IAG en la uvi

International Airlines Group (IAG) pasa por sus peores momentos como holding y solo en los tres primeros meses del 2021 ha perdido algo más de 1.000 millones de euros sin saber a ciencia cierta cómo evolucionará la empresa en lo que queda de 2021

El consorcio de aerolíneas al que pertenece la española IBERIA ha perdido, hasta marzo, 1.067 millones de euros.

Y las previsiones de evolución del negocio son toda una incógnita y ni la propia compañía tiene datos fiables de cómo va a evolucionar el tráfico aéreo en lo que queda de año.

Entre las exigencias de IAG a los gobiernos se encuentra la creación de corredores aéreos libres y que se extiendan los certificados de vacunación como manera de certificar la salud de los pasajeros.

Un hub en horas bajas

IAG, International Airlines Group es una compañía surgida de la fusión de varias aerolíneas europeas, como British Airways, la española IBERIA y la irlandesa Aer Lingus, entre otras.

Como hemos reseñado al principio de este artículo, ha perdido, en lo que llevamos de año 2021 algo más de 1.000 millones de euros, aunque eso es casi 600 millones menos de lo que perdió en todo el 2020.

Todo ello producido, como en el resto el ecosistema de las aerolíneas, por las restricciones de vuelos en toda Europa, con países que unilateralmente cerraban sus espacios aéreos.

Algunos índices se recuperan

En todo este tiempo, los ingresos han caído un 78,9%, y el número de pasajeros descendió un 88,4%, solo transportando a 459 millones de viajeros.

A pesar de transportar menos viajeros, IAG ha batido récords en lo que respecta al transporte de mercancías, lo que le ha hecho ganar, solo en el primer trimestre de 2021 el récord de 350 millones de euros.

Sin embargo, el principal negocio de IAG siempre ha sido, prioritariamente, el trasiego de viajeros, y en ese aspecto podemos calificar los últimos doce meses como annus horribilis, y superarlo necesitará, según las previsiones, de un lustro.

A pesar de todos estos malos datos, el grupo aéreo tiene una liquidez de 10.800 millones de euros, lo cual conjura, al menos en el corto plazo, una posible quiebra, máxime cuando se han reducido, aunque todavía son cuantiosas, las pérdidas.

Sin previsión de beneficios

Al menos para este año, ya que las incertidumbres son muchas, e IAG no tiene elementos de juicio suficientes como para poder extrapolar cómo evolucionará el transporte aéreo en lo que queda de año.

Sin embargo, en el análisis de coyuntura que realiza IAG, si aparece como elemento estratégico lo que pueden hacer los estados para favorecer la vuelta a la normalidad del tráfico aéreo.

Una de las medidas que IAG propone tiene que ver con crear corredores de vuelo que normalicen los viajes entre países en los cuales la mayor parte de la población esté vacunada.

Al mismo tiempo, también propone IAG que se desarrollen test de fácil administración y con precios competitivos para que los pasajeros, antes de iniciar el viaje, se puedan diagnosticar si están infectados de SARS-CoV-2.

Empleo en la cuerda floja

La reactivación del sector, a nivel europeo, es imperativo, debido sobre todo a que de el dependen 13 millones de puestos de trabajo.

La demanda para viajar en avión es alta, lo único que pasa es que está contenida debido a las restricciones a la misma que todavía están imponiendo muchos Estados.

Es bien sabido que el sector aéreo es fundamental a la hora de reactivas las economías de los países miembros ya que permite la conexión de las personas y de las economías.

Disminuye el consumo de caja

Se denomina consumo de caja al resumen de ingresos y gastos de un determinado periodo de tiempo, y en el caso de IAG y el año 2020 este llegaba a los 215 millones de euros semanales, magnitud que se ha podido reducir.

Al mismo tiempo, IAG también ha logrado reducir los gastos totales en operación un 68,4% con respecto al mismo periodo del año 2020.

Esto supone que los gastos de operación se han quedado en 2.036 millones de euros, y también se han reducido los gastos de personal y los gastos derivados de las tasas de aterrizaje y de navegación.

Más impuestos en lontananza

Es lo que ha anunciado el gobierno de Pedro Sánchez para las aerolíneas que operan en España como una manera de punir las emisiones contaminantes que emiten las aeronaves.

Esas y otras medidas forman parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que el gobierno de España ha presentado a Bruselas y que se configura en muy exigente en lo que tiene que ver con el medioambiente.

Ese plan es el do ut des por los 140.000 millones de euros que van a venir de Bruselas: la mitad de ellos como subsidios a fondo perdido y la otra mitad como préstamos que habrá que devolver.

Uno de los aspectos más desarrollados en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia es la fiscalidad medioambiental, que además de grabar a las aerolíneas tiene otras líneas de actuación.

