Ola de despidos masivos

Los temidos despidos comienzan a verse en lontananza como consecuencia de la crisis económica que ha generado en España la pandemia de SARS-CoV-2, siendo los sectores más afectados el financiero y el industrial. Por el momento el sector turístico se «salva de la quema»

Los efectos de la crisis económica desencadenada a raíz de la pandemia de SARS-CoV-2 se trasladan al empleo.

Hasta ahora la cifra de desempleados se mantenía estable gracias a que muchas empresas estaban «dopadas» bien con ERTES que ha estado financiando el gobierno central y también créditos ICO a muy bajo interés.

Pero la realidad se impone, y en el ecosistema de la gran empresa se anuncian miles de despidos, con un «techo» por el momento de 35.000, aunque algunas grandes empresas reducirán el número de trabajadores sujetos a ERE.

Otro de los factores que está redundando en el alto número de despidos previstos, sobre todo en banca, es que la digitalización avanza imparable, algo que está haciendo mermar, también, el número de sucursales.

Ver las orejas al lobo

Todavía no se sabe si como «globo sonda» o bien como profecía anunciada, la gran empresa española ha anunciado que entre este año 2021 y el próximo año, hasta 35.000 empleados sufrirán los rigores de un expediente de regulación de empleo.

Lo que también parece es que los despidos no tendrán la fisonomía de una «tormenta perfecta», sino que los despidos serán escalonados en el tiempo.

Además, muchas empresas están utilizando como excusa la pandemia para realizar regulaciones de empleo que tenían largamente meditadas.

La banca, el sector que más empleo destruirá

Si los despidos se desarrollan como se prevé, en el 2021 la banca se deshará de 18.000 empleados, bien es cierto que muchos de ellos con prejubilaciones y bajas incentivadas.

Es por la intersección de las sucesivas crisis financieras y la digitalización de la banca por lo que las grandes entidades financieras han anunciado despidos de miles de trabajadores.

En cuanto a la desaparición de las sucursales bancarias, ello se debe a la poca rentabilidad, cada día menos, que obtiene la banca retail, es decir el modelo de banca tradicional que vive de los depósitos de sus clientes.

La suma de los despidos previstos de los tres grandes bancos españoles es de 15.000 personas: CaixaBank prescindirá de 7.791 empleados, BBVA despedirá a 3.450 de sus trabajadores y Santander rescindirá el contrato a 3.572 empleados.

Otras entidades también van a prescindir de parte de su capital humano, ya que Sabadell prejubilará a 1817 empleados e Ibercaja tiene un ERE en el que están incluidos 750 de sus trabajadores.

El (Re)Corte Inglés

Es otra de las grandes empresas que van a efectuar un expediente de regulación de empleo, siendo la primera vez en sus casi 90 años de historia que despide masivamente a una parte de su plantilla.

El ERE de la empresa que dirigió Dimas Gimeno será de 3.292 empleos, aunque todos ellos son salidas pactadas que previamente se han negociado con las centrales sindicales.

Tan buenas deben de ser las condiciones que 320 trabajadores, de los que El Corte Inglés no tenía intención de despedir, se han sumado voluntariamente a el programa de bajas incentivadas.

También se van a producir recortes, aunque menores, en otras empresas, caso de H&M, con 1.100 despidos o Perfumerías Douglas, con 492 rescisiones de contrato.

Forman parte de esta poco edificante lista Coca – Cola European Partners, con un ERE que alcanza a 360 empleados en su plantilla, Adolfo Domínguez con 283 bajas laborales o Heineken, con 228 despidos.

Un sector secundario tocado

Los expedientes de regulación de empleo también van a llegar, y con fuerza, a la industria española, siendo el subsector más «tocado» el de la industria del automóvil.

Especialmente sangrante es el caso de Nissan que ha decidido cerrar una de las fábricas que tenía ubicada en Cataluña, lo que supone 2.500 despidos.

Además, y como fichas de dominó van a caer las industrias auxiliares y subcontratas que generaba la actividad de la planta de Barcelona que cerrará definitivamente el próximo 31 de diciembre.

Solo una de ellas, Acciona Facilities Services, por quedarse sin actividad, va a tener que prescindir de 500 puestos de trabajo.

