Fusiona, que algo queda

El mercado de las fusiones, tanto en nuestro país como en el resto del mundo, está que echa chispas, con un aumento más que evidente, en el año 2021, en número de operaciones y en el monto económico de las mismas

Con la llegada del 2022 las fusiones empresariales se aceleran en España, mientras que el 2021 queda como un buen año donde se movieron 122.000 millones de euros en ese tipo de operaciones.

La mayor parte de las operaciones han sido protagonizadas por fondos de capital riesgo, que ante las favorables perspectivas económicas pretenden hacer «caja».

Algunas de las empresas que están en proceso de fusión son Glovo, Telxius o Euskaltel, por lo que el furor de las fusiones se extiende en múltiples sectores.

En el caso de Glovo, la germana Delivery Hero se convierte en su principal accionista, haciéndose con el 80% del capital social de la que hasta ahora era una empresa de capital mayoritariamente español.

Anticíclico y enorme

Paradójicamente, a pesar de que 2020 y 2021 han sido años de mal desempeño económico, se han acelerado las fusiones empresariales en nuestro país.

Además, muchas de las «operaciones» han sido de gran calado, tanto por su volumen como su trascendencia: Telxius, Euskaltel, Glovo e inclusive la operación de Burger King, donde RBI se ha convertido en su principal accionista.

Si sumamos las fusiones nacionales y las internacionales, se han firmado 3.000 operaciones en el pasado 2021, según los datos que maneja la plataforma Transactional Track Record (TTR), lo que supone un 25% más de operaciones que con respecto al año 2020.

Las cifras que se manejan también son enormes: se cifra en 122.700 millones de euros tanto en el ejercicio 2020 como en el 2021, superando en casi 30.000 millones de euros logrados en el 2019.

En cuanto a las razones que explican esa exuberancia en las fusiones se encuentran las políticas monetarias expansivas y la especial actividad de los fondos de inversión riesgo que son los que están protagonizando la mayor parte de las fusiones.

Capital semilla

La mayor parte de las inversiones que realizan los fondos de capital riesgo tienen que ver con el capital semilla, esto es, estos fondos están comprando empresas relativamente pequeñas.

La estrategia de esos fondos de capital riesgo tiene que ver con hacer «engordar» esas empresas, fusionarlas con otras, y lograr compañías con la suficiente masa crítica como para que tenga la suficiente entidad como para sacarlas a bolsa.

Solo en España, en el 2021, se lograron 841 de esos acuerdos de fusión, suponiendo 750 millones de euros de capital, con un crecimiento del 20% con respecto al ejercicio anterior, el del 2020.

Crecimiento en todos los nichos

En cuanto al tipo de operaciones, las que más crecen, un 44%, son aquellas que supone capitales de más de 100 millones de euros, siendo una de las mayores operaciones la de Urbaser.

La empresa en cuestión, que ACS vendió a un inversor chino, ha sido endosada a Platinum por un precio de 3.500 millones de euros, lo que supone una de las operaciones de mayor cuantía que se han realizado en el 2021.

Por otro lado, otras fusiones sonadas han sido la de Burger King, Apax, Oakley, Job & Talent y la de Softbank, por citar solo algunas de ellas.

Otro nicho que también ha tenido un buen desempeño en el 2021 es la de las startups y adquisición de pequeñas empresas tecnológicas, que han movido una inversión de 1.923 millones de euros en el anterior ejercicio.

En ese mismo tipo de operaciones del ecosistema de pequeñas empresas tecnológicas que se acaban fusionando, movieron el año pasado solo 883 millones de euros, lo que habla bien a las claras la buena salud de ese nicho.

Concentración de capital

Los fondos de inversión y de capital riesgo también se han visto reforzados por el capital de inversores que quieren realizar operaciones a futuro.

En lo que tiene que ver con los fondos españoles, los mismos captaron 2.584 millones euros en el 2021, un montante desconocido hasta ahora.

Con esas cifras los fondos de capital riesgo y de inversión tienen dispuestos 5.000 millones de euros para adquisiciones, a lo que hay que sumar el dinero que los fondos extranjeros tienen dispuesto para adquisiciones en nuestro país.

Telxius, una de las joyas de la corona

Telxius nace cuando Telefónica decide agrupar todas sus torres de comunicaciones y de telefonía móvil en una filial que recibe el nombre de Telxius y que está participada por el fondo KKR y Amancio Ortega.

La filial Telxius acaba de ser absorbida por American Tower y la operación de adquisición se ha saldado con una minuta de 6.000 millones de dólares.

Otra de las joyas de la corona, al menos para ACS era su área de servicios industriales que ha sido vendida a Vinci teniendo una valoración de 5.500 millones de euros, desconociéndose a día de hoy por cuanto se ha producido la venta.

Pero sin duda la que se puede calificar como la operación del año ha sido la absorción de Euskaltel por MásMóvil, lo que ha permitido crecer a la empresa que fundase Meinrad Spenger, lo que la consolida como la cuarta operadora, por tamaño, de las que operan en España.

Los que verdaderamente hacen caja

Que no son ni las empresas absorbidas ni las compradoras, sino los asesores financieros y legales que asesoran en estos procesos de compra y absorción.

En ese aspecto, y en España, la consultora que se ha hecho con el cetro es PwC, que destrona a Deloitte como la asesoría que ha hecho el mejor negocio son sus labores de asesoramiento e intermediación.

La consultara fundada por George Touche ha realizado, en el 2021, un total de 138 operaciones valoradas en 31.600 millones de euros.

Tras ella se sitúa Deloitte, que ha desarrollado 102 operaciones con un montante de 18.000 millones de euros, muy por delante de otras consultoras como EY, KPMG y BDO, que aun con todo se encuentran un año más entras las «grandes».

Fuente – el diario / Glovo en Wikipedia / MásMóvil en Wikipedia / Deloitte en Wikipedia

Imagen – Anthony Cramp / bfishadow / Tobyas Reaper / Proximity Space / Jason Baker / Zaqarbal / Edwin van Buuringen

Aumentar la tributación de la gran empresa

La OCDE y el G-20 han llegado a un acuerdo para lograr que las grandes corporaciones tengan que pagar impuesto de sociedades homogéneo en los cinco continentes, para evitar de ese modo que muchas de ellas acaben tributando en paraísos fiscales

Es lo que espera el gobierno con una nueva batería de medidas fiscales, con el objetivo de recaudar hasta 2.300 millones de euros más.

De lo que se trata es de transponer el acuerdo al que han llegado los países que forman parte de la OCDE y el G-20, y que se basan en un aumento del impuesto de sociedades de la gran empresa y las multinacionales.

El objetivo es superar marcos tributarios, como la tan cacareada Tasa Google, que han demostrado una mínima efectividad

Llegar a los estándares europeos

Aunque en una reforma reciente, el gobierno español ya logró que el tipo de tributación efectivo llegase al 15%, quedan algunos flecos que todavía hay que cortar.

Entre estos se encuentra el lograr que las multinacionales españolas tributen por el conjunto del beneficio que se logra tanto en España como el de las filiales que la gran empresa española tiene en otros territorios.

Hasta ahora, la legislación fiscal que se aplica a la gran empresa, el beneficio logrado fuera de nuestras fronteras tiene una exención del 95% a la hora de tributar.

Esa peculiaridad hace que la reforma haya quedado en «agua de borrajas», ya que los beneficios que obtiene las multinacionales españolas en territorio patrio son una mínima parte de su negocio.

Nuevos acuerdos de fiscalidad

Es lo que se ha logrado en foros de tanta solvencia económica como el G-20 o la OCDE, unos acuerdos que implican el 90% del Producto Interior Bruto que se genera en el planeta, en lo que se supone unas medidas de efectivo cumplimiento.

