Sumar a los emigrantes al mercado laboral

Es una de las soluciones que el Gobierno plantea para lograr cubrir casi 200.000 puestos de trabajo que no quieren los españoles. Entre las medidas que se plantean se encuentran la contratación en origen y la nacionalidad para aquellos migrantes que se formen en sectores deficitarios en mano de obra

Es lo que pretende el Ministerio de Trabajo para sumar a miles de migrantes al mercado laboral español.

Para ello desde Migraciones lo que se plantea es una regularización masiva para que ya con el permiso del trabajo y el de residencia se puedan sumar como mano de obra a sectores clave de nuestra economía.

Al mismo tiempo, también se está planteando que los estudiantes extranjeros puedan sumarse al mercado laboral en aquellas ocupaciones que no quieren realizar los nacionales.

Un salto cualitativo

Se trata de unas políticas que no se habían dado antes en España, que tradicionalmente ha racaneado las concesiones de los permisos de trabajo para que los migrantes puedan trabajar legalmente.

Para ello se han aliado los ministerios de Migraciones, Seguridad Social e Inclusión, en una ambiciosa reforma normativa para que el mayor número posible de extranjeros puedan trabajar en nuestro país.

Entre otros cambios normativos será necesario cambiar la Ley de Extranjería, pero es necesario para lograr que esos migrantes se incorporen a sectores económicos en los cuales los nacionales no quieren acceder.

Sectores que no cubren la demanda de mano de obra

Son muchos, y esta falta de sincronía entre oferta de puestos de trabajo y su cobertura se produce porque hay muchos empleos, que por su extrema dureza y estar mal pagados, han dejado de ser cubiertos por españoles.

Entre esos sectores encontramos el transporte, el campo, la hostelería y la construcción, sectores que los nacionales ya no consideran como atractivos para trabajar en ellos.

Inclusive la industria tecnológica se las está viendo y se las está deseando para encontrar personas con las suficientes habilidades digitales como para poder ocupar puestos de baja cualificación en ellos.

Real Decreto

Aunque todavía se encuentra en estado de borrador, sobre todo porque los ministerios implicados en la reforma todavía tienen que seguir haciendo sus aportaciones, si se vislumbran tres «patas» principales.

La primera de ella sería la contratación en origen, esto es el extranjero, de perfiles «apetecibles» por las empresas españolas que no encuentran en territorio nacional esos perfiles.

La segunda de las «patas» sería permitir que los estudiantes extranjeros en España puedan trabajar y compatibilizar una ocupación laboral con sus estudios.

Por último, también se permitiría la regularización de aquellos migrantes que se formen en sectores económicos en los cuales hay un déficit de trabajadores.

Por último, la iniciativa ejecutiva también quiere regular el acceso de extranjeros al régimen de autónomos, como una medida más de generar actividad económica de los que vinieron allende de nuestras fronteras.

No es una barra libre

Nada más lejos del gobierno que desarrollar una regularización masiva, como ya hicieron gobiernos anteriores, concretamente del PP.

Pero si es una suavización de la normativa que permita además de la contratación en origen que se puedan cubrir puesto de trabajo a los que ya casi ningún español está dispuesto a ocupar.

Lo paradójico de la situación es que España es el país de la zona euro donde mayor tasa de desempleo existe – un 13,65% – con casi 110.000 puestos de trabajo sin cubrir.

El 69% de los empleadores tiene problemas para cubrir puestos de trabajo, algo que no ha sucedido en los últimos 15 años.

Lo que no se plantea el gobierno son regularizaciones masivas como se produjeron con gobiernos precedentes, que en poco ayudaron al mercado laboral español.

Una explicación multifactorial

Una de las causas es la falta de formación en determinados desempeños laborales a lo que se une la poca movilidad geográfica que es un mal endémico en nuestro país.

A ello se une, como ya hemos indicado que ciertos puesto de trabajo han dejado de ser atractivos para los nacionales a lo que se unen que son puestos de trabajo muy mal remunerados.

Por otro lado, la legislación migratoria actual, en su formulación promueve que sean personas en situación irregular en España las que cubran determinados puestos de trabajo, lo cual redunda en un empeoramiento de las condiciones laborales.

Los trabajadores migrantes son necesarios desde para el mantenimiento del sistema público de pensiones como para el buen funcionamiento del mercado laboral, pero es necesario que la emigración se produzca de manera regular, ordenada y segura.

Por otro lado, algunos países de nuestro entorno europeo también entienden que necesitan que una migración ordenada recale en sus fronteras para seguir teniendo una economía vigorosa en el tiempo.

Contratar en origen

Es una de las tácticas que se ensayan para lograr una migración ordenada y de sujetos que puedan aportar algo a la economía española.

En la actualidad el único proceso de ese jaez que se lleva a cabo es la contratación, en origen, de 10.000 temporeras marroquíes para la recogida de la fresa en los campos onubenses.

Con ello, las empresas del campo de Huelva solventan la falta de mano de obra que hay en esos puestos laborales, pero entre un 10% y un 30% de las temporeras se quedan irregularmente en nuestro país.

De lo que se trataría es utilizar ese modelo de contratación para otros sectores que también tiene falta de mano de obra como es el del transporte o de la construcción.

La medida se vehicularía con permisos de trabajo con permisos de trabajo de cuatro años que le permitiría trabajar en su sector por periodos de nueve meses.

Si el migrante retorna a su país después de esos cuatro años, accedería a un nuevo periodo de permiso de trabajo de otros cuatro años.

También existiría la posibilidad que el trabajador migrante pueda acceder a una autorización de residencia de otros dos años.

Para determinados tipos de empleos, como el del transporte, que hace necesaria una habilitación, los migrantes recibirían un permiso de residencia previo de seis meses para que logren esas habilitaciones necesarias.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Matt Brown / Florian Volk / Ian Preston / Agencia Estatal del Boletín del Estado / Larry Koester / Rab Lawrence / U.S. Department of Agriculture

Comercio, sobre todo local

La salida de la pandemia está recuperando el comercio local y de proximidad ya que los españoles prefieren la tienda de barrio antes que comprar en grandes centros comerciales. Iniciativas como Shop Small de American Express pretenden visibilizar el comercio local y de proximidad.

La salida de la pandemia ha supuesto una recuperación del gasto de las familias españolas y sobre todo ese gasto se ha realizado en el comercio local.

El 36% del gasto de las familias españolas se realiza en el comercio de barrio, tal como refleja un reciente estudio de American Express, que también refleja que la mayor parte de ese gasto se realiza con tarjeta de crédito.

Producto de pandemia

Recuperarnos de la pandemia de SARS-CoV-2 ha traído aparejada que hasta el 36% del gasto mensual de los españoles se produce ya en el comercio local.

En comparación con el mismo periodo del año anterior, el consumo de productos en tiendas de barrio ha subido un 14%.

El importe medio de gasto mensual en el territorio nacional es de 170 euros mensuales, aunque ello no es óbice para que el consumo en los grandes centros comerciales se haya también recuperado.

El mayor gasto en comercio de proximidad se produce en Barcelona, donde se gastan 224 euros mensuales, y en la cola del gasto encontramos a Málaga con 111 euros de gasto en cada periodo de 30 días.

Una conducta premeditada

El aumento del gasto en el comercio local no es producto del azar, sino que es una conducta premeditada de los consumidores.

El 93,5% de los encuestados por American Express consideran que es importante que los vecinos apoyen a los comercios de sus barrios.

Además, la mitad de ese 93,5% no les importa pagar un pequeño sobreprecio como peaje para comprar productos en el comercio de proximidad.

Por otro lado, las previsiones en cuanto al comercio local son halagüeñas, ya que más de la mitad de los encuestados creen que una vez superada la pandemia, cuando eso pase, se mantendrá la tendencia de apoyar al comercio de proximidad.

