Cosas de Elon Musk

A pesar de que Elon Musk se ha hecho con un paquete accionarial del 9,2% de Twitter, lo que lo convierte en el accionista mayoritario, al menos por el momento ha declinado entrar en el consejo de administración, algo que desde Twitter respetan

Con miles de seguidores en Twitter, cada tuit del sudafricano Elon Musk provoca cataclismos económicos haya por donde se le lee.

Al hombre más rico del mundo le bastó escribir el escueto tuit “Bitcoin” para que la criptomoneda se apreciase como nunca lo había hecho.

Su última incursión se ha producido en Twitter, donde se ha hecho con un paquete accionarial del 9,2% lo que le convierte en el accionista mayoritario de la red social que fundasen, entre otros, Jack Dorsey.

Si entrar en el consejo de administración

Aunque sería lo más idóneo dado su posición dentro del accionariado, ha sido el propio Musk el que ha rechazado la idea de entrar a formar parte del consejo de administración.

Así lo ha comunicado el consejero delegado de Twitter, Parag Agrawal, aunque todo estaba ya preparado para que el 9 de abril fuese investido con dicha responsabilidad, valorando como «bueno» que no se sume al consejo.

Sin embargo, desde Twitter se ha valorado como positivo que Musk se haya convertido en el máximo accionista, de manera que estarán muy atentos a las ideas que pueda lanzar para mejorar la red social alguien que es el Rey Midas de la tecnología.

Musk ha desembolsado 2.400 millones de dólares para hacerse con 73,5 millones de acciones de Twitter, lo que supone un paquete accionarial que es cuatro veces el que mantiene Jack Dorsey, uno de los fundadores de la red social.

Para Twitter, así lo han publicado en tuit, tener alguien que todo lo que toca lo convierte en oro, y que es sumamente crítico con la actividad de todas las empresas de las que forma parte, es un acicate para mejorar.

Ideas novedosas

Una de ellas es el dotar a Twitter de un botón con el que los tuits se puedan editar, algo que ha llegado a someter a una encuesta a sus seguidores en Twitter.

Hasta ahora, los tuits no se pueden editar y así quedan tal como se han escrito, aunque esta red social si permite borrar tuits, pero no editarlos.

En la encuesta salió mayoritariamente la opción de permitir que en un futuro los tuits se puedan editar; a partir de ahí desde Twitter han informado que se estudiará implementar esa posibilidad en el futuro.

Musk también se ha mostrado muy crítico con introducir publicidad en Twitter, ya que, según el sudafricano, eso podría permitir que las grandes corporaciones puedan influir en las opiniones que se vierten en la red social.

Variar el rumbo

Musk ha entrado en Twitter como un vendaval, ya que además de mostrarse contrario a que en Twitter se introduzca publicidad, también se ha preguntado, no se sabe si retóricamente, si Twitter se está muriendo.

Elon Musk lo cree después de que una gran cantidad de creadores de opinión, caso de Justin Bieber o Taylor Swift, dos usuarios que tuit a tuit crean tendencias y se convierten en trending topic, hallan decido abandonarla.

Por otro lado, en su última excentricidad, ha abierto otra encuesta para que sus seguidores decidan si el cuartel general de Twitter en San Francisco debería de convertirse en un albergue para personas sin techo, ya que la mayoría de los trabajadores desarrollan su actividad «en remoto».

Por si fuera poco, Musk también ha puesto en solfa la política de contenidos de Twitter, y eso debido a que la empresa ha puesto toda la carne en el asador en la moderación de contenidos, después de expulsar a Donald Trump de su red social.

Tuits colaborativos

Pudiera ser la próxima novedad que nos podríamos encontrar en Twitter, debido a que son muchos los usuarios que se pasan muchas horas «buceando» en los tuits de las personas a las que siguen.

Para fomentar las coincidencias dentro de la red social, Twitter podría estar estudiando la posibilidad de una suerte de tuits colaborativos.

Se trataría de que varios usuarios de Twitter puedan escribir al alimón mensajes de no más de 280 caracteres, es decir, dos veces el tamaño de un tuit estándar que están limitados a 140 caracteres.

Una nueva interfaz

De lo poco que se ha podido saber hasta ahora, uno de los usuarios iniciaría la escritura del tuit y existiría un botón en el cual podría sumar a otros usuarios de la red social para colaborar en la escritura del tuit.

