Europea y la Comisión Europea exigen reformas de calado, esencialmente en lo que tiene que ver con el mercado laboral y la reforma de las pensiones.

Pero el panel de expertos también considera que sería necesario reformas en lo que tiene que ver con la territorialidad, distribución de la población, actividad económica y también con el cambio climático.

¿Qué nos depara el futuro?

A pesar del prestigio de los académicos que han elaborado el informe España 2050, nadie sabe ni siquiera de manera fragmentaria cómo evolucionará exactamente nuestro país.

De cualquiera de las maneras se trata, en esencia, de un juego de prospectiva más: a medida que se vaya acercando la mitad de siglo veremos si el informe España 2050 acierta o no.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – La Moncloa – Gobierno de España / FAO Americas / Peter K. Levy / Waleed / Hobbes Lao / Foto Sleuth / European Parliament / Juan Antonio Segal

Los autónomos acarician un viejo sueño

Mientras poco a poco la economía, y en especial la hostelería recuperan empleo y actividad, los autónomos ya casi acarician una histórica reivindicación del colectivo: poder cotizar proporcionalmente a lo que se factura

Un sueño largamente acariciado por los autónomos, cotizar por lo que ingresan en vez de una cuota fija, podría estar más cerca.

En el último borrador presentado por el gobierno a los agentes sociales y que, por primera vez, establece que los pagos se harán por tramos, con unas cuotas que irán desde los 90 euros a los 1.220 euros mensuales.

El gobierno tiene intención de aprobar la norma para el 2022 y que sus efectos económicos comiencen a tener efecto un año después.

Novedades importantes

En caso de ser aprobada la reforma, el despliegue de la misma se hará en nueve años, y cada tres años se evaluará si la medida va por buen camino.

Asimismo, serán los propios autónomos los que decidirán en que base de cotización quieren estar, en previsión de la cantidad de ingresos que van a tener en el año entrante.

En caso de que el autónomo tenga unos ingresos superiores a los previstos, antes de que termine el año fiscal el trabajador podrá modular su cuota para que sus ingresos reales se ajusten a los estimados.

En caso de ingresar más de lo previsto, el autónomo tendría que pagar una cuota añadida, y si el caso es que no ha ingresado tanto como esperaba, la Seguridad Social le devolverá una cantidad proporcional.

Revalorizar las pensiones

Es otro de los grandes proyectos del gobierno socialista y del ministro José Luís Escrivá, que abre nuevamente la puerta a la revalorización de las pensiones.

En el borrador se puede leer que en caso de que los pensionistas pierdan poder adquisitivo en el año en curso, eso se compensará, al año siguiente, con lo que en términos coloquiales se llama «paguilla».

Y los más interesante, en caso de que, por diversos motivos, como puede ser una inflación negativa, los pensionistas ganen poder adquisitivo, no se les detraerá nada de sus pensiones.

A eso se une que cada lustro se hará una evaluación de si las pensiones han logrado aumentar su poder adquisitivo: en caso negativo se establecerían mecanismos para lograr ese efecto.

Aumentan las penalizaciones

Hasta ahora, aquellos cotizantes que se jubilaban antes de la edad legal de jubilación – de media los trabajadores se suelen jubilar dos años antes de llegar a la edad efectiva – tenían una penalización del 4%.

A partir de ahora la penalización se equiparará al del resto de los trabajadores, que va del 13% al 21%, dependiendo de los casos posibles.

Con esta nueva medida lo que se pretende es desincentivar a las jubilaciones anticipadas, aunque le gobierno prevé un periodo transitorio de 12 años, en los cuales se irá progresivamente aplicando la medida.

Trabajar más allá de la jubilación

Es otro de los puntos fuertes del plan del Ministerio de Seguridad Social y Migraciones, y es que, voluntariamente, se siga trabajando más allá de la edad de jubilación.

Son muchos los trabajadores que más allá de su jubilación pueden seguir trabajando, siendo unos años en los cuales se tiene una valía profesional y unos conocimientos, atesorados tras una larga vida de trabajo, que muchas veces se desaprovechan.

Para incentivar que se siga trabajando más allá del retiro, se va a prohibir la jubilación forzosa al llegar a los 68 años y medidas de apoyo a las empresas para que mantengan el empleo de los trabajadores añosos.

España crea empleo a pesar de la pandemia

Con los últimos datos en la mano, los de abril del 2021, en España se han creado 134.000 nuevos empleos, el mejor dato de creación de empleo desde julio del 2020.

Hoy la Seguridad Social ha recuperado a 19 millones de cotizantes, bien es cierto que gracias al efecto el calendario.

En lo que respecta a datos interanuales, en los últimos doce meses se han creado 600.000 puestos de trabajo, aunque también es cierto que en estos momentos hay 200.000 afiliados menos a la Seguridad Social que antes de la pandemia.

Buen dato de paro

Como es lógico y natural, la creación de empleo ha traído con consecuencia una mejora en los datos del desempleo.

En el pasado mes de abril se crearon 39.000 empleos, con lo que en estos momentos hay desempleados 3.910.628 personas, y serían muchas más si el gobierno no se hubiese sacado de la chistera los ERTE.

Al mismo tiempo, buena parte del empleo que se está creando es de calidad: de los contratos firmados en abril, 164.080 fueron indefinidos, lo que supone un 12,01% del total de los contratos establecidos.

En una situación de recesión económica, el dato dice mucho del estado de la economía nacional, ya que en un mes «normal» los contratos indefinidos no pueden superar el 10% de los firmados.

Pero en los meses precedentes, con la economía a medio gas y las olas sucesivas del coronavirus SARS-CoV-2, en marzo la seguridad social perdió 45.000 cotizantes y en febrero las bajas fueron 30.000.

Las empresas se recuperan

Y el mejor índice de eso no es otro que el dato de los trabajadores que salen cada mes de los ERTE, que, en marzo, último mes del que hay datos, han llegado a 36.621 personas.

El número de trabajadores en ERTE actualmente en España es de 638.238 personas, y el 50% de estas proviene del gremio de la hostelería, y 100.000 de ellas específicamente de negocios de hospedaje, principalmente hoteles.

En el último año se ha conseguido que tres millones de trabajadores hayan podido volver a sus puestos de trabajo, mientras todavía 13.500 empresas siguen con expedientes de regulación de empleo temporal.

La hostelería a la cabeza de la recuperación

La hostelería es, con mucho, el sector que más empleo crea, en concreto con 40.000 nuevos afiliados a la Seguridad Social.

Uno de los sectores más pujantes de la economía nacional, como es la hostelería, se va recuperando poco a poco a medida que la caída de las restricciones y del estado de alarma permiten hacer más negocio.

Fuente – EL PAÍS / CincoDías

Imagen – Tom Chapman / Nenad Stojkovic / Carlos Ebert / Coryn Wolk / Bob Dass / DaMongMan / Banalities / Paul Sobczak / Laura LaRose