Como maná caído del cielo

Después de un año 2020 en el cual la economía ha transitado a medio gas, y la UE impedía a los bancos dar dividendos, en este último trimestre del 2021, muchas empresas vuelven a repartir utilidades a sus accionistas, mientras el IBEX supera la barrera psicológica de los 8.000 puntos

La reactivación económica trae de nuevo los dividendos a las bolsas europeas, después de unos años en los cuales, por el descalabro económico provocado por la crisis sanitaria del SARS-CoV-2 no se repartieran.

En los próximos meses se repartirán más de 6.000 millones en dividendos, destacando entidades financieras como el banco francés BNP Paribas dentro del gremio financiero.

Del mismo modo, la energética italiana ENI marca máximos históricos con una rentabilidad del 7,9% en el índice bursátil Eurostoxx50.

Un septiembre atípico

Septiembre no es un mes en que tradicionalmente las cotizadas españolas repartan dividendos, pero en plena «resaca» por la pandemia de SARS-CoV-2 ya tocaba, después más de un año sin utilidades.

En cierto modo las empresas del IBEX 35 se han visto impelidas al reparto de beneficios ya que los inversores van a premiar con más inversión a aquellas empresas que repartan beneficios.

El movimiento, esto es, repartir cupón, es un proceso que se está produciendo en la mayoría de las Bolsas europeas, ya que los inversores están ávidos de recibir utilidades por sus inversiones.

BNP Paribas el más rentable

Uno de los valores de bolsa que va a repartir parte de los 6.000 millones de euros de dividendos es el banco francés BNP Paribas, que repartirá 2.000 millones de euros en beneficios.

Por lo general la entidad financiera que dirige Jean-Laurent Bonnafé suele pagar dividendo solo una vez al año, pero este septiembre es sumamente atípico.

Y lo es porque llevamos más de un año sufriendo la plaga bíblica del SARS-CoV-2 y por ello la Unión Europea había prohibido taxativamente a los bancos y entidades financieras que repartiesen utilidades.

El pasado mayo BNP Paribas repartió 1,11 euros por acción y ahora, a finales de mes, va a entregar a sus accionistas 1,55 euros por título.

ENI también reparte

La energética italiana, que no nos olvidemos que es copropietaria de las españolas Naturgy y FENOSA, también se apunta a la ronda de dividendos.

El próximo 22 de septiembre repartirá 1.500 millones de euros entre sus accionistas, con un cupón de 0,43 euros por acción.

ENI se ha convertido en la empresa más rentable de todas las cotizadas en el índice Eurostoxx50, con una rentabilidad que roza el 8%.

Y esto sucede después que durante el 2020 fuera uno de los valores del parqué más castigados debido a la depreciación que sufrió el petróleo producto de la falta de actividad económica debido a los confinamientos que sufrió Europa.

Otras empresas también se animan

Es el caso del banco holandés ING, que repartirá 800 millones de euros entre sus bonistas, entregando 0,21 euros por cada título, a repartir el día 22 de octubre.

Aunque no ha batido récords, el banco neerlandés, a pesar de la que cayó en el 2020, ha tenido una buena rentabilidad, que ha llegado al 6,2%.

También va a rendir dividendo la petrolera Total Energies que entregará 175 millones de euros a sus accionistas, tratándose de un dividendo a cuenta de los beneficios del 2021, con una rentabilidad de 0,66 euros brutos por título.

El próximo pago será, por la misma cantidad de euros brutos, el próximo 13 de enero del 2022, y el mismo se fía a los resultados económicos que la petrolera francesa vaya a obtener el este año que pronto concluirá.

Randstad, la multinacional de recursos humanos de los países bajos también dará dividendo este año 2021, concretamente 1,62 euros brutos por cada acción, contra los beneficios obtenidos en el 2020.

La consultora de recursos humanos que dirige Ben Noteboom reparte el mismo dividendo que entregó en abril a sus bonistas, con un desembolso por título de 3,24 euros.

El IBEX 35 disparado

La bolsa española, como muchos de los índices europeos, también se encuentra disparada, con una cotización por encima de los 8.000 puntos.

La pasada semana el índice español se apreció un 0,7%, superando la barrera psicológica de los 8.000 puntos.

Son varias las compañías que superan el 2% de crecimiento, entre ellas Colonial, ACS y Acciona, aunque esta última se queda en el 1,9%.

La subida del selectivo español no hace sino seguir la senda de otros indicadores bursátiles internacionales, que van al rebufo de los buenos resultados económicos de Estados Unidos y en menor medida en China.

Y mientras tanto en el resto de las bolsas…

En el caso de la bolsa norteamericana destaca el crecimiento de Apple, que obtiene todos los plácemes posibles de los inversores ante el lanzamiento de los nuevos modelos de iPhone, los modelos 12 y 12 pro.

