¡Viva el vino!

Vega Sicilia compatibilizará a partir de ahora su tradicional negocio vitivinícola con la explotación hotelera en su finca abulense de El Quexigal donde va a habilitar, en el palacete sito en la hasta ahora explotación agraria, de un hotel de 67 habitaciones

España cuenta con muchos de los mejores «caldos» a nivel mundial, y uno de ellos es, por derecho propio el Vega Sicilia.

La bodega, fundada en 1864, lleva casi 200 años produciendo uno de los vinos españoles con mayor reconocimiento internacional, y parece que es ya tiempo de diversificar la actividad.

Por ello, ahora, los propietarios acaban de dar de alta dos sociedades con la intención de incursionar en el negocio hotelero.

Para esas dos sociedades, se ha utilizado como «paraguas» El Enebro, y todo parece indicar que, después de haber logrado la recalificación urbanística de la finca El Quexigal, en la misma se construirá un hotel.

Emprendimiento

La nueva aventura empresarial la van a desarrollar los hermanos Mezquiriz con uno de los hijos díscolos del fundador de EULEN, David Álvarez.

La matriz de las nuevas sociedades es El Enebro, la sociedad familiar que tiene la mayor parte del capital social de la bodega Vega Sicilia, y en la cual está presentes los hermanos Mezquiriz, también el CEO de Vega Sicilia, Pablo Álvarez Mezquiriz.

Las dos nuevas sociedades filiales hacen que ya sean ocho las sociedades filiales que «cuelgan» de El Enebro, y se dedicarán en exclusiva al negocio hotelero y turístico.

Publicado en el BORME

Las dos nuevas sociedades son Finca El Quexigal SL y QX Palace 2, y se constituyeron pocos días antes de que El Enebro celebrase su junta anual de accionistas.

Después de aparecer publicadas en el BORME, el Boletín Oficial del Registro Mercantil, y ese mismo día, 21 de julio comenzaron oficialmente sus actividades mercantiles.

Con un capital, cada una de ellas, de 3.000 euros, el administrador único de ambas sociedades es Juan Carlos Álvarez Mezquiriz, y tiene como único socio El Enebro.

Pero mientras Finca El Quexigal SL tiene como objeto social la explotación agrícola, ganadera y turística de fincas rústicas, la otra sociedad recién cread y también la adquisición, urbanización, parcelación y explotación de fincas rústicas y urbanas.

En cierto modo, la primera de las sociedades tiene como objeto social el mismo que otra sociedad de El Enebro, como es Finca El Quexigal SAU, ubicada en la finca homónima sita en Ávila.

Un hotel

Es el objeto que tiene la sociedad QX Palace 2 que pretende construir la infraestructura hotelera en la finca que cuenta con una extensión de 1.400 hectáreas.

El hotel se alojará en el palacio renacentista que ya existe en la finca, y contará también con las instalaciones auxiliares que también están construidas.

Con todas las bendiciones

La Junta de Castilla y León ya ha aprobado el plan de impacto urbanístico de lo que será la primera instalación hotelera de los Álvarez Mezquiriz.

El proyecto pasa por la construcción de 67 habitaciones de hotel, alguna de las cuales puede llegar a los 80 metros cuadrados.

De esas habitaciones, 38 estarán ubicadas en el palacete, una construcción histórica de 8.000 metros cuadrados y que servía de alojamiento al rey Felipe II cuando se dirigía al monasterio de El Escorial.

Para tener el palacete y el resto de las instalaciones en «estado de revista» es necesario llevar a cabo labores de acondicionamiento que también han sido aprobadas en el plan de impacto ambiental.

La sociedad que explotará el nuevo hotel es la sociedad QX Palace 2, que tiene como objeto social la gestión hotelera, hospedaje hotelero y la tenencia, explotación y venta de hoteles y otras actividades relacionadas con el negocio hotelero.

Explotación agrícola

Hasta ahora la Finca El Quexigal estaba dedicada exclusivamente a la actividad agrícola y era deficitaria, dedicada casi en exclusiva a la producción de miel.

Como actividad accesoria, El Quexigal funcionaba también como coto de caza y en determinadas ocasiones se alquilaban las instalaciones para diversos tipos de eventos.

Con la llegada de la pandemia de SARS-CoV-2, en el año 2020 la sociedad que la gestionaba arrojó unas pérdidas de 242.000 euros, aunque el año anterior había perdido inclusive más, llegando los números rojos a los 250.000 euros.

Ahora, con el nuevo emprendimiento hotelero, lo que se busca, además de incursionar en nuevos negocios, es hacer rentable El Quexigal, en un grupo empresarial en el que hasta ahora todas las sociedades tenían como objeto el negocio del vino.

Récord de ventas

El pasado 2020, a pesar de la pandemia de SARS-CoV-2, Vega Sicilia ha logrado ventas récord, con un aumento del 5% en el número de botellas que ha comercializado.

Las previsiones de la bodega son que en este 2021, el vitivinícola, como el resto de los sectores, logre recuperarse, aunque todavía no se llegarán a las ventas logradas en el año 2019.

De hecho, Vega Sicilia se puede felicitar de su buen desempeño en el 2020, cuando en el resto del sector ha habido unas pérdidas que algunas bodegas cifran en el 30% con respecto al año 2019.

Dependiente de la hostelería

Es una de las razones de la caída del sector vitivinícola, y es su estrecha relación y dependencia del sector de la hostelería.

Para ese último, nos referimos a la hostelería, la pandemia de SARS-CoV-2 ha supuesto casi una herida de muerte, con un tercio de los negocios que «echaron la persiana» y no la han vuelto a levantar.

Ante esta situación de la hostelería patria, el sector ha basculado hacia la exportación, y también hacia la venta online de todo tipo de «caldos», lo cual ha permitido que la caída del sector no haya sido mayor.

Un grupo que avanza

La actividad vitivinícola del grupo no se cifra únicamente en Vega Sicilia, sino que también forman parte de él las bodegas Alión, Pintia, Oremus y Macán.

Todo el grupo se ha visto bendecido con un aumento de las ventas en el 2020, lo cual dice mucho de la perspicacia de sus gestores.

