Annus horribilis para el turismo en España

El desplome del sector turístico en España producto de la crisis del SARS-CoV-2 es más que evidente: ha pasado de suponer el 13% del PIB a ser solo el 4%, con un sector que tardará en recuperarse, y eso en las previsiones más halagüeñas, al menos dos años

El Plan B del sector turístico español, estimular la demanda interna después de la desbandada del turismo internacional, principal «maná» del sector, ha «pinchado rueda».

El turismo interior, además de viajar mucho menos que en años anteriores, producto del miedo al contagio del SARS-CoV-2, ha gastado mucho menos que en años anteriores, en concreto un 40% menos.

Un sector arrasado

De año aciago se puede calificar el 2020 para el sector turístico español, que ha provocado que el sector haya entrado en barrena, máxime cuándo supone el 12% del PIB español en el 2019.

La debacle del sector ha hecho que este año 2020 el aporte del sector turístico haya supuesto solo un magro 4%, aunque las aspiraciones eran mayores.

Precisamente porque se pergeñó una posible solución, que el turista nacional supliera al extranjero, que no se ha producido a pesar de las rebajas que el sector ha establecido en sus tarifas.

Una fórmula que no ha funcionado

Sin embargo, el turista español fue prudente y pesó más el miedo al SARS-CoV-2 que viajar aprovechando las jugosas ofertas que presentaban tour operadores y las cadenas hoteleras.

Los números «cantan»: este año 2020 los ingresos de sector turístico han sido solo el 40% de la facturación del 2019  y el turista nacional viajó un 42% de lo que lo hizo en el anterior ejercicio fiscal.

Los ingresos entre enero y septiembre del 2020 supusieron una facturación 15.150 millones de euros, mientras que en el mismo periodo del año anterior los españoles nos gastamos en viajes algo más del doble de esa cantidad.

Sin embargo, el turismo nacional no ha caído tanto como lo ha hecho el extranjero, que ha supuesto una bajada del 78% con respecto al mismo periodo del año 2019.

El sector saca conclusiones

La primera de ellas es que el sector turístico español pivota sobre el turismo extranjero, mientras que no ha «cuidado» el mercado interior de turistas españoles, lo cual explica en buena medida el desbarajuste que vivimos.

EXCELTUR, la patronal del sector, evalúa las pérdidas de este 2020 en 110.000 millones de euros, lo que ha provocado un enorme boquete en la economía nacional, ya que el 13% de la misma provenía de este sector.

Las pernoctaciones también bajan, en el caso del turista nacional en un 28%, ya que muchos o bien han preferido pasar las vacaciones en segundas residencias o bien en casas de familiares y amigos.

Si tenemos en cuenta las pernoctaciones que afectan al sector turístico – hoteles, casas rurales, campings – la caída es del 50% con respecto al año anterior.

Darwinismo turístico

Aunque nadie duda, y más tras hacerse manifiesto que las vacunas son eficaces, que se ve la luz al final del túnel, más peliagudo va a ser saber cuántas empresas turísticas se van a quedar en el camino.

Además, la pandemia de SARS-CoV-2 no es el único problema que acecha al sector, ya que, con el BREXIT, aunque parece que civilizado, también se ven incógnitas en el horizonte debido al «peso» de los turísticas británicos en España.

Otro elemento para tener en cuenta es la «resaca económica» que va a provocar la crisis del SARS-CoV-2, inclusive una vez que se haya superado el problema con la vacunación masiva de la población.

Al mismo tiempo, los españoles se han embarcado en una carera ahorradora por lo que pueda pasar, y hay que recordar que los gastos turísticos y de viajes suelen ser una de las últimas prioridades de las personas en una crisis económica.

Travesía por el desierto

Los analistas, como suele ser habitual en estas circunstancias, se preguntan cuándo remontará el vuelo el sector, y los cálculos más optimistas hablan de que no será hasta el 2023 cuando se puedan recuperar los niveles anteriores a la pandemia.

Por subsectores, el turismo foráneo se podrá recuperar este 2021, al menos en un 40%, y para el 2022 ya habrá retornado hasta un 80% de los visitantes extranjeros.

La recuperación también irá por regiones, y las islas serán las últimas de volver a tener «tono muscular» debido a que son dependientes del transporte aéreo, también muy tocado por la pandemia.

Sin embargo, el gobierno considera que una vez que haya sido vacunada más del 70% de la población y logremos la «inmunidad de rebaño», allá por Semana Santa, el sector podría hacer una buena «caja» en esa campaña.

