En Rusia también se evade

Nuevas revelaciones de los papeles de Pandora, demuestran que muchos oligarcas del círculo de confianza de Putin, llevan años evadiendo divisas a las Hacienda rusa mediante sociedades en paraísos fiscales. Las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea habrían acelerado esos comportamientos delictivos

En la Rusia actual también se evade entre los círculos y los oligarcas que participan de la amistad de Vladimír Putin, al menos así lo demuestra una nueva hornada de los Papeles de Pandora.

En lo que fuera el primer país que tuvo la primera sociedad socialista que pretendió abolir la propiedad privada y las diferencias socioeconómicas, campa por sus respetos un capitalismo de pillos que evaden todo lo que pueden.

En la última revelación de los Papeles de Pandora se muestra, bien a las claras, un total de 3.600 sociedades en paraísos fiscales que tienen como propietarios a oligarcas de la órbita del Kremlin.

Sortear las sanciones

Es el caso de Alexéi Mordashov, uno de los incondicionales de Vladimír Putin, que, para sortear las sanciones de Europa y Estados Unidos, ha vendido su principal empresa, una participación en mayorista turístico alemán TUI, a una sociedad radicada en las Islas Vírgenes Británicas.

De ese modo, vendiendo un tercio de su participación a Ondero Ltd., la sociedad instrumental con la que controla sus inversiones en Europa, evita un más que posible embargo si la participación estuviese a nombre de una sociedad rusa.

De la misma manera han actuado un buen número de oligarcas rusos que veían más que probable, como realmente ha sucedido, que Europa y Estados Unidos congelasen sus activos en la UE y en territorio norteamericano.

En el caso de España, el gobierno ya ha actuado contra media docena de yates propiedad de la élite económica rusa, inclusive, aunque los mismos estuvieren domiciliado en paraísos fiscales y no estaban directamente a nombre de los potentados.

Una matrioska rusa

Siguiendo con la ingeniería empresarial del tal Mordashov, Ondero Ltd. está desde el año 2018 controlado por Ranel Assets, que se encuentra bajo el control de Marina Mordashova, la mujer de Alexéi.

Todo ello aparece en un nuevo capítulo de los Papeles de Pandora, como datos de la investigación que desde hace unos años lleva a cabo el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Esta operativa, sociedades offshore que están controladas a través de otras sociedades no es nuevo, ya que es un clásico en la evasión empresarial y de capitales, algo a lo que también son aficionadas las élites rusas.

Los Papeles de Pandora son un conjunto de 11.900.000 documentos que fueron filtrados a la prensa y que provienen de 14 proveedores de servicios offshore, y que empezaron a ser filtrados, no se sabe por quién, a partir de octubre de 2021.

Entre los evasores, se encuentran 42 billonarios rusos cuya riqueza supone el 15% del Producto Interior Bruto que produce el país que gobierna Vladimír Putin.

Miles de sociedades

En los papeles de Pandora se encuentran reflejadas un total de 3.700 sociedades offshore que pertenecen a 4.400 ciudadanos rusos.

Las sociedades offshore han sido creadas por proveedores de ese tipo de servicios cuya operativa consiste en crear una variedad de sociedades – empresas, fideicomisos y fundaciones – cuya misión es ocultar al fisco enormes cantidades de dinero.

Uno de esos «despachos» se llama Alpha Group, que es uno de los que habitualmente operaba para clientes rusos: el 40% de sus sociedades eran para clientes del país de las estepas.

El pasado jueves, el ICIJ hizo públicos más «papeles» de Alpha Group con lo cual han aflorado otros muchos potentados rusos que utilizaron a ese despacho para evitar pagar impuestos al fisco ruso.

PriceWaterHouseCooper también en el ajo

Las últimas revelaciones del ICIJ también extienden la responsabilidad a la consultora internacional PriceWaterHouseCooper, que habría ayudado a Alexéi Mordashov a ocultar parte de su fortuna.

En el año 2003, el potentado ruso contaba con 37 años de edad y ya aparecía en la lista que todos los años la revista Forbes publica con los megáricos que hay en el mundo, codeándose con, entre otras, con Oprah Winfrey.

Ya hace casi 20 años PriceWaterHouseCooper ayudaba a Mordashov a ocultar parte de su patrimonio, que a día de hoy se cifra en 29.000 millones de euros, en 65 sociedades opacas las Islas Vírgenes Británicas.

Parte de las sociedades se convirtieron en instrumentales para poder teledirigir las inversiones de Mordashov en la propia Rusia, en compañías de explotación de madera, carbón y medios de comunicación.

Sancionado en febrero

Mordashov ha sido uno de los oligarcas rusos que han sido sancionados por la Unión Europea y por Estados Unidos por la invasión de Ucrania.

Las sanciones han sido impuestas porque para Estados Unidos y la UE, el magnate tiene vinculación directa con el poder ejecutivo que gobierna actualmente Rusia.

Las sanciones a Mordashov golpean directamente a una parte de su conglomerado empresarial, ya que una de sus empresas es Severstal, el cuarto producto ruso de acero y que exportaba tres millones de toneladas de acero a la UE.

Las sanciones se han convertido en el juego del gato y el ratón, por lo que Mordashov optó por vender su participación en TUI y en la minera Nordgold a Ondero Ltd., como ya se ha explicado en estas páginas.

Ondero Ltd. es propiedad de María Mordashova, la mujer de oligarca y madre de sus hijos, la que es difícil que sea sometida a sanciones por la Unión Europea y por Estados Unidos.

En otra operación digna del funambulismo financiero en altura, el avión del oligarca, un Bombardier Global 600, fue registrado en la Isla de Man, otro paraíso fiscal, por lo cual a día de hoy es inembargable.

En el círculo de confianza de Putin

Es el caso de otro de los oligarcas, Suleymán Karimov, que posee en la Unión Europea activos por casi 9.000 millones de euros.

En este caso, los papeles revelados por ICIJ revelan que podría ser el brazo de inversión del dinero que Vladimír Putin ha atesorado en las dos décadas que lleva detentando el poder en Rusia.

En este caso Karimov ha seguido casi de manera ortodoxa el manual del buen evasor, ya que ha creado en diversos paraísos fiscales sociedades interpuestas que llevan el dinero evadido desde estas a una fundación sin ánimo de lucro.

Esas sociedades interpuestas, dirigidas por un sobrino de Karimov, habrían transferido a la fundación casi 300 millones de dólares, y habrían suscrito un crédito de 65 millones de dólares para adquirir dos aviones: un Boeing 737 y un Bombardier Global Express.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Larry Koester / Steve / Yun Huang Yong / BVI / Dan Kamminga / Барвенковский

La CNMV lanza un ultimátum a Google y Facebook

La Comisión Nacional del Mercado de Valores ha lanzado un ultimátum a Google y Facebook para que se regulen a sí mismas para que no sigan anunciando en el buscador y en la red social auténticos chiringuitos financieros que prometen dinero fácil invirtiendo en criptomonedas, inversiones que muchas veces son una estafa

Y todo tiene que ver con la publicidad, muchas veces engañosa, en la cual se anuncian servicios financieros que cuando menos son chiringuitos, y a veces hasta estafas.