En vinos tintos, el grupo vendió toda la producción y en lo que se refiere a blancos, en los vinos de la región de Tokaj en Hungría también se batió un récord en ventas.

Fuente – EL PAÍS / Vega Sicilia en Wikipedia / CincoDías

Imagen – Megan Cole / Jorge Franganillo / BORME / Jan Smith / Nicolás Pérez / Phillip Capper / Lou Stejskal / Robin Hall / Jason Dean

Lufthansa entra en barrena

Como el resto de las líneas aéreas, Lufthansa ha tenido que ser rescatada por el gobierno alemán, que ha reflotado la compañía a cambio de convertirse en su accionista mayoritario; otras aerolíneas, como es el caso de Czech Airlines no ha podido sobrevivir, dado que el gobierno checo la ha «dejado caer»

La aerolínea de bandera alemana ha acumulado pérdidas de 6.700 millones de euros el pasado año.

La causa más que evidente ha sido el cierre de fronteras producto de la pandemia de SARS-CoV-2 que le ha obligado a operar solo un 31% de los vuelos programados para el pasado año.

Y las previsiones para este año no son nada halagüeñas, ya que se prevé una lenta recuperación del tráfico aéreo durante este año, y solo plantea la recuperación del 90% de la actividad previa a la crisis para el 2025.

Paquete de rescate

El gobierno alemán ha decidido rescatar, con ayudas directas, a la aerolínea, con un plan de estímulos cifrado en 9.000 millones de euros.

Pero esas ayudas no le han salido gratis a Lufthansa, ya que el Estado alemán se ha convertido en el accionista mayoritario lo que equivale a una nacionalización encubierta.

Los planes para el 2021 pasan por una modernización de la aerolínea – a ella pertenecen también Austrian Airlines, Swiss y Eurowings – y su redimensionamiento ante una más que previsible reducción de los viajes en avión.

Un sector herido de muerte

Ha sido uno de los sectores más afectados por la pandemia de SARS-CoV-2, sobre todo debido al cierre de espacios aéreos de una buena de países, sobre todo entre los europeos.

Uno de los principales rivales de Lufthansa, el grupo IAG, al que pertenece Iberia, ha sufrido pérdidas por valor de 6.923 millones de euros.

Entre marzo y junio el sector del transporte de viajeros por vía aérea estuvo prácticamente paralizado, a lo que se ha unido el hundimiento del turismo, en mercados especialmente activos, como el español.

También en su división de carga

La crisis y la depresión de la actividad también han llegado a Lufthansa Cargo, la división de la compañía dedicada al transporte de carga.

Inclusive se han adaptado aviones de transporte de pasajeros para convertirlos en aviones de carga, pero aún así la actividad no repunta.

Las previsiones para 2021, con una economía mundial «gripada», son que el transporte de carga esté en mínimos lo que va a redundar en una subida de las tarifas.

La capacidad de carga de Lufthansa se ha visto afectada por el descenso del transporte de pasajeros, ya que el 60% de la carga aérea se llevaba en las «panzas» de los aviones de transporte de viajeros.

La frecuencia de las rutas de Lufthansa se ha reducido a un cuarto de la capacidad que tenía en el periodo inmediatamente anterior a la pandemia.

Objetivo Canarias, Grecia y el Caribe

Con la más que previsible inmunización de la población europea para verano, Lufthansa «calienta motores» para convertirse en la aerolínea de referencia para viajar a Canarias, Grecia y el Caribe.

Desde los aeródromos de Frankfurt y Múnich se han programado 33 nuevas rutas aéreas, con especial incidencia en Canarias, Grecia y el Caribe.

Estos nuevos destinos se crean en la esperanza que, con las vacunaciones masivas, los requisitos para viajar desde otros países se vayan relajando, sobre todo en destinos europeos como España y Grecia.

Las nuevas rutas se complementan con los destinos clásicos de vacaciones que Lufthansa lleva en algún caso décadas desarrollando, sobre todo a capitales europeas y Londres y otras ciudades británicas.

Entre los «clásicos» de Lufthansa se encuentran Chipre, Croacia, Italia, Túnez, Portugal y Bulgaria, sin olvidar, por ejemplo, un nuevo trayecto a la ciudad española de Jerez.

Un nicho eminentemente turístico

Es la nueva apuesta de Lufthansa Discovery, un nicho de negocio dedicado eminentemente a los viajes de placer.

Además de vuelos directos desde territorio alemán a la República Dominicana, también se inaugura dos vuelos semanales a la capital de Kenia, Mombasa.

El continente africano también se complementa con vuelos hasta Tanzania, concretamente a la región semiautónoma de Zanzíbar, sin olvidarnos un vuelo a Anchorage, en plena Alaska.

Sin embargo, otras aerolíneas no sobreviven a la crisis

Es el caso de la línea de bandera Czech Airlines, que después de 97 años transportando pasajeros se ha declarado en quiebra.

CSA no ha podido sobrevivir financieramente al «parón» del tráfico aéreo que ha provocado la pandemia del SARS-CoV-2, y que ha supuesto el cierre del espacio aéreo europeo durante muchos meses.

Lo paradójico es que antes de la pandemia, CSA era una aerolínea rentable y con una viabilidad más que asegurada, pero casi un año de parón ha hecho a Czech Airlines no viable.

El hundimiento de la empresa ha tenido que ver con el que el gobierno checo ha optado por no rescatar a la empresa, cosa que si han hecho sus Estados con sus competidores, como es el caso de Lufthansa.

Programa de compensación

Es lo que solicitaba Smartwings, la matriz de Czech Airlines, tal como el Estado checo ha hecho con otros sectores productivos.

En Chequia se han desarrollado los programas COVID – Bus, COVID – Alojamiento y COVID – Turismo, como una manera de evitar que esos sectores económicos se hundiesen.

Desde Czech Airlines ven como única salida una reorganización de la empresa, lo que seguramente supondrá su redimensionamiento, reduciendo su tamaño, y una regulación de empleo con despidos.

Paradójicamente, las previsiones de CSA eran ampliar su negocio para el 2020, lo cual iba a implicar, además de programar nuevos trayectos aéreos, renovar su flota de aviones comprando nuevos modelos de Airbus.

