Sumar a los emigrantes al mercado laboral

Es una de las soluciones que el Gobierno plantea para lograr cubrir casi 200.000 puestos de trabajo que no quieren los españoles. Entre las medidas que se plantean se encuentran la contratación en origen y la nacionalidad para aquellos migrantes que se formen en sectores deficitarios en mano de obra

Es lo que pretende el Ministerio de Trabajo para sumar a miles de migrantes al mercado laboral español.

Para ello desde Migraciones lo que se plantea es una regularización masiva para que ya con el permiso del trabajo y el de residencia se puedan sumar como mano de obra a sectores clave de nuestra economía.

Al mismo tiempo, también se está planteando que los estudiantes extranjeros puedan sumarse al mercado laboral en aquellas ocupaciones que no quieren realizar los nacionales.

Un salto cualitativo

Se trata de unas políticas que no se habían dado antes en España, que tradicionalmente ha racaneado las concesiones de los permisos de trabajo para que los migrantes puedan trabajar legalmente.

Para ello se han aliado los ministerios de Migraciones, Seguridad Social e Inclusión, en una ambiciosa reforma normativa para que el mayor número posible de extranjeros puedan trabajar en nuestro país.

Entre otros cambios normativos será necesario cambiar la Ley de Extranjería, pero es necesario para lograr que esos migrantes se incorporen a sectores económicos en los cuales los nacionales no quieren acceder.

Sectores que no cubren la demanda de mano de obra

Son muchos, y esta falta de sincronía entre oferta de puestos de trabajo y su cobertura se produce porque hay muchos empleos, que por su extrema dureza y estar mal pagados, han dejado de ser cubiertos por españoles.

Entre esos sectores encontramos el transporte, el campo, la hostelería y la construcción, sectores que los nacionales ya no consideran como atractivos para trabajar en ellos.

Inclusive la industria tecnológica se las está viendo y se las está deseando para encontrar personas con las suficientes habilidades digitales como para poder ocupar puestos de baja cualificación en ellos.

Real Decreto

Aunque todavía se encuentra en estado de borrador, sobre todo porque los ministerios implicados en la reforma todavía tienen que seguir haciendo sus aportaciones, si se vislumbran tres «patas» principales.

La primera de ella sería la contratación en origen, esto es el extranjero, de perfiles «apetecibles» por las empresas españolas que no encuentran en territorio nacional esos perfiles.

La segunda de las «patas» sería permitir que los estudiantes extranjeros en España puedan trabajar y compatibilizar una ocupación laboral con sus estudios.

Por último, también se permitiría la regularización de aquellos migrantes que se formen en sectores económicos en los cuales hay un déficit de trabajadores.

Por último, la iniciativa ejecutiva también quiere regular el acceso de extranjeros al régimen de autónomos, como una medida más de generar actividad económica de los que vinieron allende de nuestras fronteras.

No es una barra libre

Nada más lejos del gobierno que desarrollar una regularización masiva, como ya hicieron gobiernos anteriores, concretamente del PP.

Pero si es una suavización de la normativa que permita además de la contratación en origen que se puedan cubrir puesto de trabajo a los que ya casi ningún español está dispuesto a ocupar.

Lo paradójico de la situación es que España es el país de la zona euro donde mayor tasa de desempleo existe – un 13,65% – con casi 110.000 puestos de trabajo sin cubrir.

El 69% de los empleadores tiene problemas para cubrir puestos de trabajo, algo que no ha sucedido en los últimos 15 años.

Lo que no se plantea el gobierno son regularizaciones masivas como se produjeron con gobiernos precedentes, que en poco ayudaron al mercado laboral español.

Una explicación multifactorial

Una de las causas es la falta de formación en determinados desempeños laborales a lo que se une la poca movilidad geográfica que es un mal endémico en nuestro país.

A ello se une, como ya hemos indicado que ciertos puesto de trabajo han dejado de ser atractivos para los nacionales a lo que se unen que son puestos de trabajo muy mal remunerados.