En el caso del índice Nikkei, la apreciación proviene de la esperanza que tienen los inversores de las medidas de estímulo económico que está llevando a cabo el ejecutivo nipón, con importantes inyecciones de capital en la economía del que fuera el Imperio del Sol Naciente.

Al mismo tiempo, los inversores norteamericanos se tientan la ropa después de los rumores de que los Demócratas están a punto de aprobar nuevos impuestos que graben a las grandes corporaciones y a los ricos.

A la espera de los resultados en China

Y los rumores son todo menos halagüeños, habida cuenta que el Financial Times ha publicado que el gobierno chino quiere trocear Alipay, uno de los gestores de pagos más importantes del país asiático y que es propiedad del magnate Jack Ma.

Los inversores también están esperando la publicación de datos macroeconómicos del país que gobierna Xi Jinping, como son los resultados de las ventas minoristas, producción industrial e inversión urbana.

Los analistas esperan que esos datos indiquen una desaceleración económica evidente, de la que es la segunda economía mundial, con permiso de los Estados Unidos, donde la pasada semana los blue chips chinos perdieron medio punto porcentual.

Fuente – CincoDías / BNP Paribas en Wikipedia / Eni en Wikipedia / Mercados en CincoDías

Imagen – Billie Grace Ward / Jorge Gobbi / Laurent Grassin / Ed Webster / Orange County Archives / Benjamín Núñez González / Steve Shook / Ray in Manila

A pesar de todo hay dividendos

Con una crisis económica que no se conocía desde hace un siglo, y con varias empresas del IBEX que han perdido la mitad de su valor en Bolsa, las cotizadas, un año más, han vuelto a repartir beneficios

Y no en un número menor, ya que los dividendos que van a repartir las cotizadas ascienden casi a 10.000 millones de euros.

Y eso a pesar de una crisis económica, producto de la pandemia de SARS-CoV-2 que ha provocado un hundimiento de PIB que no se recordaba desde hacía 100 años, cuando se perdieron las colonias de Cuba y Filipinas.

El 60% de las cotizadas del IBEX 35 han repartido, en dividendo, 9.558 millones de euros, en pleno periodo bajista.

Menor que en el 2019

La crisis, que ha supuesto un desbarajuste económico en unos momentos, comienzos del 2020 donde las empresas comenzaban a «hacer negocio», evidentemente ha hecho reducir el dividendo.

Como no podía ser de otra manera, han sido las blue chips las que más dividendos han repartido, caso de BBVA, Santander, Iberdrola.

Sin embargo, también ha habido otras compañías, caso de MásMóvil o ACERINOX que han dejado el reparto del dividendo para, al menos, el año que viene.

Bien es cierto que el dividendo que se ha repartido ha sido un 30% menor que el que los bonistas recibieron en 2018, algo en lo que también ha tenido mucho que ver el BREXIT y otro tipo de turbulencias financieras.

Inclusive compañías cotizadas que han entrado en pérdidas se han atrevido a repartir dividendo, caso de Endesa, Ferrovial, Telefónica y Repsol.

Tributar lo menos posible

Del informe La hora del compromiso. Las empresas del Ibex 35 ante el reto de la pandemia, de Intermón Oxfam, se desprende que las empresas del IBEX tenían 740 filiales en paraísos fiscales.

Aunque eso supone un 8% menos que en el ejercicio fiscal precedente, también supone multiplicar por treinta las filiales que tenían hace diez años.

Las cotizadas que más usa los paraísos fiscales son el Santander, Repsol y ACS, con, respectivamente 176, 62 y 98 filiales.

Sin embargo, otras cotizadas, caso de AENA, Bankia, Mediaset, o Indra no tenían, a tenor de los datos que obran en poder de Intermón Oxfam, filiales para eludir impuestos en paraísos fiscales.

Falta de equidad salarial

Es otra de las constantes de las cotizadas en el IBEX 35, algo que con el tiempo parece que no se ha solucionado.

A pesar de que la «brecha» salarial se redujo en el 2019, la diferencia salarial de las cúpulas de las cotizadas y sus «soldados rasos» son enormes.

Un consejero delegado de algunas de las empresas del IBEX recibe en solo 3 días lo que la mayoría de los trabajadores de dicha compañía les cuesta ganar todo un año.

Esto es, un CEO de alguna de esas compañías gana 123 veces más que lo que ingresa anualmente un trabajador con ingresos medios de esas empresas.

El ejemplo más destacado es ACS, donde su primer ejecutivo gana 531 veces más que lo que supone el sueldo medio de la empresa.