Volver a la presencialidad

Con una pandemia de SARS-CoV-2 en remisión, los ciudadanos han recuperado el hábito de volver a visitar los comercios, dejando de lado la compra online.

De la muestra que ha participado en el estudio de American Express, el 77,3% de las transacciones comerciales que se realizan mensualmente se llevan a cabo en establecimientos de comercio local.

Se mantiene un hábito adquirido durante la pandemia, como es el hecho de que la mayoría de la clientela sigue pagando con tarjeta de crédito, aunque hay un ligero repunte de aquellos que pagan en efectivo.

En cuanto a cohortes generacionales, los que más utilizan el pago electrónico con tarjeta de crédito o de débito son los millennials, esto es, los nacidos en las dos últimas décadas del siglo XX.

Recuperación por sectores

El sector del comercio de proximidad que más se ha recuperado en este último año ha sido el de la hostelería, sobre todo lo que tiene que ver con el subsector de los restaurantes.

A los españoles, con el fin de las restricciones y una menor virulencia de la pandemia, nos han entrado ganas de volver a salir a comer y cenar fuera de casa.

A consecuencia de ello, los pedidos de comida a domicilio han disminuido un 14%, justo lo que se ha incrementado la actividad de los restaurantes de todo tipo.

Por otro lado, el estudio de American Express muestra que en los próximos años la preferencia del «dinero de plástico» continuará adelante, arrinconando los pagos en efectivo.

Shop Small

Es una iniciativa que American Express inició en el 2010 y que ahora desarrolla su tercera edición en España, que busca apoyar al comercio local y de proximidad.

En todas estas ediciones, American Express anima a los tenedores de sus tarjetas de crédito a realizar sus compras en el comercio local más próximo a sus domicilios.

Durante la campaña, que durará hasta el 31 de julio de este año 2022, American Express toma determinadas iniciativas que incluyen a los tenedores de sus exclusivas tarjetas de crédito.

De cara a sus clientes, American Express reciben 5 euros por cada gasto de 20 euros o más, promoción que se extiende hasta 5 compras en comercio de proximidad.

Al mismo tiempo, American Express utiliza su aplicación Amex Maps para indicar a sus clientes cuales son los comercios de proximidad de su localidad que participan en esta campaña de promoción.

Por último, American Express dan a los establecimientos adheridos a su campaña material para que señalicen que están participando en la iniciativa Shop Small.

Focalizar sobre el comercio local

Desde American Express lo que se pretende es lograr la recuperación del comercio local, de manera que dicho comercio se convierta en la pieza angular del tejido empresarial español.

American Express centra su actividad en dotar de valor añadido a sus sistemas de crédito, como lo son las tarjetas de crédito.

Los objetivos principales de Shop Small es contribuir al desarrollo del comercio de proximidad y local, mejorar su visibilidad y lograr su éxito.

El programa se inició en el 2010 en territorio estadounidense y hace más de una década la iniciativa se llamaba Small Business Saturday, animando a los norteamericanos a comprar en los comercios de proximidad de su localidad de residencia.

Más adelante, la iniciativa se extendió a Canadá, Italia, México, Reino Unido y finalmente llegó a España hace tres años.

Una red en crecimiento

En el caso de nuestro país, American Express está teniendo un robusto crecimiento en el sector del comercio local y de proximidad.

En los últimos dos años, American Express ha adherido a sus sistemas de pago electrónico a 273.000 nuevos comercios, lo cual redunda también en que sus clientes puedan comprar en más locales comerciales de la geografía nacional.

En un futuro próximo American Express sigue con intenciones de seguir expandiendo su red comercial sumando más comercios de proximidad como lugares donde se pueden utilizar sus tarjetas de crédito.

Fuente – EL PAÍS / LA RAZÓN

Imagen – Steve Parker / Mike Mozart / Davy Major / J. J. Bers / José Nicdao / 7C0 / Firelknot / Matt Seppings

El turismo se recupera en España, al menos en Semana Santa

A pesar de los nubarrones que se ciernen en el horizonte – enorme inflación y guerra de Ucrania – el sector turístico cifra en Semana Santa la senda de la recuperación de un sector que factura entre un 50% y un 60% menos de lo que lo hacía en 2019, año en el cual todavía no había estallado la pandemia de SARS-CoV-2

Y la primera cita la tiene con la Semana Santa, donde las reservas de alojamientos y de viajes han aumentado un 40% con respecto al ejercicio anterior.

Estos datos provienen de ACAVE, la patronal del sector que ve nubarrones producto de la guerra de Ucrania y la inflación galopante que estamos sufriendo con unas cotas que no se conocían desde los años ochenta del pasado siglo.

Debido a la delicada situación económica, en el sector también se plantean llevar a cabo subidas para que la inflación no se coma los beneficios que son como maná caído del cielo en estos momentos.

Sobre todo, las agencias de viajes

Son el nicho de mercado que pilota la recuperación del sector turístico, en unos tiempos en el cual existen cientos de posibilidades para gestionar los viajes sin intermediarios.

En lo que respecta a las reservas de Semana Santa están logrando recuperar la actividad, y el sector del Turismo piensa que en dichas fechas se va a iniciar la recuperación del sector.

En las previsiones de los principales actores del sector se barajaba – ahora tenemos una guerra encima y un alza de precios acompañada de inflación – que en el 2024 el PIB que genera el turismo se recuperaría.

Pero los datos que en estos momentos obran en poder de Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas muestran que las reservas de viajes para Semana Santa se han recuperado, en algunos casos, en un 50%.

Además, la clientela planifica los viajes con un mes de antelación, lo que permite que las agencias de viaje tengan más margen de maniobra en caso de que haya alguna incidencia con las reservas.

Invasión en Ucrania

Como en otros muchos sectores, la invasión de Ucrania perpetrada por Rusia ha afectado al sector, con una retracción del número de viajes contratados, además de ser el importe más bajo de lo que se esperaba.

Sin embargo, los españoles, a la hora de viajar, en muchos casos dejamos la contratación para el último momento, con lo cual sería posible incluso que en breve se reactivase la demanda.

En un reciente estudio demoscópico encargado por el propio sector, el 79% de los operadores de viaje informan que el estallido de la guerra en Ucrania ha provocado un mayor conservadurismo a la hora de contratar viajes.

A pesar de ello la patronal del sector espera que la guerra de Ucrania sea solo un pequeño bache y el problema no se cronifique.

La invasión de Ucrania ha quitado las ganas de viajar a mucho turista europeo que antes del conflicto bélico demostraba mucho apetito, atrasado por la pandemia, para conocer nuestro país.

Destinos turísticos

En lo que respecta al viajero nacional que quiere viajar en Semana Santa los destinos preferidos son Canarias, Cataluña, Valencia, Andalucía y Baleares.

Además, uno de los principales empujes en cuanto a la contratación se centra en el turismo rural, con regiones que casi han colgado el cartel de completo.

Por su parte, y también centrándonos en Semana Santa, la contratación de viajes desde el extranjero para visitar nuestro país ha aumentado entre un 40 y 50%, sobre todo entre turistas Francia, Reino Unido y el Benelux.

España se recupera pues como uno de los destinos turísticos preferidos entre los países europeos de nuestro entorno, un destino donde se puede realizar diferentes tipos de turismo, desde el de sol y playa hasta el gastronómico y cultural.

La inflación se desboca

En estos momentos la inflación bate récords históricos en nuestro país, con un 9,8%, magnitud que no se conocía desde mediados de los años 80 del pasado siglo.

