5G, poco apetito

Una subasta casi desierta acaba de dirimir parte del espacio radioeléctrico que se va a dedicar en España al 5G, con una recaudación que solo ha logrado 1.100 millones de euros y en que los únicos presentes eran Vodafone, Orange y Telefónica

Es el que han mostrado las operadoras de telefonía móvil españolas en la primera subasta del espacio radioeléctrico en el cual se han vendido las licencias para poder operar con 5G.

Entre todas las operadoras que competían han invertido 1.100 millones de euros, en una subasta que se ha celebrado tarde y con rebajas.

Mientras que Orange y Vodafone han pagado 350 millones por las licencias, la empresa que dirige José Maria Álvarez – Pallete ha desembolsado solo 310 millones de euros.

Una subasta casi desierta

Además de haber durado dos días, un tiempo inédito en este tipo de procesos de compra al mejor postor, salvo tres operadores, tres de las «grandes», la subasta se puede dar por desierta.

Además, como ya hemos anunciado más atrás, la cantidad de dinero que ha recaudado el estado por el espectro radioeléctrico que se ha recaudado está a un paso del ridículo, máxime por las expectativas que se tenía de hacer una buena «caja».

Hay que tener en cuenta que el precio de salida que se había fijado estaba en los 995,5 millones de euros, y que solo se han recaudado algo más de 100 millones de euros más.

Disconformes con el precio

Incluso antes de que se celebrase la subasta, las operadoras habían alegado que el precio de salida de la subasta era demasiado alto, y finalmente solo Vodafone, Orange y Telefónica han partido en proceso.

El lobbie de las operadoras de telefonía móvil habían logrado inclusive que el precio de salida se rebajase un 15%, y finalmente tres de las «grandes» han participado, no superando la inversión de cada una los 350 millones de euros.

Los flamantes operadores de 5G tienen concedida la licencia por 20 años, y estos operadores se suman a los que ya participaron en las anteriores subastas, las de 2018 y 2020, y el proceso de la subasta se ha visto retrasado un año por la pandemia de SARS-CoV-2.

De hecho, la subasta de 3 bandas de 5 MHz de comunicación descendente se ha declarado desierta ya que ninguna de las operadoras presentes ha pujado por ella, siendo su precio de salida 25,5 millones de euros.

Por otra parte, la concesión de 20 años tendrá ser abonada inmediatamente, y se espera que el despliegue del 5G se produzca una vez finalizado el verano.

Supeditadas a condiciones

Pero la concesión del 5G no supone una «barra libre» para los operadores, ya que la concesión también tiene su letra pequeña.

En el caso de Telefónica su contrato lleva aparejado la obligación que su red de 5G tiene que estar completamente desplegada antes del 2025.

La red de 5G de Telefónica deberá tener presencia en todos los municipios españoles de más de 20.000 habitantes y deberá estar presente también en aeropuertos, puertos y estaciones del AVE.

Cobertura obligatoria

El gobierno obliga además a las operadoras a que su despliegue de 5G tenga una serie de ubicaciones obligatorias.

Es el caso de la banda de 700 MHz, que para el 2025 deberá estar operativa en todos los municipios de más de 50.000 habitantes.

Para la misma fecha también deberá haber cobertura de las dos licencias de 10 MHz en todos los municipios españoles de más de 20.000 habitantes. Y a ello están obligadas tanto Telefónica como Vodafone y Orange.

A ello se suma el despliegue obligatorio en 10 aeropuertos, 3 puertos, 6 estaciones de ferrocarril y 8 aeropuertos antes de que concluya el año.

Guerra abierta

Y todo por un elemento que siempre genera controversias, que no es otro que las patentes, tanto de infraestructura de 5G como de los dispositivos móviles que permiten ese tipo de conectividad.

Uno de los primeros fabricantes de teléfonos móviles, Nokia, ha presentado una demanda contra la tecnológica china Oppo, por vulneración de patentes.

Los finlandeses andan desbocados judicialmente hablando porque en las últimas semanas han iniciado litigios en España, India, Francia, Reino Unido y Alemania, todos ellos por vulneración de la propiedad intelectual.

El tema de las patentes siempre ha sido un problema recurrente en el ámbito de las telecomunicaciones, no en vano el teléfono, inventado por Graham Bell, quiso ser patentado por una tal Elisha Gray.

Sin ir más lejos, aunque la comunidad científica no duda de la autoría del primer emisor – receptor de radio fue de Marconi, la Corte Suprema de los Estados Unidos dicto una sentencia que concedía ese mérito a Nicola Tesla.

Estándares en telecomunicaciones

El uso de patentes en telefonía móvil y transmisión de datos es tan evidente como que, si todos los dispositivos están utilizando los mismos estándares de comunicaciones, todos ellos están utilizando tecnología patentada.

Es lo que se denomina patentes esenciales, y el 5G también las tiene, pero el problema de muchos fabricantes que han conformado el estándar es demostrar que se está utilizando, dado que registrar una patente esencial es harto difícil.

Solo el Instituto Europeo de Estandarización de las Telecomunicaciones (ETSI) tiene registradas alrededor de 18.000 patentes, y el ETSI ya ha determinado cuánto tendrán que pagar los fabricantes de automóviles que quieran dotar a sus vehículos de cobertura 5G.

Mientras que los grandes tenedores de patentes pueden negociar directamente con las multinacionales cuánto van a pagar por utilizar sus estándares, aquellos actores con menos «músculo» se agrupan en asociaciones que defiendan sus derechos.

Pero también en este negocio existe la picaresca, ya que existen empresas que adquieren las patentes de terceros para poder hacer negocio con ellas, con unos comportamientos altamente especulativos que ponen «palos en las ruedas» al desarrollo de las telecomunicaciones.

En busca de soluciones

Es lo que pretende una iniciativa de la Unión Europea que ha sido bautizada como CIFRA y que cuenta con la concurrencia de Telefónica.

Entre las posibles soluciones que ha arbitrado CIFRA se encuentra la creación de un órgano jurisdiccional por el que pasen todos los procesos judiciales en los cuales se diriman arbitrios legales que tengan que ver con patentes.

Dicho órgano, además, tendría que tener el suficiente dinamismo para evitar uno de los lugares comunes de dichos pleitos, que no es otro que el mucho tiempo que tardan los juzgados en sentenciar sobre los mismos.

Fuente – EL PAÍS / El Confidencial

Imagen – ITU Pictures / Financial Times / Toshiyuki Imai / Charlene McBride / Zrinka Lovric / The National Guard / Joakim Jardenberg / Piqsels

Perseguir a los malos

La Unión Europea se dota de un nuevo organismo – Autoridad Europea contra el Blanqueo de Capitales para luchar contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, poniendo especial atención al uso de criptomonedas por redes mafiosas y criminales

Es lo que pretende la Unión Europea con una autoridad de nuevo cuño, que recibirá el nombre de Autoridad Europea contra el Blanqueo de Capitales.

La nueva autoridad tendrá la potestad de imponer sanciones de hasta 10 millones de euros, con una cuantía en sus sanciones que dependerán de la gravedad del delito o del número de países implicados.

Las dos principales «dianas» del nuevo organismo serán perseguir el blanqueo de capitales, así como la persecución del financiamiento de terrorismo mediante el uso de criptomonedas alojadas en la web oscura.

Un ambicioso paquete legislativo

Todas estas actividades se encuentran dentro de un objetivo más ambicioso para crear un marco normativo que permita luchar con eficacia, dentro del territorio de la UE, del blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.

La nueva autoridad recién creada tiene la capacidad de imponer sanciones de tipo administrativo, de una cuantía que puede llegar al 10% del volumen de negocio de la empresa o diez millones de euros, lo que sea más lesivo para el infractor.

De lo que se trata es de que la nueva autoridad funcione como un «cortafuegos» que pueda detectar las actividades fraudulentas, y tiene como misión cerciorarse que el sector privado se ajusta a las normas europeas.