Sigue la brecha de género a efectos retributivos

Las mujeres, en los «buques insignia» de la empresa española, ganan, de media, un 15% menos que sus pares varones, realizando el mismo trabajo.

Las empresas donde más se produce la «brecha salarial» son, con diferencia, Santander, ENDESA y ACS.

También encontramos empresas, pocas, donde de media las mujeres ganan más que los hombres, como son Meliá Hotels, Arcelor Mittal, Siemens Gamesa, Iberdrola y Acerinox.

Pocos ejecutivos

Es otra de las realidades del IBEX 35, en donde, aunque el 46% de la masa laboral son mujeres, solo están representadas con el 25,9% de los puestos ejecutivos, aunque con los años se ha producido una mejora.

Con esos datos, se tardarán 58 años en lograr la equidad en cuanto a la representación de las mujeres en los puestos de alta dirección.

Una excepción en unos puestos directivos mayoritariamente masculinizados es INDITEX, donde el 79% de los puestos ejecutivos están cubiertos por mujeres.

Un IBEX solidario

Como lo cortés no quita la valiente, la mayoría de las empresas del IBEX 35 han sido profundamente solidarias en esta crisis de SARS-CoV-2 que todavía nos afecta.

Las iniciativas han sido de todo tipo: reparto de material sanitario, manteniendo el sueldo íntegro de sus empleados y más.

Desde Intermón Oxfam se aplaude que la gran empresa española comience a tener responsabilidad social corporativa, y se dé cuenta de que vive inserta en un entorno social asolado por una pandemia.

Empresas españolas en el punto de mira

Es otra de las derivadas de la pandemia de SARS-CoV-2, y es que grandes inversores internacionales andan al acecho de grades empresas españolas que estén «de capa caída».

Son muchas las cotizadas que están en tal situación de fragilidad, que muy bien grandes inversores y fondos de inversión extranjeros podrían optar por efectuar una OPA.

Las «piezas» más cotizadas son las grandes infraestructuras y las grandes empresas hoteleras, ahora que estás últimas están en números rojos por haber perdido las temporadas de verano y Semana Santa.

Hasta septiembre de 2020, la inversión en España ascendía 3.712 millones de euros, y de ese volumen inversor el 80% procedía de fondos internacionales de inversión y solo un 18% respondía a inversores nacionales.

Y todo parece indicar que ese «apetito» inversor podría aumentar en los próximos meses, máxime cuando en la Bolsa española se están ejecutando más órdenes de venta que de compra.

Hasta en el IBEX

Y el panorama es desolador, con 28 de las 35 compañías que conforman el IBEX con su balance en números rojos.

De esas, siete – IAG, Banco Sabadell, Meliá Hotels, Repsol, Merlin Properties, Telefónica y Santander – han perdido un 30% de su valor bursátil.

Repsol y Telefónica están en el punto de mira de los grandes inversores internacionales, siendo Deutsche Telekom el principal candidato para hacerse con la compañía que dirige Álvarez – Pallete.

Otra de las cotizadas, Merlín Properties, está siendo observada con detenimiento por el grupo canadiense Brookfield, a pesar de que todavía no ha hecho ninguna oferta de compra.

Fuente – EL PAÍS / EL MUNDO

Imagen – Iberia Airlines / World Travel & Tourism Council / Anonymous Account / Senado Federal / gauge opinion / Eric Chan / Anthony Easton / Rob Dammers / Nick Fewings

Las cotizadas del IBEX 35 en mínimos históricos

Los principales valores del IBEX 35 han caído a mínimos históricos, especialmente valores emblemáticos como BBVA, Telefónica y Santander, que cotizan en márgenes que no se conocían desde mediados de los años 90 del pasado siglo

Las caídas más acusadas se han producido en los valores de Santander, BBVA y Telefónica, y sin duda está siendo el peor semestre del IBEX en lo que ha sido su historia, en buena parte producto de la crisis económica desencadenada por el covid-19.

En el caso de la entidad financiera que preside Patricia Botín, su título cotiza al mismo nivel que lo hacía en 1992, con un valor por acción 1,78 euros, y algo parecido se pasa al BBVA que con 2,60 por título tiene el mismo valor que en 1995.

Santander entra en barrena

Se trata, con mucho, el mayor descalabro que sufre en bolsa un banco español, que en el primer semestre del 2020 ha perdido 10.798 millones de euros.

El Santander entra, con estos resultados económicos, en el dudoso ranking de las 20 cotizadas españolas que mayores perdidas han tenido en toda la historia de la cotización en Bolsa en España.

En la ominosa lista se encuentran también entidades financieras que lo perdieron todo y tuvieron que ser rescatada por el Estado, caso de Bankia, o bancos que dejaron de existir como en Banco Popular.