Ese factor es uno de los que podrían lastrar la recuperación del sector y desde ACAVE se siente preocupados no vaya a ser que los buenos resultados de Semana Santa sean solo el canto del cisne.

Debido a esa inflación, los paquetes turísticos aumentarán de precio entre un diez y un doce por ciento, lo que puede redundar en un menor gasto de los turistas.

Además, el sector todavía no ha podido recuperar la actividad – y la facturación – del 2019, el año anterior a la pandemia, con una facturación que todavía está entre un 70% y 80% menor que antes de la pandemia.

Se estima que el 28% de la fuerza de trabajo del sector turístico se encuentra todavía en ERTE, algo sostenible porque el gobierno ha permitido al sector auxiliarse con el Mecanismo RED que beneficia a las agencias de viaje.

El Mecanismo RED es el que ha permitido la rápida gestión de los Expedientes de Regulación de Empleo Temporal que ha sido un auténtico salvavidas para el sector turístico y el de las agencias de viajes.  

Explorar nuevos mercados

En esa dinámica se entiende la campaña que TURESPAÑA está llevando a cabo en Estados Unidos, con la idea de promocionar el destino como sinónimo de calidad, seguridad y sostenibilidad.

El formato de la campaña es reunir a 56 turoperadores norteamericanos con 45 destinos turísticos españoles, con la vista puesto en que los norteamericanos diseñen paquetes turísticos que incluyan nuestro país.

Entre hoy y mañana y bajo ese «paraguas» se va a celebrar en Miami el Spain Summit 2022, en el que además del sector nacional y tour operadores norteamericanos, también estarán presentes las Consejerías de Turismo.

Con este acto se retoman los contactos entre los sectores de turismo de España y Estados Unidos, que habían quedado congelados, producto de la pandemia que afecto a los cinco continentes.

Estados Unidos siempre ha sido un oscuro objeto de deseo para el sector turístico español, tanto por el volumen de turistas que posee como por el elevado gasto que realizan los nacionales de aquel país cuándo viajan.

Fuente – EL PAÍS / HOSTELTUR

Imagen – Marco Verch / A. Davey / manhhai / Drone Pics / John Loo /

Big Bang Theory

En la recuperación económica que estamos viviendo en España se están dando fenómenos que nadie explica, siendo quizás el más importante el hecho de que mientras que el empleo y el consumo se recuperan, no lo hace el Producto Interior Bruto

La situación actual de la economía española está dejando perplejos a los más avispados analistas financieros ya que, aunque la recaudación fiscal y el empleo baten récords históricos, el PIB no le acompaña.

En cuanto a las previsiones, las hay para todos los gustos: desde las elefantiásicas del gobierno a las más moderadas de muchos organismos internacionales que piden echar el freno y conformarse con crecimientos más moderados.

Inclusive hay hasta quien defiende que las estimaciones que hace el INE sobre creación de empleo y recaudación de impuestos tienen el mismo sesgo que cuando el organismo que preside José Félix Tezanos estima la intención de voto.

Récord en creación de empleo

Al menos eso es lo que muestra el INE, que los niveles de empleo han vuelto a la senda del 2019, cuando todavía no sufríamos la pandemia de SARS-CoV-2 y la economía se estaba enderezando.

Con respecto al pasado mes de noviembre, hay cotizando 61.768 empleados más, y en lo que respecta a tributación, hasta el mes de octubre, había subido casi un 17%.

Sin embargo, hay otro indicador, el de Producto Interior Bruto, que no se acompasa a la creación de empleo y tributación, lo cual es todo un misterio para los analistas financieros que pretenden radiografiar la realidad económica de nuestro país.

No se sigue el metrónomo

Muchos analistas creen que esta situación se produce porque las mediciones están desacompasadas, y eso es producto de la pandemia.

Con el cambio de realidad epidemiológica muchos de los indicadores no tienen el mismo significado que antes de la pandemia, por ejemplo, la contabilización de horas trabajadas.

El INE siguió midiendo esos indicadores como antes de la pandemia – era imposible medir las horas trabajadas porque medio país estaba teletrabajando desde su casa – por lo que la «fotografía» del PIB no es real.

Además, es el mismo INE el que se desdice de sus cifras: antes decía que España creció a un ritmo del 2,8%, mientras que dos meses después aseguró que el crecimiento era solo del 1,1%, una revisión inédita en el Instituto Nacional de Estadística.

Revisión de la coyuntura económica

Es lo que está haciendo el INE y por ello hace escasas fechas ha mantenido una reunión con el Grupo de Analistas del Coyuntura Económica, donde se comunicó que el INE iba a reformular la medición de la coyuntura económica.

En la reunión el Instituto Nacional de Estadística discutió con los analistas la coyuntura económica, solventando las dudas metodológicas que para la interpretación de los indicadores tenía el grupo GACE.

Una falta de datos

Es lo que puede estar detrás de la errónea interpretación de los datos que periódicamente recoge el INE.

Al menos ese es el parecer del Instituto de Estudios Económicos, una entidad de análisis económico dependiente de la CEOE, que achaca a la falta de datos lo erróneo de la medición.

Según el IEE, en la última «toma de temperatura» del PIB faltaban datos esenciales como los datos completos de inversión y del sector exterior.

En general el PIB siempre muestra una correlación con los otros dos indicadores, esto es, la creación de empleo y la recaudación de la Hacienda Pública.

¿Cómo toma los datos el INE?

Se trata ciertamente de un método peculiar, debido a que tras la primera hornada de datos el INE sigue actualizando los datos con los nuevos indicadores que le siguen llegando, algunas veces meses después de la primera «cata».

Por ello, y hasta que no pasan meses, en algunos casos hasta años, los resultados del INE no son suficientemente fiables cuando se realiza la toma, aunque en los últimos tiempos el Instituto Nacional de Estadística se escuda en la pandemia para justificar la indefinición de sus datos.

Una explicación alternativa

En el caso de la falta de correlación entre la histórica creación de empleo y que el aumento del PIB no acompañe se podría explicar por la calidad del empleo creado.

La no correlación de ambos indicadores podría reflejar que, aunque se aumenta en el número de empleados, su actividad no es lo suficientemente productiva como para dar un espaldarazo al PIB español.

Con ello se rompe una medida áurea que se había repetido, año tras año, desde el año 2010 y que es que por cada 1% que se crea empleo, la productividad escala también un 1%.

Eso es algo que no se ve en los datos del segundo trimestre del año 2021, los últimos datos que ha publicado el INE y que no reflejan esa paridad.

En ese periodo estudiado, segundo trimestre del año, mientras que el empleo ha aumentado un 4%, el Producto Interior Bruto solo ha ascendido un 1%, aunque la correlación se ha recuperado algo en el último trimestre del año.

Cosas del mercado

Es otra de las explicaciones que se pueden dar a la falta de homogeneidad de los resultados, y se explicaría en el caso que con una demanda todavía no recuperada.

Con un consumo que no acompaña, muchas empresas, ante la extinción de la figura de los ERTE, han tenido que recuperar a sus trabajadores a plantilla, una plantilla que no puede estar completamente ocupada.

Otra explicación es posible por la falta de materias primas en donde las empresas tienen que surtir a mercado que demanda sus productos, pero no tiene posibilidad de fabricar para satisfacer esa demanda.

Un caso más que evidente es la industria del automóvil, que ante la falta de chips que necesitan los vehículos, se ha visto obligada a que las cadenas de producción estén a medio gas.

Al mismo tiempo, muchos de los recién contratados, en todos los sectores, por tener que aprender a manejarse en sus nuevos puestos de trabajo, no son tan productivos como trabajadores que llevan décadas desempeñando la misma actividad.

También el teletrabajo

Con miles de empleados teletrabajando desde sus domicilios debido a la pandemia de SARS-CoV-2, estos profesionales han tenido que adaptarse en tiempo récord a una forma de trabajar que no habían experimentado nunca.