Uno de los principios de esas medidas permitirá a los estados que reclamen a las multinacionales un pago efectivo del 15% en todos sus territorios, abonando la diferencia de lo que no hayan pagado hasta ese porcentaje.

En concreto: Si una gran empresa solo ha tributado por el 8% del global de sus beneficios, el país donde la multinacional tenga la sede podrá exigir que se tribute hasta el 15%.

Con estas nuevas medidas el Ministerio de Hacienda estima que se podrían recaudar en cada ejercicio fiscal hasta 2.300 millones de euros más.

Las empresas que verían como aumenta su fiscalidad son aquellas que tienen una facturación anual por encima de los 750 millones de euros.

Bajo la lupa de la Agencia Tributaria

A pesar de que el impuesto de sociedades está actualmente, para la gran empresa y las multinacionales, en un 15%, la Agencia Tributaria sigue la pista a las grandes multinacionales españolas.

Según las estimaciones de la Agencia Tributaria, existen 122 grupos empresariales españoles que facturan más de 750 millones de euros anualmente, de los cuales 57 han tributado menos de ese 15% global.

En una proyección, la Agencia Tributaria tiene conciencia de que de los 35 grupos empresariales que menos tributan la hacienda púbica podría obtener 3.000 millones de euros de transponer lo acordado en la OCDE y en el G-20.

En otra proyección de aquellas empresas que tributan menos del 15% de impuesto de sociedades, la tributación podría aumentar en 5.000 millones de euros.

Las verdaderamente grandes

Es otro de los pilares del acuerdo de la OCDE, y tiene como objetivo aquellas empresas que facturan más de 20.000 millones y que obtiene un beneficio de más del 10% de su facturación.

En ese grupo se encuentran las grandes tecnológicas, y en especial lo que se denomina el consorcio GAFA, acrónimo de las iniciales de Google, Apple, Facebook y Amazon, lo que también se conoce como Big Four.

En esta categoría tan exclusiva la única multinacional española que encontramos es Inditex, el imperio textil global, con decenas de marcas, que fundase Amancio Ortega y que ahora dirige su hija Marta.

La sustituta de la Tasa Google

La intención de la OCDE y de los países que forman parte del G-20 es que el nuevo marco tributario sustituya a la denominada Tasa Google, que tan inoperante se ha mostrado en su recorrido.

En el 2021, esa figura tributaria solo ha recaudado 166 millones de los 1.200 que se habían planteado como meta, aunque posteriormente en el presupuesto quedó consignada una partida de 980 millones.

Lo que se pretendía gravar con la Tasa Google eran las ventas de publicidad online, venta de datos e intermediación digital, aunque las tecnológicas objeto de ese tributo han repercutido el mismo sobre sus clientes.

Con la nueva batería de medidas tributarias lo que se pretender evitar es que las multinacionales acaben tributando la mayoría de sus beneficios en países que son, de facto, paraísos fiscales.

Con un impuesto de sociedades global lo que se evitaría es la competencia entre determinados estados por dar las mejores condiciones financieras, muchas veces de elusión fiscal, para que grandes corporaciones trasladen a ellos sus sedes fiscales.

Historia de una elusión

La Historia de como las multinacionales han logrado imponer técnicas de elusión fiscal comenzó a mediados del siglo XX, cuando muchas empresas se expandieron a mercados globales.

En un primer momento la elusión fiscal la lograban las empresas globales mediante el pago de royalties dentro la misma empresa, pagando las filiales enormes royalties a la matriz ubicada en un paraíso fiscal.

Otra de las añagazas que utilizaban, y todavía utilizan las multinacionales para eludir impuestos consiste en realizarse compras entre las diversas empresas de un grupo empresarial, con unos precios muy por encima del precio de mercado.

Pero la creatividad fiscal no tiene límites y las grandes corporaciones mantienen con los estados un juego del gato y el ratón: a medida que los estados imponen nuevas reglas tributarias, las grandes corporaciones trabajan para orillarlas.

En el caso de nuestro país, se espera que los socios de gobierno, PSOE y Unidad Podemos lleguen a un acuerdo para lograr una fiscalidad más progresiva, a la que posteriormente se sumarían otras formaciones políticas.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Presidencia de la República Mexicana / European Parliament / Center for Global Development (CGD) / Naotake Murayama / U. S. Secretary of Defense / Keith Bellvay / Erica Ashleson

El final del dinero barato

Ante una inflación desbocada, el Banco Central Europeo podría retrasar su intención de encarecer el precio del dinero, e inclusive podría cambiar de parecer en la intención de reducir la compra de deuda pública que realiza todos los meses desde el año 2014

La economía mundial lleva meses amenazando con marejada, por lo que el Banco Central Europeo, preocupado por la escalada de la inflación, se plantea una subida de tipos de interés en los próximos meses.

A pesar de ello, y por el momento, Christine Lagarde tiene firmemente orientado el rumbo y a mantener la política económica del BCE, al menos mientras se pueda.

Sin embargo, la excesiva inflación está provocando pánico en los parqués, por lo que puede ser el momento indicado a ir retirando, paulatinamente, los estímulos que han transformado la economía europea en una balsa de aceite.

El precio del dinero

Por el momento, el Consejo de Gobierno del BCE ha decidido mantener el interés con el que presta el dinero a las entidades financieras en un 0,5%.

Pero también ha decidido que a partir de marzo dejará de comprar deuda pública de los países miembros, que le cuesta a las arcas del BCE, anualmente, la enorme cantidad de 1,85 billones de euros.

Además, se da la circunstancia de que, en estos primeros compases de 2022, la cantidad de deuda pública que ha comprado el BCE ha sido mucho menor que en el trimestre anterior, lo cual ya marca una tendencia.

En el otro plan de compra masiva de deuda pública, el denominado APP, a cada mes que pasa se reduce en 10.000 millones de euros la cantidad invertida; en concreto en el pasado mes de enero se han invertido 30.000 millones de euros.

En cuanto al precio del dinero, aunque en un principio Christine Lagarde había considerado que el mismo no se debería modificar, en pasado jueves no negó que probablemente aumentaría del 0,5% actual.

Una inflación desbocada

La inflación en la zona euro campa por sus respetos, y además está desbocada: en enero marcó el récord del 5,1%, cuando el objetivo del BCE para ese periodo era solo del 2%.

A pesar de ello desde el Banco Central Europeo se espera que la inflación disminuya de manera espontánea, es por lo que el BCE mantiene programada la retirada de estímulos.

Sin embargo, ahora la entidad emisora prevé que será necesario ayudar a los países miembros para domeñar una inflación que amenaza con «comerse» el crecimiento de las economías en el pasado 2021 y en este 2022.

De hecho, nadie descarta que haya que intervenir de nuevo sobre el precio del dinero y, llegado el caso, volver a los tipos negativos para reactivar una economía que hace relativamente poco tiempo estaba en la UCI.

Elevar los tipos

Después del desbarajuste que provocó la pandemia de SARS-CoV-2, hasta el año pasado, los tipos de interés que sirven de referencia para vender el dinero a otros bancos, estaba en negativo desde el 2014.

En cuanto a la compra masiva de deuda pública de los países miembros, el principal «bazuca» que ha utilizado el BCE, la entidad seguirá con esas compras por lo menos hasta octubre del 2022.

Pero para el proceso de recuperación por el que trabaja, y prevé el Banco Central Europeo, es necesario que la inflación este por debajo del 2%, cosa que no está sucediendo, y es esa inflación la que se pretende domeñar.

De hecho, las previsiones de la institución financiera que gobierna Christine Lagarde, eran tan halagüeñas que preveían que la inflación, en el 2023, no llegaría siquiera al 2%, algo que ahora está en duda.