El Santander, que encaraba una historia de éxito – en el pasado ejercicio 2019 ganó 3.231 millones de euros – ha visto como producto de las consecuencias económicas de un virus desconocido y microscópico, ha entrado en «números rojos».

Algo que se preveía

Hace exactamente una semana, el consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, ya anunció que la entidad para la que trabaja iba a incurrir en pérdidas contables.

Se trata, por tanto, de la primera vez en su historia que el banco que fundase en el año 1857, entre otros, Jerónimo Roiz de la Parra entra en pérdidas anuales.

A pesar de ello, desde el Santander se ha explicado que se podrá repartir un dividendo a cargo de los beneficios que se obtengan en el 2020, a pesar de que, como ya hemos indicado, se va a entrar en pérdidas contables.

Sin embargo, ante la prohibición establecida por el Banco Central Europeo de repartir dividendos bancarios, será cuando la entidad de la que es vicepresidente Luis de Guindos.

BBVA, otro que tal cual

Incurrir en pérdidas también ha sido privativo del BBVA, y como el resto del sistema financiero, también producto de la crisis económica derivada de la crisis sanitaria del covid-19.

En el caso de la entidad financiera que presidiera Francisco González, incurrir en «números rojos» es producto de haber tenido que provisionar por valor de 2.104 millones de euros.

Desglosando dicha cantidad, 1.460 millones se provisionaron en el primer semestre y los restantes 664 millones en lo que llevamos de segunda parte del año.

A eso hay que sumar el ajuste del fondo de comercio de EE. UU. que le ha «costado» al BBVA 2.084 millones de euros, con lo que el sumatorio de las pérdidas asciende a 1.157 millones de euros.

México, el principal agujero

Y paradójicamente es uno de los principales mercados donde opera la fusión del Banco de Bilbao, Banco de Vizcaya y Argentaria, y el que le había dado las principales «alegrías» a la cuenta de resultados del grupo.

Pero ahora que viene mal dadas, están siendo los inversores los que están penalizando los valores del BBVA producto de su exposición a mercados emergentes como es el mexicano.

Todos los indicadores han entrado en «números rojos» en el mercado azteca, con un retroceso del margen de intereses de un 10,7%, el margen bruto un 9%.

El resto de las magnitudes también son negativas: el resultado atribuido fue un 49% menor que el del ejercicio anterior, y fue solo de 654 millones de euros.

Telefónica tampoco da alegrías

La compañía que preside José María Álvarez Pallete también incurre en pérdidas, ya que la acción cotiza ahora a los mismos niveles que alcanzaron en las semanas más trágicas de la crisis financiera que se desencadenó entre 2008 y 2009.

El precio del título supera solo, por unos pocos céntimos, la cotización que tenían las «matildas» en julio de 1996, cuando alcanzaron el mínimo histórico de 3,538 euros por cada acción.

Los malhadados astros se han conjurado para que pocas semanas antes de que estallase la crisis del covid-19, la compañía había iniciado un ambicioso proceso de restructuración para hacer a la compañía más eficiente y más rentable.

Las jornadas más negras para los títulos de telefónica se dieron en las primeras semanas de febrero, antes de la escalada exponencial del covid-19, cuando el título, en su cotización intradía, llego a marcar 3,68 euros.

Ese valor no lo habían marcado las «matildas» desde el año 1996, cuando las acciones de Telefónica marcaron su mínimo histórico. En lo que va de año, Telefónica ha perdido un 42% de su valor en Bolsa.

Ni con las medidas estrella

Sin embargo, la caída del valor de Telefónica ha coincidido con el anuncio de nuevas ofertas comerciales que pretenden hacer más atractiva al mercado su oferta.

Una de esas novedades ha sido la asociación con la empresa de seguridad Prosegur para comercializar un nuevo tipo de alarmas, entrando en un mercado, el de la seguridad privada, que en un primer momento es nuevo para Telefónica.

Otro de los anuncios, coincidiendo con el mayor trasiego de datos en las redes de internet, de la compañía, es de dotar de más potencia a sus centros de datos, en la previsión de que el teletrabajo se acabe asentando como una realidad laboral más.

Al mismo tiempo, telefónica ha puesto a disposición de Educación 20.000 líneas de telefonía móvil para el refuerzo educativo que se prevé en caso de que en el próximo otoño – invierno se produjese un nuevo confinamiento.

Por otro lado, Telefónica no ha cejado en su expansión internacional con la fusión, en el mercado británico, de su filial con Liberty Global, para crear un gigante multimedia, bautizado como O2 Virgin Media.