Teletrabajar en «remoto» implica adquirir nuevas rutinas y cambiar, en cierto modo, la naturaleza del trabajo, lo que ha hecho que al menos en los primeros meses, se haya resentido la productividad.

Además, estamos en un país, España, donde brilla con luz propia el sector servicios, de manera que el número de personas que han estado, y que todavía continúan, teletrabajando, es mínimo entre los casi 20 millones de personas que trabajan, en A, en nuestro país.

Fuente – el diario

Imagen – European Southern Observatory / Mo Riza / James Lee / Nenad Stojkovic / Frédéric Bisson / Fred Romero / Andy Arthur / Nakashi / David Steward

Fiscalidad recuperada

La recuperación económica está logrando que la economía española se vaya recuperando a pasos agigantados, a pesar de que desde Bruselas se rebaja en más de un punto el crecimiento económico que se logrará al final del año, aunque se crecerá más de lo previsto en el 2022

Al mismo tiempo que la economía se recupera, también lo hace la fiscalidad: los ingresos tributarios se encuentran 3 puntos por encima de justo antes de la pandemia de SARS-CoV-2.

Desde la Agencia Tributaria, se cifra esa mayor recaudación, entre otros motivos, a una menor defraudación por parte de empresas y particulares.

Paradójicamente los ingresos fiscales se están recuperando a mejor ritmo de lo que lo hace el PIB, superando ya a los que se obtuvieron en el 2019, y suponen un 14% más que los logrados en el año 2020.

Ayudas públicas y otras situaciones

Es uno de los motivos de la mayor recaudación, y tiene que ver con los miles de millones que el gobierno está inyectando en la economía, muchos de ellos llegados directamente de la Unión Europea.

El menor uso de dinero en efectivo, más rastreable que el papel moneda, también está incidiendo en el logro de una mayor fiscalidad, así como los rastreos periódicos que lleva a cabo Hacienda.

La recuperación de la recaudación ya se notó en el primer trimestre del año, y a media que se iban levantando las restricciones y paulatinamente se recuperaba la actividad económica en casi todos los sectores.

A pesar de ello todavía algunos tributos, como es el caso de los impuestos sobre el consumo, como pueda ser el IVA, todavía están por debajo de lo recaudado en el año 2019.

Al mismo tiempo, el mantenimiento de las rentas en los hogares, gracias a los ERTE, ha mantenido más o menos estable el volumen de consumo de las unidades familiares.

Mantenerse en guardia

Es de lo que avisan las autoridades fiscales, debido a que todavía la pandemia no está dominada, con inquietantes subidas en España de la incidencia acumulada.

Inclusive durante estos días hemos sido testigos del batacazo de las bolsas de medio mundo debido a las noticias del surgimiento de unas nuevas variantes del SARS-CoV-2 denominada ómicron y que sería más resistente a las vacunas.

Mientas tanto desde Bruselas se anima a la Hacienda española a mantener el fraude fiscal a raya, vinculando su represión a la llegada de más fondos desde Europa, ya que el próximo año toca revisión de esos indicadores.

Reformar la fiscalidad

El Ministerio de Hacienda tiene trabajado a un Comité de Sabios que deben de gestar una reforma fiscal, que presentará sus conclusiones en febrero de 2022, y desde la Agencia Tributaria se pide que sean unos cambios «digeribles».

La reforma también deberá tener en cuenta los cambios que se van a producir en la OCDE y la Unión Europea con respecto a los cambios de tipo corporativo.

Mientras tanto desde el Comité de Sabios, formado por 17 personas, intenta cambiar el sistema fiscal español ante un mundo en donde la globalización está cada vez más al orden del día.

Temas a tener en cuenta en la reforma fiscal son la defensa del medioambiente, la digitalización, imposición patrimonial y las actividades emergentes.

Fiscalidad verde

Es una de las principales novedades de cara a la reforma, y son una vía más para aumentar la recaudación, con unos tributos que son menos onerosos que sus pares en los países de la Unión Europea.

Al mismo tiempo, dicen en el Comité de Sabios, sería necesario llevar a cabo una armonización en lo que tiene que ver con la fiscalidad medioambiental de las comunidades autónomas, con tributos dispares.

Se trata de un tipo de impuestos que ofrecen una doble ganancia: por un lado, por lo que se recauda y por el otro lo que se deja de contaminar ante la disyuntiva de tener que pagar impuestos por lo que manchan.

Y mientras tanto, el crecimiento económico…

Las halagüeñas previsiones económicas del gobierno parece que se moderan, ya que desde Bruselas se rebaja la misma un 1,4%.

Mientras que desde Hacienda se esperaba un crecimiento económico del 6,2%, desde la Comisión Europea se rebajan las previsiones mejora económica para este año que concluye.

Paradójicamente, para el próximo año, el crecimiento será superior, ya que las previsiones muestran que en vez de un 5,5%, el PIB crecerá hasta el 6,2%.

Además, según las previsiones de la UE, España será el único país que no habrá recuperado, en el año 2022, su crecimiento económico prepandemia.

De hecho, a pesar del crecimiento previsto para el 2022, el PIB estará todavía un 1,5% por debajo del Producto Interior Bruto previo a la pandemia de SARS-CoV-2.

Europa si se recupera

Mientras que España renqueará todavía el próximo año, muchos de los países europeos de nuestro entorno, caso de Alemania, Francia e Italia si conseguirán remontar el bache económico de la pandemia.

En el caso del país que va a gobernar Olaf Scholz, su crecimiento del PIB superará en dos puntos porcentuales el logrado en el 2019.

A la hora de realizar sus previsiones económicas, Bruselas tiene en cuenta variables como el aumento de la inflación, el aumento de los contagios de COVID, y el aumento de los precios de los combustibles y la energía, disparados no solo en España.

En el caso de nuestro país, el indicador más dañino sería el aumento de los casos de SARS-CoV-2, debido a la importancia que tiene en la economía patria el turismo, un sector que tendrá que esperar al próximo año para una completa recuperación.

Otro elemento para tener en cuenta tiene que ver con las disfunciones del mercado de trabajo, que puede incidir negativamente en la ejecución de inversiones medioambientales y digitales, que involucran cientos de millones de euros.

Dos indicadores preocupantes

Como son el déficit y la deuda del Estado, y aunque la mayoría de los escenarios posibles muestran que el crecimiento económico podrían domeñarlos, en este momento son más abultados de lo que sería aconsejable.

Las previsiones que llegan desde la Comisión Europea muestran que la deuda pública terminará en este año en más de un 120% del PIB, y el déficit público por encima del 8% aunque ambos indicadores podrían disminuir en el 2022.

Fuente – EL PAÍS / elEconomista

Imagen – Adam Dachis / Guilhem Vellut / Qrodo Photos / Adam Jones / Terracini / Kevin Hutchinson / Przemek Pietrak / Pictavio

La mano invisible

Los lobbies, aunque hace mucho tiempo se llamasen de otra manera, siempre han tenido un poder de influencia mayúsculo sobre las decisiones del poder político. Trabajando para defender los intereses de empresas del más variado tipo no se entiende que todavía en España su actividad no esté regulada

Salvo en aquellos países donde su actividad está regulada, caso de Estados Unidos, donde ejercer de tal puede llegar a ser hasta una actividad honorable, estos grupos de presión siempre han estado en la zona gris.

Los grupos de presión gastan todos los años cientos de millones de euros para torcer el brazo a los políticos para lograr legislaciones favorables a los intereses de las empresas a las que representan.

En el precio de la electricidad y en España

Uno de estos lobbies es el de las centrales nucleares que acaba de terciar en la polémica sobre el precio de la electricidad.