A pesar de pecar de optimismo, los economistas del BCE habían previsto tres escenarios, y se está cumpliendo la peor de esas simulaciones, que era la del escenario en el que la inflación se instalaba por encima del 2%.

La crisis ucrania no ayuda

Pero no solo para las perspectivas económicas europeas, sino para la economía mundial la virtualidad de una invasión rusa a Ucrania amenaza con negros nubarrones, de lo cual se han hecho eco las bolsas de valores de los cinco continentes.

En el caso concreto de Ucrania, país en el continente europeo, aunque a algunos les pese, está haciendo naufragar la economía, algo esperable ya que por lo general los inversores huyen del riesgo siempre que pueden.

En la peor de las situaciones, ante una invasión rusa, Estados Unidos y la Unión Europea han avisado a Vladimír Putin que las sanciones podrían desconectar a Rusia de la economía mundial.

En ese caso una de las represalias rusas seria «cerrar el grifo» de su gas a los países europeos que reciben la mayor parte del gas que necesitan de lo que fuera la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Eso supondría un desbarajuste a muchas industrias que utilizan el gas como energía para fabricar sus manufacturas y también afectaría a la generación eléctrica de muchos países, incluida España.

¿Volver a la energía nuclear?

Sería una de las bazas que podrían jugar muchos países europeos, ahora que desde la presidencia del Comité Europeo se ha logrado «colar» la energía nuclear como energía verde, algo que nadie se explica.

Bien es cierto, sin querer hacer demagogia, que la energía nuclear es ilimitada, limpia y de las más seguras que existen, aunque como sucede con los accidentes aéreos, cuando se produce uno mueren miles de personas.

Un caso de casi autosuficiencia energética es en Europa el de Francia, un país que tiene decenas de centrales nucleares, los últimos accidentes graves fueron en los años 80 del pasado siglo.

Francia va a ser, con mucho, el país que menos sufriría si Rusia optase por «cerrar el grifo» de su gas, aunque ante eso desde la Unión Europea ya ha desarrollado estrategias que se activarían en caso de que eso sucediese.

En esa nueva estrategia es vital España, que podría almacenar en su territorio el gas que viene de Marruecos y Argelia para posteriormente distribuirlo por los países europeos con barcos metaneros a través del Mediterráneo.

Fuente – el diario

Imagen – Jim Woodward / Influenzia Marketing / Images Money / Kārlis Dambrāns / 7th Army Training Command / John Fielding

Elon Musk, el éxito de un visionario

Su nombre es sinónimo de éxito empresarial, pero también de un pensamiento, que, en mor de lo políticamente correcto, denominaremos pensamiento lateral. De su mano, que como la del rey Midas convierte en oro todo lo que toca, nos encontramos con PayPal, Tesla, SpaceX o Hyperloop

Aunque se le conoce más por sus extravagancias, algunos lo llamarían pensamiento lateral, la realidad es que inversores y los mercados confían en el muñidor de éxitos empresariales como PayPal, Tesla y SpaceX, por citar solo tres.

Además de un empresario de éxito, Elon Musk es además un mago de la comunicación y sus mensajes calan, no en vano en la red social Twitter tiene 66 millones de seguidores.

Su dominio de la comunicación lo volvió a demostrar en una reciente conferencia dictada desde las impolutas instalaciones de la nueva fábrica de Tesla en Austin (Texas).

Musk respondió en tiempo real a las preguntas que le lanzaban los participantes en la conferencia desde un hotel neoyorquino.

Opiniones poco políticamente correctas

Elon Musk no es que digamos un CEO al uso ni políticamente correcto en sus opiniones; en la conferencia citada, entre las risas de la audiencia, llegó a decir que los consejeros delegados no sirven para nada.

La opinión era aventurada habida cuenta que la mayoría de la audiencia de la conferencia neoyorquina eran precisamente…consejeros delegados de importantes empresas norteamericanas y europeas.

Y esa solo fue una de las perlas que soltó. Aquí va otra: ante la pregunta de que sí se deberían imponer mayor tributación a los superricos, el dijo que no iba a quitar a los gobiernos el trabajo, máxime cuando han demostrado que son altamente ineptos para llevar a cabo dicha redistribución.

También considera que el mundo no se encuentra superpoblado y que la solución es tener más hijos, diciendo que él es un buen ejemplo de ellos, ya que tiene seis retoños.

El hombre más rico del mundo

En la última revisión que ha hecho la Bloomberg, Musk ha quitado la corona a Jeff Bezos, y se ha convertido en el hombre más rico del mundo, con una fortuna personal de 282.100 millones de dólares.

En él conviven diferentes Musk, además del avispado empresario nos encontramos a una persona a la que le vendría bien el calificativo anarcocapitalista, una denominación muy en boga entre los superricos.

Sus opiniones también son extremas, con «perlas» como que la única salvación de la humanidad es colonizar otros planetas o que los robots dominarán a nuestra especie si no lo evitamos de alguna manera.

Mientas que lanza esas opiniones catastrofistas, sus empresas siguen invirtiendo en mejorar la tecnología, habiendo logrado que un primate pueda jugar a un videojuego únicamente con su mente.

El Muskismo

Tal es su trascendencia mediática y su potencia empresarial, que algunos analistas creen que Elon Musk ha inventado un nuevo tipo de capitalismo que han bautizado con el nombre de Muskismo.

Las características del Muskismo, término acuñado por la historiadora Jill Lepore, se caracterizaría por un capitalismo extravagante y extremo.

Eso propicia un tipo de empresas donde su valor, además del valor de la acción, lo determina la fantasía de los gestores de esa industria.

Y Elon Musk, si algo ha sido, es un visionario que ha tenido ideas futuristas que finalmente han cuajado: de la misma manera que la idea de PayPal estaba adelantada a su tiempo, algo parecido sucedió con Tesla.

No nos olvidemos que el objetivo final de Tesla, además de fabricar vehículos completamente eléctricos es que acaben siendo también dirigidos no por conductores humanos, sino por inteligencia artificial.

La idea emboscada detrás de SpaceX también puede ser calificada como ciencia ficción, al menos a estas alturas del siglo XXI: el objetivo final es llevar a buena parte de la población mundial a vivir en colonias en Marte.

Tesla rompe todas las escalas

Tesla, el fabricante de vehículos eléctricos que aspiran a la conducción autónoma, es el desempeño empresarial que mejores «números» muestran.

Cuando surgió la empresa, las acciones cotizaban a 10 USD, doce años después cada título tenía un valor de 1.068 dólares, teniendo a principios de 2020 una capitalización bursátil de 117.000 millones de dólares.

Una de las últimas noticias, que ha hecho subir todavía más el título, es que Tesla proporcionará a Hertz – una de las empresas de alquiler de vehículos más grandes del mundo – un total de 20.000 vehículos eléctricos.

Musk también es capaz de utilizar a la opinión pública en su propio beneficio, y en esa «clave» se debe de entender la pregunta que hizo en Twitter si debería de vender el 10% de las acciones que poseía en Tesla.

El 60% de los que opinaron contestaron que sí y Musk vendió sus acciones, aunque posteriormente su calculada maniobra le sirvió para no tener que pagar los impuestos derivados de stock options que poseía sobre esas acciones.

Con viento de cola

Los buenos números de Tesla tienen que ver también con una opinión pública, que convencida que de seguir así acabaremos sin planeta donde vivir, ve con buenos ojos la movilidad eléctrica.

A ello se une que los vehículos Tesla son los mejores en su segmento y que los precios prohibitivos que tenían no hace tanto tiempo se han moderado.

Un gigante con pies de barro

A pesar de ello, son muchos los analistas financieros que consideran que el título de Testa está sobrevalorado y que solo se podrá mantener por encima de los 1.000 USD en caso de que en el próximo año logre vender entre 10 y 11 millones de vehículos.