Además, la Autoridad Europea contra el Blanqueo de Capitales se coordinará con las unidades de inteligencia financiera que haya en los países miembros, para crear sinergias que permitan una mejor persecución de los delitos financieros.

Jurisdicción europea

AMLA, esas son las siglas en inglés del nuevo organismo europeo, tendrá jurisdicción en los 27 países que forman parte de la Unión Europea, y contará con un importante contingente humano que se cifra en 250 personas.

Dentro de su jurisdicción se encuentran instituciones financieras transnacionales que operan de diversos países europeos y también ejercerá de entidad coordinadora de sus pares nacionales.

Su rango de alcance es tanto las autoridades financieras como las no financieras, y permitir un uso integrado y coordinado de las instituciones nacionales que persiguen en fraude fiscal y el blanqueo de capitales.

Al mismo tiempo, se coordinará en una aplicación todas las cuentas corrientes de bancos europeos como un repositorio en el que poder «bucear» tanto la AMLA como las policías nacionales buscando cortar la financiación del terrorismo.

Ampliar la legislación

Hasta ahora la legislación europea contra el blanqueo de capitales donde su utiliza como vehículo de evasión las criptomonedas estaba muy «verde», ya que solo alcanza a unos pocos proveedores de servicio.

A partir de ahora, y auxiliados por la AMLA todos los proveedores de servicio de criptomonedas que operen en Europa tendrán que aplicar los controles de blanqueo de capitales a todos sus clientes.

A partir de ahora, y tal como permite de manera fácil la tecnología de la cadena de bloques en la que se basan las criptomonedas, se tendrá que asegurar la trazabilidad de todas las operaciones financieras.

Otra operativa que dice adiós tiene que ver con la existencia de «monederos» de criptomonedas anónimos; a partir de ahora los propietarios de los «monederos» tendrán que estar completamente identificados.

Las criptomonedas, un riesgo cada vez mayor

Las policías de los 27 países miembros llevan años avisando la de la peligrosidad de las criptomonedas, por su casi completo anonimato, en la financiación de actividades ilícitas, como es el caso del terrorismo.

Algo parecido sucede con el blanqueo de capitales, que han visto en las criptomonedas un aliado sigiloso, en donde se pueden blanquear millones de euros de una manera fácil y sin dejar rastro.

Por su parte el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) solo establece recomendaciones a los países miembros de la Unión Europea sobre como actuar para evitar el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.

Son los grandes pagos, los que superan los 10.000 euros la principal «puerta de entrada» para el blanqueo de capitales, por lo cual GAFI recomienda a los gobiernos que cualquier pago que se realice mayor que esa cantidad tendrá que ser realizado mediante transacciones financieras que son trazables.

Lista negra, lista gris

Es otra de las recomendaciones de GAFI, y pasa por tener una lista negra – países que son de facto paraísos fiscales – y una lista gris, en la cual se recogerá a aquellos países que permiten actividades financieras que podrían ser catalogadas como dudosas.

De lo que se trata es, fruto de la colaboración de los países miembros y de las autoridades europeas, dejar cada vez menor margen de maniobra a aquellos que pretenden desarrollar actividades financieras opacas.

En casi todos los países europeos se descubren casos de blanqueo de dinero que inclusive utilizan la legislación opaca de algunos territorios, caso de Mónaco o algunas islas del canal de la Mancha, para blanquear dinero.

De lo que se trataría es de recuperar a los países de la lista gris y hacer caer todo el peso de la ley internacional sobre los paraísos fiscales que se encuentran ubicados en esa precisa zona negra.

José Luis Moreno

Recientemente hemos conocido la imputación del productor televisivo que ha sido detenido acusado de blanqueo de capitales y por estafa.

El ventrílocuo ha «caído» en una operación de la UDEF que se ha practicado en Madrid y que también ha tenido parte de la investigación en Barcelona que ha llevado a cabo la Guardia Civil de la Ciudad Condal.

Se acusa a Moreno de, utilizando una maraña societaria, haber blanqueado dinero del que Moreno se habría apropiado fraudulentamente a partir de créditos bancarios y créditos privados que nunca devolvía.

La investigación depende del Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional del juez Ismael Moreno y se creé que la estafa del ventrílocuo y sus socios podría ascender a 50 millones de euros.

Por ahora, y según la policía, las investigaciones todavía están abiertas, sobre todo en Madrid y en la capital catalana que es donde la red operaba de manera casi impune, teniendo como «tarjeta de visita» al mediático artista.

Fuente – el diario / CincoDías

Imagen – Tobias / Joan Amigó / Tonbo Nuske / Olympia Law / Son Dakika Haberler / Study Abroad University of Glasgow / Lawrence OP

Menos chuletón

La polémica la ha servido el ministro de Consumo, Alberto Garzón, al protagonizar un vídeo en el cual invitaba a los españoles a no consumir carne. Aparte de la polvareda producida, la reducción de consumo de carne lleva años en las agendas nacionales de los países miembros de la Unión Europea

Encendida la polémica sobre el consumo de carne en España por el ministro de consumo Alberto Garzón, lo cierto es que la Unión Europea lleva años poniendo medidas para reducir el consumo de carne entre su población.

A pesar de la polvareda mediática desatada, la realidad es que reducir el consumo de carne es bueno tanto para la salud individual como para la salud del planeta en su conjunto.

Planas sale al ruedo

El primero en entrar al quite ha sido el ministro de Agricultura, Luis Planas, que ha hecho una cerrada defensa del sector y de su contribución al PIB, debido al «músculo» exportador que tiene el mismo.

De errónea ha llegado a calificar la campaña, que ha equiparado a una contra el exceso de consumo de azúcar que tuvo como eslogan la lapidaria frase de “el azúcar mata”.

Pero la polémica ha quedado zanjada después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, confesase que a él el chuletón le gusta «al punto».

Argumento científico

La realidad es que alejando de la polémica las declaraciones de Garzón es que existe un consenso científico en que reducir el consumo de carne es beneficioso tanto para la salud individual como para la «salud» del planeta.

Dos entidades difícilmente calificables como partidistas, como son la Organización Mundial de la Salud y la Agencia Española de Consumo (AESAN), recomiendan un consumo responsable de carnes rojas (ternera, cerdo, cordero y cabra) y procesadas.

A esa certeza científica se suma el Fondo Mundial de Investigación contra el Cáncer, que recomienda que no se consuma semanalmente más de 500 gramos de carne, no superando los 70 gramos diarios.

También el medioambiente

El consumo de carne, de manera indirecta, también influye de manera directa en el medioambiente, ya que el 9% de las emisiones contaminantes del sector agrícola en nuestro país tiene como culpables al sector ganadero.

La realidad es que las actividades que rodean la producción y el consumo de carne son altamente contaminantes: cría, procesado, empaquetado, transporte y un largo etcétera.

La alimentación de ganado también tiene mucha incidencia en la agricultura, ya que se dedican grandes extensiones de terreno para el cultivo del principal alimento de la cabaña ganadera española, eminentemente soja y maíz.

Con el respaldo de la Unión Europea

Con su política “De la granja a la mesa”, la Unión Europea apoya las tesis del ministro Garzón, proponiendo dietas que sean eminentemente vegetales y con menos carne, creando una industria alimentaria más sostenible.

De lo que se trataría es que el sector acabe promoviendo una agricultura con menos pesticidas, que se ocupen del bienestar animal y con una menor «huella ecológica».

Ese cambio de modelo productivo casa mal con las últimas declaraciones del ministro de Agricultura donde Luis Planas, enmendándole la plana a su compañero de consejo de ministros, ha afirmado que la política está para no crear problemas.

Para Greenpeace la transición a un modelo más limpio es inevitable, y ponen como ejemplo que el gobierno «cogiese el toro por los cuernos» cuando se planteó la progresiva descarbonización de la industria.

