Posibilidad de que la cumbre no fructifique

Nadie puede asegurar que la cumbre europea que se inició el pasado sábado y que como es previsible se culminará hoy, pueda llegar a buen puerto, por las posturas enfrentadas que mantienen los países del sur de Europa con los denominados «frugales», capitaneados por Holanda

Máxima expectación después de que después de un fin de semana de negociaciones en ocasiones feraces, la posibilidad de que la cumbre termine sin un acuerdo puede ser una realidad.

Algunos de los líderes europeos presentes en el cónclave no han ahorrado críticas a los denominados países «frugales», personificados en el premier holandés Mark Rutte, al que Víctor Orbán no ha dudado en tildar su modo de actuar de comunista.

Algunos de los países del otro lado del Telón de acero han elevado sus quejas ante la pretensión de que las ayudas estén condicionadas al cumplimiento estricto del Estado de derecho, que en alguno de esos estados brilla por su ausencia.

Tercera y última jornada

Se trata de la última oportunidad, la de este lunes, de muñir un acuerdo que permita configurar una fabulosa partida económica para la reconstrucción y el rescate de la economía de los 27 miembros del club europeo.
Los denominados países «frugales» exigen que la ayuda se conceda a base de préstamos que habría que devolver y condicionada a reformas de los sistemas de pensiones públicos y el mercado laboral.

Por otro lado, los países que forman parte de la Unión Europea y que están ubicados detrás que de lo que se llamó el Telón de acero, están frontalmente en contra de que para recibir las ayudas deban demostrar que en sus países el Estado de derecho se aplica a rajatabla.

Alemania e Italia no son optimistas

Los dos países fundadores de la Unión Europea, Francia y Alemania son poco optimistas sobre que las negociaciones consigan desencallar y llegar a buen puerto antes de que se terminen las negociaciones de hoy.

Fue el sábado cuando se produjeron los primeros acercamientos entre países que tenían visiones diametralmente opuestas de lo que debe de ser el Fondo de Rescate y las ayudas ligadas a ellas.

De hecho, las reuniones fueron suspendidas en la medianoche del sábado por el presidente de la Comisión Europea, Charles Michel, ya que el ímpetu en las mismas amenazaba con hacer descarrilar las mismas.

A pesar de que se acercaron posturas en muchos de los temas que se estaban dilucidando, no se llegó a un acuerdo total en ninguno de ellos; si bien se llegó a un acuerdo en la reducción de la cuantía de las ayudas, no se llegó a preciar las mismas.

Reducción del montante

Fue el propio Charles Michel el que logró una reducción de 50.000 millones de euros en la cuantía de los fondos del rescate, dejando el montante total en 450.000 millones de euros.

Ante una reducción tan magra los denominados países «frugales», encabezados por Holanda e integrados por Suecia, Austria, Dinamarca y Finlandia quieren que la magnitud de los recortes sea de 100.000 millones de euros.

Enfrente tienen a la Francia de Emmanuelle Macron, que exige que el Fondo de Recuperación no sea menor, en ningún caso, a los 400.000 millones de euros, cifra que de minorar daría automáticamente como resultado que Macron se levantase de la mesa de negociación.

Bullfight

E inclusive en algo más sangriento se ha convertido el enfrentamiento entre Holanda y Hungría, con un cuadrilátero en el que se encuentran Víktor Orbán a un lado y el premier holandés Mark Rutte en otro.

El motivo de controversia no es otro que la exigencia de muchos países europeos, entre los que se encuentra Holanda, de que Hungría y Polonia tengan estados de derecho efectivos, y es una negociación que se ha cerrado en falso, aunque ha habido reuniones bilaterales entre ambos.

Orbán cargó mucho las tintas y ante diversos medios acusó a Rutte de tener trazas de político comunista, sobre todo por la obsesión de que los países de lo que hace no mucho se calificaban como al otro lado del Telón de acero, de que accedan a Estados de Derecho efectivos.

El propio Viktor Orbán ha considerado que las disputas con los Países Bajos no lo han sido solo a nivel de los dirigentes, con la golpiza entre Rutte y el mismo, sino también una disputa entre los parlamentos de ambos países.