En un primer momento la CNMV ha pedido a los buscadores y redes sociales que se autorregulen.

De no hacerlo el organismo público que dirige Rodrigo Buenaventura pedirá al Gobierno una legislación que impida la publicidad de empresas «pirata».

Sobre todo, Google y Facebook

Más que una advertencia, lo de la CNMV es un ultimátum: o se acaba la publicidad de «chiringuitos» financieros o se arbitrará una ley que lo impida.

En los últimos tiempos la mayoría de la publicidad fraudulenta que se puede ver en el buscador y en la red social tiene que ver con criptodivisas, que se convierten en el «gancho» para otro tipo de estafas.

En la actualidad, y según la CNMV, aunque no se puede equiparar fraude y criptodivisa, la mayoría de los fraudes en la red tienen que ver con ese tipo de divisas cibernéticas, siendo el sector donde más ilegalidades se cometen.

Necesidad de acuerdo

La CNMV no quiere tener que acudir a medidas coercitivas, al menos por el momento, convencida de que la administración y los grandes actores del sector de internet tienen que llegar a algún tipo de acuerdo.

Sin embargo, la realidad es que las posiciones no están siquiera próximas, ya que Google y Facebook no quieren tocar su negocio publicitario, ya que se trata de la gallina de los huevos de oro para ellos.

La realidad que tiene constatada la CNMV es que es a raíz de la publicidad que se publicita en buscadores de internet y en redes sociales como Facebook, donde los estafadores encuentran a los incautos a los cuales estafan impunemente.

Pedagogía

Ante un sector que casi no está regulado, ni en España ni en la Unión Europea, la única labor que pueden desarrollar los reguladores de los diversos países europeos es denunciar a dominios donde se están produciendo las estafas.

Pero la realidad es que Google y Facebook hacen oídos sordos a las advertencias de las autoridades nacionales y europeas y siguen alojando publicidad de entidades o bien son abiertamente fraudulentas o no tiene autorización para la intermediación financiera.

La CMNV tiene como espejo a Reino Unido donde los gigantes de internet han conveniado con el gobierno de Boris Johnson rechazar realizar publicidad de entidades y empresas que hayan sido señaladas como fraudulentas por el ejecutivo de Downing Street.

El sector en España empieza a estar entre la espada y la pared: la CNMV advierte que de no llegar a un acuerdo el gobierno español será el que regule el sector con una legislación específica.

Unas criptomonedas que no son la panacea

El negocio de los criptoactivos es uno de los que más fraudes está produciendo en internet, con unas criptomonedas que muchos analistas financieros nunca calificarían como vehículos de inversión.

Uno de los talones de Aquiles de las criptomonedas es su escasa capacidad para crear valor en el largo plazo, aunque es cierto que pueden crear una gran cantidad de plusvalía en los periodos de alta volatilidad.

Además, el mercado de las criptomonedas se ha convertido en un sindiós, en donde pululan miles de criptomonedas diferentes, aunque bien es cierto que hay algunas que por su solidez se están convirtiendo en valor refugio.

En estos momentos se han contabilizado por la CNMV hasta 10.000 criptomonedas, ya que su creación es sumamente fácil, por lo que también son un mercado donde la estafa está a la vuelta de la esquina.

Todo tipo de avisos

Tanto la Comisión Nacional del Mercado de Valores como su par Europa, la ESMA, han realizado campañas advirtiendo por activa y pasiva de que se corren graves riesgos cuando se invierte en criptomonedas.

Sin embargo, eso ha provocado el efecto contrario: los avisos de la CNMV y la ESMA han lanzado a la inversión en criptoactivos a muchos inversores que creen que la CNMV y la ESMA lo único que pretenden es preservar el statu quo.

Algo que tal como subrayan desde la CNMV no es cierto ya que la entidad considera que cuanto menos intermediarios haya entre los inversores y las empresas será mejor para el «juego» financiero.

Sin embargo, por lo sí velan la CNMV y la ESMA es porque los canales de inversión, lo más directos posibles, tengan la suficiente fiabilidad como para evitar fraudes, que se producen a cientos todos los días.

Y por si fuera poco minar criptomonedas contamina

Es otro de los efectos no deseados de las criptomonedas, y es que el consumo energético para lograr un Bitcoin, o cualquier otra moneda digital, es de unas proporciones colosales.

Cualquier criptomoneda, empezado por el sacrosanto Bitcoin, tiene que ser «minada», esto es, se tienen que resolver computacionalmente una serie de algoritmos hasta que el «minero» logra la criptomoneda.

Dedicarse al minado de criptomonedas de manera industrial, que implica cientos o miles de ordenadores resolviendo algoritmos implica unos enormes gastos de energía.

Para evitar tal gasto energético, y la huella de carbono consiguiente, son muchos los que defienden, que, en el caso concreto del Bitcoin, lo mejor sería hacer más sencillos esos algoritmos.

De ese modo se lograría que el gasto energético fuese mucho menor, y la minería de Bitcoins sería mucho menos contaminante.

Para lograrlo algunas organizaciones ecologistas, caso de Greenpeace y Environmental Working Group, ha lanzado la campaña Code not Climate, que se podría traducir en español como “Cambia el código, no el clima”.

Según estas organizaciones ambientalistas, cambiando el código de los algoritmos que es necesario resolver para minar Bitcoins, se podría reducir en un 99% la contaminación que provoca el proceso.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Meta / Google Ads / Best Picko / rimse / Richard Patterson / Mariya Chorna / Victoria Catterson

El turismo se recupera en España, al menos en Semana Santa

A pesar de los nubarrones que se ciernen en el horizonte – enorme inflación y guerra de Ucrania – el sector turístico cifra en Semana Santa la senda de la recuperación de un sector que factura entre un 50% y un 60% menos de lo que lo hacía en 2019, año en el cual todavía no había estallado la pandemia de SARS-CoV-2

Y la primera cita la tiene con la Semana Santa, donde las reservas de alojamientos y de viajes han aumentado un 40% con respecto al ejercicio anterior.

Estos datos provienen de ACAVE, la patronal del sector que ve nubarrones producto de la guerra de Ucrania y la inflación galopante que estamos sufriendo con unas cotas que no se conocían desde los años ochenta del pasado siglo.

Debido a la delicada situación económica, en el sector también se plantean llevar a cabo subidas para que la inflación no se coma los beneficios que son como maná caído del cielo en estos momentos.

