A río revuelto…

Mientras que sectores económicos enteros están «de derribo», hay otros y determinadas empresas que han visto como con la pandemia aumentaban sus posibilidades de negocio, caso de Amazon o Zoom, por citar solo dos

La emergencia sanitaria que ha provocado en SARS-CoV-2, solo ha sido superada por la emergencia económica que estamos sufriendo.

De un día para otros sectores pujantes – restauración y hostelería, hotelería, pequeño comercio – se vieron obligados a «echar la persiana» y cuando han podido abrir han visto como su demanda se había desplomado.

Pero como suele suceder habitualmente, y como recuerda el refranero español, “A río revuelto, ganancia de pescadores”: ha habido sectores económicos que han visto como hacían grandes negocios en plena pandemia.

Al mismo tiempo, se ha vuelto a ver el desapego de la economía real con la cotización en bolsa, con muchos de sus índices – S&P 500, Nasdaq, Dax 30 – batiendo récords históricos, y eso mientras que la economía real entraba en bancarrota.

Jeff Bezos se hace de oro

Y eso a pesar de que Amazon lleva más de un lustro facturando cifras astronómicas – 250.000 millones de dólares en el último ejercicio fiscal – con unos beneficios después de impuestos de 10.000 millones de dólares.

Y la pandemia no ha hecho sino hacer la empresa mucho más rentable, inclusive una vez descontados los enormes gastos que han hecho para proteger a la empresa y a los empleados del SARS-CoV-2.

En términos interanuales, Amazon ha doblado en el primer trimestre del año ha doblado los beneficios logrados en el mismo periodo del año 2019, por lo cual Jeff Bezos ha sumado otros 30.000 millones de dólares a su fortuna personal.

Con los comercios cerrados, las población confinada en su casa y la actividad económica paralizada, para muchas personas Amazon se convirtió en el sinónimo de un gran almacén virtual.

En Amazon se podían comprar todo tipo de bienes, con lo cual, en lo más duro del confinamiento, se convirtió en el único «comercio» que estaba abierto, además las 24 horas del día.

A su favor contaba, y sigue contando, con un sistema logístico que todavía no ha sido superado por ninguna empresa y también con un buen servicio de atención al cliente.

Videollamadas de trabajo

La existencia de pandemia y el confinamiento no hicieron disminuir la necesidad de las empresas de realizar reuniones de trabajo.

Sin embargo, con la gente teletrabajando desde su casa, las reuniones tenían que ser por videollamada, y ahí es donde la aplicación Zoom vio su oportunidad de crecer.

Como en el caos de Amazon, cuando más se extremaba la pandemia, empresas y personas particulares más utilizaban Zoom para estar en contacto con sus compañeros de trabajo y allegados.

De hecho, su cotización en bolsa se disparó un 400% en los peores momentos de la crisis sanitaria, aunque bien es cierto que la noticia de la consecución de varias vacunas contra el SARS-CoV-2 hundió a Zoom en bolsa.

A pesar de un ligero batacazo, del que Zoom parece recuperado, la compañía vale, a día de hoy, 100.000 millones de dólares.

«Peli» y manta

La pandemia nos ha obligado a ser más hogareños, no nos ha quedado otra. Por ello, los aficionados al audiovisual han aumentado, en un tiempo en el que triunfan las plataformas de streaming.

Debido a ello, plataformas como Netflix, HBO o Amazon Prime han visto como se multiplicaban sus usuarios, en una tendencia que ya había comenzado hace unos cuantos años.

Tal fue el consumo en streaming durante lo más feraz de la pandemia, que desde la UE se pidió a las plataformas que disminuyesen la calidad del vídeo que emitían en unas redes de fibra sobrecargadas por miles de teletrabajadores.

Además, ante la desafección de la gente a acudir a los cines, Disney optó por estrenar Mulán en su plataforma Disney Plus al precio de 21,99 euros, priorizando su estreno en streaming antes que en los cines.

Riqueza intangible

Otro de los vencedores en la pandemia han sido las monedas virtuales, como es el Bitcoin, quizás la primera y más emblemática de ellas.