Algo parecido sucede con Ford, que se desprenderá, de modo directo, de casi un millar de trabajadores, a lo que se unen los de las subcontratas a las que la empresa automovilista norteamericana daba trabajo.

Una de esas empresas subsidiarias afectadas es Continental, que proveía a Ford de piezas de automoción, con un ERE que afecta a 750 trabajadores.

Una de las Majors de la industria europea, hablamos de Airbus, también está negociando con las centrales sindicales un expediente de regulación de empleo que afectará alrededor de 1.000 trabajadores.

También energéticas

Es otro sector que también se plantea despidos masivos, ya que dos de las principales energéticas que hacen negocio en España, ENDESA y NATURGY también se orientan hacia esos pagos.

En el caso de la primera ya tiene pactado salidas voluntarias, escalonadas en los próximos cuatro años, de 1.200 trabajadores, mientras que la francesa prescindirá de 1.000 empleados en los próximos años.

Un sector turístico agarrado al salvavidas de los ERTE

Por el momento, nadie sabe lo que depara el futuro, el sector del turismo se ha salvado de la quema.

Una de las razones es que es un sector fuertemente atomizado y cuyo grueso de actividad está dominado por grandes empresas y grandes mayoristas de viajes.

Por otro lado, siendo un sector que produce el 13% del PIB, ha sido rescatado con ERTES sucesivos que impide que los trabajadores de esas empresas engrosen, por el momento, las colas del desempleo.

A finales de marzo estaban en ERTE 743.628 trabajadores del sector, y más de la mitad correspondían a los subsectores del servicio de comidas y bebidas, alojamientos y agencias de viajes.

Sin embargo, también existen empresas que no les ha quedado otra solución que plantear expedientes de regulación de empleo, pero el número de empleados afectados, para lo que es el volumen de empleo del sector, son muy pocos.

Han planteado ERE las empresas Pullmantur (320 trabajadores), la división de viajes del Iberostar, con 244 despidos, NH Hoteles que ha rescindido 187 contratos y el mayorista de viajes TUI que ha despedido a 163 trabajadores.

Fuente – EL PAÍS / El Corte Inglés en Wikipedia

Imagen – Banalities / Becker / Álvaro Ibáñez / Fred Romero / Barbara Eckstein / Climate Watch / Evgeniy Isaev

El turismo afectado por la cuarentena británica

Producto de la situación de rebrote masivo que está sucediendo en el país, y por consiguiente la cuarentena que ha establecido Reino Unido para cualquiera que viaje desde España, los valores bursátiles del sector turístico y de las aerolíneas están siendo ferozmente castigados

Los valores bursátiles de la Bolsa española ligados al turismo se están viendo fuertemente golpeados por la decisión de Reino Unido de imponer una cuarentena a todos los viajeros que lleguen desde España.

Y ello además acompañado que grandes turoperadores europeos han cancelado todos los paquetes turísticos que tenían contratados en la Península, en el caso del turoperador alemán TUI hasta el 9 de agosto.

Caída en picado de las cotizadas

Las cotizadas, caso de Meliá, IAG, Anea o Amadeus han recibido un severo correctivo, que ha hecho caer el precio de la acción, unos valores que ya estaban muy castigados por las pobres previsiones del sector para este verano.

A pesar de que también ha habido jornada en las cuales los valores turísticos han dado un «petardazo», el ciclo estaba siendo bajista desde que se preveía que la temporada turística en España iba a ser floja producto del coronavirus.

Pero ahora, con las noticias que afirman que estamos ante la segunda oleada del covid-19, y con muchos países a punto de cerrar fronteras con España, los valores que están ligados a empresas turísticas o aerolíneas, vuelven a hundirse.

Un espejismo de recuperación

Uno de los casos más «sangrantes» es el del hub de aerolíneas IAG, que a inicio de año cotizaba a 8 euros la acción y que debido a la cancelación de casi toda su operativa aérea, ha visto como el título se depreciaba un 75%.

El pasado 14 de mayo tocó fondo, con una cotización por título de 1,80 euros, lo que deja el capital social de la empresa bajó mínimos.