Otros elementos indispensables para mantener la capitalización bursátil de la compañía pasan por reducir los costes de diseño y fabricación de los vehículos y que la membresía que va a lanzar del software de asistencia a la conducción tenga éxito.

Además, en el caso de Tesla, el éxito de la compañía también depende de factores que no están al alcance, al menos aparente, de Elon Musk, como que para el 2035 la Unión Europea prohíba los vehículos con motor de combustión.

En la consecución de ciertas hipótesis se puede entender que Tesla acabe de abrir una factoría en Shanghái, ya que se espera que para el 2025 una cuarta parte del parque automovilístico chino no utilice motores de explosión.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Steve Jurvetson / Ron Frazier / rblood / Brian Snelson / Maurizio Pesce

Sanción ejemplar a Google

Google ha sido multada por la Comisión Europea con casi 2.500 millones de euros por prácticas que vulneran las leyes de competencia de la UE, aunque a los de Mountain View todavía les queda la posibilidad del recurso. Apple parece que será al siguiente

A casi 2.500 millones de euros ha sido sancionada Google por vulneración de las leyes de la competencia por el Tribunal General de la Unión Europea.

La multa proviene del hecho de que Google privilegia sus productos, con respecto a su competencia, en su motor de búsquedas.

El demandante ha sido la Comisión Europea, y refrenda la sanción que fue puesta en el año 2017, a pesar de que la demanda ha estado recurrida todos estos años.

Ante la sentencia del TGUE todavía cabe recurso ante el TJUE, por lo que Google no tendrá, por el momento, que rascarse el bolsillo para pagar la cuantiosa multa.

A pesar del montante de la sanción, para los resultados económicos que logra Google en Europa, la multa no es más que calderilla.

Una sentencia meridianamente clara

Los jueces sentencian que Google lleva tiempo valiéndose de su privilegiada situación para favorecer, en las búsquedas, a sus propios productos sobre los de la competencia.

Sin embargo, todavía no cabe entonar victoria, debido a que la sentencia todavía es recurrible ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Del montante total de la sanción, casi 524 millones de euros los tendrá que pagar Alphabet, que no es otra que la empresa matriz de Google, en un contencioso que se inició en el 2015.

Fue en ese año cuando la comisaría de la competencia, liderada por Margaret Vestager abrió una investigación para determinar si Google privilegiaba a sus productos sobre los de la competencia.

Las pesquisas se centraron en el buscador Google Shopping, el comparador de precios de Google, determinando que efectivamente se producía ese comportamiento desleal que atentaba contra las leyes europeas de la competencia.

Una práctica habitual

La investigación, que culminó en una sanción de casi 2.500 millones de euros, no era una más de las que el ejecutivo europeo instruye sobre las tecnológicas como Google o Apple.

En una de dichos procesos abiertos por Europa, se determinó que las subvenciones que Irlanda otorgaba a la multinacional Apple eran de todo punto de vista ilegales y que la compañía que comanda Tim Cook tenía que devolverlas.

En el caso de Google la Comisión Europea razonaba la sanción afirmando que Google es el principal motor de búsqueda de la Unión Europea.

La comisión también aducía que los usuarios del buscador de Google solo se suelen fijar en los primeros resultados de las búsquedas que es donde Google solía colocar sus productos.

La Comisión Europea considera probado que inclusive cuando los precios de los bienes a comparar son de menor precio entre sus competidores, Google sigue colocando en las primeras posiciones de la búsqueda sus productos.

Los magistrados rechazaron por completo los argumentos de Google que defendía que sus productos aparecían en los primeros resultados de las búsquedas producto de la genialidad tecnológica de la compañía.

La aserción del TGUE quedó demostrado cuando sus técnicos analizaron 1.300 millones de búsquedas desde el año 2008 y pudieron demostrar que los productos de Google eran privilegiados en las búsquedas con respecto a los de la competencia.

De la contemporización a la sanción

Hasta el año 2015 al Comisión Europea había intentado templar gaitas con Google y con otras tecnológicas que estaban en su punto de mira, caso de Amazon o Apple.

Pero a partir del 2017 la comisión, ante la falta de respuesta de las tecnológicas, decidió pasar de las palabras a los hechos y comenzó a multar, con sanciones milmillonarias, a esas tecnológicas que vulneraban las leyes de la competencia.

La matriz de Google, Alphabet, acumula sanciones por casi 10.000 millones de euros, y eso solo en aspectos que tienen que ver con la libre competencia.

Récord

La mayor sanción que ha puesto la UE ha sido precisamente a Alphabet: en el 2018 elevó una sanción de casi 4.500 millones de euros, y el motivo fue que la citada compañía obligaba a los fabricantes de smartphone a instalar sus aplicaciones si querían gozar de Android.

Y ahí no queda la cosa, ya que Google tiene otra investigación abierta el pasado junio para investigar si utiliza prácticas monopolísticas en el mercado de la publicidad, con el manido AdWords campando por sus respetos.

Apple también tiene lo suyo

En este caso la acusación de la UE tiene que ver con abuso de posición dominante en cuanto a la distribución de audio bajo demanda, para entendernos de lo que hablan es del servicio Apple Music.

Pero no solo eso, sino que la UE también habría probado que impone comisiones abusivas a Spotify por obras musicales de los cuales Apple tiene sus derechos de explotación.

En caso de que la UE gane el caso ante la justicia europea, Apple se podría enfrentar a una multa de hasta el 10% de su negocio en europea, que en euros contantes y sonantes podría ser hasta 27.000 millones.

Inclusive, Apple se queda hasta con el 30% de la factura de que otras plataformas, caso de Spotify, tiene que pagar por poder «publicar» su música en sus servicios de streaming.

De resultas de lo cual, asevera la Comisaría de Competencia, los que acaban siendo perjudicados por esas prácticas son los consumidores finales que ven como el precio del servicio se encarece.

Como gato panza arriba

Apple por supuesto se ha defendido de las acusaciones de la UE, aduciendo que lo único que hace es comercializar un servicio de música en streaming que puede ser contratado o no por sus potenciales clientes.

Contra lo que por el momento no se ha podido defender es de la acusación de que a las empresas que comercializan sus aplicaciones en App Store les obligue a utilizar su pasarela de pagos.

Todo augura una larga y tortuosa carrera judicial, habida cuenta que siendo Apple la compañía que más efectivo maneja del mundo, pueda contratar a los mejores bufetes de abogados por lo que se puede augurar años de contenciosos judiciales.

Fuente – EL PAIS / CincoDías

Imagen – Robert Scoble / Ryan Wick / Cristhoper Michel / Balkan Photos / Ged Carroll / Roberto Strauss / Rainer Stropek

D-E-R-O-G-A-R, con todas las letras

El tira y afloja entre el PSOE y Unidas Podemos se ha solventado, finalmente, con una declaración del gobierno en el que este se compromete a derogar la reforma laboral del 2012 que propició el gobierno de Mariano Rajoy el Partido Popular

Es el acuerdo al que han llegado, en última instancia, Unidas Podemos y el PSOE, los dos partidos que están coaligados en el gobierno de España y que estaba provocando graves tensiones

A decir de varios medios, la pugna entre Yolanda Díaz, ministra de trabajo y la ministra de Economía, Nadia Calviño ha sido cruenta, ya que mientras desde UP se abogaba por la derogación, Calviño hablaba de reforma.

Aún con todo, todavía quedan muchas horas de negociaciones para que esa derogación adquiera forma de ley, por lo que lo que podríamos calificar como una competición de tug of war.

