Impulso para el empleo

Octubre de 2021 quedará en los anales de la creación de empleo en nuestro país como uno de los meses más prolíficos, mientras tanto este mismo mes se acaban los ERTE tal como los hemos conocido hasta ahora, y se amplía cuantitativa y cualitativamente el «paraguas» de Ingreso Mínimo Vital

Las previsiones más halagüeñas de la Seguridad Social indican que este más que mediado mes de octubre terminará con 91.000 empleos más.

Esos datos y la formidable creación de empleo de meses anteriores hablan bien a las claras de que España se encamina por la senda de la recuperación económica.

La economía de los países desarrollados, entre los que podemos incluir a España, se ha recuperado casi completamente después de un año aciago por la pandemia de SARS-CoV-2 y sus consecuencias económicas.

Seis meses triunfantes

Pero la recuperación económica lleva encaminada al menos desde hace seis meses, con tasas positivas de creación de empleo desde el mes de mayo, que arrojan unos resultados inusuales en creación de empleo.

Desde el mes de mayo se han creado en España la friolera de 630.000 puestos de trabajo, unos resultados inexplicables en términos interanuales.

Sin embargo, no todos los puestos de trabajo creados obedecen a nuevos contratos, sino que en esa cifra hay que contabilizar personas que han salido definitivamente de los ERTE, casi 300.000 personas.

Afiliación récord a la Seguridad Social

La buena marcha del empleo también se ha trasladado a la afiliación a la SS. SS., ya que en estos momentos los afiliados a la misma suman casi veinte millones.

Con esos datos en la mano, esos resultados superan incluso a los cotizantes que existían en el año 2019, cuando todavía no habíamos sufrido los embates de la pandemia de SARS-CoV-2, y la economía estaba en proceso de recuperación.

Metodológicamente los buenos resultados también se explican en el hecho de que aquellos trabajadores que se encuentran en ERTE se contabilizan en las estadísticas de la Seguridad Social como ocupados.

De hecho, octubre no suele ser tradicionalmente un mes en el que se cree empleo a mansalva como ha sucedido en este 2021 que ya mengua para dar paso al 2022.

Los beneficiados son varios sectores

El crecimiento del empleo y de la afiliación a la Seguridad Social no ha sido simétrico, sino que hay ciertos sectores donde se concentra esa creación de empleo.

Entre ello, paradójicamente, se encuentra la hostelería que ve como el empleo en la misma crece casi un 3%.

Los otros dos gremios donde también se crea más empleo son las industrias extractivas (1,13%) Y las actividades inmobiliarias, con un 0,95% más de empleo.

Este mes se acaban los subsidios

Este mes también es una fecha significativa, porque es el último en el cual las empresas pueden acogerse a los ERTE, un mecanismo que ha permitido que no se destruya empleo.

Con los ERTE además de que la SS. GG. Bonifica las cotizaciones de los trabajadores, estos cobraban de la Seguridad Social al menos el 70% de su sueldo neto.

De aquí hasta el 28 de febrero del 2022 el mantenimiento de los ERTE para empresas y trabajadores estará en dependencia de la realización de actividades de formación.

De cualquiera de las maneras en el ministerio que dirige José Luís Escrivá son optimistas sobre la evolución de los expedientes ERTE, ya que solo en los últimos 15 días un total de 30.000 trabajadores han salido de esa situación.

En total, y el largo proceso que está siendo la recuperación económica postpandemia, el 67% de los que han estado en algún momento bajo el «paraguas» del ERTE han vuelto a sus puestos de trabajo.

Evolución de los ERTE

Inclusive en aquellas empresas todavía sujetas a ERTE se ha producido una evolución en muchos de esos expedientes, que han pasado, muchas veces, de ser de jornada completa a media jornada.

En esa situación, ERTES que se han evolucionado a cubrir la media jornada de trabajo, se encuentran actualmente dos de cada tres trabajadores sujetos a expedientes y se espera que en breve sean muchos más.

En relación directa con el SARS-CoV-2

Las regiones más afectadas por los ERTE son aquellas que tiene también más desbocada la pandemia de SARS-CoV-2.

Es el caso de Baleares (73%), Castilla y León (23%) y Navarra (21%), por lo que se espera que con los buenos datos de la incidencia acumulada por 100.000 habitantes ayude a la recuperación de la actividad económica.

Son muchos los sectores, es probable que todos, que se están viendo beneficiados con el retroceso de la pandemia de SARS-CoV-2, pero lo está siendo especialmente el sector hostelero y el de «la noche».

En la mayor parte de las comunidades autónomas, bien es cierto que poco a poco, se van relajando las restricciones que impedían el normal desarrollo de la actividad hostelera y del ocio nocturno.

Tiempo del Ingreso Mínimo Vital (IMV)

El ministro Escrivá y la ministra Ione Belarra, también han tenido tiempo, en su comparecencia, para hablar del ingreso mínimo vital.

En uno de los apartados de ese IMV se contemplan ayudas de 100 euros por hijo, en lo que supone aumentar el radio de acción del «paraguas» que supone el IMV para muchas familias, en aras de combatir la pobreza.

El complemento que se recibe depende del número de hijos: 100 euros por tener hijos menores de 3 años, 70 euros en caso de que los menores tengan entre 3 y 6 años y 50 euros a partir de los seis años.

Por otro lado, se amplía el umbral a partir del cual se puede solicitar el IMV tanto en renta como en patrimonio.

En cartera también hay ampliaciones muy ambiciosas: equiparar a las familias monoparentales, a los minusválidos con más del 65% de minusvalía y un complemento del 22% para la unidad de convivencia.

En estos momentos, son 350.000 hogares los que perciben el IMV, con un tope de 1.066 euros mensuales, donde habitan 800.000 personas de las cuales 230.000 son menores.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Satish Krishnamurthy / Daniel Lobo / LAB / Founding Farmers / Images Money / Evelyn Giggles / Jim McIntosh /

No quedarse atrás

La OCDE acaba de hacer pública su «receta» para que la recuperación económica sea un hecho, al menos en los países industrializados, y una de las principales directrices es que la recuperación sea homogénea, de manera que no haya regiones que se queden atrás en el crecimiento económico

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico alerta que algunos países podrían quedarse atrás con respecto a la recuperación económica que permita salir del impasse económico que ha supuesto la pandemia de SARS-CoV-2.

Del mismo modo, la institución que preside Matthias Cormann también advierte que las políticas de estímulos económicos deben de seguir todavía un tiempo so pena de «gripar» la recuperación económica.

Si hablamos de Europa

De lo primero que advierte la OCDE es que el peligro de crisis económica entre los 27 se mantendrá hasta mucho tiempo después de que hayamos logrado vencer la pandemia de SARS-CoV-2.

Otro de los peligros puede ser una recuperación asimétrica dentro de la UE, y esto debido a que las medidas que los gobiernos nacionales han puesto en marcha para recuperar sus economías no han sido homogéneas.

Además, advierte la OCDE la cantidad y la calidad de los estímulos tiene que ser la suficiente como para promover una robusta recuperación, ya que en caso de la que la misma sea débil hay muchas posibilidades de estancamiento económico.

Inclusive, advierte la OCDE, dentro de los mismos estados, se podría abrir más la brecha entre los servicios y la calidad de vida que se puede encontrar en las ciudades y en los pueblos y aldeas.

Y en el caso de España

La recuperación en nuestro país no está siendo simétrica, ya que existen zonas especialmente castigadas por la recesión, sobre todo en algunos territorios donde su mayor industria es el turismo.