Sobre todo, las agencias de viajes

Son el nicho de mercado que pilota la recuperación del sector turístico, en unos tiempos en el cual existen cientos de posibilidades para gestionar los viajes sin intermediarios.

En lo que respecta a las reservas de Semana Santa están logrando recuperar la actividad, y el sector del Turismo piensa que en dichas fechas se va a iniciar la recuperación del sector.

En las previsiones de los principales actores del sector se barajaba – ahora tenemos una guerra encima y un alza de precios acompañada de inflación – que en el 2024 el PIB que genera el turismo se recuperaría.

Pero los datos que en estos momentos obran en poder de Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas muestran que las reservas de viajes para Semana Santa se han recuperado, en algunos casos, en un 50%.

Además, la clientela planifica los viajes con un mes de antelación, lo que permite que las agencias de viaje tengan más margen de maniobra en caso de que haya alguna incidencia con las reservas.

Invasión en Ucrania

Como en otros muchos sectores, la invasión de Ucrania perpetrada por Rusia ha afectado al sector, con una retracción del número de viajes contratados, además de ser el importe más bajo de lo que se esperaba.

Sin embargo, los españoles, a la hora de viajar, en muchos casos dejamos la contratación para el último momento, con lo cual sería posible incluso que en breve se reactivase la demanda.

En un reciente estudio demoscópico encargado por el propio sector, el 79% de los operadores de viaje informan que el estallido de la guerra en Ucrania ha provocado un mayor conservadurismo a la hora de contratar viajes.

A pesar de ello la patronal del sector espera que la guerra de Ucrania sea solo un pequeño bache y el problema no se cronifique.

La invasión de Ucrania ha quitado las ganas de viajar a mucho turista europeo que antes del conflicto bélico demostraba mucho apetito, atrasado por la pandemia, para conocer nuestro país.

Destinos turísticos

En lo que respecta al viajero nacional que quiere viajar en Semana Santa los destinos preferidos son Canarias, Cataluña, Valencia, Andalucía y Baleares.

Además, uno de los principales empujes en cuanto a la contratación se centra en el turismo rural, con regiones que casi han colgado el cartel de completo.

Por su parte, y también centrándonos en Semana Santa, la contratación de viajes desde el extranjero para visitar nuestro país ha aumentado entre un 40 y 50%, sobre todo entre turistas Francia, Reino Unido y el Benelux.

España se recupera pues como uno de los destinos turísticos preferidos entre los países europeos de nuestro entorno, un destino donde se puede realizar diferentes tipos de turismo, desde el de sol y playa hasta el gastronómico y cultural.

La inflación se desboca

En estos momentos la inflación bate récords históricos en nuestro país, con un 9,8%, magnitud que no se conocía desde mediados de los años 80 del pasado siglo.

Ese factor es uno de los que podrían lastrar la recuperación del sector y desde ACAVE se siente preocupados no vaya a ser que los buenos resultados de Semana Santa sean solo el canto del cisne.

Debido a esa inflación, los paquetes turísticos aumentarán de precio entre un diez y un doce por ciento, lo que puede redundar en un menor gasto de los turistas.

Además, el sector todavía no ha podido recuperar la actividad – y la facturación – del 2019, el año anterior a la pandemia, con una facturación que todavía está entre un 70% y 80% menor que antes de la pandemia.

Se estima que el 28% de la fuerza de trabajo del sector turístico se encuentra todavía en ERTE, algo sostenible porque el gobierno ha permitido al sector auxiliarse con el Mecanismo RED que beneficia a las agencias de viaje.

El Mecanismo RED es el que ha permitido la rápida gestión de los Expedientes de Regulación de Empleo Temporal que ha sido un auténtico salvavidas para el sector turístico y el de las agencias de viajes.  

Explorar nuevos mercados

En esa dinámica se entiende la campaña que TURESPAÑA está llevando a cabo en Estados Unidos, con la idea de promocionar el destino como sinónimo de calidad, seguridad y sostenibilidad.

El formato de la campaña es reunir a 56 turoperadores norteamericanos con 45 destinos turísticos españoles, con la vista puesto en que los norteamericanos diseñen paquetes turísticos que incluyan nuestro país.

Entre hoy y mañana y bajo ese «paraguas» se va a celebrar en Miami el Spain Summit 2022, en el que además del sector nacional y tour operadores norteamericanos, también estarán presentes las Consejerías de Turismo.

Con este acto se retoman los contactos entre los sectores de turismo de España y Estados Unidos, que habían quedado congelados, producto de la pandemia que afecto a los cinco continentes.

Estados Unidos siempre ha sido un oscuro objeto de deseo para el sector turístico español, tanto por el volumen de turistas que posee como por el elevado gasto que realizan los nacionales de aquel país cuándo viajan.

Fuente – EL PAÍS / HOSTELTUR

Imagen – Marco Verch / A. Davey / manhhai / Drone Pics / John Loo /

Volver a los años 70

Y a sus crisis del petróleo, que se parece, como dos gotas de agua, a la que se está produciendo ya en estos momentos en Europa, con una guerra en Ucrania y la UE y Rusia clavándose el rejón con todo tipo de sanciones económicas

Y a su crisis petrolífera es lo que parece que se está configurando en lontananza, aunque si recordamos, en aquel momento el detonante de la crisis fueron dos guerras, o tres, según se mire.

Una de las guerras que provocó la crisis fue la ya mediada, para aquella época, Guerra del Vietnam, y dos guerras – la de los 6 Días y la del Yom Kippur – que enfrentaron a Israel con sus vecinos árabes.

Un más que probable aumento del precio de la energía y de la canasta básica de alimentos podrían ser los prolegómenos de agitaciones sociales, a las que ni los países que forman parte de la Unión Europea ni España serían ajenos.

Represalias

El punto álgido de la crisis del petróleo de los años setenta del pasado siglo fue una represalia de los países árabes productores de petróleo, casi la mayoría de los que formaban al OPEP a aquellos países apoyaban a Israel.

La escalada de precios que se están llevando a cabo en estos momentos recuerda a la que se produjo hace 49 años, aunque evidentemente el contexto económico es diferente, ya que ahora la economía mundial está mucho más interconectada.

Además de que la economía mundial no es tan dependiente de los combustibles fósiles, el precio de barril del petróleo parte de indicadores bajísimos, después de que dos años de pandemia hundieran barril a mínimos inimaginables.

La dependencia de Rusia

Hablando exclusivamente del caso europeo, la realidad es que buena parte de los países de la Unión Europea tienen una gran dependencia energética del país que gobierna Vladimír Putin, y no solo.

Además del petróleo y gas que nos llega de las refinerías de más allá de los Urales, Rusia también ha creado un inmenso mercado en Europa para todo tipo de minerales estratégicos y de tierras raras.