En uno de los extremos de la soca tira estará la comunista Díaz y en el otro, tirando al alimón, la titular de economía, Nadia Calviño y el ministro de Seguridad Social, José Luís Escrivá.

Derogación

Es como finalmente se va a conjugar el verbo, algo que Calviño suponemos que habrá admitido a regañadientes, sobre todo pensando que desde Bruselas con inflexibles sobre la reforma del mercado de trabajo.

De hecho, el tema es tan importante, que en las negociaciones ha participado de manera directa el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Sobre la mesa, aunque todavía no concretadas, estarán medidas para devolver el poder a las centrales sindicales, de manera que los convenios del sector preponderen sobre los acuerdos que se puedan llevar a cabo en las empresas.

Acabar con los vicios

Sobre todo, con los dos principales, como son la precariedad y la temporalidad en los contratos, que hacen que muchas personas no puedan desarrollar su proyecto vital por falta de seguridad en el empleo.

Aunque a algunos les sorprenda, en el comunicado de prensa que ha emitido Moncloa después de la reunión a tres – Pedro Sánchez, Yolanda Díez y Nadia Calviño – se habla explícitamente de derogación.

Bien es cierto que todavía queda muchos flecos y que la reforma solo se ha pergeñado a grandes rasgos, pero utilizar desde un primer momento el verbo derogar es una muy buena declaración de intenciones, máxime cuando lo certifica el presidente del Gobierno.

Un comunicado muy medido

Como suele ser habitual en los gobiernos, y más en el gobierno de la nación, el comunicado de prensa está muy medido para decir inequívocamente lo que se quiere decir, y no otra cosa.

En ese tipo de documentos, se suelen cuidar hasta las comas, precisamente para que la comunicación sea unívoca y no dé lugar a malentendidos, dejando claro que en la negociación van a participar también los agentes sociales.

En algo en lo que se ha empeñado el PSOE y Pedro Sánchez, es en el hecho de que la patronal tiene que estar, sí o sí, en la firma del acuerdo como una manera de garantizar la paz social.

De la otra parte, es decir, por parte de Unidas Podemos, también consideran irrenunciable que la nueva legislación laboral este, en parte, dictada por los sindicatos, especialmente las dos centrales sindicales mayoritarias, CC.OO. y UGT.

Una Díaz rimbombante

En la posterior comparecencia en el Senado de Yolanda Díaz, y ante una pregunta del PP, la vicepresidente tercera se ha mostrado taxativa al reconocer que van a acabar con los errores de la reforma laboral del PP y lograr mejorar la vida de los trabajadores españoles.

Del mismo modo, tanto Díaz como el resto de los miembros del gobierno que han participado en la negociación, han dejado claro que, después de haber logrado el acuerdo, ahora lo que hay que hacer es negociar.

Como en cualquier otro tipo de acuerdo, ahora lo que hay que negociar es la «letra pequeña», que normalmente es donde se encuentra la sustancia de todo pacto, además teniendo en cuenta que existe otro negociador que no está presente, nos referimos a la Unión Europea.

El fondo del acuerdo se va a negociar a varias bandas, estando presentes las ministras de economía y trabajo y el ministro de Seguridad Social, esperándose también que en funciones de moderación se encuentre presente Pedro Sánchez.

Imposible una derogación total

De ello son conscientes tanto Yolanda Díaz como Unidas Podemos, y ello porque no se puede dejar si legislación laboral a un país, por lo que independientemente de lo profunda que sea, con propiedad estamos hablando de una reforma.

Además, debido al Plan de Transformación y Resiliencia, todos los países de la Unión Europea tienen que presentar a Bruselas un plan con la reforma laboral que van a desarrollar en sus países.

De cualquier forma, antes de desarrollar lo que se ha llamado el Componente 23, esto es la reforma del mercado laboral, el gobierno quiere negociar, en la misma mesa, con las centrales sindicales, CEOE, y Cepyme.

Díaz liderará las negociaciones

Es algo que resultaba innegociable para Unidas Podemos y con lo que el PSOE ha transigido, aunque en la mesa de negociación estará presente Economía e Inclusión social, además de los agentes sociales.

Los dos caballos de batalla como en todas las negociaciones de ese jaez que se han producido en los últimos años serán la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa y la ultraactividad.

Por ultraactividad se entiende que cuando ha caducado un convenio colectivo, el mismo seguirá vigente, en derechos y obligaciones, mientras no se apruebe el siguiente, siendo un salvavidas para los trabajadores.

A esperas de lo que diga la patronal, en lo que están de acuerdo sindicatos y gobierno es en eliminar las causas que hacen que el mercado laboral español sea uno de los más precarios y con mayor temporalidad de la Unión Europea.

Mientras tanto la patronal sigue empeñada en mantener a toda costa la flexibilidad en contratación que se logró con la reforma laboral del Partido Popular en el año 2012, aunque de aquellos polvos vienen estos lodos.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – La Moncloa – Gobierno de España / Patrick Milan / Gunnar Wrobel / Siuloon / Janet Lindenmuth

Crecimiento a la baja

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en una reciente comparecencia parlamentaria, acaba de «enfriar» las previsiones de crecimiento económico para el 2022, que a decir de la entidad emisora, será de solo un 5,6%

Es el anuncio que ha realizado el Banco de España sobre el crecimiento económico del país para el 2022, aguando, en parte, las triunfalistas previsiones del gobierno.

La corrección sobre las previsiones, tal como ha informado Pablo Hernández de Cos, gobernador de la entidad emisora, se realizarán en diciembre.

Al mismo tiempo, Hernández de Cos también ha valorado como por encima del consenso de los analistas las previsiones económicas del gobierno que son las que finalmente se han utilizado como base para los presupuestos.

Reducción significativa de las previsiones

No se trata de recortar décimas en las previsiones, sino que el Banco de España habla de una reducción significativa del crecimiento económico para el año 2022.

La noticia la ha dado el gobernador Hernández de Cos en una comparecencia en el Congreso de los Diputados, sesión en la cual se analizaban los Presupuestos Generales del Estado.

Con ello el Banco de España no hace sino seguir la misma senda que el Instituto Nacional de Estadística, que evalúa que el crecimiento para el último trimestre del año en el 1,1% en vez del 2,8% previsto.

En cierto modo, la disminución prevista del crecimiento económico tiene que ver con factores exógenos a la economía española y que mucho tienen que ver con la economía internacional.

Entre los factores que van a lastrar el crecimiento se encuentran los cuellos de botella que está viviendo la industria y el encarecimiento de la producción industrial y de las materias primas.

Factores a favor y factores en contra

Como en cualquier otra circunstancia de la vida, en estos momentos la economía española se ve lastrada por causas muy determinadas y también impelida por otras.

Entre los factores que están impidiendo la normal recuperación económica tras la pandemia nos encontramos con el recibo de la luz, que afecta a los clientes minoristas, pero también a grandes empresas.

De hecho, de seguir «disparado» el recibo de la luz, hace pensar al Banco de España que de seguir por esos derroteros el PIB se podría dejar un 3% en los próximos años.

Entre los factores que impulsan con «viento de cola» la economía española nos encontramos con la vacunación masiva de todos los grupos de edad, que ha promovido que haya una mayor movilidad y que la hostelería se recupere.

Recuperación a pesar de todo

Sin embargo, lo que resulta incontestable es que la economía española recupera el pulso prepandemia, en un 2019, que, si recordamos, llevaba camino de tener un muy buen desempeño económico.

A pesar de ello, no se llegará al 6,3% de crecimiento del PIB que auguraba el gobierno, y solo se crecerá al 5,6%.

Para el 2022, aunque las previsiones eran de una recuperación del PIB del 7%, solo se llegará a superar, por unas décimas el 6%.