En la firma de los tuits, evidentemente, aparecerían las «firmas» de todos aquellos usuarios que hubiesen colaborado en la elaboración del mensaje.

Sin embargo, aunque a grandes rasgos la idea ya está asentada en el equipo de desarrollo de Twitter, se desconoce cuándo se implementará la nueva funcionalidad, lo que supondrá un cambio de orientación de la red social.

Si por algo se ha caracterizado Twitter hasta ahora, y probablemente por eso ha tenido el éxito que tiene, es porque las opiniones son individuales y algo muy importante, lo que se ha dicho en Twitter así queda.

Ahora antitaurina

Es en lo que se ha convertido en los últimos meses Twitter España, al menos en los países de habla hispana, después de que hayan censurado muchas opiniones del colectivo taurino, por lo que Twitter define como «placer sádico».

El último caso ha sido que Twitter ha suspendido la cuenta del matador Emilio de Justo cuando quedaban 24 horas para que tuviese su alternativa en el albero.

Esta especie de «censura» así lo califican los taurinos se está extendiendo a otras redes sociales como Facebook o Instagram, que están calificando los contenidos taurinos con advertencias de «contenido delicado».

Esta piel tan fina, dicen los taurinos, contrasta con las noticias que se pueden encontrar en las redes sociales sobre la guerra en Ucrania, donde no hay ningún problema en que los mensajes tengan un apoyo gráfico de fotografías con fosas comunes con decenas de muertos.

Fuente – EL PAÍS / Computer Hoy / EL MUNDO

Imagen – Maurizio Pesce / Tech Crunch / Tesla Owners Club Belgium / Richard Leonard / Campaign Bootcamp / Twitter / Eric Titcombe

Todo por la «publi»

Las grandes tecnológicas llegan a beneficios récord en el tercer trimestre del 2021 sobre todo debido a la contratación de publicidad digital, mientras que los de Mountain View lanzan Google Pass, un sistema de renting para sus smartphone Pixel

Parte de las multinacionales que participan en GAFA, en este caso Facebook y Google y otras invitadas de honor, Microsoft y Twitter, aumentan su beneficio en el tercer trimestre del año gracias a la mayor contratación de publicidad en sus plataformas.

Tiempo de cosecha

Es tiempo, ahora que está a punto de terminar el año que las grandes multinacionales presenten los resultados del tercer trimestre a sus accionistas.

A eso se aprestan las cinco más grandes tecnológicas que existen en el mundo, con unos pingües beneficios en el trimestre debido al aumento de los ingresos por publicidad.

En el caso de Facebook, los resultados son ligeramente peores que el trimestre anterior lo cual dice mucho del equipo humano de la tecnológica que ha vivido durante unos meses la peor crisis reputacional más grave de toda su historia.

Inclusive, la recesión económica producto de la grave pandemia de SARS CoV-2 en la que seguimos embarcados, sus resultados han mejorado, siendo la mejora más destacada la de Amazon, producto del confinamiento que ha sufrido medio mundo.

Siendo todas estas tecnológicas norteamericanas, la grave crisis económica que se sigue viviendo Estados Unidos en estos momentos parece que nos afecta, si no es para mejor, a su negocio.

Primus inter pares

Inclusive antes del parón económico que supuso el 2020, donde toda empresa y particular que podía migraba a lo digital, la publicidad en esos medios era cada vez mayor y con la pandemia la contratación de publicidad hacia el consorcio GAFA no ha hecho sino aumentar.

Inclusive en el caso de la empresa que fundase Bill Gates, sus ingresos han superado casi en un 50% a los del trimestre anterior, logrando en el tercer trimestre unos ingresos de 20.505 millones de dólares.

Esos buenos datos, o la previsión de buenos datos ha provocado que su acción se aprecie, pasando de una cotización de 1,84 dólares a un precio por título de 2,73 dólares lo cual supone un avance de casi el 50%.

Como todo no iban a ser buenas noticias, los de Richmond han denunciado que han sido, nuevamente, víctimas de un ataque informático orquestado desde Rusia, con una configuración muy parecida al pasado ataque contra Solar Winds.

La jaula de oro de Twitter

Entre julio y septiembre esta exclusiva red social, en la que en un principio solo se entraba por invitación, aumentó sus ingresos un 37%, logrando una «bolsa» de 1.280 millones de dólares.

