La CNMV lanza un ultimátum a Google y Facebook

La Comisión Nacional del Mercado de Valores ha lanzado un ultimátum a Google y Facebook para que se regulen a sí mismas para que no sigan anunciando en el buscador y en la red social auténticos chiringuitos financieros que prometen dinero fácil invirtiendo en criptomonedas, inversiones que muchas veces son una estafa

Y todo tiene que ver con la publicidad, muchas veces engañosa, en la cual se anuncian servicios financieros que cuando menos son chiringuitos, y a veces hasta estafas.

En un primer momento la CNMV ha pedido a los buscadores y redes sociales que se autorregulen.

De no hacerlo el organismo público que dirige Rodrigo Buenaventura pedirá al Gobierno una legislación que impida la publicidad de empresas «pirata».

Sobre todo, Google y Facebook

Más que una advertencia, lo de la CNMV es un ultimátum: o se acaba la publicidad de «chiringuitos» financieros o se arbitrará una ley que lo impida.

En los últimos tiempos la mayoría de la publicidad fraudulenta que se puede ver en el buscador y en la red social tiene que ver con criptodivisas, que se convierten en el «gancho» para otro tipo de estafas.

En la actualidad, y según la CNMV, aunque no se puede equiparar fraude y criptodivisa, la mayoría de los fraudes en la red tienen que ver con ese tipo de divisas cibernéticas, siendo el sector donde más ilegalidades se cometen.

Necesidad de acuerdo

La CNMV no quiere tener que acudir a medidas coercitivas, al menos por el momento, convencida de que la administración y los grandes actores del sector de internet tienen que llegar a algún tipo de acuerdo.

Sin embargo, la realidad es que las posiciones no están siquiera próximas, ya que Google y Facebook no quieren tocar su negocio publicitario, ya que se trata de la gallina de los huevos de oro para ellos.

La realidad que tiene constatada la CNMV es que es a raíz de la publicidad que se publicita en buscadores de internet y en redes sociales como Facebook, donde los estafadores encuentran a los incautos a los cuales estafan impunemente.

Pedagogía

Ante un sector que casi no está regulado, ni en España ni en la Unión Europea, la única labor que pueden desarrollar los reguladores de los diversos países europeos es denunciar a dominios donde se están produciendo las estafas.

Pero la realidad es que Google y Facebook hacen oídos sordos a las advertencias de las autoridades nacionales y europeas y siguen alojando publicidad de entidades o bien son abiertamente fraudulentas o no tiene autorización para la intermediación financiera.

La CMNV tiene como espejo a Reino Unido donde los gigantes de internet han conveniado con el gobierno de Boris Johnson rechazar realizar publicidad de entidades y empresas que hayan sido señaladas como fraudulentas por el ejecutivo de Downing Street.

El sector en España empieza a estar entre la espada y la pared: la CNMV advierte que de no llegar a un acuerdo el gobierno español será el que regule el sector con una legislación específica.

Unas criptomonedas que no son la panacea

El negocio de los criptoactivos es uno de los que más fraudes está produciendo en internet, con unas criptomonedas que muchos analistas financieros nunca calificarían como vehículos de inversión.

Uno de los talones de Aquiles de las criptomonedas es su escasa capacidad para crear valor en el largo plazo, aunque es cierto que pueden crear una gran cantidad de plusvalía en los periodos de alta volatilidad.

Además, el mercado de las criptomonedas se ha convertido en un sindiós, en donde pululan miles de criptomonedas diferentes, aunque bien es cierto que hay algunas que por su solidez se están convirtiendo en valor refugio.

En estos momentos se han contabilizado por la CNMV hasta 10.000 criptomonedas, ya que su creación es sumamente fácil, por lo que también son un mercado donde la estafa está a la vuelta de la esquina.

Todo tipo de avisos

Tanto la Comisión Nacional del Mercado de Valores como su par Europa, la ESMA, han realizado campañas advirtiendo por activa y pasiva de que se corren graves riesgos cuando se invierte en criptomonedas.

Sin embargo, eso ha provocado el efecto contrario: los avisos de la CNMV y la ESMA han lanzado a la inversión en criptoactivos a muchos inversores que creen que la CNMV y la ESMA lo único que pretenden es preservar el statu quo.

Algo que tal como subrayan desde la CNMV no es cierto ya que la entidad considera que cuanto menos intermediarios haya entre los inversores y las empresas será mejor para el «juego» financiero.

Sin embargo, por lo sí velan la CNMV y la ESMA es porque los canales de inversión, lo más directos posibles, tengan la suficiente fiabilidad como para evitar fraudes, que se producen a cientos todos los días.

Y por si fuera poco minar criptomonedas contamina

Es otro de los efectos no deseados de las criptomonedas, y es que el consumo energético para lograr un Bitcoin, o cualquier otra moneda digital, es de unas proporciones colosales.

Cualquier criptomoneda, empezado por el sacrosanto Bitcoin, tiene que ser «minada», esto es, se tienen que resolver computacionalmente una serie de algoritmos hasta que el «minero» logra la criptomoneda.

Dedicarse al minado de criptomonedas de manera industrial, que implica cientos o miles de ordenadores resolviendo algoritmos implica unos enormes gastos de energía.

Para evitar tal gasto energético, y la huella de carbono consiguiente, son muchos los que defienden, que, en el caso concreto del Bitcoin, lo mejor sería hacer más sencillos esos algoritmos.

De ese modo se lograría que el gasto energético fuese mucho menor, y la minería de Bitcoins sería mucho menos contaminante.

Para lograrlo algunas organizaciones ecologistas, caso de Greenpeace y Environmental Working Group, ha lanzado la campaña Code not Climate, que se podría traducir en español como “Cambia el código, no el clima”.

Según estas organizaciones ambientalistas, cambiando el código de los algoritmos que es necesario resolver para minar Bitcoins, se podría reducir en un 99% la contaminación que provoca el proceso.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Meta / Google Ads / Best Picko / rimse / Richard Patterson / Mariya Chorna / Victoria Catterson

Fusiona, que algo queda

El mercado de las fusiones, tanto en nuestro país como en el resto del mundo, está que echa chispas, con un aumento más que evidente, en el año 2021, en número de operaciones y en el monto económico de las mismas

Con la llegada del 2022 las fusiones empresariales se aceleran en España, mientras que el 2021 queda como un buen año donde se movieron 122.000 millones de euros en ese tipo de operaciones.

La mayor parte de las operaciones han sido protagonizadas por fondos de capital riesgo, que ante las favorables perspectivas económicas pretenden hacer «caja».

Algunas de las empresas que están en proceso de fusión son Glovo, Telxius o Euskaltel, por lo que el furor de las fusiones se extiende en múltiples sectores.

En el caso de Glovo, la germana Delivery Hero se convierte en su principal accionista, haciéndose con el 80% del capital social de la que hasta ahora era una empresa de capital mayoritariamente español.

Anticíclico y enorme

Paradójicamente, a pesar de que 2020 y 2021 han sido años de mal desempeño económico, se han acelerado las fusiones empresariales en nuestro país.

Además, muchas de las «operaciones» han sido de gran calado, tanto por su volumen como su trascendencia: Telxius, Euskaltel, Glovo e inclusive la operación de Burger King, donde RBI se ha convertido en su principal accionista.

Si sumamos las fusiones nacionales y las internacionales, se han firmado 3.000 operaciones en el pasado 2021, según los datos que maneja la plataforma Transactional Track Record (TTR), lo que supone un 25% más de operaciones que con respecto al año 2020.

Las cifras que se manejan también son enormes: se cifra en 122.700 millones de euros tanto en el ejercicio 2020 como en el 2021, superando en casi 30.000 millones de euros logrados en el 2019.

