Las cotizadas del IBEX 35 en mínimos históricos

Los principales valores del IBEX 35 han caído a mínimos históricos, especialmente valores emblemáticos como BBVA, Telefónica y Santander, que cotizan en márgenes que no se conocían desde mediados de los años 90 del pasado siglo

Las caídas más acusadas se han producido en los valores de Santander, BBVA y Telefónica, y sin duda está siendo el peor semestre del IBEX en lo que ha sido su historia, en buena parte producto de la crisis económica desencadenada por el covid-19.

En el caso de la entidad financiera que preside Patricia Botín, su título cotiza al mismo nivel que lo hacía en 1992, con un valor por acción 1,78 euros, y algo parecido se pasa al BBVA que con 2,60 por título tiene el mismo valor que en 1995.

Santander entra en barrena

Se trata, con mucho, el mayor descalabro que sufre en bolsa un banco español, que en el primer semestre del 2020 ha perdido 10.798 millones de euros.

El Santander entra, con estos resultados económicos, en el dudoso ranking de las 20 cotizadas españolas que mayores perdidas han tenido en toda la historia de la cotización en Bolsa en España.

En la ominosa lista se encuentran también entidades financieras que lo perdieron todo y tuvieron que ser rescatada por el Estado, caso de Bankia, o bancos que dejaron de existir como en Banco Popular.

El Santander, que encaraba una historia de éxito – en el pasado ejercicio 2019 ganó 3.231 millones de euros – ha visto como producto de las consecuencias económicas de un virus desconocido y microscópico, ha entrado en «números rojos».

Algo que se preveía

Hace exactamente una semana, el consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, ya anunció que la entidad para la que trabaja iba a incurrir en pérdidas contables.

Se trata, por tanto, de la primera vez en su historia que el banco que fundase en el año 1857, entre otros, Jerónimo Roiz de la Parra entra en pérdidas anuales.

A pesar de ello, desde el Santander se ha explicado que se podrá repartir un dividendo a cargo de los beneficios que se obtengan en el 2020, a pesar de que, como ya hemos indicado, se va a entrar en pérdidas contables.

Sin embargo, ante la prohibición establecida por el Banco Central Europeo de repartir dividendos bancarios, será cuando la entidad de la que es vicepresidente Luis de Guindos.

BBVA, otro que tal cual

Incurrir en pérdidas también ha sido privativo del BBVA, y como el resto del sistema financiero, también producto de la crisis económica derivada de la crisis sanitaria del covid-19.

En el caso de la entidad financiera que presidiera Francisco González, incurrir en «números rojos» es producto de haber tenido que provisionar por valor de 2.104 millones de euros.

Desglosando dicha cantidad, 1.460 millones se provisionaron en el primer semestre y los restantes 664 millones en lo que llevamos de segunda parte del año.

A eso hay que sumar el ajuste del fondo de comercio de EE. UU. que le ha «costado» al BBVA 2.084 millones de euros, con lo que el sumatorio de las pérdidas asciende a 1.157 millones de euros.

México, el principal agujero

Y paradójicamente es uno de los principales mercados donde opera la fusión del Banco de Bilbao, Banco de Vizcaya y Argentaria, y el que le había dado las principales «alegrías» a la cuenta de resultados del grupo.

Pero ahora que viene mal dadas, están siendo los inversores los que están penalizando los valores del BBVA producto de su exposición a mercados emergentes como es el mexicano.

Todos los indicadores han entrado en «números rojos» en el mercado azteca, con un retroceso del margen de intereses de un 10,7%, el margen bruto un 9%.

El resto de las magnitudes también son negativas: el resultado atribuido fue un 49% menor que el del ejercicio anterior, y fue solo de 654 millones de euros.

Telefónica tampoco da alegrías

La compañía que preside José María Álvarez Pallete también incurre en pérdidas, ya que la acción cotiza ahora a los mismos niveles que alcanzaron en las semanas más trágicas de la crisis financiera que se desencadenó entre 2008 y 2009.

