Vuelven las hipotecas

El mercado hipotecario, a punto de domeñar la pandemia con las vacunaciones masivas, se recupera con la adquisición de más viviendas y con unos clientes que prefieren abrumadoramente hipotecas de tipo fijo

Los primeros meses de este 2021 ya mediado han sido testigos de la recuperación del mercado de las hipotecas, después de muchos mese de estar de capa caída.

Dos hechos se han conjugado para la recuperación de este importante subsector financiero, como son que ha habido un aumento de la demanda que se a sumado a unos tipos en mínimos históricos.

Inclusive, en pocos meses, podríamos estar a un nivel de actividad prepandemia, los mismos niveles de hipotecas que antes de que el SARS-CoV-2 provocase un desbarajuste del sistema financiero mundial.

Mejor dato mensual desde hace diez años

Es lo que se ha vivido el pasado marzo, con casi 40.000 hipotecas firmadas, lo que supone el mejor dato mensual en las series históricas de los últimos diez años.

La ganancia es evidente, y supone haber firmado un 40% más de hipotecas con respecto al mismo mes del año 2020 y un 19,3% más que el año anterior, nos referimos al 2019.

Lo que más se ha contratado ha sido hipotecas a tipo fijo, lo que supone que durante toda la «vida» del préstamo se va a pagar la misma cantidad.

La de tipo fijo es un tipo de hipoteca codiciado tanto por los hipotecados como por las entidades financieras, y esto porque los primeros tienen la seguridad que pagarán la misma cantidad durante toda la deuda.

En el caso de las entidades financieras, las hipotecas a tipo fijo les dan una gran tranquilidad, debido a que el riesgo que asumen es inalterable y estable.

Sin embargo, no suben las compraventas

Aunque pueda suponer paradójico, las compraventas no suben todo lo que se debiera de suponer, de manera que están más bajas que las que se lograban en el 2019.

Es lo paradójico del asunto, ya que en marzo del 2021 solo han superado en un 1,5% las cifras que se lograron en el mismo periodo del 2020, mes en el que debemos recordar vivimos lo más cruento del confinamiento.

En el 2019, también en el mes de marzo se realizaron 133.860 operaciones de compraventa, muy cercanas a las operaciones dos años después, en un contexto en el cual ya resulta claro que salimos de la pandemia.

Lo que si se adivina sin ambages es que el mercado hipotecario va recuperando la normalidad e inclusive algunos analistas anuncian que estamos a las puertas de un mercado inmobiliario que volverá a estar desbocado.

Evolución del mercado

Como ya hemos indicado, el mercado hipotecario opta en su gran mayoría por el tipo fijo, suponiendo el 56,2% de lo firmado en el mes de marzo de 2021.

Los expertos aducen que en estos momentos el tipo fijo es la opción más atractiva para los nuevos hipotecados debido a que nos encontramos todavía ante un entorno enormemente volátil.

Aunque la recuperación se adivina en el horizonte, todavía la misma avanza a velocidad moderada y hay muchas incógnitas por despejar: habrá nuevas variantes del SARS-CoV-2, seguirán siendo efectivas las vacunas…

A pesar de que las hipotecas de tipo fijo ofrecen unos intereses mayores que las de tipo variable, para el hipotecado saber cual es la cuota mensual que va a tener que pagar durante toda la vida del crédito ayuda a darle seguridad.

En el pasado mes de marzo, el interés de las hipotecas de tipo fijo se encontraba en el 2,75%, lo cual supone una rebaja con respecto al mismo mes del 2019, cuando dicho interés estaba fijado en el 3,11%.

Ligera recuperación del Euribor

El Euribor es el indicador con respecto al cual se indexan las hipotecas de tipo variable, y el pasado mes de marzo estaba en el -0,481%, después de que enero tocase suelo con un interés del -0,505%.

Pero estos datos pueden dar lugar a equívoco: los tipos negativos no informan de que los bancos nos paguen por contraer una hipoteca, y todo parece indicar que el Euribor se irá recuperando progresivamente.

En una hipoteca de tipo variable, es el préstamo el que está sujeto a variaciones de interés, mientras que otra parte de la hipoteca, denominado diferencial permanece estable durante toda la hipoteca.

Por lo general, las hipotecas de tipo variable cuentan con un periodo de «vida» más larga que las de tipo fijo, por lo que suelen ser más beneficiosas para los propietarios de la vivienda.

Una propiedad inmobiliaria más barata

Y como consecuencia son hipotecas de menor cuantía las que se contratan, alcanzando en 2021 una inversión media de 137.700 euros, siendo más baja que la necesaria en el 2020.

El perfil de los hipotecados también ha cambiado en este largo año de pandemia. Ahora son personas de mayor edad y en mejor situación económica, tal como se puede leer en El impacto de la crisis sanitaria del covid-19 sobre el mercado de la vivienda en España, publicado por el Banco de España.

Por ello, y por lo que los más mayores tiene mejores tasas de ahorro pueden tener un más rápido acceso al crédito de entidades financieras para hipotecas, pero no solo.

Los más jóvenes que pretenden acceder a una hipoteca viene lastrado por bajos salarios y una enorme inestabilidad laboral, cosa que precariza el tipo de vivienda a la que pueden acceder, habitualmente en alquiler.

El precio de la vivienda se mantiene estable

Aunque muchos agoreros pronosticaban que el precio de la vivienda caería producto de la pandemia de SARS-Cov-2, la realidad es que el mercado inmobiliario se ha mantenido estable a pesar de todo.

Inclusive según los datos que aporta el Instituto Nacional de Estadística (INE) el precio de la vivienda se ha apreciado, en este primer trimestre de 2021, un 0,9%.

También se puede apreciar que el aumento del precio de la vivienda está en dependencia del lugar donde se encuentra esta.

Mientras que, en Canarias, Navarra, La Rioja y la Región de Murcia los precios han bajado, si han aumentado en Asturias, País Vasco, Aragón y Baleares, manteniéndose estable en el resto de los territorios.

Las razones de la subida en las compraventas

Una de las principales razones es que, con la pandemia, se aplazaron muchas decisiones de compra, con lo que ahora, a punto de domeñar al SARS-CoV-2, la demanda se reactiva.

También tiene que ver en el aumento de las operaciones que, con la pandemia, muchas familias han llegado a la conclusión de lo importante que es contar con un jardín o un balcón en la posibilidad de nuevos confinamientos.

De hecho, las viviendas que se compran ahora o bien son unifamiliares o pareados, o en le caso de los pisos estos son de más metros cuadrados.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Jon Gorey / Mike Mozart / Matthew Rutlegde / U.S. Department of Agriculture / Billie Grace Ward / Curt Gibbs / Mike Fleming / Wonderlane