En cuanto a las razones que explican esa exuberancia en las fusiones se encuentran las políticas monetarias expansivas y la especial actividad de los fondos de inversión riesgo que son los que están protagonizando la mayor parte de las fusiones.

Capital semilla

La mayor parte de las inversiones que realizan los fondos de capital riesgo tienen que ver con el capital semilla, esto es, estos fondos están comprando empresas relativamente pequeñas.

La estrategia de esos fondos de capital riesgo tiene que ver con hacer «engordar» esas empresas, fusionarlas con otras, y lograr compañías con la suficiente masa crítica como para que tenga la suficiente entidad como para sacarlas a bolsa.

Solo en España, en el 2021, se lograron 841 de esos acuerdos de fusión, suponiendo 750 millones de euros de capital, con un crecimiento del 20% con respecto al ejercicio anterior, el del 2020.

Crecimiento en todos los nichos

En cuanto al tipo de operaciones, las que más crecen, un 44%, son aquellas que supone capitales de más de 100 millones de euros, siendo una de las mayores operaciones la de Urbaser.

La empresa en cuestión, que ACS vendió a un inversor chino, ha sido endosada a Platinum por un precio de 3.500 millones de euros, lo que supone una de las operaciones de mayor cuantía que se han realizado en el 2021.

Por otro lado, otras fusiones sonadas han sido la de Burger King, Apax, Oakley, Job & Talent y la de Softbank, por citar solo algunas de ellas.

Otro nicho que también ha tenido un buen desempeño en el 2021 es la de las startups y adquisición de pequeñas empresas tecnológicas, que han movido una inversión de 1.923 millones de euros en el anterior ejercicio.

En ese mismo tipo de operaciones del ecosistema de pequeñas empresas tecnológicas que se acaban fusionando, movieron el año pasado solo 883 millones de euros, lo que habla bien a las claras la buena salud de ese nicho.

Concentración de capital

Los fondos de inversión y de capital riesgo también se han visto reforzados por el capital de inversores que quieren realizar operaciones a futuro.

En lo que tiene que ver con los fondos españoles, los mismos captaron 2.584 millones euros en el 2021, un montante desconocido hasta ahora.

Con esas cifras los fondos de capital riesgo y de inversión tienen dispuestos 5.000 millones de euros para adquisiciones, a lo que hay que sumar el dinero que los fondos extranjeros tienen dispuesto para adquisiciones en nuestro país.

Telxius, una de las joyas de la corona

Telxius nace cuando Telefónica decide agrupar todas sus torres de comunicaciones y de telefonía móvil en una filial que recibe el nombre de Telxius y que está participada por el fondo KKR y Amancio Ortega.

La filial Telxius acaba de ser absorbida por American Tower y la operación de adquisición se ha saldado con una minuta de 6.000 millones de dólares.

Otra de las joyas de la corona, al menos para ACS era su área de servicios industriales que ha sido vendida a Vinci teniendo una valoración de 5.500 millones de euros, desconociéndose a día de hoy por cuanto se ha producido la venta.

Pero sin duda la que se puede calificar como la operación del año ha sido la absorción de Euskaltel por MásMóvil, lo que ha permitido crecer a la empresa que fundase Meinrad Spenger, lo que la consolida como la cuarta operadora, por tamaño, de las que operan en España.

Los que verdaderamente hacen caja

Que no son ni las empresas absorbidas ni las compradoras, sino los asesores financieros y legales que asesoran en estos procesos de compra y absorción.

En ese aspecto, y en España, la consultora que se ha hecho con el cetro es PwC, que destrona a Deloitte como la asesoría que ha hecho el mejor negocio son sus labores de asesoramiento e intermediación.

La consultara fundada por George Touche ha realizado, en el 2021, un total de 138 operaciones valoradas en 31.600 millones de euros.

Tras ella se sitúa Deloitte, que ha desarrollado 102 operaciones con un montante de 18.000 millones de euros, muy por delante de otras consultoras como EY, KPMG y BDO, que aun con todo se encuentran un año más entras las «grandes».

Fuente – el diario / Glovo en Wikipedia / MásMóvil en Wikipedia / Deloitte en Wikipedia

Imagen – Anthony Cramp / bfishadow / Tobyas Reaper / Proximity Space / Jason Baker / Zaqarbal / Edwin van Buuringen

El final del dinero barato

Ante una inflación desbocada, el Banco Central Europeo podría retrasar su intención de encarecer el precio del dinero, e inclusive podría cambiar de parecer en la intención de reducir la compra de deuda pública que realiza todos los meses desde el año 2014

La economía mundial lleva meses amenazando con marejada, por lo que el Banco Central Europeo, preocupado por la escalada de la inflación, se plantea una subida de tipos de interés en los próximos meses.

A pesar de ello, y por el momento, Christine Lagarde tiene firmemente orientado el rumbo y a mantener la política económica del BCE, al menos mientras se pueda.

Sin embargo, la excesiva inflación está provocando pánico en los parqués, por lo que puede ser el momento indicado a ir retirando, paulatinamente, los estímulos que han transformado la economía europea en una balsa de aceite.

El precio del dinero

Por el momento, el Consejo de Gobierno del BCE ha decidido mantener el interés con el que presta el dinero a las entidades financieras en un 0,5%.

Pero también ha decidido que a partir de marzo dejará de comprar deuda pública de los países miembros, que le cuesta a las arcas del BCE, anualmente, la enorme cantidad de 1,85 billones de euros.

Además, se da la circunstancia de que, en estos primeros compases de 2022, la cantidad de deuda pública que ha comprado el BCE ha sido mucho menor que en el trimestre anterior, lo cual ya marca una tendencia.

En el otro plan de compra masiva de deuda pública, el denominado APP, a cada mes que pasa se reduce en 10.000 millones de euros la cantidad invertida; en concreto en el pasado mes de enero se han invertido 30.000 millones de euros.

En cuanto al precio del dinero, aunque en un principio Christine Lagarde había considerado que el mismo no se debería modificar, en pasado jueves no negó que probablemente aumentaría del 0,5% actual.

Una inflación desbocada

La inflación en la zona euro campa por sus respetos, y además está desbocada: en enero marcó el récord del 5,1%, cuando el objetivo del BCE para ese periodo era solo del 2%.

A pesar de ello desde el Banco Central Europeo se espera que la inflación disminuya de manera espontánea, es por lo que el BCE mantiene programada la retirada de estímulos.

Sin embargo, ahora la entidad emisora prevé que será necesario ayudar a los países miembros para domeñar una inflación que amenaza con «comerse» el crecimiento de las economías en el pasado 2021 y en este 2022.

De hecho, nadie descarta que haya que intervenir de nuevo sobre el precio del dinero y, llegado el caso, volver a los tipos negativos para reactivar una economía que hace relativamente poco tiempo estaba en la UCI.

Elevar los tipos

Después del desbarajuste que provocó la pandemia de SARS-CoV-2, hasta el año pasado, los tipos de interés que sirven de referencia para vender el dinero a otros bancos, estaba en negativo desde el 2014.

En cuanto a la compra masiva de deuda pública de los países miembros, el principal «bazuca» que ha utilizado el BCE, la entidad seguirá con esas compras por lo menos hasta octubre del 2022.

Pero para el proceso de recuperación por el que trabaja, y prevé el Banco Central Europeo, es necesario que la inflación este por debajo del 2%, cosa que no está sucediendo, y es esa inflación la que se pretende domeñar.

De hecho, las previsiones de la institución financiera que gobierna Christine Lagarde, eran tan halagüeñas que preveían que la inflación, en el 2023, no llegaría siquiera al 2%, algo que ahora está en duda.

A pesar de pecar de optimismo, los economistas del BCE habían previsto tres escenarios, y se está cumpliendo la peor de esas simulaciones, que era la del escenario en el que la inflación se instalaba por encima del 2%.