Fuente – CincoDías / Banco Santander en Wikipedia / Banco Central Europeo en Wikipedia

Imagen – Iberia Airlines / Magnus Manske / Plaza Financiera / Claudio Lobos / Guillermo Varela / Campus Party México / Andreas Poike

La tensión de China con Estados Unidos hace bajar el IBEX

El selectivo español ha perdido en la semana, después de haberse cerrado la sesión de este viernes, un 1,22%, producto de que la mayoría de los inversores han optado por un perfil conservador y huyen de la renta variable, a pesar de que el Plan de Reconstrucción inyectará 140.000 millones de euros a nuestro país

En el selectivo IBEX 35, al cierre hoy viernes, el comportamiento de los valores ha sido eminentemente bajista, y eso inclusive a pesar de que el acuerdo en la cumbre europea debería de haber hecho subir a los valores.

Si bien es cierto que el euro y la deuda pública han subido después de que los mandatarios europeos decidieron poner en marcha un plan de rescate de las economías de los 27 países miembros, la renta variable ha perdido muchos enteros.

Y ello debido a que los inversores son reacios a arriesgar en unos momentos de turbulencias financieras debido a la crisis económica que se cierne, si no está ya presente, sobre las economías de los países que forman parte de la Unión Europea.

Bajada generalizada de las cotizadas

Este viernes, última jornada bursátil de la semana, el IBEX 35 cayó un 1,22%, una caída que es la tercera consecutiva de la semana, lo que supone poner el índice de los principales 35 valores cotizados, en su valor más bajo en tres semanas.

En la Bolsa española se puede intuir ya que los inversores, viendo un panorama económico, a medio y largo plazo, que haría empalidecer la crisis financiera del 2008, han desarrollado una gran aversión al riesgo.

Pero esta situación en la que los inversores adoptan estrategias de inversión conservadoras no es privativa de la Bolsa española, sino que dicho comportamiento se ha reproducido en la mayoría de los parqués europeos.

Ni siquiera la publicación esta semana, proseguimos con la tónica general de las Bolsas europeas, del índice PMI de la Eurozona he permitido esquivar las pérdidas que se ha producido en el valor bursátil de las cotizadas.

Para los poco avisados sobre macroeconomía, el Índice de Gestores de Compras (PMI), refleja el estado económico de un territorio, en este caso de la Eurozona, a través del estado de su empresa más señera.

Y mientras…en España

Casi la generalidad de las grandes cotizadas ha estado cayendo durante toda la semana, pero las principales pérdidas las han sentido Grifols, que ha caído un 5,4% y Cellnex, con unas pérdidas del 4%.

En la misma línea de pérdidas le siguen, por este orden, ACS, Acciona y ArcelorMittal, con unas pérdidas algo superiores al 2%.

A pesar de estar ya en un ciclo recesivo, son los bancos, en este caso Bankia y CaixaBank, los que dan alguna «alegría» a los inversores, subiendo, respectivamente, un 2,15% y un 1%.

Como ha sucedido en toda Europa, y como ya hemos indicado en un epígrafe anterior, el desplome de la Bolsa, como se ha ratificado esta semana, es producto de que los inversores ven el panorama económico muy negro, al menos hasta que acabe el año.

Y ese pesimismo no ha sido enjugado ni siquiera después de que la cumbre en Bruselas haya logrado aprobar un plan de rescate que llega a los 750.000 millones de euros, de los cuales España se llevará 140.000 entre transferencias y préstamos.

Sin embargo, y como alguna alegría económica debiera de haber, la promesa de una inyección de dinero fabulosa, nos referimos al Plan de Rescate, el euro se ha apreciado con fuerza frente a la moneda norteamericana.

Las bolsas chinas, «tocadas»

El enfrentamiento soterrado, del que el cierre del consulado chino en Houston no es sino otro episodio, ha provocado la represalia inmediata del gobierno chino, que ha pagado a Estados Unidos con la misma moneda.

Con la inmediatez que solo se puede conseguir en una estructura de mando piramidal, China ha comunicado a Estados Unidos que debe de cerrar inmediatamente el Consulado General que tiene en la ciudad de Chengdu, en la provincia de Sichuan.

Y para «cargar las tintas», el Secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, ha echado gasolina al fuego, acusando a China de practicar una «nueva tiranía», queriendo desestabilizar a Estados Unidos y el modo de vida de sus ciudadanos.

Por todo ello las principales Bolsas chinas han «entrado en barrena», la de Shanghái se ha «dejado» esta semana un 3,5%, la de Hong Kong un 2,2%, e inclusive las pérdidas se han «contagiado» a selectivo japonés Nikkei, que se desploma un 0,58%.

Con la vista puesta en la reelección

Que los inversores estén optando por «carteras» conservadoras o directamente por abandonar la renta variable y optar por la renta fija tiene mucho que ver con el enfrentamiento, casi de «guerra fría» que se llevan Estados Unidos y China.