Por otro lado, la legislación migratoria actual, en su formulación promueve que sean personas en situación irregular en España las que cubran determinados puestos de trabajo, lo cual redunda en un empeoramiento de las condiciones laborales.

Los trabajadores migrantes son necesarios desde para el mantenimiento del sistema público de pensiones como para el buen funcionamiento del mercado laboral, pero es necesario que la emigración se produzca de manera regular, ordenada y segura.

Por otro lado, algunos países de nuestro entorno europeo también entienden que necesitan que una migración ordenada recale en sus fronteras para seguir teniendo una economía vigorosa en el tiempo.

Contratar en origen

Es una de las tácticas que se ensayan para lograr una migración ordenada y de sujetos que puedan aportar algo a la economía española.

En la actualidad el único proceso de ese jaez que se lleva a cabo es la contratación, en origen, de 10.000 temporeras marroquíes para la recogida de la fresa en los campos onubenses.

Con ello, las empresas del campo de Huelva solventan la falta de mano de obra que hay en esos puestos laborales, pero entre un 10% y un 30% de las temporeras se quedan irregularmente en nuestro país.

De lo que se trataría es utilizar ese modelo de contratación para otros sectores que también tiene falta de mano de obra como es el del transporte o de la construcción.

La medida se vehicularía con permisos de trabajo con permisos de trabajo de cuatro años que le permitiría trabajar en su sector por periodos de nueve meses.

Si el migrante retorna a su país después de esos cuatro años, accedería a un nuevo periodo de permiso de trabajo de otros cuatro años.

También existiría la posibilidad que el trabajador migrante pueda acceder a una autorización de residencia de otros dos años.

Para determinados tipos de empleos, como el del transporte, que hace necesaria una habilitación, los migrantes recibirían un permiso de residencia previo de seis meses para que logren esas habilitaciones necesarias.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Matt Brown / Florian Volk / Ian Preston / Agencia Estatal del Boletín del Estado / Larry Koester / Rab Lawrence / U.S. Department of Agriculture

¡Viva el vino!

Vega Sicilia compatibilizará a partir de ahora su tradicional negocio vitivinícola con la explotación hotelera en su finca abulense de El Quexigal donde va a habilitar, en el palacete sito en la hasta ahora explotación agraria, de un hotel de 67 habitaciones

España cuenta con muchos de los mejores «caldos» a nivel mundial, y uno de ellos es, por derecho propio el Vega Sicilia.

La bodega, fundada en 1864, lleva casi 200 años produciendo uno de los vinos españoles con mayor reconocimiento internacional, y parece que es ya tiempo de diversificar la actividad.

Por ello, ahora, los propietarios acaban de dar de alta dos sociedades con la intención de incursionar en el negocio hotelero.

Para esas dos sociedades, se ha utilizado como «paraguas» El Enebro, y todo parece indicar que, después de haber logrado la recalificación urbanística de la finca El Quexigal, en la misma se construirá un hotel.

Emprendimiento

La nueva aventura empresarial la van a desarrollar los hermanos Mezquiriz con uno de los hijos díscolos del fundador de EULEN, David Álvarez.

La matriz de las nuevas sociedades es El Enebro, la sociedad familiar que tiene la mayor parte del capital social de la bodega Vega Sicilia, y en la cual está presentes los hermanos Mezquiriz, también el CEO de Vega Sicilia, Pablo Álvarez Mezquiriz.

Las dos nuevas sociedades filiales hacen que ya sean ocho las sociedades filiales que «cuelgan» de El Enebro, y se dedicarán en exclusiva al negocio hotelero y turístico.

Publicado en el BORME

Las dos nuevas sociedades son Finca El Quexigal SL y QX Palace 2, y se constituyeron pocos días antes de que El Enebro celebrase su junta anual de accionistas.