Ahora lo que toca es que se produzca un cambio de las enormes granjas de producción intensiva a otro tipo de explotaciones agroalimentarias en las cuales se sea más respetuoso con el bienestar animal y el medio ambiente.

España reduce progresivamente su consumo de carne

Uno de los argumentos que ha utilizado el ministro Garzón en el vídeo ha hecho que el sector se haya lanzado al degüello, ya que Garzón dice que cada español consume semanalmente un kilo de carne.

La realidad es que desde el año 2013, los españoles hemos reducido el consumo de carne al año un 13%, donde no hace tanto comíamos 52,7 kilos anuales, algo más de un kilogramo por semana.

Los datos del 2019 muestran que el consumo anual se ha reducido a 45,2 kilos anuales, lo que supone unos 870 gramos de carne semanales.

Durante la pandemia de SARS-CoV-2, y en buena parte condicionado por el confinamiento, el consumo de carne repuntó levemente, llegando a 49,9 kilos anuales.

Formulas imaginativas para reducir el consumo de carne

Lograr ese objetivo proviene no solo del gobierno de España, sino que es un objetivo estratégico para la Unión Europea.

La UE considera que la reducción de consumo de carne debe estar liderada por los gobiernos, y no cifrarse solamente en la apelación a los ciudadanos para que coman menos carne.

Una medida que se apoya tanto desde las instituciones europeas como desde las organizaciones ecologistas es que los comedores públicos, sobre todo los que tienen como destino a los estudiantes, sirvan menús más vegetarianos.

Algunos políticos españoles han lanzado medidas para limitar el consumo de carne en los comedores escolares, caso de IU en el municipio de Collado Villalba que propuso que los lunes no se sirviera carne.

En la misma línea, Ada Colau, también ha expresado su opinión que los comedores escolares de la ciudad de Barcelona debieran de servir menos carnes rojas en sus menús.

De hecho, en Barcelona se ha puesto en marcha una iniciativa piloto en seis comedores escolares de la ciudad, bajo el título de Comedores escolares más sanos y sostenibles.

Mientras tanto en otros países europeos, como Gran Bretaña están teniendo mucho éxito iniciativas como la desarrollada en la Universidad de Goldsmiths, donde se prohibió que en los comedores del campus se vendiese carne de vacuno.

Subir el IVA de los productos cárnicos

Puede ser otra de las medidas que ya se ha ensayado en Alemania, donde el Partido Verde propuso que subiese el IVA de los productos cárnicos del 7% al 19%.

Con el aumento de la recaudación el partido político que lidera Annalena Baerbock pretendía utilizar el dinero recaudado de más para posibilitar políticas en favor del bienestar animal en su país.

Sin embargo, la medida no pudo implementarse debido a que el resto del arco parlamentario, cada uno con sus personales réplicas en contra de la medida, se negaron a esa subida del impuesto sobre el valor añadido.

Otra medida, igualmente efectiva podría ser disminuir el IVA de productos vegetales, hortalizas y frutas, para favorecer su mayor consumo, unos productos que en España están gravados con un 10% de IVA.

Fuente – el diario / Los Verdes en Wikipedia

Imagen – Dj Roman / G20 Argentina / Whatershed Post / Orange Aurochs / Tim Green / Guilhem Vellut / px fuel

Vuelven las hipotecas

El mercado hipotecario, a punto de domeñar la pandemia con las vacunaciones masivas, se recupera con la adquisición de más viviendas y con unos clientes que prefieren abrumadoramente hipotecas de tipo fijo

Los primeros meses de este 2021 ya mediado han sido testigos de la recuperación del mercado de las hipotecas, después de muchos mese de estar de capa caída.

Dos hechos se han conjugado para la recuperación de este importante subsector financiero, como son que ha habido un aumento de la demanda que se a sumado a unos tipos en mínimos históricos.

Inclusive, en pocos meses, podríamos estar a un nivel de actividad prepandemia, los mismos niveles de hipotecas que antes de que el SARS-CoV-2 provocase un desbarajuste del sistema financiero mundial.

Mejor dato mensual desde hace diez años

Es lo que se ha vivido el pasado marzo, con casi 40.000 hipotecas firmadas, lo que supone el mejor dato mensual en las series históricas de los últimos diez años.

La ganancia es evidente, y supone haber firmado un 40% más de hipotecas con respecto al mismo mes del año 2020 y un 19,3% más que el año anterior, nos referimos al 2019.

Lo que más se ha contratado ha sido hipotecas a tipo fijo, lo que supone que durante toda la «vida» del préstamo se va a pagar la misma cantidad.

La de tipo fijo es un tipo de hipoteca codiciado tanto por los hipotecados como por las entidades financieras, y esto porque los primeros tienen la seguridad que pagarán la misma cantidad durante toda la deuda.

En el caso de las entidades financieras, las hipotecas a tipo fijo les dan una gran tranquilidad, debido a que el riesgo que asumen es inalterable y estable.

Sin embargo, no suben las compraventas

Aunque pueda suponer paradójico, las compraventas no suben todo lo que se debiera de suponer, de manera que están más bajas que las que se lograban en el 2019.

Es lo paradójico del asunto, ya que en marzo del 2021 solo han superado en un 1,5% las cifras que se lograron en el mismo periodo del 2020, mes en el que debemos recordar vivimos lo más cruento del confinamiento.

En el 2019, también en el mes de marzo se realizaron 133.860 operaciones de compraventa, muy cercanas a las operaciones dos años después, en un contexto en el cual ya resulta claro que salimos de la pandemia.

Lo que si se adivina sin ambages es que el mercado hipotecario va recuperando la normalidad e inclusive algunos analistas anuncian que estamos a las puertas de un mercado inmobiliario que volverá a estar desbocado.

Evolución del mercado

Como ya hemos indicado, el mercado hipotecario opta en su gran mayoría por el tipo fijo, suponiendo el 56,2% de lo firmado en el mes de marzo de 2021.

Los expertos aducen que en estos momentos el tipo fijo es la opción más atractiva para los nuevos hipotecados debido a que nos encontramos todavía ante un entorno enormemente volátil.

Aunque la recuperación se adivina en el horizonte, todavía la misma avanza a velocidad moderada y hay muchas incógnitas por despejar: habrá nuevas variantes del SARS-CoV-2, seguirán siendo efectivas las vacunas…

A pesar de que las hipotecas de tipo fijo ofrecen unos intereses mayores que las de tipo variable, para el hipotecado saber cual es la cuota mensual que va a tener que pagar durante toda la vida del crédito ayuda a darle seguridad.

En el pasado mes de marzo, el interés de las hipotecas de tipo fijo se encontraba en el 2,75%, lo cual supone una rebaja con respecto al mismo mes del 2019, cuando dicho interés estaba fijado en el 3,11%.

Ligera recuperación del Euribor

El Euribor es el indicador con respecto al cual se indexan las hipotecas de tipo variable, y el pasado mes de marzo estaba en el -0,481%, después de que enero tocase suelo con un interés del -0,505%.

Pero estos datos pueden dar lugar a equívoco: los tipos negativos no informan de que los bancos nos paguen por contraer una hipoteca, y todo parece indicar que el Euribor se irá recuperando progresivamente.

En una hipoteca de tipo variable, es el préstamo el que está sujeto a variaciones de interés, mientras que otra parte de la hipoteca, denominado diferencial permanece estable durante toda la hipoteca.

Por lo general, las hipotecas de tipo variable cuentan con un periodo de «vida» más larga que las de tipo fijo, por lo que suelen ser más beneficiosas para los propietarios de la vivienda.

Una propiedad inmobiliaria más barata

Y como consecuencia son hipotecas de menor cuantía las que se contratan, alcanzando en 2021 una inversión media de 137.700 euros, siendo más baja que la necesaria en el 2020.

El perfil de los hipotecados también ha cambiado en este largo año de pandemia. Ahora son personas de mayor edad y en mejor situación económica, tal como se puede leer en El impacto de la crisis sanitaria del covid-19 sobre el mercado de la vivienda en España, publicado por el Banco de España.