La crisis ucrania no ayuda

Pero no solo para las perspectivas económicas europeas, sino para la economía mundial la virtualidad de una invasión rusa a Ucrania amenaza con negros nubarrones, de lo cual se han hecho eco las bolsas de valores de los cinco continentes.

En el caso concreto de Ucrania, país en el continente europeo, aunque a algunos les pese, está haciendo naufragar la economía, algo esperable ya que por lo general los inversores huyen del riesgo siempre que pueden.

En la peor de las situaciones, ante una invasión rusa, Estados Unidos y la Unión Europea han avisado a Vladimír Putin que las sanciones podrían desconectar a Rusia de la economía mundial.

En ese caso una de las represalias rusas seria «cerrar el grifo» de su gas a los países europeos que reciben la mayor parte del gas que necesitan de lo que fuera la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Eso supondría un desbarajuste a muchas industrias que utilizan el gas como energía para fabricar sus manufacturas y también afectaría a la generación eléctrica de muchos países, incluida España.

¿Volver a la energía nuclear?

Sería una de las bazas que podrían jugar muchos países europeos, ahora que desde la presidencia del Comité Europeo se ha logrado «colar» la energía nuclear como energía verde, algo que nadie se explica.

Bien es cierto, sin querer hacer demagogia, que la energía nuclear es ilimitada, limpia y de las más seguras que existen, aunque como sucede con los accidentes aéreos, cuando se produce uno mueren miles de personas.

Un caso de casi autosuficiencia energética es en Europa el de Francia, un país que tiene decenas de centrales nucleares, los últimos accidentes graves fueron en los años 80 del pasado siglo.

Francia va a ser, con mucho, el país que menos sufriría si Rusia optase por «cerrar el grifo» de su gas, aunque ante eso desde la Unión Europea ya ha desarrollado estrategias que se activarían en caso de que eso sucediese.

En esa nueva estrategia es vital España, que podría almacenar en su territorio el gas que viene de Marruecos y Argelia para posteriormente distribuirlo por los países europeos con barcos metaneros a través del Mediterráneo.

Fuente – el diario

Imagen – Jim Woodward / Influenzia Marketing / Images Money / Kārlis Dambrāns / 7th Army Training Command / John Fielding

¡Vuelven los beneficios!

Tras un 2020 aciago y dominado por la pandemia de SARS-CoV-2, vuelven los beneficios a la banca española según los datos del primer semestre del año. Levantada por la EBA la prohibición de dar dividendos, Santander, CaixaBank y BBVA repartirán las utilidades logradas entre sus accionistas

En lo que llevamos de año, y teniendo los datos hasta junio, la banca española ha ganado en ese periodo 11.000 millones de euros.

De ese modo, se sitúa en el logro de utilidades al mismo nivel en el que el sector financiero se encontraba antes de la pandemia de SARS-CoV-2.

Son los cinco grandes los que más ganan, impulsados por, entre otros, la fusión de Bankia y la salida a Bolsa de la aseguradora Línea Directa, logrando unos beneficios un 48% más altos que los logrados en el 2019.

Puesta de largo

Será este viernes cuando todos los grandes bancos españoles hayan presentado los resultados del primer semestre, y al menos con los cinco grandes, todo están siendo alegrías.

También en esta semana se van a presentar los resultados de las pruebas de estrés que la Autoridad Bancaria Europea, EBA en sus siglas en inglés, ha sometido a los bancos de la zona euro.

Superada la prueba, algunos bancos con algunas dificultades por lo bajo de su core capital, en lo que respecta a los beneficios, los seis primeros meses del año se han saldado con algo más de 11.000 millones de euros.

Concentración del sector en España

Lo que hasta hace nada eran seis grandes bancos, ahora, con la fusión de Bankia con CaixaBank, se quedan en cinco: BBVA, Santander, Sabadell, el ya citado CaixaBank y Bankinter.

Estos cinco grandes bancos han mejorado los «números» que arrojaron en 2020 y casi han recuperado las posiciones que tenían en el año 2019.

Poniendo en relación esas dos magnitudes, los beneficios del primer semestre del 2020 y 2021, la gran banca ha mejorado estos últimos en un 48%, teniendo en cuenta el aciago 2020 dominado por la pandemia de SARS-CoV-2.

Algunos de esos cinco grandes bancos también se enfrentan a nuevas situaciones, como es el caso de la fusión de Bankia con CaixaBank o la salida a Bolsa de la aseguradora Línea Directa.

Expedientes de regulación de empleo

Es otro de los «tsunamis» que está azotando a la banca, ya que esos cinco grandes bancos están inmersos en expedientes de regulación de empleo más o menos traumáticos.

Esos expedientes de regulación de empleo que están llevando a cabo esas entidades financieras, excepto Bankinter, les han hecho prescindir de 14.000 empleados en este 2021.

Se trata por tanto el segundo año con más despidos desde el estallido de la crisis financiera en el 2008, un año que también resultó traumático para el empleo en la banca española, y también en la norteamericana.

El recorte de plantilla, y como consecuencia de oficinas, le ha costado hasta ahora a la banca 4.000 millones de euros entre jubilaciones y bajas incentivadas.

CaixaBank a la cabeza

A la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri parece que la fusión le ha venido de maravilla, ya que en el primer semestre de este 2021 ha dado unos beneficios de 4.100 millones de euros.

De ese modo sale de unas pérdidas, el semestre anterior, que fueron de 600 millones de euros, y esa recuperación en parte ha sido impulsada con la fusión con Bankia, que ha catapultado sus beneficios.

A pocas cabezas en este ranking de beneficios nos encontramos con el Santander. La entidad financiera que preside Patricia Botín ha tenido unas utilidades de 3.600 millones de euros.

Ese resultado permite enjuagar, en parte, los más de casi 11.000 millones de euros que la entidad financiera que presidiese Emilio Botín tuvo en el año 2020.

Otro de los bancos que salen de números rojos es el BBVA, que después de un aciago 2020 donde encadenó perdidas por un total de 1.100 millones de euros ha logrado remontar este 2021.

Las pérdidas, obligadas por las necesidades de provisionar, se han dejado atrás y este primer semestre del 2021 ha logrado unos beneficios de 1.900 millones de euros con lo cual todo hace pensar que enfila bien el segundo semestre del año.

Una entidad bancaria más pequeña, como es el caso de Bankinter, que, en el 2020, aunque no incurrió en pérdidas, solo ganó 109 millones, este primer semestre del año se recupera logrando un beneficio de 1.140 millones de euros.

Línea Directa sale a Bolsa

La aseguradora del Bankinter se estrena en el parqué, habiendo recibido una muy buena acogida por parte de los inversores, lo que también ha beneficiado a su matriz bancaria.

En los cuatro meses que Línea Directa lleva en Bolsa se ha apreciado más de un 30%, lo cual dice mucho de la confianza que los inversores tienen en ella.

Además, Bankinter no ha computado el resultado de Línea Directa en el balance de primer semestre, y en esas condiciones, tal como hemos indicado, el banco ha tenido unos beneficios de 1.140 millones de euros.

Otro resultado modesto, a pesar de que en el 2020 no perdió nada, es el del Sabadell, que pasa de ganar 145 millones en el mismo periodo del año anterior, a unos beneficios de 220 millones de euros.

CaixaBank reparte dividendo

El nuevo gran banco español ha decidió repartir beneficio este año, algo que hasta hace poco estaba prohibido por la EBA.

La intención es que el 50% del beneficio obtenido en el 2021 se reparta como beneficio a sus accionistas, tal como ha referido Gonzalo Gortazar, su consejero delegado.

Siendo una entidad participada por el Estado, el 16% de ese dividendo engrosará las arcas públicas.

Recuperar la banca tradicional

El propio Gortazar ha indicado que CaixaBank, un nuevo banco recién nacido, tiene una buena tendencia en lo que se refiere al ahorro a largo plazo por parte de sus impositores.