Los lobistas de la patronal de las centrales nucleares han advertido que es necesario una rebaja del precio que las empresas pagan por contaminar con CO2 la atmósfera.

Sin esa reducción de precio de los derechos de emisión dicen que la operativa de las centrales nucleares en España se tornará del todo de punto imposible su actividad.

Además, advierten que entonces la energía será mucho más cara, con lo cual el recibo de la luz se pondrá por las nubes, tanto para empresas como para particulares.

Al mismo tiempo, un lobby de consumidores terciaba que sería necesario sancionar a las eléctricas por el excesivo precio de la luz que está abocando a muchas personas en España a situaciones de pobreza energética.

También en Europa

Con el mayor peso del gobierno de Bruselas, muchos lobbies han dejado de tener representación estatal en Europa para ir a presionar a la capital de ejecutivo comunitario.

Solo el sector tecnológico tiene en la sede de la Unión Europea 612 empresas que ejercen como lobistas, gastándose todos los años casi 100 millones de dólares para lograr que la legislación comunitaria se avenga a sus intereses.

Sin embargo, el lobby tecnológico no es, ni con mucho, el que más presión ejerce sobre los gobernantes europeos.

Su actividad y presupuesto se ve ampliamente superado por los lobbies farmacéutico, petrolero, bancario o de la industria química.

Poder asimétrico

Los lobbies, bien es cierto que no se puede generalizar, pueden llegar a tener más poder que los gobiernos, y España es un buen ejemplo.

Los lobistas de algunos sectores empresariales lograron incluir en la legislación española normas legales favorables a los intereses de sus clientes, aunque posteriormente llegara Bruselas a enmendarles la plana.

Por otro lado, estos lobbies tienen un poder casi omnímodo que no tienen los ciudadanos ni las organizaciones de consumidores que se ven obligadas a transigir con leyes que perjudican al ciudadano de a pie.

Inclusive cuando el ejecutivo, tanto a nivel nacional como autonómico y municipal, inician proceso de consulta a la ciudadanía, son los lobistas del sector económico que se trate, los que más logran con sus alegaciones.

Y en principio esos procesos de consulta están diseñados para que sea la ciudadanía la que rubrique los proyectos que realizan las Administraciones públicas, como puedan ser los planes urbanísticos.

Un sector hipertrofiado en Europa

La cantidad de lobistas que existen en Bruselas llegará en poco tiempo hasta la hipertrofia, y eso que los lobbies, en la Unión Europea, se encuentran regulados.

Dentro del sector tecnológico, todos los días casi 150 personas trabajan como lobistas intentando arrimar la ascua a su sardina, para que las empresas que los financian tengan una legislación favorable a sus intereses.

En la capital de las instituciones europeas son casi 40.000 personas las que trabajan como lobistas, de las cuales 1.500 tienen acceso franco al parlamento europeo.

Además, pueden pasearse tranquilamente por los pasillos de parlamento porque su actividad está regulada y aceptada por la UE en los tratados de la unión desde casi los años cincuenta del pasado siglo.

No reconocidos en España

Mientras que los lobbies se encuentran reconocidos y regulados en la Unión Europea no sucede lo mismo en España, donde los grupos de interés no han sido reconocidos nunca por la legislación española.

Desde muchas organizaciones no se entiende que procesos de influencia sobre el poder político que de facto se producen todos los días y que cuentan con un consenso político y social no se encuentren regulados todavía.

Desde algunas instancias se explica esa desregulación producto que regular los lobbies obligaría a que los políticos se tuviesen que regular a sí mismos, algo a lo que parece no son muy proclives.

Controlar a los políticos

Es lo que piden muchos en la Unión Europea, donde recordemos que la actividad de los lobistas se encuentra plenamente regulada.

De lo que se trataría, según el Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO), es que quedase constancia de las dádivas que reciben los políticos comunitarios por parte de los grupos de presión.

Se tratan, en la mayor parte de los casos, de saber cuántos viajes y cuántos regalos reciben sus señorías europeas al cabo del año, consignando también quién realiza esos regalos.

Con esa información lo que se pretendería evitar es comportamientos claramente delictivos y que los lobbies tengan en nómina a políticos que legislan y deciden sobre los intereses de las empresas a las que representan.

Los lobbies quieren ser regulados

Es una de las reivindicaciones del sector, que todavía no se explican porque no se ha legislado sobre ellos en España y siguen actuando en una zona gris, donde tácitamente se consiente sus actividades.

Es el propio sector el que considera que la función de un lobby solo es efectiva y real si su actividad se encuentra regulada, sobre todo debido que su actividad representa muchas veces desde empresas privadas a instituciones públicas.

Actualmente en España los lobbies son utilizados por empresas cotizadas del IBEX 35, PYMES, empresas familiares y sobre todo multinacionales.

Y la actividad de esos lobbies no se hacen «a tontas y a locas», ya que su actuación está plenamente profesionalizada.

Por ejemplo, estos lobbies lo primero que hacen para sus clientes son informes de impacto, en donde miden para quienes les contratan, las consecuencias que podrían tener para ellos determinados cambios legislativos.

Además, la actividad de los lobbies se entiende en unos contextos en los cuales el poder de decisión se ha descentralizado, ya que no recae exclusivamente sobre ejecutivos y parlamentos.

Ahora también tienen poder de decisión otros actores del sector público, como organizaciones no gubernamentales, asociaciones de todo tipo, fundaciones y hasta think tanks del más variado tipo.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Jeffry Zeldman / Clint Mason / Håvar og Solveig / Piqsels / Carlos ZGZ / European People`s Party / pxfuel

Debate sobre las pensiones

Llega septiembre y con el nuevo «curso» político comienza de nuevo a debatirse la reforma de las pensiones, con posiciones encontradas entre sindicatos, organizaciones empresariales y gobierno, y con Bruselas metiendo prisa para que se tenga un esquema claro de cual va a ser la reforma

Con la llegada del mes de septiembre y como se retoma el curso político y el país vuelve al trabajo, se inicia un interesante debate sobre las pensiones, en el que van a participar, entre otros, los agentes sociales.

En un horizonte que es todo menos lejano, se encuentra la jubilación masiva, a partir del 2030 de la generación del baby boom, un grupo generacional enorme que además de largos historiales de cotización van a tener buenas pensiones.

La primera tarea de la negociación que se abre es dotar al sistema de pensiones de sostenibilidad, para unos años en el que van a disminuir el número de trabajadores que va a financiar la pensión de cada jubilado.

Un paquete de medidas a aprobar

Parte de la reforma de las pensiones ya se encuentran en el Congreso y con la llegada de septiembre se iniciará el debate sobre la misma.

El principal elemento a reformar es el denominado factor de sostenibilidad, que con otro contenido pasará a llamarse mecanismo de equidad intergeneracional, y la negociación se adivina bronca.

Es el elemento de la negociación donde mayor distancia hay entre el titular de la cartera de Seguridad Social, José Luis Escrivá y el resto de los agentes sociales, en unos momentos en los cuales todavía está por definir dicho mecanismo.

En las previsiones del gobierno se encuentra que el mecanismo de equidad intergeneracional esté definido para el 15 de noviembre, e introducirlo en la nueva Ley de Seguridad Social por medio de una enmienda.

Un gobierno con prisa

En esencia proviene del hecho que para satisfacer a los sindicatos el factor de sostenibilidad se derogó con lo cual, y por utilizar un símil náutico, el sistema nacional de pensiones se ha quedado sin timón.

Recordemos que el factor de sostenibilidad era auténticamente lesivo para los pensionistas ya que establecía una revalorización pírrica para las pensiones, cifrada en el 0,25%, sin tener en cuenta el efecto de la inflación en las pensiones.