Con la pandemia, la cotización del Bitcoin no ha hecho sino subir, logrando el pasado sábado los 30.000 dólares por cada unidad de esa moneda.

Además de la pandemia, la subida en la cotización también puede ser achacada a la entrada de grandes inversores institucionales lo cual ha dado a esta moneda virtual una pátina de respetabilidad que antes no tenía.

 A pesar de ello sigue habiendo voces, algunas de ellas muy cualificadas como la del economista Nouriel Roubini que siguen afirmando que el Bitcoin no es sino una estafa.

El tamaño no es lo importante

Así lo están demostrando pequeñas farmacéuticas, que en estos momentos son la «punta de lanza» de la investigación contra el SARS-CoV-2, como es el caso de BioNtech, que se ha encargado de la «parte del león» de la vacuna de Pfizer.

Moderna, otra de las farmacéuticas que ya ha logrado una vacuna contra el SARS-CoV-2 también es una pequeña empresa, que como BioNtech ha buscado como socio a un gran laboratorio farmacéutico para la producción de las vacunas.

Mientras que la farmacéutica alemana ha duplicado su valor en Bolsa, en el caso de Moderna, su cotización se ha «disparado» un 400%.

¿Me haces un Bizum?

Es otra de las aplicaciones que ha visto como sus operaciones se centuplicaban durante lo más crudo de la pandemia.

Esta aplicación de envío de dinero a teléfonos móviles ha estrenado el año con 12 millones de usuarios, ya que son muchos los bancos españoles que ya utilizan el servicio.

Entre los factores que han impulsado su crecimiento se encuentra el cierre masivo de oficinas bancarias, el menor uso de dinero en efectivo y la digitalización de la banca española.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Jeremy Schultz / U.S. Secretary of Defence / zoom / HBO España / BTC Keychain / Tim Reckmann / bizum

Sectores que están «haciendo caja» con el covid-19

Como sabemos por el saber popular, «a río revuelto, ganancia de pescadores» y a pesar de que en la mayor parte de los sectores económicos la situación actual está siendo una debacle, todavía existen mercados que están logrando significativos aumentos de facturación

A pesar de que deberíamos retrotraernos al siglo pasado, con la mal llamada «gripe española», para encontrar a nuestro país en semejante estado de postración, con la economía y la actividad económica desarboladas, existen algunos sectores que están logrando «hacer caja».

Por lo general estos sectores que están logrando tener unas tasas de actividad y de beneficios a partir de que se ha decretado el estado de alarma y confinamiento son los que se consideran como parte de la «economía digital».

De hecho, dentro de ese nicho de mercado las empresas que están haciendo «su agosto» son los que tienen que ver con la venta online de todo tipo de productos: desde productos alimenticios y supermercados, pasando por empresas tecnológicas y de entretenimiento digital.

Supermercados y alimentación desbordados

Probablemente es uno de los sectores que hasta ahora ha respondido con gran profesionalidad y con una logística impecable y que puede ser uno de los beneficiados de esta crisis.

En ningún momento ha habido desabastecimiento, y ahora que es previsible que se endurezca el confinamiento, también es previsible que aumente en los supermercados que pueden dar ese servicio, casi todos de los grandes grupos de distribución, las ventas online y el envío del pedido a los domicilios.

De hecho, hay algunos grupos de distribución de alimentación, caso de Carrefour o Día que ya no pueden garantizar la distribución del «pedido» a domicilio y el principal problema ahora es que la demanda de compras por internet ha crecido un 50% en poco tiempo.

En los canales online de venta, los productos de gran consumo han escalado un 62% y los alimentos no perecederos un 8,2% y todo parece indicar que en las próximas semanas estos datos seguirán subiendo en la misma tónica.

El delivery, en expansión

Las plataformas de envío a casa de todo tipo de productos también están aumentando su tasa de actividad y facturación con esta crisis humanitaria, aunque el repunte no puede ser solo achacable a la crisis sanitaria y el confinamiento de la población.