Los fondos de inversión, los planes de pensiones y los seguros van con viento de cola en la entidad en la cual es consejero delegado, a pesar de que piensa que el Estado debiera de favorecer más ese ahorro a largo plazo.

Otra entidad que tiene intención de recuperar el dividendo para sus accionistas es el BBVA, en un rango que irá entre el 35% y el 40% de los beneficios que se logren este 2021.

El BBVA eso otro de los big five que ve con buenos ojos que en la banca española se sigan gestando fusiones, a pesar de que la fusión que el BBVA tenía prevista con el Sabadell se acabó malogrando.

Fuente – el diario

Imagen – Álvaro Ibáñez / Billie Grace Ward / Asquelad / Savannah River Site / Ricardo Ricote Rodríguez / línea directa / Andreu / Phuket

Debajo del colchón

Producto de la pandemia y la crisis sanitaria del SARS-CoV-2, el ahorro de las familias españolas ha marcado récord en el año y medio que llevamos sufriendo la mayor crisis sanitaria desde hace más de un siglo. Las familias priorizan los depósitos y los bancos les invitan a participar en fondos de inversión que les dejan comisiones

De la pandemia de SARS-CoV-2 que todavía sufrimos, estamos de nuevo en una ola, la quinta, con incidencias acumuladas por encima de los 600 casos por cada 100.000 habitantes, se ha derivado un mayor ahorro de las familias españolas.

Lo ahorrado por las familias durante lo que llevamos de pandemia asciende a 1,6 billones de euros, y de ese dinero, el 40% aproximadamente es efectivo o está en cuentas corrientes.

Sin embargo, las entidades financieras ven a las familias españolas con poco apetito inversor, ya que a pesar de lo mucho ahorrado, el negocio de inversión supone solo el 15% del volumen total, y lleva estancado varios años.

A pesar de todo se ahorra

A pesar de que vivimos en un país en el cual uno de cada diez hogares confiesa llegar con dificultades a final de mes y un tercio no puede hacer frente a imprevistos y otro tercio no puede irse de vacaciones ni una semana, quien puede ahorra.

Ese tercio de hogares que puede ahorrar, lo ha hecho como nunca en el año y medio que llevamos de pandemia de SARS-CoV-2, y eso ayudado por las medidas que ha tomado el gobierno como el mecanismo de los ERTE y las ayudas directas a los autónomos.

Los datos del Banco de España confirman la tendencia

La entidad emisora realiza periódicamente encuestas sobre la economía y también sobre la tasa de ahorro de los españoles, y los datos actualizados a 31 de marzo muestran que el ahorro alcanza los 1,63 billones de euros.

Eso supone que en lo que llevamos de año se ha ahorrado un 8% que lo que se hizo en el mismo periodo del 2020.

Poniendo en relación la tasa de ahorro que existía en la última gran crisis financiera, que estallo en el 2008 y lo ahorrado en la pandemia, se extrae la conclusión que en la anterior crisis se ahorró la mitad de lo que se ha ahorrado en la presente.

También se ha producido una diferencia sustantiva en cuanto al «colchón» que tenían las familias españolas cuando estalló la pandemia y el que tenían en el ya lejano 2008, ya que a esta crisis se ha llegado con 200.000 millones menos de pasivo.

Eso es debido a que, aunque el dinero seguía entrando en las casas, medidas como los ERTE han ayudado mucho, se aplazaban decisiones de compra ya que los españoles han quedado ojo avizor esperando como se solucionaba esta nueva crisis.

Favorecer el negocio tradicional de la banca

El mecanismo es muy sencillo y está muy lejos de sofisticadas ingenierías financieras: los bancos prestan el dinero que los impositores depositan en esas entidades.

Y eso en la mayoría de las ocasiones se produce gracias a que los impositores ingresan en los bancos sus ahorros, aunque también puedan contratar diversos tipos de productos financieros.

Sin embargo, y es algo residual que proviene de la anterior crisis financiera, los bancos cada día dan menos interés por los depósitos bancarios producto de los bajos tipos de interés.

Inclusive en determinados casos y a determinados tipos de clientes se están cobrando por mantener a buen recaudo su dinero y también volviendo a depositar el dinero que el BCE les presta, para de eso modo poder generar un interés.

Debido a ello las entidades financieras están promocionando diversos tipos de productos financieros que están intentando vender a sus impositores, sobre todo planes de pensiones, fondos de inversión y diversos tipos de seguros.

Con ese tipo de productos las entidades financieras pueden cobrar una serie de comisiones que en algo alegran los balances de los bancos a la espera de tiempos mejores.

Más efectivo y depósitos

La pandemia, en cuanto a las finanzas de los hogares, también ha traído cambios significativos ya que en estos momentos los hogares optan por el ahorro, en entidades financieras, y por tener efectivo por lo que pueda suceder.

Los últimos datos de los que se tiene constancia, que son los del año 2020, muestran que más del 42% del ahorro de los hogares ha pasado a engrosar los depósitos en las entidades financieras y una fuerte cantidad de efectivo.

En cuanto al destino de esos depósitos, se ha seguido la tendencia, de muchos lustros a esta parte, de destinar los mismo a la compra de acciones, sobre todo de las cotizadas del IBEX 35, y también la inversión en otros mercados alternativos.

La inversión en acciones, sobre todo si se tiene una cartera de valores seguros es muy golosa dado que a final de año siempre se cobran dividendos, que en este contexto sirven para seguir «engordando» los depósitos.

Cobrar por los depósitos

Como ya hemos explicado en otro epígrafe, ante la nula perspectiva de obtener beneficios por préstamos de capital, casi todas las entidades financieras con presencia en España han cambiado las condiciones de sus cuentas corrientes.

Muchas veces si el impositor no quiere pagar comisiones se le hace casi obligatorio que deba contratar productos del banco en donde tiene guardado su dinero, unos productos, muchos de ellos financieros, que vía comisiones permiten hacer negocio bancario.

Otro de los negocios que llena de comisiones a los bancos y permiten orientar el ahorro de los españoles es el de los fondos de inversión.

La inversión en esos productos no ha hecho sino crecer desde la última crisis financiera del 2008, y desde ese año la progresión entre los impositores españoles ha sido creciente.

Los últimos datos del Banco de España muestran que el 15% de ahorro de las familias españolas se ha ido a diferentes tipos de fondos de inversión, como una manera de maximizar los beneficios sobre el ahorro realizado.

En estos momentos los hogares españoles tienen invertidos 356.000 millones de euros en diversos tipos de fondos de inversión, y la tendencia informa que ese tipo de inversión va a  más.

Para bancos y diversas entidades financieras, de los fondos de inversión derivan un buen número de comisiones.

La apuesta por la comercialización de fondos es tal que los bancos no hacen sino aumentar el tamaño de sus gestoras de fondos, comercializando productos que antes solo estaban al alcance de los grandes patrimonios.

Fuente – el diario

Imagen – The Comedian / Masahiko Ohkubo / Jorge Franganillo / Garry Knight / Metro Centric / William Warby

Ola de despidos masivos

Los temidos despidos comienzan a verse en lontananza como consecuencia de la crisis económica que ha generado en España la pandemia de SARS-CoV-2, siendo los sectores más afectados el financiero y el industrial. Por el momento el sector turístico se «salva de la quema»

Los efectos de la crisis económica desencadenada a raíz de la pandemia de SARS-CoV-2 se trasladan al empleo.

Hasta ahora la cifra de desempleados se mantenía estable gracias a que muchas empresas estaban «dopadas» bien con ERTES que ha estado financiando el gobierno central y también créditos ICO a muy bajo interés.

Pero la realidad se impone, y en el ecosistema de la gran empresa se anuncian miles de despidos, con un «techo» por el momento de 35.000, aunque algunas grandes empresas reducirán el número de trabajadores sujetos a ERE.