Estas declaraciones de Hernández de Cos son «munición» para el PP, con un líder de la oposición que no ha dudado de calificar como malas las previsiones del gobernador del BDE.

Pablo Casado también ha acusado, sin ambages, de mala previsión en los Presupuestos Generales del Estado, que se nutren de una previsión de ingresos que raya el guion de una película de ciencia ficción.

Las previsiones del equipo económico del Partido Popular para el 2022 habla de un crecimiento del PIB que se quedará estancado en el 5%.

Un buen dato de empleo

Pero lo que resulta incontrovertible, inclusive para el PP – dicen que los datos pueden ser tozudos – es que la recuperación del empleo es un hecho.

Mientras que todavía quedan por «recuperar» 8,4 puntos de PIB para llegar a las cotas de crecimiento pre pandémicas, el empleo está a solo un punto y dos décimas de las cotas de ocupación de antes de la pandemia.

Bien es cierto que todavía hay muchos trabajadores en ERTE, pero todo parece indicar, que ahora que se extienden hasta febrero del 2022, muy pocos de ellos se convertirán en ERES.

Por otro lado, por grupos de edad, han sido principalmente los jóvenes los que han acabado engrosando las listas del paro, y también determinadas regiones, sobre todo las turísticas, se han visto especialmente perjudicadas.

Tiento con las medidas fiscales

Desde el Banco de España, también se es de la opinión de que las políticas de «barra libre» no ayudan en nada a la economía patria y que las políticas fiscales tienen que ser selectivas y quirúrgicas.

Según Hernández de Cos, las medidas fiscales tienen que ser temporales y centradas en lograr la recuperación de los sectores más afectados por la crisis económica derivada de la pandemia de SARS-CoV-2 que todavía no ha desaparecido.

Al mismo tiempo ha hecho un llamamiento a la disciplina fiscal, sobre todo en lo que tiene que ver con el déficit público, no en vano la deuda pública está disparada, ya que debemos el 115% de nuestro PIB.

Una recaudación que no alcanza

El primer indicio que muestra que es muy posible que las previsiones de ingresos no sean realistas proviene del hecho de que las subidas de impuesto del año pasado han recaudado 3.000 millones de euros menos que las previsiones.

Se podría dar el caso de que al no obtener los ingresos previstos para el 2022, el déficit público aumentase debido a que el gasto está consignado en dichos presupuestos y en cuanto a las previsiones de gasto, estas están casi esculpidas en mármol.

A vuelta con las pensiones

Es otra de las partidas que tradicionalmente son fuente de controversia, máxime cuando el gobierno socialista derogo el factor de estabilidad – un magro 0,25% de revalorización – y volvió a indexar las pensiones al IPC.

Para Hernández de Cos esa indexación es un factor de desestabilización, debido a que, al depender de la inflación, un factor externo a la economía española, lo que provoca es la pérdida de competitividad para el país.

Además, en estos próximos años el gasto en pensiones va a aumentar de una manera importante, debido que los denominados babyboomers comienzan a jubilarse.

Los nacidos entre 1946 y 1964 son una cohorte que une a elevados tiempos de cotización unas pensiones abultadas.

Además, hay que tener en cuenta que siendo el español un sistema de reparto, los que están trabajando en estos momentos son los que pagan las pensiones de los jubilados, y en un futuro próximo solo habrá dos cotizantes por cada pensionista.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – NAR REALTOR Party / Kostas Limitsios / Financial Times / Olle Svenson / Mo McFarlland / Nathaniel U. / Win Hide

Habemus presupuestos 2022

De expansivos y con acento social se pueden calificar los Presupuestos Generales del Estado para el 2022, que una vez aprobados por el Consejo de Ministros esperan ahora su aprobación parlamentaria

Finalmente, y aunque por el momento solo en Consejo de Ministros, los Presupuestos Generales del Estado ya están en capilla a expensas de lo que decida el poder legislativo.

Se trata, como ya ha aireado el gobierno, de los presupuestos con el mayor gasto social de la Historia, al menos desde el advenimiento de la democracia.

A eso se suma el dinero aportado por los fondos REACT, que provienen de Europa, y que sumarán 27.000 millones de euros.

Muchas novedades

Se trata de unas cuentas públicas que están dominadas por el gasto social, necesario para que muchos colectivos y sectores puedan remontar vuelo después de la debacle que ha supuesto la pandemia de SARS CoV-2.

Entre las novedades una ambiciosa política de becas para aquellos que quieran opositar a jueces y fiscales, unas largas oposiciones – de media se tardan cinco años en aprobar – y que suponen una sangría económica para las familias de los postulantes.

Con ello lo que se pretende es democratizar ciertos estamentos de justicia, ya que por lo general solo los hijos e hijas de familias pudientes pueden sobrellevar el gasto de un lustro de estudio, a lo que se suma el pagar a los preparadores.

Al mismo tiempo, también el Consejo de Ministros ha decidido incluir en los PGE ayudas al alquiler de vivienda para los jóvenes y un bono de 400 euros, para productos culturales, de devengo anual, para los jóvenes entre 18 y 22 años.

Muñir el acuerdo

Es lo que han tenido que hacer los ministros del PSOE y de Unidas Podemos para limar las asperezas del que es el primer gobierno de coalición de la Historia del último periodo democrático de nuestro país.

Las negociaciones no han sido fáciles y en las mismas UP ha logrado arañar buena parte de sus medidas estrella, como es el imponer a las empresas un mínimo del 15% en el impuesto de sociedades.

A eso se ha sumado la nueva Ley Estatal de Vivienda, otra de las peticiones largamente esperadas por la formación política que liderara Pablo Iglesias Turrión.

La negociación de esa y otras medidas hacen que las nuevas cuentas se hayan retrasado dos semanas y por ello se deban acortar los tiempos para que se puedan aprobar en cortes las cuentas para el 2022.

Unos presupuestos expansivos

Además de tener un fuerte acento social, las cuentas del 2022 también son unos presupuestos expansivos, coincidiendo la munificencia de los mismos con la llegada de 27.000 millones de euros desde Bruselas.

Con un «techo» de casi 200.000 millones de euros, destacan sobre todo por medidas de importante calado social, como es la nueva Ley Estatal de Vivienda y las ayudas al alquiler para los más jóvenes.

Tal como ha subrayado María Jesús Montero, ministra de Hacienda, el 60% del presupuesto está destinado a políticas sociales del más variado espectro.

Desglosando por partidas presupuestarias, casi 13.000 millones de euros van destinadas a políticas destinadas a la juventud, entre las que se encuentran ayudas de hasta 250 euros mensuales para el alquiler de vivienda.

Bono cultura y más becas

Es otra de las novedades, con un montante de 400 euros anuales y que costarán al erario público 220 millones de euros.

El objetivo es, además de reflotar al sector cultural de nuestro país, es que los jóvenes, un grupo de edad que disfruta de la cultura, puedan acceder a artefactos culturales, incluidos los videojuegos.

El gobierno de Pedro Sánchez tampoco se ha olvidado que todo aquel que quiera y tengan el suficiente tesón pueda estudiar con independencia de los «posibles» de su familia, por lo que las becas sumarán 2.199 millones de euros.

Congraciarse con el funcionariado

Los trabajadores públicos también van a ver mejorado sus emolumentos, con una subida del 2%, aunque desde las centrales sindicales la medida se ve insuficiente debido a la subida sostenida de la inflación.

Por otro lado, 2022 también será promisorio para la función pública, ya que el gobierno ha decidido que la tasa de reposición para el próximo año sea del 110% con lo que la función pública ganará en plantilla.

Tal como se han encargado de recordar desde el gobierno, en los tres años del mandato de Pedro Sánchez la OPE ha sido un 73% mayor que la que se produjo en los seis años del gobierno del PP de Mariano Rajoy.

