Inversión de riesgo

A pesar de que el Bitcoin está nuevamente en el candelero – Elon Musk acaba de invertir 1.200 millones de dólares del efectivo de Tesla, las autoridades regulatorias como el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores, advierten que se sigue tratando de una inversión no segura y de alto riesgo

Es lo que han advertido el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores a todos aquellos que se han lanzado a una carrera para comprar Bitcoins.

La tendencia del mercado se ha desatado después de que Elon Musk – el hombre más rico del mundo y propietario de Tesla y SpaceX – haya informado que Tesla ha adquirido 1.500 millones de dólares en la criptomoneda.

No es la primera advertencia que realiza el BDE, y a que en el 2018 lanzó una alerta donde advertía de la volatilidad del Bitcoin, complejidad y falta de transparencia.

A pesar de que la inversión en Bitcoin cada vez es más habitual, siguen siendo un tipo de activos solo recomendados para inversores que tiene un marcado perfil de riesgo, y que pueden asumir grandes pérdidas.

Alta volatilidad

Es lo que han experimentado, en los últimos meses, diversas monedas digitales, caso del propio Bitcoin y el Ether.

Al mismo tiempo, las criptomonedas están realizando agresivas campañas de publicidad para lograr suscriptores que inviertan es unas monedas que son sumamente opacas y muchas veces se utilizan para pago de productos delictivos.

Aunque muchos analistas ven en las criptomonedas el futuro del sistema financiero mundial, su uso ofrece todavía muchos claroscuros y un alto riesgo para el inversor medio.

Cuando hablamos de criptomonedas nos estamos refiriendo tanto a la criptomoneda en sí, como a la tecnología que la sustenta.

Sin regulación

En el ámbito territorial que nos afecta, esto es la Unión Europea, todavía no existe ningún tipo de regulación sobre los criptoactivos como puedan ser el Bitcoin o el Ether.

El que invierte en criptomonedas lo hace asumiendo sus propios riesgos, ya que estas no tienen el respaldo regulatorio que tiene la inversión en otro tipo de activos financieros.

A pesar de ello, en la UE algo se ha avanzado y existe un borrador de reglamento – denominado MiCA – para la regulación de la emisión de criptoactivos y regular los proveedores de esos servicios.

Sin respaldo legal

También en el todo el territorio de la Unión Europea, las criptomonedas no están consideradas como medio de pago.

Ello implica que detrás de estas criptomonedas no cuenta con el respaldo del Banco Central Europeo, por lo tanto, ante pérdidas cuantiosas, no cuenta con el sostén del Fondo de Garantía de Depósitos.

Además de la falta de cobertura legal, nos encontramos en un contexto en el cual cohabitan 7.000 tipos de criptomonedas, aunque vox populi solo emerjan unas cuantas, como pueda ser el Bitcoin o el Ether.

Invertir en criptomoneda es «saltar sin red» y aunque se pueden lograr grandes beneficios, los inversores se exponen a perder todo «de un plumazo».

Inversión de alto riego

Otro de los problemas consiste en que se están creando instrumentos de inversión estructurados que tienen como respaldo las criptomonedas, unas monedas digitales que muchas veces son completamente opacas.

La complejidad de esos productos financieros es tal que muchas veces es posible que las pérdidas en las que puedan incurrir los inversores sean mayores que el capital inicialmente invertido.

Además, la cotización de estas criptomonedas está sujeta a una alta manipulación. En el caso de Bitcoin se ha podido ver como en el 2021, sin razón de peso que lo justificara, en pocos días se ha revalorizado un 15%.

Medio de pago limitado

A pesar de que el Bitcoin está en boca de todos, los pagos que se hacen con esta criptomoneda son todavía muy limitados.

Como ya hemos indicado en esta misma bitácora, en este y en otros artículos precedentes, por lo general el Bitcoin, y otras criptomonedas, está ligada a todo tipo de negocios ilegales, desde la compra – venta de drogas a la de armas.

Además, el futuro reglamento MiCA establece la no obligatoriedad de aceptar pagos en criptomonedas, por lo cual parece que su uso como método de pago se puede ver todavía más limitado.