Sin embargo, la pandemia ha supuesto unas pérdidas del más de 60 millones de euros y una reducción del negocio del 20% con respecto al 2019.

Fuente – EL PAÍS / EXPANSIÓN / epturismo / HOSTELTUR

Imagen – Marco Verch / Jason Paris / Eran Sandler / D. Miller / Andrea Tosatto / Andrew Bone / Sefjo / R. Boed

Llega el «maná» para la hostelería y el turismo

Finalmente, llegan las ayudas directas para la hostelería y el turismo, dos de los sectores más castigados por la crisis económica producto de la pandemia; los hoteleros y hosteleros se repartirán 11.000 millones de euros en ayudas directas

El gobierno acaba de informar que destinará 11.000 millones de euros para ayudas directas a la hostelería y al sector turístico.

El objeto de los fondos es «rescatar» a empresas, PYMES y trabajadores autónomos, con el objeto de reforzar su solvencia y que puedan empezar la recuperación con un «colchón».

Los sectores más dañados

El anuncio lo ha hecho el presidente del gobierno esta mañana en su comparecencia en el Congreso, y es un «paquete» de 11.000 millones de euros.

El objetivo es «rescatar» a empresas, PYMES y trabajadores autónomos de dos de los sectores más afectados por la crisis económica, no en vano estamos hablando del sector de la hostelería, del turístico y el de la restauración.

Las ayudas directas venían siendo una reivindicación histórica del sector, que las ha solicitado a tenor de lo que sucede en otros países europeos de nuestro entorno, como es el caso de Francia y de Alemania.

Objeto de las ayudas

Los 11.000 millones de ayudas tienen como objeto prioritario reforzar la solvencia de sus balances, y que de esta manera puedan continuar con su actividad, una vez que hayamos superado la situación de emergencia.

El dinero también tiene que servir para realizar aquellas inversiones que sean necesarias y contratar a los trabajadores que les permitan «despegar» y volver a la actividad anterior a la pandemia.

Una recuperación económica casi segura

Es uno de los mensajes centrales de Pedro Sánchez ayer por la mañana en el Congreso, y no es otro que la recuperación económica está cerca.

También ha querido poner en valor el esfuerzo de su ejecutivo que ha destinado ya el 20% de PIB en ayudas a los sectores y empresas más afectadas, con dos medidas estrella, como han sido la financiación de los ERTE y los créditos ICO.

El debate, ya solventado, tenía que ver con la conveniencia o no de dar ayudas directas a la hostelería, hotelería y sector de la restauración, que pedía 12.500 millones de euros de ayudas directas.

Mientras tanto, el Partido Popular, tirando por elevación, valoraba en 50.000 millones de euros las necesidades del sector, con una intención clara de «calentar» la Cámara en una nueva a trifulca con el gobierno.

Evitar la insolvencia

Sin embargo, en los planes del gobierno, más que ayudas directas para enjugar las pérdidas, lo que se busca es reforzar la solvencia de las empresas que todavía quedan en pie.

Y ello porque ya están siendo las comunidades autónomas las que están dando esas ayudas directas a restauradores, hosteleros y propietarios de hoteles, con los 8.000 millones de euros de los fondos europeos.

Parte de los fondos van a servir para hacer «quitas» de los préstamos que el ICO ha dado a miles de empresas, para permitir que las mismas sigan teniendo solvencia, pero solo se darán a aquellos proyectos empresariales que sean viables.

Recapitalizar PYMES

Es otro de los programas que el Ministerio de Economía tiene en la «recámara», que no es otro que crear un fondo para la recapitalización de pequeñas y medianas empresas.

El fondo está destinado a PYMES, ya que para la gran empresa ya existe otro fondo, dotado de 10.000 millones de euros que está gestionado por el SEPI.

A esas ayudas para la recapitalización que gestiona el SEPI, se han «apuntado» empresas como Air Europa o Duro Felguera.

Con la gran empresa también se han ensayado los préstamos participativos, siendo un tipo de préstamos que son los últimos en ser cobrados y que solo se tienen que devolver una vez que la empresa vuelve a tener beneficios.

Una crisis que se alarga

Debido a que desde el gobierno se creía que la pandemia sería un «shock» temporal, la solución que se arbitró es que las empresas pudiesen poner a sus plantillas en expedientes de regulación de empleo.

Los sueldos que se tenían que pagar a esos empleados en ERTE se podían pagar con los créditos ICO, como en muchos casos se han hecho.

Sin embargo, la situación se ha ido alargando y con ese «parche» no se puede seguir, por lo que ha habido que arbitrar otras soluciones.

Por ello, el equipo de Nadia Calviño ha arbitrado una nueva solución: permitir «quitas» de esos créditos ICO, que se pagarían con ayudas directas en unos momentos en los cuales con «dinero barato» España se puede financiar en los mercados.

En contra de las ayudas directas

La titular de Economía, Nadia Calviño, es reacia a las ayudas directas, debido a que en otros países en donde se ha ensayado esa fórmula, muchas empresas han cobrado la ayuda directa y acto seguido han cerrado.

El gobierno prefiere que sean las comunidades autónomas las que den esas ayudas directas a quienes lo necesite, habida cuenta de que las mismas han recibido también ayudas directas desde el gobierno central para ese fin.

Además de que todas las comunidades autónomas tienen superávit en sus cuentas, este año han recibido 8.000 millones del fondo europeo React EU, con lo que pueden financiar ese dispendio.

Con el horizonte en el 9 de mayo

En la comparecencia del presidente del gobierno en la Carrera de San Jerónimo también ha tenido tiempo de abordar otros temas.

Uno de ellos es que ha confirmado que el estado de alarma finalizará cuándo estaba previsto, esto es, el 9 de mayo, y no dos meses antes como era un clamor entre los partidos políticos de la oposición.

La comparecencia de Pedro Sánchez estaba motivada por el compromiso a que llegó con la Cámara de comparecer cada dos meses para hacer un análisis de la situación económica y evolución de la pandemia.