En el punto de mira del gobierno está gravar el combustible diésel de los vehículos a motor y cualquier otro elemento contaminante, como es el sector aéreo, no en vano es uno de los sectores más contaminantes.

Pero no solo

La fiscalidad medioambiental no va a ser la única que va a «tocar» el gobierno de la nación, sino que también quiere actualizar los impuestos de sociedades y de patrimonio.

Especial interés tiene para el Ministerio de Hacienda el impuesto de sociedades, donde se ha adivinado una tendencia, de varios años, en que las empresas cada vez pagan menos por ese concepto.

De lo que se trata es impedir, legislativamente, que el tipo efectivo de ese impuesto de sociedades no sea menor que el 15%, aunque hay que recordar que dicho tributo tiene un tipo impositivo del 25%.

Reforma fiscal en ciernes

Será en el 2022 cuando un plantel de expertos comience a estudiar una nueva reforma fiscal, la primera que se acomete con mandato de Pedro Sánchez.

Lo que se buscaría sería actualizar el sistema impositivo a las realidades actuales, con la creación de nuevos tributos, muchos de ellos de tipo medioambiental y la economía digital, cada vez más presente.

Tras un año de sesudo estudio, la reforma fiscal entraría en vigor en el año 2023, en un entorno económico ciertamente recuperado de la pandemia de SARS-CoV-2.

Fuente – EL PAÍS / Economía en EL PAÍS

Imagen – Colin Brown Photography / Iberia / Mike McBey / Dawlad Ast / Amaury Laporte / Jason Constanza / Images Money / Sling Flickr / La Moncloa – Gobierno de España

El BBVA entra en pérdidas al tener que provisionar

Como el otro de los grandes bancos españoles, nos referimos al Santander, producto, entre otros de las necesidades de provisionar provenientes del deterioro de los activos por la pandemia del covid-19, el BBVA, hasta junio, ha perdido 1.157 millones de euros

Hasta junio, el BBVA ha perdido 1.157 millones de euros, entre otras causas debido a que ha tenido que provisionar debido a la sorpresiva pandemia del covid-19.

La provisión ha sido de 2.084 millones de euros producto de la pérdida de valor del fondo de comercio de Estados Unidos en los primeros tres meses del año, al que la crisis económica ha dañado más.

Al otro gran banco español no le está yendo mejor: el Santander ha anunciado pérdidas, hasta junio, de 10.798 millones de euros.

Una caída brutal

Sobre todo, teniendo en cuenta que el mismo periodo del año anterior, el banco que preside Carlos Torres Vila tuvo unas ganancias de 2.442 millones.

Ahora parte de las pérdidas se pueden achacar al hecho de que haya sido necesario realizar un saneamiento contable de la filial del BBVA en Estados Unidos, tal como ha informado la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el supervisor español.

En cuanto al beneficio atribuido, en segundo trimestre del año 2020, ha sido un 40,5% menos que el correspondiente al mismo periodo del año anterior, esto es, de 636 millones de euros.

Las dotaciones, necesarias debido a la pandemia, han tenido que ser de 644 millones de euros, que se desglosan en 576 millones para saneamientos y 68 millones para provisionar.

En cómputo interanual se avanzó un 2%, hasta llegar a los 4.097 millones de euros, y en lo que respecta al semestre, se llegó a un margen de intereses de 8.653 millones de euros, lo que supone un 4,5% con respecto al mismo periodo del ejercicio 2019.

Menos comisiones

Y ello producto de la menor actividad de la banca minorista, de donde el BBVA extrae la «parte del león» en cuanto a ese concepto.

Sobre todo, el descenso en comisiones se ha producido en las tarjetas de crédito y de débito, y está en relación directa con el «cerrojazo» que se produjo producto de la pandemia de covid-19.

En comisiones netas, el banco que presidiera Francisco González, logró 1.043 millones de euros en el segundo trimestre del año 2019, lo que supone un 9,5% menos en términos corrientes y un 16,9% en términos constantes.

En los primeros seis meses del año 2020, las comisiones netas fueron de 2.301 millones de euros, lo que también supuso un descenso, aunque menor: 1,7% en términos constantes y un 6,8% en corrientes.

Ahorro en gastos de explotación

Puede que sea uno de los principales logros del equipo gestor del BBVA en los primeros tres meses del año 2020, que ahorró 2.594 millones de euros, lo que supone un ahorro del 4,9% mayor del que se logró en el 2019.

En lo que respecta al semestre, se logró domeñar los gastos de explotación en un 1,5% en euros constantes, teniendo que hacer frente a una inflación media del 4,7% en los últimos 12 meses.