Moscú es uno de los principales exportadores del neón, con una cuota de mercado del 70%, un gas insustituible para la fabricación de semiconductores, que utilizan infinidad de industrias, entre ella la del automóvil.

Otros minerales que se extraen casi exclusivamente en las minas rusas son el paladio y el aluminio, abrumadoramente presentes en muchos procesos industriales que se desarrollan en Europa y Estados Unidos.

Inclusive antes de la invasión

Los precios del petróleo y otras materias primas que Estados Unidos y Europa utilizan masivamente ya habían crecido inclusive antes de la invasión de Ucrania.

En solo un año el precio del gas se ha multiplicado por doce y el barril de Brent, el índice para el petróleo que se produce en el mar del Norte, se ha elevado en un 70%.

Todo ello ha puesto a Europa al borde de un shock energético, probablemente de la misma magnitud del que se vivió en Europa en los años setenta del pasado siglo.

Como si de un castillo de naipes se trataran, en esos años se produjo un masivo cierre de industrias y el desempleo alcanzó los dos dígitos, lo que provocó, por la asimétrica afección de la crisis, miles de disturbios a lo largo de los países que hoy conforman al Unión Europea.

Por si eso fuera poco ahora se une la invasión de Ucrania, que ha provocado que la UE active un enorme paquete de sanciones, entre las que podría dictar también el embargo de compra de petróleo y gas a Rusia.

Hay que tener en cuenta que el 40% del gas que llega a la Unión Europea proviene de Rusia, y en el caso de algunos países como Alemania, el porcentaje llega al 82%.

España puede ser la solución

En caso de que se lleve a cabo un embargo energético a Rusia, nuestro país podría ser la solución para el suministro de gas y petróleo para el resto de Europa.

Para ello solo sería necesario, y se dice fácilmente, pero solventar el entuerto haría necesario mucho trabajo y mucha inversión, una interconexión de oleoductos y gasoductos que nos conectase con Francia.

La mayor parte del gas que se consume en España nos llega desde Argelia por un ducto, por lo que la exposición de nuestro país al gas ruso es mínima; España se podría convertir en el nuevo suministrador de gas para Europa.

Otra de las ventajas de España es que posee seis grandes regasificadoras en los principales puertos españoles: el gas que llega en los grandes barcos metaneros viene licuada, y para su utilización hay que pasarla de estado líquido a estado gaseoso.

La UE se plantea que los gaseros estadounidenses lleguen a España, aquí se convierta de nuevo el gas en gaseoso y se exporte al resto de Europa; para ello solo sería necesario un gasoducto que conectase nuestro país con Europa.

En otras latitudes, como es el caso de China, la presente crisis le ha hecho replantearse poner en desuso el carbón como fuente de energía, algo que ya se estaba planteando hasta la invasión rusa de Ucrania.

Pero ahora, ha repensado su postura, y hasta que el horizonte vuelva a estar despejado, y por una necesidad de aseguramiento energético, ha decido posponer, sine die, esa decisión de postergar los combustibles fósiles.

Crisis alimentaria

Es otra de las facetas de esta poliédrica crisis, y estos efectos ya se están sintiendo incluso en nuestro país.

Rusia y Ucrania son los graneros de Europa, con el 25% de la producción mundial de trigo, y en el caso ucranio, 1/8 del maíz que se consume en el mundo proviene, o provenía, de Ucrania.

Esto ya está provocando que el precio del trigo haya subido un 56% y el maíz un 29% lo cual afecta al bolsillo tanto de los particulares como de las empresas.

Especial incidencia ha tenido en el sector ganadero, donde casi el 100% de los piensos con los que dan de comer a los animales están basados en el trigo y en el maíz.

También ha subido muchísimo el aceite de girasol, del que hace un uso intensivo la industria alimentaria sobre todo la que confecciona todo tipo de dulces y de repostería.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Geagea / YiFeBot / CGP Gray / Art Prof / Raw Lawrence / Gemma Billings

El alto precio de la energía obliga a cerrar empresas

El desbarajuste que en los precios de la energía está provocando la invasión de Ucrania por parte de Rusia, está provocando que las empresas electrointesivas se estén teniendo que reinventar para bajar la factura del gas y de la electricidad. Algunas de ellas ya están programando paros en la producción

Y es una realidad que no solo se ciñe al caso español, ya que entre nuestros socios europeos se sigue la misma tónica.

Y tal como anuncian prestigiosos analistas económicos, lo peor está por llegar, seguramente cuando Rusia, proveedor de petróleo y gas a Europa, responda a las sanciones económicas cerrando el grifo de la energía.

La guerra de Ucrania amenaza, de no ser resuelta en poco tiempo y conforme a los deseos de los occidentales, de llevarse por delante la recuperación económica, que una vez superada la pandemia de SARS-CoV2, se preveía.

Las electrointensivas las más afectadas

Son empresas, la mayoría de ellas industriales, que como su propio nombre indica hacen un uso intensivo de la electricidad, y que se encuentran, por lo general, en la mitad norte de nuestro país.

Desde la patronal ya se ha advertido que en caso de que no se pongan medidas, se avecina una cascada de cierres empresariales, lo cual provocaría, además de miles de desocupados, una afectación importante al PIB.

Desde la patronal de las electrointensivas, AEGE, muchas empresas se encuentran en la cuerda floja, teniendo que hacer juegos malabares para cumplir contratos y al mismo tiempo no incurrir en pérdidas.

Tal como se explica desde la Asociación de Empresas con gran Consumo de Energía, muchas empresas trabajan con contratos cerrados con sus clientes, lo que impide que aumenten la factura por sus servicios.

Al mismo tiempo, la electricidad y la luz no dejan de subir, por lo que más veces de lo que seria deseable, las empresas tienen incluso que incurrir en pérdidas para poder servir lo comprometido para sus clientes.

Afectación real

Desde AEGE se es consciente que la pelota está en el alero del gobierno de España y de la Unión Europea, que son las que tienen capacidad normativa para solucionar este problema que ya afecta a las empresas.

En el caso concreto de AEGE, esta asociación representa a 25 empresas con abultadas facturas de energía, empresas que tienen 74 factorías en las cuales trabajan 66.000 empleos, que podrían peligrar.

Entre las soluciones que aporta AEGE se encuentra la que los estados saquen de la ecuación a la hora de poner precio a la energía, el gasto imputable al gas, que desde comenzó la guerra de Ucrania no hace sino crecer.

En el caso de España, tendría que ser el consejo de ministros el que estaría facultado para sacar el precio del gas de la factura energética, esto es, lo que se cobra las empresas por megavatio.

Un drama en Castellón

Esa provincia es pujante en lo que se refiere a la industria de los materiales cerámicos y revestimientos de todo tipo para suelos, paredes y fachadas de todo tipo.