Por ello, y por lo que los más mayores tiene mejores tasas de ahorro pueden tener un más rápido acceso al crédito de entidades financieras para hipotecas, pero no solo.

Los más jóvenes que pretenden acceder a una hipoteca viene lastrado por bajos salarios y una enorme inestabilidad laboral, cosa que precariza el tipo de vivienda a la que pueden acceder, habitualmente en alquiler.

El precio de la vivienda se mantiene estable

Aunque muchos agoreros pronosticaban que el precio de la vivienda caería producto de la pandemia de SARS-Cov-2, la realidad es que el mercado inmobiliario se ha mantenido estable a pesar de todo.

Inclusive según los datos que aporta el Instituto Nacional de Estadística (INE) el precio de la vivienda se ha apreciado, en este primer trimestre de 2021, un 0,9%.

También se puede apreciar que el aumento del precio de la vivienda está en dependencia del lugar donde se encuentra esta.

Mientras que, en Canarias, Navarra, La Rioja y la Región de Murcia los precios han bajado, si han aumentado en Asturias, País Vasco, Aragón y Baleares, manteniéndose estable en el resto de los territorios.

Las razones de la subida en las compraventas

Una de las principales razones es que, con la pandemia, se aplazaron muchas decisiones de compra, con lo que ahora, a punto de domeñar al SARS-CoV-2, la demanda se reactiva.

También tiene que ver en el aumento de las operaciones que, con la pandemia, muchas familias han llegado a la conclusión de lo importante que es contar con un jardín o un balcón en la posibilidad de nuevos confinamientos.

De hecho, las viviendas que se compran ahora o bien son unifamiliares o pareados, o en le caso de los pisos estos son de más metros cuadrados.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Jon Gorey / Mike Mozart / Matthew Rutlegde / U.S. Department of Agriculture / Billie Grace Ward / Curt Gibbs / Mike Fleming / Wonderlane

Catarata de investigaciones contra GAFA

Las autoridades de la competencia de Estados Unidos y la Unión Europea está estrechando el cerco a Google, Apple, Facebook y Amazon por su posición dominante en el mercado, evitar que se puedan utilizar productos de la competencia y por actuar, siempre que pueden, como un monopolio

El cerco al consorcio formado por las cuatro mayores tecnológicas del mundo – Google, Apple, Facebook y Amazon – no hace sino estrecharse.

Las investigaciones y demandas por parte de los poderes públicos no hacen sino crecer, tanto en Estados Unidos como en Europa.

La «punta de lanza» es Berlín. En el país que gobierna Ángela Merkel está investigando la posible conducta fraudulenta de Apple por atentar contra la libertad de mercado.

Mientras tanto, al otro lado del océano Atlántico, el Congreso estadounidense están legislando leyes que limiten el poder las grandes tecnológicas, todas ellas de nacionalidad, nos referimos a las empresas, norteamericana.

Detentar todo el poder

La capacidad del consorcio de influir, inclusive en decisiones nacionales de los estados del consorcio es enorme, y ahora varias leyes buscan poner freno a un poder que en determinados ambientes llega a ser omnímodo.

Los dos países que lideran la ofensiva contra GAFA son Estados Unidos y en Europa, la Alemania de Ángela Merkel.

En EE. UU. la Cámara de Representantes y el Senado preparan una batería de leyes centradas en luchar contra los monopolios que con el tiempo han logrado esas tecnológicas, conocidas coloquialmente como las Big Five.

Paradójicamente la ofensiva legislativa contra el consorcio GAFA la inició Donald Trump, y ahora su sucesor, Joe Biden, redobla sus esfuerzos por «meter en cintura» a las citadas empresas.

Joe Biden ya apuntaban maneras cuando anunció que nombraba en su área económica a personas con un marcado perfil antitrust como es Lina Khan, profesora de derecho y que ocupa el cargo de jefa de la Comisión de Comercio Federal.

En el elenco también está Tim Wu, uno de los principales defensores de las políticas de neutralidad en la red; dicha visión propugna que no existan sitios web premium, donde mediante pagos el acceso a los mismos sea prioritario.

Un calvario legislativo

El planteamiento de la administración Biden de poner coto a los desmanes que llevan décadas perpetrando las grandes tecnológicas, necesitará de un largo proceso en el sistema legislativo bicameral norteamericano.

El primer paso será que diversos comités de la Cámara de Representantes elaboren borradores de los seis proyectos de ley, para posteriormente debatirlos en el pleno de la cámara.

Si estos borradores son aceptados por la cámara, posteriormente se iniciará un largo proceso hasta que dichos proyectos de ley se conviertan definitivamente en leyes.

Campando por sus respetos

Es precisamente lo que intentan evitar las nuevas leyes, y es que el consorcio GAFA, por la desregulación en determinadas áreas, pueda hacer, como se dice coloquialmente, de su capa un sayo.

 De hecho, dos de las leyes han sido creadas ad hoc para limitar la actividad de Amazon y de Alphabet Inc., la empresa matriz de Google, que recordemos fue obligada, por posición dominante en el mercado, a fraccionarse en tres empresas diferentes.

Esos dos proyectos legislativos van a evitar, en caso de ser aprobados, impedir que Amazon y Google utilicen su posición dominante en el mercado, para crear nuevos negocios digitales que en poco tiempo ultiman a la competencia.

Plata o plomo

Otra de las prácticas que la nueva legislación pretende evitar es que estos grandes conglomerados tecnológicos puedan, y lo pueden hacer porque manejan cantidades de efectivo fabulosas, comprar a empresas de la competencia.

De este modo lo que se consigue es «laminar» a la competencia y convertir muchos sectores en un auténtico monopolio. Llegados a esa situación estas empresas, al dominar el mercado, pueden poner el precio que quieran a sus servicios.

Sin embargo, las grandes tecnológicas no van a dar su brazo a torcer, y sus cabilderos están trabajando duro para rebajar el contenido de las leyes antitrust que podrían aprobar las cámaras legislativas estadounidenses.

Aumentar la vigilancia

Al menos una de las leyes que se pretenden aprobar busca aumentar el presupuesto de los departamentos de la administración que versan sobre la vigilancia y la defensa de la competencia.

Colateralmente la futura ley también busca que las empresas, fundamentalmente las tecnológicas, deban pagar más impuestos a medida que crece su tamaño y aumenta el número de empresas que absorben.

El terreno de juego alemán

Otro de los países que quieren poner coto a los desmanes que cometen el consorcio GAFA es Alemania.

Las primeras investigaciones han puesto bajo la lupa de las autoridades alemanas han sido Facebook, Google y Apple.

La Bundeskartellamt, entidad gubernativa que se encarga de la defensa de la competencia en los mercados alemanes, ha abierto una investigación por actividades que vulneran la libre competencia.

En el caso de Apple, la investigación busca dilucidar si la empresa que dirige Tim Cook está limitando la competencia con respecto al software que se permite instalar en el sistema operativo iOS.

Contra la misma compañía también hay abierto un procedimiento sobre el tratamiento que Apple realiza de los datos de sus registrados alemanes en cualquier de sus plataformas, como iCloud o Apple Music.

En cuanto a la investigación que afecta a Google, tiene que ver con el uso que hace de la información de sus usuarios, en particular en lo que tiene que ver con si esos usuarios tienen un control real de sus datos.

También en la Comisión Europea

Es otro de los frentes que tiene abiertos el consorcio GAFA, y las principales investigaciones involucran a Apple, en lo que se refiere al uso de su sistema de compras y los porcentajes que cobra a sus afiliados.

En concreto, el expediente abierto el año pasado y que todavía no se ha resuelto investiga por obligar a sus usuarios a utilizar la tecnología de compra de su empresa, impidiendo el uso de las de la competencia.