Además, Bruselas está exigiendo al gobierno de Pedro Sánchez que introduzca lo antes posible el mecanismo de equidad intergeneracional como parte de las medidas para lograr un nuevo tramo del «rescate».

Mediados de septiembre

Es para cuando está previsto que se retome el diálogo social a tres bandas entre organizaciones sindicales, gobierno y patronal.

La parte del León será definir el mecanismo de equidad para que no sean solo los miembros de la Generación Y los que carguen sobre sus hombros las cotizaciones de la generación del baby boom.

Como ya hemos indicado, los nacidos entre 1958 y 1977 van a ser pensionistas con largos historiales de cotización y con una pensión media que será de las más altas de toda la historia de la Seguridad Social en España.

Los planteamientos de un factor de sostenibilidad se remontan al año 2011 en las conversaciones del Pacto de Toledo, aunque el PP salió por la tangente y aplicó unilateralmente el citado factor de sostenibilidad.

Posiciones enfrentadas

El diálogo social sobre pensiones parte de posiciones enfrentadas del gobierno, los sindicatos y las organizaciones empresariales.

Desde el Ministerio de Seguridad se pretende generar un mecanismo que permita la solidaridad intergeneracional y que no sea la Generación Y la que tenga que cargar sobre sus espaldas las cotizaciones.

Lo que trataría el gobierno de Pedro Sánchez, al igual que pretendía el gobierno de Mariano Rajoy, es reducir la factura de las pensiones, pero de otra manera, esto es, repartiendo entre pensionistas y cotizantes el esfuerzo.

Cambios en el sistema de pensiones español

Lo que sí ha querido dejar bien claro el ministro Escrivá es que los cambios que se van a introducir en el sistema de pensiones van a conllevar un retraso en el año de jubilación y una menor pensión.

Sin embargo, el vendaval que provocaron sus palabras hizo que José Luis Escrivá se desdijera de las mismas y las plantease como simplemente reflexiones en voz alta.

De hecho, los sindicatos salieron en tromba ante las palabras del ministro y algo parecido sucedió con las dos principales organizaciones empresariales, CEOE y CEPYME.

La patronal lanzó un duro comunicado en el cual indicaban que el nuevo mecanismo de equidad se debe basar en la solidaridad intergeneracional y en la equidad evitando que sean solo los nuevos cotizantes los que sea vean afectados por la reforma.

Los sindicatos quieren saber en concreto cuál es el citado mecanismo de equidad y cuánto dinero va a suponer en términos de PIB, ya que si se hablan de décimas de ese indicador sería fácilmente lograble.

Sin embargo, si de lo que habla el ministro es de puntos del PIB eso puede suponer mucho dinero, que en parte financiarían los nuevos pensionistas lo que supondría de hecho una merma en la cuantía de sus pensiones.

Que no haya merma en las prestaciones

Es lo que pretenden los sindicatos, ya que para ellos existen soluciones más imaginativas que la típica estrategia de reducir las prestaciones de las pensiones para equilibrar el sistema.

Desde UGT y CC OO existen una buena cantidad de medidas que se pueden utilizar para aumentar la «caja» del sistema de pensiones por ejemplo vía impuestos para que la retribución de los pensionistas no disminuya.

A pesar de todo se prevé un otoño caliente con los pensionistas tomando la calle para defender sus derechos, sobre todo aquel que impida que se reduzca la cuantía de sus pensiones o bien haga aumentar el tiempo de cotización.

La posibilidad de crear impuestos específicos que sufraguen las pensiones ha estado siempre sobre la mesa del Ministerio de Seguridad Social, aunque es una medida que levantaría ronchas ya que serían todos los españoles los que pagarían las pensiones de solo una parte de la sociedad.

Fuente – el diario

Imagen – Curtis Foreman / Roy Luck / La Moncloa – Gobierno de España / Loving Klein Blue / José María Rivas Cuellar / Mike Fleming / Kārlis Dambrāns

Un verano sin camareros

En este verano atípico, cientos de locales de hostelería se encuentran que no pueden cubrir sus necesidades de empleo, debido a que con las sucesivas oleadas de SARS-CoV-2 la masa laboral ha preferido buscar empleo en otros sectores en los cuales se trabaja al 100%

Con un verano ya sin restricciones, las que había las ha «tumbado» el poder judicial, y ahora que parece que finalmente nos visita la canícula, las costas españolas se llenan de locales de hostelería abiertos para satisfacer a los turistas.

Sin embargo, ahora los problemas vienen de mano de los locales. En buena parte debido a que el sector ha estado sujeto a cierres y aperturas constantes, una gran cantidad de sus trabajadores ha buscado otros horizontes laborales.

No hay personal suficiente – camareros y personal de cocina y de sala – para hacer frente a una demanda que fundamentalmente es nacional, dado las restricciones que están sufriendo en sus países los foráneos que pretenden hacer turismo en España.

No hay personal

Lo que antes de la pandemia eran decenas de currículos que los dueños de los locales hosteleros debían de cribar para seleccionar a solo unos pocos, este año es un erial donde casi no hay candidatos.

Insólitamente, este año muchos locales hosteleros de las zonas turísticas han tenido que recurrir a ofertar empleo en diversos portales de empleo en internet e inclusive insertar anuncios en medios más tradicionales.

Estos problemas se reproducen en las zonas más turísticas de Almería, Murcia, y Castellón, pero también en otras zonas como el interior de Castilla y León, donde los gobiernos regionales han tenido que «ponerse las pilas».

Formar personal

Es a lo que se ha aprestado varias comunidades autónomas, que haciendo proyecciones desde hace meses, han detectado que podría faltar personal para trabajar en locales hosteleros.

En el caso de Castilla y León han formado a 3.500 personas para que puedan realizar funciones de camarero y de personal de sala.

Lo que en un primer momento podría resultar paradójico, como es el caso de que muchos de los trabajadores de ese sector han buscado nuevos horizontes laborales, y que la demanda de empleados de hostelería existe nuevamente este verano.

Y esa carestía es producto de que llevamos más de un año con cierres y aperturas del sector de la hostelería producto de las sucesivas olas del SARS-CoV-2 ha convertido la hostelería en sinónimo de trabajo precario e inseguro.

Huida de trabajadores

Es lo que detecta la patronal de la región de Murcia, donde los trabajadores han acabado hasta el copete de los ERTE sucesivos y el desempleo obligado debido a las sucesivas olas de SARS-CoV-2.

Muchos trabajadores, sobre todo aquellos que tienen cargas familiares, han preferido migrar a otros sectores en los cuales el trabajo no se ha resentido y que trabajan al 100% de su capacidad.

En caso de la región de Murcia, muchos de los expulsados del sector de la hostelería se han reconvertido en el sector del transporte de paquetería o se han empleado en el nuevo centro logístico que ha creado Amazon en la región.

Sin embargo, tampoco se descarta que, en el futuro, cuando el sector de la hostelería murciana se reordene, la mano de obra que se ha ido a otros sectores retorne a sus antiguas ocupaciones.

Faltan profesionales

En muchos portales de empleo, como es el caso de Infojobs, son hasta 11.000 las vacantes que se pueden encontrar bajo el epígrafe de hostelería y turismo, y las empresas se las ven y se las desean para encontrar empleados.

Además, hacen falta profesionales ya que el perfil del estudiante que se enrola el verano para hacer un dinero que le permita cubrir sus gastos el resto del año todavía es abundante.

Lo que ya no lo es tanto es el perfil del profesional de la hostelería y el turismo que lleva lustros en el sector y que huye del mismo no solo por la pandemia de SARS-CoV-2.