Vaya usted a saber dónde están

Es otro de los hándicaps de las criptomonedas, que no son otros que muchas veces las entidades que realizan la emisión, custodia y comercialización de las criptodivisas están fuera de España y de la Unión Europea.

Ello hace que aquellos que invierten en Bitcoins, en el mejor de los casos vean como la legislación aplicable no es la española ni la de la Unión Europea.

Y como subrayamos, eso en el mejor de los casos, dado que la más de las veces no se sabe a ciencia cierta quién ha emitido la criptomoneda, quién la custodia y quién la comercializa.

Detrás de las criptomonedas está una tecnología que ha sido bautizada como Blockchain, tratándose de un sistema de computación distribuido, de manera que es posible que por esos vericuetos se pueda «perder» moneda.

De hecho, son muchos los que opinan que las criptomonedas son lo anecdótico, y que lo que verdaderamente sobrevivirá es la tecnología que sustenta el Bitcoin y otras monedas virtuales; es tecnología se denomina Blockchain.

Otro problema, como en un conocido caso que ha sido aireado por los medios de comunicación, es que se puedan perder las contraseñas para acceder al «monedero» donde tenemos los Bitcoins.

El caso de un desarrollador austriaco

En el caso citado, un desarrollador austriaco ha perdido las claves para acceder a su «monedero» donde tiene unos Bitcoins que le pagaron hace más de una década por realizar unos vídeos sobre el Bitcoin.

Con la revalorización que ha tenido en estos años el Bitcoin, en el «monedero» hay en estos momentos 200 millones de dólares norteamericanos.

Al desarrollador le quedan solo tres intentos para digitar la clave para abrir el «monedero», pasadas esos intentos, el valor de «monedero», repetimos, con 200 millones de dólares norteamericanos, desaparecerá.

Fuente – el diario

Imagen – Mike Bean / Luis Pérez / Sealight / Ben Baligad / bfishadow / PayPal / Larry Luo / Steve Mohr

Ponerle el collar (europeo) al gato

El Banco Central Europeo acaba de lanzar una iniciativa para regular, a nivel mundial, el Bitcoin y que deje de estar en un limbo jurídico que a nadie beneficia. Además, Christiane Lagarde acaba de lanzar la propuesta de crear una moneda virtual europea respaldada por el BCE

Las monedas virtuales, caso del Bitcoin, llevan décadas en la más absoluta de las desregulaciones, siendo muchas veces una moneda que se utiliza para actividades ilegales.

Ahora el Banco Central Europeo pide una regulación global del Bitcoin y de otras monedas virtuales, sobre todo porque se viene detectando que dicha moneda virtual se está utilizando para el «lavado» de dinero.

En récords históricos

Otro de los problemas que tiene el Bitcoin es que es una moneda altamente especulativa, que producto de la pandemia de SARS-CoV-2 está logrando récords en cuanto a su valor.

El pasado viernes cada Bitcoin rozó los 42.000 dólares, su máximo histórico, que ha dado como resultado también unas oscilaciones enormes en las últimas fechas.

Christine Lagarde, la presidenta del BCE ha quitado la ilusión a todos aquellos que creen que la moneda virtual se puede convertir en una moneda en un futuro próximo.

Entre los argumentos de Lagarde se encuentra que es un activo altamente especulativo, que se ha utilizado para todo tipo de negocios ilegales y que también se utiliza para el lavado de dinero.

Blanqueo de capitales

Como muestra de la misma Lagarde ha aducido la gran cantidad de investigaciones policiales y judiciales en las cuales se ha visto involucrado el Bitcoin, y ha anunciado que ahora mismo hay otras investigaciones en curso.

Por todo ello el BCE se muestra a favor de que se produzca una regulación a nivel global para evitar las fisuras fiscales por las cuales se podría colar el Bitcoin si se comienzan a realizar regulaciones nacionales.

La iniciativa podría surgir de alguna de las muchas organizaciones supranacionales como pudiera ser el G7 o el G20 y a partir de esa iniciativa lograr una regulación efectiva del Bitcoin.

Una criptomoneda europea

Sería lo más parecido a un euro digital, que tendría un coste 0 para los estados miembros de la Unión Europea que sería, por su «vitola» europea, aceptado por en todo el mundo.