Por otro lado, también determinados sectores, en todo el territorio nacional, se han visto afectados especialmente por una pandemia que reduce la interacción social, como es el gremio de la hostelería.

También en todo el territorio nacional, dado que nuestro país es un territorio eminentemente de PYMES, la economía ha sufrido más, aunque los ERTE han impedido que miles de empresas tuviesen que «echar la persiana».

Crecer por encima del 4%

Son las previsiones que la OCDE tiene para el conjunto de la Unión Europea, de hecho, las previsiones de crecimiento son de 4,2% para este año, y 4,4% para el 2022.

Se trata de un crecimiento robusto ya que no viene demás recordar que muchos países europeos, incluido el nuestro, llegaron a perder entre un 1% y un 11% de su PIB en el 2020, el peor año de la pandemia.

Sin embargo, son muchas las variables, algunas de ellas difícilmente controlables, que podrían dar al traste con la recuperación y sumar a la crisis sanitaria una crisis económica.

A pesar de las advertencias, la OCDE felicita a la Unión Europea, que ha evitado la debacle económica utilizando lo aprendido en la crisis financiera del 2008, y también haber demostrado valor habiendo mutualizado la deuda.

Para el australiano Cormann, la ocasión también es propicia para eliminar los desequilibrios estructurales de la economía europea, como una manera mejor de cimentar la recuperación económica y hacerla más fuerte.

Mantener los estímulos y reformas

Matthias Cormann opina que no de los errores de bulto que podría cometer la UE es retirar los estímulos económicos demasiado pronto.

Las políticas fiscales tienen que centrase en los países más débiles, ya que la no adecuada recuperación, por ejemplo, de los países del sur de Europa podría acabar afectando también a los «frugales» del norte de Europa.

Pero otro de los aspectos que han de abordarse son reformas ambiciosas, sobre todo en lo que tiene que ver con la arquitectura económica y la política monetaria.

Desde el punto de vista de la OCDE, otro de los peligros que puede acechar a la Unión Europea tiene que ver con el hecho de que la recuperación no sea simétrica, y que haya países que se queden en el furgón de cola.

REACT-UE

Los fondos que ha librado al UE a los países miembros lo son bajo condición de invertir los mismos orientados hacia una serie de objetivos, como es la digitalización y políticas en favor del medioambiente y contra el calentamiento global.

A dichos fondos, según la OCDE, les faltan una decidida vocación de convergencia, ya que flaco favor le haría a la economía europea que determinadas regiones se convirtiesen en campeonas de la digitalización y la economía «verde».

Mientras otras regiones se convierten en subdesarrolladas en esos aspectos creando, ya ha pasado varias veces, una Europa a dos velocidades.

Otro de los problemas, y no el menor, podría producirse en caso de que los estados no sepan dónde invertir esos fondos, ya que como ya hemos indicado las subvenciones son finalistas, esto es, deben procurar aumentar la digitalización e impulsar la economía «verde».

Especialización productiva

Es otro de los objetivos de los fondos REACT-EU que van a llegar a las regiones más desfavorecidas de la UE, donde podría ser interesante impulsar la digitalización.

De hecho, uno de los objetivos para esas zonas tiene que ver con mejorar la velocidad de las conexiones a internet e implementar conectividad con fibra óptica, dotando a esas zonas de atractivo para que acudan profesionales de todo el mundo que trabajan en «remoto».

Además, otro de los consejos de la OCDE es evitar subvencionar a la «empresa zombi», esto es, empresas que a la legua muestren que no son viables, aunque la organización que presidió Ángel Gurría es optimista sobre la recuperación de los 27 países que conforman la Unión Europea.

Y no nos olvidemos de Canarias

El territorio insular ha logrado, en el reparto de los fondos REACT-UE, 402 millones de euros, con el fin, como el resto de los fondos, de digitalizar las islas y optar por la economía «verde».

Además del «maná» europeo, Canarias también es objeto de subvención con fondos FEDER, para la construcción de infraestructuras para la protección de la salud.

La mayor parte de esa partida irá destinada a I + D + i dedica a desarrollar tratamientos contra el SARS-CoV-2.

Una buena parte de los fondos también irán destinadas a las más de 7.000 pequeñas y medianas empresas del sector turístico que se han visto especialmente afectadas en este año largo de pandemia.

Fuente – EL PAÍS / el diario

Imagen – TWIN – LOC / Sudhanshu Kaul / Jernej Furman / Jo Jakeman / Javorac / European Parliament / Erling A / Drone Picr

Las cúpulas se digitalizan

Sobre todo, en las cotizadas del IBEX 35, se empiezan a introducir plataforma de gobernanza para poder realizar los consejos de administración en «remoto» y siempre con la suficiente seguridad para evitar que decisiones y documentos caigan en manos de la competencia o de otras empresas

El 2020 fue el primer año en el cual, en nuestro país, muchos consejos de administración se tuvieron que llevar a cabo de manera telemática debido al confinamiento obligado por la pandemia de SARS-CoV-2.

En pleno «cerrojazo» en el 2020, cuando las restricciones de movilidad eran estrictas, muchas reuniones de las cúpulas de las empresas se tuvieron que realizar Zoom, Google Teams o similar.

En realidad, las empresas que han cambiado de mentalidad y ya estaban prácticamente digitalizadas han sido las más entusiastas de mantener las reuniones de sus consejos de administración por videoconferencia.

Y esto es solo el principio

Aunque vivimos en un país donde en el ecosistema laboral, también en las cúpulas, a estar físicamente en el trabajo y en las reuniones, el cambio todavía tardará en llegar.

Que somos un país en el cual, algunas veces, lo único importante es estar presente, no trabajando por objetivos sino por «calentar» la silla, se ve ahora cuando la mayor parte de las empresas han vuelto a sus oficinas.

El siguiente paso, aunque no sabemos en cuantas décadas eso será posible, es que sea utilice la inteligencia artificial para la toma de decisiones empresariales. Con eso y el Big data, la operativa de las empresas adquirirá un cariz más racional.

La dirección a favor

En los últimos estudios sobre el nivel de digitalización de los consejos de administración en España, que ha llevado a cabo ESADE, el 43% de las empresas califican como “excelente” su nivel de digitalización.

Asimismo, el 63% de los consejos de administración entrevistados consideran una prioridad ahondar en el proceso de digitalización como una manera de hacer la actividad de la dirección mucho más efectiva.

También hay que poner en valor la influencia que ha tenido la pandemia de SARS-CoV-2, que desgraciadamente aun padecemos, como un catalizador para acelerar la digitalización de los consejos de administración.

De hecho, el grueso de las empresas del IBEX 35 ya poseen plataformas que les permiten realizar los consejos de administración de una manera virtual, pero incidiendo sobre todo en lo que tiene que ver con la seguridad en las comunicaciones.

Seguridad, ante todo

Estas plataformas que permiten los consejos de administración en «remoto» destacan sobre todo por la seguridad en las telecomunicaciones, así como en lo que tiene que ver con la compartición de forma segura de documentos societarios.

En un consejo de administración se manejan muchos documentos que en caso de llegar a manos de la competencia podría resultar el hundimiento de la empresa por lo que todas estas plataformas tienen repositorios seguros.

¿Cómo se construyen estas plataformas?

Por lo general, estas plataformas se construyen a base de módulos, esto es, cada empresa puede elegir, hasta cierto punto, la configuración que va a tener la misma.

Dependiendo de las funcionalidades que se deseen así será el precio, añadiéndose unos módulos que no son precisamente baratos, aunque las empresas que compran ese software difícilmente van a tener problemas con el precio.