En Castellón se encuentran ubicados los mayores fabricantes de materiales cerámicos del Estado, que se están viendo profundamente afectados por la subida del precio de la energía que necesitan para fabricar.

La Asociación Nacional de Fabricantes de Fritas, Esmaltes y Colores Cerámicos (ANFFECC), coincide con AEGE en que tiene que ser el gobierno, al margen de otras medidas, el que tiene que tomar cartas en el asunto para rebajar la factura energética.

Desde la ANFFECC ya se habla incluso de paradas en la producción debido a que algunos de sus afiliados ya están incurriendo en pérdidas para poder hacer frente a lo comprometido con sus clientes.

Las medias que podrían rebajar la factura energética son de tipo financiero y fiscal, y para lograrlas es necesaria la concurrencia tanto del gobierno de España como de la Unión Europea, para lograr una rebaja en el precio de la energía.

Medidas alternativas

Y mientras tanto las empresas tienen que lidiar, haciendo a veces ejercicios de prestidigitación, para pode seguir fabricando ya que tienen cientos de contratos ya comprometidos.

Las soluciones que han columbrado son de diverso jaez: reducir la producción, en el caso de las metalúrgicas, reducir la producción solo a horas punta, como algunas siderúrgicas o inclusive desviar la producción a otros países.

Mientras tanto, en nuestro vecino al otro lado de los Pirineos, las empresas han logrado que los productores de energía, en este caso EDF, les ofrezca un plazo fijo de 42 euros el megavatio.

Energía más cara en España

Nuestros vecinos europeos, caso de Alemania, tiene el futuro a medio plazo solucionado, dado que el 80% de la energía que consume la industria alemana está negociado en el largo plazo y a un precio fijo.

Solo el 20% de la energía que consumen las empresas teutonas proviene del mercado libre, y en ese porcentaje sí están notando una subida, parece por el momento imparable, de los precios de la energía.

En España pasa exactamente lo contrario: de la factura energética para la gran empresa es en un 80% procedente del mercado libre, y solo un 20% proveniente de contratos a largo plazo y con precio regulado.

En caso del precio del megavatio en España, contemplando inclusive el mercado de futuros, es 346 euros, algo más alto que el que paga la empresa alemana, pero teniendo en cuenta que siendo el 80% de la energía proveniente del mercado libre, la factura comienza a abultarse.

Empresas que empiezan a parar

Los paros de producción comienzan a darse en algunas empresas y en determinados sectores, habiendo sido una de las primera afectadas Megasa.

Esta metalúrgica ha tenido que parar la producción en su factoría de Narón en A Coruña, donde produce acero, una parada que ha contado con el asenso del comité de empresa de la factoría.

Otras metalúrgicas han seguido esa estela, como la fábrica que la metalúrgica hindú Arcelor Mittal tiene ubicada en la localidad guipuzcoana de Olaberria, que solo producen en las horas valle.

Las paradas de producción se están extendiendo a todos los sectores que en España hacen un uso intensivo de electricidad, lo que se une también a la subida de los carburantes, que impacta en el precio del porte del producto a los clientes.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Frans Berkelaar / John Thescone / Thomas && Dianne Jones / Jeremy Noble / Ron Cogswell / Mike Mozart / David Wilson

La Bolsa cae en picado

Una de las consecuencias más evidentes de la guerra que Rusia ha desatado en Ucrania es el hundimiento de las Bolsas de medio mundo: mientras que el parqué madrileño se ha dejado un 4%, muchas Bolsas europeas han perdido un 2%, mientras que la «onda sísmica» también ha llegado a Estados Unidos

La Bolsa de Valores suele ser un termómetro bastante adecuado para tomar la temperatura de la salud geoestratégica que se vive en el mundo y cualquier guerra, por pequeña que sea, afecta a sus índices.

 Si ya la tendencia era bajista desde que se produjo la invasión de Ucrania a manos de las tropas rusas, la noticia de que Rusia se ha hecho con el control de la mayor central nuclear ucrania, ha hundido el IBEX 35.

Jornadas negras

Fue el pasado jueves cuando el parqué madrileño se dejaba un 4%, mientras que otras Bolsas europeas perdían hasta un 2% en su cotización.

A empeorar la situación ha contribuido las noticias que dan por cierto que el ejército ruso ha tomado la central nuclear de Zaporiyia, provocando que los inversores entraran poco menos que en pánico.

Como consecuencia, muchos inversores han tomado la determinación de invertir su dinero en valores refugio, descapitalizando muchas empresas, optando por la inversión en metales preciosos y en dólares.

En panorama bursátil amenaza tormenta, después de que fuentes de la OTAN y el Pentágono hayan dado por cierto las informaciones que indican que lo peor, en Ucrania, todavía está por llegar.

Por otro lado, otro factor que tampoco colabora para una próxima estabilización de los mercados es que la Blitzkrieg que pretendía Rusia se haya convertido en un estrepitoso fracaso, y lo que queda ahora, según la mayoría de los analistas militares, sea una larga campaña militar que podría durar años.

Zaporiyia asegurada

Afortunadamente, y aunque se ha saldado con una victoria militar, por el momento, del ejército ruso, la central nuclear de Zaporiyia parece asegurada.

A pesar de que para la conquista el ejército ruso utilizó artillería y misiles, ninguno de los seis reactores nucleares ha sufrido ningún daño y no ha habido, que se sepa, ningún escape nuclear.

Además, los fuegos que se habían declarado durante el asalto ruso han podido ser, finalmente, controlados por los bomberos ucranios que han sido destacados para mitigar el incendio.

El ataque ruso ha sido calificado como «terrorismo nuclear» por parte de presidente ucranio Volodímir Zelenski, que acusa a los rusos de estar intentando que se produzca un nuevo Chernóbil.

Pánico en los patios de operaciones

A pesar de que la situación parece controlada en Zaporiyia, el anuncio del asalto ruso ha provocado que el selectivo español haya perdido un 0,21% con respecto a la cotización del día anterior.

Nada más abrirse el parqué, el IBEX 35 ha perdido un 3% de su cotización, por lo que ha bajado de la «barrera psicológica» de los 7.800 puntos porcentuales.

Entre los valores que más han sufrido se encuentran las empresas turísticas y los bancos: Amadeus y Meliá se dejan un 9 y un 6% respectivamente.

En el caso de los bancos, Sabadell, CaixaBank y BBVA pierden todos ellos, un 4% de su cotización, en lo que adivina un viacrucis para las entidades financieras.

Al resto de los parqués europeos no le ha ido mucho mejor que la Bolsa madrileña, con unas pérdidas del 3% en los parqués de Fráncfort, París y Londres, mientras que Milán pierde algo más de un 5%.

