España no crecerá tanto

Las previsiones del gobierno sobre la recuperación económica, las más halagüeñas posibles, no se cumplirán, al menos según la previsión de FUNCAS, el laboratorio de ideas de la Cajas de Ahorro Españolas, que prevé un crecimiento menor y una recuperación más lenta

Es la previsión que hace FUNCAS, la Fundación de las Cajas de Ahorro, un think tank que piensa y repiensa la economía del país.

Y la causa no será otra que el retraso de la vacunación en España, lo que aleja a nuestro país de un horizonte en donde para el verano al menos el 70% de la población está inmunizada.

En cuanto al crecimiento del PIB, para el servicio de estudios de las cajas es de ahorro, en este año 2021 la economía española crecerá un 5,7%, y un 6,3% para el año siguiente.

Ese crecimiento para el 2021 y el 2022 estará en dependencia del nivel de recuperación del turismo, una de nuestras principales industrias.

Proyecciones más pesimistas

FUNCAS hace una proyección más pesimista de la que ha aireado el gobierno, que prevé para este año 2021 un «rebote» del PIB del 7,2%.

Sin embargo, y no es baladí, las previsiones de las cajas de ahorro españolas son muy similares a las que ha realizado el Fondo Monetario Internacional (5,9%) y la Comisión Europea (5,6%).  

En cuanto a la «inyección» de capital europeo, en este 2021 la influencia en el PIB patrio será del 1%, y llevará tiempo que los 140.000 millones de euros hagan efecto en la economía española.

Como ya hemos indicado FUNCAS considera que el ímpetu de la recuperación dependerá del desempeño del sector turístico, del que depende, o dependía, el 13% del PIB de nuestro país.

También en dependencia de las vacunas

Es el aspecto que le da la mayor porción de incertidumbre a la recuperación económica española, y no es otra que el número de ciudadanos que puedan ser vacunados hasta el verano.

Inclusive la recuperación económica también va a depender de como vaya la vacunación en el Reino Unido, uno de los principales exportadores de turistas hacia nuestro país.

En el escenario más optimista, en el cual se lograría un 50% de ocupación, el crecimiento del PIB podría llegar a repuntar un 7%.

En caso de que el sector turístico solo lograse recuperarse un 12%, el crecimiento del Producto Interior Bruto solo crecería un 4,2%.

Sin embargo, aunque la evolución del turismo también va a depender de como anden las vacunaciones en los países emisores de turistas, la situación epidemiológica en España va a ser esencial.

Para verano debemos de convertirnos en un país sinónimo de seguridad por tener la pandemia, sin no extinguida, por lo menos controlada. Debemos de ser un país seguro desde el punto de vista sanitario.

Dos escenarios en el 2021

Un montón de indicadores que han sido malos, como el índice de ocupación y la actividad manufacturera, hacen pensar a FUNCAS en este 2021 tendrá dos escenarios.

Un primer semestre donde la pandemia seguirá siendo la protagonista y mediatizará la recuperación económica, y un segundo semestre caracterizado por la aceleración económica impulsada por el consumo.

Además, la recuperación de la economía en España estará determinada por varios factores, y el más importante de ellos tendrá que ver con las vacunaciones, tanto las que se produzcan en nuestro país como las de los países que son emisores de turistas.

En la recuperación también tendrá importancia las ayudas directas que la actividad productiva, y especialmente la industria del turismo reciba para reflotar el sector.

Por último, el gobierno también tendrá que realizar reformas en la economía que puedan servir como multiplicadores de los 140.000 millones de euros que van a llegar de Bruselas.

Déficit y deuda desbocada

A pesar de que se tiene la casi certeza de que en el 2022 se producirá el despegue económico, tanto el déficit público como la deuda pública continuarán desbocados.

Las previsiones de déficit público son que será del 8% en el 2021 y del 6,7% en el 2022, aunque la deuda se estabilizará, para el 2022 será casi del 120%.

Por todo ello desde FUNCAS, el servicio de estudios del BBVA y hasta el Banco de España consideran que sería una mala política subir más el Salario Mínimo Interprofesional, a pesar de que todos los sindicatos y algunos agentes sociales lo reclaman.

España a la cabeza de la inmunización en Europa

A pesar de los malos datos de vacunación en España, donde está inmunizado algo más del 2% de la población, nuestro país ofrece una de las mejores ratios de vacunación si se le compara con los países europeos de nuestro entorno.

Los malos datos de España han podido ser, en parte, enjugados a partir de febrero, cuando la llegada masiva de varios tipos de vacunas nos ha permitido tomar la delantera a Alemania e Italia.