Por lo general una plataforma para gobierno cooperativo oscila en unos precios entre 15.000 y 100.000 euros.

Inteligencia artificial, la próxima frontera

Será el próximo paso que se dará, y aunque las decisiones en los consejos de administración serán tomadas por humanos, es posible que las opciones sean gestadas a través del análisis de Big data y el uso de inteligencia artificial.

Por lo tanto, las nuevas plataformas tendrán también que incorporar módulos de inteligencia artificial y de análisis masivos de datos.

En estos momentos, la principal queja en los consejos de administración se basa en la falta de conectividad entre las plataformas de gestión de gobernanza y la falta de compatibilidad con otras plataformas que se utilizan en el trabajo de la empresa.

De lo que se trataría, es que las decisiones llevadas a cabo en los consejos de administración se puedan poner en conocimiento de los departamentos implicados de manera automatizada, con lo cual se ahorraría tiempo y dinero.

Ahondar en la digitalización de los directivos

Pero para que la digitalización llegue a los consejos de administración no es necesario solo tener acceso a completas plataformas digitales de gobernanza, sino también incidir en la digitalización de los directivos.

Al mismo tiempo, también es necesario cambiar la cultura empresarial española, que como ya hemos indicado se basa en la presencia física, de trabajadores y directivos en el centro de trabajo.

Sería necesario que la empresa española mutase hacia el trabajo por objetivos, en lo que importa es el resultado obtenido y no el número de horas que has estado trabajando en la oficina.

Y para ello tienen que ser los «primeros espadas» de cada organización los que se impliquen en la necesaria digitalización profunda que permee a toda la empresa en ese cambio de paradigma empresarial.

Sin embargo y como Roma no se construyó en un día es necesario que ese proceso sea progresivo y vaya introduciéndose en pequeñas dosis de digitalización para que los empleados y directivos de la organización la vayan interiorizando.

Por ahora son muchas las cotizadas del IBEX 35 que se han metido en semejante berenjenal debido a que para ellos es también una cuestión de imagen para demostrar que son empresas modernas que están a la última.

¿Y las PYMES?

En la pequeña y mediana empresa los procesos de digitalización de la gobernanza, y otros muchos, están todavía en pañales y adolecen de falta de profesionalidad.

Esa endeblez de sus estructuras digitales se produce por varios motivos, entre otros del desconocimiento de lo que supone la gobernanza digital y por el otro que también se desconocen sus ventajas.

Con todo, como otros procesos tecnológicos, finalmente acabarán llegando a la pequeña y mediana empresa, aunque es un proceso en que habrá que invertir un tiempo.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – U.S. Army / Maryland GovPics / Brad / Sarah Page / Thomas Liske / Nicolas Nova / Manuel Schmalstieg

Dos colosos a martillazos

BigMat España se lanza a la conquista de nuevos territorios comerciales, entrando en rumbo de colisión con otro de los gigantes de comercialización de materiales de la construcción y bricolaje como es Leroy Merlin, con la reciente adquisición por parte de BigMat de La Plataforma de Construcción

Parece que una guerra sin cuartel ha comenzado entre dos colosos de la venta de materiales para la construcción y el bricolaje, nos referimos a la francesa Leroy Merlín y la española BigMat España.

La cooperativa, nos referimos a BigMat España, sigue expandiéndose por aquellas zonas que hasta ahora eran el «territorio» de la multinacional francesa, augura una guerra sin cuartel por la facturación y los clientes.

Una ambiciosa política de crecimiento

Es en la que está embarcada BigMat, una cooperativa de comercialización de materiales de construcción y bricolaje, que embarcada en una ambiciosa política de expansión y crecimiento han comprado La Plataforma de Construcción.

Dicha plataforma tiene una importante presencia en todo el territorio, especialmente en las provincias de Madrid y Barcelona, y permite a BigMat llegar muchos más clientes.

No habiendo comunicado por cuánto han comprado La Plataforma de Construcción, su adquisición le va a permitir a BigMat acelerar su plan estratégico de crecimiento e implantación en tres años.

En el 2020, y a pesar de la pandemia de SARS-CoV-2 que ha asolado el país, BigMat logró facturar 1.100 millones de euros.

Además, BigMat, con su configuración de cooperativa, desafía a un sector que está copado por las Sociedades Anónimas.

Crecimiento

Con la adquisición de La Plataforma de Construcción se suma a la ya gran infraestructura de BigMat, 12 establecimientos de venta al público, dos centros logísticos y todo el stock de material que tenía la compañía recién adquirida.

Entre los logros que va a permitir la ampliación es poder «meter el hocico» en las dos principales ciudades – Madrid y Barcelona – en el Estado, con lo cual amplían su territorio comercial.

BigMat tenía muchos socios en la provincia de Madrid, pero no en el centro neurálgico que supone la capital de España, y en Barcelona pasaba otro tanto.

Otro de los logros de la absorción es hacerse con el know – how en venta y gestión de La Plataforma de Construcción, un modelo de gestión empresarial que se ha demostrado de éxito y que va a aplicar BigMat España a todos sus centros.

También de inspiración francesa

BigMat nace en España en el año 1998 por la iniciativa de siete almaceneros que vieron un modelo de negocio óptimo en BigMat Francia.

Justo en ese año BigMat Francia quería ampliar sus operaciones a otros países de la Unión Europea, y para ello nada mejor que el país vecino, España.

Lo que empezó en dos pequeños despachos sitos en la madrileña calle de las Naciones se ha convertido en una señora empresa con centros logísticos y grandes tiendas que como ya hemos indicado facturó el año pasado más de 1.000 millones de euros.

Si en el año 2000 en BigMat España había solo 20 socios, veinte años después son 250 asociados con 1.000 operadores y 800 puntos de venta entre España y Portugal.

Un crecimiento interno y externo

El crecimiento que ha experimentado BigMat no ha sido solo de tipo interno aumentando el número de asociados, sino también un crecimiento de su área comercial y de gestión.

A la central de compras que surgió en sus inicios, se le han sumado dos más: MásObra surgida en 2015 y Divendi, nacida en el 2018.

Inclusive el negocio ha visto como nacían divisiones dentro de BigMat España, como es el caso de BigWin, dedicada en exclusiva al negocio de puertas y ventanas.

BigMat España también cuenta con BigLog, su división logística, que se precia de tener un centro logístico de 100.000 metros cuadrados en la provincia de Castellón, que suma a otros dos absorbidos tras la adquisición de La Plataforma de Construcción.

Crecimiento por encima de las previsiones

En lo que llevamos de 2021 BigMat España ha crecido un 7%, el crecimiento que se había planificado para todo el año fiscal.

Todo parece indicar, así lo muestran las extrapolaciones, que en el presente ejercicio fiscal BigMat España facturará más de 1.200 millones de euros, en un «paseo militar» que le llevó a facturar en 2020 – annus horribilis – un 12% más de 2019.

En que no se haya producido una debacle en BigMat España se encuentra el hecho de que su sector – venta y comercialización de material de construcción – fuese calificado como servicio esencial.

Esa esencialidad les permitió tener su red comercial abierta al 60%, porque inclusive en lo más cruento de la pandemia el sector de la construcción no cesó en su actividad.

Venta por internet, algo impensable

Es otro de los hitos que ha hollado BigMat España, y es que su canal de venta online lleve varios meses «echando humo» con unos niveles de ventas impensables para lo que no deja de ser un gran almacén de materiales de la construcción.

Si algo tiene claro en BigMat España es que el futuro de las ventas pasa por internet, en un modelo que avanza tenuemente en el sector, que es que los clientes compren los insumos en el sitio web y luego recojan en tienda.

