Impulso para el empleo

Octubre de 2021 quedará en los anales de la creación de empleo en nuestro país como uno de los meses más prolíficos, mientras tanto este mismo mes se acaban los ERTE tal como los hemos conocido hasta ahora, y se amplía cuantitativa y cualitativamente el «paraguas» de Ingreso Mínimo Vital

Las previsiones más halagüeñas de la Seguridad Social indican que este más que mediado mes de octubre terminará con 91.000 empleos más.

Esos datos y la formidable creación de empleo de meses anteriores hablan bien a las claras de que España se encamina por la senda de la recuperación económica.

La economía de los países desarrollados, entre los que podemos incluir a España, se ha recuperado casi completamente después de un año aciago por la pandemia de SARS-CoV-2 y sus consecuencias económicas.

Seis meses triunfantes

Pero la recuperación económica lleva encaminada al menos desde hace seis meses, con tasas positivas de creación de empleo desde el mes de mayo, que arrojan unos resultados inusuales en creación de empleo.

Desde el mes de mayo se han creado en España la friolera de 630.000 puestos de trabajo, unos resultados inexplicables en términos interanuales.

Sin embargo, no todos los puestos de trabajo creados obedecen a nuevos contratos, sino que en esa cifra hay que contabilizar personas que han salido definitivamente de los ERTE, casi 300.000 personas.

Afiliación récord a la Seguridad Social

La buena marcha del empleo también se ha trasladado a la afiliación a la SS. SS., ya que en estos momentos los afiliados a la misma suman casi veinte millones.

Con esos datos en la mano, esos resultados superan incluso a los cotizantes que existían en el año 2019, cuando todavía no habíamos sufrido los embates de la pandemia de SARS-CoV-2, y la economía estaba en proceso de recuperación.

Metodológicamente los buenos resultados también se explican en el hecho de que aquellos trabajadores que se encuentran en ERTE se contabilizan en las estadísticas de la Seguridad Social como ocupados.

De hecho, octubre no suele ser tradicionalmente un mes en el que se cree empleo a mansalva como ha sucedido en este 2021 que ya mengua para dar paso al 2022.

Los beneficiados son varios sectores

El crecimiento del empleo y de la afiliación a la Seguridad Social no ha sido simétrico, sino que hay ciertos sectores donde se concentra esa creación de empleo.

Entre ello, paradójicamente, se encuentra la hostelería que ve como el empleo en la misma crece casi un 3%.

Los otros dos gremios donde también se crea más empleo son las industrias extractivas (1,13%) Y las actividades inmobiliarias, con un 0,95% más de empleo.

Este mes se acaban los subsidios

Este mes también es una fecha significativa, porque es el último en el cual las empresas pueden acogerse a los ERTE, un mecanismo que ha permitido que no se destruya empleo.

Con los ERTE además de que la SS. GG. Bonifica las cotizaciones de los trabajadores, estos cobraban de la Seguridad Social al menos el 70% de su sueldo neto.

De aquí hasta el 28 de febrero del 2022 el mantenimiento de los ERTE para empresas y trabajadores estará en dependencia de la realización de actividades de formación.

De cualquiera de las maneras en el ministerio que dirige José Luís Escrivá son optimistas sobre la evolución de los expedientes ERTE, ya que solo en los últimos 15 días un total de 30.000 trabajadores han salido de esa situación.

En total, y el largo proceso que está siendo la recuperación económica postpandemia, el 67% de los que han estado en algún momento bajo el «paraguas» del ERTE han vuelto a sus puestos de trabajo.

Evolución de los ERTE

Inclusive en aquellas empresas todavía sujetas a ERTE se ha producido una evolución en muchos de esos expedientes, que han pasado, muchas veces, de ser de jornada completa a media jornada.

En esa situación, ERTES que se han evolucionado a cubrir la media jornada de trabajo, se encuentran actualmente dos de cada tres trabajadores sujetos a expedientes y se espera que en breve sean muchos más.

En relación directa con el SARS-CoV-2

Las regiones más afectadas por los ERTE son aquellas que tiene también más desbocada la pandemia de SARS-CoV-2.

Es el caso de Baleares (73%), Castilla y León (23%) y Navarra (21%), por lo que se espera que con los buenos datos de la incidencia acumulada por 100.000 habitantes ayude a la recuperación de la actividad económica.