Por otro lado, la CE también está investigando el porcentaje que tienen que pagar sus afiliados por estar en Apple Music y en App Store, que en algunos casos llegan al 30%, algo que se podría calificar de usura.

También Facebook está siendo investigada por la Comisión Europea, en su caso concreto por haber logrado una posición de poder económico que es difícil de doblegar, lo que le permite ejecutar prácticas monopolísticas en los mercados en los que opera.  

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Anthony Quintano / Otto Jula / Austin Community College / Judge Pera / Alper Çuğun / Wonker / EU2017EE

La gasolina en máximos

Producto de una demanda creciente de derivados del petróleo, una vez que parece que la pandemia de SARS-CoV-2 está quedando atrás, el precio de la gasolina y el gasoil en España no deja de crecer desde noviembre: ahora un depósito de gasolina cuesta 75 euros y el de gasoil 68 euros

El crudo y sus derivados marcan máximos históricos en España, con el mayor precio en siete años, donde un depósito de gasolina cuesta, de media, 75 euros y uno de gasoil escala hasta los 68.

La subida está siendo sostenida y lleva varias semanas en alza, llegando a unos precios que no se recordaban en 7 años, y hoy por hoy el precio de la gasolina se sitúa en 1,37 euros el litro y en 1,23 el del gasoil.

Una subida mantenida desde noviembre

Los consumidores ven, desde el pasado noviembre, como el litro de combustible, tanto la gasolina como el gasoil, suben de manera sostenida desde hace más meses de lo que les gustaría.

Hasta hoy el precio de la gasolina ha aumentado un 19% y un 21% el del gasoil, producto de la subida de precio del barril de Brent, el índice con el que se alinea en Europa el precio de los combustibles.

Este jueves, el precio del barril de petróleo que se ha colocado en 73 dólares, teniendo en cuenta que en noviembre la referencia de precio del barril de petróleo del mar del Norte estaba en cuarenta dólares norteamericanos.

Una subida artificial

Aunque la gran incógnita a despejar es si el barril de crudo seguirá subiendo, los aumentos de precio se deben únicamente al capricho de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, no ha una necesidad del mercado.

Ha sido la OPEP, limitando el número de barriles de petróleo que salen al mercado, la que ha recortado la producción y a una misma demanda el precio no ha hecho sino crecer.

Por todo ello, con un planeta saliendo de la recesión económica producida por la pandemia de SARS-CoV-2, lo que está trayendo un aumento de la demanda, no aumentar la oferta de petróleo y sus derivados, lleva a una escalada alcista de los precios.

Sin embargo, esta situación podría hacer que los productores americanos de crudo a partir del fracking vayan a inundar el mercado con sus productos, lo que indefectiblemente obligaría a la OPEP+ a «mover ficha».

Reequilibrar el mercado

Saliendo de la pandemia y con unas economías con «hambre» de crecimiento, el equilibro de los precios no volverá, a decir de los expertos, hasta 2022.

En ese año se espera que las necesidades mundiales de crudo escalen hasta los 3 millones de barriles diarios, y es esperable que ante ese movimiento del mercado la OPEP+ reaccione.

Es posible que, ante esa nueva demanda, la producción mundial de petróleo llegue a los cinco millones de barriles diarios, y ante más oferta, los precios vuelvan por sus fueros.

Pero hasta dentro de un año aproximadamente, seguiremos teniendo que lidiar con unos precios alcistas, y la economía española tendrá que seguir «rascándose el bolsillo» para pagar la minuta del combustible.

Algunos analistas intuyen que hasta que el mercado se autorregule es posible que veamos «picos» de hasta 100 dólares por barril de crudo.

Un negocio menguante

El mercado de los combustibles fósiles y derivados y del gas será menguante en los próximos años, debido a que cada día son más los países, muchos de ellos desarrollados, que se han puesto como meta tener emisiones 0 en pocos años.

La única manera de conseguir eso pasa por potenciar las energías verdes y renovables en detrimento del tradicional mix energético basado en combustibles fósiles y gas natural, que es la «receta» actual.

La inversión en infraestructuras petrolíferas es cada vez menor, básicamente porque las petroleras se dan cuenta de que su negocio tiene fecha de caducidad, algo que paradójicamente no hace sino subir el precio de sus productos.

Desde la Agencia Internacional de la Energía (AIE) se estima que si lo que se pretende lograr es emisiones 0 en el 2050 es necesario dejar de invertir en el negocio de los combustibles fósiles, carbón y gas natural.

Francia, el «espejo» en el que se mira Europa

Nuestro país vecino es un ejemplo para el resto de los países europeos, ya que es el principal productor de energía de la UE sin que eso le haya hecho renunciar a la «energía verde».

El país que gobierna Emmanuel Macron ha logrado que el 95% de su generación eléctrica se consiga con tecnologías de bajas emisiones.

Francia es, dentro de los países de la Unión Europea, el que más energía exporta, buena parte de ella a España, logrando por ello pingues beneficios que el año 2020 llegaron a los 3.000 millones de euros.

Francia lidera una serie de países, de los que forman parte también Bélgica, Suiza, Austria y los países nórdicos que demuestran en la práctica como se puede hacer compatible la generación eléctrica con un respeto escrupuloso a la naturaleza.

Una producción enorme con poca huella de carbono

En el caso de nuestro país vecino, la producción anual de electricidad es de 40 GW anuales, con una de las huellas de carbono más pequeñas de toda Europa: 40 gCO₂eq/kWh.

Para poner en perspectiva la huella de carbono francesa, por Kilovatio de energía producido, nuestro país tiene una huella de carbono de 217 gCO₂eq/kWh con una producción de GW que es la mitad de la francesa.

Por equiparla la huella de carbono francesa con la de un país que tiene casi la misma generación eléctrica, 40 GW anuales, podemos decir que Alemania contamina 284 gCO₂eq/kWh

Alemania, un caso especial

La enorme huella de carbono de Alemania con respecto a un productor de electricidad como Francia que genera un volumen similar de electricidad se debe a que parte de la generación eléctrica alemana proviene del carbón.

A pesar de ello, en Alemania el 50% de la generación eléctrica se produce a partir de fuentes renovables, pero el uso del carbón pende como una pesada losa.

Un país cercano al de Ángela Merkel, Polonia, es uno de los más «sucios» a la hora de generar electricidad, ya que la mayor parte de esa generación se basa en el carbón.

El país que gobierna el Partido Ley y Justicia de Jarosław Kaczyński tiene una huella de carbono de 700 gCO₂eq/kWh, siendo uno de los países más contaminantes de toda Europa.

Fuente – EL PAÍS / xataka

Imagen – Tennssee Valley Authority / Robert Geiger / Yi Fei / Roel Hemkes / GCP Grey / John Fielding / Thomas Kohler / Roman Ranniew

Mala cosecha

En nuestro país y sobre todo en lo que tiene que ver con áridos, teniendo en cuenta que la mayor parte de la cosecha se dedica a piensos para la cabaña ganadera nacional; debido a ello España, un año más, tendrá que importar cereales, como la cebada, y los trigos, tanto duros como blandos

Y este año debido al calor y al pedrisco que ha castigado los cultivos a lo largo y ancho de todo el territorio nacional.

A pesar de ello, debido a la demanda exterior, los agricultores podrán realizar este año una «caja» mejor que en los ejercicios fiscales precedentes.

Sobre todo, cereales y en Andalucía

Va a ser el territorio más castigado por las inclemencias meteorológicas, debido, paradójicamente, a la falta de lluvias que han asolado esas tierras en los últimos meses.

Como consecuencia de la escasa pluviosidad, el cultivo más afectado va a ser el de los cereales, que es una de las bases de cultivo en Andalucía, por delante de los demás plantíos.

Se estima que la cosecha de cereales andaluza sea un 20% que la cosecha anterior, por lo que muchas explotaciones agrícolas van a ver como se resienten sus beneficios, a pesar de que nos encontramos en un ciclo alcista.