El sector de la hostelería tiene fama de ser donde se trabajan muchas horas, muchas más que las que marcan los contratos, y encima que esas horas extras no se pagan ni reconocen con otras compensaciones, como puedan ser días libres.

Sin estudios

Otra de las losas que tiene el sector es que trabajar de camarero es sinónimo de no haber llegado muy alto en el sistema educativo, algo que podía ser cierto hace lustros.

La realidad es que los estudios de hostelería han tenido un inusitado desarrollo en los últimos años, y hay formación en formación profesional, de grado medio y superior, de personal de sala y restauración.

Si ya nos vamos al personal de cocina, allí la formación puede llegar a ser inclusive universitaria, siendo una de las mejores escuelas universitarias de cocina y hostelería el Basque Culinary Center que tiene varios grados universitarios.

También se da el caso de profesionales de la hostelería y de la concina que dada la inestabilidad laboral que existe en estos momentos prefieren seguir en ERTE hasta que la situación se acabe resolviendo.

Aflorar la economía sumergida

La pandemia de SARS-CoV-2 también ha hecho aflorar lo mucho de economía sumergida que hay en sector.

Y el afloramiento ha demostrado que muchos trabajadores laboran sin contrato y que hay una divergencia entre las horas contratadas y las horas que realmente se trabajan.

Y este destape ha sido producto de que muchos trabajadores, al entrar en ERTE, han visto como el estado les compensaba por las horas que realmente tenían estipulado en le contrato, y mejor no hablar de los que trabajaban en «negro».

Desde las centrales sindicales advierten que la crisis económica derivada de la pandemia se ha llevado por delante cerca del 25% de empleo que había en el sector, pero dudan que se haya producido desde la desbandada que se indica desde la patronal.

Abrir el abanico

La reactivación económica que ya se adivina tras este mal sueño que ha sido el SARS-CoV-2, se está creando empleo al nivel de 2019, abre el abanico a emplearse en otros sectores.

Uno de los sectores que no logra encontrar suficientes profesionales que trabajen en él es el de las tecnologías de la información, y eso se nota en los portales de empleo, caso de Infojobs.

En dicho portal de empleo, el pasado mes de julio se quedaron sin cubrir 347 empleos con perfiles TIC. Además, se trata de unos empleos mucho mejor remunerados que los que se pueden encontrar en otros nichos de empleo.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Sarah Stierch / Elliot Brown / Matt Brown / Thomas Bresson / Stephanie Young Merzel / Janice Waltzer / Images Money / Rafa Brancho

5G, poco apetito

Una subasta casi desierta acaba de dirimir parte del espacio radioeléctrico que se va a dedicar en España al 5G, con una recaudación que solo ha logrado 1.100 millones de euros y en que los únicos presentes eran Vodafone, Orange y Telefónica

Es el que han mostrado las operadoras de telefonía móvil españolas en la primera subasta del espacio radioeléctrico en el cual se han vendido las licencias para poder operar con 5G.

Entre todas las operadoras que competían han invertido 1.100 millones de euros, en una subasta que se ha celebrado tarde y con rebajas.

Mientras que Orange y Vodafone han pagado 350 millones por las licencias, la empresa que dirige José Maria Álvarez – Pallete ha desembolsado solo 310 millones de euros.

Una subasta casi desierta

Además de haber durado dos días, un tiempo inédito en este tipo de procesos de compra al mejor postor, salvo tres operadores, tres de las «grandes», la subasta se puede dar por desierta.

Además, como ya hemos anunciado más atrás, la cantidad de dinero que ha recaudado el estado por el espectro radioeléctrico que se ha recaudado está a un paso del ridículo, máxime por las expectativas que se tenía de hacer una buena «caja».

Hay que tener en cuenta que el precio de salida que se había fijado estaba en los 995,5 millones de euros, y que solo se han recaudado algo más de 100 millones de euros más.

Disconformes con el precio

Incluso antes de que se celebrase la subasta, las operadoras habían alegado que el precio de salida de la subasta era demasiado alto, y finalmente solo Vodafone, Orange y Telefónica han partido en proceso.

El lobbie de las operadoras de telefonía móvil habían logrado inclusive que el precio de salida se rebajase un 15%, y finalmente tres de las «grandes» han participado, no superando la inversión de cada una los 350 millones de euros.

Los flamantes operadores de 5G tienen concedida la licencia por 20 años, y estos operadores se suman a los que ya participaron en las anteriores subastas, las de 2018 y 2020, y el proceso de la subasta se ha visto retrasado un año por la pandemia de SARS-CoV-2.

De hecho, la subasta de 3 bandas de 5 MHz de comunicación descendente se ha declarado desierta ya que ninguna de las operadoras presentes ha pujado por ella, siendo su precio de salida 25,5 millones de euros.

Por otra parte, la concesión de 20 años tendrá ser abonada inmediatamente, y se espera que el despliegue del 5G se produzca una vez finalizado el verano.

Supeditadas a condiciones

Pero la concesión del 5G no supone una «barra libre» para los operadores, ya que la concesión también tiene su letra pequeña.

En el caso de Telefónica su contrato lleva aparejado la obligación que su red de 5G tiene que estar completamente desplegada antes del 2025.

La red de 5G de Telefónica deberá tener presencia en todos los municipios españoles de más de 20.000 habitantes y deberá estar presente también en aeropuertos, puertos y estaciones del AVE.

Cobertura obligatoria

El gobierno obliga además a las operadoras a que su despliegue de 5G tenga una serie de ubicaciones obligatorias.

Es el caso de la banda de 700 MHz, que para el 2025 deberá estar operativa en todos los municipios de más de 50.000 habitantes.

Para la misma fecha también deberá haber cobertura de las dos licencias de 10 MHz en todos los municipios españoles de más de 20.000 habitantes. Y a ello están obligadas tanto Telefónica como Vodafone y Orange.

A ello se suma el despliegue obligatorio en 10 aeropuertos, 3 puertos, 6 estaciones de ferrocarril y 8 aeropuertos antes de que concluya el año.

Guerra abierta

Y todo por un elemento que siempre genera controversias, que no es otro que las patentes, tanto de infraestructura de 5G como de los dispositivos móviles que permiten ese tipo de conectividad.

Uno de los primeros fabricantes de teléfonos móviles, Nokia, ha presentado una demanda contra la tecnológica china Oppo, por vulneración de patentes.

Los finlandeses andan desbocados judicialmente hablando porque en las últimas semanas han iniciado litigios en España, India, Francia, Reino Unido y Alemania, todos ellos por vulneración de la propiedad intelectual.

El tema de las patentes siempre ha sido un problema recurrente en el ámbito de las telecomunicaciones, no en vano el teléfono, inventado por Graham Bell, quiso ser patentado por una tal Elisha Gray.

Sin ir más lejos, aunque la comunidad científica no duda de la autoría del primer emisor – receptor de radio fue de Marconi, la Corte Suprema de los Estados Unidos dicto una sentencia que concedía ese mérito a Nicola Tesla.

Estándares en telecomunicaciones

El uso de patentes en telefonía móvil y transmisión de datos es tan evidente como que, si todos los dispositivos están utilizando los mismos estándares de comunicaciones, todos ellos están utilizando tecnología patentada.

Es lo que se denomina patentes esenciales, y el 5G también las tiene, pero el problema de muchos fabricantes que han conformado el estándar es demostrar que se está utilizando, dado que registrar una patente esencial es harto difícil.

Solo el Instituto Europeo de Estandarización de las Telecomunicaciones (ETSI) tiene registradas alrededor de 18.000 patentes, y el ETSI ya ha determinado cuánto tendrán que pagar los fabricantes de automóviles que quieran dotar a sus vehículos de cobertura 5G.