Otro de los factores que está redundando en el alto número de despidos previstos, sobre todo en banca, es que la digitalización avanza imparable, algo que está haciendo mermar, también, el número de sucursales.

Ver las orejas al lobo

Todavía no se sabe si como «globo sonda» o bien como profecía anunciada, la gran empresa española ha anunciado que entre este año 2021 y el próximo año, hasta 35.000 empleados sufrirán los rigores de un expediente de regulación de empleo.

Lo que también parece es que los despidos no tendrán la fisonomía de una «tormenta perfecta», sino que los despidos serán escalonados en el tiempo.

Además, muchas empresas están utilizando como excusa la pandemia para realizar regulaciones de empleo que tenían largamente meditadas.

La banca, el sector que más empleo destruirá

Si los despidos se desarrollan como se prevé, en el 2021 la banca se deshará de 18.000 empleados, bien es cierto que muchos de ellos con prejubilaciones y bajas incentivadas.

Es por la intersección de las sucesivas crisis financieras y la digitalización de la banca por lo que las grandes entidades financieras han anunciado despidos de miles de trabajadores.

En cuanto a la desaparición de las sucursales bancarias, ello se debe a la poca rentabilidad, cada día menos, que obtiene la banca retail, es decir el modelo de banca tradicional que vive de los depósitos de sus clientes.

La suma de los despidos previstos de los tres grandes bancos españoles es de 15.000 personas: CaixaBank prescindirá de 7.791 empleados, BBVA despedirá a 3.450 de sus trabajadores y Santander rescindirá el contrato a 3.572 empleados.

Otras entidades también van a prescindir de parte de su capital humano, ya que Sabadell prejubilará a 1817 empleados e Ibercaja tiene un ERE en el que están incluidos 750 de sus trabajadores.

El (Re)Corte Inglés

Es otra de las grandes empresas que van a efectuar un expediente de regulación de empleo, siendo la primera vez en sus casi 90 años de historia que despide masivamente a una parte de su plantilla.

El ERE de la empresa que dirigió Dimas Gimeno será de 3.292 empleos, aunque todos ellos son salidas pactadas que previamente se han negociado con las centrales sindicales.

Tan buenas deben de ser las condiciones que 320 trabajadores, de los que El Corte Inglés no tenía intención de despedir, se han sumado voluntariamente a el programa de bajas incentivadas.

También se van a producir recortes, aunque menores, en otras empresas, caso de H&M, con 1.100 despidos o Perfumerías Douglas, con 492 rescisiones de contrato.

Forman parte de esta poco edificante lista Coca – Cola European Partners, con un ERE que alcanza a 360 empleados en su plantilla, Adolfo Domínguez con 283 bajas laborales o Heineken, con 228 despidos.

Un sector secundario tocado

Los expedientes de regulación de empleo también van a llegar, y con fuerza, a la industria española, siendo el subsector más «tocado» el de la industria del automóvil.

Especialmente sangrante es el caso de Nissan que ha decidido cerrar una de las fábricas que tenía ubicada en Cataluña, lo que supone 2.500 despidos.

Además, y como fichas de dominó van a caer las industrias auxiliares y subcontratas que generaba la actividad de la planta de Barcelona que cerrará definitivamente el próximo 31 de diciembre.

Solo una de ellas, Acciona Facilities Services, por quedarse sin actividad, va a tener que prescindir de 500 puestos de trabajo.

Algo parecido sucede con Ford, que se desprenderá, de modo directo, de casi un millar de trabajadores, a lo que se unen los de las subcontratas a las que la empresa automovilista norteamericana daba trabajo.

Una de esas empresas subsidiarias afectadas es Continental, que proveía a Ford de piezas de automoción, con un ERE que afecta a 750 trabajadores.

Una de las Majors de la industria europea, hablamos de Airbus, también está negociando con las centrales sindicales un expediente de regulación de empleo que afectará alrededor de 1.000 trabajadores.

También energéticas

Es otro sector que también se plantea despidos masivos, ya que dos de las principales energéticas que hacen negocio en España, ENDESA y NATURGY también se orientan hacia esos pagos.

En el caso de la primera ya tiene pactado salidas voluntarias, escalonadas en los próximos cuatro años, de 1.200 trabajadores, mientras que la francesa prescindirá de 1.000 empleados en los próximos años.

Un sector turístico agarrado al salvavidas de los ERTE

Por el momento, nadie sabe lo que depara el futuro, el sector del turismo se ha salvado de la quema.

Una de las razones es que es un sector fuertemente atomizado y cuyo grueso de actividad está dominado por grandes empresas y grandes mayoristas de viajes.

Por otro lado, siendo un sector que produce el 13% del PIB, ha sido rescatado con ERTES sucesivos que impide que los trabajadores de esas empresas engrosen, por el momento, las colas del desempleo.

A finales de marzo estaban en ERTE 743.628 trabajadores del sector, y más de la mitad correspondían a los subsectores del servicio de comidas y bebidas, alojamientos y agencias de viajes.

Sin embargo, también existen empresas que no les ha quedado otra solución que plantear expedientes de regulación de empleo, pero el número de empleados afectados, para lo que es el volumen de empleo del sector, son muy pocos.

Han planteado ERE las empresas Pullmantur (320 trabajadores), la división de viajes del Iberostar, con 244 despidos, NH Hoteles que ha rescindido 187 contratos y el mayorista de viajes TUI que ha despedido a 163 trabajadores.

Fuente – EL PAÍS / El Corte Inglés en Wikipedia

Imagen – Banalities / Becker / Álvaro Ibáñez / Fred Romero / Barbara Eckstein / Climate Watch / Evgeniy Isaev

El gobierno prorrogará los ERTE

Los ERTE, al menos esa es la intención del gobierno, serán prorrogados más allá del 31 de mayo, día en el que tendrían que decaer. Las características que tendrán los mismos en el futuro enfrenta a la titular de la cartera de Trabajo con los ministerios de Hacienda y Seguridad Social

El anuncio lo ha realizado Yolanda Díez, la titular de la cartera de Trabajo, que también ha informado que se reunirá el día 6 de mayo con los agentes sociales teniendo sobre la mesa la prórroga.

Al mismo tiempo, ha aprovechado para enmendarle la plana a la titular de Economía afirmando que todavía hay margen para seguir subiendo el salario mínimo.

Do ut des

Pero la ministra de Trabajo también ha querido dejar claro que el gobierno va a prorrogar los ERTE, pero que a cambio las empresas tienen que adquirir el compromiso de no despedir.

También ha valorado como positiva la herramienta de lo ERTE y considera que no hay que retocarla ya que está funcionando a las mil maravillas.

De no prorrogarlos, algo que nadie considera como escenario, la medida decaería en próximo 31 de mayo, y aunque ha habido pocas reuniones oficiales, lo cierto es que la mesa tripartita ha seguido funcionando durante todo este tiempo.

Los expedientes de regulación de empleo temporal han sido una «tabla de salvación» para trabajadores y empresas: de los primeros porque han seguido cobrando en lo peor de la pandemia y de las segundas porque el dinero lo ha puesto el gobierno.

Roces dentro del ejecutivo

Pero Yolanda Díez no tiene el campo expedito para tomar las decisiones que mejor le parezcan, ya que en el gobierno José Luis Escrivá, titular del ministerio de Seguridad Social y la ministra de Economía hacen frente común.

Los dos ministros piensan que ya es hora de que muchos trabajadores abandonen los ERTE y vuelvan a sus puestos de trabajo, a lo que Díaz replica que para volver a plena actividad será necesario haber logrado la inmunidad de grupo.

Además, la dirigente del PCE también abunda en el hecho de que hay sectores que todavía están a medio gas, caso de turismo, cultura y transportes.