Luces y sombras

A pesar de que no vienen mal dadas para otras regiones agrícolas, caso de Castilla – La Mancha, Extremadura y Aragón, en algunas zonas de la Península se esperan cosechas históricas por su abundancia.

Entre esas comunidades autónomas afortunadas se encuentran Castilla y León, La Rioja y Navarra, a las cuales la excesiva pluviosidad siempre afectaba negativamente, y la sequía potencia sus cultivos.

También por el pedrisco

Además de las altas temperaturas y la falta de una cantidad suficiente de lluvias, este año la meteorología se ha conjurado para atraer un frente que ha dejado pedrisco en muchas regiones agrícolas españolas.

En el caso de Aragón y Castilla y León la borrasca ha afectado a 125.000 hectáreas, con unos daños estimados que podrían llegar a los 30 millones de euros.

De esa enorme cantidad de cultivos, aproximadamente 100.000 hectáreas corresponden a cultivos de cereales.

A pesar de todas esas inclemencias meteorológicas, se espera una cosecha de 20 millones de toneladas, no demasiado lejos del récord que se logró en la cosecha anterior donde se recolectaron 26 millones de toneladas de áridos.

Buena temporada en Reino Unido y la UE

Las buenas cosechas de España también se han extendido al resto de la Unión Europea y el Reino Unido, donde se espera una cosecha de 315 millones de toneladas.

Eso supone, que en los campos de cultivo del resto de la Unión Europea y del Reino Unido se ha logrado recolectar 18 millones de toneladas más que en el ejercicio anterior.

Tal es el volumen de la cosecha que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO en sus siglas en inglés, estima que se logrará una cosecha récord en lo que tiene que ver con el trigo y con el maíz.

Una España deficitaria

A pesar de que no es descabellado calificar a España como uno de los graneros de Europa, las necesidades anuales de áridos se encuentran en los 35 millones de toneladas.

Esa cantidad se divide en 4,5 millones de toneladas para uso humano, 2,7 para un uso industrial de las industrias de transformación y 26 millones de toneladas que se destinan a forraje para animales.

Debido a la falta de sincronía que existe entre lo que se produce y lo que se necesita, España importó en el anterior ejercicio 7,5 millones de toneladas de maíz y 3 millones de toneladas de los denominados trigos blandos.

La mayor parte de la importación se dedica a forraje para la importante cabaña ganadera que existe en la Piel de Toro, una de las más abundantes de la Unión Europea.

Precios al alza

A pesar de que en los últimos años los precios de los productos agrícolas habían gozado de gran estabilidad, la demanda y la necesidad de importación han catapultado los precios hacia arriba.

Inclusive en el precio por tonelada de los trigos blandos, trigos duros, maíz y cebada se han logrado precios máximos con respecto a los últimos años, debido a que su uso fundamental es el forraje animal.

Inclusive otra materia prima agrícola que tiene como objetivo alimentar al ganado, nos referimos a la soja, el incremento del precio por tonelada con respecto a la cosecha anterior ha sido del 30%.

Cosecha de frutos con hueso: no son buenas noticias

Es otro tipo de cultivo en el cual se espera que la cosecha de este 2021 también disminuya, alrededor de un 6% siempre según fuentes del sector.

Pero si se ponen en perspectiva los datos con los últimos cinco años, el resultado es todavía peor, ya que la disminución es de un 20%.

Se trata del segundo año consecutivo en que la recolección de melocotón, paraguayo, pavía y nectarina disminuye, llegando a una cantidad total de 1.218.694 toneladas.

Los datos de la proyección para 2021 provienen de las Cooperativas Agro – Alimentarias de España y como se puede leer, los datos no son buenos.

Otra vez la meteorología

En la disminución del número de miles de toneladas, el factor decisivo, para mal, ha sido la meteorología, en concreto las importantes heladas que hubo en pasado mes de marzo.

Las zonas agrícolas más afectadas por la importante bajada del termómetro fueron las tierras de labranza del Valle del Ebro y las zonas aledañas.

Sin embargo, la mala meteorología se ha replicado en el resto de las tierras de cultivo de frutas con hueso que existen a lo largo y ancho de la Unión Europea.

Debido a ello, la cosecha europea de melocotón, nectarina, paraguayo y pavía también se ha reducido, en el conjunto de la Unión Europea casi un 20%.

Con diferencia, el país más perjudicado, además también por bajas temperaturas, es Italia, que verá este año 2021 como su cosecha de frutos con hueso disminuye hasta un 10% con respecto a la recolección del 2020.

Del mismo modo, Grecia tendrá una cosecha de frutos con hueso 360.000 toneladas menor que el año anterior, lo que va a suponer una debacle para los agricultores helenos de frutas con hueso.

Fuente – EL PAÍS / valencia fruits

Imagen – Rae Allen / A. Peach / Sreejith Kulamgarath / Forest and Kim Starr / Alfonso Beyanas / Woosh / TWIN LOC

Dos colosos a martillazos

BigMat España se lanza a la conquista de nuevos territorios comerciales, entrando en rumbo de colisión con otro de los gigantes de comercialización de materiales de la construcción y bricolaje como es Leroy Merlin, con la reciente adquisición por parte de BigMat de La Plataforma de Construcción

Parece que una guerra sin cuartel ha comenzado entre dos colosos de la venta de materiales para la construcción y el bricolaje, nos referimos a la francesa Leroy Merlín y la española BigMat España.

La cooperativa, nos referimos a BigMat España, sigue expandiéndose por aquellas zonas que hasta ahora eran el «territorio» de la multinacional francesa, augura una guerra sin cuartel por la facturación y los clientes.

Una ambiciosa política de crecimiento

Es en la que está embarcada BigMat, una cooperativa de comercialización de materiales de construcción y bricolaje, que embarcada en una ambiciosa política de expansión y crecimiento han comprado La Plataforma de Construcción.

Dicha plataforma tiene una importante presencia en todo el territorio, especialmente en las provincias de Madrid y Barcelona, y permite a BigMat llegar muchos más clientes.

No habiendo comunicado por cuánto han comprado La Plataforma de Construcción, su adquisición le va a permitir a BigMat acelerar su plan estratégico de crecimiento e implantación en tres años.

En el 2020, y a pesar de la pandemia de SARS-CoV-2 que ha asolado el país, BigMat logró facturar 1.100 millones de euros.

Además, BigMat, con su configuración de cooperativa, desafía a un sector que está copado por las Sociedades Anónimas.

Crecimiento

Con la adquisición de La Plataforma de Construcción se suma a la ya gran infraestructura de BigMat, 12 establecimientos de venta al público, dos centros logísticos y todo el stock de material que tenía la compañía recién adquirida.

Entre los logros que va a permitir la ampliación es poder «meter el hocico» en las dos principales ciudades – Madrid y Barcelona – en el Estado, con lo cual amplían su territorio comercial.

BigMat tenía muchos socios en la provincia de Madrid, pero no en el centro neurálgico que supone la capital de España, y en Barcelona pasaba otro tanto.

Otro de los logros de la absorción es hacerse con el know – how en venta y gestión de La Plataforma de Construcción, un modelo de gestión empresarial que se ha demostrado de éxito y que va a aplicar BigMat España a todos sus centros.

También de inspiración francesa

BigMat nace en España en el año 1998 por la iniciativa de siete almaceneros que vieron un modelo de negocio óptimo en BigMat Francia.

Justo en ese año BigMat Francia quería ampliar sus operaciones a otros países de la Unión Europea, y para ello nada mejor que el país vecino, España.

Lo que empezó en dos pequeños despachos sitos en la madrileña calle de las Naciones se ha convertido en una señora empresa con centros logísticos y grandes tiendas que como ya hemos indicado facturó el año pasado más de 1.000 millones de euros.

Si en el año 2000 en BigMat España había solo 20 socios, veinte años después son 250 asociados con 1.000 operadores y 800 puntos de venta entre España y Portugal.