Por lo demás, y como suele ser habitual, partidos del gobierno y de la oposición se han «zumbado» de lo lindo.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Marty Smith / waferboard / Andreas Poike / Björn Hornemann / Nathaniel / Tom Taker / Kham Tran / Ryan Shea / Johan Neven

Annus horribilis para el turismo en España

El desplome del sector turístico en España producto de la crisis del SARS-CoV-2 es más que evidente: ha pasado de suponer el 13% del PIB a ser solo el 4%, con un sector que tardará en recuperarse, y eso en las previsiones más halagüeñas, al menos dos años

El Plan B del sector turístico español, estimular la demanda interna después de la desbandada del turismo internacional, principal «maná» del sector, ha «pinchado rueda».

El turismo interior, además de viajar mucho menos que en años anteriores, producto del miedo al contagio del SARS-CoV-2, ha gastado mucho menos que en años anteriores, en concreto un 40% menos.

Un sector arrasado

De año aciago se puede calificar el 2020 para el sector turístico español, que ha provocado que el sector haya entrado en barrena, máxime cuándo supone el 12% del PIB español en el 2019.

La debacle del sector ha hecho que este año 2020 el aporte del sector turístico haya supuesto solo un magro 4%, aunque las aspiraciones eran mayores.

Precisamente porque se pergeñó una posible solución, que el turista nacional supliera al extranjero, que no se ha producido a pesar de las rebajas que el sector ha establecido en sus tarifas.

Una fórmula que no ha funcionado

Sin embargo, el turista español fue prudente y pesó más el miedo al SARS-CoV-2 que viajar aprovechando las jugosas ofertas que presentaban tour operadores y las cadenas hoteleras.

Los números «cantan»: este año 2020 los ingresos de sector turístico han sido solo el 40% de la facturación del 2019  y el turista nacional viajó un 42% de lo que lo hizo en el anterior ejercicio fiscal.

Los ingresos entre enero y septiembre del 2020 supusieron una facturación 15.150 millones de euros, mientras que en el mismo periodo del año anterior los españoles nos gastamos en viajes algo más del doble de esa cantidad.

Sin embargo, el turismo nacional no ha caído tanto como lo ha hecho el extranjero, que ha supuesto una bajada del 78% con respecto al mismo periodo del año 2019.

El sector saca conclusiones

La primera de ellas es que el sector turístico español pivota sobre el turismo extranjero, mientras que no ha «cuidado» el mercado interior de turistas españoles, lo cual explica en buena medida el desbarajuste que vivimos.

EXCELTUR, la patronal del sector, evalúa las pérdidas de este 2020 en 110.000 millones de euros, lo que ha provocado un enorme boquete en la economía nacional, ya que el 13% de la misma provenía de este sector.

Las pernoctaciones también bajan, en el caso del turista nacional en un 28%, ya que muchos o bien han preferido pasar las vacaciones en segundas residencias o bien en casas de familiares y amigos.

Si tenemos en cuenta las pernoctaciones que afectan al sector turístico – hoteles, casas rurales, campings – la caída es del 50% con respecto al año anterior.

Darwinismo turístico

Aunque nadie duda, y más tras hacerse manifiesto que las vacunas son eficaces, que se ve la luz al final del túnel, más peliagudo va a ser saber cuántas empresas turísticas se van a quedar en el camino.

Además, la pandemia de SARS-CoV-2 no es el único problema que acecha al sector, ya que, con el BREXIT, aunque parece que civilizado, también se ven incógnitas en el horizonte debido al «peso» de los turísticas británicos en España.

Otro elemento para tener en cuenta es la «resaca económica» que va a provocar la crisis del SARS-CoV-2, inclusive una vez que se haya superado el problema con la vacunación masiva de la población.

Al mismo tiempo, los españoles se han embarcado en una carera ahorradora por lo que pueda pasar, y hay que recordar que los gastos turísticos y de viajes suelen ser una de las últimas prioridades de las personas en una crisis económica.

Travesía por el desierto

Los analistas, como suele ser habitual en estas circunstancias, se preguntan cuándo remontará el vuelo el sector, y los cálculos más optimistas hablan de que no será hasta el 2023 cuando se puedan recuperar los niveles anteriores a la pandemia.

Por subsectores, el turismo foráneo se podrá recuperar este 2021, al menos en un 40%, y para el 2022 ya habrá retornado hasta un 80% de los visitantes extranjeros.

La recuperación también irá por regiones, y las islas serán las últimas de volver a tener «tono muscular» debido a que son dependientes del transporte aéreo, también muy tocado por la pandemia.

Sin embargo, el gobierno considera que una vez que haya sido vacunada más del 70% de la población y logremos la «inmunidad de rebaño», allá por Semana Santa, el sector podría hacer una buena «caja» en esa campaña.

Primero los nacionales y después los foráneos

 Son muchos los analistas que coinciden en que primero se recuperará, además de una manera muy rápida, el turismo nacional y con posterioridad el foráneo.

En este último caso la recuperación de volúmenes precrisis tardará al menos dos años, hasta que los destinos turísticos nacionales puedan volver a resultar atractivos – y seguros – para los turistas de allende nuestras fronteras.

Aceleración de la transformación

La crisis ha llegado en un momento en el cual el sector estaba en plena transformación y los expertos están convencidos que la pandemia de SARS-CoV-2 no va sino a acelerar esas transformaciones.

Además, se espera que el «maná» de los 140.000 millones de euros que viene de la Unión Europea caigan, al menos un buen «pellizco» en el sector turístico español.

Pero para que pueda lograr eso, el gobierno y el sector turístico tiene que presentar proyectos viables en los cuales se pueda invertir ese dinero.

Los dos elementos de transformación que va a acelerar esta crisis van a ser la sostenibilidad y la digitalización del sector, por otro lado, un «mantra» que parece replicado de otros sectores pero que se quiera o no va a ser el futuro.

En el caso de las islas Canarias y las islas Baleares, sus gobiernos autonómicos han contratado a consultoras, como KMPG, para que les ayuden a que la recuperación del turismo sea más vigorosa y más rápida.  