Mientras tanto, las Bolsas norteamericanas y la japonesa también pierden muchos enteros y se hacen eco del efecto bajista que en los parqués europeos ha provocado la invasión rusa de Ucrania.

Bono basura y dolarización

Pero los principales daños estructurales para la economía ya los están sufriendo las Bolsas rusas, con un rublo que se ha desplomado producto de las nuevas sanciones.

Hay que tener en cuenta que el Banco Central Ruso y otras importantes entidades financieras de ese país han sido desconectadas del sistema SWIFT, lo que en la práctica supone que no pueden ni emitir ni recibir pagos.

De hecho, muchos rusos han acudido en masa a sacar su dinero de los bancos en la posibilidad de que se produzca un «corralito» como el que acaeció en Argentina y los clientes de los bancos no puedan sino retirar semanalmente una mínima cantidad de sus ahorros.

La desbandada también se ha producido entre los clientes de los bancos rusos que tenían sus depósitos en dólares: se está produciendo retiradas masivas debido a que los impositores piensan que próximamente será el dólar la única moneda que tendrá valor.

La situación económica es tan desastrosa que las dos principales agencias de calificación crediticia, Moody’s y Fitch, califican el bono ruso como bono basura.

Al mismo tiempo, la deuda pública alemana sigue valorándose en negativo, esto es, los bonistas tienen que pagar por tener su dinero en deuda pública alemana; mientras tanto el dólar norteamericano no deja de apreciarse frente al euro.

Todo sube

En previsión de que Moscú reaccione con una batería de sanciones que hagan que en occidente las empresas tengan que cambiar de proveedores de un buen número de materias primas que tenían su origen en Rusia.

El problema más evidente lo van a tener la mayoría de los países europeos, en ese sentido España se verá menos afectada, que importan el gas desde Rusia, lo que obligará a traerlo de otros países como Estados Unidos o Suecia.

En el caso español, la mayor parte del gas proviene de Argelia, y puede convertirse en el país europeo que provea de gas al resto de la UE debido a que España posee seis regasificadoras.

En esencia una regasificadora permite transformar el gas licuado que viene en los barcos gaseros en un producto gaseoso y poder enviarlo por los diversos gasoductos que discurren por Europa.

Otras materias primas que ya han subido son el grano, diversos tipos de metales y el ya mentado gas, y eso inclusive antes de que Rusia imponga sus sanciones económicas, aunque ante un bloqueo, Rusia será la que más pierda.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – bfishadow / Jussi Ollila / Rehman / Frankie León / fdecomite

Fusiona, que algo queda

El mercado de las fusiones, tanto en nuestro país como en el resto del mundo, está que echa chispas, con un aumento más que evidente, en el año 2021, en número de operaciones y en el monto económico de las mismas

Con la llegada del 2022 las fusiones empresariales se aceleran en España, mientras que el 2021 queda como un buen año donde se movieron 122.000 millones de euros en ese tipo de operaciones.

La mayor parte de las operaciones han sido protagonizadas por fondos de capital riesgo, que ante las favorables perspectivas económicas pretenden hacer «caja».

Algunas de las empresas que están en proceso de fusión son Glovo, Telxius o Euskaltel, por lo que el furor de las fusiones se extiende en múltiples sectores.

En el caso de Glovo, la germana Delivery Hero se convierte en su principal accionista, haciéndose con el 80% del capital social de la que hasta ahora era una empresa de capital mayoritariamente español.

Anticíclico y enorme

Paradójicamente, a pesar de que 2020 y 2021 han sido años de mal desempeño económico, se han acelerado las fusiones empresariales en nuestro país.

Además, muchas de las «operaciones» han sido de gran calado, tanto por su volumen como su trascendencia: Telxius, Euskaltel, Glovo e inclusive la operación de Burger King, donde RBI se ha convertido en su principal accionista.

Si sumamos las fusiones nacionales y las internacionales, se han firmado 3.000 operaciones en el pasado 2021, según los datos que maneja la plataforma Transactional Track Record (TTR), lo que supone un 25% más de operaciones que con respecto al año 2020.

Las cifras que se manejan también son enormes: se cifra en 122.700 millones de euros tanto en el ejercicio 2020 como en el 2021, superando en casi 30.000 millones de euros logrados en el 2019.

En cuanto a las razones que explican esa exuberancia en las fusiones se encuentran las políticas monetarias expansivas y la especial actividad de los fondos de inversión riesgo que son los que están protagonizando la mayor parte de las fusiones.

Capital semilla

La mayor parte de las inversiones que realizan los fondos de capital riesgo tienen que ver con el capital semilla, esto es, estos fondos están comprando empresas relativamente pequeñas.

La estrategia de esos fondos de capital riesgo tiene que ver con hacer «engordar» esas empresas, fusionarlas con otras, y lograr compañías con la suficiente masa crítica como para que tenga la suficiente entidad como para sacarlas a bolsa.

Solo en España, en el 2021, se lograron 841 de esos acuerdos de fusión, suponiendo 750 millones de euros de capital, con un crecimiento del 20% con respecto al ejercicio anterior, el del 2020.

Crecimiento en todos los nichos

En cuanto al tipo de operaciones, las que más crecen, un 44%, son aquellas que supone capitales de más de 100 millones de euros, siendo una de las mayores operaciones la de Urbaser.

La empresa en cuestión, que ACS vendió a un inversor chino, ha sido endosada a Platinum por un precio de 3.500 millones de euros, lo que supone una de las operaciones de mayor cuantía que se han realizado en el 2021.

Por otro lado, otras fusiones sonadas han sido la de Burger King, Apax, Oakley, Job & Talent y la de Softbank, por citar solo algunas de ellas.

Otro nicho que también ha tenido un buen desempeño en el 2021 es la de las startups y adquisición de pequeñas empresas tecnológicas, que han movido una inversión de 1.923 millones de euros en el anterior ejercicio.

En ese mismo tipo de operaciones del ecosistema de pequeñas empresas tecnológicas que se acaban fusionando, movieron el año pasado solo 883 millones de euros, lo que habla bien a las claras la buena salud de ese nicho.

Concentración de capital

Los fondos de inversión y de capital riesgo también se han visto reforzados por el capital de inversores que quieren realizar operaciones a futuro.

En lo que tiene que ver con los fondos españoles, los mismos captaron 2.584 millones euros en el 2021, un montante desconocido hasta ahora.

Con esas cifras los fondos de capital riesgo y de inversión tienen dispuestos 5.000 millones de euros para adquisiciones, a lo que hay que sumar el dinero que los fondos extranjeros tienen dispuesto para adquisiciones en nuestro país.

Telxius, una de las joyas de la corona

Telxius nace cuando Telefónica decide agrupar todas sus torres de comunicaciones y de telefonía móvil en una filial que recibe el nombre de Telxius y que está participada por el fondo KKR y Amancio Ortega.