Un crecimiento interno y externo

El crecimiento que ha experimentado BigMat no ha sido solo de tipo interno aumentando el número de asociados, sino también un crecimiento de su área comercial y de gestión.

A la central de compras que surgió en sus inicios, se le han sumado dos más: MásObra surgida en 2015 y Divendi, nacida en el 2018.

Inclusive el negocio ha visto como nacían divisiones dentro de BigMat España, como es el caso de BigWin, dedicada en exclusiva al negocio de puertas y ventanas.

BigMat España también cuenta con BigLog, su división logística, que se precia de tener un centro logístico de 100.000 metros cuadrados en la provincia de Castellón, que suma a otros dos absorbidos tras la adquisición de La Plataforma de Construcción.

Crecimiento por encima de las previsiones

En lo que llevamos de 2021 BigMat España ha crecido un 7%, el crecimiento que se había planificado para todo el año fiscal.

Todo parece indicar, así lo muestran las extrapolaciones, que en el presente ejercicio fiscal BigMat España facturará más de 1.200 millones de euros, en un «paseo militar» que le llevó a facturar en 2020 – annus horribilis – un 12% más de 2019.

En que no se haya producido una debacle en BigMat España se encuentra el hecho de que su sector – venta y comercialización de material de construcción – fuese calificado como servicio esencial.

Esa esencialidad les permitió tener su red comercial abierta al 60%, porque inclusive en lo más cruento de la pandemia el sector de la construcción no cesó en su actividad.

Venta por internet, algo impensable

Es otro de los hitos que ha hollado BigMat España, y es que su canal de venta online lleve varios meses «echando humo» con unos niveles de ventas impensables para lo que no deja de ser un gran almacén de materiales de la construcción.

Si algo tiene claro en BigMat España es que el futuro de las ventas pasa por internet, en un modelo que avanza tenuemente en el sector, que es que los clientes compren los insumos en el sitio web y luego recojan en tienda.

Cuando el cliente recoge sus productos en uno de alguno de los 800 puntos de venta, reciben por parte del personal comercial de BigMat España consejos sobre el uso profesional de los mismos, lo que permite añadir valor añadido a la venta.

Inclusive BigMat España alecciona a su personal comercial para que la atención al cliente sea personalizada y también lo más profesional posible, orientando al cliente hacia aquellos productos que verdaderamente necesita.

Al mismo tiempo, su implantación en todo el territorio nacional y su flota de camiones y furgonetas permite entregar los productos adquiridos en el domicilio profesional o personal de cada cliente en menos de una hora.

Comercio de proximidad

Producto de la pandemia, los españoles hemos vuelto al comercio de proximidad, algo de lo que BigMat España también puede «sacar pecho».

La red comercial de BigMat España, tanto en nuestro país como en Portugal, puede presumir de que, en un radio de menos de 50 kilómetros cuadrados, cualquier cliente tiene un punto de venta donde poder adquirir producto.

Por otro lado, BigMat España es una cooperativa, y ese tipo de sociedades mercantiles no pueden dar beneficios, con lo cual todos los beneficios se reinvierten con el objetivo de mejorar el servicio a los socios.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Derek Gavey / Seika / Antti T. Nissinen / BigMat Francia / Andrea Moya Photography / Marco Verch / BigMat España / Ed Kohler

Primer paso hacia un impuesto de sociedades planetario

La reciente reunión del G7 ha sido tremendamente productiva ya que han logrado consensuar un borrador para la imposición de un impuesto de sociedades a nivel mundial, lo que impediría la existencia de paraísos fiscales, como es Irlanda

Un principio de acuerdo se va abriendo camino en el G-7, el club de los siete países más industrializados del mundo.

Tal como ha informado el ministro de finanzas británico, Rishi Sunak, el nuevo impuesto de sociedades a nivel mundial será, como mínimo, del 15%.

Se trata de un acuerdo histórico, en parte devenido de la pandemia de SARS-CoV-2, que ha mostrado la necesidad – egoísta por parte de los países con las economías más boyantes – para fortalecer a todos los estados.

Un porcentaje todavía sin concretar

No ha sido fácil llegar al acuerdo, sobre todo para aquellos estados que enarbolan un mal entendido neoliberalismo, que tiene en su frontispicio la frase laissez faire, laissez passer.

Sin embargo, otros países, caso de Francia y Estados Unidos, ahora que gobierna la administración Biden, que piden aumentar ese porcentaje.

Pero la creación de un impuesto de sociedades a nivel mundial, también llevará aparejado, algo que han «rascado» los países más digitalizados o con una industria digital más desarrollada, es la eliminación de la denominada tasa Google.

El texto que se ha consensuado habla de imponer un impuesto de sociedades en todo el mundo del 15%, de manera que se acaben con los paraísos fiscales que aún hoy operan en el mundo.

Pero también reconoce explícitamente crear un grupo de trabajo que logre derogar la mayoría de las tasas que graban el negocio digital.

A varias velocidades

Estados Unidos ha sido el más beligerante para eliminar de manera automática los impuestos a la industria digital, aunque el resto de los países han logrado calmar la belicosidad del país que ha gobernado Donald Trump.

Entre otras razones aducidas para no hacer automática la norma que relaja la fiscalidad sobre el negocio digital se encuentra que, si eso sucediese, y hasta que la legislación federal norteamericana se adaptase, las tecnológicas pasarían a pagar menos impuestos.

Además, aquellas empresas que logren unos beneficios de más del 10%, tendrán que pagar por lo menos un impuesto de sociedades del 20%, porcentaje se podría llegar a incrementarse.

Por otra parte, el pago de impuesto de sociedades se hará por la facturación en cada territorio donde generen su negocio, y no como hasta ahora exclusivamente tengan su sede fiscal.

El acuerdo se ha muñido en el palacete de Lancaster House, en pleno centro de Londres y en la reunión han estado presentes los representantes de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Canadá, Italia y Japón, los países que conforman dicho organismo.

Adaptarse a una economía digital

Es el principal objeto del acuerdo, y de lo que se trata es que las grandes tecnológicas tengan que pagar sus impuestos en aquellos territorios donde desarrollan su actividad y logran sus beneficios.

Al mismo tiempo, imponer un impuesto de sociedades homogéneo en todos los países impedirá la elusión fiscal, y que ciertos países se hayan convertido en paraísos fiscales donde la fiscalidad por impuesto de sociedades es muy baja o directamente no existe.

La medida viene dictada directamente por las consecuencias de la pandemia de SARS-CoV-2, ya que todos los Estados del mundo se han visto obligados a unos gastos elefantiásicos.

Muchos de esos países, donde la tributación, tanto por rentas del trabajo como del capital, son muy bajos o directamente inexistentes, se han visto arrollados por el tsunami económico, de salud pública y social que no han podido gestionar.

Europa carga las tintas

Pero, sin lugar a dudas, los más beligerantes han sido los países europeos que han pergeñado un borrador mucho más duro que el documento consensuado que finalmente ha visto la luz.

Dicho borrador lleva la firma de los ministros de finanzas de España, Nadia Calviño, de Francia, Bruno Le Maire, de Alemania, Olaf Scholz y de su par italiano, Daniele Franco.

Los cuatro ministros de finanzas ven un panorama muy negro para la humanidad en su conjunto si se sigue manteniendo el sistema fiscal actual, donde grandes empresas y grandes patrimonios acaban tributando lo mínimo en diversos paraísos fiscales.

Dichas políticas fiscales de los ricos lo único que está provocando es aumento de la desigualdad entre regiones, y la imposibilidad de muchos países de financiar, como se ha visto en la actual crisis, financiar los servicios públicos básicos, como es el sanitario.

En la Unión Europea se podría aplicar el refrán castizo que dice que «en casa del herrero cuchillo de palo», ya que Irlanda lleva muchos años convertido de facto en un paraíso fiscal, con uno de los impuestos de sociedades más bajo de toda la Unión Europea.