Pero si hay algo que Díez quiere mantener en la prórroga de los ERTE y como condición para su extensión temporal es que se eviten los despidos, esto es, que no suceda como se temen los sindicatos que muchos ERTE se conviertan en ERE.

Hasta ahora esa prohibición de despedir ha evolucionado por dos vías paralelas: impidiendo los despidos objetivos producto de la pandemia y la salvaguarda de seis meses en todas aquellas empresas que se han acogido a los ERTE.

A vueltas con el SMI

Yolanda Díez es una firme defensora de que todavía hay margen para subir el Salario Mínimo Interprofesional, lo que la enfrenta a la titular de Economía, Nadia Calviño, que es poco amiga de subir el salario mínimo.

En lo que respecta al «negociado» de José Luís Escrivá, que ejerce su potestad sobre las pensiones, el ministro parece que va «dar su brazo a torcer» y permitir una de las reivindicaciones de los sindicatos.

Eso implica que los pensionistas, que en ejercicios de inflación negativa gana poder adquisitivo, no tengan que devolver esa ganancia.

Despidos masivos en banca

Ante los anuncios de despidos masivos en CaixaBank y en el BBVA, la ministra de Trabajo ha llamado a esas entidades financieras a «repensar» el ajuste en el empleo que va a llevar a cabo.

Díez les conmina a elegir otra senda de ajuste, dado que fue con dinero público con lo que se rescató a la banca en la crisis financiera del 2008, por lo que el gobierno tendría algo que decir en ese caso.

En caso de que se produzcan esos despidos, la ministra ha recordado que el gobierno está atado de pies y manos, debido a que en la última reforma laboral del PP eliminó la necesidad de que el gobierno librara una autorización administrativa para los despidos.

CaixaBank reduce su ERE

Las turbulencias que se adivinaban, con gobierno y sindicatos, ha hecho que al menos en CaixaBank reformule su ERE.

Ahora los sometidos al expediente de regulación de empleo “solo” serán 7.790, y el banco se en cargará en recolocar a los 500 restantes.

El «movimiento» de CaixaBank supone el mayor ERE que se ha ejecutado jamás en el sector bancario español, y también tiene el dudoso honor de ser el tercero, por número de empleados, en toda la historia del tejido productivo del país.

Al mismo tiempo, CaixaBank también se ha comprometido en desarrollar un plan para que los trabajadores despedidos por el ERE puedan encontrar reacomodo en el mercado laboral, bien sea en banca o en otros sectores.

Los sindicatos ponen en duda el plan

Las centrales sindicales, y especialmente CC. OO., ha puesto en duda de que el grueso de los despedidos pueda volver a encontrar empleo, máxime porque muchos de ellos tienen más de 45 años.

Es a partir de esa franja de edad, entre los 45 y los 50 años, cuando más difícil resulta volver a encontrar empleo, ya que casi todas las empresas dan por amortizados a esos trabajadores.

Los 500 que se «salvan de la quema» serán recolocados, al menos es el compromiso de CaixaBank, en otras empresas del grupo, como pueda ser la filial CaixaBank Tech.

En el caso de la UGT, esa central sindical acusa sin ambages a CaixaBank de tergiversar los datos, maquillándolos para justificar que el ERE que preparan suponga semejante escabechina en le empleo, con una visión cortoplacista de su negocio.

La mitad menores de 50 años

Es uno de los puntos más polémicos del ERE de CaixaBank, y una de las medidas que ha puesto en pie de guerra a los sindicatos.

Por otro lado, la dirección del banco quiere, además, que esas salidas sean voluntarias, pero sobre todo lograr los objetivos marcados en el ERE.

Por su parte los sindicatos quieren que todas las salidas sean voluntarias, y también que la cuantía de las indemnizaciones sea más alta que las que propone el banco; además, las centrales buscan crear un frente común ante la entidad financiera.

Fuente – el diario / EL PAÍS

Imagen – Agência Brasília / La Moncloa – Gobierno de España / Juanjo Zanabria Masaveu / Elizabeth McClay / Luis Álvarez Marra / G20 Argentina / Inter American Dialogue / ITU Pictures

Un Rato en el juzgado

Rodrigo Rato está a punto de volver a tenerse que sentar en el banquillo de los acusados, esta vez imputado por delito fiscal, blanqueo de capitales y corrupción por delitos contra la Hacienda Pública

El que fuera presidente económico en los gobiernos de José María Aznar, Rodrigo Rato, está a un paso de sentarse en el banquillo de los acusados, imputado por delito fiscal, blanqueo de capitales y corrupción.

Los presuntos delitos tienen que ver con la gestión de las partidas de publicidad cuando él era presidente de Bankia, además de ser investigado por la introducción de manera ilegal de 7,28 millones de euros en España.

Un lustro de investigación judicial

Han sido 5 años de pesquisas judiciales realizada por el juez Antonio Serrano – Arnal, y en donde el objeto de investigación ha sido la licitud, o no, de la fortuna de Rodrigo Rato.

En el proceso judicial, a punto de incoarse, también serán investigadas otras 13 personas, además de expresidente de Bankia.

Inclusive también se va a imputar a dos personas jurídicas: un bufete de abogados y dos empresas que se habrían utilizado para el blanqueo de capitales.

Con dichas empresas y dirigido por el bufete de abogados, se creó una maraña societaria que permitió la repatriación de casi ocho millones de euros.

Hay delito

El titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Madrid, Antonio Serrano – Arnal considera que en las pesquisas que ha llevado a cabo sobre Rodrigo Rato hay indicios constitutivos de delito.

Entre ellos se encontrarían corrupción en los negocios, blanqueo de capitales y contra la Hacienda Pública, para lo que ha librado un auto que es el prolegómeno a la apertura de juicio oral.

El siguiente paso es que el juez libre un Auto de Juicio Oral, y daría verosimilitud al escrito de acusación que en el 2019 presentó la Fiscalía Anticorrupción por los contratos de publicidad de Bankia.

En el escrito, la Fiscalía Anticorrupción daba por demostrado que Rodrigo Rato había manipulado dichos contratos y solicitaba dos años de cárcel y 2,5 millones de euros de multa por esos hechos.

En libertad provisional

Es como se encuentra Rodrigo Rato desde el 12 de febrero, después de haber cumplido parte de la condena de 4 años y seis meses por el que había sido condenado por la Audiencia Nacional por el caso de las tarjetas «black».

En otro proceso judicial, el de la salida a Bolsa de Bankia, Rato ha sido absuelto como los otros 33 imputados.

Por ese caso, la Fiscalía había solicitado ocho años y medio de prisión por delitos de estafa y falsedad contable.

Actualmente, y aquí viene el nuevo vericueto judicial para Rato, el juez Antonio Serrano – Arnal establece que el expresidente de Bankia contrató los servicios de publicidad de las empresas Publicis y Zenith.

Según el auto del juez, las dos empresas, para conseguir el contrato, pagaron 2,2 millones de euros de comisiones, que se quedó Rato.

Investigado por la Unidad Central Operativa

A instancias de la fiscalía la UCO de la Guardia Civil descubrió que las comisiones fueron pagadas a una empresa de nombre Albisa Inversiones controlada por Alberto Portundo.

Dicho gestor trabajaba como consultor en Bankia, y fue contratado por el propio Rodrigo Rato mientras era el presidente de la entidad.

Parte del dinero que llegó a Albisa Inversiones fue transferida a Kradonara 2001, controlada directamente por Rodrigo Rato, y que cobró 835.024 euros.

Otros 190.000 euros fueron cobrados por Miguel Ángel Montero, un testaferro de Rodrigo Rato y que gestiona un buen número de empresas de la familia Rato.

Otra parte de ese dinero fue enviado a la empresa Bagerpleta GMBH, que se dedica a la explotación hotelera en Alemania, en un complejo proceso de ingeniería financiera.