Después de aparecer publicadas en el BORME, el Boletín Oficial del Registro Mercantil, y ese mismo día, 21 de julio comenzaron oficialmente sus actividades mercantiles.

Con un capital, cada una de ellas, de 3.000 euros, el administrador único de ambas sociedades es Juan Carlos Álvarez Mezquiriz, y tiene como único socio El Enebro.

Pero mientras Finca El Quexigal SL tiene como objeto social la explotación agrícola, ganadera y turística de fincas rústicas, la otra sociedad recién cread y también la adquisición, urbanización, parcelación y explotación de fincas rústicas y urbanas.

En cierto modo, la primera de las sociedades tiene como objeto social el mismo que otra sociedad de El Enebro, como es Finca El Quexigal SAU, ubicada en la finca homónima sita en Ávila.

Un hotel

Es el objeto que tiene la sociedad QX Palace 2 que pretende construir la infraestructura hotelera en la finca que cuenta con una extensión de 1.400 hectáreas.

El hotel se alojará en el palacio renacentista que ya existe en la finca, y contará también con las instalaciones auxiliares que también están construidas.

Con todas las bendiciones

La Junta de Castilla y León ya ha aprobado el plan de impacto urbanístico de lo que será la primera instalación hotelera de los Álvarez Mezquiriz.

El proyecto pasa por la construcción de 67 habitaciones de hotel, alguna de las cuales puede llegar a los 80 metros cuadrados.

De esas habitaciones, 38 estarán ubicadas en el palacete, una construcción histórica de 8.000 metros cuadrados y que servía de alojamiento al rey Felipe II cuando se dirigía al monasterio de El Escorial.

Para tener el palacete y el resto de las instalaciones en «estado de revista» es necesario llevar a cabo labores de acondicionamiento que también han sido aprobadas en el plan de impacto ambiental.

La sociedad que explotará el nuevo hotel es la sociedad QX Palace 2, que tiene como objeto social la gestión hotelera, hospedaje hotelero y la tenencia, explotación y venta de hoteles y otras actividades relacionadas con el negocio hotelero.

Explotación agrícola

Hasta ahora la Finca El Quexigal estaba dedicada exclusivamente a la actividad agrícola y era deficitaria, dedicada casi en exclusiva a la producción de miel.

Como actividad accesoria, El Quexigal funcionaba también como coto de caza y en determinadas ocasiones se alquilaban las instalaciones para diversos tipos de eventos.

Con la llegada de la pandemia de SARS-CoV-2, en el año 2020 la sociedad que la gestionaba arrojó unas pérdidas de 242.000 euros, aunque el año anterior había perdido inclusive más, llegando los números rojos a los 250.000 euros.

Ahora, con el nuevo emprendimiento hotelero, lo que se busca, además de incursionar en nuevos negocios, es hacer rentable El Quexigal, en un grupo empresarial en el que hasta ahora todas las sociedades tenían como objeto el negocio del vino.

Récord de ventas

El pasado 2020, a pesar de la pandemia de SARS-CoV-2, Vega Sicilia ha logrado ventas récord, con un aumento del 5% en el número de botellas que ha comercializado.

Las previsiones de la bodega son que en este 2021, el vitivinícola, como el resto de los sectores, logre recuperarse, aunque todavía no se llegarán a las ventas logradas en el año 2019.

De hecho, Vega Sicilia se puede felicitar de su buen desempeño en el 2020, cuando en el resto del sector ha habido unas pérdidas que algunas bodegas cifran en el 30% con respecto al año 2019.

Dependiente de la hostelería

Es una de las razones de la caída del sector vitivinícola, y es su estrecha relación y dependencia del sector de la hostelería.

Para ese último, nos referimos a la hostelería, la pandemia de SARS-CoV-2 ha supuesto casi una herida de muerte, con un tercio de los negocios que «echaron la persiana» y no la han vuelto a levantar.

Ante esta situación de la hostelería patria, el sector ha basculado hacia la exportación, y también hacia la venta online de todo tipo de «caldos», lo cual ha permitido que la caída del sector no haya sido mayor.