Al mismo tiempo, la moneda virtual europea que no tendría ninguno de los riesgos asociados al Bitcoin y otras monedas virtuales, y que se convertiría en sinónimo de un pago fiable.

Lagarde, ejerciendo casi de pitonisa, cree que dicha moneda virtual europea llegará antes de cinco años, y que en al poco tiempo de entrar en vigor tendrá un enorme éxito.

El respaldo definitivo a esa moneda virtual europea vendría de que se convertiría en un método de pago barato, rápido, y seguro, que permitiría «puentear» el engorro de las monedas físicas.

Además, otras ventajas colaterales de una moneda virtual europea serían que colaboraría en una mejor soberanía monetaria y además lograría una mayor autonomía para la zona euro.

Favorable opinión de la ciudadanía europea

El BCE ha elaborado, le ha llevado meses tanto diseñarla como administrarla, una encuesta para saber el parecer de los europeos ante la posible creación de una moneda virtual netamente europea.

La encuesta, además de a ciudadanos también se «pasó» a empresas y diversos tipos de instituciones que trabajan en la Unión Europea.

El 41% de los encuestados, tanto ciudadanos como empresas y organizaciones, se mostraron a favor de que el Banco Central Europeo cree una moneda virtual que se pueda utilizar en todos los países de la Unión Europea.

Desde el BCE también se informa que los plazos para la implementación de una moneda virtual europea serán largos, y eso a pesar de que en el mundo de la tecnología todo va a la velocidad de la luz.

Riesgos del Bitcoin: un caso práctico

Y uno de ellos le ha sucedido a un programador alemán que trabaja en San Francisco, y que no lograba recordar la contraseña para acceder a unos Bitcoin en los que invirtió hace más de 10 años.

Los Bitcoines valen en este momento 20 millones de dólares y no logra recodar la clave para acceder a ellos. Dos intentos más y se quedará sin poder recuperar la importante cantidad.

Los Bitcoines fueron un pago por elaborar un vídeo de cómo funcionaba el Bitcoin hace una década, y en aquella época la criptomoneda tenía un valor entre dos y seis dólares.

No es algo inhabitual

Lo que le está pasando a este programador alemán es más habitual que lo que podría parecer a simple vista.

Son miles los monederos de Bitcoin que se han «perdido» porque sus propietarios han olvidado la contraseña o han introducido una incorrecta en todos los intentos que se tienen.

Eso, aunque es una moneda muy volátil, puede hacer que se pierdan auténticas fortunas y sus propietarios pueden sufrir auténticos traumas por haber perdido un dinero que podría haber hecho que su vida cambiase a mucho mejor.

Chainalysis, una de las más importantes gestoras de Bitcoines estima que el 20% de los Bitcoines «minados» pueden haberse perdido porque sus propietarios han olvidado las contraseñas para acceder a sus monederos.

Eso, al cambio actual, son 140.000 millones de dólares que alguien se ha dejado «olvidados» en un limbo, aunque en estos momentos es posible intentar recuperarlos.

Wallet Recovery Services

Se trata de una firma norteamericana que trabaja intentando lograr que sus clientes puedan recuperar las claves de acceso a sus monederos de Bitcoines.

El olvido de las contraseñas tiene que ser algo muy habitual, ya que diariamente reciben hasta 70 peticiones de ayuda de propietarios de monederos de Bitcoines que han perdido sus claves de acceso.

Otros servicios de pago electrónico, como pueden ser Pay Pal si tienen la capacidad para recuperar las contraseñas, pero no hay posibilidad de hacer eso con las contraseñas de los monederos de Bitcoin.

El reciente ímpetu del Bitcoin se debe a que inversores institucionales lo empiezan a utilizar de manera profusa, a pesar de que no está regulada por ningún gobierno o banco central, muy en la línea de misterio que rodea a Satoshi Nakamoto, su programador inicial.

Fuente – EL PAÍS / Economía en EL PAÍS

Imagen – Jorge Franganillo / Alejandro Mallea / The National Crime Agency / Jim Woodward / David J / Marco Verch / Book Catalog / Media Digest