Con ese dinero la red social ha enjugado las lágrimas por haber tenido que desembolsar 600 millones de dólares al perder una demanda que había presentado un grupo de accionistas.

A Twitter parece que, al igual que a Google, no le afecta mucho el cambio de las condiciones del servicio en App Store, que ahora impide que las aplicaciones allí alojadas puedan «rastrear» con fines publicitarios a sus usuarios.

Google, hasta el infinito y más allá

Los de Mountain View encadenan un nuevo trimestre de beneficios récord, logrando un 41% más de ingresos brutos, llegando a recaudar 65.120 millones de dólares.

Los mareantes resultados multiplican por dos lo grados durante la pandemia y por tres si se comparan con la cuenta de explotación del 2019, antes de que el SARS-CoV-2 cambiase el mundo tal como lo conocíamos.

Otra ventaja de la compañía es que sus ingresos están balanceados entre todos sus negocios, ya que, por ejemplo, los ingresos logrados por la plataforma de vídeo YouTube casi alcanzan a lo que se logra con su motor de búsqueda.

Alphabet, la matriz de Google logra un 68% más de beneficio que el año anterior, con unos beneficios de 1.900 millones de dólares, superando las previsiones más halagüeñas.

En el caso de la publicidad de Google, a pesar de que Apple ha cambiado su política con respecto al rastreo que pueden someter a sus clientes las aplicaciones que se descargan de App Store, la misma se mantiene incólume.

En ese aspecto, en el publicitario, la empresa que fundase Larry Page crece un 43% en su facturación, llegando a los 5.300 millones de dólares.

Negocio hasta debajo de las piedras

La capacidad que tiene Google de convertir en un negocio rentable todo lo que toca, de provocar el pánico de cada sector en el que desembarca, también lleva años extendiendo sus tentáculos a la telefonía móvil.

Suponemos que después de ver como los fabricantes de dispositivos hacía negocio a manos llenas con el sistema operativo Android, influyó en la producción y comercialización del primer smartphone Pixel.

Ahora Google da un giro de tuerca a su negocio de dispositivos sacando un renting que se desembolsa mes a mes y permite acceder a un smartphone de gama alta cada dos años.

Bautizado como Google Pass, permite en estos momentos en entrar en posesión de un Pixel 6 o Pixel 6 Pro y trae como «regalos» una membresía anual a YouTube Premium y YouTube Music.

Por el momento solo en Estados Unidos

Google ha lanzado dos tarifas de renting: la primera de ellas, por 45 dólares mensuales se puede acceder a un Pixel 6 cada dos años y la otra, que bien podríamos calificarla como premium, tiene un coste de 55 dólares mensuales y permite acceder a un Google Pixel 6 Pro.

Como ya hemos indicado y además de una membresía anual a YouTube Premium y YouTube Music tiene un seguro para el teléfono móvil que cubre daños menores.

Por las nubes

Otro de los servicios a los que se accede con Google Pass es a 200 GB de almacenamiento en la nube, y espacio de por vida para hacer copias de seguridad de lo que tengamos alojado en nuestro Google Pixel.

La compañía de Mountain Wiew también informa que accediendo a Google Pass sus socios ahorran una media de 294 dólares anuales, por lo menos para los socios que se encuentren en Estados Unidos.

Dos fuera de series

Si ya de por sí los Google Pixel son de muy buena tecnología, Google ha extremado la calidad con los nuevos Google Pixel 6 y Pixel 6 Pro.

Además de exclusivos, no llegarán a España hasta dentro de un año, el procesador de ambos modelos ha sido desarrollado por Google, con lo cual emulan a Apple, que desarrolla todo su hardware en su campus californiano.

Otra de las ventajas de las nuevas versiones de los nuevos Pixel es que estando dentro de lo que se puede calificar como un terminal de gama alta, solo cuestan 650 y 899 dólares respectivamente.

Cabe destacar de los Pixel 6 que Google los ha dotado de cámaras con unas ópticas y una tecnología que bien pudieran hacer palidecer a las capacidades fotográficas de los Apple iPhone.

Fuente – EL PAÍS /EL MUNDO

Imagen – Google Ads / United Soybean Board / Marcin Wichary / Marek Sotak / John Woo / Jumilla / Éamonn Ó Muirí / Ross Elliot / Marizio Pesce