Muchos de los que «juegan» en Bolsa son cautos, debido a que no hay que ser un genio en política para darse cuenta, que, el encono de Trump con China no hará sino crecer a medida que se acerquen las elecciones presidenciales de noviembre.

China es un trampantojo, aunque tiene otros, que Donald Trump enarbola cada vez que tiene algún problema interno – ahora la crisis económica y una pandemia que se le ha ido de las manos – y que le sirve para desviar la atención de la opinión pública.

La pandemia está tan desbocada que ayer en Estados Unidos se contaron 76.570 contagios, lo que supone un récord, y también se registraron 1.225 defunciones, el mayor número diario desde finales del mes de mayo.

El BREXIT también influye

La exclusión, o bien dicho la autoexclusión vía referéndum con unos resultados más que ajustados, también está influyendo, para mal, en las Bolsas europeas en general, y en la española en particular.

Enfrascados todavía en las negociaciones, que no anuncian acuerdo, no son el mejor «caldo de cultivo» para incentivar la inversión bursátil, sobre todo en renta variable de empresas británicas, que se verán otra vez sujetas a aranceles.

Esperar a ver

Es lo que están haciendo muchos jugadores de Bolsa, que esperan que en los próximos meses se despeje la situación o bien en un comienzo de recuperación producto de la inyección fabulosa de dinero del Fondo de Rescate.

Pero la situación también podría torcerse, y aunque en estos momentos las economías europeas, y entre ellas la española, muestran un cierto dinamismo producto que de un parón económico durante el confinamiento algo se ha crecido, la situación podría empeorar.

En el peor de los escenarios, un recrudecimiento de la pandemia, una segunda oleada, que volviese a paralizar las economías europeas, y también la española, acabaría por herir de muerte las perspectivas económicas.

Fuente – CincoDías / Wikipedia

Imagen – Foreign and Commonwealth Office / Benjamín Núñez González / José A. del Moral / Héctor Romero / Brian Copeland / Bundesministerium für europäische und internationale Angelegenh / Soldatnytt

A punto de los 7.000

El selectivo IBEX 35 se espabila, superando, en 200 puntos, la «barrera psicológica» de los 6.800 puntos, sobre todo en lo que tiene que ver con las participadas del sector turismo, mientras que las bolsas europeas se recuperan en un entorno económico global de mejora de la economía

Producto del «arreón» que han dado muchas de las participadas del IBEX, el selectivo español ha subido un 2%, lo que le ha hecho estar rozando los 7.000 puntos, animado porque en Wall Street era fiesta, ya que se celebra en Estados Unidos el Memorial Day.

Superar la barrera psicológica de los 6.800 puntos ha sido posible debido a que el índice se ha visto impulsado porque la farmacéutica Novavax tendría muy avanzada una vacuna contra el covid-19.

Con la sesión de ayer, son ya cinco en las cuales el parqué español encadena cinco jornadas de subidas consecutivas.

Todos los parqués europeos suben

Y ello impulsado por la mejora en la confianza de los consumidores alemanes y los índices de confianza empresarial de la «locomotora» alemana, lo que ha permitido una consolidación de la subida de las bolsas de valores en todo el continente.

Esta mejora de los datos económicos se produce en un contexto de enorme volatilidad producto de la crisis sanitaria, que también lo está siendo económica, provocada por el covid-19.
Las economías europeas luchan por volver a la normalidad después del desbarajuste que ha supuesto el coronavirus, a pesar de que no sería muy aventurado apuntar que el próximo invierno se podría producir un nuevo brote de la enfermedad gestada en Wuhan.

El turismo lidera el alza

Son las empresas turísticas participadas las que lideran las subidas, con una Meliá que ayer subió un 26%, y que hoy ha vuelto a sumar un 12%, mientras que IAG, el consorcio aeronáutico en el que se encuentra englobada Iberia sube un 5,7%.

Pero la subida más significativa ha tenido que ver con el portal de reserva de viajes eDreams, que se ha «disparado» un 30%, y ha logrado situarse como el máximo valor de las participadas del IBEX 35.

Pero no solo el sector recreativo logra cuantiosos incrementos en el valor del título, sino que también constructoras como ACS logran incrementos en su valor que llegan al 8%, así como varias entidades financieras que encarecen su acción, como Sabadell y Bankia que suben un 5%.

Otro de los «pesos pesados» del sector financiero, como CaixaBank suma un 4% y Bankinter avanza un 3,6% y el banco que lidera Patricia Botín se valoriza un 3,3%.