Actualizar las pensiones a la inflación

Es otro de los logros del gabinete bicolor que gobierna España y la subida de las pensiones será mayor que la que han logrado los funcionarios, esto es, superior al 2%.

En este ejercicio la subida de las pensiones para 2022 se indexará a la inflación que se haya producido entre diciembre del 2020 y noviembre de este año, y esa medida se encuentra en estos momentos en trámite parlamentario.

Tal como ha señalado José Luis Escrivá las pensiones mínimas y no contributivas subirán más que el resto, una medida de importante impacto social.

Un impuesto de sociedades del 15%

Un nuevo impuesto de sociedades ve la luz, y será de un mínimo del 15%, en consonancia con la intención que ha mostrado la OCDE y los países que forman parte del G-7, los más industrializados del mundo.

Sin embargo, al los visto, la medida nace con poca ambición recaudatoria, ya que solo afectará al 1% de las empresas, las multinacionales y las más grandes.

La recaudación del nuevo impuesto de sociedades sumará a la Hacienda Pública casi 400 millones de euros y afectará solo a 1.079 empresas.

Nueva fiscalidad

Entre las medidas fiscales también se estrena un nuevo abordaje en los beneficios fiscales de las pensiones individuales.

Las deducciones se aplicarán solo a los 1.500 primeros euros, no como hasta ahora en el cual el máximo exento era de 2.000 euros.

Este paquete de medidas económicas y fiscales han sido definido por el gobierno como unos PGE de la recuperación, pero de una recuperación que alcance a todos y evite que nadie se quede atrás.

Previsiones económicas

El horizonte que augura en lontananza el gobierno y la mayoría de los analistas económicos es de recuperación vigorosa, con un crecimiento para este año 2021 del 7%.

Esas cifras irán en consonancia con la recuperación del empleo, que se augura del 2,7%, con lo que la tasa de desempleo se quedará en el 14,1%.

El déficit público también dará muchas alegrías, ya que en el 2022 se reducirá hasta el 5%, cuando este 2021 terminará con un 8,1%.

A pesar de este halagüeño panorama, el gobierno ha tenido que sacrificar varias partidas, como es el caso de la ampliación de los permisos de paternidad y maternidad, algo que hasta hace seis meses era una «línea roja» para UP.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – La Mocloa – Gobierno de España / Ozzy Delaney / German Poo – Caamaño / Museoviraston Kuvakokoelmat / Kimmo Räisänen / AGC Glass Europe / pxfuel / Mike McCune

El que parte y reparte…

La Comisión Nacional del Mercado de la Competencia acaba de imponer una multa millonaria a varias empresas que participaron en la construcción del AVE por haber formado un Cartel habiendo intervenido ilícitamente en 82 licitaciones. Al mismo tiempo, el aeropuerto de El Prat se convierte en vía de lavado de dinero de las mafias de Gambia

La Comisión del Mercado y la Competencia acaba de multar con 128 millones de euros a ACS, Siemens, Alstom por repartirse contratos del AVE, llegando a calificarlas de Cartel.

Con ello habrían logrado eliminar a la competencia en 82 licitaciones de los cientos que hubo durante 15 años con un presupuesto de 4.142 millones de euros entre 2002 y 2017.

Los contratos tuvieron que ver con seguridad, señalización y comunicaciones en el trazado del AVE, en un periodo de 15 años con al menos 82 licitaciones fraudulentas.

Sanciones millonarias

Las empresas que asumen las mayores multas son ACS con 30 millones de euros, Siemens con 28,9 millones de euros, mientras que Nokia recibe una multa de 24 millones de euros y la francesa Alstom es multada con 22 millones de euros.

Pero las sanciones llegan también a la cúpula directiva de esas empresas, afrontando 10 directivos un correctivo que suma 483.000 euros, aunque uno de ellos por colaborar en las investigaciones verá reducida la cuantía de la multa un 50%.

La CMNC inculpa a esas compañías por haber formado un cartel que se hizo fraudulentamente con 82 licitaciones del Ministerio de Fomento y de ADIF entre los años 2002 y 2017 cuando se estaba construyendo el trazado del AVE.

Los contratos estaban centrados en seguridad y comunicaciones de la infraestructura y se produjeron cuando se estaba construyendo y poniendo en funcionamiento el trazado del AVE.

Alguno de los contratos tenía que ver también con el trazado convencional de la red de transporte por ferrocarril, y no estaba directamente relacionado con el AVE.

Además, los efectos de la actividad ilícita tendrán, en algunos casos, un alcance hasta el 2040, ya que algunas de las licitaciones se desarrollan hasta esa fecha.

Sus orígenes se sitúan a comienzos del año 2000

Según los hechos probados por la CNMC el cartel tuvo su origen en el año 2002, y sus incitadores fueron Thales y la división de ferrocarril de Siemens, con la intención de interferir en la libre competencia y repartirse los contratos.

El acuerdo entre ellas fue hacerse con las licitaciones de RENFE y de ADIF al 50%, aunque posteriormente se ajustó a un 55% y un 45%, y afectó a la tecnología se que utilizó en la señalización del AVE.

En años posteriores se sumaron al ilícito otras compañías como Siemens (2003), Nokia (2007) y Cobra (2008).

Unión Temporal de Empresas

Fue la estructura empresarial que utilizaron los miembros del cartel para hacerse con los contratos, mientras que otros miembros del mismo, hacían ofertas de cobertura para simular que existía la libre competencia.

Las características de las licitaciones no hacían necesario esa estructura, pero de esa manera el cartel podría mostrar más «músculo» en caso de que a las licitaciones se presentase algún competidor.

El menoscabo para la Hacienda públicas se ha cifrado, hasta ahora, en 82 licitaciones por un montante de 4.142 millones de euros durante un periodo de 15 años, teniendo en algunos casos un alcance que llega hasta el 2040.

Una práctica recurrente

No es la primera vez que la CNMC descubre método anticompetitivo para repartirse el mercado, en concreto en todo lo que ha rodeado la construcción, dotación y explotación de la infraestructura del AVE.

Ya en el año 2019 el organismo público que preside Cani Fernández Vicién sancionó con 118 millones de euros a 15 empresas por formar carteles que lograron contratos que tenían que ver con la electrificación del AVE.

Fue durante el proceso de instrucción cuando los registros en las oficinas de empresas que ahora han sido sancionadas alertaron a la CNMC de prácticas anticompetitivas.

De resultas de esa investigación, en el año 2017 al CNMV registró las oficinas centrales de Thales y también las de Bombardier y las de CAF.

España en el circuito del blanqueo de capitales

Desgraciadamente, además de lo ya sabido, nuestro país esta dentro del circuito de blanqueo de capitales a nivel internacional, y se acaba de descubrir que organizaciones delictivas gambianas utilizan nuestro país para «lavar» dinero.

Gambia se ha convertido en un país africano que es centro de un lucrativo negocio de contrabando de drogas y medicamentos, además de tráfico de armas y otros bienes.

Organizaciones que investigan el blanqueo de capitales informan de que España se ha convertido, por la salida de capitales hacia Gambia, en un negocio para una estructura criminal organizada que exporta dinero de origen criminal.

Interpol lo corrobora

La Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL), corrobora que el trasiego de dinero entre las porosas fronteras de los países africanos y Europa, en concreto España, tienen que ver con la actividad criminal.

De hecho, las investigaciones que Aduanas ha realizado rastreos aleatorios en el aeropuerto de Barcelona por las sospechas que muchos de los viajeros del vuelo que une la capital catalana con la capital de Gambia, Banjul, son «correos» de dinero.