Un grupo que avanza

La actividad vitivinícola del grupo no se cifra únicamente en Vega Sicilia, sino que también forman parte de él las bodegas Alión, Pintia, Oremus y Macán.

Todo el grupo se ha visto bendecido con un aumento de las ventas en el 2020, lo cual dice mucho de la perspicacia de sus gestores.

En vinos tintos, el grupo vendió toda la producción y en lo que se refiere a blancos, en los vinos de la región de Tokaj en Hungría también se batió un récord en ventas.

Fuente – EL PAÍS / Vega Sicilia en Wikipedia / CincoDías

Imagen – Megan Cole / Jorge Franganillo / BORME / Jan Smith / Nicolás Pérez / Phillip Capper / Lou Stejskal / Robin Hall / Jason Dean

Ola de despidos masivos

Los temidos despidos comienzan a verse en lontananza como consecuencia de la crisis económica que ha generado en España la pandemia de SARS-CoV-2, siendo los sectores más afectados el financiero y el industrial. Por el momento el sector turístico se «salva de la quema»

Los efectos de la crisis económica desencadenada a raíz de la pandemia de SARS-CoV-2 se trasladan al empleo.

Hasta ahora la cifra de desempleados se mantenía estable gracias a que muchas empresas estaban «dopadas» bien con ERTES que ha estado financiando el gobierno central y también créditos ICO a muy bajo interés.

Pero la realidad se impone, y en el ecosistema de la gran empresa se anuncian miles de despidos, con un «techo» por el momento de 35.000, aunque algunas grandes empresas reducirán el número de trabajadores sujetos a ERE.

Otro de los factores que está redundando en el alto número de despidos previstos, sobre todo en banca, es que la digitalización avanza imparable, algo que está haciendo mermar, también, el número de sucursales.

Ver las orejas al lobo

Todavía no se sabe si como «globo sonda» o bien como profecía anunciada, la gran empresa española ha anunciado que entre este año 2021 y el próximo año, hasta 35.000 empleados sufrirán los rigores de un expediente de regulación de empleo.

Lo que también parece es que los despidos no tendrán la fisonomía de una «tormenta perfecta», sino que los despidos serán escalonados en el tiempo.

Además, muchas empresas están utilizando como excusa la pandemia para realizar regulaciones de empleo que tenían largamente meditadas.

La banca, el sector que más empleo destruirá

Si los despidos se desarrollan como se prevé, en el 2021 la banca se deshará de 18.000 empleados, bien es cierto que muchos de ellos con prejubilaciones y bajas incentivadas.

Es por la intersección de las sucesivas crisis financieras y la digitalización de la banca por lo que las grandes entidades financieras han anunciado despidos de miles de trabajadores.

En cuanto a la desaparición de las sucursales bancarias, ello se debe a la poca rentabilidad, cada día menos, que obtiene la banca retail, es decir el modelo de banca tradicional que vive de los depósitos de sus clientes.

La suma de los despidos previstos de los tres grandes bancos españoles es de 15.000 personas: CaixaBank prescindirá de 7.791 empleados, BBVA despedirá a 3.450 de sus trabajadores y Santander rescindirá el contrato a 3.572 empleados.

Otras entidades también van a prescindir de parte de su capital humano, ya que Sabadell prejubilará a 1817 empleados e Ibercaja tiene un ERE en el que están incluidos 750 de sus trabajadores.

El (Re)Corte Inglés

Es otra de las grandes empresas que van a efectuar un expediente de regulación de empleo, siendo la primera vez en sus casi 90 años de historia que despide masivamente a una parte de su plantilla.

El ERE de la empresa que dirigió Dimas Gimeno será de 3.292 empleos, aunque todos ellos son salidas pactadas que previamente se han negociado con las centrales sindicales.

Tan buenas deben de ser las condiciones que 320 trabajadores, de los que El Corte Inglés no tenía intención de despedir, se han sumado voluntariamente a el programa de bajas incentivadas.