Bien es cierto que la tímida recuperación del sector y la actividad, tras la desescalada y que prometía recuperar la temporada, había producido un «rally» que había revalorizado el valor del IAG hasta en un 120%.

Concretamente en la sesión de hoy, IAG que se ha «dejado» casi un 6%, y la cotización de cada título ha quedado en los 2,055 euros, lo que supone quedar un 50% por debajo del mínimo alcanzado hace mes y medio.

Una auténtica sangría

Es la que se está produciendo en el sector turístico español y en las aerolíneas participadas por capital español después de que ya casi todos los expertos afirmen que estamos ante una segunda oleada de la pandemia de covid-19.

En la jornada bursátil de hoy todos esos valores han caído «a plomo», impulsada también la caída porque Reino Unido ha establecido una cuarentena de 15 días a todos los viajeros provenientes de España.

Eso sobre todo lastra la llegada de británicos de vacaciones a España, debido a que son pocos los británicos que se arriesgan a visitar nuestro país, si luego saben que tendrán que estar 15 días en el «dique seco».

Comportamiento diferente según el grupo

En el caso de la línea de bajo coste Ryanair, no establecerá modificaciones en sus vuelos entre Reino Unido y España, manteniendo los programados.

Mientras tanto, y como ya hemos indicado, el turoperador TUI cancelará todos los paquetes turísticos que tenía contratados en España hasta el próximo 9 de agosto, y a partir de ahí evaluará la situación epidemiológica de nuestro país.

En el caso de TUI los únicos destinos turísticos que se mantienen sin cambios son Canarias e islas Baleares.

La patronal del sector turístico, Hosteltur, cifra en 8.700 millones de euros las pérdidas que se pueden dar en el sector debido a la cuarentena que ha impuesto el Reino Unido y afectará tanto a los meses de agosto y septiembre.

Ventas masivas

Debido a las malas previsiones para las cotizadas del sector turístico y de las aerolíneas, los inversores se han lanzado a una venta masiva de valores de esos rubros.

En lo que respecta a IAG, las caídas han sido del 10%, y sus pérdidas desde enero ha sido del 71,5%, mientras que Ryanair se mantiene, seguramente debido a que ha informado que mantendrá todos sus vuelos.

El grupo hotelero Meliá ha caído un 6,4%, con lo que ha perdido la revalorización que había logrado en mayo y principios de junio, retrocediendo a valores que habría que buscar en otros ejercicios.

El «castigo» de Amadeus, un 2,66%, está amenazando más directamente los 20.000 millones de euros que tiene de capitalización y en lo que llevamos de 2020, se ha «dejado» un 40%.

Aena y NH también retroceden

La gestora de aeropuertos, Aena, también se ve depreciada debido a la dependencia que tiene del sector turístico, debido a que una buena cantidad de turistas, sobre todo los extranjeros, viene por vía aérea.

Cotizando a 111 euros por acción, en la sesión se ha «dejado» un 1,81% de su valor, mientras que la cadena Hotelera NH, ha perdido un 4,35%.

NH ha perdido un 40% durante lo que llevamos de 2020 y su capitalización es menor de los 1.000 millones de euros que llegó a valer.

España en el punto de mira

Los múltiples brotes de covid-19 que se están produciendo en España están haciendo que las cancillerías europeas se estén fijando en él, y para mal debido al miedo a que sus nacionales viajen a España y vuelvan con el «bicho».

Sin embargo, algo muy parecido – aparición de brotes – se está produciendo en el resto de Europa, por lo cual la situación da una impresión de que se está descontrolando, con el virus enseñoreándose de todo el continente.

A pesar de la mala situación, y por eso el ejecutivo negocia con el Reino Unido que las cuarentenas se apliquen solo a ciertas regiones, la situación epidemiológica en España es muy desigual.

A pesar de que en la zona noroeste de la Península el virus avanza como si de un «paseo militar» se tratase, en otras zonas del país la pandemia sigue dominada, por lo cual se puede viajar a ellas con completa seguridad.

Fuente – Expansión / EL PAÍS

Imagen – Nick Fewings / Benjamín Núñez González / Sam / Wikipedia / Sean MacEntee / Kevin Hutchinson / Manuel Flores / Mike McBey