Cuando el cliente recoge sus productos en uno de alguno de los 800 puntos de venta, reciben por parte del personal comercial de BigMat España consejos sobre el uso profesional de los mismos, lo que permite añadir valor añadido a la venta.

Inclusive BigMat España alecciona a su personal comercial para que la atención al cliente sea personalizada y también lo más profesional posible, orientando al cliente hacia aquellos productos que verdaderamente necesita.

Al mismo tiempo, su implantación en todo el territorio nacional y su flota de camiones y furgonetas permite entregar los productos adquiridos en el domicilio profesional o personal de cada cliente en menos de una hora.

Comercio de proximidad

Producto de la pandemia, los españoles hemos vuelto al comercio de proximidad, algo de lo que BigMat España también puede «sacar pecho».

La red comercial de BigMat España, tanto en nuestro país como en Portugal, puede presumir de que, en un radio de menos de 50 kilómetros cuadrados, cualquier cliente tiene un punto de venta donde poder adquirir producto.

Por otro lado, BigMat España es una cooperativa, y ese tipo de sociedades mercantiles no pueden dar beneficios, con lo cual todos los beneficios se reinvierten con el objetivo de mejorar el servicio a los socios.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Derek Gavey / Seika / Antti T. Nissinen / BigMat Francia / Andrea Moya Photography / Marco Verch / BigMat España / Ed Kohler

Dinero a espuertas

La administración Biden se dispone a aprobar un presupuesto elefantiásico para que EE. UU. vuelva a la pujanza económica que le corresponde para salir del marasmo económico que ha provocado la pandemia de SARS-CoV-2 y que retorna, entre otros motivos, por la masiva vacunación de la población norteamericana

De elefantiásico se puede calificar el primer presupuesto de la administración Biden – Harris para este año: 6 billones de dólares.

No se recordaban unas cuentas públicas tan generosas desde la II Guerra Mundial, y tampoco un endeudamiento tan alto, anatema para las administraciones republicanas, pero no para las demócratas, como es el caso.

Pero inclusive, para dentro de diez años, en el 2031 tiene todavía un presupuesto inclusive mayor, que según las previsiones será de 8,2 billones con el objetivo claro de fortalecer una economía que casi ha sido herida de muerte por la pandemia.

Más infraestructuras y más sociedad

Con unos parámetros radicalmente opuestos a los de Donald Trump y el Partido Republicano, el binomio Biden – Harris pretende embarcarse en un ambicioso programa de construcción de infraestructuras.

Además, los Demócratas pretenden imprimir un giro social a sus políticas, con el Plan de Empleo Americano y el Plan de Familias Americanas, con la intención de aumentar y fortalecer a la clase media.

En cuanto a crear empleo en Estados Unidos, la industria también recibirá una fuerte inyección de capital para lograr ser más competitiva, pero a base de calidad en los productos manufacturados y no compitiendo en salarios bajos con China y diversos países asiáticos.

También más déficit

El resultado de todas esas políticas es que para financiarlas hay que salir a los mercados a base de bonos que comprarán los acreedores.

Por ello, y durante la próxima década el déficit de Estados Unidos estará, son datos de The New York Times por encima de los 1,3 billones de dólares.

Según el equipo económico de la Casa Blanca será a partir de esos diez años, cuando la deuda pública decline y se pueda de nuevo equilibrar las cuentas públicas.

Un buen número de capítulos

Los hasta ahora citados son solo varios de los aspectos que se pueden encontrar en el presupuesto para un «curso» fiscal que comienza en próximo uno de octubre.

La lucha contra el cambio climático también tiene una partida importante reservada en el Presupuesto Federal Norteamericano, que también aumentará la partida para MEDICAID, parte fundamental de lo que se denominó como Obamacare.

El presupuesto militar, uno de los más abultados, sigue pujante, ya que la administración Biden tiene intención de adquirir a la Lockheed Martin 85 cazabombarderos F-35, de manera que además de renovar su arsenal, compra americano.

Biden tampoco se olvida de ayudar militarmente al Estado de Israel, con una cantidad que este 2021 volverá a ser de 3.800 millones de dólares para comprar armamento fabricado en Estados Unidos.

Gravar a los que más tienen y las empresas

Los dos tributos sobre los que basculan el aumento de recursos de los que dispondrá la Hacienda norteamericana, será el aumento en el impuesto de sociedades y en gravar a las rentas más altas.

La previsión de la administración Biden – Harris es que, durante los próximos 15 años, sean las rentas de más de 400.000 dólares anuales los que más tributen, y no como con la reforma fiscal de Donald Trump, las rentas medias y bajas.

Un campo de minas

Pero sacar adelante el presupuesto no va a ser una tarea fácil para el que fuera vicepresidente con Barack Obama, ya que además del rechazo frontal de los republicanos, también se sumará un más que probable «fuego amigo».

Dentro del Partido Demócrata, también hay un rechazo de congresistas centristas que no ven la solución a los problemas en gravar a las rentas más altas.

Además, el ala más a la izquierda del partido que fundase Andrew Jackson lleva décadas oponiéndose a la ayuda militar a Israel, bien es cierto que Bernie Sanders no es sino un líder marginal dentro de ese partido político.

Inclusive políticas que debieran, en principio, concitar la anuencia de toda la Cámara de Representantes, como son las infraestructuras, tampoco lo hacen.

Inclusive habiendo rebajado esa partida hasta los 1,7 billones de dólares, los Republicanos han presentado una contraoferta que rebaja la partida hasta menos de la mitad, esto es, 568.000 millones de dólares.

Con ánimo de negociar

Aunque el Partido Demócrata cuenta con mayoría en la cámara baja, y mayoría también – con el «voto de calidad» de Kamala Harris a la sazón presidenta del Senado – en la cámara alta, la nueva administración pretende hacer de la negociación el marchamo de la nueva administración.

Por ello ha tendido puentes con el Partido Republicano a pesar de que se tilda a los republicanos como renuentes a invertir en partidas como los hospitales de veteranos, energías limpias o sustitución de cañerías contaminadas de conducción de aguas.

Espaldarazo de la reserva federal

Los planes presupuestarios del gobierno norteamericano han sido validados, por su ambición y sus objetivos, por la Reserva Federal Norteamericana, que preside Janet Yellen.

Desde la FED se ve como un buen plan intentar recuperar la economía norteamericana a partir de la inversión en infraestructuras y en obra pública, algo parecido al New Deal de Franklin Delano Roosevelt.

Janet Yellen, en una reciente comparecencia ante el Comité de Apropiaciones de la Cámara de Representantes se ha quejado que el presupuesto de la entidad financiera que preside lleve congelado más de una década.

La economía se recupera

Así parece que lo muestran todos los indicadores, que se han comenzado a recuperar a buena velocidad tras la vacunación masiva del grueso de población norteamericana.

El PIB del primer trimestre ha crecido un 1,6% con respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos que obran en poder de la Oficina de Análisis Económico (BEA en sus siglas en inglés).

Hay que recordar que, en el año 2020, producto de la pandemia de SARS-CoV-2 el PIB norteamericano se hundió un 3,5%, socavón del que parece recuperado.

De hecho, si en los siguientes tres trimestres la evolución de la economía sigue por los mismos derroteros, el crecimiento anual de EE. UU. en el 2021 sería de + 6,4%.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Guilherme Torelly / Mike McBey / Pictavio / Forvars Departementent / NASA Goddard Space Flight Center / Resolute / Peter Stevens / Brookings Institution / Charles Hildebrant

Lento pero seguro

Se acaba de presentar, con el boato que solo sabe imprimir Presidencia del Gobierno, el informe España 2050, en el cual un panel de 130 expertos presenta sus propuestas para lograr que a mediados de siglo se haya cerrado la brecha económica y de otros tipos con los países más avanzados de Europa

El informe España 2050 fue presentado con todo el boato que solo se pueden permitir el gobierno nacional y su presidente Pedro Sánchez.