También se van a producir recortes, aunque menores, en otras empresas, caso de H&M, con 1.100 despidos o Perfumerías Douglas, con 492 rescisiones de contrato.

Forman parte de esta poco edificante lista Coca – Cola European Partners, con un ERE que alcanza a 360 empleados en su plantilla, Adolfo Domínguez con 283 bajas laborales o Heineken, con 228 despidos.

Un sector secundario tocado

Los expedientes de regulación de empleo también van a llegar, y con fuerza, a la industria española, siendo el subsector más «tocado» el de la industria del automóvil.

Especialmente sangrante es el caso de Nissan que ha decidido cerrar una de las fábricas que tenía ubicada en Cataluña, lo que supone 2.500 despidos.

Además, y como fichas de dominó van a caer las industrias auxiliares y subcontratas que generaba la actividad de la planta de Barcelona que cerrará definitivamente el próximo 31 de diciembre.

Solo una de ellas, Acciona Facilities Services, por quedarse sin actividad, va a tener que prescindir de 500 puestos de trabajo.

Algo parecido sucede con Ford, que se desprenderá, de modo directo, de casi un millar de trabajadores, a lo que se unen los de las subcontratas a las que la empresa automovilista norteamericana daba trabajo.

Una de esas empresas subsidiarias afectadas es Continental, que proveía a Ford de piezas de automoción, con un ERE que afecta a 750 trabajadores.

Una de las Majors de la industria europea, hablamos de Airbus, también está negociando con las centrales sindicales un expediente de regulación de empleo que afectará alrededor de 1.000 trabajadores.

También energéticas

Es otro sector que también se plantea despidos masivos, ya que dos de las principales energéticas que hacen negocio en España, ENDESA y NATURGY también se orientan hacia esos pagos.

En el caso de la primera ya tiene pactado salidas voluntarias, escalonadas en los próximos cuatro años, de 1.200 trabajadores, mientras que la francesa prescindirá de 1.000 empleados en los próximos años.

Un sector turístico agarrado al salvavidas de los ERTE

Por el momento, nadie sabe lo que depara el futuro, el sector del turismo se ha salvado de la quema.

Una de las razones es que es un sector fuertemente atomizado y cuyo grueso de actividad está dominado por grandes empresas y grandes mayoristas de viajes.

Por otro lado, siendo un sector que produce el 13% del PIB, ha sido rescatado con ERTES sucesivos que impide que los trabajadores de esas empresas engrosen, por el momento, las colas del desempleo.

A finales de marzo estaban en ERTE 743.628 trabajadores del sector, y más de la mitad correspondían a los subsectores del servicio de comidas y bebidas, alojamientos y agencias de viajes.

Sin embargo, también existen empresas que no les ha quedado otra solución que plantear expedientes de regulación de empleo, pero el número de empleados afectados, para lo que es el volumen de empleo del sector, son muy pocos.

Han planteado ERE las empresas Pullmantur (320 trabajadores), la división de viajes del Iberostar, con 244 despidos, NH Hoteles que ha rescindido 187 contratos y el mayorista de viajes TUI que ha despedido a 163 trabajadores.

Fuente – EL PAÍS / El Corte Inglés en Wikipedia

Imagen – Banalities / Becker / Álvaro Ibáñez / Fred Romero / Barbara Eckstein / Climate Watch / Evgeniy Isaev

Llega el «maná» para la hostelería y el turismo

Finalmente, llegan las ayudas directas para la hostelería y el turismo, dos de los sectores más castigados por la crisis económica producto de la pandemia; los hoteleros y hosteleros se repartirán 11.000 millones de euros en ayudas directas

El gobierno acaba de informar que destinará 11.000 millones de euros para ayudas directas a la hostelería y al sector turístico.

El objeto de los fondos es «rescatar» a empresas, PYMES y trabajadores autónomos, con el objeto de reforzar su solvencia y que puedan empezar la recuperación con un «colchón».