De hecho, en el año 2019, fueron trasladados, al menos el dinero declarado, por 2.179 viajeros un total de 73,4 millones de euros, lo cual destacada habida cuenta la poca relación comercial que existe entre España y el país africano.

Las autoridades gambianas también investigan

La nueva terminal del aeropuerto de Yundum luce impoluta después de una profunda reforma, y las autoridades de ese país, superada la emergencia de SARS-CoV-2, esperan que la afluencia de turista desde la UE y de otros continentes.

Últimamente la policía gambiana no da abasto interrogando a viajeros del vuelo con origen en Barcelona que llegan con ingentes cantidades de dinero: el 28 de agosto a dos ciudadanos del país africano se les intervino 152.000 euros en metálico.

Sin embargo, la policía gambiana no pudo interponer una denuncia contra ellos, ya que portaban documentos en los cuales demostraban que eran propietarios de ese dinero, por lo que los policías «se la tuvieron que envainar».

Inclusive los servicios antiterroristas de Gambia tienen puesta la vista en el dinero que ingresa por el aeropuerto de Yundum y las redes informales de lavado de dinero, porque tienen sus sospechas de que pueden ser una fuente de financiación del terrorismo yihadista.

Fuente – el diario / Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia en Wikipedia

Imagen – Daniel Luis Gómez Adenis / influenZia marketing / Luis Zamora / Rob Dammers / Christian Van Der Henst / pxfuel / Security & Defence Agenda / U.S. Army Southern Europe

La mano invisible

Los lobbies, aunque hace mucho tiempo se llamasen de otra manera, siempre han tenido un poder de influencia mayúsculo sobre las decisiones del poder político. Trabajando para defender los intereses de empresas del más variado tipo no se entiende que todavía en España su actividad no esté regulada

Salvo en aquellos países donde su actividad está regulada, caso de Estados Unidos, donde ejercer de tal puede llegar a ser hasta una actividad honorable, estos grupos de presión siempre han estado en la zona gris.

Los grupos de presión gastan todos los años cientos de millones de euros para torcer el brazo a los políticos para lograr legislaciones favorables a los intereses de las empresas a las que representan.

En el precio de la electricidad y en España

Uno de estos lobbies es el de las centrales nucleares que acaba de terciar en la polémica sobre el precio de la electricidad.

Los lobistas de la patronal de las centrales nucleares han advertido que es necesario una rebaja del precio que las empresas pagan por contaminar con CO2 la atmósfera.

Sin esa reducción de precio de los derechos de emisión dicen que la operativa de las centrales nucleares en España se tornará del todo de punto imposible su actividad.

Además, advierten que entonces la energía será mucho más cara, con lo cual el recibo de la luz se pondrá por las nubes, tanto para empresas como para particulares.

Al mismo tiempo, un lobby de consumidores terciaba que sería necesario sancionar a las eléctricas por el excesivo precio de la luz que está abocando a muchas personas en España a situaciones de pobreza energética.

También en Europa

Con el mayor peso del gobierno de Bruselas, muchos lobbies han dejado de tener representación estatal en Europa para ir a presionar a la capital de ejecutivo comunitario.

Solo el sector tecnológico tiene en la sede de la Unión Europea 612 empresas que ejercen como lobistas, gastándose todos los años casi 100 millones de dólares para lograr que la legislación comunitaria se avenga a sus intereses.

Sin embargo, el lobby tecnológico no es, ni con mucho, el que más presión ejerce sobre los gobernantes europeos.

Su actividad y presupuesto se ve ampliamente superado por los lobbies farmacéutico, petrolero, bancario o de la industria química.

Poder asimétrico

Los lobbies, bien es cierto que no se puede generalizar, pueden llegar a tener más poder que los gobiernos, y España es un buen ejemplo.

Los lobistas de algunos sectores empresariales lograron incluir en la legislación española normas legales favorables a los intereses de sus clientes, aunque posteriormente llegara Bruselas a enmendarles la plana.

Por otro lado, estos lobbies tienen un poder casi omnímodo que no tienen los ciudadanos ni las organizaciones de consumidores que se ven obligadas a transigir con leyes que perjudican al ciudadano de a pie.

Inclusive cuando el ejecutivo, tanto a nivel nacional como autonómico y municipal, inician proceso de consulta a la ciudadanía, son los lobistas del sector económico que se trate, los que más logran con sus alegaciones.

Y en principio esos procesos de consulta están diseñados para que sea la ciudadanía la que rubrique los proyectos que realizan las Administraciones públicas, como puedan ser los planes urbanísticos.

Un sector hipertrofiado en Europa

La cantidad de lobistas que existen en Bruselas llegará en poco tiempo hasta la hipertrofia, y eso que los lobbies, en la Unión Europea, se encuentran regulados.

Dentro del sector tecnológico, todos los días casi 150 personas trabajan como lobistas intentando arrimar la ascua a su sardina, para que las empresas que los financian tengan una legislación favorable a sus intereses.

En la capital de las instituciones europeas son casi 40.000 personas las que trabajan como lobistas, de las cuales 1.500 tienen acceso franco al parlamento europeo.

Además, pueden pasearse tranquilamente por los pasillos de parlamento porque su actividad está regulada y aceptada por la UE en los tratados de la unión desde casi los años cincuenta del pasado siglo.

No reconocidos en España

Mientras que los lobbies se encuentran reconocidos y regulados en la Unión Europea no sucede lo mismo en España, donde los grupos de interés no han sido reconocidos nunca por la legislación española.

Desde muchas organizaciones no se entiende que procesos de influencia sobre el poder político que de facto se producen todos los días y que cuentan con un consenso político y social no se encuentren regulados todavía.

Desde algunas instancias se explica esa desregulación producto que regular los lobbies obligaría a que los políticos se tuviesen que regular a sí mismos, algo a lo que parece no son muy proclives.

Controlar a los políticos

Es lo que piden muchos en la Unión Europea, donde recordemos que la actividad de los lobistas se encuentra plenamente regulada.

De lo que se trataría, según el Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO), es que quedase constancia de las dádivas que reciben los políticos comunitarios por parte de los grupos de presión.

Se tratan, en la mayor parte de los casos, de saber cuántos viajes y cuántos regalos reciben sus señorías europeas al cabo del año, consignando también quién realiza esos regalos.

Con esa información lo que se pretendería evitar es comportamientos claramente delictivos y que los lobbies tengan en nómina a políticos que legislan y deciden sobre los intereses de las empresas a las que representan.

Los lobbies quieren ser regulados

Es una de las reivindicaciones del sector, que todavía no se explican porque no se ha legislado sobre ellos en España y siguen actuando en una zona gris, donde tácitamente se consiente sus actividades.

Es el propio sector el que considera que la función de un lobby solo es efectiva y real si su actividad se encuentra regulada, sobre todo debido que su actividad representa muchas veces desde empresas privadas a instituciones públicas.

Actualmente en España los lobbies son utilizados por empresas cotizadas del IBEX 35, PYMES, empresas familiares y sobre todo multinacionales.

Y la actividad de esos lobbies no se hacen «a tontas y a locas», ya que su actuación está plenamente profesionalizada.

Por ejemplo, estos lobbies lo primero que hacen para sus clientes son informes de impacto, en donde miden para quienes les contratan, las consecuencias que podrían tener para ellos determinados cambios legislativos.

Además, la actividad de los lobbies se entiende en unos contextos en los cuales el poder de decisión se ha descentralizado, ya que no recae exclusivamente sobre ejecutivos y parlamentos.

Ahora también tienen poder de decisión otros actores del sector público, como organizaciones no gubernamentales, asociaciones de todo tipo, fundaciones y hasta think tanks del más variado tipo.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Jeffry Zeldman / Clint Mason / Håvar og Solveig / Piqsels / Carlos ZGZ / European People`s Party / pxfuel