En el aspecto económico, lo más relevante, aunque hay un cúmulo de objetivos más que encomiables, es que en dicho plan se fija que, hasta ese año, el crecimiento de la economía patria debería ser de al menos un 1,5% anual.

El informe también subraya, con preocupación, que si España no se pone las «pilas» la brecha que existe con los países de nuestro entorno europeo se puede agrandar.

Vae Annis

A pesar de que en el último cuarto de siglo la economía española ha crecido, de media, a un 2%, la realidad es que en la última década España se ha atascado producto de dos crisis: la financiera del 2008 y la provocada por la pandemia.

El panel de expertos que ha elaborado el informe España 2050, cifra lograr ese objetivo en el concepto, casi mágico, de la productividad.

De lograrse ese crecimiento de aquí al 2050, España no tendría nada que envidiar, ni el PIB ni en renta per cápita a los países europeos más avanzados.

Sin embargo, con unos crecimientos anuales entre el 0,3% y el 1,1% España pasaría a estar en el vagón de cola de la UE y no se lograría la tan ansiada convergencia.

Recuperando a John Maynard Keynes

En cierto modo el informe España 2050 recuerda mucho a Las posibilidades económicas de nuestros nietos, que explica, hasta cierto modo, las dos crisis económicas que hemos vivido en apenas una década.

El informe ha contado con un panel de 103 expertos de ámbitos multidisciplinares, siendo el trabajo ligeramente optimista ya que afirma que con políticas económicas acertadas a mitad de siglo España seguirá siendo una potencia pujante.

Desde el punto de vista económico, y lo subrayan los panelistas, España podría, en el horizonte del 2050 tener una renta per cápita cercana o muy próxima a los países que «cortan el bacalao» en la Unión Europea.

Una de cal y una de arena

En los últimos 30 años, y a raíz de los Pactos de la Moncloa, en la cual los partidos políticos que hicieron la transición llegaron a la conclusión de que con las cosas de comer no se juega, se ha ido convergiendo con Europa.

Hace tres décadas la renta per cápita era de 16.000 euros y hoy por hoy supera los 30.000 euros per cápita.

Pero, como ya hemos indicado, lo más importante para que España tenga un futuro, a todos los niveles, a mediados de siglo es aumentar sea como sea la productividad por hora trabajada.

Sin embargo, en la última década, España ha tenido que vivir dos crisis económicas que a punto estuvieron de desarbolar el país: la primera fue la del 2008 que fue financiera y en el caso de España también inmobiliaria.

La segunda todavía la estamos viviendo y ha sido producto del virus SARS-CoV-2, una crisis que podía haber acabado con la economía española si no fuera por el salvavidas de los ERTE y por el maná europeo de 140.000 millones de euros.

Otro de los hándicaps que tiene el sistema económico español tiene que ver con la longevidad de su población, que en los próximos años se volverá añosa.

Los expertos también suponen que de no lograrse un crecimiento económico suficiente aumentaría el desempleo y la desigualdad.

La «receta» para aumentar la productividad

Para lograr que el trabajo en España se vuelva más productivo los expertos establecen que la «receta» debe de estar compuesta por mejorar los estándares educativos, aumentar la investigación y el desarrollo.

Otros componentes para que España logre la excelencia allá por el 2050 tienen que ver con la digitalización, transición ecológica y aumentar el tamaño de las empresas.

Al mismo tiempo, habría que obligar a que la economía sumergida, que actualmente se estima en un 17%, se convierta en economía formal, con esas empresas pagando tributos e impuesto de sociedades.

También sería necesario aumentar el número de población empleada, del 62% actual a más del 80%, incentivando alargar la edad de jubilación e invirtiendo especialmente en formación de jóvenes, mujeres e inmigrantes.

Lo ideal sería lograr lo que mismo que ha conseguido Alemania y los países escandinavos, que han logrado en las últimas tres décadas aumentar la productividad en un 50% y al mismo tiempo aumentar el porcentaje de población empleada.

En el corto plazo

Pero sin proyectarnos sobre el 2050, también es necesario tomar medidas en el corto plazo, sin ir más lejos en el 2023.

Y una de las primeras tareas tiene que ser reducir la brecha en cuanto a la renta per cápita de la media de los países europeos. Dicha brecha es de un 21%.

Mientras que el trabajador tipo español ingresa anualmente 30.000 euros, un europeo consigue anualmente, por rentas de todo tipo incluido el trabajo, 39.000 euros.

La proyección para el 2050, si no se introducen importantes medidas en el mercado laboral y la productividad, la desviación se iría al 27%.

El maná europeo

Nos referimos a los 140.000 millones de euros que van a venir de Europa, la mitad como subsidios a fondo perdido, y los otros 70.000 millones como préstamos que habrá que devolver llegado el caso.

Pero ese dinero no va a salir gratis, ya que la Unión Europea y la Comisión Europea exigen reformas de calado, esencialmente en lo que tiene que ver con el mercado laboral y la reforma de las pensiones.

Pero el panel de expertos también considera que sería necesario reformas en lo que tiene que ver con la territorialidad, distribución de la población, actividad económica y también con el cambio climático.

¿Qué nos depara el futuro?

A pesar del prestigio de los académicos que han elaborado el informe España 2050, nadie sabe ni siquiera de manera fragmentaria cómo evolucionará exactamente nuestro país.

De cualquiera de las maneras se trata, en esencia, de un juego de prospectiva más: a medida que se vaya acercando la mitad de siglo veremos si el informe España 2050 acierta o no.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – La Moncloa – Gobierno de España / FAO Americas / Peter K. Levy / Waleed / Hobbes Lao / Foto Sleuth / European Parliament / Juan Antonio Segal

América avanza

Gracias al fabuloso plan de estímulos que está llevando a cabo el gobierno norteamericano, todo parece indicar que la economía norteamericana saldrá antes del «hoyo» que otras muchas, incluida la europea, que tardará mucho más en lograr el «tono» para recuperarse de las secuelas económicas de la pandemia

A punto de dejar la pandemia de SARS-CoV-2 atrás, ahora la América de Joe Biden se apresta a volver a la senda del crecimiento económico.

En los últimos tres meses la economía norteamericana ha crecido un 1,6%, a base de medidas de estímulo económico y una vacunación masiva se espera que este año 2021 la economía «rebote» un 6%.

Se trata de una previsión esperanzadora porque habría que retrotraerse a los años ochenta del pasado siglo para encontrar semejantes cotas de crecimiento.

Datos fiables

Los datos son tan incontrovertibles que es la propia Oficina de Análisis Económico, BEA en sus siglas en inglés, la que ofrece esos datos, a los cuales se puede otorgar la máxima fiabilidad.

Entre los factores que están «abonando» el despegue económico es la batería de medidas de estímulo económico, tanto con respecto a las empresas como a los particulares.

No en vano, la administración norteamericana, en lo peor de la pandemia optó por dar cheques de más de 1.000 dólares a sus ciudadanos.

En el despegue económico también tiene mucho que ver con las masivas vacunaciones, ya que a día de hoy el 50% de los adultos norteamericanos han recibido al menos una dosis de alguna de las vacunas.