Es en el país que lidera Micheál Martin donde, por su baja presión fiscal, ha radicado las filiales europeas de los gigantes tecnológicos, como Facebook, Apple o Google.

La nueva norma al detalle

Los países del G7 no se han limitado a hacer una declaración de intenciones más o menos genérica, sino que se muestran dispuestos a desarrollar la norma hasta sus más mínimos detalles.

Ese 15% de impuesto de sociedades se establecería para los beneficios que las empresas lograsen en el extranjero, pudiendo los estados nacionales poner en su territorio los tributos que consideren oportunos.

De ese modo, se lograría un fair play, y las grandes empresas no podrían tributar menos si deciden pagar el impuesto de sociedades en otros estados.

A pesar de que se ha llegado a un principio de acuerdo con un impuesto de sociedades global de entorno al 15%, todavía será necesario esperar a que Estados Unidos realice la armonización fiscal a esos nuevos tipos tributarios.

El pláceme del G – 20

Aunque el acuerdo ya está tomado, a grandes rasgos, en el G-7, será necesario ver si obtiene el pláceme de los países que conforman el G-20, ya que es en ese foro donde existe la suficiente «masa crítica» para que la medida pueda surtir efecto.

Además, aunque se dé esa condición, armonizar las políticas fiscales, aunque sea solo en esos 20 países, serán un proceso lento y farragoso, ya que cada uno de esos países tienen sus propios sistemas tributarios.

Lo que si resulta claro es que, de aplicarse dichas normas, los paraísos fiscales, tal como los conocemos hasta ahora, tendrán sus días contados.

Fuente – EL PAIS / elPeriódico

Imagen – Hans / Jo Jakeman / Sean MacEntee / Stock Catalog / La Moncloa – Gobierno de España / Woody Hibbard / Ron Bulovs

Dinero a espuertas

La administración Biden se dispone a aprobar un presupuesto elefantiásico para que EE. UU. vuelva a la pujanza económica que le corresponde para salir del marasmo económico que ha provocado la pandemia de SARS-CoV-2 y que retorna, entre otros motivos, por la masiva vacunación de la población norteamericana

De elefantiásico se puede calificar el primer presupuesto de la administración Biden – Harris para este año: 6 billones de dólares.

No se recordaban unas cuentas públicas tan generosas desde la II Guerra Mundial, y tampoco un endeudamiento tan alto, anatema para las administraciones republicanas, pero no para las demócratas, como es el caso.

Pero inclusive, para dentro de diez años, en el 2031 tiene todavía un presupuesto inclusive mayor, que según las previsiones será de 8,2 billones con el objetivo claro de fortalecer una economía que casi ha sido herida de muerte por la pandemia.

Más infraestructuras y más sociedad

Con unos parámetros radicalmente opuestos a los de Donald Trump y el Partido Republicano, el binomio Biden – Harris pretende embarcarse en un ambicioso programa de construcción de infraestructuras.

Además, los Demócratas pretenden imprimir un giro social a sus políticas, con el Plan de Empleo Americano y el Plan de Familias Americanas, con la intención de aumentar y fortalecer a la clase media.

En cuanto a crear empleo en Estados Unidos, la industria también recibirá una fuerte inyección de capital para lograr ser más competitiva, pero a base de calidad en los productos manufacturados y no compitiendo en salarios bajos con China y diversos países asiáticos.

También más déficit

El resultado de todas esas políticas es que para financiarlas hay que salir a los mercados a base de bonos que comprarán los acreedores.

Por ello, y durante la próxima década el déficit de Estados Unidos estará, son datos de The New York Times por encima de los 1,3 billones de dólares.

Según el equipo económico de la Casa Blanca será a partir de esos diez años, cuando la deuda pública decline y se pueda de nuevo equilibrar las cuentas públicas.

Un buen número de capítulos

Los hasta ahora citados son solo varios de los aspectos que se pueden encontrar en el presupuesto para un «curso» fiscal que comienza en próximo uno de octubre.

La lucha contra el cambio climático también tiene una partida importante reservada en el Presupuesto Federal Norteamericano, que también aumentará la partida para MEDICAID, parte fundamental de lo que se denominó como Obamacare.

El presupuesto militar, uno de los más abultados, sigue pujante, ya que la administración Biden tiene intención de adquirir a la Lockheed Martin 85 cazabombarderos F-35, de manera que además de renovar su arsenal, compra americano.

Biden tampoco se olvida de ayudar militarmente al Estado de Israel, con una cantidad que este 2021 volverá a ser de 3.800 millones de dólares para comprar armamento fabricado en Estados Unidos.

Gravar a los que más tienen y las empresas

Los dos tributos sobre los que basculan el aumento de recursos de los que dispondrá la Hacienda norteamericana, será el aumento en el impuesto de sociedades y en gravar a las rentas más altas.

La previsión de la administración Biden – Harris es que, durante los próximos 15 años, sean las rentas de más de 400.000 dólares anuales los que más tributen, y no como con la reforma fiscal de Donald Trump, las rentas medias y bajas.

Un campo de minas

Pero sacar adelante el presupuesto no va a ser una tarea fácil para el que fuera vicepresidente con Barack Obama, ya que además del rechazo frontal de los republicanos, también se sumará un más que probable «fuego amigo».

Dentro del Partido Demócrata, también hay un rechazo de congresistas centristas que no ven la solución a los problemas en gravar a las rentas más altas.

Además, el ala más a la izquierda del partido que fundase Andrew Jackson lleva décadas oponiéndose a la ayuda militar a Israel, bien es cierto que Bernie Sanders no es sino un líder marginal dentro de ese partido político.

Inclusive políticas que debieran, en principio, concitar la anuencia de toda la Cámara de Representantes, como son las infraestructuras, tampoco lo hacen.

Inclusive habiendo rebajado esa partida hasta los 1,7 billones de dólares, los Republicanos han presentado una contraoferta que rebaja la partida hasta menos de la mitad, esto es, 568.000 millones de dólares.

Con ánimo de negociar

Aunque el Partido Demócrata cuenta con mayoría en la cámara baja, y mayoría también – con el «voto de calidad» de Kamala Harris a la sazón presidenta del Senado – en la cámara alta, la nueva administración pretende hacer de la negociación el marchamo de la nueva administración.

Por ello ha tendido puentes con el Partido Republicano a pesar de que se tilda a los republicanos como renuentes a invertir en partidas como los hospitales de veteranos, energías limpias o sustitución de cañerías contaminadas de conducción de aguas.

Espaldarazo de la reserva federal

Los planes presupuestarios del gobierno norteamericano han sido validados, por su ambición y sus objetivos, por la Reserva Federal Norteamericana, que preside Janet Yellen.

Desde la FED se ve como un buen plan intentar recuperar la economía norteamericana a partir de la inversión en infraestructuras y en obra pública, algo parecido al New Deal de Franklin Delano Roosevelt.

Janet Yellen, en una reciente comparecencia ante el Comité de Apropiaciones de la Cámara de Representantes se ha quejado que el presupuesto de la entidad financiera que preside lleve congelado más de una década.

La economía se recupera

Así parece que lo muestran todos los indicadores, que se han comenzado a recuperar a buena velocidad tras la vacunación masiva del grueso de población norteamericana.

El PIB del primer trimestre ha crecido un 1,6% con respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos que obran en poder de la Oficina de Análisis Económico (BEA en sus siglas en inglés).

Hay que recordar que, en el año 2020, producto de la pandemia de SARS-CoV-2 el PIB norteamericano se hundió un 3,5%, socavón del que parece recuperado.

De hecho, si en los siguientes tres trimestres la evolución de la economía sigue por los mismos derroteros, el crecimiento anual de EE. UU. en el 2021 sería de + 6,4%.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Guilherme Torelly / Mike McBey / Pictavio / Forvars Departementent / NASA Goddard Space Flight Center / Resolute / Peter Stevens / Brookings Institution / Charles Hildebrant