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Evgeny Isaev / Aaron / Thomas Depenbusch / Steven Miller / Bryn Pinzgauer / Peter Dowley / Lauren Manning / Goran Has

La economía española caerá más

El FMI ha empeorado las previsiones sobre la economía española, estimando que el PIB caerá este año hasta un 12,8%, debido entre otros factores al confinamiento y una economía centrada en el sector servicios, y con una deuda pública que llegará al 124%, y que no se recuperará a niveles aceptables hasta 2050

El Fondo Monetario Internacional prevé que el batacazo que se va a dar la economía española va a ser todavía mayor que el que se preveía: ahora parece que el PIB retrocederá un 12,8% en el 2020.

Casi parece mentira que, en solo unos pocos meses, además de haberse desatado, por el virus covid-19, una pandemia tan grave que sus antecedentes más remotos hay que buscarlos en la «gripe española» de los años 1918 – 1920, haya provocado un desbarajuste económico a escala planetaria.

Las estimaciones de la organización que preside Kristalina Gueorguieva estima que el PIB español se deprimirá a unos niveles que no se conocían desde la guerra civil Española, muy superiores al provocado por la crisis financiera del 2008.

Eso supondrá, poniéndolo en euros, que España se «dejará» por el camino 160.000 millones de euros, con lo que las arcas públicas, vía impositiva, dejará de percibir un buen «pellizco» que se podría invertir en el Plan de Reconstrucción.

Solo parangonable a Italia

Las previsiones del hundimiento del Producto Interior Bruto para el país que gobierna Giuseppe Conte serán, también, del orden del 12,8%, un hundimiento sin precedentes en una economía, como la italiana, que avanzaba a «uña de caballo».

Las previsiones para el país que gobernase Benito Mussolini son que este 2020 pierda del orden de 180.000 millones de euros producto del desbarajuste económico provocado por la pandemia del covid-19.

De ellos, la «parte del león» provendrá de los 110.000 millones de pérdidas que arrostrará el sector turístico, que va a ser el más castigado con las restricciones impuestas – uso obligatorio de mascarillas, distancia social – producto de la crisis sanitaria.

Como las desgracias nunca vienen solas, el déficit escalará hasta el 10,4% del PIB, y la deuda pública alcanzará el 110% del Producto Interior Bruto, y todo ello no va sino a acrecentar el déficit estructural que tradicionalmente ya sufre Italia.

Decadencia económica a corto plazo en Europa

En el resto de los países europeos de nuestro entorno, el golpe a sus economías también va a ser brutal, de manera que ninguna de las grandes economías europeas va a poder esquivar la crisis económica que se avecina, y que ya está presente.

En el caso de Alemania, la bien llamada, por su volumen y pujanza, «locomotora económica» europea, la contracción de su PIB será del 7,8%, mientras que fuera del continente, la merma del Producto Interior Bruto de Reino Unido será del 10,2%.

Pero quien verdaderamente tiene unas previsiones económicas nefastas es el país que gobierna Emmanuelle Macron, que de unas previsiones de caída del PIB del 7,2% ha pasado a un 12,5%.

Una recuperación económica vigorosa en el 2021

Pero como toda moneda tiene cara y envés, a pesar de que los augurios económicos para Europa son terroríficos, pero el envés de dicho euro es que en el 2021 las previsiones son que todas las economías de la zona euro crecerán de una manera vigorosa.

Inclusive el crecimiento será superior al inicialmente previsto, de manera que en lo que respecta a la economía patria, crecerá un 6,3% el año que viene, aunque las previsiones iniciales eran de solo un 4,3%.

El «rebote» de la economía española será de la misma intensidad del que desarrollarán las economías del Reino Unido y de Alemania, y la campeona será Francia, que espera en el 2021 un crecimiento de su economía del 7,3%.

Factores que acentúan la caída

Los elementos que hacen pensar al FMI que el hundimiento de la economía española será del 12,8% este año son multifactoriales, y entre ellos se encuentran aspectos derivados del confinamiento y otros propios de la idiosincrasia de la economía española.

En lo que tiene que ver estrictamente con el confinamiento, el que hemos sufrido en España ha sido más largo y en el aspecto productivo de mayor intensidad ya que durante el «cerrojazo» solo estuvieron en funcionamiento sectores productivos esenciales.

Otro de los factores que ha favorecido el «batacazo» ha sido que el 95% del sector productivo español está formado por Pequeñas y Medianas Empresas, lo que se conoce con el acrónimo de PYME, lo que supone que tienen un menor «músculo» financiero.

Por otro lado, el porcentaje del PIB que proviene del sector turístico, uno de los más castigados con la recesión producto del covid-19, es muy importante, llegando al 12%, y es poco probable que el sector se recupere lo suficiente en lo que queda de temporada.

Un abril desastroso

Pero las cifras son más apabullantes si las estimamos mensualmente, ya que solo en el mes de abril el Producto Interior Bruto cayo en España, en solo dos semanas, un 34%, mientras que en la eurozona la caída fue «solo» del 21%.

Analizando por sectores, el sector servicios, muy mayoritario en nuestro país, sufrió una caída del 50% en el mes citado, y si se analizan solo tres de sus subsectores – comercio, transporte y hostelería – la depresión fue del 71%.

El gobierno admite las negras previsiones

Ha sido el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el que ha admitido que el futuro económico de España, al menos para este año, es sombrío, admitiendo como válida la actualización del FMI.

Pero que la institución que preside Kristalina Gueorguieva no es la única que ha empeorado el desempeño económico de España para este año, ya que entre las casas de análisis y las agencias de calificación la evaluación es similar.

Habida cuenta de esos fenómenos también preocupa que la deuda pública de nuestro país vaya a escalar hasta el 124%, ya que para encontrar semejante magnitud habría que echar la mirada atrás hasta la pérdida de las colonias de Cuba y Filipinas.

Abundando en el desastre la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, AIReF en siglas, indica que para recuperar los niveles de deuda pública de antes de la crisis del covid-19 serán necesarias décadas.

El organismo que preside Cristina Herrero estima que será necesario esperar hasta el 2050 para que la deuda pública se reduzca al 60% del PIB, que es la magnitud que ha establecido la Unión Europea en su Pacto de Estabilidad.