Mientras que España, como la mayor parte de Europa, ha optado por una vacunación completa, es decir, en el caso de las vacunas de Astra Zeneca y de Pfizer por poner las dos dosis, con un impasse de dos semanas.

Otros países, como el caso del Reino Unido han optado por poner el mayor número de primeras dosis de vacuna, encomendándose a la diosa fortuna de que cuando se necesite inocular la segunda dosis, hayan llegado las remesas suficientes.

Vacunar, un ahorro de dinero

En esta pandemia, como en epidemias anteriores, la vacunación sigue siendo, además de la mejor opción desde el punto de vista sanitario, también un importante ahorro de dinero.

El SARS-CoV-2 ha hecho perder a España el 11% de su PIB, lo que en dinero «contante y sonante» ha supuesto 140.000 millones de euros.

Por otro lado, la inversión que va a tener que hacer el país en vacunas va a ser de 1.000 millones de euros, lo que se ha perdido de PIB durante solo dos días.

Una inmunización del 70% de la población, lo que se conoce como «inmunidad de rebaño» posibilitaría abrir la economía mucho antes, volviendo a la senda de la recuperación económica.

Ahora Pfizer permite una sola dosis

Es a la conclusión que ha llegado una investigación que ha sido publicado en el prestigioso New England Journal of Medicine, que indica que la eficacia de solo una dosis de la vacuna desarrollada por BionTech y Pfizer proporciona una inmunidad del 92,6%.

La dosis «de recuerdo» hace subir la inmunidad hasta el 94,8%, solo un 2% más, por lo que sería posible vacunar con solo una dosis.

De este modo, con una sola dosis, se podría vacunar a todos los grupos prioritarios, dejando para más adelante al resto de la población, de manera que la «inmunidad de rebaño» se lograría antes.

Fuente – EL PAÍS / elEconomista

Imagen – Rubén Vique / Kevin Doncaster / NIAID / Alan Light / Pictures of Money / Phil Roeder / Nathan Forget / Marco Verch

Caída histórica del PIB del Reino Unido

El segundo trimestre del año 2020 ha sido luctuoso para Londres, que ha visto como perdía el 20,4% de su PIB, con la configuración de una «tormenta perfecta» desde el punto de vista económico de la cual le va a resultar difícil superar

 Se tratan de unas cifras históricas de las cuales no se recuerda algo parecido en los anales económicos del país que gobierna actualmente Boris Johnson.

Es la primera vez en 11 años que la economía más robusta de Europa, siempre después de la alemana, entra en recesión.

En el segundo trimestre del año, el PIB se ha desplomado un 20,4%, a buen seguro producto del «cerrojazo» que tuvo que imponer el gobierno para hacer frente al avance imparable de la pandemia.

Algo nunca visto

Como “situación sin precedentes” ha calificado la situación económica del Reino Unido el ministro del ramo, Rishi Sunak, un «golpe» que es mayor que ha sufrido cualquiera de las economías de los países que pertenecen a la Unión Europea.

Hay que tener en cuenta las implicaciones de que la segunda economía más robusta de Europa, siempre por detrás de la alemana, esté en una profunda recesión.

El ministro ha declarado, sin ambages, que hay que prepararse para lo peor y que los niveles de desempleo seguirán aumentando, habiendo crecido el paro, entre abril y junio, en 220.000 personas.

La situación, en cuanto al mercado laboral, ha admitido el político conservador, no se prevé que mejore, es más todo apunta a que aumentara el número de desempleados.

Por si la situación no fuese los suficientemente grave, en pocos meses se escenificará el «divorcio» entre la Unión Europea y el Reino Unido, con una factura que caerás de manos británicas.

Cifras, tristemente, de récord

El hundimiento de la economía británica es el mayor entre todas aquellas que pertenecen a la zona euro, inclusive superando el «batacazo» de España.

España, también ha batido su propia marca, ha destruido el 18,5% del su Producto Interior Bruto, mientras que Francia «solo» ha perdido un 13%.

Todo ello hace que el ejecutivo de Boris Johnson vaya a mantener las medidas de estímulo económico más allá de lo que tenía previsto, como una manera de insuflar oxígeno a un tejido productivo maltrecho.

Un hundimiento progresivo

La caída del PIB británico no ha sido «flor de un día» sino que según la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS), el proceso de progresiva recesión se inició en el primer trimestre del año con la caída de un 2,2% del PIB.

El momento en el cual comenzó el declive pronunciado fue a partir de abril, cuando la población británica fue objeto de confinamiento, debido a que la obtención de la inmunidad de rebaño lo único que estaba provocando es miles de muertos.

