A tortas con Holanda

Hoy jueves se reúne la Comisión Europea y se prevé un intenso debate sobre la naturaleza del fondo de rescate; donde los países del norte de Europa conjugan el verbo prestar, los países del sur, liderados por Francia e Italia, son más partidarios del término transferir

Lograr un fondo de rescate de 1,5 billones de euros, tal como quieren España, Italia y en menor medida Francia va a convertirse en una cruenta batalla diplomática ya que los países del norte de Europa, encabezados por Holanda y Alemania.

El principal escollo, ya que nadie se opone a un fondo de rescate en la Unión Europea, es que esos países del norte de Europa quieren que la «ayuda» se vehicule a partir de préstamos, y no como transferencias, que es lo que quieren los países del sur.

Un entorno de recesión económica

Ya nadie duda, así lo ha anunciado tanto la propia UE como el FMI, que la recesión económica europea se podría llevar por delante el 10% del PIB de los 27.

Para hacer frente a eso, son muchas las voces en Europa que defienden la creación de un fondo de rescate que debería tener por lo menos 1,5 billones de euros, para poder volver pronto a la situación económica de antes de la crisis sanitaria.

A pesar de que pueda haber ciertas discrepancias hasta los países más reacios, caso de los Países Bajos y Alemania, también son de la opinión de que es necesario una cuantiosa inversión económica para reanimar la economía europea.

Hoy hay Consejo Europeo

Hoy jueves está previsto que se reúna el Consejo Europeo en donde todo parece indicar se aprenderá una batería de ayudas, que engloban 240.000 millones de euros del mecanismo de rescate europeo (MEDE), una inyección de capital del Banco Europeo de Inversiones de 200.000 millones de euros.

Otra de las partidas será la del SURE que aportará 100.000 millones de euros, medidas de apoyo económico que comenzarán a surtir efecto a partir del próximo uno de junio.

Al mismo tiempo, la Unión Europea, además del aporte económico, va a diseñar un complejo plan para dirigir el rescate de las economías de los 27 países que actualmente conforman la Unión Europea.

Baile de cifras

En lo que todavía no se ha puesto de acuerdo los países europeos, y posiblemente el entuerto se dilucidará en la cumbre de hoy es la cantidad que integrará el fabuloso fondo de rescate del a economía europea.

Uno de los principales interesados en que la ayuda aumente es Portugal, ya la misma llegue a los 1,6 billones de euros, lo que suponen 100.000 millones más de lo que en principio estaba previsto.

Bloomberg, la empresa de asesoría financiera y de información económica ha informado en fechas recientes que la intención de la UE era que el fondo de rescate, llegado el caso, sumase hasta dos billones de euros.

Un nuevo plan Marshall

Probablemente el rescate de Europa solo se pueda parangonar al Plan Marshall, un plan de reconstrucción económica liderado por Estados Unidos y que después la II Guerra Mundial ayudó a reconstruir Europa.

Hay que tener en cuenta lo crítico de la situación económica, con el grueso de la economía europea, incluidos muchos países del norte, que se encuentra literalmente en «caída libre».

Los temas más acuciantes que pretende solucionar el rescate son la de volver a generar condiciones para la actividad económica y recuperar el empleo, pero sin por ello renunciar a la búsqueda de una mayor digitalización y la transición ecológica hacia energías renovables y «verdes».

Pero la piedra de toque es saber como se financiará el plan de rescate, ya que mientras Alemania y Holanda quieren que sea a través de préstamos, los países de sur, encabezados por Italia y España quieren que sea a partir del presupuesto de la Unión Europea.

Lo que se busca es una recuperación en forma de V, esto es, que a la caída económica brusca que ha provocado el covid-19, le siga una recuperación de actividad fulgurante que vuelva los indicadores económicos por lo menos a la situación precrisis.

Coronabonos, en principio no

Era una de las pretensiones de los países del sur, encabezados por Italia, España, Francia y Portugal lo que «de facto» supondría mutualizar la deuda pública europea, unos bonos que por primera vez llevarían la vitola de la Unión Europea.