Primero los nacionales y después los foráneos

 Son muchos los analistas que coinciden en que primero se recuperará, además de una manera muy rápida, el turismo nacional y con posterioridad el foráneo.

En este último caso la recuperación de volúmenes precrisis tardará al menos dos años, hasta que los destinos turísticos nacionales puedan volver a resultar atractivos – y seguros – para los turistas de allende nuestras fronteras.

Aceleración de la transformación

La crisis ha llegado en un momento en el cual el sector estaba en plena transformación y los expertos están convencidos que la pandemia de SARS-CoV-2 no va sino a acelerar esas transformaciones.

Además, se espera que el «maná» de los 140.000 millones de euros que viene de la Unión Europea caigan, al menos un buen «pellizco» en el sector turístico español.

Pero para que pueda lograr eso, el gobierno y el sector turístico tiene que presentar proyectos viables en los cuales se pueda invertir ese dinero.

Los dos elementos de transformación que va a acelerar esta crisis van a ser la sostenibilidad y la digitalización del sector, por otro lado, un «mantra» que parece replicado de otros sectores pero que se quiera o no va a ser el futuro.

En el caso de las islas Canarias y las islas Baleares, sus gobiernos autonómicos han contratado a consultoras, como KMPG, para que les ayuden a que la recuperación del turismo sea más vigorosa y más rápida.  

Fuente – EL PAÍS

Imagen – Evgeny Isaev / Aaron / Thomas Depenbusch / Steven Miller / Bryn Pinzgauer / Peter Dowley / Lauren Manning / Goran Has

El turismo «tira» del IBEX

El selectivo vuelve a superar la «barrera psicológica» de los 3600 puntos, en buena parte producto del buen desempeño de las participadas del sector turístico, ya que el anuncio de que los turistas internacionales volverán a España, ha animado el parqué

Por cuarta jornada consecutiva se acumulan las subidas en las cotizadas del IBEX 35, con una subida en la última jornada de un 2,38% de las manos de las empresas turísticas, que han sufrido un repunte al saberse que en julio habrá turistas extranjeros en España.

Inclusive se ha logrado superar la «barrera psicológica» de los 6.800 puntos, rubricando su mejor jornada desde el seis de abril, y los inversores se han centrado en la bolsa española dado que la londinense y Wall Street han estado cerrados por festivo.

La bolsa española fue impulsada por saberse que en determinadas regiones la desescalada se acelerará, logrando superar de ese modo la «barrera psicológica» de los 6.800 puntos, con una subida del 2,38%, la mayor subida desde el 28 de abril.

El turismo como salvavidas

Fueron las cotizadas que con mayor fuerza subieron en la sesión bursátil de ayer, un sector que genera el 13% del Producto Interior Bruto, y que había sido tocada, que no hundida, producto del «cerrojazo» impuesto por el gobierno.

El pistoletazo de salida para la subida significativa de las cotizadas del sector turístico fue el anuncio de Pedro Sánchez de que a partir del 1 de julio se abriría el país al turismo extranjero lo que permitió que líneas aéreas y empresas hoteleras aumentasen su cotización.

Inclusive cabe la posibilidad de que finalmente se logre «salvar» la temporada turística a pesar de que el «cerrojazo» ha hecho que se perdieran cientos de reservas hoteleras ya comprometidas y que muchos turistas extranjeros dejasen de reservar en nuestro país.

Meliá a la cabeza

Fue el valor que mayor alza tuvo, logrando una subida del 26,85%, siguiendo a la zaga IAG sufrió un alza del 13,3%, de la que recordemos forma parte Iberia, y que a decir de muchos analistas financieros será uno de los valores que más crezcan.

Entre los factores que van a hacer que esta blue chip «tire» del IBEX 35 se encuentran factores como el descenso de precio del combustible, la absorción de Air Europa y que el BREXIT, aunque muchos no lo creyeran, va a permitir la recuperación de los viajeros británicos.

Otras de las participadas que están viendo como sube su cotización en bolsa son AENA y AMADEUS, y en el caso de NH su subida supuso un 27,04% y el tour operador eDreams sumó un 20,85%.

Pero no solo las cotizas turísticas han sufrido importantes mejoras, sino que también grandes empresas, como ACS o Ferrovial también han encadenado beneficios, en el caso de la compañía que preside Florentino Pérez, la subida fue del 6,61%, mientras que ACS ganó un 5,84%.