Son muchos los sectores, es probable que todos, que se están viendo beneficiados con el retroceso de la pandemia de SARS-CoV-2, pero lo está siendo especialmente el sector hostelero y el de «la noche».

En la mayor parte de las comunidades autónomas, bien es cierto que poco a poco, se van relajando las restricciones que impedían el normal desarrollo de la actividad hostelera y del ocio nocturno.

Tiempo del Ingreso Mínimo Vital (IMV)

El ministro Escrivá y la ministra Ione Belarra, también han tenido tiempo, en su comparecencia, para hablar del ingreso mínimo vital.

En uno de los apartados de ese IMV se contemplan ayudas de 100 euros por hijo, en lo que supone aumentar el radio de acción del «paraguas» que supone el IMV para muchas familias, en aras de combatir la pobreza.

El complemento que se recibe depende del número de hijos: 100 euros por tener hijos menores de 3 años, 70 euros en caso de que los menores tengan entre 3 y 6 años y 50 euros a partir de los seis años.

Por otro lado, se amplía el umbral a partir del cual se puede solicitar el IMV tanto en renta como en patrimonio.

En cartera también hay ampliaciones muy ambiciosas: equiparar a las familias monoparentales, a los minusválidos con más del 65% de minusvalía y un complemento del 22% para la unidad de convivencia.

En estos momentos, son 350.000 hogares los que perciben el IMV, con un tope de 1.066 euros mensuales, donde habitan 800.000 personas de las cuales 230.000 son menores.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Satish Krishnamurthy / Daniel Lobo / LAB / Founding Farmers / Images Money / Evelyn Giggles / Jim McIntosh /

Aprobado el ingreso mínimo vital

Un hito histórico largamente acariciado por muchas organizaciones sociales se ha logrado: la aprobación de un ingreso mínimo vital, de ámbito estatal y que llegará a 850.000 hogares y un millón seiscientas mil personas, con el objetivo de paliar la pobreza severa en España

Algo que muchas organizaciones humanitarias llevaban pidiendo más de 20 años en el Estado, un mecanismo de Ingreso Mínimo Vital, algo que ya existe en Euskadi hace 30 años y que se denomina Régimen General de Ingresos (RGI), ha sido aprobado por el Consejo de Ministros.

Su objetivo es, prioritariamente, combatir la pobreza en general, y la pobreza sobrevenida producto del parón de actividad económica en la pandemia, y para el vicepresidente de derechos sociales, Pablo Iglesias, es el mayor paso en derechos sociales desde la aprobación de la Ley de Dependencia.

Una medida largamente anunciada

Con la premura que marca la crisis del coronavirus, el gobierno de Pedro Sánchez ha aprobado el Ingreso Mínimo Vital, con el fin de paliar los estragos que está causando el coronavirus en la economía de empresas y familias.

La idea de un ingreso mínimo vital era largamente acariciada por Unidas Podemos, y estaba planteada mucho antes de que se produjese sorpresivamente esta crisis sanitaria y económica, pero la debacle ha puesto en bandeja al gobierno aprobarla.

Su objetivo no es otro que 850.000 hogares tengan un mínimo ingreso y evitar que 1,6 millones de personas tengan que vivir en situación de pobreza extrema, una de las mayores de toda la Unión Europea.

Mientras que las cifras de pobreza en España sacarían los colores a cualquiera, supone el 12,4% de la población, la media de la Unión Europea es prácticamente la mitad, un 6,9%. El ingreso mínimo vital tendrá un coste de 3.000 millones de euros.

Pablo Iglesias no ha dudado en calificar la medida como la adquisición de un nuevo derecho social, largamente acariciado por las organizaciones no gubernamentales que luchan contra la pobreza en España.

El vicepresidente de Derechos Sociales ha valorado el ingreso mínimo vital como un hito en los derechos sociales en España, solo parangonable a la aprobación de la Ley de Dependencia.

Relación directa con la Gran Recesión

En relación directa con la crisis financiera e inmobiliaria que eclosionó en el 2008, se produjo una situación de crisis económica y pobreza estructural que todavía no se había solucionado cuando estalló la crisis sanitaria y socioeconómica del covid-19.