Pero tal como se ha encargado de recordar Ángela Merkel, unos bonos europeos entran en colisión con el Tratado de la Unión Europea, que es el «andamiaje jurídico» que rige los destinos de los 27.

Mutualizar la deuda implica que no serían los estados los que emitirían los bonos, sino las instituciones europeas, como por ejemplo la Comisión Europea, y además con un mecanismo de deuda perpetua, esto es, los bonistas no recuperarían nunca la aportación, y solo cobrarían el tique.

Transferencia versus préstamo

En esto también los países del norte están siendo un «hueso duro de roer», dado que Alemania y Holanda lo que pretenden es que el mecanismo de rescate habilite créditos para los países miembros, unas cantidades que lo estados tendrán que devolver finalmente.

Pero Italia, y también en buena medida España, consideran que el mecanismo óptimo para financiar el rescate debe ser a base de transferencias lo que implicaría, como primera medida, que no habría que devolver ese dinero.

Por el momento parece que la solución salomónica será el reforzamiento del presupuesto de la Unión Europea, utilizando para ello el Marco Financiero Plurianual (MFF), con un límite temporal del 2027, con una inversión de 300.000 millones de euros.

Mecanismo de Recuperación y Resiliencia

Se trataría de una nueva arma del arsenal anticrisis, y estaría dotado de 200.000 millones de euros y su función sería la reconstrucción de las economías de los países que conforman la Unión Europea.

El MRR se basaría a su vez en dos mecanismos que actualmente están en construcción y que nadie sabe a ciencia cierta cuando podrán comenzar a operar.

Uno de ellos es el BICC, que es el presupuesto de la zona euro, y el otro se conoce con el acrónimo de CRI, el instrumento para de convergencia para países sin euro; ambos mecanismos podrían estar operativos el uno de enero del 2021.

Fuente – el diario / Bloomberg L. P. en Wikipedia

Imagen – golian99 / Michael Wyszomierski / European Parliament / Images Money / St. Krekeler / Tesoro Público / GotCredit /

Propuesta española para el Fondo de Recuperación

España tiene preparado un borrador sobre lo que debería ser el Fondo de Recuperación: un billón y medio de euros, financiado con nuevos impuestos, dentro de la deuda pública de la UE y a base de deuda perpetua

Los negociadores españoles son del parecer, así como el gobierno, que el Fondo de Recuperación que se está pergeñando en Bruselas debiera de tener una cuantía de 1,5 billones de euros, tenga una duración de 3 años y se financie con deuda perpetua.

Esa es la oferta que hará Pedro Sánchez a sus socios europeos en la reunión telemática que los primeros ministros y presidentes de la Unión Europea el próximo jueves, aunque la primera opción española serían los denominados coronabonos.

Las ideas claras

El ejecutivo de Pedro Sánchez tiene muy clara la naturaleza que debe tener el Fondo de Recuperación, pero tendrá que convencer a sus socios europeos de las bondades de su plan en la reunión que tendrá lugar este jueves.

El Fondo de Recuperación, o al menos la idea que tendrá que «vender» el gobierno español, es que tenga una cuantía entre un billón y billón y medio de euros, que forme parte del presupuesto de la UE y que se financie a base de deuda perpetua.

A pesar de ello, y aunque era uno de los deseos de la Moncloa, en la propuesta se evita hablar de eurobonos o coronabonos, un término que provoca urticaria entre los países del norte de Europa, reacios a mutualizar la deuda.

Evitar que aumente la deuda pública

Es la solución que cree haber encontrado el ejecutivo español, que a corto plazo lo que plantea es que el BCE proporcione una «barra libre» de liquidez para que los 27 puedan hacer, de manera holgada, a los primeros «compases» de la pandemia.

Pero esa liquidez ilimitada, que solo puede proporcionar el Banco Central Europeo, tiene que ir complementado con el Fondo de Recuperación, que para España tendría que ser como ya se ha explicado en párrafos precedentes.