Mientras que los grandes tenedores de patentes pueden negociar directamente con las multinacionales cuánto van a pagar por utilizar sus estándares, aquellos actores con menos «músculo» se agrupan en asociaciones que defiendan sus derechos.

Pero también en este negocio existe la picaresca, ya que existen empresas que adquieren las patentes de terceros para poder hacer negocio con ellas, con unos comportamientos altamente especulativos que ponen «palos en las ruedas» al desarrollo de las telecomunicaciones.

En busca de soluciones

Es lo que pretende una iniciativa de la Unión Europea que ha sido bautizada como CIFRA y que cuenta con la concurrencia de Telefónica.

Entre las posibles soluciones que ha arbitrado CIFRA se encuentra la creación de un órgano jurisdiccional por el que pasen todos los procesos judiciales en los cuales se diriman arbitrios legales que tengan que ver con patentes.

Dicho órgano, además, tendría que tener el suficiente dinamismo para evitar uno de los lugares comunes de dichos pleitos, que no es otro que el mucho tiempo que tardan los juzgados en sentenciar sobre los mismos.

Fuente – EL PAÍS / El Confidencial

Imagen – ITU Pictures / Financial Times / Toshiyuki Imai / Charlene McBride / Zrinka Lovric / The National Guard / Joakim Jardenberg / Piqsels

La jubilación del Baby Boom

Las jubilaciones, de ahora hasta el 2050, de la generación del Baby Boom, va a suponer un problema para la Seguridad Social ya que son jubilados con historiales de cotización largos y elevados sueldos. El gobierno y los agentes sociales buscan como solucionar el problema, aportando diferentes soluciones

La España nacida desde finales de los años sesenta del pasado siglo y hasta mediada la década de los años setenta del siglo XX, comienza a jubilarse.

Se trata de personas con un largo historial de cotizaciones y con unos sueldos que determinarán altas pensiones cuando comiencen a jubilarse.

Ahora, la polémica ha saltado debido a que el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha hecho unas polémicas, casi hasta desafortunadas, declaraciones que a nadie han dejado indiferente.

Trabajar más o menor pensión

En la entrevista concedida a Televisión Española, el que fuera presidente de la AIReF, indicaba que para el ministerio que dirige, las jubilaciones masivas de los hijos del Baby Boom van a suponer una desafió para las arcas de la Seguridad Social.

Las declaraciones, que a casi nadie han dejado indiferentes, coincidieron con el día en que los agentes sociales – la patronal y los sindicatos – firmaban un acuerdo sobre la reforma de las pensiones.

En el acuerdo todos asumen que, en un futuro muy cercano, las pensiones tendrán que buscar nuevas vías de financiación, pero que la solución no pasa por «meter la tijera», buscando fórmulas imaginativas.

Otra de las consecuencias del acuerdo entre gobierno y agentes sociales es que se deroga completamente la reforma que se llevó a cabo en la época de Mariano Rajoy y su tan cacareado «factor de sostenibilidad».

Rectificar es de sabios

Tras las declaraciones, patronal y sindicatos se desvincularon de la ocurrencia el ministro, y en el caso de la CEOE, cargó las tintas indicando que no compartían las opiniones de Escrivá y que no había ningún acuerdo sobre el particular.

Ante la falta de apoyo concitado, el ministro recoció que se trataba de un «globo sonda» y que únicamente eran, tal como las definió, pensamientos en voz alta.

El contingente humano más grande de la historia

El concepto, como otras muchas cosas, lo importamos de Estados Unidos, y en el país que gobierna Joe Biden designó a la cohorte nacida entre los años 1946 y 1964, generación marcada por el final de la II Guerra Mundial y la guerra de Vietnam.

Fue una época de bonanza económica donde muchas parejas veían que tenían la suficiente capacidad económica para procrear y tener hijos.

El término se exportó a otros países, y en España, como ya hemos indicado, designó a la cohorte nacida entre finales de los años sesenta del pasado siglo y hasta, aproximadamente, el año 1976.

Millones de pensionistas más

Las estimaciones informan de que los diez millones de pensionistas que hay en estos momentos en España, pasarán, en el umbral del 2050, a ser 15 millones de personas.

El «pistoletazo de salida» de las jubilaciones comenzará en el 2023, de una generación que tiene más esperanza de vida que todas las precedentes.

Pero el panorama se complica: la generación posterior, que será la que pague con sus cotizaciones las pensiones de la generación de Baby Boom, es una de las de menor natalidad de la historia de España.

Sistema de reparto

Además, la principal característica del sistema de pensiones español no ayuda, ya que se trata de un sistema de reparto, esto es, los que en estos momentos están cotizando a la Seguridad Social, son los que pagan las pensiones de los jubilados.

A una situación – una gran masa de jubilados con cada vez menos cotizantes – que se presume que durará tres décadas, se suma que los hijos del Baby Boom tienen largos historiales de cotización y buenos sueldos, que es lo que finalmente acaba determinando la pensión que se recibirá.

Con un gasto en pensiones que alcanza el 12% del PIB, esta cohorte tiene aseguradas sus jubilaciones, pero nadie «pone la mano en el fuego» por las pensiones de las generaciones futuras.

Proyecciones demográficas para echarse a temblar

Si el sistema sigue sin reformarse, dentro de tres décadas habrá 1,8 cotizantes por cada mayor de 66 años; ahora esa ratio es de 3,4 cotizantes por cada pensionista.

Las proyecciones del Banco de España son todo menos halagüeñas: para mantener el sistema de pensiones como en la actualidad, habría que aumentar un 35% las cotizaciones a la SSGG para que el sistema siga intacto en el 2050.

Además, sería necesario que en España el 80% de las personas en edad de trabajar lo hiciesen, unas cuotas de ocupación que solo se pueden encontrar, en nuestro entorno europeo, en Suiza.

Hoy, en España solo trabaja el 60% de las personas en edad de trabajar, de manera que mucho tendría que mejorar el mercado laboral para lograr que se llegase en el umbral del 2050 al 80%.

Más impuestos

En los planes enviados a la Comisión Europea, el gobierno de Pedro Sánchez indica que debido a la enorme cifra de desempleados no es una solución subir las cotizaciones, algo que solo iba a conseguir tensionar más el sistema.

La solución pasaría por subir los impuestos o utilizar una «batería» de ellos para financiar las pensiones, que es una de las medidas que apoyan las centrales sindicales.

Para UGT y CCOO, la receta pasaría, además de financiar la Seguridad Social con impuestos, sumar una mayor inmigración, un mayor crecimiento económico y una lucha decidida contra el fraude fiscal y financiero.

Poner los puntos sobre las íes

La AIReF, Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, estima que una vez anulada la reforma de las pensiones que llevó a cabo el Partido Popular, que el gasto en pensiones aumentará unos cuatro puntos del PIB.

Para hacer frente a ese aumento, sería necesario aumentar la recaudación de IRPF un 60%, algo que puede ser calificado, al menos en el momento actual, de economía ficción.

El Banco de España, que en estas situaciones suele actuar como un «pepito grillo», ha advertido que una subida de impuesto en semejante magnitud dañaría tanto la economía como subir las cotizaciones.

Una posible solución, por tanto, pasaría por aumentar la productividad, auxiliándose para ello de la revolución tecnológica y la digitalización.

Otra posible solución tendría que ver con aumentar la tasa de ocupación hasta llegar a la que tiene países como Suiza, Holanda o Nueva Zelanda, aunque eso solo solucionaría la mitad del problema.  

Fuente – EL PAÍS / José Luis Escrivá en Wikipedia

Imagen – Beatrice Murch / J. Stimp / La Moncloa – Gobierno de España / Rick / Hsing Wei / Marco Verch / Google Maps / James Morris / Café Credit