Los sectores más dañados

El anuncio lo ha hecho el presidente del gobierno esta mañana en su comparecencia en el Congreso, y es un «paquete» de 11.000 millones de euros.

El objetivo es «rescatar» a empresas, PYMES y trabajadores autónomos de dos de los sectores más afectados por la crisis económica, no en vano estamos hablando del sector de la hostelería, del turístico y el de la restauración.

Las ayudas directas venían siendo una reivindicación histórica del sector, que las ha solicitado a tenor de lo que sucede en otros países europeos de nuestro entorno, como es el caso de Francia y de Alemania.

Objeto de las ayudas

Los 11.000 millones de ayudas tienen como objeto prioritario reforzar la solvencia de sus balances, y que de esta manera puedan continuar con su actividad, una vez que hayamos superado la situación de emergencia.

El dinero también tiene que servir para realizar aquellas inversiones que sean necesarias y contratar a los trabajadores que les permitan «despegar» y volver a la actividad anterior a la pandemia.

Una recuperación económica casi segura

Es uno de los mensajes centrales de Pedro Sánchez ayer por la mañana en el Congreso, y no es otro que la recuperación económica está cerca.

También ha querido poner en valor el esfuerzo de su ejecutivo que ha destinado ya el 20% de PIB en ayudas a los sectores y empresas más afectadas, con dos medidas estrella, como han sido la financiación de los ERTE y los créditos ICO.

El debate, ya solventado, tenía que ver con la conveniencia o no de dar ayudas directas a la hostelería, hotelería y sector de la restauración, que pedía 12.500 millones de euros de ayudas directas.

Mientras tanto, el Partido Popular, tirando por elevación, valoraba en 50.000 millones de euros las necesidades del sector, con una intención clara de «calentar» la Cámara en una nueva a trifulca con el gobierno.

Evitar la insolvencia

Sin embargo, en los planes del gobierno, más que ayudas directas para enjugar las pérdidas, lo que se busca es reforzar la solvencia de las empresas que todavía quedan en pie.

Y ello porque ya están siendo las comunidades autónomas las que están dando esas ayudas directas a restauradores, hosteleros y propietarios de hoteles, con los 8.000 millones de euros de los fondos europeos.

Parte de los fondos van a servir para hacer «quitas» de los préstamos que el ICO ha dado a miles de empresas, para permitir que las mismas sigan teniendo solvencia, pero solo se darán a aquellos proyectos empresariales que sean viables.

Recapitalizar PYMES

Es otro de los programas que el Ministerio de Economía tiene en la «recámara», que no es otro que crear un fondo para la recapitalización de pequeñas y medianas empresas.

El fondo está destinado a PYMES, ya que para la gran empresa ya existe otro fondo, dotado de 10.000 millones de euros que está gestionado por el SEPI.

A esas ayudas para la recapitalización que gestiona el SEPI, se han «apuntado» empresas como Air Europa o Duro Felguera.

Con la gran empresa también se han ensayado los préstamos participativos, siendo un tipo de préstamos que son los últimos en ser cobrados y que solo se tienen que devolver una vez que la empresa vuelve a tener beneficios.

Una crisis que se alarga

Debido a que desde el gobierno se creía que la pandemia sería un «shock» temporal, la solución que se arbitró es que las empresas pudiesen poner a sus plantillas en expedientes de regulación de empleo.

Los sueldos que se tenían que pagar a esos empleados en ERTE se podían pagar con los créditos ICO, como en muchos casos se han hecho.

Sin embargo, la situación se ha ido alargando y con ese «parche» no se puede seguir, por lo que ha habido que arbitrar otras soluciones.

Por ello, el equipo de Nadia Calviño ha arbitrado una nueva solución: permitir «quitas» de esos créditos ICO, que se pagarían con ayudas directas en unos momentos en los cuales con «dinero barato» España se puede financiar en los mercados.