A pesar de la defensa cerrada que ha hecho Orbán sobre la soberanía húngara solo ha servido para que Rutte se encone más en lo que se refiere a la necesidad de probar que se está cumpliendo el Estado de derecho para tener acceso a las ayudas.

A mediodía se reanuda la sesión

Ha sido a las doce del mediodía cuando se ha reanudado la sesión en el Edificio Europa de Bruselas con la intención de, por fin, poder llegar a un acuerdo.

Pero todo parece indicar que los motivos de la controversia serán los mismos: la cuantía del fondo, que los países del sur, entre los que se encuentra España, quieren que al menos sea de 750.000 millones de euros.

Otros temas que también están envueltos en la polémica tienen que ver con el sistema de autorización de los pagos, y con algunos «flecos» y cuestiones menores como, y ahí se ve la larga sombra de Mark Rutte, derecho de veto y un mecanismo que cese el desembolso por mal desempeño en Estado de derecho.

España, de mal en peor

Las reivindicaciones de España, al menos en la jornada negociadora de ayer, cayeron en «saco roto», a pesar de que, como el resto de las legaciones, considera que el día de hoy será el decisivo para el acuerdo, o no.

Pero los más implicados para que se logre un acuerdo son, sin duda, Francia y Alemania, que son favorables a las legítimas reivindicaciones de los países del Sur, especialmente a las aspiraciones de España y en menor medida Italia.

Por si ello fuera poco, desde La Mocloa y el Palacio del Quirinal, han tenido que admitir que el mecanismo de las reformas esté en manos de Mark Rutte y el gobierno holandés, con toda la cultura calvinista que tienen detrás.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – La Moncloa – Gobierno de España / George Carrick / EU2017EE Estonian Presidency / Francisco González / LIBER Europe /

Mantener el empleo a cualquier precio

El nódulo de los acuerdos que gobierno y agentes sociales firman este viernes en La Moncloa se basa en el mantenimiento del empleo a toda costa, para lo cual los ERTE, que se pusieron en funcionamiento con la pandemia, se extenderán, como poco, hasta septiembre

Los agentes sociales, patronal y sindicatos, con la concurrencia del gobierno, están poniendo «toda la carne en el asador» para, mediante una profundización en los ERTE, evitar la sangría que podría suponer para el empleo que los ERTE se convirtiesen en ERE.

Entre la batería de medidas encontramos un fondo dotado con 10.000 millones de euros para el rescate de empresas que demuestren su viabilidad, una «bolsa» que será gestionada por la SEPI.

Este aparente acuerdo sin fisuras contrasta con un parlamento convulso en el cual la oposición, principalmente personificada por el Partido Popular y VOX parece que pretenden derrocar al gobierno.

Ampliación del acuerdo

Las urdimbres del pacto inicial del gobierno con los agentes sociales, sindicatos y organizaciones empresariales, parece que se amplía con nuevas medidas que buscan hacer frente a la crisis económica que ya tenemos encima.

Entre los objetivos que tiene la ampliación del pacto se encuentra lograr la reactivación económica y la recuperación del empleo.

Entre esas medidas, las más urgentes que han sido ampliar el ámbito temporal de los expedientes de regulación de empleo temporal, para de ese modo que la regulación de empleo sea temporal, y se eviten los despidos.

La prórroga de los ERTE hasta septiembre será firmada por el gobierno, organizaciones empresariales y sindicatos, firmarán este viernes el pacto, en La Moncloa.

La escenificación de la firma la llevarán a cabo Pedro Sánchez, como presidente del Gobierno, Antonio Garamedi en representación de CEOE, Gerardo Cuerva por CEPYME, Pepe Álvarez por UGT y Unai Sordo por CC. OO.

Medidas de importante calado económico

El acuerdo también explicita los fondos económicos que serán vehiculados por medio del Instituto de Crédito Oficial y de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

En el caso de los créditos, que serán gestionados por el ICO, la cuantía será de 50.000 millones de euros y lo que gestionará la SEPI, será un fondo de 10.000 millones de euros para el rescate de empresas que ofrezcan viabilidad.

En el caso de fondo que gestionará la sociedad adscrita al Ministerio de Hacienda y Administraciones públicas sigue la estela de los que ya existen en países europeos de nuestro entorno, como es el caso de Francia o Alemania.