Fuente – EL PAÍS / el diario / Fondo Monetario Internacional en Wikipedia / Kristalina Gueorguieva en Wikipedia / Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal en Wikipedia

Imagen – zoetnet / European Parliament / eflon / Cristina Valencia / Alan Light / Nana B. Agyei / La Moncloa – Gobierno de España

A punto de los 7.000

El selectivo IBEX 35 se espabila, superando, en 200 puntos, la «barrera psicológica» de los 6.800 puntos, sobre todo en lo que tiene que ver con las participadas del sector turismo, mientras que las bolsas europeas se recuperan en un entorno económico global de mejora de la economía

Producto del «arreón» que han dado muchas de las participadas del IBEX, el selectivo español ha subido un 2%, lo que le ha hecho estar rozando los 7.000 puntos, animado porque en Wall Street era fiesta, ya que se celebra en Estados Unidos el Memorial Day.

Superar la barrera psicológica de los 6.800 puntos ha sido posible debido a que el índice se ha visto impulsado porque la farmacéutica Novavax tendría muy avanzada una vacuna contra el covid-19.

Con la sesión de ayer, son ya cinco en las cuales el parqué español encadena cinco jornadas de subidas consecutivas.

Todos los parqués europeos suben

Y ello impulsado por la mejora en la confianza de los consumidores alemanes y los índices de confianza empresarial de la «locomotora» alemana, lo que ha permitido una consolidación de la subida de las bolsas de valores en todo el continente.

Esta mejora de los datos económicos se produce en un contexto de enorme volatilidad producto de la crisis sanitaria, que también lo está siendo económica, provocada por el covid-19.
Las economías europeas luchan por volver a la normalidad después del desbarajuste que ha supuesto el coronavirus, a pesar de que no sería muy aventurado apuntar que el próximo invierno se podría producir un nuevo brote de la enfermedad gestada en Wuhan.

El turismo lidera el alza

Son las empresas turísticas participadas las que lideran las subidas, con una Meliá que ayer subió un 26%, y que hoy ha vuelto a sumar un 12%, mientras que IAG, el consorcio aeronáutico en el que se encuentra englobada Iberia sube un 5,7%.

Pero la subida más significativa ha tenido que ver con el portal de reserva de viajes eDreams, que se ha «disparado» un 30%, y ha logrado situarse como el máximo valor de las participadas del IBEX 35.

Pero no solo el sector recreativo logra cuantiosos incrementos en el valor del título, sino que también constructoras como ACS logran incrementos en su valor que llegan al 8%, así como varias entidades financieras que encarecen su acción, como Sabadell y Bankia que suben un 5%.

Otro de los «pesos pesados» del sector financiero, como CaixaBank suma un 4% y Bankinter avanza un 3,6% y el banco que lidera Patricia Botín se valoriza un 3,3%.

A pesar de ello también hay valores que se dejan enteros, como es el caso de Telefónica, que se «deja» un 3%, después de que Barclays dejase de recomenzar la compra de títulos de la empresa que preside César Alierta.

Wall Street impulsa las subidas

Tras el cierre preceptivo por el Memorial Day – la traducción más aproximada sería Día de los Caídos – la bolsa de Nueva York ha visto como se producía una subida generalizada de las participadas.

La subida ha sido de algo más del 2% en los principales índices, como el Dow Jones, el Standard & Poor’s y el tecnológico Nasdaq. Ha sido en el índice industrial Dow Jones donde se ha producido la principal subida impulsando la cotización en bolsa de la farmacéutica Novavax.

Dicha biotecnológica parece que está desarrollando de una manera exitosa una posible vacuna que haga frente al covid-19, estando en fase de ensayos clínicos que parece que están dando resultados.

Las buenas noticias en el país que gobierna Donald Trump también se extienden a la mejora de la confianza del consumidor, escalando hasta los 86,6 puntos, lo que supone un incremento de nueve décimas con respecto a los datos de la oleada del pasado marzo.

En lo que respecta a la venta de viviendas en el coloso norteamericano, las 623.000 viviendas vendidas han dejado cortas las estimaciones, que hablaban de 480.000.

Un presente borrascoso, pero un futuro esplendoroso

Los mercados financieros ya tienen asumido que los resultados del primer y segundo trimestre del año serán malos, pero las prospecciones económicas para el resto del año apuntan a una recuperación.

Empresas de análisis económico, caso de Link Securities o Renta 4 indican que las ayudas de estado de Francia y Alemania a todos los sectores productivos podrían revertir la tendencia hacia un catabolismo económico.

Además, los inversores esperan el anuncio de la Unión Europea sobre las características que tendrá el Fondo de Reconstrucción, a pesar de que son muchos los actores políticos, sobre todo gobiernos del norte de Europa, que llaman a poner coto a su cuantía.

El euro se aprecia frente a otras monedas

El pasado martes se ha confirmado que se ha apreciado un 0,2% con respecto al dólar norteamericano, hasta llegar a los 1,09 dólares norteamericanos por cada unidad de la moneda europea.

Mientras tanto, la rentabilidad del bono español a 10 años no remonta, estando en el 0,685% en el día de ayer, mientras que la prima de riesgo se encuentra situada en los 116 puntos básicos.

La rentabilidad de la deuda pública de los países de nuestro entorno tampoco es que esté para «echar cohetes», con una rentabilidad, también de la deuda pública que vence en una década, con una prima de riesgo situada en los 203 puntos básicos.

El petróleo repunta

Mientras tanto, las materias primas también mejoran su cotización, en el caso del petróleo, el barril de Brent suma un 2% hasta llegar a los 36,23 dólares, mientras que el barril de referencia norteamericano, West Texas se aprecia un 3,5%, llegando a los 34,4 dólares por barril.

A pesar de que el mercado de futuros estaba «de capa caída» hasta abril, parece que las previsiones son halagüeñas, ya que se prevé que la cotización de crudo llegue a máximos en mes y medio.

Desde el gobierno norteamericano, el regulador estadounidense ha informado a los actores de dicho mercado energético que extremen el celo y provisionen para evitar un escenario en el que el precio del crudo podría volver a mínimos negativos.