A pesar del crecimiento que avanza a velocidad de crucero, hay que tener en cuenta que, en el 2020, la economía norteamericana perdió un 3,5%, unas magnitudes que no se recordaban desde la crisis de 1929.

La intención de la administración Biden es hacer crecer la economía un 6%, a base de un enorme plan de estímulos económicos y un plan de construcción de infraestructuras.

Deberíamos retrocede muchas décadas, al menos cuatro, para ver un crecimiento tal espectacular de la economía norteamericana.

Los norteamericanos vuelven a socializar

Y eso producto de la masiva vacunación que se está produciendo a lo largo y ancho de Estados Unidos, aunque las heridas, más las emocionales que las físicas, tardarán en cicatrizar.

La pandemia de SARS-CoV-2 ha provocado, hasta ahora, 570.000 muertos, aunque Estados Unidos vuelve a la vida.

El consumo, tanto el privado como el público se ha reactivado, y los norteamericanos salen más a los restaurantes, contratan más noches de hotel y aumentan inversión en el sector financiero y de la construcción.

Al mismo tiempo, la administración Biden se ha embarcado en un programa de incentivos económicos para pequeña y mediana empresa, que es la savia de ese frondoso árbol que es la economía norteamericana.

Pero la nueva administración también piensa en los trabajadores, por lo que ha ampliado el subsidio del desempleo, en una inversión económica que no se daba desde el New Deal que el presidente Roosevelt ideó para superar el crac del año 1929.

Datos del paro

A pesar de que la economía norteamericana se está recuperando todavía el número de personas que se encuentran en situación de desempleo que llegan a 10 millones.

Sin embargo, desde diversos observatorios económicos se aconseja no «echar las campanas al vuelo» ya que ante una recesión que no se explicaría sin la pandemia del SARS-CoV-2, tampoco se espera que la recuperación económica sea muy normal.

Inopinadamente, y aunque se extrapolaba que habría un mal dato de desempleo en el abril sería malo, pero sin embargo ha pasado del 14,7% al 13,3%.

En estos últimos meses se han creado 2,5 millones de empleos, rompiendo una dinámica que en lo más cruento de la crisis dejó a 20 millones de norteamericanos mano sobre mano.

Sin embargo, lo del desempleo va también por «barrios» ya que mientras que personas de raza blanca y latinos han mejorado en sus cifras de empleo, los afroamericanos han empeorado esos datos.

A pesar de los buenos datos, de empleo y económicos, existe el gran lastre de que Estados Unidos es el país que más ha sufrido con la pandemia de SARS-CoV-2, con casi dos millones de contagiados y más de 100.000 muertes.

La apertura de la economía también se está produciendo porque muchos Estados, que son la verdadera «locomotora económica» del país están levantando muchas de las restricciones a la movilidad y la vida social.

Lo peor ya pasó

Son muchos los analistas y también los organismos gubernamentales, como es el caso de la Secretaría de Trabajo, que anuncian que lo peor de la crisis, económica y sanitaria, ha quedado atrás.

Al mismo tiempo que la economía se recupera, también lo hacen los índices bursátiles, como es el caso de Dow Jones y el S&P 500, con una recuperación mantenida y constante que el correlato de la mejora de los mercados financieros.

La vacunación, elemento clave

Tanto en Europa como en Estados Unidos, la vacunación está siendo el elemento clave para lograr la recuperación económica.

En el caso de los Estados Unidos de América también tiene importancia el macro plan de estimulación económica de Biden, dotado con casi dos billones de dólares, que, para contemplar semejante cifra en toda su extensión, es conveniente decir que supone dos veces el PIB de nuestro país.

A ello hay que sumar los dos planes de estímulo que creo Donald Trump, por lo que, sumando los tres planes de estímulo, la cuantía es mucho mayor que la suma de todo el rescate económico que ha puesto en marcha Europa.

Va a ser esa lluvia de millones lo que hará que para finales de año la economía norteamericana rebote con fuerza, y a partir de ahí el desempeño económico de Estados Unidos vaya a ser mayor que el de Europa.

Y son muchos los expertos en economía que piensan que ese impulso milmillonario a la economía norteamericana va a hacer que despegue a una velocidad y con una altura que prácticamente es imposible que logre la economía europea.

Fuente – EL PAÍS / BBC / Economía en EL PAÍS

Imagen – Herval / Peasap / Matt Barber / Anders Sandberg / Nick Damico / Maryland GovPics /

Funcionarios: a trabajar en casa

La pandemia de SARS-CoV-2 no ha hecho sino impulsar el trabajo «en remoto», tanto en la administración pública como en el resto de los sectores productivos. Gracias a ello y a los ERTE, muchas empresas se han «salvado de la quema». La digitalización avanza imparable y ha llegado para quedarse

La pandemia de SARS-CoV-2 ha provocado, en solo un año, cambios profundos en el mercado de trabajo y en cómo se realiza este.

Una de las nuevas realidades se llama teletrabajo, y ha sido obligado en los primeros meses de la pandemia para muchos profesionales, aunque parece que la próxima recuperación de la normalidad no lo va a extinguir.

En el caso de las Administraciones públicas, el teletrabajo ha llegado para quedarse, de manera que una modalidad laboral que era prácticamente marginal, solo el 18% de los funcionarios teletrabajaba, se impondrá en la era poscovid.

Las estimaciones nos hablan de que, a partir de ahora, casi el 60% de los funcionarios, de la administración general de estado y otras, teletrabajaran.

«Currar» desde casa

El teletrabajo no solo se generalizará en las Administraciones públicas, sino también en otros ámbitos laborales.

Las estimaciones hablan de que el tejido empresarial PYME, el 36% de los trabajadores desarrollarán su actividad en «remoto» y mientras que en la pequeña empresa el porcentaje será del 18%.

Sin embargo, serán muchos los trabajadores que volverán a sus oficinas, aunque en lo peor de la pandemia el 94% de las grandes empresas trabajaron en «remoto», cifra que llego al 91% en la administración y el 72% de las PYMES.

Sí se quiere se puede

Inclusive antes de hecho disruptor de la pandemia de SARS-CoV-2, el tejido empresarial y de las Administraciones públicas tenía – y tiene – las suficientes herramientas para poder desempeñar el grueso de su trabajo en «remoto».

Bien es cierto que es la gran empresa y el tejido PYME el que podría realizar esa transición de manera más rápida y eficaz, en unos porcentajes, respectivamente, del 87% y el 84%.

En el caso de las microempresas, los sectores que más han trabajado en remoto han sido comercio mayorista, industria y sector servicios.

En las PYMES el teletrabajo ha cundido en el sector servicios, la industria y la construcción, que se han adaptado de una manera óptima a la nueva realidad.

En el caso de las Administraciones públicas ese porcentaje se reduce al 61%, aunque parece que el sector público ha abrazado con cariño la posibilidad de que muchos funcionarios desarrollen su actividad desde casa.

Una actividad en declive

Una de las más graves consecuencias de la pandemia ha sido la reducción de actividad empresarial y laboral: empresas y administraciones han tenido que reinventase ante un virus que impedía, y sigue impidiendo, la normal relación social.

Todos los sectores han visto como su actividad se reducía: un 53% en microempresas y PYMES, un 49% en la gran empresa y el 27% en las Administraciones públicas.

Al mismo tiempo, la pandemia ha dejado atrás muchos «cadáveres»: el 14% de las microempresas ha tenido que cesar su actividad, así como el 7% de las PYMES y el 2% en las administraciones.

Los ERTE, el gran salvavidas

Los expedientes de regulación de empleo temporal han sido el gran salvavidas, tanto de las empresas, independientemente de su tamaño, y también de miles de trabajadores que han visto como mantenían el empleo.