A pesar de que todos los sectores económicos sufrieron la caída de actividad, los sectores más castigados fueron restauración, hotelería, industria, transporte, construcción e industria.

Pero lo más preocupante podría venir del futuro cercano, con dos amenazas que se ciernen sobre el Reino Unido: una segunda oleada de la pandemia y el incierto futuro económico fuera de la Unión Europea.

Un BREXIT con pocas certidumbres

Las relaciones de Gran Bretaña con la Unión Europea siempre han sido tormentosas, pero a partir de la decisión de los británicos de dejar la UE, esas y las conversaciones han sido a «cara de perro».

A pesar de que finalmente se logró negociar una retirada ordenada de la Unión, la pandemia lo ha trastocado todo, tanto en lo que tiene que ver con Europa como con el Reino Unido.

En situaciones de crisis como la actual, con una crisis sanitaria que ha devenido en crisis económica, todos los países se repliegan a sus fronteras nacionales buscando soluciones individuales que solo pueden pasar por lo colectivo.

Alto déficit público

A pesar de que las administraciones tories por lo general son proclives a no gastar más de lo que se ingresa, a pesar de eso, el Reino Unido lleva años incurriendo en altos déficits públicos.

El gobierno británico es consciente de que el futuro más próximo depara aumento de los niveles de desempleo y a pesar de ello se niega a prorrogar los ERTE más allá del mes de octubre.

Lo que Boris Johnson preveía – nos referimos al BREXIT – como una nueva era caracterizada por el desarrollo económico sin los lastres de las legislaciones comunitarias, ha devenido en un auténtico desastre.

El país que comandase Winston Churchill se había embarcado además en un ambicioso programa de inversiones públicas que «tirara» de la economía, una vez abandonadas las exigentes regulaciones de la UE.

A pesar del negro panorama, el gobierno ha declarado que no es momento de volver a las políticas de austeridad, máxime cuando el propio FMI ha invitado a los gobiernos a que gasten «a manos llenas».

Cifras de desempleo preocupantes

Solo en el segundo trimestre del año han perdido su empleo 220.000 británicos lo que pone la tasa de paro en el 3,9%.

A pesar de que, en otras latitudes, caso de España, esos niveles de desempleo se calificarían como ridículos, la realidad es que para un país que ha gozado durante décadas de pleno empleo, esas cifras son preocupantes.

Y el descalabro en el empleo no ha sido mayor debido a que el gobierno que dirige Jonhson, como otros gobiernos europeos, ha recurrido a «artificios» como es el caso de los expedientes de regulación de empleo temporal.

La mayoría de los analistas económicos del Reino Unido están temerosos que un aumento de desempleo pueda llevar al traste la recuperación económica que ha diseñado Rishi Sunak.

Máxime cuando, ya no contando con el respaldo de la Unión Europeo, van a tener que ser los propios británicos los que financien, en solitario, su plan de recuperación económica.

Reino Unido no puede contar con las fabulosas cantidades de dinero que está movilizando la Unión Europea para su propio rescate, que, en el caso de nuestro país, entre subsidios y préstamos, alcanzará los 40.000 millones de euros.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Olga Berrios / UK in Japan / Larry Koester / candi / John Worth / Abi Begum / Bytemarks

La economía alemana en la UCI

La economía teutona tampoco ha podido soportar el embate del coronavirus, y se ha «dejado» un 2,2% de su PIB en el primer trimestre del 2020, según la Oficina Federal de Estadística del país germano; una evaluación preliminar de la caída del PIB en el segundo trimestre habla de una merma del 12,2%

En solo tres meses, el PIB alemán ha caído un 2,2%, lo cual puede afectar al resto de la economía europea, ya que lo que sucede en la «locomotora» alemana, afecta, y mucho a los otros 26 países que forman parte de la Unión Europea.

Además, todo hace prever que la afectación a la economía alemana de estos meses de pandemia será todavía mayor entre los meses de abril y julio, con una afectación económica de la cual el país que gobierna Ángela Merkel tardará muchos meses en salir.

Peor que la crisis financiera del 2009

En los tres meses que llevan de pandemia en parte de lo que fuera Prusia, la devastación económica es superior a la que se produjo en la crisis financiera que sucedió en el 2009, y alcanza casi a la que se produjo cuando la RFA y la RDA pasaron a convertirse en un solo país.

La valoración proviene de datos preliminares del primer trimestre del 2020 de la Oficina Federal de Estadística alemana y supone rubricar que el PIB alemán ha sufrido una caída del 2,2%, teniendo en cuenta que ni enero ni en febrero el covid-19 campaba todavía por sus respetos.