Fuente – Cinco Días / Expansión

Imagen – Investments Zen / Iberia Airlines / / South Bend Voice / hillman / texaus1 / Christina und Hagen Graf / non-ecludian photography

La obligatoria cuarentena dañará más al turismo

A partir del próximo viernes los viajeros que recalen a territorio nacional tendrán, obligatoriamente, que someterse a una cuarentena de 14 días antes de poder hacer «vida normal», lo que, para la industria del turismo, según la patronal Exceltur, va a hacer naufragar la campaña turística del verano

La obligatoriedad de que los viajeros que provengan de fuera de las fronteras españolas a ser sometidos a una cuarentena de 14 días, va a dar la «puntilla» a un sector turístico herido ya de muerte por el descenso de la actividad que se prevé para este 2020.

España es eminentemente un país que vive esencialmente del turismo que llega de allende nuestras fronteras, no en vano en el 2019 se recibieron a 84 millones de turistas, con un sector dimensionado para manejar esos volúmenes.

Los grandes tour operadores internacionales ya han movido ficha tras el «globo sonda» que ha lanzado el gobierno, y están eliminando de la gran mayoría de sus paquetes turísticos que comercializan referencias a nuestro territorio, habida cuenta de los 14 días de aislamiento obligatorio.

Cunde el pánico en el sector

Y eso porque con el turismo nacional no «dan los números», debido a que, como ya hemos indicado, la industria del turismo está dimensionada, y muchas veces sobredimensionada, para acoger a turistas extranjeros, a muchos millones de turistas extranjeros.

Y el «parche» más obvio, esto es, solventar la falta de demanda de turistas extranjeros potenciando el turismo nacional solo es una solución parcial, debido a las dimensiones de la industria del turismo en España, no es suficiente.

De hecho, desde la patronal del sector, Exceltur, se tilda de «letal» la medida de obligar a una cuarentena de 14 días a todo aquel viajero que arribe a España desde el exterior, independientemente del motivo del viaje.

Sin aviso previo

A pesar de que, desde el sector turístico no se pone ningún “pero” a los fundamentos científicos de la medida, y descartado ya que se trate de un «globo sonda», si se afea al gobierno que no se haya tomado un tiempo para implementar la medida.

Exceltur, además de lo sorpresivo de la medida, achaca al ejecutivo que en ningún momento esa nueva norma ha estado encima de la mesa en las reuniones que habitualmente mantiene con el gobierno.

Si algo reclama el sector es tiempo, el necesario para crear nuevos paquetes turísticos que sean compatibles con la lacra que supone para el turismo la crisis sanitaria del covid-19, lo que obligará a extremar las medidas higiénicas y de salud.

Por otro lado, la industria turística se va a ver obligada a repensarse, y va a ver como sus costes crecen de manera exponencial, debido a la reducción de los aforos y los costos de implementar nueva medida de higiene.

Ya está en el BOE

Ya se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado la orden por la cual cualquier viajero que acceda al país por cualquier medio se vea obligado a una cuarentena de 14 días, medida que será efectiva a partir del viernes 15 de mayo.

El viajero no podrá salir del lugar donde se encuentre confinado salvo para adquirir alimentos, ir a la farmacia y acudir al médico, así como para tirar la basura.

Desde el sector turístico se valora que la medida va a retraer todavía más a los turistas extranjeros que accedan a España, sobre todo por los costes y el tiempo que puede acarrear el tener que ser sometido a una cuarentena obligatoria.

Baleares y Canarias dan por perdida la temporada

La medida ha sido un tiro en la línea de flotación del sector turístico balear y canario, que todavía tenían esperanzas de no perder completamente la temporada de verano.

En el caso de Baleares todos los veranos llegan pléyades de turistas alemanes que este año es problemático que vengan, dado que sus estancias suelen ser entre una semana y diez días, a los que habría que sumar los catorce días de aislamiento.

Aunque, y esto es de mi propio coleto, se podría plantear que la cuarentena la pasasen en Alemania, creando un entorno «limpio» para que lleguen a territorio balear dispuestos para pasar su tiempo de asueto.

Las noticias empiezan a llegar

Algo que podría definitivamente hacer embarrancar la temporada turística veraniega en el Estado es que muchos medios de comunicación de los países demandantes de turismo en España se empiezan a hacer eco de la orden publicada en el BOE.

El principal problema es que en los países europeos donde está la demanda de vacaciones en el Mediterráneo y en España es ahora cuando las familias comienzan a tomar las decisiones de dónde van a pasar las vacaciones.

Y los plazos son imposibles, ya que a la semana o diez días que de media pasan los turistas extranjeros en España hay que sumar los catorce días de cuarentena obligatoria, y los costes asociados, que no está claro que los vaya a asumir el Estado.

No solo en España

La medida del confinamiento preventivo durante un periodo de más de 14 días no es un «invento» ibérico, ya que países de nuestro entorno europeo también lo han impuesto.

Es el caso de Reino Unido y de Alemania, aunque ellos no tienen el hándicap que el 13% de su PIB proceda del sector turístico, en el caso de España un turismo que viene masivamente de los países del norte de Europa.

Exceltur considera que mientras dure la medida de cuarentena el sector seguirá herido de muerte, y esto como ya hemos explicado a la saciedad en este artículo, porque el porcentaje del turismo que es nacional es nimio en las cuentas de resultados de la industria turística.

Mientras tanto la medida impuesta por el ejecutivo de Pedro Sánchez no está gustando en Bruselas, que es reacia la imposición de medidas unilaterales de ese tipo, exigiendo además que esas cuarentenas estén avaladas centificamente.

La CE se apresta, además, a crear un nuevo plan de transporte para los 27 miembros que regule el mismo ante la situación provocada por la pandemia del covid-19.

Fuente – Expansión / CincoDías

Imagen – GoToVan / hibino / jenny downing / Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado / Thomas Depenbusch / newsglotzer / Marco Verch

El teletrabajo se impone

Producto de la crisis sanitaria del covid-19, España, un país con un porcentaje de teletrabajo bajísimo, ha enviado a una multitud de profesiones a sus domicilios a trabajar en «remoto» utilizando medios telemáticos; son, con diferencia, los trabajadores autónomos, los que más están optando por esta modalidad de trabajo

Según estimaciones del Banco de España, la entidad emisora, el 33% de los empleos son susceptibles de poder ejercerse en modalidad de teletrabajo, lo que supone seis millones de trabajadores, de los que la mitad tiene formación universitaria.