En esa situación, de expediente de regulación temporal de empleo, están o han estado, el 47% de las PYMES, el 46% de las grandes empresas y el 30% de las microempresas.

Una solución intermedia que se arbitró fue obligar a los trabajadores a coger las vacaciones, instrumento por el que optaron el 22% de la gran empresa, el 20% de las PYMES y el 7% de las microempresas.

Empresas con problemas múltiples

La actividad empresarial ha sido herida de muerte por un virus que mide micras, y los males que han aquejado al tejido productivo han sido muchos.

Entre los más evidentes se encuentran el hundimiento de la actividad económica y del PIB, menor facturación y menores ventas, y la mala evolución del sector en el que se encuentran posicionadas.

Ante la imposibilidad, durante muchos meses, de desarrollar su actividad productiva, todos los segmentos han invertido en digitalización: de media un 61%.

En el caso de las Administraciones públicas un 88%, en caso de las PYMES un 82%, siendo los mayores inversores la gran empresa con un 95%.

La digitalización se ha visto impedida, en el caso de las microempresas por la poca capacidad de tener recursos para ese tipo de inversión, en el caso de las PYMES y gran empresa fundamentalmente por el desconocimiento del nuevo «campo de juego».

Un futuro digital

De lo que ya nadie duda es que el futuro del empleo será digital o no será, y arrastrará al sector productivo por una serie de derroteros que nadie, todavía, se atreve a augurar.

Grandes empresas, como Vodafone, ven un futuro esplendoroso a la digitalización del trabajo en nuestro país, y piensan que los fondos europeos – a España llegarán 140.000 millones de euros – pueden ser el maná que necesitan las empresas españolas para digitalizarse.

Crecer con la digitalización

Esa misma multinacional británica, nos referimos a Vodafone, cree que, con implantación de herramientas de digitalización en el grueso del sector productivo, para el 2025 el 40% de sus ventas tengan que ver con esos servicios.

Los principales nichos de mercado que se desarrollarán tendrán que ver con el Big Data, Cloud Computing y ciberseguridad, aunque descenderán los ingresos en servicios de conectividad.

Precisamente es ese Cloud Computing el que permite, y seguirá permitiendo en el futuro el trabajo «en remoto» de muchas empresas y profesionales, una modalidad laboral que la pandemia de SARS-CoV-2 no ha hecho sino impulsar.

De hecho, en España y en lo que respecta a la multinacional británica, la prestación de servicios a PYMES – ahora lo son hasta los 250 empleados – no hace sino crecer de manera casi exponencial.

Fuente – EL PAÍS / Expansión

Imagen – Yutaka Fujiki / US Embassy Madrid / Manuel Schmalstieg / NIAID / Banalities / Masahiko Ohkubo / Kārlis Dambrāns / Jonathan Oakley

Debacle en el empleo

Este año de pandemia se ha caracterizado por un aumento insospechado el desempleo, al que se han sumado 401.000 personas más, por no hablar de los 750.000 que todavía se encuentran en ERTE, muchos de los cuales, por pertenecer a empresas «zombis», pasaran a ERE no a mucho más tardar

Si los efectos de la pandemia de SARS-CoV-2 han sido, desde el punto de vista sanitario, un auténtico tsunami, los efectos económicos del mismo le van a la par.

En lo que llevamos de pandemia, algo más de un año ya, a las colas del desempleo se han sumado 401.000 trabajadores más, y casi 750.000 continúan acogidos a la figura de los expedientes de regulación temporal de empleo.

Un goteo que dura ya un año

El número de desempleados comenzó a subir hace justo un año, coincidiendo con el primer «cerrojazo» que tuvimos que vivir que hizo que ciertos sectores, como la hostelería, se vieran abocados al cierre.

Solo en el mes de marzo del 2020 se destruyeron 900.000 puestos de trabajo, a una «velocidad de crucero» de 30.000 puesto de trabajo destruidos diariamente.

A pesar de que ha habido un «rebote» desde el día más fatídico para el empleo, todavía no se ha logrado recuperar los niveles de empleo de antes de la eclosión de la pandemia.

Además, en los últimos doce meses, en un goteo constante, 401.000 personas se han sumado a las cifras del desempleo.

Un mercado laboral hasta cierto punto ficticio

Hay que tener en cuenta que la «radiografía» que se puede hacer a día de hoy sobre el mercado laboral es ficticia, dado que el mismo está «dopado».

Nos explicamos: millones de trabajadores están en la figura jurídica de los expedientes de regulación temporal de empleo que está financiando el Estado, lo que evita que aumenten las cifras de desempleo.

A finales de marzo eran 743.628 las personas que estaban sujetos al ERTE, y muchos de ellos, desgraciadamente, se deslizarán hacia los ERE en el momento en que las empresas en las que trabajan cesen en su actividad.

Marzo se desploma

Y eso que suele ser un mes bueno para el empleo, ya que la Semana Santa dinamiza muchos sectores, desde la hostelería y la restauración hasta las pernoctaciones en hoteles y casas de turismo rural.

Este año 2021 hemos tenido una Semana Santa mediatizada por la pandemia de SARS-CoV-2, con cierre perimetral de todas las comunidades autónomas, y con las procesiones suspendidas sine die.

En Semana Santa se produce el «pistoletazo de salida» para las contrataciones de cara al verano en muchos sectores, fundamentalmente los que tienen que ver con el turismo que llega a España en periodo estival.

Cada mes, desde marzo del 2020, se ha saldado con una pérdida de más de 80.000 afiliados a la Seguridad Social.

Y esos datos son en realidad un espejismo estadístico, que cuando las estadísticas se «cocinan» arrojan que en ese año se han perdido 440.000 afiliados a la Seguridad Social.

La hostelería la más afectada

Es uno de los sectores donde el SARS-CoV-2 ha provocado una verdadera escabechina, sobre todo producto de las restricciones que ha vivido, y sigue viviendo, el sector en toda España.

En uno solo año, se han dado de baja, bien como autónomos o empleados por cuenta ajena, 201.000 trabajadores, a pesar de que el pasado marzo se recuperó algo el empleo, con algo más de 33.000 nuevas altas.

Aumento del ahorro

Debido al miedo que ha inoculado el SARS-CoV-2 en la ciudadanía y las empresas, el ahorro ha logrado unas cimas históricas, principalmente por la necesidad de ahorrar ante un incierto futuro económico.

Las familias ahorran más, y eso se nota sobre todo en los sectores más pudientes de la sociedad española, aunque la tasa de ahorro española es de las menos abultadas en el entorno europeo.

Según los datos del INE, actualmente la tasa de ahorro en España es actualmente del 14,8%, lo que supone la cifra más alta desde que se tienen registros en el Instituto Nacional de Estadística.

Las familias han guardado, desde marzo del 2020, un total de 108.844 millones de euros, lo que supone doblar el ahorro que de produjo en el 2019, y eso a pesar a que la renta disponible en los hogares se ha reducido un 3,3%.

Un ahorro menor que en el resto de Europa

A pesar de que las cifras de ahorro han marcado un récord, las cifras que no se han consumido son una pálida comparación de lo que se «guarda» en los países europeos de nuestro entorno.

La media de ahora de los 27 miembros de la Unión Europea se sitúa en el 16,11%, y en los países de la zona euro es todavía mayor, llegando al 17,38%.

Los países europeos también han visto, en este último año de pandemia, como las familias aumentaban en gran medida el ahorro, y entre los países más ahorradores se encuentran Países Bajos, Alemania, Suecia y Austria.