La filial Telxius acaba de ser absorbida por American Tower y la operación de adquisición se ha saldado con una minuta de 6.000 millones de dólares.

Otra de las joyas de la corona, al menos para ACS era su área de servicios industriales que ha sido vendida a Vinci teniendo una valoración de 5.500 millones de euros, desconociéndose a día de hoy por cuanto se ha producido la venta.

Pero sin duda la que se puede calificar como la operación del año ha sido la absorción de Euskaltel por MásMóvil, lo que ha permitido crecer a la empresa que fundase Meinrad Spenger, lo que la consolida como la cuarta operadora, por tamaño, de las que operan en España.

Los que verdaderamente hacen caja

Que no son ni las empresas absorbidas ni las compradoras, sino los asesores financieros y legales que asesoran en estos procesos de compra y absorción.

En ese aspecto, y en España, la consultora que se ha hecho con el cetro es PwC, que destrona a Deloitte como la asesoría que ha hecho el mejor negocio son sus labores de asesoramiento e intermediación.

La consultara fundada por George Touche ha realizado, en el 2021, un total de 138 operaciones valoradas en 31.600 millones de euros.

Tras ella se sitúa Deloitte, que ha desarrollado 102 operaciones con un montante de 18.000 millones de euros, muy por delante de otras consultoras como EY, KPMG y BDO, que aun con todo se encuentran un año más entras las «grandes».

Fuente – el diario / Glovo en Wikipedia / MásMóvil en Wikipedia / Deloitte en Wikipedia

Imagen – Anthony Cramp / bfishadow / Tobyas Reaper / Proximity Space / Jason Baker / Zaqarbal / Edwin van Buuringen

Aumentar la tributación de la gran empresa

La OCDE y el G-20 han llegado a un acuerdo para lograr que las grandes corporaciones tengan que pagar impuesto de sociedades homogéneo en los cinco continentes, para evitar de ese modo que muchas de ellas acaben tributando en paraísos fiscales

Es lo que espera el gobierno con una nueva batería de medidas fiscales, con el objetivo de recaudar hasta 2.300 millones de euros más.

De lo que se trata es de transponer el acuerdo al que han llegado los países que forman parte de la OCDE y el G-20, y que se basan en un aumento del impuesto de sociedades de la gran empresa y las multinacionales.

El objetivo es superar marcos tributarios, como la tan cacareada Tasa Google, que han demostrado una mínima efectividad

Llegar a los estándares europeos

Aunque en una reforma reciente, el gobierno español ya logró que el tipo de tributación efectivo llegase al 15%, quedan algunos flecos que todavía hay que cortar.

Entre estos se encuentra el lograr que las multinacionales españolas tributen por el conjunto del beneficio que se logra tanto en España como el de las filiales que la gran empresa española tiene en otros territorios.

Hasta ahora, la legislación fiscal que se aplica a la gran empresa, el beneficio logrado fuera de nuestras fronteras tiene una exención del 95% a la hora de tributar.

Esa peculiaridad hace que la reforma haya quedado en «agua de borrajas», ya que los beneficios que obtiene las multinacionales españolas en territorio patrio son una mínima parte de su negocio.

Nuevos acuerdos de fiscalidad

Es lo que se ha logrado en foros de tanta solvencia económica como el G-20 o la OCDE, unos acuerdos que implican el 90% del Producto Interior Bruto que se genera en el planeta, en lo que se supone unas medidas de efectivo cumplimiento.

Uno de los principios de esas medidas permitirá a los estados que reclamen a las multinacionales un pago efectivo del 15% en todos sus territorios, abonando la diferencia de lo que no hayan pagado hasta ese porcentaje.

En concreto: Si una gran empresa solo ha tributado por el 8% del global de sus beneficios, el país donde la multinacional tenga la sede podrá exigir que se tribute hasta el 15%.

Con estas nuevas medidas el Ministerio de Hacienda estima que se podrían recaudar en cada ejercicio fiscal hasta 2.300 millones de euros más.

Las empresas que verían como aumenta su fiscalidad son aquellas que tienen una facturación anual por encima de los 750 millones de euros.

Bajo la lupa de la Agencia Tributaria

A pesar de que el impuesto de sociedades está actualmente, para la gran empresa y las multinacionales, en un 15%, la Agencia Tributaria sigue la pista a las grandes multinacionales españolas.

Según las estimaciones de la Agencia Tributaria, existen 122 grupos empresariales españoles que facturan más de 750 millones de euros anualmente, de los cuales 57 han tributado menos de ese 15% global.

En una proyección, la Agencia Tributaria tiene conciencia de que de los 35 grupos empresariales que menos tributan la hacienda púbica podría obtener 3.000 millones de euros de transponer lo acordado en la OCDE y en el G-20.

En otra proyección de aquellas empresas que tributan menos del 15% de impuesto de sociedades, la tributación podría aumentar en 5.000 millones de euros.

Las verdaderamente grandes

Es otro de los pilares del acuerdo de la OCDE, y tiene como objetivo aquellas empresas que facturan más de 20.000 millones y que obtiene un beneficio de más del 10% de su facturación.

En ese grupo se encuentran las grandes tecnológicas, y en especial lo que se denomina el consorcio GAFA, acrónimo de las iniciales de Google, Apple, Facebook y Amazon, lo que también se conoce como Big Four.

En esta categoría tan exclusiva la única multinacional española que encontramos es Inditex, el imperio textil global, con decenas de marcas, que fundase Amancio Ortega y que ahora dirige su hija Marta.

La sustituta de la Tasa Google

La intención de la OCDE y de los países que forman parte del G-20 es que el nuevo marco tributario sustituya a la denominada Tasa Google, que tan inoperante se ha mostrado en su recorrido.

En el 2021, esa figura tributaria solo ha recaudado 166 millones de los 1.200 que se habían planteado como meta, aunque posteriormente en el presupuesto quedó consignada una partida de 980 millones.

Lo que se pretendía gravar con la Tasa Google eran las ventas de publicidad online, venta de datos e intermediación digital, aunque las tecnológicas objeto de ese tributo han repercutido el mismo sobre sus clientes.

Con la nueva batería de medidas tributarias lo que se pretender evitar es que las multinacionales acaben tributando la mayoría de sus beneficios en países que son, de facto, paraísos fiscales.

Con un impuesto de sociedades global lo que se evitaría es la competencia entre determinados estados por dar las mejores condiciones financieras, muchas veces de elusión fiscal, para que grandes corporaciones trasladen a ellos sus sedes fiscales.

Historia de una elusión

La Historia de como las multinacionales han logrado imponer técnicas de elusión fiscal comenzó a mediados del siglo XX, cuando muchas empresas se expandieron a mercados globales.