El teletrabajo se va imponiendo como una medida necesaria para hacer frente a la pandemia del coronavirus, al menos en aquellos empleos que son susceptibles de poder desarrollarse en «remoto».

Algo marginal hasta ahora

Los datos que obran en poder del banco del que es gobernador Pablo Hernández de Cos informan que, en el 2019, solo el 8% de los empleos se realizaban en «remoto», esto es, utilizando el teletrabajo, y además de manera ocasional.

Pero en el último informe de la entidad emisora se estima que, hasta el 30% de los trabajos son susceptibles de utilizar la modalidad del teletrabajo, lo que supondría que hasta seis millones de personas podrían ejercer su profesión desde sus domicilios utilizando medios telemáticos.

Bien es cierto que más de la mitad de los que podrían trabajar en «remoto» tienen formación universitaria, pero las posibilidades que ofrece el trabajo en «remoto» son fabulosas, ya que se estima que hasta un tercio de los puestos de trabajo pueden ser susceptibles de utilizar el teletrabajo.

Son aquellas personas con un menor nivel educativo las que tiene más problemas de utilizar el teletrabajo, además de porque sus trabajos son difícilmente susceptibles de utilizar medios telemáticos, porque muchos de ellos carecen de habilidades digitales.

De aquellos que pueden trabajar en remoto, el 50% tienen un título universitario, el 34% han alcanzado un diploma de secundaria o tienen alguna «carrera» sin terminar y solo el 16% no ha alcanzado el bachiller.

Proyecciones del 60%

Pero el Banco de España va mucho más allá: estima que el 60% de los trabajadores cualificados, en un futuro no muy lejano, podrían acabar ejerciendo sus obligaciones laborales mediante medios telemáticos y no necesariamente teniendo que ir a «fichar» en la oficina.

Quizás el sector en el que menos se ejerce el teletrabajo, y en donde se podría mejorar el desempeño, es la administración pública, donde se estaban, hasta ahora, ensayando tímidamente ese tipo de procesos.

Pero el trabajo en «remoto» se puede implementar en otros muchos sectores, entre los que cabe citar el del comercio, la energía, actividades recreativas y hasta el sector de las manufacturas.

Sin embargo, otros muchos sectores ya han abrazado el nuevo paradigma, como es el sector de la informática y de las tecnologías de información, el inmobiliario, el financiero y muchas profesiones liberales.

También se desprende del informe que son las empresas de más de 50 trabajadores las que pueden obtener más beneficios de que sus trabajadores puedan ejercer su actividad en «remoto».

Inclusive uno de los sectores más golpeados por esta crisis del coronavirus, el de los trabajadores autónomos, hacen ya un uso intensivo del «remoto»: el 56% de ellos teletrabajan al menos la mitad de la jornada laboral semanal.

Las ventajas e inconvenientes del teletrabajo

Las ventajas son múltiples, tanto para los trabajadores como para las empresas, y entre ellas podemos citar un aumento de la productividad más que evidente, aunque bien es cierto que para lograr ese aumento el trabajo se tiene que organizar bien.

Además, poder trabajar desde el domicilio o desde un espacio de coworking cercano al domicilio, permite ahorrarse tediosos viajes al centro de trabajo, ya sea en transporte público – siempre se puede aprovechar el tiempo leyendo algo – o bien en vehículo privado.

Sin embargo, y sobre todo para los no acostumbrados a ello, también existen inconvenientes: el sentirse aislado, se pierde la noción del horario que, si se tiene en una oficina existe, y aumenta el estrés y los problemas de salud producto de que se suele estar reconcentrado en la labor.

Lo más conveniente, a la hora de mantener un equilibrio entre el trabajo y la vida personal, es que el teletrabajo se desarrolle varios días a la semana, pero que también haya trabajo presencial en la oficina o algún tipo de coordinación «en vivo».

Producto de los tiempos

Bien es cierto que con la situación que estamos viviendo ahora, con una epidemia de covid-19 que comienza ahora a estar controlada, pero con el peligro constante del contagio, al menos hasta que se encuentre una vacuna, el teletrabajo se va a imponer.

Hasta ahora, como ya hemos referido, con solo el 8% de los trabajos en «remoto» en el 2019, España tiene unos bajos porcentajes de teletrabajo, si se comparan con el grueso de los países de la Unión Europea.

Los datos, comparados con la «piel de toro» son apabullantes: en Holanda y Suecia el 30% de la fuerza laboral teletrabaja, en Francia el 20% de la masa laboral y en Alemania algo más del 10%.

Además, el teletrabajo está en plena coincidencia con el proceso de desescalada, y puede servir para una normalización progresiva de la actividad laboral, permitiendo mantener la misma productividad que si la actividad laboral estuviese normalizada, hasta que efectivamente se vuelva poder trabajar como se hacían ante antes de la pandemia.

Por lo menos hasta Navidad

Y sobre todo en lo que tiene que ver con la gran empresa, como pueda ser le caso de la energética Endesa, que calculan que el 38% de su plantilla no volverá a la oficina antes de las navidades.

Otra energética, la antigua Gas Natural Fenosa, ahora Naturgy, retrasa ese retorno, para algunos colectivos – embarazadas, empleados con patologías previas y mayores de 60 años -, al próximo año 2021.

Por seguir con el rubro de la energía, aunque dirigiéndonos a la península italiana, la energética ENEL ha informado que 37.500 miembros de su plantilla están trabajando en «remoto».

La compañía que dirige Maria Patrizia Grieco prevé que dichos trabajadores no volverán a sus centros de trabajo hasta bien entrado el 2021, fecha que estará sujeta a revisión en caso de que la pandemia del covid-21 se vuelva a desmandar.

Fuente – EL PAÍS / EL MUNDO / Enel en Wikipedia

Imagen – Rawpixel Ltd / Jason Riedy / Jason Lander / Kai Hendry / Antonio Castagna