Fue hace solo dos meses cuando Berlín decretó el cierre de comercios y de la actividad económica no esencial, por lo que se prevé que en la próxima «oleada» la caída del PIB sea todavía mayor, que será la «cata» que corresponda al segundo trimestre del año.

Medidas «ad hoc» en un contexto de recesión

La única forma que ha tenido el Estado Alemán para hacer frente a la debacle económica ha sido hacer fluir cuantiosas ayudas económicas de emergencia tanto a empresas como a autónomos.

Casi desde el primer momento, la intención del Gobierno alemán ha sido crear un «colchón» que impida que la crisis se llevase por delante el tejido productivo teutón, por lo que debido a ello el desbarajuste económico ha sido mucho menor que otros países del entorno europeo.

Al mismo tiempo, la mejora en la situación sanitaria ha permitido «abrir» un poco la economía, por lo que la situación ha mejorado siquiera algo, y aunque todavía no hay «brotes verdes», por lo menos no se ha acabado en un desastre.

Alemania ya estaba, en el 2019, en una delicada situación económica, ya que, en diciembre de 2019, después de dos trimestres consecutivos con crecimiento negativo, había entrado en recesión.

Remontarse a la crisis financiera

No sucedía una caída mayor del PIB desde el 2009, cuando la contracción de la riqueza que produce anualmente Alemania se «despeñó» un 4,7%, y tal como refleja la Oficina Federal de Estadística se debió prioritariamente a la retracción del consumo doméstico.

Afortunadamente, el desplome del PIB pudo ser, en parte, compensado con el buen desempeño del sector de la construcción y con un aumento del gasto público de las arcas alemanas.

Otro de los sectores que sufrieron un desplome fue el de las importaciones y las exportaciones, que con la declaración de pandemia ha empeorado debido a que el transporte de mercancías, fundamentalmente marítimo está, a día de hoy, paralizado.

Lo que no ha aumentado es el desempleo, por lo que ese indicador se ha mantenido estable producto del mecanismo de kurzarbeit, por el que se reduce la jornada laboral en la empresa privada, evidentemente con una merma en los emolumentos, aunque el trabajador es compensado por el Estado.

Previsiones nada halagüeñas

Los más preminentes economistas alemanes, auguran que a corto plazo la situación no va sino a empeorar, aunque con el plan de choque que ha pergeñado el ejecutivo de Ángela Merkel, es posible que la situación se estabilice a medio plazo.

Las medidas que se van a poner encima de la mesa desde la Cancillería consisten en ir «abriendo» paulatinamente la economía, combinándolo con amplias medidas de alivio fiscal, esto es, atenuación de impuestos para empresas y autónomos.

Los datos, en cuanto a actividad económica llaman ya a la esperanza, ya que, analizando los datos de movilidad de Google, y comparándolos con las semanas de «cerrojazo», se ha producido un aumento en los desplazamientos, la mayoría de profesionales y trabajadores, del 80%.

Sin embargo, tal como informan desde Instituto de Investigaciones Económicas, IFO en sus siglas en alemán, para evaluar la verdadera faz de la «crisis del coronavirus» es necesario esperar todavía tiempo.

El análisis que hace el Institut fuer Wirtschaftsforschung proviene del hecho de que los datos aportados por la Oficina Federal de Estadística corresponden el primer trimestre del año, y la «parte del león» en cuanto al desplome de la economía solo va a poder ser evaluada en trimestres posteriores.

Las previsiones son terroríficas, máxime cuando la economía alemana tiene una merecida fama de ser la «locomotora» económica de Europa, no en vano tiene el PIB más abultado de toda la UE.

La caída de la riqueza que se genera en Alemania en un año, se prevé que caiga en el 2020 algo más de un 12,2%, a pesar de lo cual y con la ligereza que ha tenido el «cerrojazo», en comparación con el que se ha producido en otras latitudes europeas, su merma del PIB en el primer trimestre no ha sido excesiva.

Países europeos del entorno, incluida España, han tenido una mayor caída de su Producto Interior Bruto, en el caso de nuestro país ha sido del 5,2%, mientras que en Francia esa magnitud ha sido del 5,8%, y en el país que gobierna Giuseppe Conte ha sido de un 4,7%.

No es aventurado decir que cuando Alemania se resfría, a muchos países europeos, caso del nuestro, les puede suceder que sufran una severa pulmonía.

Fuente – EL PAÍS

Imagen – VV Nincic / pointnshoot / zoetnet / idowl / Wikipedia