En un primer momento la elusión fiscal la lograban las empresas globales mediante el pago de royalties dentro la misma empresa, pagando las filiales enormes royalties a la matriz ubicada en un paraíso fiscal.

Otra de las añagazas que utilizaban, y todavía utilizan las multinacionales para eludir impuestos consiste en realizarse compras entre las diversas empresas de un grupo empresarial, con unos precios muy por encima del precio de mercado.

Pero la creatividad fiscal no tiene límites y las grandes corporaciones mantienen con los estados un juego del gato y el ratón: a medida que los estados imponen nuevas reglas tributarias, las grandes corporaciones trabajan para orillarlas.

En el caso de nuestro país, se espera que los socios de gobierno, PSOE y Unidad Podemos lleguen a un acuerdo para lograr una fiscalidad más progresiva, a la que posteriormente se sumarían otras formaciones políticas.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Presidencia de la República Mexicana / European Parliament / Center for Global Development (CGD) / Naotake Murayama / U. S. Secretary of Defense / Keith Bellvay / Erica Ashleson

El final del dinero barato

Ante una inflación desbocada, el Banco Central Europeo podría retrasar su intención de encarecer el precio del dinero, e inclusive podría cambiar de parecer en la intención de reducir la compra de deuda pública que realiza todos los meses desde el año 2014

La economía mundial lleva meses amenazando con marejada, por lo que el Banco Central Europeo, preocupado por la escalada de la inflación, se plantea una subida de tipos de interés en los próximos meses.

A pesar de ello, y por el momento, Christine Lagarde tiene firmemente orientado el rumbo y a mantener la política económica del BCE, al menos mientras se pueda.

Sin embargo, la excesiva inflación está provocando pánico en los parqués, por lo que puede ser el momento indicado a ir retirando, paulatinamente, los estímulos que han transformado la economía europea en una balsa de aceite.

El precio del dinero

Por el momento, el Consejo de Gobierno del BCE ha decidido mantener el interés con el que presta el dinero a las entidades financieras en un 0,5%.

Pero también ha decidido que a partir de marzo dejará de comprar deuda pública de los países miembros, que le cuesta a las arcas del BCE, anualmente, la enorme cantidad de 1,85 billones de euros.

Además, se da la circunstancia de que, en estos primeros compases de 2022, la cantidad de deuda pública que ha comprado el BCE ha sido mucho menor que en el trimestre anterior, lo cual ya marca una tendencia.

En el otro plan de compra masiva de deuda pública, el denominado APP, a cada mes que pasa se reduce en 10.000 millones de euros la cantidad invertida; en concreto en el pasado mes de enero se han invertido 30.000 millones de euros.

En cuanto al precio del dinero, aunque en un principio Christine Lagarde había considerado que el mismo no se debería modificar, en pasado jueves no negó que probablemente aumentaría del 0,5% actual.

Una inflación desbocada

La inflación en la zona euro campa por sus respetos, y además está desbocada: en enero marcó el récord del 5,1%, cuando el objetivo del BCE para ese periodo era solo del 2%.

A pesar de ello desde el Banco Central Europeo se espera que la inflación disminuya de manera espontánea, es por lo que el BCE mantiene programada la retirada de estímulos.

Sin embargo, ahora la entidad emisora prevé que será necesario ayudar a los países miembros para domeñar una inflación que amenaza con «comerse» el crecimiento de las economías en el pasado 2021 y en este 2022.

De hecho, nadie descarta que haya que intervenir de nuevo sobre el precio del dinero y, llegado el caso, volver a los tipos negativos para reactivar una economía que hace relativamente poco tiempo estaba en la UCI.

Elevar los tipos

Después del desbarajuste que provocó la pandemia de SARS-CoV-2, hasta el año pasado, los tipos de interés que sirven de referencia para vender el dinero a otros bancos, estaba en negativo desde el 2014.

En cuanto a la compra masiva de deuda pública de los países miembros, el principal «bazuca» que ha utilizado el BCE, la entidad seguirá con esas compras por lo menos hasta octubre del 2022.

Pero para el proceso de recuperación por el que trabaja, y prevé el Banco Central Europeo, es necesario que la inflación este por debajo del 2%, cosa que no está sucediendo, y es esa inflación la que se pretende domeñar.

De hecho, las previsiones de la institución financiera que gobierna Christine Lagarde, eran tan halagüeñas que preveían que la inflación, en el 2023, no llegaría siquiera al 2%, algo que ahora está en duda.

A pesar de pecar de optimismo, los economistas del BCE habían previsto tres escenarios, y se está cumpliendo la peor de esas simulaciones, que era la del escenario en el que la inflación se instalaba por encima del 2%.

La crisis ucrania no ayuda

Pero no solo para las perspectivas económicas europeas, sino para la economía mundial la virtualidad de una invasión rusa a Ucrania amenaza con negros nubarrones, de lo cual se han hecho eco las bolsas de valores de los cinco continentes.

En el caso concreto de Ucrania, país en el continente europeo, aunque a algunos les pese, está haciendo naufragar la economía, algo esperable ya que por lo general los inversores huyen del riesgo siempre que pueden.

En la peor de las situaciones, ante una invasión rusa, Estados Unidos y la Unión Europea han avisado a Vladimír Putin que las sanciones podrían desconectar a Rusia de la economía mundial.

En ese caso una de las represalias rusas seria «cerrar el grifo» de su gas a los países europeos que reciben la mayor parte del gas que necesitan de lo que fuera la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Eso supondría un desbarajuste a muchas industrias que utilizan el gas como energía para fabricar sus manufacturas y también afectaría a la generación eléctrica de muchos países, incluida España.

¿Volver a la energía nuclear?

Sería una de las bazas que podrían jugar muchos países europeos, ahora que desde la presidencia del Comité Europeo se ha logrado «colar» la energía nuclear como energía verde, algo que nadie se explica.

Bien es cierto, sin querer hacer demagogia, que la energía nuclear es ilimitada, limpia y de las más seguras que existen, aunque como sucede con los accidentes aéreos, cuando se produce uno mueren miles de personas.

Un caso de casi autosuficiencia energética es en Europa el de Francia, un país que tiene decenas de centrales nucleares, los últimos accidentes graves fueron en los años 80 del pasado siglo.

Francia va a ser, con mucho, el país que menos sufriría si Rusia optase por «cerrar el grifo» de su gas, aunque ante eso desde la Unión Europea ya ha desarrollado estrategias que se activarían en caso de que eso sucediese.

En esa nueva estrategia es vital España, que podría almacenar en su territorio el gas que viene de Marruecos y Argelia para posteriormente distribuirlo por los países europeos con barcos metaneros a través del Mediterráneo.

Fuente – el diario

Imagen – Jim Woodward / Influenzia Marketing / Images Money / Kārlis Dambrāns / 7th Army Training Command / John Fielding