Repatriación de dinero

En otra de las piezas, se está investigando la repatriación a España, por parte de Rato y por medio de diversas sociedades, de 7,28 millones de euros, al menos la mitad de origen desconocido.

El envío de dinero a España se ha producido por medio de testaferros y desde sociedades radicadas en paraísos fiscales y que se sustentan en falsos negocios lícitos.

Una de las sociedades más activas en el blanqueo de capitales ha sido la sociedad británica Vivaway y Kradonara, en especial esa última.

Desde Kadronara se ingresaba dinero en los diversos negocios que tenía Rodrigo Rato, con una fórmula que simulaba préstamos y negocios jurídicos.

Contra la Hacienda Pública

Es otro de los delitos que se imputan a Rodrigo Rato, entre los años 2006 y 2015, con la evasión en muchos de esos ejercicios fiscales de más de 120.000 euros, cantidad a partir de la cual se está cometiendo un delito.

El primero de los delitos tendría que ver con la repatriación de capitales de una manera opaca, mediante el uso de Kradonara, eludiendo sus responsabilidades fiscales.

La sociedad Vivaway, también controlada por Rato, otorgaba préstamos participativos a Kradonara, que esta nunca devolvía.

En otra vertiente del fraude, y mediante sociedades instrumentales, Rato facturaba por conceptos ficticios, como servicios profesionales o impartición de conferencias que nunca se producían.

Condenado por las tarjetas «black»

Fue en el 2018 cuando el Tribunal Supremo confirmó la sentencia que condenaba a Rodrigo Rato a cuatro años y medio de cárcel.

El caso de las tarjetas «black» consistió que, entre directivos y altos cargos, con unas tarjetas de crédito opacas, se gastaron 12 millones de euros, sin justificar.

En la trama también estuvo implicado Miguel Blesa, con el que compartió banquillo de los acusados, que según la Audiencia Nacional fue el «ideólogo» de dichas tarjetas de crédito opacas.

Es más, de los 12 millones de euros gastados, 9.300.000 euros se gastaron durante la época en la cual Miguel Blesa fue el presidente de la entidad financiera.

Sin embargo, la estructura que permitió el fraude se creó en el año 1988 para uso y disfrute del presidente de la entidad, consejo de administración y la comisión de control.

El uso de las tarjetas no estaba sujeto a fiscalización, por lo cual se dieron casos de consejeros que inclusive la utilizaban para sacar efectivo en cajeros automáticos.

Fuente – EL PAÍS / LA VANGUARDIA

Imagen – Convergència Democràtica de Catalunya / It`s no Game / Jobs for Felons Hub / Jorge Franganillo / Heralder / Rusty Clark / Agencia Tributaria / QuoteInspector

SPAC, lo que esconden estas siglas

De un tiempo a esta parte, los grandes inversores, sobre todo en Estados Unidos y en menor medida en Europa, tiene preferencia en invertir en SPAC, un tipo societario en que la inversión tiene como objeto adquirir empresas

Hacen furor en estos tiempos de tribulación económica y de pandemia y las siglas no son tan conocidas como puedan ser las de SOCIMI o SICAV.

Del mismo modo que las citadas, son vehículos de inversión, y también conocidas como «compañías de cheque en blanco».

Se trata de empresas que cotizan en bolsa y que se utilizan sobre todo como vehículos para realizar adquisiciones.

En lo que respecta a nuestro país, son seis las SPAC, de nueva constitución, que comenzarán en breve a cotizar en Bolsa.

De origen norteamericano

Estos instrumentos de inversión nacieron en Estados Unidos, donde siguen gozando de muy buena salud, y ahora comienzan a «desembarcar» tanto en Europa como en nuestro país.

SPAC es el acrónimo de Special Purpose Acquisition Company, a las cuales los grandes inversores acuden como abejas a la miel, que se ha acrecentado con la extensión de la pandemia.

Solo en el 2020 la inversión utilizando como vehículos sociedades SPAC ha superado los 20.000 millones de euros en todo el mundo.

Grandes desconocidas

Al menos para aquellos que carecen de cultura bursátil, además del hecho de que se trata de un tipo de sociedades de inversión y cotizadas en bolsa que como ya hemos indicado son de reciente aparición.

El único objetivo de una SPAC es salir a Bolsa, lograr captar inversores y posteriormente utilizarse para todo tipo de adquisiciones.

Se trata además de sociedades vacías, en el sentido que carecen de empleados y de una estructura al uso en una sociedad.

Lo apetitoso de las SPAC se ve bien a las claras después de saber que la mitad de las empresas que salieron a bolsa el pasado año en Estados Unidos fueron SPAC.

Seguridad jurídica

Las SPAC a pesar un tipo de sociedad de nuevo cuño, están reglamentadas jurídicamente, esto es, no son producto de la picaresca donde los inversores puedan perder fácilmente su dinero.

Una SPAC se debe de constituir teniendo unos promotores identificados, objetivos concretos, como puedan ser la adquisición de empresas de un determinado tipo.

Además, su actividad está fiscalizada, y si en un plazo de dos años la SPAC no ha realizado ninguna operación de adquisición tiene que disolverse y devolver el dinero dispuesto por los inversores.

Gestores no inversores

La figura de promotor en una SPAC es diferente la del inversor, ya que su única función es la de fijar unos objetivos de inversión y realizar la misma.

Su cobro es en «especie», esto es, se quedan con un porcentaje, que puede ser del 20%, del accionariado de la empresa o empresas adquiridas.

Por lo general, las SPAC se constituyen con un objetivo marcado de antemano, que suele ser la adquisición de una determinada empresa o empresas.

Para ello, los promotores de la SPAC suelen ser bastante más creativos, a la hora de recaudar el dinero para las adquisiciones y los inversores, que lo que puede ser un bróker de Bolsa al uso.

Polo de atracción para los más ricos

Las SPAC también han saltado a la palestra, sobre todo en Estados Unidos, porque están atrayendo sobre todo a grandes inversores, lo que muestra bien a las claras que son sociedades muy rentables.

Uno de los últimos que se ha apuntado a la «fiebre» de invertir en SPAC es el exjugador de baloncesto Shaquille O’Neal, que se unió a otros inversores y cuenta con una sociedad con 50 millones de dólares.

FRX, así se llama la SPAC, cuenta también como inversores a exdirectivos de Disney y a uno de los hijos de Martin Luther King, y su objetivo es comprar empresas tecnológicas, teniendo especial «apetito» por start-ups.

Como detalle «chusco», también nos encontramos con que el rapero Jay-Z tiene su propia SPAC, The Parenty Company, cuyo objetivo es invertir en el mercado californiano del cannabis.

California ha legislado recientemente aprobando el uso legal del cannabis para uso recreativo y terapéutico, por lo que se ha convertido en una nueva forma de negocio.

Inclusive fusiones

El mercado de las SPAC está en tal estado de ebullición que ya no es que surjan SPAC como champiñones, sino que también se están produciendo incluso fusiones.

Uno de esos procesos se ha producido entre VG Acquisition y 23andMe, generando un grupo que tiene 3.500 millones de dólares en activos.

VG Acquistion pertenece al multimillonario Richard Branson, propietario de Virgin, mientras que 23andMe es una empresa que se dedica a la secuenciación genética multipropósito, desde el uso para genealogía a la detección precoz de enfermedades.

Entre los potentados que están haciendo uso de SPAC encontramos a Bill y Melinda Gates, el que fuera candidato a la presidencia de Estados Unidos, Paul Ryan, o uno de los fundadores de Twitter, Dick Dostolo.

Pero en Europa también hay «movimiento» ya que el grupo de lujo LVMH, propiedad de la familia Arnault, se acaba de aliar con Tikehau Capital para crear Pegasus Europe, una SPAC para la inversión en empresas del sector financiero.