Sin embargo, algunos valores bursátiles de banca, como excepción, sufrieron pequeñas pérdidas, como es el caso de Bankia que se dejó un 0,18%, Bankinter que perdió un 0,08%.

Tónica generalizada en las bolsas europeas

Las alzas fueron generalizadas en todas las bolsas europeas, en donde se encadenaron unas ganancias del 2%, y en Alemania, aunque ya existen datos que informan que el país se encuentra en recesión técnica, su principal índice bursátil, el DAX, subió un 2,87%.

Otros índices europeos también encadenaron alzas, como es el caso del CAC francés, que subió un 2,15%, mientras que el MiB italiano sumó un 1,61%.

Recuperada la confianza de los inversores

Sobre todo, la de los inversores extranjeros, que ven en la desescalada una nueva oportunidad de lograr beneficios con la economía europea, ahora que arrecian las tensiones políticas y económicas entre Estados Unidos y China.

Las tensiones entre las dos grandes potencias son muchas: por un lado, la administración norteamericana ha acusado poco menos que a China de haber diseñado en un laboratorio el covid-19.

Por otro lado, la nueva ley de seguridad que prepara China para cercenar las libertades en la antigua colonia británica puede provocar una nueva escalada de tensión entre las dos superpotencias.

En lo que respecta a la deuda pública española, en el caso del bono a 10 años, cerró al 0,61%, mientras que el rendimiento del bono italiano a 10 años también bajó unas décimas, con unas primas de riesgo que se sitúan entre los 110 y los 207 puntos.

El PIB alemán lastrado por el covid-19

Las autoridades alemanas evalúan que producto de la crisis del covid-19, el Producto Interior Bruto alemán se ha dejado un 2,2%, afectando también a sus exportaciones, que cayeron un 3,1%.

Desde la oficina de estadística alemana, se trata del mayor retroceso económico desde la crisis financiera del 2008/2009, y la segunda gran hecatombe económica desde la unificación de la RFA y la RDA.

En lo que llevamos de crisis, el PIB alemán se ha desplomado un 6,3%, y un declive mayor solo fue conjugado por el buen comportamiento del sector de la construcción y el gasto que realizó el Estado Alemán.

Ya en el 2019, las exportaciones, una de las principales vías de lograr divisas que tiene Alemania, se habían visto lastradas producto del parón económico que se estaba produciendo a nivel planetario.

Por ello, el consumo interno se había convertido en el principal sostén de la economía alemana, pero en este 2020, entre enero y marzo, el consumo privado se había ido a pique en la antigua Prusia.

Otros indicadores que también descendieron tienen que ver con las inversiones en equipamiento, en especial en lo que tenía que ver con maquinaria y vehículos, sumándose así a la hecatombe económica alemana.

Alemania, nación industrial por excelencia, también tuvo que ver como la producción industrial descendió un 11,6%, con una caída del 1,2%, a pesar de que en enero y febrero dicha magnitud repuntó.

Fuente – Cinco Días / el diario

Imagen – whity / Alper Çuğun / Inés Hegedus – García / Raúl Hernández González / Café Credit / ideowl

La obligatoria cuarentena dañará más al turismo

A partir del próximo viernes los viajeros que recalen a territorio nacional tendrán, obligatoriamente, que someterse a una cuarentena de 14 días antes de poder hacer «vida normal», lo que, para la industria del turismo, según la patronal Exceltur, va a hacer naufragar la campaña turística del verano

La obligatoriedad de que los viajeros que provengan de fuera de las fronteras españolas a ser sometidos a una cuarentena de 14 días, va a dar la «puntilla» a un sector turístico herido ya de muerte por el descenso de la actividad que se prevé para este 2020.

España es eminentemente un país que vive esencialmente del turismo que llega de allende nuestras fronteras, no en vano en el 2019 se recibieron a 84 millones de turistas, con un sector dimensionado para manejar esos volúmenes.

Los grandes tour operadores internacionales ya han movido ficha tras el «globo sonda» que ha lanzado el gobierno, y están eliminando de la gran mayoría de sus paquetes turísticos que comercializan referencias a nuestro territorio, habida cuenta de los 14 días de aislamiento obligatorio.

Cunde el pánico en el sector

Y eso porque con el turismo nacional no «dan los números», debido a que, como ya hemos indicado, la industria del turismo está dimensionada, y muchas veces sobredimensionada, para acoger a turistas extranjeros, a muchos millones de turistas extranjeros.