A pesar de ello también hay valores que se dejan enteros, como es el caso de Telefónica, que se «deja» un 3%, después de que Barclays dejase de recomenzar la compra de títulos de la empresa que preside César Alierta.

Wall Street impulsa las subidas

Tras el cierre preceptivo por el Memorial Day – la traducción más aproximada sería Día de los Caídos – la bolsa de Nueva York ha visto como se producía una subida generalizada de las participadas.

La subida ha sido de algo más del 2% en los principales índices, como el Dow Jones, el Standard & Poor’s y el tecnológico Nasdaq. Ha sido en el índice industrial Dow Jones donde se ha producido la principal subida impulsando la cotización en bolsa de la farmacéutica Novavax.

Dicha biotecnológica parece que está desarrollando de una manera exitosa una posible vacuna que haga frente al covid-19, estando en fase de ensayos clínicos que parece que están dando resultados.

Las buenas noticias en el país que gobierna Donald Trump también se extienden a la mejora de la confianza del consumidor, escalando hasta los 86,6 puntos, lo que supone un incremento de nueve décimas con respecto a los datos de la oleada del pasado marzo.

En lo que respecta a la venta de viviendas en el coloso norteamericano, las 623.000 viviendas vendidas han dejado cortas las estimaciones, que hablaban de 480.000.

Un presente borrascoso, pero un futuro esplendoroso

Los mercados financieros ya tienen asumido que los resultados del primer y segundo trimestre del año serán malos, pero las prospecciones económicas para el resto del año apuntan a una recuperación.

Empresas de análisis económico, caso de Link Securities o Renta 4 indican que las ayudas de estado de Francia y Alemania a todos los sectores productivos podrían revertir la tendencia hacia un catabolismo económico.

Además, los inversores esperan el anuncio de la Unión Europea sobre las características que tendrá el Fondo de Reconstrucción, a pesar de que son muchos los actores políticos, sobre todo gobiernos del norte de Europa, que llaman a poner coto a su cuantía.

El euro se aprecia frente a otras monedas

El pasado martes se ha confirmado que se ha apreciado un 0,2% con respecto al dólar norteamericano, hasta llegar a los 1,09 dólares norteamericanos por cada unidad de la moneda europea.

Mientras tanto, la rentabilidad del bono español a 10 años no remonta, estando en el 0,685% en el día de ayer, mientras que la prima de riesgo se encuentra situada en los 116 puntos básicos.

La rentabilidad de la deuda pública de los países de nuestro entorno tampoco es que esté para «echar cohetes», con una rentabilidad, también de la deuda pública que vence en una década, con una prima de riesgo situada en los 203 puntos básicos.

El petróleo repunta

Mientras tanto, las materias primas también mejoran su cotización, en el caso del petróleo, el barril de Brent suma un 2% hasta llegar a los 36,23 dólares, mientras que el barril de referencia norteamericano, West Texas se aprecia un 3,5%, llegando a los 34,4 dólares por barril.

A pesar de que el mercado de futuros estaba «de capa caída» hasta abril, parece que las previsiones son halagüeñas, ya que se prevé que la cotización de crudo llegue a máximos en mes y medio.

Desde el gobierno norteamericano, el regulador estadounidense ha informado a los actores de dicho mercado energético que extremen el celo y provisionen para evitar un escenario en el que el precio del crudo podría volver a mínimos negativos.

Fuente – Cinco Días / Expansión

Imagen – Investments Zen / Iberia Airlines / / South Bend Voice / hillman / texaus1 / Christina und Hagen Graf / non-ecludian photography

El turismo «tira» del IBEX

El selectivo vuelve a superar la «barrera psicológica» de los 3600 puntos, en buena parte producto del buen desempeño de las participadas del sector turístico, ya que el anuncio de que los turistas internacionales volverán a España, ha animado el parqué

Por cuarta jornada consecutiva se acumulan las subidas en las cotizadas del IBEX 35, con una subida en la última jornada de un 2,38% de las manos de las empresas turísticas, que han sufrido un repunte al saberse que en julio habrá turistas extranjeros en España.

Inclusive se ha logrado superar la «barrera psicológica» de los 6.800 puntos, rubricando su mejor jornada desde el seis de abril, y los inversores se han centrado en la bolsa española dado que la londinense y Wall Street han estado cerrados por festivo.

La bolsa española fue impulsada por saberse que en determinadas regiones la desescalada se acelerará, logrando superar de ese modo la «barrera psicológica» de los 6.800 puntos, con una subida del 2,38%, la mayor subida desde el 28 de abril.

El turismo como salvavidas

Fueron las cotizadas que con mayor fuerza subieron en la sesión bursátil de ayer, un sector que genera el 13% del Producto Interior Bruto, y que había sido tocada, que no hundida, producto del «cerrojazo» impuesto por el gobierno.