El «director de orquesta» de Pegasus Europe no es otro que el que fuera consejero delegado del banco italiano UniCredit.

Comportamientos poco claros

En realidad, la SPAC, como tipo societario, aparecieron hace muchos años y durante mucho tiempo esas siglas estuvieron ligados a actividades financieras que rozaban la ilegalidad.

Sin embargo, una reforma legal que se produjo hace una década en Estados Unidos, sacó al tipo societario de SPAC de la «zona gris», convirtiéndola en un vehículo de inversión bursátil más.

A media que ha avanzado la anterior década, han sido los grandes inversores las que han prestigiado a las SPAC, aunque todavía hay sectores que son muy críticos con algunos de sus comportamientos.

Uno de ellos es que habitualmente es un «atajo» que utilizan algunas start – up para poder cotizar en bolsa y de ese modo lograr inversores para financiar las ampliaciones de las empresas.

Saltarse las normas «a la torera»

De ese modo, y proseguimos explicando el «atajo», una start – up se evita tener que cumplir las normas de todo tipo que tiene asociada una operación pública de venta (OPV), evitando tener que presentar un folleto.

Dicho folleto, que obliga normalmente el regulador bursátil, muestra los riesgos de la inversión, su modelo de negocio y su estrategia empresarial.

Además, una OPV obliga a que la empresa contrate a unos de mediadores, bancos o agencias bursátiles, que son los que van a «colocar» las acciones entre los inversores, un proceso caro la más de las veces.

En el negocio de las SPAC, es vital al «buena prensa» que tengan los gestores que van a «pilotar» la SPAC, que por lo general suelen ser profesionales que tiene décadas de experiencia en el sector financiero.

Fuente – el diario

Imagen – Andreas Poike / Dave Center / Anthony Quintano / Patrick Feller / PICRYL / The U.S. Army / Óscar R.S. / Chris Filthall / Eric Titcombe

Inversión de riesgo

A pesar de que el Bitcoin está nuevamente en el candelero – Elon Musk acaba de invertir 1.200 millones de dólares del efectivo de Tesla, las autoridades regulatorias como el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores, advierten que se sigue tratando de una inversión no segura y de alto riesgo

Es lo que han advertido el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores a todos aquellos que se han lanzado a una carrera para comprar Bitcoins.

La tendencia del mercado se ha desatado después de que Elon Musk – el hombre más rico del mundo y propietario de Tesla y SpaceX – haya informado que Tesla ha adquirido 1.500 millones de dólares en la criptomoneda.

No es la primera advertencia que realiza el BDE, y a que en el 2018 lanzó una alerta donde advertía de la volatilidad del Bitcoin, complejidad y falta de transparencia.

A pesar de que la inversión en Bitcoin cada vez es más habitual, siguen siendo un tipo de activos solo recomendados para inversores que tiene un marcado perfil de riesgo, y que pueden asumir grandes pérdidas.

Alta volatilidad

Es lo que han experimentado, en los últimos meses, diversas monedas digitales, caso del propio Bitcoin y el Ether.

Al mismo tiempo, las criptomonedas están realizando agresivas campañas de publicidad para lograr suscriptores que inviertan es unas monedas que son sumamente opacas y muchas veces se utilizan para pago de productos delictivos.

Aunque muchos analistas ven en las criptomonedas el futuro del sistema financiero mundial, su uso ofrece todavía muchos claroscuros y un alto riesgo para el inversor medio.

Cuando hablamos de criptomonedas nos estamos refiriendo tanto a la criptomoneda en sí, como a la tecnología que la sustenta.

Sin regulación

En el ámbito territorial que nos afecta, esto es la Unión Europea, todavía no existe ningún tipo de regulación sobre los criptoactivos como puedan ser el Bitcoin o el Ether.

El que invierte en criptomonedas lo hace asumiendo sus propios riesgos, ya que estas no tienen el respaldo regulatorio que tiene la inversión en otro tipo de activos financieros.

A pesar de ello, en la UE algo se ha avanzado y existe un borrador de reglamento – denominado MiCA – para la regulación de la emisión de criptoactivos y regular los proveedores de esos servicios.

Sin respaldo legal

También en el todo el territorio de la Unión Europea, las criptomonedas no están consideradas como medio de pago.

Ello implica que detrás de estas criptomonedas no cuenta con el respaldo del Banco Central Europeo, por lo tanto, ante pérdidas cuantiosas, no cuenta con el sostén del Fondo de Garantía de Depósitos.

Además de la falta de cobertura legal, nos encontramos en un contexto en el cual cohabitan 7.000 tipos de criptomonedas, aunque vox populi solo emerjan unas cuantas, como pueda ser el Bitcoin o el Ether.

Invertir en criptomoneda es «saltar sin red» y aunque se pueden lograr grandes beneficios, los inversores se exponen a perder todo «de un plumazo».

Inversión de alto riego

Otro de los problemas consiste en que se están creando instrumentos de inversión estructurados que tienen como respaldo las criptomonedas, unas monedas digitales que muchas veces son completamente opacas.

La complejidad de esos productos financieros es tal que muchas veces es posible que las pérdidas en las que puedan incurrir los inversores sean mayores que el capital inicialmente invertido.

Además, la cotización de estas criptomonedas está sujeta a una alta manipulación. En el caso de Bitcoin se ha podido ver como en el 2021, sin razón de peso que lo justificara, en pocos días se ha revalorizado un 15%.

Medio de pago limitado

A pesar de que el Bitcoin está en boca de todos, los pagos que se hacen con esta criptomoneda son todavía muy limitados.

Como ya hemos indicado en esta misma bitácora, en este y en otros artículos precedentes, por lo general el Bitcoin, y otras criptomonedas, está ligada a todo tipo de negocios ilegales, desde la compra – venta de drogas a la de armas.

Además, el futuro reglamento MiCA establece la no obligatoriedad de aceptar pagos en criptomonedas, por lo cual parece que su uso como método de pago se puede ver todavía más limitado.

Vaya usted a saber dónde están

Es otro de los hándicaps de las criptomonedas, que no son otros que muchas veces las entidades que realizan la emisión, custodia y comercialización de las criptodivisas están fuera de España y de la Unión Europea.

Ello hace que aquellos que invierten en Bitcoins, en el mejor de los casos vean como la legislación aplicable no es la española ni la de la Unión Europea.

Y como subrayamos, eso en el mejor de los casos, dado que la más de las veces no se sabe a ciencia cierta quién ha emitido la criptomoneda, quién la custodia y quién la comercializa.

Detrás de las criptomonedas está una tecnología que ha sido bautizada como Blockchain, tratándose de un sistema de computación distribuido, de manera que es posible que por esos vericuetos se pueda «perder» moneda.

De hecho, son muchos los que opinan que las criptomonedas son lo anecdótico, y que lo que verdaderamente sobrevivirá es la tecnología que sustenta el Bitcoin y otras monedas virtuales; es tecnología se denomina Blockchain.

Otro problema, como en un conocido caso que ha sido aireado por los medios de comunicación, es que se puedan perder las contraseñas para acceder al «monedero» donde tenemos los Bitcoins.

El caso de un desarrollador austriaco

En el caso citado, un desarrollador austriaco ha perdido las claves para acceder a su «monedero» donde tiene unos Bitcoins que le pagaron hace más de una década por realizar unos vídeos sobre el Bitcoin.

Con la revalorización que ha tenido en estos años el Bitcoin, en el «monedero» hay en estos momentos 200 millones de dólares norteamericanos.

Al desarrollador le quedan solo tres intentos para digitar la clave para abrir el «monedero», pasadas esos intentos, el valor de «monedero», repetimos, con 200 millones de dólares norteamericanos, desaparecerá.

Fuente – el diario

Imagen – Mike Bean / Luis Pérez / Sealight / Ben Baligad / bfishadow / PayPal / Larry Luo / Steve Mohr