Y el «parche» más obvio, esto es, solventar la falta de demanda de turistas extranjeros potenciando el turismo nacional solo es una solución parcial, debido a las dimensiones de la industria del turismo en España, no es suficiente.

De hecho, desde la patronal del sector, Exceltur, se tilda de «letal» la medida de obligar a una cuarentena de 14 días a todo aquel viajero que arribe a España desde el exterior, independientemente del motivo del viaje.

Sin aviso previo

A pesar de que, desde el sector turístico no se pone ningún “pero” a los fundamentos científicos de la medida, y descartado ya que se trate de un «globo sonda», si se afea al gobierno que no se haya tomado un tiempo para implementar la medida.

Exceltur, además de lo sorpresivo de la medida, achaca al ejecutivo que en ningún momento esa nueva norma ha estado encima de la mesa en las reuniones que habitualmente mantiene con el gobierno.

Si algo reclama el sector es tiempo, el necesario para crear nuevos paquetes turísticos que sean compatibles con la lacra que supone para el turismo la crisis sanitaria del covid-19, lo que obligará a extremar las medidas higiénicas y de salud.

Por otro lado, la industria turística se va a ver obligada a repensarse, y va a ver como sus costes crecen de manera exponencial, debido a la reducción de los aforos y los costos de implementar nueva medida de higiene.

Ya está en el BOE

Ya se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado la orden por la cual cualquier viajero que acceda al país por cualquier medio se vea obligado a una cuarentena de 14 días, medida que será efectiva a partir del viernes 15 de mayo.

El viajero no podrá salir del lugar donde se encuentre confinado salvo para adquirir alimentos, ir a la farmacia y acudir al médico, así como para tirar la basura.

Desde el sector turístico se valora que la medida va a retraer todavía más a los turistas extranjeros que accedan a España, sobre todo por los costes y el tiempo que puede acarrear el tener que ser sometido a una cuarentena obligatoria.

Baleares y Canarias dan por perdida la temporada

La medida ha sido un tiro en la línea de flotación del sector turístico balear y canario, que todavía tenían esperanzas de no perder completamente la temporada de verano.

En el caso de Baleares todos los veranos llegan pléyades de turistas alemanes que este año es problemático que vengan, dado que sus estancias suelen ser entre una semana y diez días, a los que habría que sumar los catorce días de aislamiento.

Aunque, y esto es de mi propio coleto, se podría plantear que la cuarentena la pasasen en Alemania, creando un entorno «limpio» para que lleguen a territorio balear dispuestos para pasar su tiempo de asueto.

Las noticias empiezan a llegar

Algo que podría definitivamente hacer embarrancar la temporada turística veraniega en el Estado es que muchos medios de comunicación de los países demandantes de turismo en España se empiezan a hacer eco de la orden publicada en el BOE.

El principal problema es que en los países europeos donde está la demanda de vacaciones en el Mediterráneo y en España es ahora cuando las familias comienzan a tomar las decisiones de dónde van a pasar las vacaciones.

Y los plazos son imposibles, ya que a la semana o diez días que de media pasan los turistas extranjeros en España hay que sumar los catorce días de cuarentena obligatoria, y los costes asociados, que no está claro que los vaya a asumir el Estado.

No solo en España

La medida del confinamiento preventivo durante un periodo de más de 14 días no es un «invento» ibérico, ya que países de nuestro entorno europeo también lo han impuesto.

Es el caso de Reino Unido y de Alemania, aunque ellos no tienen el hándicap que el 13% de su PIB proceda del sector turístico, en el caso de España un turismo que viene masivamente de los países del norte de Europa.

Exceltur considera que mientras dure la medida de cuarentena el sector seguirá herido de muerte, y esto como ya hemos explicado a la saciedad en este artículo, porque el porcentaje del turismo que es nacional es nimio en las cuentas de resultados de la industria turística.

Mientras tanto la medida impuesta por el ejecutivo de Pedro Sánchez no está gustando en Bruselas, que es reacia la imposición de medidas unilaterales de ese tipo, exigiendo además que esas cuarentenas estén avaladas centificamente.

La CE se apresta, además, a crear un nuevo plan de transporte para los 27 miembros que regule el mismo ante la situación provocada por la pandemia del covid-19.

Fuente – Expansión / CincoDías

Imagen – GoToVan / hibino / jenny downing / Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado / Thomas Depenbusch / newsglotzer / Marco Verch