Las altas tasas de ahorro se comprenden en el contexto de una alta incertidumbre, ante una pandemia en la cual, y en los primeros meses, los gobiernos y los ciudadanos europeos dábamos «palos de ciego» ante una epidemia desconocida.

Ahorro del miedo

Es como se puede definir el tipo de ahorro se ha producido en las familias europeas, sobre todo producido porque las familias han pospuesto muchas decisiones de compra, que se desbloquearán a medida que la situación – económica y sanitaria – mejore.

En el caso de España ese «ahorro del miedo» supone el 18% del ahorro que se ha producido en el último año, pero un 23% de los ahorros de las familias se está gastando, a falta de ingresos, en gastos como comida y facturas, sobre todo de la luz y el agua.

En cuanto a la percepción subjetiva de su situación económica, la mitad de los españoles consideran que su situación económica es peor que hace un año, y esa percepción es más habitual en autónomos y entre los jóvenes.

En cuanto a ingresos, la mitad de los encuestados consideran que se han reducido, más a medida que disminuye el ingreso medio de los españoles.

Fuente – EL PAÍS / EL ESPAÑOL

Imagen – COD Newsroom / Matthew Murdoch / Garry Knight / Jan Tik / Larry Koester / Images Money / _dChris / Jesper Sehested Pluslexia

Oro negro

Los precios de petróleo y sus futuros se reactivan, debido fundamentalmente a qué con una vacunación masiva a la vuelta de la esquina, el transporte, tanto de pasajeros como de mercancías se recuperará en breve. Además, OPEP+ ha decidido no inundar de crudo el mercado, para de ese modo aumentar el precio del barril

Tras más de un año de pandemia de SARS-CoV-2, la llegada masiva de vacunas, al menos a los países desarrollados, y las más que ciertas posibilidades de recuperación de la actividad económica, el crudo sube un 40%.

El barril de Brent, la referencia europea, vuelve a superar los 70 dólares, un precio que no se daba desde enero del 2020, y que se ve impulsado por los ataques con misiles contra dos instalaciones de la saudí ARAMCO.

Dos instalaciones claves

Los atacantes sabían lo que se hacían, dado que han atacado dos instalaciones neurálgicas para la petrolera ARAMCO, especialmente la de Ras Tanura.

En dicha instalación se procesan 6,5 millones de barriles diarios, lo que supone el 7% del petróleo que se consume diariamente en todo el mundo.

Los ataques, han puesto en solfa la capacidad de producción de crudo de Arabia Saudí, el principal productor de crudo, en unos momentos, en plena recuperación económica y promesa de tal, cada barril es necesario.

Más de 70 dólares el barril

Es a lo que se ha llegado esta semana el barril de Brent, el estándar del crudo que se produce en el mar del Norte, un precio que no se alcanzaba desde el pasado enero del 2020.

La pandemia se desató el pasado marzo, y debido al parón económico el precio del petróleo cayo a plomo, llegando inclusive a la cotización negativa.

La depresión económica ha quedado olvidada en tiempo récord, y además de recuperarse las bolsas de valores de medio mundo, el mercado del crudo también se ha recuperado al mismo ritmo.

En menos de dos meses la cotización del petróleo y derivados ha recuperado un 40% lo que implica que alguien que hace dos meses invirtió 1.000 euros, ahora tienen 1.400 euros.

El mundo se vuelve a mover

El transporte transnacional y el nacional se recuperan, esa es una de las razones por las cuales el precio de petróleo y derivados se está recuperando a una velocidad que podríamos calificar como sideral.

La recuperación de los precios también tiene que ver con una jugada estratégica de la OPEP+, que ha decidido no inundar los mercados de crudo, para de esa manera subir artificialmente el precio del crudo.

Sin embargo, se trata de una estrategia de doble filo: a partir de un precio de 70 dólares vuelve a ser rentable el barril de crudo producido por fractura hidráulica, y en esas lides la principal potencia es Estados Unidos.

Debido a ello, con el petróleo producto de la fractura hidráulica, son millones de barriles más que desembocan en los mercados donde ya están los de extracción tradicional.

Previsiones halagüeñas

Las previsiones de cotización para el Brent, siempre según el banco de inversión Goldman Sachs prevé que en poco tiempo escalará hasta los 80 dólares.

Sin embargo, para otros, como el banco ING, considera que ante la más que previsibles ataques de los Huthi a las instalaciones petroleras saudíes, al precio de crudo habrá que sumar una prima de riesgo.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la devastación económica que ha provocado la pandemia de SARS-Cov-2 ha sido enorme, y la recuperación será lenta, por lo que mantener artificialmente alto el precio del crudo puede ser contraproducente.

Controlar el precio mundial de crudo

El cartel, no cabe calificarlo de otro modo, con su decisión de no aumentar la producción de petróleo lo que quiere es tener controlado el precio del barril de petróleo, y controlar inclusive las curvas de cotización que se puedan producir.

De lo que se trataría, de manera artificial, es de que el barril de petróleo Arab Light pueda llegar a los 75 dólares.

Inclusive el barril de Brent como el WTI se disparó incluso antes de que la OPEP+ decidiese recortar la producción de petróleo para aumentar su precio.

En un primer momento todos los analistas pensaban que OPEP+ decidiría subir la producción diaria de petróleo en 1,5 millones de barriles diarios.

De ese modo, Arabia Saudí se ha llevado «el gato al agua» e incluso ha convencido a Rusia de seguir la doctrina que emana de Riad.

En junio se acabarán las reservas

Si OPEP+ sigue manteniendo esta política, se prevé que para junio se hayan acabado las reservas que los países de la organización por lo que tendrán que volver a replantear el número de barriles diarios que sacan al mercado.

A acabar con las reservas también va a «ayudar» la recuperación de la demanda, básicamente debido a la recuperación del transporte mundial, tanto en lo que tiene que ver con la marina mercante como con las aerolíneas.

Se prevé que para finales del 2021 se habrá recuperado la demanda de petróleo que había en el 2019, antes de que «estallase» la pandemia, llegando a la comercialización de 100 millones de barriles diarios.

Por otro lado, subirá el precio de petróleo que se paga en efectivo, y bajará el mercado de futuros, que se paga de manera diferida.

La política petrolera de Arabia Saudí

Es el país más disciplinado en mantener las restricciones, pero su fin último es aumentar exponencialmente la oferta en los próximos meses.

Pero mantendrá la restricción, un millón de barriles diarios, hasta el próximo mes, una vez que el precio del crudo esté en unos niveles máximos, y vender a partir de ese momento a ese precio.

El aumento del precio también va a traer como consecuencia que los productores de petróleo de esquisto – lo que se conoce como fractura hidráulica – puedan lanzar sus barriles al mercado, ya que a partir de 70 dólares les resulta rentable sacar su producción.

Los Futuros al alza

Es lo que ven los analistas en lontananza: un aumento de precio de los futuros de crudo, y prevén que el barril, en el tercer trimestre del año, llegue a cotizar a 75 dólares norteamericanos.

El viernes pasado, al cierre, el Brent cotizaba a 70 dólares y el WTI, el estándar para el petróleo norteamericano, llegó a los 66 dólares.

Todo parece indicar que el precio de los futuros de petróleo va a tener un precio menor al precio actual del crudo, lo que hace que esos futuros sean muy apetitosos de cara a los inversores.

Fuente – EL PAÍS / Funds & Markets

Imagen – Piqsels / Panoramio / Loco Steve / Jake van der Molen / Sam Valadi / R. Miller / U.S. Secretary of Defense / Chris Gladis