En contra de las ayudas directas

La titular de Economía, Nadia Calviño, es reacia a las ayudas directas, debido a que en otros países en donde se ha ensayado esa fórmula, muchas empresas han cobrado la ayuda directa y acto seguido han cerrado.

El gobierno prefiere que sean las comunidades autónomas las que den esas ayudas directas a quienes lo necesite, habida cuenta de que las mismas han recibido también ayudas directas desde el gobierno central para ese fin.

Además de que todas las comunidades autónomas tienen superávit en sus cuentas, este año han recibido 8.000 millones del fondo europeo React EU, con lo que pueden financiar ese dispendio.

Con el horizonte en el 9 de mayo

En la comparecencia del presidente del gobierno en la Carrera de San Jerónimo también ha tenido tiempo de abordar otros temas.

Uno de ellos es que ha confirmado que el estado de alarma finalizará cuándo estaba previsto, esto es, el 9 de mayo, y no dos meses antes como era un clamor entre los partidos políticos de la oposición.

La comparecencia de Pedro Sánchez estaba motivada por el compromiso a que llegó con la Cámara de comparecer cada dos meses para hacer un análisis de la situación económica y evolución de la pandemia.

Por lo demás, y como suele ser habitual, partidos del gobierno y de la oposición se han «zumbado» de lo lindo.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Marty Smith / waferboard / Andreas Poike / Björn Hornemann / Nathaniel / Tom Taker / Kham Tran / Ryan Shea / Johan Neven

La hostelería en pie de guerra

El sector de la hostelería es uno de los que peor está llevando la pandemia de SARS-CoV-2 y en toda España ha salido a la calle para reivindicar, como en otros países europeos, ayudas directas, con un tercio de los negocios en la «cuerda floja»

Las manifestaciones por todo el territorio nacional se suceden con una hostelería que es uno de los sectores más perjudicados por la pandemia de SARS-CoV-2 y donde fuentes de la patronal ya no encuentran solución a los cíclicos «cerrojazos».

El recurso más manido de todas las comunidades autónomas – son ellas las que tienen la potestad de cerrar la hostelería – es, ante el descontrol de los casos de SARS-CoV-2, cerrar la hostelería.

Por suerte, en algunas comunidades autónomas, si se permite a los bares, cafés y restaurantes, preparar bebida y comida «para llevar», aunque hay CC. AA. que han impuesto medidas más draconianas, como el cierre completo.

Pocas se salvan

Dentro de los planes de la mayoría de las comunidades autónomas, el cierre de la hostelería se ha convertido ya en un «clásico», y como muestra un botón.

Castilla – La Mancha ha cerrado hasta el 28 de enero, hasta el 30 de enero en Baleares y la Comunidad Valenciana hasta el 4 de febrero.

En el caso de Euskadi, que ha cerrado perimetralmente todas las localidades de la Comunidad Autónoma, la hostelería también se ha visto obligada a «echar la persiana».

El cierre en el País Vasco no ha sido total, ya que permite que bares y restaurantes preparen comidas y bebidas «para llevar».

Y en aquellas CC. AA. que no hay restricciones la hostelería se enfrenta a la «espada de Damocles» de tener que cerrar a las 22:00 horas.

Cabeza de turco

Si bien es cierto que hemos tenido ocasión de contemplar de comportamientos poco edificantes en la hostelería, en la mayoría de los casos imputables a la clientela, para el sector se han convertido en las víctimas propiciatorias.

Desde el gremio de hostelería se defiende que existen otras actividades que están convirtiendo en focos de infección, como las Rebajas o el transporte público, actividades y servicios a los cuales no se aplican las medidas extremas que sufre la hostelería.

Manifestaciones que corren como la pólvora

La hostelería está «tocada» en todo el Estado, en un continuó de tener que cerrar mucho más pronto de lo acostumbrado hasta el cierre total.