El precio del título supera solo, por unos pocos céntimos, la cotización que tenían las «matildas» en julio de 1996, cuando alcanzaron el mínimo histórico de 3,538 euros por cada acción.

Los malhadados astros se han conjurado para que pocas semanas antes de que estallase la crisis del covid-19, la compañía había iniciado un ambicioso proceso de restructuración para hacer a la compañía más eficiente y más rentable.

Las jornadas más negras para los títulos de telefónica se dieron en las primeras semanas de febrero, antes de la escalada exponencial del covid-19, cuando el título, en su cotización intradía, llego a marcar 3,68 euros.

Ese valor no lo habían marcado las «matildas» desde el año 1996, cuando las acciones de Telefónica marcaron su mínimo histórico. En lo que va de año, Telefónica ha perdido un 42% de su valor en Bolsa.

Ni con las medidas estrella

Sin embargo, la caída del valor de Telefónica ha coincidido con el anuncio de nuevas ofertas comerciales que pretenden hacer más atractiva al mercado su oferta.

Una de esas novedades ha sido la asociación con la empresa de seguridad Prosegur para comercializar un nuevo tipo de alarmas, entrando en un mercado, el de la seguridad privada, que en un primer momento es nuevo para Telefónica.

Otro de los anuncios, coincidiendo con el mayor trasiego de datos en las redes de internet, de la compañía, es de dotar de más potencia a sus centros de datos, en la previsión de que el teletrabajo se acabe asentando como una realidad laboral más.

Al mismo tiempo, telefónica ha puesto a disposición de Educación 20.000 líneas de telefonía móvil para el refuerzo educativo que se prevé en caso de que en el próximo otoño – invierno se produjese un nuevo confinamiento.

Por otro lado, Telefónica no ha cejado en su expansión internacional con la fusión, en el mercado británico, de su filial con Liberty Global, para crear un gigante multimedia, bautizado como O2 Virgin Media.

Fuente – CincoDías / Banco Santander en Wikipedia / Banco Central Europeo en Wikipedia

Imagen – Iberia Airlines / Magnus Manske / Plaza Financiera / Claudio Lobos / Guillermo Varela / Campus Party México / Andreas Poike

El turismo afectado por la cuarentena británica

Producto de la situación de rebrote masivo que está sucediendo en el país, y por consiguiente la cuarentena que ha establecido Reino Unido para cualquiera que viaje desde España, los valores bursátiles del sector turístico y de las aerolíneas están siendo ferozmente castigados

Los valores bursátiles de la Bolsa española ligados al turismo se están viendo fuertemente golpeados por la decisión de Reino Unido de imponer una cuarentena a todos los viajeros que lleguen desde España.

Y ello además acompañado que grandes turoperadores europeos han cancelado todos los paquetes turísticos que tenían contratados en la Península, en el caso del turoperador alemán TUI hasta el 9 de agosto.

Caída en picado de las cotizadas

Las cotizadas, caso de Meliá, IAG, Anea o Amadeus han recibido un severo correctivo, que ha hecho caer el precio de la acción, unos valores que ya estaban muy castigados por las pobres previsiones del sector para este verano.

A pesar de que también ha habido jornada en las cuales los valores turísticos han dado un «petardazo», el ciclo estaba siendo bajista desde que se preveía que la temporada turística en España iba a ser floja producto del coronavirus.

Pero ahora, con las noticias que afirman que estamos ante la segunda oleada del covid-19, y con muchos países a punto de cerrar fronteras con España, los valores que están ligados a empresas turísticas o aerolíneas, vuelven a hundirse.

Un espejismo de recuperación

Uno de los casos más «sangrantes» es el del hub de aerolíneas IAG, que a inicio de año cotizaba a 8 euros la acción y que debido a la cancelación de casi toda su operativa aérea, ha visto como el título se depreciaba un 75%.

El pasado 14 de mayo tocó fondo, con una cotización por título de 1,80 euros, lo que deja el capital social de la empresa bajó mínimos.

Bien es cierto que la tímida recuperación del sector y la actividad, tras la desescalada y que prometía recuperar la temporada, había producido un «rally» que había revalorizado el valor del IAG hasta en un 120%.