En la actualidad, y antes de que el coronavirus trastocase la actividad socioeconómica tal como la conocíamos hasta ahora, el 26,1% de la población está en riesgo de pobreza, que engloba al 13% de la masa laboral.

Lo que se denomina pobreza severa engloba al 12,4% de la población española y la pobreza infantil afecta a 120.000 hogares sin ingresos en los que al menos vive un niño que es pasto de la pobreza.

Ineficiente redistribución de la riqueza

Y eso con datos refrendados por organizaciones supranacionales tan prestigiosas como el INE, la OIT y Eurostat, que afirman, con datos en la mano, que las políticas para la distribución de la riqueza yerran.

Tal como aparece publicado en un reciente informe de la Fundación La Caixa, elaborado por los profesores Luis Ayala y Olga Cantó, la principal razón del fracaso de las políticas de redistribución de la riqueza y que no reducen la desigualdad es la menor capacidad del sistema de impuestos y prestaciones para reducir la misma.

Algo más que un complemento

Será el Instituto Nacional de la Seguridad Social el encargado de distribuir el subsidio, y llegará a 850.000 familias, que tienen una renta menor de 310 euros, y tendrá como función complementar los ingresos de los hogares más vulnerables.

El nuevo subsidio irá de los 461,5 euros mensuales para aquellas personas que viven solas hasta las 1015 que cobrará una «unidad de convivencia» tipo formada por dos adultos y tres niños.

Las instancias para solicitar el Ingreso Mínimo Vital se pueden presentar entre el 15 de junio y el 15 de septiembre, y aquellas que sean aprobadas se cobrarán, con carácter retroactivo, desde el 1 de junio.

A la hora de realizar la valoración sobre la pertinencia de recibir la ayuda, se evaluará la renta neta de los hogares, sin entrar en el cómputo ni las becas ni las ayudas al alquiler, siendo compatible el nuevo subsidio con los salarios sociales autonómicos, como la RGI vasca.

Que el nuevo Ingreso Mínimo Vital complemente a los «salarios sociales» es una manera de orillar el espinoso tema de invadir las competencias autonómicas sobre asistencia social, lo que servirá también para que las comunidades autónomas liberen 1.500 millones de euros que podrán destinar a otros menesteres.

Las comunidades autónomas gestionaran el subsidio

Es lo que ha logrado «arrancarle» el Partido Nacionalista Vasco al gobierno en una negociación que ha logrado que las 17 comunidades autónomas puedan gestionar el subsidio, y en el caso de la existencia de subsidios sociales autonómicos, el subsidio estatal lo complemente.

Hasta la aprobación del Ingreso Mínimo Vital, las únicas ayudas sociales de ese tipo eran las autonómicas, lo que ha provocado agravios comparativos entre las diversas autonomías, ya que, por ejemplo, en Euskadi el 71% de las personas en situación de pobreza cobran el subsidio.

Sin embargo, debido a la «jungla burocrática» que supone llegar a cobrar el subsidio, en determinadas comunidades autónomas, caso de Castilla – La Mancha o Andalucía solo el 2% de las personas en situación de pobreza acceden al subsidio.

La dificultad señalada hasta por organismos internacionales

Son muchos los organismos internacionales que han subrayado la dificultad que tienen en España muchas de las personas en situación de pobreza para poder llegar a cobrar los subsidios.

La gestación del texto legal que da lugar al ingreso mínimo vital no ha sido fácil, pero finalmente ha cristalizado sobre todo por el impulso de los agentes sociales, en especial de los dos sindicatos mayoritarios, como son CCOO y UGT.

Las organizaciones sindicales de la cuales son secretarios generales Unai Sordo y Pepe Álvarez, respectivamente, iniciaron en el año 2015 una recogida de firmas para una Iniciativa Legislativa Popular, presentada al Congreso en al año siguiente.

Ante la iniciativa de lo que ha cristalizado finalmente como el Ingreso Mínimo Vital hubo altos funcionarios del estado muy críticos, como el actual ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que dudaba que pudiese servir para luchar contra la pobreza severa, y sí para incrementar el gasto.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – La Mocloa – Gobierno de España / TCU Alumni Association / Francoise Gajour / matthieu chollet / Craneys / EAJ – PNV / World Trade Organization