Pero el sector no está dispuesto a quedarse «de brazos cruzados» y concentraciones y manifestaciones se reproducen por todo el territorio nacional.

Euskadi, Comunidad Valenciana, Extremadura, Madrid, las protestas se extienden como una mancha de aceite por todo el territorio.

Desde Hostelería de España, que es la organización que agrupa a más de 90.000 empresas de hostelería, se refiere que muchos negocios están en las últimas y se exige al gobierno ayudas directas al sector.

Buscar soluciones

Una de las soluciones, hasta que llegó el invierno y frío, fue permitir que los negocios de hostelería pudiesen poner terrazas, lo que en cierto modo compensaba el verse obligado a aforos del 50% o menores en interiores.

Otra de las medidas que han habilitado muchos consistorios – suelen ser los ayuntamientos los que regulan la hostelería – es la exención de tasas municipales mientras dure la pandemia, pero ni así muchos negocios consiguen el «oxígeno» que necesitan.

Otro recurso muy utilizado ha sido el de los ERTE, pero estos no pueden durar eternamente, aunque el gobierno ha prometido extenderlos hasta el mes de mayo.

De los 800.000 trabajadores que estaban en ERTE a 1 de diciembre de 2020, más de una tercera parte pertenecen al colectivo de la hostelería o gremios equiparables y otros 113.000 al gremio hotelero.

Un sector herido de muerte

La patronal del sector evalúa en un tercio las instalaciones que están a punto de sucumbir financieramente por no tener ingresos y tener que seguir haciendo frente a los gastos.

La situación es muy similar, así como los porcentajes, en todo el Estado, situación que puede seguir agravándose en caso de que se vuelvan a dictar próximos «cerrojazos».

Hasta el pasado mes de noviembre, el sector solo ha ingresado el 43% de lo que tenía previsto para el último trimestre del 2020, bien es cierto que la proyección se hacía teniendo en cuenta que la pandemia de SARS-CoV-2 estuviese superada.

A pesar de ello, existen sectores que están en una situación incomparablemente más grave: agencias de viajes, hoteles, hostales, campings y sector del transporte.

El Banco de España lo confirma

En diversos informes del Banco de España se confirma la casi defunción del sector. Según el organismo que dirige Pablo Hernández de Cos, el 75% del sector hostelero y afines cerraron el ejercicio fiscal con pérdidas.

A esa situación se suma, para empeorar el pronóstico, las características del sector: las empresas son muy pequeñas y no tienen «músculo» financiero para hacer frente a la peor crisis económica en ocho décadas.

Además, es un sector poco habituado a innovar: solo el 8% de las empresas han organizado acciones para llevar a casa de los clientes las comidas y bebidas que proporcionaban en sus locales.

Desde la patronal del sector se piden subvenciones para que el sector se reinvente, de manera que pueda establecer planes que llevar a la práctica para poder seguir desarrollando su tradicional negocio que no es otro que el de servir comida y bebida.

Ayuda europea distribuida por las comunidades autónomas

El gobierno de España ha puesto a disposición del sector de la hostelería un plan de apoyo con el dinero del fondo europeo REACT-EU, que ha sido distribuido por las comunidades autónomas.

En el caso de la Comunidad Valenciana que ha establecido el cierre completo de la hostelería en toda la CC. AA., el sector se beneficiará de ayudas directas por un montante de 340 millones de euros.

Mucho más magro es el plan de rescate de Castilla y León, que está dotado con un cheque de entre 2.000 y 4.000 euros para bares, restaurantes, hotelería y agencias de viajes. En total se repartirán 10 millones de euros.

La patronal del sector, mejor que unas ayudas que dependan de la facturación, proponen el «modelo francés» donde las ayudas dependen del número de trabajadores que tiene cada negocio, que se resumen en 500 euros por trabajador y mes.

Fuente – el diario

Imagen – Laura LaRose / Sam / Adam Jones / Karenne Sylvester / Alex Graves / Atle Solbakken / Antonio Tajuelo / Marco Verch