Dentro de las plataformas digitales de envío de todo tipo de productos, las que más trabajan en estos momentos son los que tienen que ver con en envío de todo tipo de comida: productos frescos, productos manufacturaros e incluso pizzas y hamburguesas.

Los analistas que llevan años escudriñando ese sector anuncian que este aumento del uso de las plataformas de delivery además de ser coyuntural también puede convertirse en un movimiento en el largo plazo.

En poco tiempo este nicho de mercado ha pasado en poco tiempo de tener una cuota de mercado del 1,5% a tenerla de 2,1%, y todo indica que el aumento se consolidará después de que pasemos esta crisis sanitaria, pero también económica y social.

Show business y videojuegos

El entretenimiento, con el tiempo, también se ha convertido en digital, sobre todo porque ahora niños y adolescentes están enclaustrados en casa con lo que el consumo de películas, series, dibujos animados y videojuegos es su principal fuente de diversión.

Pero no solo niños y adolescentes, ahora que el confinamiento ha hecho que los adultos, a pesar de teletrabajar, tengan más tiempo de ocio también aumenta el consumo sobre todo de material audiovisual.

Un buen índice de lo que puede pasar en nuestro país es que, en China, durante el confinamiento, aumentaron las ventas de videojuegos online un 50% más de lo que es habitual en estas fechas.

Como efecto colateral tendremos que la publicidad abandonará en parte medios más tradicionales, como puedan ser la televisión para desplazarse a otro tipo de medios, como el entretenimiento digital como puedan ser servicios de streaming, como pueda ser HBO o Netflix.

A pesar de que las dos «cadenas» de vídeo bajo demanda no han querido dar datos los especialistas en el sector dan por seguro que su facturación y también que de resultas del confinamiento aumentarán el número de suscripciones a dichos servicios de vídeo bajo demanda.

Otra de las razones de que la población española opte por HBO o Netflix es debido a que las cadenas generalistas están centradas casi exclusivamente en narrar la evolución de la crisis, y muchas personas prefieren evadirse viendo series y películas que nada tienen que ver con el covid-19.

Las tecnológicas se van a hacer de oro

Estamos hablando de empresas que fabrican dispositivos digitales como puedan ser Apple, Samsung o Huawei, y que vende los «instrumentos» para poder disfrutar del ocio digital omnipresente en este siglo XXI que estamos viviendo.

Otra de las ventajas de estas tecnológicas es que mantienen intactas su logística y sus cadenas de distribución, por lo que pueden seguir vendiendo sus productos en sus canales digitales y el cliente recibe el producto en su domicilio.

También los ISP, esto es lo que coloquialmente denominamos «telecos», también van a ver, producto del confinamiento y de la falta de socialización, un aumento de facturación, si bien no en las conexiones domésticas a internet que suelen ser de «tarifa plana».

El mayor negocio va a venir de planes de datos en telefonía móvil que se van a ver ampliados, ya que muchos usuarios van a ver como un buen gasto aumentar el uso de los GB de datos, sobre todo para poder estar en contacto con sus seres queridos.

Farmacias y farmacéuticas

Dado que la del covid-19 es una pandemia sanitaria, ha provocado un aumento del gasto en farmacia y a resultas de esto una mayor facturación de las farmacéuticas que fabrican los productos que se venden en las «boticas».

De hecho, ya son muchos los productos que empiezan a escasear en las farmacias y también los que están siendo sometidos a racionamiento, por ejemplo, no dejando que cada cliente se lleve más de una unidad, en el caso del alcohol de 90 o el paracetamol.

De hecho, en el caso del alcohol y las soluciones hidroalcohólicas la mayor parte de la producción está siendo desviada al sistema sanitario, tanto al público como el privado, dedicada a labores asistenciales.

De hecho, el que esto escribe ha tenido que acudir a la farmacia esta mañana y en la puerta, antes de entrar en la «botica» un cartel anunciaba que no tenían existencias de alcohol, soluciones hidroalcohólicas, guantes y mascarillas.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – 葉 正道 Ben / Zulio / KaiPilger / Mark Bonika / Campus Party Mexico / Clean Wal Mart