Préstamos, anticipos y depósitos

En lo que se refiere a la cifra bruta de préstamos y anticipos a clientes, fue de 400.764 millones de euros, lo que supone un incremento del 1,5% en términos corrientes y un 6,9% en términos constantes.

Dichas magnitudes corresponden, aproximadamente, a 26.000 millones de euros, con un aumento en lo que respecta a las carteras de banca mayorista y empresas.

En lo que respecta a depósitos, alcanzaron a los 402.184 millones de euros, lo que supone un aumento del 4,7% en términos corrientes, superando los saldos que había en diciembre y sobre todo producto de una mejora en la evolución de las cuentas corrientes.

Esta mejora de los depósitos a la vista tiene que ver también con la crisis sanitaria del covid-19, ya que los clientes han tendido a depositar en sus cuentas corrientes el efectivo que tenían.

Diferente comportamiento según regiones

México se ha convertido en el mercado donde mejores resultados se han cosechado, ya que el 52% de las ganancias del Grupo BBVA provienen de territorio azteca, logrando allí 654 millones de euros.

En territorio mexicano una vez más la pandemia de covid-19 ha hecho que el beneficio interanual se reduzca un 49% producto del deterioro de los activos.

En territorio patrio la fusión del Banco de Bilbao, Banco de Vizcaya y Argentaria ganó 88 millones de euros, lo que supone aportar un 7% del beneficio del grupo, con un desempeño poco exitoso debido a que supone un 88% menos que en los primeros seis meses del 2019.

Esta racanería del beneficio en la Piel de Toro proviene de haber tenido que hacer provisiones por el efecto de la pandemia y por los saneamientos.

En el país que gobierna Donald Trump, en los primeros seis meses del año, el BBVA logró unos beneficios de 26 millones de euros, lo que supone un descenso interanual del 91,6%, y eso sin incluir la fluctuación de las divisas.

En América del Sur tampoco ha ido mejor, con un descenso del 61% en la ganancia neta, logrando unas utilidades de 159 millones de euros, que aporta un 13% al beneficio total de la entidad financiera.

En Asia, desde el país que gobierna Recep Tayyip Erdoğan llega el 21% de los beneficios del grupo, con una ganancia de 266 millones de euros, lo que también supone un 5,5% menos que en el mismo periodo del ejercicio 2019.

Por último, en concepto que engloba el resto de Eurasia, sin embargo, se logró un mayor nivel de ganancia con respecto al resto de las regiones donde opera el BBVA, con un aumento del 20%, llegando a los 66 millones de euros de beneficios.

Y al Santander no le ha ido mejor

Se trata de unas pérdidas que no eran conocidas en los más de 150 años de la entidad bancaria, y son unas pérdidas de 10.798 millones euros en los primeros seis meses del año.

La causa parece ser un deterioro contable después de actualizar el valor de sus filiales en Polonia, Estados Unidos y Reino Unido, con un deterioro contable que se puede valorar en 12.600 millones de euros.

A pesar de la mala noticia, los malos resultados no afectan a la liquidez, el riesgo de crédito, ni al porcentaje de capital de la mejor calidad (CET1), que sigue con la idea de pagar un dividendo de 10 céntimos por acción.

Fuente – el diario / Banco Bilbao Vizcaya Argentaria en Wikipedia

Imagen – Álvaro Ibañez / Chris Luczkow / Jason Constanza / Jerald Jackson / Jason Baker / Darij Zad / James Loesch

El turismo afectado por la cuarentena británica

Producto de la situación de rebrote masivo que está sucediendo en el país, y por consiguiente la cuarentena que ha establecido Reino Unido para cualquiera que viaje desde España, los valores bursátiles del sector turístico y de las aerolíneas están siendo ferozmente castigados

Los valores bursátiles de la Bolsa española ligados al turismo se están viendo fuertemente golpeados por la decisión de Reino Unido de imponer una cuarentena a todos los viajeros que lleguen desde España.

Y ello además acompañado que grandes turoperadores europeos han cancelado todos los paquetes turísticos que tenían contratados en la Península, en el caso del turoperador alemán TUI hasta el 9 de agosto.

Caída en picado de las cotizadas

Las cotizadas, caso de Meliá, IAG, Anea o Amadeus han recibido un severo correctivo, que ha hecho caer el precio de la acción, unos valores que ya estaban muy castigados por las pobres previsiones del sector para este verano.

A pesar de que también ha habido jornada en las cuales los valores turísticos han dado un «petardazo», el ciclo estaba siendo bajista desde que se preveía que la temporada turística en España iba a ser floja producto del coronavirus.

Pero ahora, con las noticias que afirman que estamos ante la segunda oleada del covid-19, y con muchos países a punto de cerrar fronteras con España, los valores que están ligados a empresas turísticas o aerolíneas, vuelven a hundirse.