Concretamente en la sesión de hoy, IAG que se ha «dejado» casi un 6%, y la cotización de cada título ha quedado en los 2,055 euros, lo que supone quedar un 50% por debajo del mínimo alcanzado hace mes y medio.

Una auténtica sangría

Es la que se está produciendo en el sector turístico español y en las aerolíneas participadas por capital español después de que ya casi todos los expertos afirmen que estamos ante una segunda oleada de la pandemia de covid-19.

En la jornada bursátil de hoy todos esos valores han caído «a plomo», impulsada también la caída porque Reino Unido ha establecido una cuarentena de 15 días a todos los viajeros provenientes de España.

Eso sobre todo lastra la llegada de británicos de vacaciones a España, debido a que son pocos los británicos que se arriesgan a visitar nuestro país, si luego saben que tendrán que estar 15 días en el «dique seco».

Comportamiento diferente según el grupo

En el caso de la línea de bajo coste Ryanair, no establecerá modificaciones en sus vuelos entre Reino Unido y España, manteniendo los programados.

Mientras tanto, y como ya hemos indicado, el turoperador TUI cancelará todos los paquetes turísticos que tenía contratados en España hasta el próximo 9 de agosto, y a partir de ahí evaluará la situación epidemiológica de nuestro país.

En el caso de TUI los únicos destinos turísticos que se mantienen sin cambios son Canarias e islas Baleares.

La patronal del sector turístico, Hosteltur, cifra en 8.700 millones de euros las pérdidas que se pueden dar en el sector debido a la cuarentena que ha impuesto el Reino Unido y afectará tanto a los meses de agosto y septiembre.

Ventas masivas

Debido a las malas previsiones para las cotizadas del sector turístico y de las aerolíneas, los inversores se han lanzado a una venta masiva de valores de esos rubros.

En lo que respecta a IAG, las caídas han sido del 10%, y sus pérdidas desde enero ha sido del 71,5%, mientras que Ryanair se mantiene, seguramente debido a que ha informado que mantendrá todos sus vuelos.

El grupo hotelero Meliá ha caído un 6,4%, con lo que ha perdido la revalorización que había logrado en mayo y principios de junio, retrocediendo a valores que habría que buscar en otros ejercicios.

El «castigo» de Amadeus, un 2,66%, está amenazando más directamente los 20.000 millones de euros que tiene de capitalización y en lo que llevamos de 2020, se ha «dejado» un 40%.

Aena y NH también retroceden

La gestora de aeropuertos, Aena, también se ve depreciada debido a la dependencia que tiene del sector turístico, debido a que una buena cantidad de turistas, sobre todo los extranjeros, viene por vía aérea.

Cotizando a 111 euros por acción, en la sesión se ha «dejado» un 1,81% de su valor, mientras que la cadena Hotelera NH, ha perdido un 4,35%.

NH ha perdido un 40% durante lo que llevamos de 2020 y su capitalización es menor de los 1.000 millones de euros que llegó a valer.

España en el punto de mira

Los múltiples brotes de covid-19 que se están produciendo en España están haciendo que las cancillerías europeas se estén fijando en él, y para mal debido al miedo a que sus nacionales viajen a España y vuelvan con el «bicho».

Sin embargo, algo muy parecido – aparición de brotes – se está produciendo en el resto de Europa, por lo cual la situación da una impresión de que se está descontrolando, con el virus enseñoreándose de todo el continente.

A pesar de la mala situación, y por eso el ejecutivo negocia con el Reino Unido que las cuarentenas se apliquen solo a ciertas regiones, la situación epidemiológica en España es muy desigual.

A pesar de que en la zona noroeste de la Península el virus avanza como si de un «paseo militar» se tratase, en otras zonas del país la pandemia sigue dominada, por lo cual se puede viajar a ellas con completa seguridad.

Fuente – Expansión / EL PAÍS

Imagen – Nick Fewings / Benjamín Núñez González / Sam / Wikipedia / Sean MacEntee / Kevin Hutchinson / Manuel Flores / Mike McBey