El pistoletazo de salida para la subida significativa de las cotizadas del sector turístico fue el anuncio de Pedro Sánchez de que a partir del 1 de julio se abriría el país al turismo extranjero lo que permitió que líneas aéreas y empresas hoteleras aumentasen su cotización.

Inclusive cabe la posibilidad de que finalmente se logre «salvar» la temporada turística a pesar de que el «cerrojazo» ha hecho que se perdieran cientos de reservas hoteleras ya comprometidas y que muchos turistas extranjeros dejasen de reservar en nuestro país.

Meliá a la cabeza

Fue el valor que mayor alza tuvo, logrando una subida del 26,85%, siguiendo a la zaga IAG sufrió un alza del 13,3%, de la que recordemos forma parte Iberia, y que a decir de muchos analistas financieros será uno de los valores que más crezcan.

Entre los factores que van a hacer que esta blue chip «tire» del IBEX 35 se encuentran factores como el descenso de precio del combustible, la absorción de Air Europa y que el BREXIT, aunque muchos no lo creyeran, va a permitir la recuperación de los viajeros británicos.

Otras de las participadas que están viendo como sube su cotización en bolsa son AENA y AMADEUS, y en el caso de NH su subida supuso un 27,04% y el tour operador eDreams sumó un 20,85%.

Pero no solo las cotizas turísticas han sufrido importantes mejoras, sino que también grandes empresas, como ACS o Ferrovial también han encadenado beneficios, en el caso de la compañía que preside Florentino Pérez, la subida fue del 6,61%, mientras que ACS ganó un 5,84%.

Sin embargo, algunos valores bursátiles de banca, como excepción, sufrieron pequeñas pérdidas, como es el caso de Bankia que se dejó un 0,18%, Bankinter que perdió un 0,08%.

Tónica generalizada en las bolsas europeas

Las alzas fueron generalizadas en todas las bolsas europeas, en donde se encadenaron unas ganancias del 2%, y en Alemania, aunque ya existen datos que informan que el país se encuentra en recesión técnica, su principal índice bursátil, el DAX, subió un 2,87%.

Otros índices europeos también encadenaron alzas, como es el caso del CAC francés, que subió un 2,15%, mientras que el MiB italiano sumó un 1,61%.

Recuperada la confianza de los inversores

Sobre todo, la de los inversores extranjeros, que ven en la desescalada una nueva oportunidad de lograr beneficios con la economía europea, ahora que arrecian las tensiones políticas y económicas entre Estados Unidos y China.

Las tensiones entre las dos grandes potencias son muchas: por un lado, la administración norteamericana ha acusado poco menos que a China de haber diseñado en un laboratorio el covid-19.

Por otro lado, la nueva ley de seguridad que prepara China para cercenar las libertades en la antigua colonia británica puede provocar una nueva escalada de tensión entre las dos superpotencias.

En lo que respecta a la deuda pública española, en el caso del bono a 10 años, cerró al 0,61%, mientras que el rendimiento del bono italiano a 10 años también bajó unas décimas, con unas primas de riesgo que se sitúan entre los 110 y los 207 puntos.

El PIB alemán lastrado por el covid-19

Las autoridades alemanas evalúan que producto de la crisis del covid-19, el Producto Interior Bruto alemán se ha dejado un 2,2%, afectando también a sus exportaciones, que cayeron un 3,1%.

Desde la oficina de estadística alemana, se trata del mayor retroceso económico desde la crisis financiera del 2008/2009, y la segunda gran hecatombe económica desde la unificación de la RFA y la RDA.

En lo que llevamos de crisis, el PIB alemán se ha desplomado un 6,3%, y un declive mayor solo fue conjugado por el buen comportamiento del sector de la construcción y el gasto que realizó el Estado Alemán.

Ya en el 2019, las exportaciones, una de las principales vías de lograr divisas que tiene Alemania, se habían visto lastradas producto del parón económico que se estaba produciendo a nivel planetario.

Por ello, el consumo interno se había convertido en el principal sostén de la economía alemana, pero en este 2020, entre enero y marzo, el consumo privado se había ido a pique en la antigua Prusia.

Otros indicadores que también descendieron tienen que ver con las inversiones en equipamiento, en especial en lo que tenía que ver con maquinaria y vehículos, sumándose así a la hecatombe económica alemana.

Alemania, nación industrial por excelencia, también tuvo que ver como la producción industrial descendió un 11,6%, con una caída del 1,2%, a pesar de que en enero y febrero dicha magnitud repuntó.

Fuente – Cinco Días / el diario

Imagen – whity / Alper Çuğun / Inés Hegedus – García / Raúl Hernández González / Café Credit / ideowl