Un espejismo de recuperación

Uno de los casos más «sangrantes» es el del hub de aerolíneas IAG, que a inicio de año cotizaba a 8 euros la acción y que debido a la cancelación de casi toda su operativa aérea, ha visto como el título se depreciaba un 75%.

El pasado 14 de mayo tocó fondo, con una cotización por título de 1,80 euros, lo que deja el capital social de la empresa bajó mínimos.

Bien es cierto que la tímida recuperación del sector y la actividad, tras la desescalada y que prometía recuperar la temporada, había producido un «rally» que había revalorizado el valor del IAG hasta en un 120%.

Concretamente en la sesión de hoy, IAG que se ha «dejado» casi un 6%, y la cotización de cada título ha quedado en los 2,055 euros, lo que supone quedar un 50% por debajo del mínimo alcanzado hace mes y medio.

Una auténtica sangría

Es la que se está produciendo en el sector turístico español y en las aerolíneas participadas por capital español después de que ya casi todos los expertos afirmen que estamos ante una segunda oleada de la pandemia de covid-19.

En la jornada bursátil de hoy todos esos valores han caído «a plomo», impulsada también la caída porque Reino Unido ha establecido una cuarentena de 15 días a todos los viajeros provenientes de España.

Eso sobre todo lastra la llegada de británicos de vacaciones a España, debido a que son pocos los británicos que se arriesgan a visitar nuestro país, si luego saben que tendrán que estar 15 días en el «dique seco».

Comportamiento diferente según el grupo

En el caso de la línea de bajo coste Ryanair, no establecerá modificaciones en sus vuelos entre Reino Unido y España, manteniendo los programados.

Mientras tanto, y como ya hemos indicado, el turoperador TUI cancelará todos los paquetes turísticos que tenía contratados en España hasta el próximo 9 de agosto, y a partir de ahí evaluará la situación epidemiológica de nuestro país.

En el caso de TUI los únicos destinos turísticos que se mantienen sin cambios son Canarias e islas Baleares.

La patronal del sector turístico, Hosteltur, cifra en 8.700 millones de euros las pérdidas que se pueden dar en el sector debido a la cuarentena que ha impuesto el Reino Unido y afectará tanto a los meses de agosto y septiembre.

Ventas masivas

Debido a las malas previsiones para las cotizadas del sector turístico y de las aerolíneas, los inversores se han lanzado a una venta masiva de valores de esos rubros.

En lo que respecta a IAG, las caídas han sido del 10%, y sus pérdidas desde enero ha sido del 71,5%, mientras que Ryanair se mantiene, seguramente debido a que ha informado que mantendrá todos sus vuelos.

El grupo hotelero Meliá ha caído un 6,4%, con lo que ha perdido la revalorización que había logrado en mayo y principios de junio, retrocediendo a valores que habría que buscar en otros ejercicios.

El «castigo» de Amadeus, un 2,66%, está amenazando más directamente los 20.000 millones de euros que tiene de capitalización y en lo que llevamos de 2020, se ha «dejado» un 40%.

Aena y NH también retroceden

La gestora de aeropuertos, Aena, también se ve depreciada debido a la dependencia que tiene del sector turístico, debido a que una buena cantidad de turistas, sobre todo los extranjeros, viene por vía aérea.

Cotizando a 111 euros por acción, en la sesión se ha «dejado» un 1,81% de su valor, mientras que la cadena Hotelera NH, ha perdido un 4,35%.

NH ha perdido un 40% durante lo que llevamos de 2020 y su capitalización es menor de los 1.000 millones de euros que llegó a valer.

España en el punto de mira

Los múltiples brotes de covid-19 que se están produciendo en España están haciendo que las cancillerías europeas se estén fijando en él, y para mal debido al miedo a que sus nacionales viajen a España y vuelvan con el «bicho».

Sin embargo, algo muy parecido – aparición de brotes – se está produciendo en el resto de Europa, por lo cual la situación da una impresión de que se está descontrolando, con el virus enseñoreándose de todo el continente.

A pesar de la mala situación, y por eso el ejecutivo negocia con el Reino Unido que las cuarentenas se apliquen solo a ciertas regiones, la situación epidemiológica en España es muy desigual.

A pesar de que en la zona noroeste de la Península el virus avanza como si de un «paseo militar» se tratase, en otras zonas del país la pandemia sigue dominada, por lo cual se puede viajar a ellas con completa seguridad.

Fuente – Expansión / EL PAÍS

Imagen – Nick Fewings / Benjamín Núñez González / Sam / Wikipedia / Sean MacEntee / Kevin Hutchinson / Manuel Flores / Mike McBey