Pero lo que pretende evitar España es que el Fondo de Recuperación se financie con más deuda pública nacional, máxime cuándo las previsiones son que el este año España alcance un endeudamiento del 114% de su Producto Interior Bruto.

Que afecte a la macroeconomía

Y eso solo se puede lograr si el Fondo de Recuperación está dotado con al menos un billón de euros, para que si tenga afectación a la macroeconomía de los 27 participantes en el «club» europeo.

De ese modo se podría hacer frente a la más que previsible caída de un 10% del PIB del conjunto de la Unión Europea para este año 2020.

Además, a decir de Madrid la financiación de dicho fondo se debería hacer utilizando el mecanismo de la deuda perpetua, y esta dentro de la Unión Europea, una entidad supranacional con una calificación crediticia de AAA.

Al final, la propuesta española, sin decirlo de modo explícito, a lo que aspira es la mutualización de la deuda, ya que el último garante la misma sería el presupuesto de la Unión Europea.

Un reparto ordenado

Otra de las pretensiones de España es que el reparto de Fondo de Recuperación se realice con equidad entre los 27 miembros, teniendo en cuenta el impacto que está teniendo el covid-19 en cada uno de los países que conforman la UE.

Entre las magnitudes que se evaluarían para determinar la afectación estarían variables como el porcentaje de población afectada, el hundimiento de sus PIB, la previsión de aumento del desempleo y otros indicadores.

La fecha para el «arranque» del fondo debería ser el 1 de enero del 2021, y debería tener, en opinión del gobierno, una duración de tres años, un plazo suficiente para lograr la recuperación económica de los 27.

En áreas tasadas

Pero el gasto del fondo tendría que primar, para una recuperación correcta de economía europea, determinadas áreas prioritarias, como pueda ser avanzar en la digitalización y la transición ecológica.

Otras inversiones que serían necesarias pasan por un plan de reindustrialización que permita que la UE se convierta en autosuficiente en determinadas áreas, déficit que se ha visto bien a las claras en esta crisis.

Europa se ha visto que la dependencia industrial de China es enorme, y no le ha permitido acceder a insumos sanitarios básicos, como se está viendo en los EPIS de los sanitarios y el desabastecimiento de mascarillas.

Nuevos impuestos

El pago de los intereses de la deuda, coligen desde la Moncloa, se debiera financiar con impuestos de nueva creación, más que a base de aportaciones de los países miembros del «club» comunitario.

Entre los nuevos impuestos que se proponen estarían el impuesto al carbono de frontera, impuesto a las emisiones de CO2 y el impuesto al mercado único y todo el plan podría guarecerse bajo el «paraguas» del Marco Financiero Plurianual.

El objetivo de todo ellos es evitar cargar los países de la Unión Europea, máxime cuando se espera una fuerte «escalada» de la deuda de los países miembros; en el caso de España se espera que llegue al 114% del PIB.

Coronabonos, palabras mayores

Lo que no se atreve, al menos en el borrador, el gobierno de España es a «mentar la bicha» hablando de eurobonos y mucho menos de coronabonos.

Con ello se curan en salud ante la negativa, inclusive cuando solo eran un «globo sonda», de los países de norte de Europa a esa modalidad de mutualizar la deuda; de hecho, Ángela Merkel fue meridiana al explicar que su parlamento nunca los aprobaría.

Por otro lado, habría una imposibilidad legal en la UE a esa manera de mutualizar la deuda, ya que los tratados no lo permiten, por lo que habría que gestar una nueva «carta magna» europea, lo que llevaría entre dos y tres años.

A pesar de ello, Merkel ha querido subrayar el compromiso solidario con el resto de los países de la UE, aunque siempre será dentro de lo que el país se pueda permitir, y evidentemente siempre cumpliendo la legalidad.

Fuente – el diario / LA INFORMACIÓN

Imagen – PSOE / Magnus Manske / Mario Tarello / European Southern Observatory / Ik T / Marco Verch /