Con esos 10.000 millones lo que se pretende es blindar a la gran industria y evitar que caigan grandes colosos empresariales, que además de producir una sangría en el empleo haría que España perdiese «punch» en sectores estratégicos.

Con dicho fondo se pretende ayudar a empresas de sectores que se están viendo especialmente afectados por la pandemia, caso de las líneas aéreas o el gremio hotelero.

Parte de las medidas también están orientadas al rescate de los trabajadores que se están viendo afectados por expedientes de regulación de empleo, ya sean estos temporales o con resultado de despidos.

Por otro lado, otra de las «patas» del plan tienen que ver con la reactivación del consumo, con diversos planes, el más reciente un plan RENOVE para la adquisición de vehículos de motor, ya sean estos de motor de combustión, híbridos o eléctricos.

Acuerdos amplios de país

Es otro de los objetivos del plan, dadas las especiales circunstancias de la pandemia que, además de afectar a todos los sectores productivos, también ha afectado a todos los actores del mundo del trabajo, desde empresarios a trabajadores.

Por ello, los agentes sociales hablan de acuerdos amplios de país, con el objetivo claro de dotar de estabilidad al país para facilitar la actividad económica, poniendo las bases para lograr un crecimiento económico vigoroso y también inclusivo.

Mientras logra esos acuerdos, el gobierno de Pedro Sánchez está pendiente de lo que sucede en la sede de la Comisión Europea en Bruselas y está pendiente del reparto de los fondos europeos del Plan de Rescate, auténtico maná para las depauperadas arcas públicas españolas.

Por unos ERTE con recorrido

Ha sido, es, y seguirá siendo en el futuro la media estrella del gobierno para evitar que millones de trabajadores engrosen las colas del desempleo y que se han logrado, fundamentalmente, por un diálogo social que buscaba ante todo acuerdos.

Al mismo tiempo, los ERTE, además de servir para evitar que millones de trabajadores engrosen las listas del SEPE, han logrado también evitar que muchas empresas se vean obligadas a «echar el cierre».

Todos los agentes sociales, empresarios y sindicatos, reconocen que los ERTE no hubiesen sido posibles sin un enorme aporte de fondos públicos, ya que muchas empresas, sobre todo las pequeñas y medianas empresas, carecen de «músculo» financiero para hacer semejantes inversiones económicas.

Además, gobierno, empresarios y sindicatos pretenden que la figura del ERTE se convierta, en el futuro, como una potente herramienta que puedan utilizar empresas en apuros de cara a evitar los despidos de trabajadores.

Otro de los acuerdos que gobierno y sindicatos han «arrancado» a CEOE y CEPYME es el compromiso de recontratación de aquellos trabajadores, con contratos temporales, que han sido despedidos producto de la crisis económica provocada por el covid-19.

Por otro lado, y eso dará para otro capítulo de los rifirrafes a tres bandas entre gobierno, empresarios y sindicatos, todavía no se sabe que sucederá con la reforma laboral de la legislación laboral que instituyó el Partido Popular en el 2012.

Mientras que los sindicatos abogan por la derogación total de la norma legal y el gobierno por la remoción solo de los aspectos más lesivos de la misma, la patronal considera que no ha lugar a ninguna reforma.

Por último, queda por regular el teletrabajo, ya que legalmente el mismo se encuentra en la mayor de las indefiniciones, algo con lo que parece la CEOE, así lo ha declarado Antonio Garamedi, su organización está de acuerdo.

Transición ecológica

La evolución hacia una «economía verde» parece que también concita el acuerdo de todos los agentes sociales, y también buscar las ventajas de incorporar la digitalización a la economía productiva.

Potenciar la industria, algo que desde hace legislaturas ha logrado un acuerdo transversal entre los dos principales partidos políticos, también está en la «agenda» que se ha acordado entre gobierno, patronal y sindicatos.

Consolidar y dotar de «músculo» al sistema público de pensiones será una de las prioridades, habida cuenta que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha prometido que no habrá una merma en las mismas.

En unos momentos hasta que el último euro es necesario, también se van a poner en marcha una batería de medidas contra la economía sumergida y la elusión fiscal.

Fuente – el diario / Sociedad Estatal de Participaciones Industriales en Wikipedia

Fuente – La Moncloa – Gobierno de España / Paulo Guedes / Ben Cooper / Steven Jackson